La Esperanza de GAIA 2.0: Autoconsciencia Planetaria Asistida

gaia-2-punto-0-y-economia-circular 

Colaje imágenes Google

 Por mucho que desee ser optimista acerca del futuro de la humanidad y nuestro planeta,  día a día me vuelvo más escéptico. Decía un refrán que “El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Francamente creo que se han quedado cortos. Por ejemplo, durante el Siglo XX dos guerras mundiales fueron fruto de problemas nacionalistas. Pues bien, comenzado el siglo XXI, todo apunta a que tendemos a retornar a las andadas. Y lo lamento, ya que la noticia de hoy merecería una redacción más cándida y crédula. Sin embargo, no puedo, visto lo visto y lectura tras lectura, a lo largo de demasiadas décadas. Todos conocéis ya la hermosa hipótesis Gaia, propuesta por James Lovelock y perfeccionada por Lynn Margulis, de los que soy un gran admirador. Pues bien, otro de mis maestros como lo es Bruno Latour  (ya os hemos hablado de algunas de sus propuestas en sus facetas de filósofo y pensador preocupado por la ciencia), junto al sociólogo británico Tim Lenton (no he tenido el placer de leerle por lo que nada os puedo decir de él) , acaban de dar una vuelta de tuerca más a la metáfora proponiendo una nueva formulación denominada Gaia 2.0, o como explica el rotativo ABC  “Gaia ha muerto. Bienvenidos a «Gaia 2.0” ¡Amén!. ¡A Rey muerto Rey puesto!. Pues bien, Latour y Lenton dicen que el ser humano puede cambiar el ¡sistema operativo! de GAIA, de tal modo que se alcance un “nuevo nivel de autoconciencia”, si se percata de los daños que ha causado en el Planeta y adoptan las medidas oportunas, como abrazar la denominada “Economía circular” y frenar sus frénicos impulsos destructivos o destrozos a escala global. A nivel de especie consciente, generamos sin parar “crímenes de lesa humanidad” Por lo tanto, tal propuesta sería algo así como “cambiar de chip”, aprender de los tropezones previos y ser nosotros los que guiáramos a GAIA mediante una “autorregulación deliberada” Empero para ello necesitamos cambiar nuestro clima colectivo-mental, para a la postre intentarlo seguidamente con el climático. Y así, “nuestro mundo buscaría la forma de adaptarse a la acción de los humanos, igual que lo hizo durante otras situaciones cambiantes y amenazadoras. Pero, por primera vez, lo hará “de acuerdo con los propios humanos”, según la nota reproducida de Europa Press por el Diaio ABC, que no deja de ser una simple traducción de la que os ofrezco debajo en inglés de Terradaily. ¿De quién es el copyright?.   

 Empero seguimos empeñados en no ser conscientes de las repercusiones de nuestros actos, por lo que, para alcanzar tal estado de “inteligentia planetaria”, algo muy grave debería pasar primero. Los que ostentan el poder no se dejan amedrantar por frases y discursos tan hermosos, como bien intencionados, aunque yo diría que hasta ingenuamente cándidos. Si deliberadamente estamos destruyendo Gaia: ¿Cómo podemos “deliberadamente cambiar nuestra “mala-consciencia”?. Tan solo un gran impacto, una enorme catarsis, una tragedia descomunal, podría dar paso a tal transmutación, por aquellos humanos que hubieran sobrevivido. Yo preguntaría a Latour y Lenton, sino recuerdan que la evolución ha transcurrido a golpe de mamporrazos, es decir esencialmente mediante un jalonamiento de grandes extinciones y radiaciones. Y de ser así, presumo que estamos a la espera de otra de las primeras.  No entiendo como Latour está tan desmemoriado, o las razones de su optimismo. Mientras tanto, sigo dudando de que el depredador se deprede así mismo para dar lugar a un hermoso cisne. Ahora bien, os dejo este encantador cuento de hadas, ya que por bello me gustaría creermelo a “fe ciega”.   En los enlaces previos que aluden a Gaia 2.0, podéis pinchar y ver las noticias aludidas. Yo he traducido, sin miramientos (es decir utilizando el traductor Google a lo bestia) la noticia original en Inglés. Termino pues con el Título de ABC “Gaia ha muerto. Bienvenidos a «Gaia 2.0”, en su adelantado cuento de navidad. ¿Gaia o agujero negro?.

 Juan José Ibáñez

 Continúa………

Famous theory of the living Earth upgraded to Gaia 2.0

by Staff Writers; Exeter UK (SPX) Sep 20, 2018.

A time-honoured theory into why conditions on Earth have remained stable enough for life to evolve over billions of years has been given a new, innovative twist.

For around half a century, the ‘Gaia’ hypothesis has provided a unique way of understanding how life has persisted on Earth.

It champions the idea that living organisms and their inorganic surroundings evolved together as a single, self-regulating system that has kept the planet habitable for life – despite threats such as a brightening Sun, volcanoes and meteorite strikes.

La famosa teoría de la Tierra viviente se actualiza a Gaia 2.0

Por escritores del personal; Exeter UK (SPX) 20 de septiembre de 2018

Una teoría consagrada por el tiempo sobre por qué las condiciones en la Tierra se han mantenido lo suficientemente estables para que la vida evolucione a lo largo de miles de millones de años ha recibido un nuevo e innovador giro.

Durante aproximadamente medio siglo, la hipótesis de ‘Gaia’ ha proporcionado una forma única de entender cómo la vida ha persistido en la Tierra.

Defiende la idea de que los organismos vivos y sus entornos inorgánicos evolucionaron juntos como un sistema único y autorregulado que ha mantenido el planeta habitable de por vida, a pesar de las amenazas tales como un sol brillante, volcanes y ataques de meteoritos.

However, Professor Tim Lenton from the University of Exeter and famed French sociologist of science Professor Bruno Latour are now arguing that humans have the potential to ‘upgrade’ this planetary operating system to create “Gaia 2.0″.

They believe that the evolution of both humans and their technology could add a new level of “self-awareness” to Earth’s self-regulation, which is at the heart of the original Gaia theory.

As humans become more aware of the global consequences of their actions, including climate change, a new kind of deliberate self-regulation becomes possible where we limit our impacts on the planet.

Professors Lenton and Latour suggest that this “conscience choice” to self-regulate introduces a “fundamental new state of Gaia” – which could help us achieve greater global sustainability in the future.

Sin embargo, el profesor Tim Lenton de la Universidad de Exeter y el famoso sociólogo francés de ciencias, el profesor Bruno Latour, ahora argumentan que los humanos tienen el potencial de ‘actualizar’ este sistema operativo planetario para crear “Gaia 2.0″.

Creen que la evolución de los humanos y su tecnología podrían agregar un nuevo nivel de “autoconciencia” a la autorregulación de la Tierra, que está en el corazón de la teoría original de Gaia.

A medida que los humanos se vuelven más conscientes de las consecuencias globales de sus acciones, incluido el cambio climático, es posible un nuevo tipo de autorregulación deliberada donde limitamos nuestros impactos en el planeta.

Los profesores Lenton y Latour sugieren que esta “elección de conciencia” para autorregularse introduce un “nuevo estado fundamental de Gaia”, que podría ayudarnos a lograr una mayor sostenibilidad global en el futuro.

However, such self-aware self-regulation relies on our ability to continually monitor and model the state of the planet and our effects upon it.

Professor Lenton, Director of Exeter’s new Global Systems Institute, said: “If we are to create a better world for the growing human population this century then we need to regulate our impacts on our life support-system, and deliberately create a more circular economy that relies – like the biosphere – on the recycling of materials powered by sustainable energy.”

The original Gaia Theory was developed in the late 1960′s by James Lovelock, a British scientist and inventor. It suggested that both the organic and inorganic components of Earth evolved together as one single, self-regulating system which can control global temperature and atmospheric composition to maintain its own habitability.

The new perspective article is published in leading journal Science on September 14, 2018.

Sin embargo, tal autorregulación autoconsciente se basa en nuestra capacidad de monitorear y modelar continuamente el estado del planeta y nuestros efectos sobre él.

El profesor Lenton, director del nuevo Global Systems Institute de Exeter, dijo: “Si queremos crear un mundo mejor para la creciente población humana de este siglo, entonces debemos regular nuestros impactos en nuestro sistema de soporte vital y crear deliberadamente una economía más circular. que depende, como la biosfera, del reciclaje de materiales impulsados por energía sostenible “.

La original Gaia Theory fue desarrollada a finales de la década de 1960 por James Lovelock, un científico e inventor británico. Sugirió que los componentes orgánicos e inorgánicos de la Tierra evolucionaron juntos como un único sistema autorregulado que puede controlar la temperatura global y la composición atmosférica para mantener su propia habitabilidad.

El nuevo artículo de perspectiva se publica en la revista líder Science el 14 de septiembre de 2018.

It follows recent research, led by Professor Lenton, which offered a fresh solution to how the Gaia hypothesis works in real terms: Stability comes from “sequential selection” in which situations where life destabilises the environment tend to be short-lived and result in further change until a stable situation emerges, which then tends to persist.

Once this happens, the system has more time to acquire further properties that help to stabilise and maintain it – a process known as “selection by survival alone”.

Creating transformative solutions to the global changes that humans are now causing is a key focus of the University of Exeter’s new Global Systems Institute.

Sigue investigaciones recientes, dirigidas por el profesor Lenton, que ofrecieron una nueva solución al funcionamiento de la hipótesis Gaia en términos reales: la estabilidad proviene de la “selección secuencial” en la que las situaciones en que la vida desestabiliza el medio ambiente suelen ser efímeras y dar lugar a cambie hasta que surja una situación estable, que luego tiende a persistir.

Una vez que esto sucede, el sistema tiene más tiempo para adquirir otras propiedades que ayudan a estabilizarlo y mantenerlo, un proceso conocido como “selección solo por supervivencia”.

Crear soluciones transformativas a los cambios globales que los humanos están causando ahora es un enfoque clave del nuevo Global Systems Institute de la Universidad de Exeter.

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*