La degradación y perdida del suelo amenaza la vida de 3.200 millones de personas ¿Y ahora qué?

00-degradacion-del-suelo-y-nuevas-tenologias_0

Fuente: Colaje Imágenes Google

Cuando comencé a administrar esta bitácora en 2005, las ciencias del suelo sufrían una grave crisis de credibilidad en el mundo de la indagación científica y sus políticas. A nadie le interesaban nuestras investigaciones, mientras los edafólogos no parábamos de lloriquear, clamando contra tal injusticia. Sin embargo pocas ideas eran propuestas para generar un cambio de paradigma. En consecuencia redactamos poco después este post: El Día de Todos los Santos o las Últimas Actividades de los Edafólogos (31 de Octubre de 2006). Y así continuamos hasta el final de la década del año 2000. Sin embargo, tanto el deterioro acelerado de la edafosfera, como el sentido de oportunidad política que mostraron los que en aquellos momentos eran líderes del Panel Intergubernamental de Suelos para La Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas (Agenda Rio+20), decir Luca Montanarella (EC), como también Ronald Vargas, (actualmente responsable de la GPS: “Alianza Global por el Suelo o The Global Soil Partnership) se aliaron y supieron aprovechar la oportunidad para lanzar una iniciativa de la que hoy casi todos podemos sentirnos orgullosos. Y como colegas y amigos les insté a anunciarlo en español, dentro de este sistema de mi+d para el cual escribimos el siguiente análisis: “Alianza Global por el Suelo: Un Acuerdo Imprescindible para Alcanzar el Desarrollo Sustentable en el Planeta (5 de julio de 2011). Seguidamente comenzó la tarea que tanto esperábamos: Ciencias del Suelo: Grandes Noticias en Diciembre de 2012 (Alianza Global del Recurso Suelo y Panel Intergubernamental de Suelos); “2015. Año Mundial del Suelo y Un Nuevo Portal de Suelos de la FAO”;  El Estado de los Recursos de Suelos en el Mundo (Status of the World’s Soil Resources Report)”, etc., etc.

Hoy os mostramos tres noticias más recientes aparecidas casi simultáneamente entre 2017 y 2018. ¡Ya estamos en la agenda global!. ¿Y ahora qué?. Obviamente sigo leyendo las noticias que me llegan sobre el tema y no me gusta la orina del enfermo, por lo que considero que no ha terminado de recuperarse. Intentaré ser breve, aunque como corolario, no en detrimento de intentar ser un poco más exhaustivo.

Seguimos llorando e intentando llamar la atención ¿pero qué ofrecemos?. Fue tanta nuestra pena “penita pena”, sufrida en décadas anteriores que caminamos por los mismos derroteros, sin parar a pensar que la tormenta ha escampado. Con vistas a evaluar el estado de los suelos o la edafosfera global, necesitamos fundamentalmente inventarios y monitorizaciones que siguen brillando por su ausencia. Por mucho modelo numérico que se utilice, falta información actualizada de calidad y el resultado nos obliga a es ofrecer valoraciones que no pueden ser corroboradas. Pero aquí nadie clama el “mea culpa, cuando existen motivos para ello.  Sigamos pues llorando: (“buaaa, buaaa”). ¿Cuál puede ser pues el futuro de la ciencia del suelo?:

La gerontocracia y el oportunismo, cargados de nuevas tecnologías, como símbolo de los tiempos modernos.

Los grupos de expertos y “consejos de sabios” creados por tal actividad siguen siendo en manos de un establishment envejecido y formado bajo la dictadura del antiguo paradigma agronómico. Empero un establishment de veteranos, versado en otro tipo de batallas, difícilmente atesora nuevas ideas, sino por el contrario, lastra la emergencia de otras nuevas nuevas lanzadas por jóvenes con talento y aventureros. Eso sí,nuestros mayores persisten en intentar vender sus vinos viejos en nuevas botellas, por lo que nos vemos obligados a redactar post como este: “La Edafología y sus Posibles Futuros: Los Falsos Cambios de Paradigma”.  ¿Quién le pone el cascabel al gato?. Existen excepciones, por supuesto (por ejemplo La Zona Crítica Terrestre; o este y este otro, aun anteriores y algunos otros más), en varias de las cuales intervienen los edafólogos, si bien la inmensa mayoría de nosotros permanecemos impávidos. de cualquier modo, la cosecha de ideas revolucionarias, esas que sí generan genuinos cambios de paradigma, es una ruina. Por lo tanto esas instituciones controladas por viejas glorias, se conforman con seguir advirtiendo de la alarmante degradación de los suelos del mundo, intentando convencer a los que ya lo han sido de temas tan manidos como el secuestro de carbono o la importancia de la edafosfera en el sistema climático. No era necesario que Luca y Ronald se partieran el alma para que continuemos con la misma retorica plañidera.

Francamente, creo que debe entrar sabia nueva, con ideas revolucionarias, heurísticas y novedosas, que reemplace a parte de estos afamados expertos que seguirán pretendiendo retener el poder hasta quela muerte les separe de su amada ciencia”. Así difícilmente prosperaran ideas revolucionarias, esas que la filosofía de la ciencia considera necesarias para un auténtico cambio de paradigma. Deben pues cambiarse las reglas del juego con vistas a que la gerontocracia de paso a los jóvenes que deben relanzar nuestra disciplina, en los foros internacionales y nacionales de decisión.  Yo ya acabo de cumplir 64 años y he didcho. casi todo lo que tenía que decir. ¡No seáis mal pensados!.

Las Ciencias del suelo resurgen en la “mainstream” de la literatura científica. Ya os avanzamos “el renacer de la Ciencia del Suelo en las revistas de mayor prestigio internacional. Ahora bien: ¿quiénes lideran estos estudios publicados en las revistas del mayor impacto?. Y aquí viene la sorpresa. Personalmente suelo leer unas 50 noticias diarias relacionadas con los suelos y el medio ambiente. Pues bien, en la mayoría de los casos, los autores que llevan a cabo estudios en los que los suelos son un elemento fundamental de la investigación, no son edafólogos en sentido estricto. Estos colegas de otros campos parecen haber encontrado un nicho vacío para publicar, en vista de que al parecer los expertos en ciencias del suelo somos incompetentes para ello. Francamente a mí no me extraña, aunque dejaré mis conjeturas para otra ocasión. Todos estos hechos deberían hacernos reflexionar mucho, mucho, mucho. Y lo peor de todo, en lo que respecta al avance del conocimiento científico, deviene de que tales artículos, en revistas de relumbrón, adolecen de defectos, errores, omisiones y descubrimientos dignos de principiantes. Suele ser también usual que redescubran la dinamita, conocimientos bien sabidos por nosotros desde hace decenios, e incluso en algunos casos siglos. 

¿A Falta de datos Simulaciones?

Entender que el uso de nuevas tecnologías y sus potencialidades, son la quinta esencia del progreso científico resulta ser una apreciación propia de quien no conoce los cánones del método científico. Y así nuestros jóvenes estudiantes, son adiestrados en ellas, pero en detrimento de entender que es un suelo, como se trabaja en el campo, interpretar, cartografiar, detectar relaciones espaciales y temporalales, etc. En otras palabras, realizar y aprovechar los inventarios, etc., etc. Como corolario, una buena parte del conocimiento previo de los suelos  languidece. Reiteramos por enésima vez en esta bitácora que, los modelos, si no son alimentados con datos apropiados y actualizados, dan lugar a resultados erróneos, cuando no a verdaderos disparates. Sería algo así como comparar a un bebe que es alimentado a base de leche materna con otro que solo ingiere alimentos basura recubiertos por bellísimos envoltorios. Obviamente el último enfermará.

He expuesto tantos ejemplos en esta bitácora, sobre “papers” basura en Nature, Science y PNAs como para teneros entretenidos un par de años a tiempo completo. Y eso como mínimo, ya que no parecemos dar la talla para ser proactivos, seamos reactivos. Pongamos un ejemplo: Si por cada publicación de esta guisa, enviamos cartas a las mismas revistas demostrando que las conclusiones de los autores son falsas, que no tienen sentido, al menos muchos colegas de otros campos se percatarían que deben incluir a genuinos científicos del suelo en sus equipos. Este modo de proceder quizás, tan solo quizás, estimularía a aprender cómo llegar a realizar papers publicables en estas editoriales por “efecto contagio”. 

Inventario y Monitorizaciones.

 La ciencia se ha globalizado y los estudios de cambio climático a escala planetaria generalizado. La principal prioridad debiera ser llevar a cabo un nuevo inventario (georreferenciado) de los suelos del mundo bajo estándares comunes y continuar a la postre monitorizando como los recursos edáficos  se degradan o regeneran, según sea el caso. Extraer datos de mapas antiguos, por mucha informática, matemáticas e instrumentación que utilicemos no sirve de nada, ya que la mayoría de las cartografías antiguas proceden de estudios en campo de hace muchos decenios. Los cambios de uso en gran parte del planeta han sido conspicuos. Si tenemos en cuenta que numerosas propiedades que interesan cambian con el uso de la tierra en poco tiempo, a lo sumo obtendremos hermosos artículos con bellas imágenes, tan hermosos como erróneos. ¡Así no!. Un poquito de pan para hoy (ya que como hemos relatado las proteínas se las llevan otros) y hambre para mañana.  Necesitamos un vasto programa para actualizar la información disponible mediante la realización de nuevos inventarios. Este es el pilar fundamental para continuar después, disponiendo de buenas materias primas,   la hora de planificar monitorizaciones, y a la postre otro tipo de investigaciones que serán más precisas y acertadas.  Las casas hay que construirlas desde los cimientos. Actualmente añadimos parches y más parches a un edificio semiderruido.

Motivos para una profunda reflexión.

Obviamente estamos a tiempo de revertir la situación. No se trata de lanzar cifras terroríficas fundamentadas en una información errónea u obsoleta. Personalmente me dedico más a la investigación de nuevas ideas y tecnologías que al trabajo de campo. Sin embargo, tanto por esta razón, como por mis antiguos trabajos de campo, me encuentro plenamente convencido, de que, de no hacerlo, volveremos a llorar en el futuro con “lágrimas de cocodrilo”.

Os dejo ya con las noticias (relacionadas entre sí), no sin antes señalar que son interesantes, por supuesto. Ahora bien, muchos de los resultados han sido  obtenidos a partir de datos obsoletos, re-cocinados mil veces, maquillados de modelos, simulaciones, junto con la imaginería satelital que ayuda, pero no cura los males aludidos. Reitero que sin buena información de campo, que nos informe del estado de los suelos del mundo ¡hoy” pronto pasarán al olvido, o lo que es peor, la gobernanza mundial adoptará decisiones equivocadas.

Juan José Ibáñez

Continua………. Como ejemplo……

La degradación del suelo pone en riesgo a 3.200 millones de personas, según expertos

La degradación del suelo pone en riesgo a 3.200 millones de personas, según expertos

La degradación “crítica” del suelo, principal causa de la pérdida de especies, pone en riesgo a 3.200 millones de personas en el mundo y provocará grandes migraciones para 2050, alertaron científicos reunidos en Medellín (Colombia).

Así se desprende del informe que revela los impactos negativos de un manejo “no sostenible” de las tierras basado en hallazgos realizados por más de 100 expertos y que fue presentado en el cierre de la Sexta Plenaria de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES).

DEGRADACIÓN DEL SUELO

Para ello han recabado datos durante tres años, en los que desarrollaron una evaluación de degradación de la tierra y restauración, con resultados que muestran el “grave peligro” que corre la humanidad.

Entre los riesgos, el científico Bob Scholes, copresidente de la evaluación de suelos de IPBES, advirtió que las malas prácticas del hombre, además de los estilos de vida de alto consumo, empujan al planeta hacia “la sexta extinción masiva de especies“.

La degradación del suelo es posiblemente el tema ambiental que afecta de mayor manera a la población del mundo; dos de cada cinco personas se ven significativamente afectadas en su modo de vida en nuestro tiempo”, sentenció Scholes en conferencia de prensa.

“No hay ecosistema o país en el mundo donde no puedas encontrar afectación de la tierra”, agregó.

El informe, codirigido por el italiano Luca Montanarella, señala que la degradación de los suelos ha llegado a niveles “críticos” en muchas partes del mundo, situación que ha ocasionado una pérdida “significativa” de la diversidad biológica y de servicios de los ecosistemas.

La pérdida de la fertilidad del suelo, la erosión y aumento en toxicidad, especialmente por la acumulación de sales, son parte de las características encontradas en tierras con una decreciente productividad, situación que hace “más vulnerables” a sus pobladores.

El suelo es un recursos que se está agotando. La demanda que ponemos es mayor y el problema se acelera”, comentó Scholes.

Para los investigadores, los humedales han sido particularmente “castigados” por la degradación, hasta el punto que “el 87% han sido destruidos” y el 50% de ese daño ocurrió este último siglo.

Además, el 13% restante está “altamente en peligro” porque los suelos que los rodean sufren las consecuencias de la degradación, problemática que se suma a la pérdida de biodiversidad y al cambio climático.

Los procesos de degradación de la tierra contribuyen en un 10% a los gases invernadero que están dirigiendo en gran medida nuestro cambio climático”, acotó el experto.

Si bien la evaluación no revela los ecosistemas más amenazados, sí reporta que las tierras de poca producción biológica y las tierras congeladas están altamente “susceptibles” a la degradación de una forma que antes no ocurría.

AÑO 2050

De otro lado, los científicos proyectan que para 2050 la mayor parte de la degradación ocurrirá en América Central, América del Sur, África subsahariana y Asia, que son presentadas como las áreas a las que le quedan la mayor cantidad de tierra adecuada para la agricultura.

Además, el deterioro y el cambio climático provocará una reducción de los cultivos en un 10% como promedio en el mundo, pero de hasta un 50% en regiones específicas, efectos que amenazarán la seguridad alimentaria, la purificación del agua, la provisión de energía y otras contribuciones de la naturaleza esenciales para la humanidad.

En su informe, también proponen mecanismos para restaurar, revertir y contener la degradación, manifestada con abandono de tierras, disminución de poblaciones de especies silvestres, pérdida de praderas y agua dulce, así como la deforestación. Entre ellos están el mejoramiento de los sistemas de monitoreo, la aplicación de políticas globales, el manejo de la presión de pastoreo, el control de la fuentes de contaminación y la promoción de prácticas como replantación de especies nativas y el desarrollo de infraestructura ecológica.

Five ways to halt ‘critical’ land decay
By Mari�tte Le Roux
Medellín, Colombia (AFP) March 26, 2018

Scientists warned Monday that land degradation imperils the health and well-being of billions of people, threatening food and water supplies while fuelling conflict, mass migration and disease spread.

But all is not lost, said the mammoth report by the Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES).

Humanity can still turn the tide of destruction, but governments, the private sector, international bodies, and individuals all have a role to play.

- Restoration -

The benefits of restoring decayed land are about ten times the cost, the report said.

Measures envisaged by the IPBES report included reflooding drained wetlands, replacing lost trees, and halting pollution at its source — whether from mines, agriculture, or factories.

In urban areas, it moots the replanting of native species, developing parks, rehabilitating soil sealed under asphalt, treating and reusing wastewater, and restoring river channels.

- Farming -

As a main usurper of natural land, the farming sector must take the lead.

Even simple changes can make a big difference, said Bob Scholes of the University of the Witwatersrand in South Africa, a co-author of the first comprehensive assessment of land health.

Ploughing, for example, leaves the soil vulnerable to erosion, and releases carbon locked up in it as planet-warming carbon dioxide.

“How frequently you plough, and for instance whether you plough straight up and down the hill slope or on the contour makes a huge difference to how much soil you lose,” Scholes told AFP.

For IPBES chairman Robert Watson, part of the answer lies in “precision agriculture.”

“We have to learn how to appropriately use fertilizers, pesticides and water … give the crops exactly what they need” and no more.

- Labelling -

The IPBES report advocates a dramatic shift in consumer mentality.

Most consumers live far from the ecosystems that produce their food, resulting in “a growing lack of awareness and understanding of the implication” of their purchasing choices, it said.

To correct this, merchants must know where products come from and under what conditions they were produced, and inform consumers accordingly.

“Labelling of food products is very important,” Luca Montanarella of the European Commission’s Joint Research Centre, another report author, told AFP.

“If you know from the label on your food product that it’s coming from a certain area (where) that production system is having a very large impact on the land, a very negative one, well you might choose to buy something else.”

This might mean, of course, that the product costs more.

“So it means that you must make choices as a consumer to what is best not only for you but for the planet,” said Montanarella.

- Incentives -

The IPBES recommends replacing “perverse incentives” that promote land degradation, with positive ones that reward sustainable land management.

One example is subsidised fertilizers.

“If it costs the farmer very little to oversupply of course he’ll oversupply,” said Scholes. This leads to more runoff into rivers.

Agricultural subsidies, too, lead farmers to overproduce at the expense of Nature, said the team.

- Policy -

The report says governments must take Nature into account in policies across sectors — not only agriculture and the environment, but also the economy, energy, and infrastructure.

The issue must also be taken up in the global debate on human development and climate change.

“Land degradation, biodiversity loss, and climate change are three different faces of the same central challenge: the increasingly dangerous impacts of our choices on the health of our natural environment,” said Watson.

The IPBES, which alerted last week that biodiversity was declining in all world regions, warns that on current trends, the world will fail to meet the 2020 “Aichi Biodiversity Targets” on halting species loss.

Also threatened are the UN’s 2030 Sustainable Development Goals, with targets for food and water security, and better human health.

Land degradation furthermore imperils the Paris Agreement on limiting climate change, the report warned.

As land deteriorates, it releases planet-warming carbon into the atmosphere, while forest destruction causes the loss of CO2-absorbing trees.

The next meeting of the IPBES will take place in France in 2019, the same year that the country — birthplace of the global climate agreement — will host the G7 club of rich countries.

At that meeting, the IPBES will follow up its regional species reports with a global one that it hopes will spur and consolidate global action.

Scientists to publish first-ever land health report

By Mari�tte Le Roux
Medell�n, Colombia (AFP) March 26, 2018

Scientists will publish the first-ever analysis Monday of the global state of land and its ability to sustain a fast-growing human population that relies on it for 95 percent of all food.

The diagnosis is likely to be dire, providing a comprehensive overview of what other reports have already warned: unsustainable farming, mining, factory production, and climate change is pushing Earth to breaking point, leading to human conflict and mass human migration.

“Land degradation… affects many parts of the world and it affects many people in the world today,” Robert Watson, chairman of the Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES), told AFP.

“It has adverse effects on things such as food production, such as quality of water, livelihoods are affected by land degradation, people often have to migrate as lands degrade,” he said ahead of the report’s release in Medellin, Colombia.

According to the UN’s Food and Agriculture Organization, 95 percent of human food comes directly or indirectly from Earth’s soil.

Los científicos publicarán el lunes el primer análisis del estado global de la tierra y su capacidad para sostener a una población humana en rápido crecimiento que depende del 95 por ciento de todos los alimentos. Es probable que el diagnóstico sea grave, brindando una visión general de lo que otros informes ya han advertido: la agricultura no sostenible, la minería, la producción industrial y el cambio climático están empujando a la Tierra al punto de ruptura, generando conflictos humanos y una migración humana masiva.

La degradación de la tierra … afecta a muchas partes del mundo y afecta a muchas personas en el mundo de hoy”, dijo a AFP Robert Watson, presidente de la Plataforma intergubernamental científico-normativa sobre diversidad biológica y servicios ecosistémicos (IPBES).

“Tiene efectos adversos en cosas como la producción de alimentos, como la calidad del agua, los medios de subsistencia se ven afectados por la degradación de la tierra, las personas a menudo tienen que emigrar a medida que las tierras se degradan”, dijo antes de la publicación del informe en Medellín, Colombia.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el 95 por ciento de los alimentos humanos proviene directa o indirectamente del suelo de la Tierra.

“With a global population that is projected to exceed nine billion by 2050, compounded by competition for land and water resources and the impact of climate change, our current and future food security hinges on our ability to increase yields and food quality using the soils that are already under production today,” it said in a 2015 report.

According to Watson, land degradation is commonly caused when humans convert natural land for extractive purposes.

- ‘We can act’ -

“It could be the conversion of a forest into agricultural land… it could be converting a mangrove system into a shrimp farm, it could be converting natural grassland.”

In January, a study in Nature Climate Change warned that more than a quarter of Earth’s land surface will become “significantly” drier even if humanity manages to limit global warming to two degrees Celsius (3.6 degrees Fahrenheit) — the goal espoused in the Paris Agreement.

Aridification hastens land degradation and desertification, and the loss of plants and trees crucial for absorbing Earth-warming carbon dioxide.

The IPBES assessment took 100 volunteer scientists from around the globe three years to compile, analyzing all the available scientific data.

The end product covers the entirety of Earth’s land, as well as the lakes and rivers it supports.

IPBES executive secretary Anne Larigauderie told AFP the report was compiled at the request of the UN Convention to Combat Desertification.

“They needed rather urgently a report on land degradation because they have not had in the history of their convention… a scientific report as a basis for taking action and documenting the state of land degradation,” she said.

On Friday, the 129-member IPBES brought out four mammoth reports on the state of plant and animal species in all the world apart from Antarctica and the open oceans.

They concluded biodiversity was in decline in all regions, and warned human well-being was at risk as a result.

The land report, which cost about $1 million (810,000 euros) to prepare, was approved by government envoys at an IPBES meeting in Medellin this week.

Though not prescriptive, it contains recommendations for government policy-making.

“One of our goals will be to underline the fact that we can act, and that governments have a series of tools at their disposal to have an impact,” said Larigauderie.

Necesitaban bastante urgentemente un informe sobre la degradación de la tierra porque no habían tenido en la historia de su convención … un informe científico como base para tomar medidas y documentar el estado de la degradación de la tierra “, dijo…..

El viernes, la IPBES de 129 miembros publicó cuatro informes gigantescos sobre el estado de las especies de plantas y animales en todo el mundo, además de la Antártida y los océanos abiertos. Concluyeron que la biodiversidad estaba en declive en todas las regiones, y advirtieron que el bienestar humano estaba en riesgo como resultado. El informe de tierras, que costó cerca de $ 1 millón (810,000 euros) para prepararse, fue aprobado por los enviados del gobierno en una reunión de IPBES en Medellín esta semana. Aunque no es preceptivo, contiene recomendaciones para la formulación de políticas gubernamentales. “Uno de nuestros objetivos será subrayar el hecho de que podemos actuar, y que los gobiernos tienen una serie de herramientas a su disposición para tener un impacto”, dijo Larigauderie.

Land decay to displace tens of millions, global survey warns
By Mari�tte Le Roux
Medellín, Colombia (AFP) March 26, 2018

Land degradation will unleash a mass migration of at least 50 million people by 2050 — as many as 700 million unless humans stop depleting the life-giving resource, more than 100 scientists warned Monday.

Already, land decay caused by unsustainable farming, mining, pollution, and city expansion is undermining the well-being of some 3.2 billion people — 40 percent of the global population, they said in the first comprehensive assessment of land health.

Land depletion threatens food security for all Earth’s citizens, and access to clean water and breathable air regulated by the soil and the plants that grow on it.

The condition of land is “critical,” alerted the Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES).

“We’ve converted large amounts of our forests, we’ve converted large amounts of our grasslands, we’ve lost 87 percent of our wetlands… we’ve really changed our land surface in the last several hundred years,” IPBES chairman Robert Watson said.

“Land degradation, loss of productivity of those soils and those vegetations will force people to move. It will be no longer viable to live on those lands,” he told AFP.

The lowest number of 50 million migrants is a best case scenario.

It assumes “we’ve really tried hard to have sustainable agricultural practices, sustainable forestry, we’ve tried to minimize climate change,” Watson explained.

The high projection is based on a “business-as-usual” approach in which rampant global warming wreaks havoc with the land — fueling desertification and drought.

- Last frontier -

By 2050, said the analysis, land degradation and climate change will reduce crop yields by 10 percent globally — up to half in some regions.

The report covers the entirety of Earth’s land, as well as the lakes and rivers it supports.

It estimated that land degradation cost the equivalent of 10 percent of global economic output in 2010.

“Every five percent loss of gross domestic product… is associated with a 12 percent increase in the likelihood of violent conflict,” warned the report.

Already, in dryland areas, years of extremely low rainfall see an estimated 45 percent rise in violent conflict.

The main drivers of land degradation, said the assessment, were “high-consumption lifestyles” in rich countries, and rising demand for products in developing ones, fuelled by income and population growth.

Less than a quarter of land has managed to escape “substantial impacts” of human activity — primarily because it is found in inhospitable parts of the world — too cold, too high, too dry, or too wet for humans to live in.

Even this small repository is projected to shrink to less than 10 percent in just 30 years’ time.

“People are pushing into those frontiers,” Bob Scholes of the University of the Witwatersrand in South Africa, a co-author of the paper, told AFP.

Global warming permits people to move into the icy, subarctic Boreal region, for example, while technology now allows us to pump water from deep aquifers in the extreme desert.

Crop and grazing lands now cover more than a third of the Earth’s land surface.

This means not only a loss of soil, but also populations of wild plants and animals, and forests that suck up planet-warming carbon dioxide and produce oxygen.

“Biodiversity loss is projected to reach 38-46 percent by 2050,” said the report, warning that Earth is in the beginnings of a sixth mass extinction — the first since the demise of the dinosaurs 65 million years ago.

The IPBES assessment took global experts three years to compile, analyzing all the available scientific data.

- Climate change -

The report identified land degradation as a major contributor to climate change, and vice versa.

Deforestation alone contributes about 10 percent of human-induced greenhouse gas emissions.

And by releasing carbon once locked in the soil, land decay was responsible for global emissions of up to 4.4 billion tonnes of carbon dioxide per year between 2000 and 2009.

“Without urgent action, further losses of 36 gigatons of carbon from soils — especially from sub-Saharan Africa — is projected by 2050,” the scientists warned.

This is equal to about 20 years of global transport emissions.

In 30 years from now, an estimated four billion people — about 40 percent of the projected population — will live in arid and semi-arid areas with low agriculture productivity, said the report.

Today, the number is just over three billion.

The assessment “is a wakeup call for us all,” said Monique Barbut, executive secretary of the UN Convention to Combat Desertification, which requested the report.

“It shows the alarming scale of transformation that humankind has imposed on the land.”

The report, which cost about $1 million (810,000 euros) to prepare, is meant to inform government policy-making.

It was approved by government envoys at a week-long meeting of the 129-member IPBES in Medellin.

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*