Granjas Verticales e Hidroponía Orgánica: suelos, etiquetas y certificaciones de los productos orgánicos y ecológicos (ocultando al consumidor la calidad de los alimentos)

granjas-verticales-hiroponicos-ecologicos

Granjas verticales. Fuente: Keystone Progress

Cuando era en niño veraneaba en el pueblo en donde nació mi madre (Onil, Alicante). Por la mañana cogía la bicicleta con mis amigos y hacíamos carreras antes de ir a bañarnos en alguna piscina o alberca. Con demasiada frecuencia, cuando retornábamos al pueblo, teníamos tanta hambre que parábamos en algún huerto, y nos abalanzábamos sobre los tomates, melocotones o lo que hubiera a mano, devorándolos con placer: ¡Uhm!.  ¡Qué sabor!. Al llegar a nuestras casas, los padres nos ponían el almuerzo. Pero ya no teníamos ganas de comer, para su asombro. Hoy los mismos alimentos ya no saben a nada. ¡Qué asco de vida!.

Conociendo las malas artes de la agricultura industrial son muchos los ciudadanos prefieren los productos ecológicos, en “teoría” sin contaminantes, más nutritivos, etc. ¿Verdad o mentira?. Yo le aconsejaría que si conoce su procedencia, es decir la cooperativa o agricultor, y tiene confianza en ellos, pagara un poco más por adquirirlos. Empero entrar en una tienda y soltar más pasta por un alimento ecológico, con harta frecuencia resulta ser un riesgo para el bolsillo. A menudo no hay garantías de que se trate de un producto genuinamente ecológico. ¿Y las certificaciones?. Bajo la presión de le economía de mercado y las multinacionales, los gobiernos tienden a relajar los reglamentos hasta límites hilarantes. ¿Es una fruta o verdura producida en un cultivo bajo invernadero ecológica? Todo depende de lo que se entienda por ecológico u orgánico y sobre este tema dictaminan los políticos bajo presiones de todo tipo. Lo mismo ocurre con el jamón ibérico, que al modificar los criterios de denominación… ¿prefiero callarme por no blasfemar?. ¿A qué se debe la polémica por las denominaciones del cerdo ibérico?.

Los cultivos ecológicos genuinos se producen sobre suelos naturales con abonos orgánicos “limpios”, es decir, no contaminados, dejando trabar al ecosistema. ¿Por qué solo sobre suelo?. La respuesta es muy simple. Todavía nos falta mucho para comprender el sistema suelo planta.  En consecuencia, cualquier coctel de nutrientes que se añada a un sustrato y menos aún a un cultivo hidropónico no garantiza que emule el enorme, complejo y casi desconocido trabajo que realiza la naturaleza (en este caso el ecosistema suelo) por nosotros. Y quien diga lo contrario miente. Abajo os expongo el alegato de un edafólogo norteamericano contra los “cultivos ecológicos hidropónicos” y los organismos que acreditan las bondades de tales productos. A mí personalmente me resulta más difícil traducir un inglés yanqui en términos llanos que otro de UK. Pido disculpas por ello, ya que la traducción que os expongo abajo dista mucho de ser óptima.   Lo que Eliot Coleman critica, es moneda de uso común, es decir que no afecta tan solo a su país. Al menos en Europa ocurre lo mismo. ¿Sabe usted en qué consisten las granjas verticales?. ¿A eso le llaman productos ecológicos?. ¡madre mía!. Y cada día, sabemos menos sobre la calidad de los alimentos que consumimos. El ciudadano, denominado consumidor, ya que es exclusivamente lo que significamos en una economía capitalista liberal, se encuentra indefenso. Somos meros consumidores y a callar. Es ecológico lo que al mercado y a los políticos les da la gana. Ahora los suelos se han eliminado de las etiquetas ecológicas, y lo que nos venden como natural se produce más o menos como en la fotografía que encabeza el post. ¡Sin comentarios! Ese es su smart ecosistema.  Os dejo pues con las lamentaciones de un experto en estos temas, es decir Eliot Coleman.

Juan José Ibáñez

Why You Can’t Have Organic Food Without Soil

Hydroponic farming is missing one very important ingredient, and a whole way of thinking that goes along with it.

By Eliot Coleman on April 13, 2015

Long time supporters of organic food need to realize that the ground is shifting beneath their feet. Rapidly. Ever since the U.S. Department of Agriculture (USDA) was given control of the word in 2000, the integrity of the “USDA Certified Organic” label has been on a downhill slope.

Los partidarios tradicionales de los alimentos orgánicos tienen que darse cuenta de que la tierra se mueve bajo sus pies rápidamente. Desde que el Departamento de Agricultura (USDA) comenzó a  controlar el uso de la etiqueta en el año 2000, la integridad de la etiqueta “USDA Certified Organic” comenzó su declive. Ahota ya no sabemos realmente lo que significa.

We now have 4,000-cow dairies with very limited access to pasture and 1,000-acre vegetable fields fed fertilizers of suspicious provenance producing food that is called organic. But, even more dismaying, we also now have certified organic hydroponics.

Ahora tenemos granjas-lecherías 4000 en donde las vacas tienen  un acceso muy limitado a los campos de pastoreo y 1.000 hectáreas de hortalizas cuya fertilización es sospechosa a pesar de producir alimentos denominados orgánicos. Pero, aún más desalentador, resulta ser que  ahora también  hemos certificado hidroponía orgánica.

What’s wrong with that?

For starters, there isn’t any soil in hydroponic production. One of the appeals of organic food is that it is grown in a biologically active, fertile soil. That type of soil adds immeasurably to the plants’ nutritional value.

Para empezar,  la producción hidropónica prescinde del suelo. Uno de los atractivos de los alimentos orgánicos es que se cultiva en un suelo fértil biológicamente activo. Estos recursos edáficos añaden un enorme valor nutricional de las plantas.

In an ideal farming system, soils are nourished, as in the natural world, with farm-derived organic matter and mineral particles from ground rock. Green manures and cover crops are included within crop rotations to maintain biological diversity. It’s a “plant positive” rather than “pest negative” philosophy, focused on growing vigorous, healthy plants and animals imbued with all their natural powers of resistance.

En un sistema de cultivo ideal, los suelos se nutren, como en el mundo natural, con la materia orgánica  y minerales  derivados delas rocas que subyacen a los suelos de  la granja. Los abonos verdes y cultivos de cobertura se incluyen dentro de la rotación de cultivos para mantener la diversidad biológica. Es una “planta beneficiosa” que no dañina”, centrándose en el crecimiento de plantas sanas, vigorosas y animales imbuidos de todos sus poderes naturales de resistencia.

The original USDA definition of “organic” stressed “soil biological activity” as one of the processes enhanced by organic practices. But to many farmers’ dismay, the agency rewrote that definition in 2002 to remove any reference to the word soil.

La definición original del USDA de “orgánico”, subrayó “la actividad biológica del suelo“, como uno de los procesos mejorantes incluidos  en las prácticas de la agricultura orgánica. Pero para consternación de muchos agricultores, la agencia reescribió esa definición en 2002 eliminando cualquier referencia al vocablo suelo.

Then, in 2010, the National Organic Standards Board (NOSB), the group of farmers, scientists, and public interest advocates in charge of recommending changes to the organic standards, strenuously objected to the inclusion of soil-free farming in the standards. In their recommendation, they wrote:

Luego, en 2010, la Junta Nacional de Estándares Orgánicos (NOSB), constituida por agricultores, científicos y defensores del interés público a cargo de recomendar cambios a las normas orgánicas, se opuso enérgicamente a la inclusión de la agricultura sin suelo en las normas. En su recomendación, que peude leer:

The abundance of organisms in healthy, organically maintained soils form a biological network, an amazing and diverse ecology that is ‘the secret,’ the foundation of the success of organic farming accomplished without the need for synthetic insecticides, nematicides, fumigants, etc.

La abundancia de organismos en los sistemas orgánicos saludables forman una red biológica/ecología increíble y diversa que es ‘el secreto’, la base del éxito de la agricultura ecológica acabó sin la necesidad de utilizar insecticidas sintéticos, nematicidas, fumigantes, etc.

Despite this objection, Miles McEvoy, the director of the National Organic Program (NOP), has unilaterally allowed organic hydroponics. And many of the organic certifying agencies have jumped right on the bandwagon and started certifying hydroponic operations.

A pesar de esta objeción, Miles McEvoy, director del Programa Nacional Orgánico (NOP), ha permitido unilateralmente añadir o que ahora se conoce como hidroponía orgánica. Y muchas de las agencias certificadoras orgánicas se han subido al carro, comenzando a proliferar las  certificar tales sistemas hidropónicos como orgánicos.

Now, investors are pouring money into hydroponic “vertical farms” where production is hermetically sealed in huge warehouses filled with LED lights and nutrient pumps.

Ahora, los inversores están invirtiendo una gran cantidad de financiación en sistemas hidropónicos que resultan ser “granjas verticales” en donde la se encuentra sellada herméticamente en enormes almacenes llenos de luces LED y bombas de nutrientes.

Some of the regional certifying agencies have refused to certify hydroponic operations. That’s a step in the right direction, but what will they do when the produce from “vegetable factories” begins putting their local soil-based growers out of business?

Algunas de las agencias certificadoras regionales se han negado a certificar los sistemas hidropónicos. Se trata de un paso en la dirección correcta, pero ¿qué van a hacer cuando los productores de las “factorías vegetales” comiencen a poner sus productos locales que crecen sobre suelos  fuera del negocio?

Back in the 1990s, I engaged in long conversations with many of the organic bureaucrats who participated in establishing federal organic standards. I told them that organic should be left alone as the historical word for the overall concept. The quest to figure out how to grow the most nutritious food with the least environmental stress is still a continuing process.

De vuelta en la década de 1990, por aquél entonces me encontraba debatiendo a lo largo de prolongadas conversaciones con muchos burócratas orgánicos que participaron en el establecimiento de normas orgánicas federales. Les dije que lo orgánico debía permanecer con el significado tradicional del concepto orgánico, en la búsqueda para encontrar la mejor manera de hacer crecer el alimento más nutritivo con el menor estrés ambiental de forma más prolongada posible.

I suggested that anyone selling food without chemicals should create their own label and explain the standards enforced by that label. Such a system was in use in Europe up until the late 1990s. Labels like Nature et Progres, BioFarm, Lemaire-Boucher, Demeter, and even the Swiss supermarket chain Migros, all published the standards to which their chemical-free labels adhered and enrolled farmers who sold under their label. Customers had a range of choices as to how much purity they wished to pay for.

Les sugerí que cualquier persona que vende alimentos sin productos químicos deben crear su propio sello y explicar las normas de producción utilizadas bajo cualquier etiqueta de certificación. Dicho sistema estaba en uso en Europa hasta finales de 1990. Las etiquetas como Nature et Progres, BioFarm, Lemaire-Boucher, Deméter, e incluso la cadena suiza de supermercados Migros, todas publicación que los estándares con los que sus etiquetas libres de químicos se adhirieron e inscribieron agricultores que venden los productos bajo sus sello/marcas. Los clientes tenían una gama de opciones en cuanto a la cantidad de calidad/pureza que deseaban  pagar.

The benefit of that system was that when new research came out, the customers could see which labels had responded, and shift their purchases as they saw fit, forcing the other labels to shape up. In other words, it was a system driven by customer pressure. If one of the labels allowed hydroponics, the customers would know and could decide for themselves, and customers who were aware of the nutritional benefits of plants grown in soil, would patronize the other labels.

La ventaja de este sistema obedece a que  cuando una nuevas ofertas apaceren en el mercado, los consumidores  podían  entender el significado de las etiquetas, y cambiar las  compras a su antojo, obligando a los otros sellos/marcas a reaccionar. En otras palabras, era un sistema impulsado por la presión de la demanda de los consumidores. Si una etiqueta permite incluir la hidroponía mascotas, los ciudadanos podrían decidir por sí mismos, y los clientes que eran conscientes de los beneficios nutricionales de las plantas cultivadas en el suelo, podían patrocinar otras etiquetas.

Under present organic standards, customers who believe in a soil-based agriculture don’t know when their food is produced hydroponically because that information is nowhere on the label.

Der acuerdo a las  normas orgánicas presentes, los clientes que creen en una agricultura basada suelo no saben cuándo su comida procede realmente de sistemas hidropónicos, ya que esa información no aparece en ninguna parte en la etiqueta.

Fertile soil is the most important factor in organic growing because of all its known and yet to be discovered benefits on the nutritional quality of crops. Hydroponic growing removes the crucial soil factor and replaces it with soluble nutrient solutions that can in no way duplicate the complex benefits of soil.

El suelo fértil es el factor más importante en el cultivo ecológico, ya que se conocen todos sus beneficios (y aún por descubrir) de  la calidad nutricional de los cultivos. El cultivo hidropónico elimina el factor crucial del suelo y lo reemplaza con soluciones de nutrientes solubles que pueden de ninguna manera duplicar los complejos beneficios de suelo.

The traditional motto of organic growing is “Feed the soil, not the plant.” Hydroponic growing is based on the opposite strategy. 2015 is International Year of Soils. Let’s mark this important milestone by insisting that the USDA keep the soil in organic farming.

El lema tradicional de cultivo ecológico es “alimentar a la tierra, no la planta.” El cultivo hidropónico se basa en la estrategia opuesta. 2015 es el Año Internacional de Suelos. Vamos a marcar este importante hito al insistir en que el USDA a mantener el suelo en la agricultura ecológica.

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*