Posts etiquetados con ‘sostenibilidad’

Agricultura agrovoltaica o agrofotovoltaica

agricultura-fotovoltaica
Fuente: Colaje Imágenes Google

Pues va a ser que sí, se propone un nuevo sistema de manejo de suelos que incluye la producción de biomasa, y más concretamente la producción de alimentos, a la par que la de energía solar. Ahora bien, para empezar,  la iniciativa no es tan novedosa como vociferan las noticias de prensa en agosto de 2019. Pues va a ser que no, como podréis leer en varias notas de prensa que os incluyo abajo, tanto en español-castellano como en suajili. ¿Responderá a las expectativas que insinúan los plumillas, que suelen exagerar, cuando no mal interpretar todo? Presumo que no. Cuando las buenas nuevas las ofrecen las empresas tecnológicas, debemos siempre tener en cuenta que el objetivo de aquellas es vender, que no garantizar nuestro futuro ya sea alimentario o energético. Y este resulta ser el caso. ¡Vean la primera noticia procedente de Chile!, en la que tal sistema se presenta rodeado de un mar de bendiciones caídas del cielo. ¡No, no y no!. Eso sí, podréis observar cómo se muestran distintas modalidades o variantes, algunas más interesantes que otras. Me resulta difícil generalizar algunos comentarios a tanta variedad, ya que aunque no lo parezca, podréis comprobarlo por vosotros mismos al leer las mentadas notas de prensa.

Ya sabemos que a las tradicionales granjas para la producción de alimentos, se les suman las denominadas granjas o huertos solares. El paisaje en España comienza a transformarse tanto con la inmensa siembra de paneles solares, como para que un ciudadano que los visionara hace 40 o 50 años atrás, enmudeciera creyendo que nos han invadido los extraterrestres. Incluso en algunos pueblos del interior de España se lamentan de que tal fealdad afecta negativamente (espanta) al turismo rural, afectando de paso a la vida de ciertos animales silvestres.  Mejor los molinos de Viento de Don Quijote, más armónicos con su entorno y productores de energía renovables. Pero a lo que vamos.

La idea básica estriba en  cultivar vegetales debajo de paneles solares en territorios con exceso de insolación y déficit hídrico. Por un lado, esos paneles dan sombra a la “cosecha”, paliando parcialmente el estrés ocasionado por tanta radiación y disminuyendo la evapotranspiración del sistema suelo-planta. Según las noticias que abajo os exponemos, tal hecho por sí solo no afecta negativamente al rendimiento de la producción, pudiendo incluso aumentarla.  Pero hay más, mucho más. Los paneles solares  necesitan agua cuando se calientan en exceso y también para su mantenimiento. Tal tesoro en un medio árido, semiárido o mediterráneo, es finalmente recogido por el suelo que se lo ofrece a la planta para su crecimiento. Y de tal modo, con la misma cantidad, obtenemos energía solar y biomasa vegetal (que en alguna noticia ya se relaciona con especies aptas para la producción de biocombustibles). En principio, no resulta ser una mala idea, al margen del deterioro estético del paisaje. En alguna nota de prensa se nos informa que debe cambiarse, de algún modo, el diseño y disposición de las placas aunque tal hecho no adolece de dificultades tecnológicas dignas de mención.

Personalmente no me queda muy claro como consolidar todo el sistema con la misma extensión de suelo utilizada para la producción alimentaria, como podréis leer. Pero hay varias modalidades y reitero que, a día de hoy, me resulta difícil extraer conclusiones concretas. A pesar de ello, sí se me antoja interesante utilizar este sistema en los cultivos de invernadero bajo plástico. Los más asiduos a esta bitácora os acordaréis de los post que dedicamos a los mares de plástico, invernaderos  que deterioran el paisaje del SE de la península Ibérica, pero que son una bendición para sus propietarios y la producción agraria del país. Ahora bien, en otros lares con idénticas condiciones ambientales, la propia energía solar obtenida por los paneles serviría para acondicionar el sistema y ahorrar más agua. Añadamos aquí que, este tipo de cultivos de invernadero más modernizados reciclan ya de por si parte del agua que se les proporciona, para lo cual requieren energía.  En estos casos, y por la autonomía que se le puede otorgar a tales huertos eco-solares podría ser una solución interesante, como para incrementar sobremanera la producción de las cosechas. Empero aquí especulo. Prefiero que leáis por vosotros mismos el material que os proporciono abajo, eso sí, con espíritu crítico, ya que se trata, se quiera o no, de marketing con aval político.-empresarial.   ¡amen!.

Juan José Ibáñez

Continúa………….

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Primera evaluación y mapa global del “Recurso Estiércol”

manure-world-soil-map

Fuente: Buscar en Google “manure soil map” los hay de todos los tamaños y colores

 La verdad es que nuestra bitácora comienza a oler mal.  Sin embargo, todo sea en aras de la sustentabilidad y la seguridad alimentaria. Es lógico entender que los jóvenes de las sociedades de la opulencia no entiendan muchas iniciativas y menos aún post como este. Hay que perdonarles, ¡son jóvenes!, y desconocen la historia de las sociedades humanas, incluyendo a las de sus propios países.  En el mundo agrario, el uso del estiércol como abono, ha sido insustituible y una bendición para la nutrición de las plantas y como corolario la humana. Y esta aseveración es válida para cualquier país del mundo hasta no hace muchos decenios. Por lo tanto, taparos la nariz si os molesta, ya que se trata de un recurso natural valioso e históricamente esencial. ¿Huele mal, huele bien?. Existen otros muchos aspectos de las sociedades actuales que huelen peor, son hediondos y putrefactos, pero los aceptamos sin pestañear. Yo ya viví aquellas letrinas caseras en donde nuestros detritus caían en un establo y allí, se mezclaban con otros residuos para formar un compost orgánico más o menos elaborado, según lares y costumbres. El último que observé fue en la Galicia rural , en donde el campesino lo mezclaba con el tojo o toxo con vistas a hacer “la cama del ganado” y de allí al abonado orgánico con que rociaría sus huertos. Si los campesinos actuales reciclaran como se reciclaba antes…… Si en las ciudades siguiéramos con las botellas de vidrio, como antes de que se comercializaran los envases no retornables…. Y si…, Y si…. pues entonces no habríamos alcanzado las cotas de inmundicia y despilfarro global con que hemos “premiado” a la naturaleza (contra-servicios ecosistémicos). Empero un día remplazamos las letrinas (que también se encontraban antaño en el interior de las casas) por los inodoros,  pagando las consecuencias. Tener en cuenta que si las primeras causaron problemas y enfermedades fue fundamentalmente en las ciudades y por falta de un adecuado saneamiento/limpieza.

 El abono orgánico resulta vital para la agricultura, y si siguiéramos ciertas pautas de la agricultura tradicional campesina, los alimentos que consumimos serían más saludables, mientras que los campesinos ahorrarían bastante dinero con vistas a usar unos fertilizantes inorgánicos que contaminan todo, volviéndose finalmente contra nosotros y esa hermosa biosfera que destruimos sin compasión. Nos obligan a reciclar y desechar al modo industrial, gastándonos ingentes sumas de dinero en lugar de emplearlas para otros fines que sí lo necesitarían. El estiércol, resulta ser fundamental también a la hora de mejorar las propiedades físicas del medio edáfico, retención de nutrientes y agua, etc., es decir lo que se denomina calidad del suelo. Empero hemos convertido un recurso preciado en un problema ambiental y sanitario de gran calado, siguiendo las enseñanzas de la agricultura industrial. ¿Existe modo más lamentable de proceder?. Por favor recordar la tragedia de Londres conocida por “El Gran Hedor”, fruto de abandonar la aplicación de los detritus humanos en agricultura y ganadería. El mundo al revés.  

Así pues, la noticia que os ofrecemos hoy no resulta ser baladí, y menos aún las conclusiones que eran las únicas que cabría esperar. No se trata tanto de una genialidad como de un recordatorio e incitación a la acción. Los autores defienden que, dada la apremiante necesidad de este elemento, indispensable en la nutrición vegetal, reutilicemos el que excretamos, so pena de que finalmente sea un grave problema para la mantenimiento de la humanidad.   Ya os explicamos este candente asunto en nuestro post: “El Fósforo de los Suelos: Una Amenaza para la Producción Alimentaria Global”. Al fin y al cabo, ¿Qué es guano o nitrato de Chile?.

 Las heces del ganado y ser humano son ricas en fósforo y un excelente abonado orgánico. ¿Qué nos dice su mapa de distribución global?. Conforme a los autores: “(…) reciclar estiércol animal por su contenido de fósforo (…) el primer mapa del mundo de este recurso poco apreciado (…) muestra que la mayoría del estiércol se encuentra exactamente donde lo necesitan los agricultores, en sus propios patios traseros”. Es decir la cartografía identifica que las grandes reservas se encuentran donde debían estar: en los lares en donde abundan las cabañas ganaderas, donde vertimos las aguas residuales, y más aún bajo ese tipo de ganadería industrial en donde el ganado estante se cría abirragadamente en condiciones nauseabundas.  Obviamente también en donde ubicamos nuestros residuos urbanos. Efectivamente, al ladito de donde se necesitan en muchas circunstancias. Finalmente los autores señalan que: “utilizando datos sobre la densidad del ganado, calculando después la cantidad anual de fósforo excretado por el ganado vacuno, cerdos pollos, ovejas y cabras a nivel mundial, obtenido la importate cifra de 130.000 kilogramos por kilómetro cuadrado (Varios cálculos estiman que la producción global total oscila entre 15 millones y 20 millones de toneladas métricas por año) (…) encontraron “puntos calientes”, áreas en las que el fósforo a base de estiércol está ampliamente disponible, pero infrautilizado, en todos los continentes, excepto en la Antártida. Como era de esperar, muchos de tales puntos calientes se encuentran próximos a las comunidades agrícolas y deltas de ríos donde abunda la escorrentía agrícola”. Y no digo más ya que el artículo es interesante y atesora otros datos de interés, como el de la estruvita. Abajo os lo he traducido.

 Juan José Ibáñez

 Continúa…….

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Secuestro de carbono y sostenibilidad en Latinoamérica: Carbono Neutro (Revista en acceso abierto)

planeta-carbono-neutro 

Fuente: Página Web de donde se puede obtener los números de la revista y mucha más información

Con frecuencia, debo ofreceros informaciones que sean útiles para vuestros intereses, a pesar de que personalmente no tenga mucha fe en las mismas. Hoy es uno de esos días. No se trata en esta ocasión de llevar a cabo un análisis crítico, sino de que este tipo de iniciativas no suelen conducirnos a ninguna parte, y en el caso del cambio climático y del secuestro de carbono resultan ser prácticamente todas. Ojalá me equivoque y esta vez no se repita tal regularidad, por el bien de todos.  En este post no deseo hacer juicio de valor alguno, simplemente, pongo en vuestro conocimiento, para los que lo desconozcáis,  que se denomina  Carbono Neutral y una revista para Latinoamérica que os informará sobre esta iniciativa internacional en la región:  Planeta carbono Neutro.

Os dejo pues con la definición de neutralidad del carbono (según Wikipedia) y la información que ofrece la página Web de donde podréis adquirir en acceso abierto los boletines, videos, abundante documentación de eta iniciativa, etc.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Una agricultura marina para el futuro ante el cambio climático

acuicultura-soberania-alimentaria-y-cambio-climatico 

Fuente: Colaje google Imágenes

 

¿Una agricultura marina para el futuro ante el cambio climático?. ¡Quizás!. ¿Pero sustentable?. Ese ya es otro problema mucho más complejo y difícil de alcanzar. Pues bien, parece que cualquier estrategia es posible si tan solo se piensa en términos de clima, aunque la realidad deviene recalcitrantemente tozuda.  Los obnubilados del cambio climático, soslayan en demasía que este no es más que un mero ejemplo de todos los procesos de degradación ambiental que nos encontramos causando a la biosfera, geosfera y edafosfera. ¡No pueden desligarse!, so pena de proponer sandeces como ya analizamos, por ejemplo, en este post: Cambio Climático, Degradación Ambiental, Demografía y Envejecimiento. Y este es el caso, una vez más, de la noticia que os mostramos hoy y que lleva un título (en suajili) que podría traducirse como Acuicultura marina para proteger la seguridad alimentaria”. Sin embargo, los autores soslayan descaradamente los problemas que está última ¡ya! se encuentra generando. Un derroche de cara dura o de ignorancia. Si realmente son expertos, me temo que mienten como bellacos, si son profanos, deberían dedicarse a jugar a la pelota.  Son tantas y tantas las evidencias que ponen en tela de juicio esta solución que no me atrevo ni a comenzar a enumerarlas. Y últimamente puedo parecer un tanto quisquilloso con la FAO, mal que  me pese, aunque en el fondo no sea exactamente cierto. Eso sí, seguramente, este Organismo no sea responsable de el dislate que exponemos hoy, sino que en ella se apoyan los ignorantes, que espetan tanta tontería, escogiendo ciertas frases y sacándolas del contexto original. Así son los advenedizos del cambio climático y los profetas que pretenden hacernos creer que tienen soluciones sencillas/milagrosas para el futuro de la humanidad.  

 En consecuencia, hoy voy a ser breve en la entradilla. Ya os he traducido abajo el material con vistas a mostraros la cara dura que tienen algunos colegas. La primera da cuenta de esa enorme expectativa, que no supera ni tan siquiera una primera lectura, si se atesoran unos mínimos conocimientos sobre el tema. Ya sabéis que no soy un experto en estos menesteres, pero a las pruebas me remitiré. Las dos siguientes refutan totalmente la tramposa “buena nueva”. La acuicultura intensiva, suele ser amenudo tan depredadora y degradante como la agricultura de la misma catadura. Podríamos pensar que los defensores de la acuicultura, tendenciosamente, trasladan nuestros problemas de Tierra firme al “mar océano”. Sin embargo, parecen soslayar que ya lo venimos haciendo desde hace décadas. Nuestros océanos ya se encuentran degradados, contaminados y transformándose en una sopa de plástico.  En consecuencia, o se nos ofrecen alternativas realmente originales para alcanzar una acuicultura genuinmente sustentable o todo lo que prometen los autores no deja de ser más que basura científica. Por favor leer a los venden sandces casi a diario, que más que una solución, pretenden que nos vayamos envenenando con cianuro químicamente puro.

Sin más comentarios os dejo con las noticias y que no se os indigesten y siente tan mal como el pescado contaminadoen estas fechas naviderñas.  

 Juan José Ibáñez

Continúa………

  (más…)

Etiquetas: , , , ,

Los Paisajes y Suelos de Latinoamérica. Debemos redescubrir la Historia (¿Y parte de la Ciencia?)

america-fue-un-paisaje-agrario-precolombino

Fuente: Colaje Google Imágenes

En un pasado remoto, hace ya tanto tiempo (….) la enorme masa de Tierra que hoy llamamos Latinoamérica era un paisaje prístino, fuera cual fuera su aspecto. Luego llegaron los seres humanos ¿cazadores recolectores?: ¡Posiblemente!. Empero hará más (o mucho más) de 6.000 años, la agricultura comenzó a expandirse “de algún modo”, hasta ocupar vastas extensiones o incluso la mayor parte del territorio. Aquella floreciente Latinoamérica atesoraba una enorme variedad de cultivos y manejos de suelos que, como mínimo, rivalizaron en su tiempo con los de otros continentes. Sin embargo, algo sucedió, o se enfrentaron a demasiados retos “fueran cuales fueran”. Súbitamente, en términos históricos, fueron desapareciendo culturas avanzadas e imperios. La vegetación natural volvió a expandirse sobre los antiguos paisajes agrarios hasta cubrirlos de selvas pluviales frondosas, u otro tipo de ecosistemas, según las características locales de un clima que también fue alterándose.  

Los pueblos y culturas, ¡a saber cuántas!, se unían por complejos entramados viales de caminos en los que transitaban mercancías, se intercambiaban bienes (agrícolas y al algunos animales, por no hablar de ganadería sensu estricto, ya que aún no lo sabemos) y conocimientos. Empero como seres humanos aquellos pueblos también guerreaban, naciendo y decayendo imperios, como en cualquier otro continente. En ecología y etnoagricultura siempre terminan achacando la culpa de la decadencia de los incas, mayas, etc., a la deficiente gestión de sus tierras. Empero conflictos bélicos y epidemias también pudieran ser la causa (….) ¿si la Duquesa Roja tuviera razón?. ¡A saber!.

Cuando llegaron los europeos y comenzaron a escribir sus crónicas, se nos quedó grabada la imagen de que la mayor parte de aquellos paisajes eran prístinos, y/o penas afectados por la acción humana. Y, así,  tal mito se incrustó en nuestros memes, como el narrado por Plinio el Viejo y Estrabón en la Península Ibérica que finalmente se descubrio ue era incierto.  Los científicos partieron de aquella falsa premisa durante décadas y décadas, por lo que los resultados de muchos estudios dieron lugar a conclusiones falsas o banales, ya fuera en historia, ecología, edafología, agricultura etc.

Posiblemente el mayor problema estribe en que conforme se realiza un imaginario viaje por aquellas maravillosas tierras, las fechas atribuidas a los enclaves en los que aparecen y desaparecen tales paisajes agrarios y culturas no coinciden con precisión. Quizás falten asentamientos y restos por descubrir para obtener una visión más nítida, que tan solo emerge ahora entre la neblina del desconocimiento, o como también se dice es “la punta del iceberg”. Quizás las técnicas actuales de datación aún no sean lo suficientemente fiables, pero también pudiera ocurrir que  la Duquesa Roja, tuviera razón (al menos en parte) aunque nadie de la academia ha deseado escucharla. Como veremos luego, Luisa Isabel Álvarez defendía:” Es que ha habido una confusión histórica. Había viajes a América desde los fenicios: los relatos que tomamos por viajes a África ¡eran, en realidad, viajes a América!”.

Los suelos prístinos de Latinoamérica, probablemente no existan ya, o tan solo permanezcan reductos en los hábitats más hostiles y recónditos lugares, siendo por tanto, poco representativos de los que les precedieron en aquella gran masa de Tierra. La cobertura de suelos fue transformada por la agricultura dando lugar a lo que hoy denominamos Antrosoles, Tecnosoles, etc. Estos suelos modificados por el hombre de las más ingeniosas maneras, atesoraban tantas propiedades inducidas que hoy sería imposible clasificarlos en los dos mentados grupos de suelos. Tampoco valen pues aquí los suelos prístinos como referentes del mundo natural antes del advenimiento del impacto humano.

Cuando intentamos buscar referentes prístinos de suelos y vegetación con vistas a observar como los hombres los hemos ido modificando, resulta que, posiblemente, no existan  sensu stricto. Desde hace pocos años tal descubrimiento (porque este sí lo es), ha comenzado a aflorar en la literatura científica. Sin embargo una gran parte de mis colegas aun insisten  “erre que erre” en no hablar de ello. Un bobo llamado Juan José Ibáñez que, para nada es experto en el tema” se interesó por lo que iba cayendo es sus manos, escribiendo numerosos post en su espeluznante bitácora acerca de la etnoedafología y etnoedafología latinoamericana “Un Universo Invisible bajo Nuestros Pies”, almacenándolos en la categoría que denominó “Etnoedafología y Conocimiento Campesino”.

Pues bien, en esta nueva entrega de la saga, os proporcionamos varias noticias, nuevas, y más o menos recientes (hasta octubre de 2018). Algunas han sido escritas en Español-castellano mientras otras en Suajili, ya que según Luisa Isabel Álvarez, a América se la denominaba África, como veremos posteriormente. Puedo entender a Luisa Isabel Álvarez, ¡grande de España!, y “roja de corazón”, cuando se lamentaba debido a que sus estudios e ingentes archivos históricos no eran considerados por los historiadores y otros eruditos, al no ser ella una experta académica con acreditación. Desconozco si lleva razón o no. Sin embargo su impresionante legado merece la pena ser examinado y estudiado con vistas a separar el grano y la paja. Quizás allí se encuentren esperando testimonios que arrojen mucha más luz sobre el tema. ¿Caballeros Templarios en la Patagonia?. ¿Tartessos, la primera civilización occidental en alcanzar América? Quizás, ¡A saber!. Aunque de ser cierto las asincronías temporales que mentamos con anterioridad pudieran así ser  explicables.

Os dejo con todo este abundante material nuevo.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

  (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Cambio de dieta contra el cambio climático: ¿Paupérrimo enfoque de la cultura científica?

dieta-contra-el-cambio-climatico

Fuente: Colaje Imágenes Google

¿Cambio climático?: La culpa fue del cha, cha, cha…….

 El 8 de agosto de 2019, tras una reunión del IPCC (quizás en contubernio con la OMS) la prensa lanzó una noticia acerca del cambio de dieta que “urgía” la suprema  “urgencia” de mitigar el cambio climático. No daba crédito a lo que leía y en especial sus titulares. ¿Urgencia equivale a velocidad? Esto si responde con exactitud a lo que llamamos “confundir la velocidad con el tocino”, dicho que en España se menta con frecuencia. Veamos, tanto en las páginas Web de la ONU como de la FAO se hace eco de dicho informe. Empero tales papeles abordaban otros muchos temas, y más serios con vistas a paliar el cambio climático, aunque para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la dieta planetaria, inducida por la globalización económica, sí consista en una seria alarma, y con razón. Añadamos que en el documento de marras se habla mucho del problema de los suelos, su degradación y pérdida por erosión, etc. 

Un amigo que vive a unos 100 Km al sur de Kansas city (Misuri) me comentaba que por allí la única alimentación que ingieren sus habitantes y que no corresponde a la definición de comida basura, resulta ser una barbacoa. Pues bien, si ahora se la prohíben, morirán por cambiar a unos hábitos alimentarios aún peores.  Eso sí, leí que “algún experto sin neuronas”, es decir descerebrado, alegaba que, como la humanidad es adicta a los vehículos a motor, era más fácil cambiarle los hábitos nutricionales que desistiera de usar su vehículo privado. Los seres humanos, al parecer somos adictos por naturaleza, por lo que si nos quitan esa droga (en el sentido amplio del vocablo) nos volvemos adictos a otra. Y en este mundo tecnológico la tecno-dependencia es una adicción, como por ejemplo lo es el caso entre otros muchos de los zombis que inundan las calles de Madrid con sus Smartphone, tema que ya comienza a causar preocupación por síndromes de abstinencia muy acusados, y no solo en la juventud.  Ya se puede atropellar a otros conciudadanos en las aceras, gracias a esos “colgados” de su “aparatito”. Y he visto personalmente dos casos en poco tiempo. Se trata de los denominados nomofóbicos. Supongo que los ultra-animalistas (léase Movimiento de liberación animal) se mostrarán entusiasmados. Su utopía hecha realidad gracias al deterioro del planeta. Nadie dudará que todos padecemos de filias, fobias y adicciones. Pero vayamos al grano, porque a la carne…..

Reiteramos  que el documento del IPCC abordaba muchos temas de los que no vamos a hablar en este post. Sin embargo, veamos los siguientes titulares de prensa de esos rotativos que dicen sentirse preocupados por mejorar la divulgación y cultura científica: La dieta perfecta para salvar el planeta y la salud del ser humano; Cambiar de dieta es imprescindible para frenar la crisis climática; La ONU alerta: hay que comer menos carne para frenar el cambio climático; Cambiar la dieta para frenar el cambio climático; El planeta necesita un cambio del modelo alimentario para combatir la crisis climática; Los países ricos deben comer menos carne para luchar contra el cambio climático. Tan solo la última se salva por los pelos. Hoy al menos en la siguiente nota de prensa Marta G. Rivera pone los puntos sobre las  íes “Las vacas no tienen la culpa del cambio climático, la tienen las personas”. Curioso, ya que el día anterior el mismo rotativo también fue escandalosamente alarmista. Os recomiendo que leáis esta última e incineréis las restantes, aunque también así se produce CO2. ¡No hay remedio!. Ya he comentado que intentamos culpabilizar o demonizar todos los procesos naturales que generan gases de invernadero, con tal de seguir con nuestro insustentable modelo económico, fruto de la globalización y de la dictadura financiera que padecemos.

Que los periodistas o plumillas intenten retorticeramente que los lectores lean sus dislates, manipulando los títulos, no nos habla de cultura científica sino de incultura profesional. Y este tema se me antoja francamente recriminable, por cuanto confunde, que no aclara.

Hemos venido reiterando que toda esta sarta de noticias, como otras anteriores, acerca del cambio climático, son inútiles y descarriadas, ya que como mostramos en nuestro post: ¿Porque Decir Cambio Climático y no Degradación Ambiental?, tal calentamiento no es sino uno más que un síntoma, entre otros del “gran lio en el que nos hemos metido a nosotros y a la biosfera. La mala gobernanza global devino en desastre y ni ciudadanos ni naturaleza deben pagar por ello, sino el maldito modelo económico que padecemos, que es realmente el que debiera mutar sin dilación. Pero no se hará. No nos engañen por favor.

Sin embargo centrados en este asunto, aclaremos dos cuestiones, por no enumerar más de 100. (1) Muchos de los bosques que vamos perdiendo actualmente resultaron ser sabanas repletas de rumiantes antes de la domesticación de los paisajes en nuestro propio beneficio; (2) aproximadamente dos tercios de las tierras emergidas padecen de climas áridos y semiáridos, en donde el agua escasea.   En decir, que no son aptos para producir vegetales, si no se dispone de una fuente de agua abundante y de fertilizantes.  El oro azul no puede salir de los acuíferos sin ser reemplazada por otra natural, so pena de que el sistema de manejo de tierras torne en insustentable en pocos años o algún decenio. Y por eso en esos lares la FAO ha venido tradicionalmente defendiendo su uso ganadero.  Difícilmente (por no decir casi imposible), con la tecnología actual podremos aprovechar esas enormes extensiones de suelo sin suministrar agua y añadir nutrientes. Si además tenemos en cuenta que los fertilizantes inorgánicos contaminan, y no existe una fuente inagotable de abonos orgánicos, mientras que de ellos la gran mayoría proceden de la ganadería extensiva e intensiva…… la solución analítica a esta ecuación demanda de mentes más ingeniosas que las actualmente mostradas por nuestros sabios ¿?. En el artículo recomendado, Marta G. Rivera Ferre, con conocimiento y moderación, nos habla de las bondades de las dietas flexitarianas  y  mediterráneas como las más viables. Y eso es lo que hago yo espontáneamente, por ejemplo, sin que alguien me amedrante. Pero ¿pueden hacerlo los moradores de esos espacios áridos y semiáridos sin agua abundante y la carencia/escasez de los abonos que les ofrecían sus grandes rebaños de ganado?

Finalmente señalar que efectivamente solemos padecer de una nutrición lamentablemente enfermiza, aun cuando dispongamos de medios para alimentaros sanamente. Sin embargo, si pervertimos nuestra salud es justamente gracias a la propaganda nauseabunda que esta economía de mercado ultra-neo-liberal induce con su márquetin y mentiras. Cambien el modelo económico y social y déjenos en paz, ya que son ustedes los culpables: multinacionales, lobbies y políticos. Váyanse a la m…. y dejan de confundir a los ciudadanos.

Os dejo para finalizar la nota de prensa de una página Web, bastante decente (SINC), no sin antes reiterar que lean, ¡por favor la nota de prensa de Marta G. Rivera Ferre .

Continúa

Juan José Ibáñez

“Las vacas no tienen la culpa del cambio climático, la tienen las personas”

Marta G. Rivera Ferre, miembro IPCC, advierte de que mientras en los países desarrollados se debe bajar el consumo de proteína animal en algunos más pobres debe aumentar………

La ONU pide reducir el consumo de carne para frenar el cambio climático

Aunque la quema de combustibles fósiles es lo que recibe mayor atención, el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de la ONU advierte que para frenar el calentamiento global es esencial la reducción del consumo de carne, además de medidas en contra de la deforestación y en favor del uso sostenible de la tierra.

SINC | | 08 agosto 2019 14:00

Los esfuerzos para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero y los impactos del calentamiento global se quedarán muy cortos sin cambios drásticos en el uso global de la tierra, la agricultura y la dieta humana, según advierte el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El documento especial del IPCC sobre el cambio climático y la tierra, publicado hoy en Ginebra, analiza el papel de las decisiones sobre manejo de la tierra tanto para reducir como para adaptarse al calentamiento global.

“Sería beneficioso para el clima y la salud humana que la gente de países desarrollados consumiera menos carne”, dice Hans-Otto Pörtner

Destacan entre las medidas la necesidad de preservar y restaurar los bosques, ya que absorben el carbono del aire, y las turberas, porque liberan carbono si se desentierran. El ganado criado en pastizales de bosques despejados es particularmente intensivo en emisiones, dice el informe. Las vacas también producen una gran cantidad de metano, un potente gas de efecto invernadero, al digerir sus alimentos.

El documento corrobora que las dietas equilibradas que contienen alimentos de origen vegetal y de origen animal producidos de forma sostenible “presentan grandes oportunidades para la adaptación y la mitigación, a la vez que generan importantes beneficios colaterales en términos de salud humana“.

No queremos decir a la gente qué comer”, dice Hans-Otto Pörtner, presidente del grupo de trabajo del IPCC sobre impactos, adaptación y vulnerabilidad. “Pero sería realmente beneficioso, tanto para el clima como para la salud humana, que la gente de muchos países desarrollados consumiera menos carne, y que la política creara incentivos apropiados a tal efecto”.

Aumento de la deforestación

Para 2050, los cambios en la dieta podrían liberar millones de kilómetros cuadrados de tierra y reducir las emisiones mundiales de CO2 hasta en ocho mil millones de toneladas al año, en relación con la situación actual, según los científicos.

Los investigadores también señalan la importancia del informe para las selvas tropicales, donde aumentan las preocupaciones sobre la aceleración de las tasas de deforestación. La selva amazónica es un enorme sumidero de carbono que actúa para enfriar la temperatura global, pero las tasas de deforestación están aumentando, en parte debido a las políticas y acciones del gobierno del presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Si no se detiene, la deforestación liberará más de 50.000 millones de toneladas de carbono a la atmósfera en 30 o 50 años

Desafortunadamente, algunos países no parecen entender la necesidad urgente de detener la deforestación en los trópicos”, dice Pörtner.“No podemos forzar a ningún gobierno a interferir. Pero esperamos que nuestro informe influya lo suficiente en la opinión pública a tal efecto”.

Si no se detiene, la deforestación podría convertir gran parte de los bosques amazónicos en un tipo de desierto degradado, liberando posiblemente más de 50.000 millones de toneladas de carbono a la atmósfera en 30 o 50 años, afirma Carlos Nobre, científico experto en clima de la Universidad de São Paulo, en Brasil.

El informe advierte que la tierra debe seguir siendo productiva para alimentar a una población mundial en aumento. El calentamiento aumenta el crecimiento de las plantas en algunas regiones, pero en otras –incluyendo el norte de Eurasia, partes de Norteamérica, Asia Central y África tropical– el aumento del estrés hídrico parece reducir la tasa de fotosíntesis.

Por lo tanto, el uso de cultivos para biocombustibles y la creación de nuevos bosques –considerados como medidas con potencial para mitigar el calentamiento global– deben gestionarse cuidadosamente para evitar el riesgo de escasez de alimentos y pérdida de biodiversidad, dice el informe.

Afectará a la seguridad alimentaria

Los expertos también destacan que los agricultores y las comunidades de todo el mundo deberán hacer frente a lluvias más intensas, inundaciones y sequías como resultado del cambio climático. La degradación de la tierra y la expansión de los desiertos amenazan con afectar la seguridad alimentaria, aumentar la pobreza e impulsar la migración, según el informe.

Alrededor de una cuarta parte de la superficie terrestre de la Tierra parece sufrir ya la degradación del suelo, y se espera que la crisis climática empeore las cosas, en particular en las zonas costeras bajas, los deltas de los ríos, las tierras secas y las zonas de permafrost.

Necesitamos una transformación radical, no cambios incrementales”, afirma Ruth Richardson

Las prácticas agrícolas industrializadas son responsables de gran parte de la erosión y la contaminación del suelo, dice Andre Laperrière, director ejecutivo de Global Open Data for Agriculture and Nutrition, con sede en Oxford (Reino Unid), una iniciativa para hacer accesible a todo el mundo la información científica pertinente.

“Necesitamos una transformación radical hacia un uso global de la tierra y un sistema alimentario que satisfaga nuestras necesidades climáticas”, dice Ruth Richardson, directora ejecutiva de la Alianza Global para el Futuro de la Alimentación, una coalición estratégica de fundaciones filantrópicas con sede en Toronto, Canadá.

Un informe especial publicado el año pasado concluyó que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, que alcanzaron un máximo histórico de más de 37.000 millones de toneladas en 2018, deben disminuir drásticamente en un futuro muy cercano para limitar el calentamiento global a 1,5 grados, y que esto requerirá una acción drástica sin más demora.

Los gobiernos de todo el mundo considerarán las últimas conclusiones del IPCC en la cumbre climática de la ONU que se celebrará el mes próximo en Nueva York.

Etiquetas: , , , , ,

La Esperanza de GAIA 2.0: Autoconsciencia Planetaria Asistida

gaia-2-punto-0-y-economia-circular 

Colaje imágenes Google

 Por mucho que desee ser optimista acerca del futuro de la humanidad y nuestro planeta,  día a día me vuelvo más escéptico. Decía un refrán que “El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Francamente creo que se han quedado cortos. Por ejemplo, durante el Siglo XX dos guerras mundiales fueron fruto de problemas nacionalistas. Pues bien, comenzado el siglo XXI, todo apunta a que tendemos a retornar a las andadas. Y lo lamento, ya que la noticia de hoy merecería una redacción más cándida y crédula. Sin embargo, no puedo, visto lo visto y lectura tras lectura, a lo largo de demasiadas décadas. Todos conocéis ya la hermosa hipótesis Gaia, propuesta por James Lovelock y perfeccionada por Lynn Margulis, de los que soy un gran admirador. Pues bien, otro de mis maestros como lo es Bruno Latour  (ya os hemos hablado de algunas de sus propuestas en sus facetas de filósofo y pensador preocupado por la ciencia), junto al sociólogo británico Tim Lenton (no he tenido el placer de leerle por lo que nada os puedo decir de él) , acaban de dar una vuelta de tuerca más a la metáfora proponiendo una nueva formulación denominada Gaia 2.0, o como explica el rotativo ABC  “Gaia ha muerto. Bienvenidos a «Gaia 2.0” ¡Amén!. ¡A Rey muerto Rey puesto!. Pues bien, Latour y Lenton dicen que el ser humano puede cambiar el ¡sistema operativo! de GAIA, de tal modo que se alcance un “nuevo nivel de autoconciencia”, si se percata de los daños que ha causado en el Planeta y adoptan las medidas oportunas, como abrazar la denominada “Economía circular” y frenar sus frénicos impulsos destructivos o destrozos a escala global. A nivel de especie consciente, generamos sin parar “crímenes de lesa humanidad” Por lo tanto, tal propuesta sería algo así como “cambiar de chip”, aprender de los tropezones previos y ser nosotros los que guiáramos a GAIA mediante una “autorregulación deliberada” Empero para ello necesitamos cambiar nuestro clima colectivo-mental, para a la postre intentarlo seguidamente con el climático. Y así, “nuestro mundo buscaría la forma de adaptarse a la acción de los humanos, igual que lo hizo durante otras situaciones cambiantes y amenazadoras. Pero, por primera vez, lo hará “de acuerdo con los propios humanos”, según la nota reproducida de Europa Press por el Diaio ABC, que no deja de ser una simple traducción de la que os ofrezco debajo en inglés de Terradaily. ¿De quién es el copyright?.   

 Empero seguimos empeñados en no ser conscientes de las repercusiones de nuestros actos, por lo que, para alcanzar tal estado de “inteligentia planetaria”, algo muy grave debería pasar primero. Los que ostentan el poder no se dejan amedrantar por frases y discursos tan hermosos, como bien intencionados, aunque yo diría que hasta ingenuamente cándidos. Si deliberadamente estamos destruyendo Gaia: ¿Cómo podemos “deliberadamente cambiar nuestra “mala-consciencia”?. Tan solo un gran impacto, una enorme catarsis, una tragedia descomunal, podría dar paso a tal transmutación, por aquellos humanos que hubieran sobrevivido. Yo preguntaría a Latour y Lenton, sino recuerdan que la evolución ha transcurrido a golpe de mamporrazos, es decir esencialmente mediante un jalonamiento de grandes extinciones y radiaciones. Y de ser así, presumo que estamos a la espera de otra de las primeras.  No entiendo como Latour está tan desmemoriado, o las razones de su optimismo. Mientras tanto, sigo dudando de que el depredador se deprede así mismo para dar lugar a un hermoso cisne. Ahora bien, os dejo este encantador cuento de hadas, ya que por bello me gustaría creermelo a “fe ciega”.   En los enlaces previos que aluden a Gaia 2.0, podéis pinchar y ver las noticias aludidas. Yo he traducido, sin miramientos (es decir utilizando el traductor Google a lo bestia) la noticia original en Inglés. Termino pues con el Título de ABC “Gaia ha muerto. Bienvenidos a «Gaia 2.0”, en su adelantado cuento de navidad. ¿Gaia o agujero negro?.

 Juan José Ibáñez

 Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , ,

¿Las Rocas Mejoran la Producción Agraria?

fertilizantes-rocas-buena

Fuente: Colaje de imágenes Google

¡Vaya, vaya!, otra vez descubriendo la dinamita. La noticia que os vamos a ofrecer hoy resultará interesante para todos aquellos que desconozcan muchos sistemas tradicionales/campesinos de manejo de suelos. Eso sí, debemos entender que la noticia procede de UK. Hace unos 40 años, las grandes superficies llanas en USA permitían que no fuera necesario cultivas suelos pedregosos  en aquél país por considerales inadecuados. El resultado fue que raramente fueron investigados desde el punto de vista agronómico. Pues bien, los británicos parecen hijos del Tio Sam. ¿Son tan malditos los suelos pedregosos? Obviamente en lo que concierne al laboreo con arado sí. Sin embargo, en otros tipos de gestión se han utilizado con éxito. Ningún experto duda ahora que los residuos pedregosos superficiales que se originan en las laderas por erosión, al lavarse las fracciones texturales más finas en profundidad o por escorrentía lateral , frenan que corran la misma suerte los materiales de los horizontes profundos, limitando de paso la pérdida de agua por evapo-transpiración. Como podréis observar más abajo, las rocas, y entre ellas las de ciertos residuos mineros u de otra índole,  son también empleadas en materia de fertilidad, y no en el pasado, sino ahora. ¿Y qué decir de la viticultura de Lanzarote y sus bellísimos paisajes?. Esta última práctica no es exclusiva de esta paradisiaca isla del archipiélago canario. En cualquier caso, un mulching o acolchado del suelo puede lograrse con materia orgánica y/o mineral. De aquí, que hacer uso de una capa pedregosa en parques y jardines, al margen de motivos estéticos, puede ser una idea interesantemente pragmática (evita el deterioro de la estructura de los horizontes superficiales). Los pueblos aborígenes, a menudo añadían fragmentos de roca fácilmente deleznables, incluso conchas de moluscos con vistas a paliar, por ejemplo, las deficiencias de calcio y/o otros nutrientes.

Cierto es que generalmente, se han estudiado más desde la perspectiva de la física de suelos que de la química. Sin embargo, existen ejemplos actuales de las ingentes adiciones de rocas fragmentadas al suelo, como ocurre en Sicilia y del que el amigo Carmelo Dazzi ha hecho estudios impresionantes. En este caso, se trataba también de mejorar la fertilidad del medio edáfico, esencialmente en terrenos vitícolas. Se trata de un manejo de suelos que ya tratamos en nuestro blog y al que denominamos “agricultura extrema”.

Mulching pedregoso”: Por ejemplo en el resumen de este artículo, uno de cuyos autores era un bien amigo mío, puede leerse: “En el presente trabajo se estudia la influencia que la pedregosidad superficial, tan común en muchas formaciones de ladera, ejerce sobre el contenido de humedad del suelo por ella recubierto; se encuentra que dicha capa pedregosa supone un freno muy eficaz para la pérdida de agua por evaporación, lo que se traduce en una mejora de las condiciones de humedad respecto de los suelos desprovistos de la misma, al menos en regímenes de humedad de tipo xérico”.

Más aun, los autores de la noticia que os ofrecemos hoy en otro párrafo señalan que: “Pocos estudios (…) han investigado explícitamente los tratamientos de basalto en cultivos templados para evaluar directamente los efectos sobre los rendimientos y las propiedades del suelo, pero numerosos estudios de campo e invernadero han documentado los beneficios de aplicar silicatos y residuos de silicatos modificados a la producción de cultivos en los EE. UU. Esta la práctica se remonta a 1871, cuando se otorgó la primera patente para el uso de escoria rica en Si como fertilizante. En consecuencia, décadas de investigación han establecido que la escoria de silicato de calcio procesado actúa como un material de cal eficaz y fertilizante de Si, sin reconocer aún su potencial de captura de CO2. Los estudios incluyen ensayos de campo en Florida y Louisiana, donde las aplicaciones de escoria de silicato aumentaron la producción de ….. ”

Pues bien, la nota de prensa que os ofrecemos hoy, “acaba de descubrir” los beneficios de añadir sobre el suelo materiales rocosos: Growing crops with crushed rocks could reduce CO2 emissions (Cultivar cultivos con rocas trituradas podría reducir las emisiones de CO2). Debe ser que si no se habla de cambio climático no se publica nada, o que si no dices que eres experto en la materia no serás un científico sexy (sin comentarios). En  el la nota de prensa,  estos colegas dicen haber descubierto las bondades de añadir rocas reactivas  a la hora de mejorar las propiedades, físicas, químicas e hídricas de los cultivos (al margen del posible secuestro del carbono atmosférico: ¡cómo no!). Personalmente me intrigaba su énfasis en añadir nutrientes por esta vía, que al parecer no corresponde exactamente a la descrita por Carmelo Dazzi en Italia. Me explico.

Una cubierta ya sea de cantos, gravas y gravillas usualmente previene la erosión y evita que el medio edáfico pierda mucha agua, mejorando pues la disponibilidad de recursos hídricos. Sin embargo, nada o poco pueden aportar a la fertilidad del suelo, a no ser que se trate de litologías muy deleznables y porosas, que no es el caso que sucede en el artículo de marras. Sin embargo, si las trituramos hasta fragmentos minúsculos, al incrementarse la superficie efectiva de la enmienda, podrán liberar, algunos elementos esenciales para la nutrición vegetal (posiblemente sean mejores las mezclas de varias distintas, de diferente composición, aspecto que admiten estos científicos) que demandan los cultivos, y como corolario, reducir el costo del abonado y la contaminación execrable que generan gran parte de los productos comercializados por la agroindustria. Empero al hacerlo, se perdería gran parte de su poder protector ante la erosión por agua y viento. En vista de que la nota de prensa era muy ambigua, busqué el trabajo original. Y al comenzar a leerlo observo que los autores si conocían las practicas ancestrales o campesinas  previamente mencionadas, al señalar que “La modificación de los suelos con rocas de silicato ricas en Ca / Mg molidas puede mejorar el rendimiento de los cultivos, teniendo una larga historia de práctica a pequeña escala, especialmente en suelos tropicales altamente degradados en África, Brasil Malasia y Mauricio, así como rejuvenecimiento de suelos lateríticos y promoción del establecimiento de árboles en Europa”. Ok, si lo sabían, pero lo que no me queda claro es que si se trata de materiales líticos del tipo grava, u otros pulverizados, ya que los últimos poco podrían hacer respecto a la protección de la erosión (a no ser que a costa de ser ellos presa del mentado proceso). ¿Realmente cubrían el suelo o lo mezclaban con sus horizontes superficiales e incluso profundos, como nos narraba Dazzi en Sicilia?.

Desconozco la respuesta precisa con la que finalizamos el párrafo anterior. Sin embargo, en otra página Web, los autores parecen decirnos que “Aún mejor, muchas áreas ya han extendido la piedra caliza triturada sobre la tierra cultivable para revertir la acidificación de los suelos causada por las prácticas agrícolas, incluido el uso de fertilizantes. Entonces la maquinaria y la infraestructura para la práctica ya existen, todo lo que se necesita hacer es cambiar el tipo de roca. La tecnología de trituración es común en la industria minera” (…). El tamaño es las partículas es un determinante crucial de la tasa de reacciones químicas. Las partículas pequeñas con un área de superficie alta reaccionan más rápido. La piedra caliza, esencialmente carbonato de calcio, reacciona muy rápido, pero la mayoría de las veces libera dióxido de carbono en lugar de secuestrarlo“. Ni una palabra aparece en el texto, sobre si lo espolvorean o mezclan con el suelo. Pero cuidado, debido a que tales materiales podrían ser erosionados por el viento, ya que sugieren una trituración para conseguir micro-roquitas (entre 10–30 μm de diámetro).

Muy por el contrario, se me antoja interesante la propuesta que veréis debajo de Cascade Mindrals, al sugerir añadir material rocoso  y/o residuos adecuados de diferente tamaño, con vistas a que la liberación de nutrientes se prolongue el tiempo (por diversificar la superficie efectiva de los fragmentos añadidos y dilatar así su disolución diferencial durante bastante tiempo).

 Ahora sí: ya tengo un paisaje mental de lo que los autores nos venden. Vino viejo en nuevas botellas. Estos anglosajones deben tener muchos residuos de rocas basálticas y/o otras para su propuesta, y una buena forma de desprenderse de los mismos resulta ser añadirla al suelo. Pero como se trata de un tema tan manido como para publicarlo en la revista Nature pues (…) lo enfocan desde la perspectiva del cambio climático y el secuestro de carbono, arreglan, empaquetan el mensaje y (..) ¡ya está!. ¿Ayudará este tipo de manejo a paliar el cambio climático?. Si uno analiza los enclaves susceptibles a nivel mundial, costos, etc. ¡No!. Pero en algunos  países concretos (como UK) u otros similares, cuentan con el beneficio de que en este pack también entra la recompensa de losbonos o créditos de carbono”. Lo dicho nada nuevo bajo el sol aunque habilidad para vender papers, desde luego que sí.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Cambio Climático, Degradación Ambiental, Demografía y Envejecimiento

envejecimiento-cambio-climatico

Fuente: Colaje Google imágenes

La nota de prensa de la que comentaremos “algo” en este post, es un resumen de un trabajo publicado en la revista Nature, y que lleva por título: “La Tierra se calentará más de 2ºC este siglo según las últimas predicciones”. Su contenido nos pretende hacer creer que: “(…) los investigadores concluyen que la temperatura media del planeta a finales de siglo se habrá elevado 3,2°C, y que el crecimiento demográfico no es el factor determinante que provoca esta situación (…)”. Francamente no puedo estar en mayor desacuerdo. Yo no dudo de que el tránsito de una economía basada en los combustibles fósiles a otra cuyos pilares sean las energías renovables, paliara en parte, y a largo plazo, el calentamiento climático. Empero la geopolítica y la visión cortoplacista de la gobernanza mundial no da lugar a ser nada optimistas, por muchos convenios que se firmen. La historia nos ha mostrado una y mil veces que, contra el hábito de firmar se opone el vicio de no cumplir lo acordado. Y francamente esta parece ser una regularidad claramente corroborada a lo largo de la historia de la humanidad.

Vivimos en un mundo superpoblado y seguimos insistiendo en aumentar la población, cuando el Planeta dispone de unos recursos limitados. Por su parte, en los países más poblados el envejecimiento de la población comienza a generar problemas económicos y sociales a los gobiernos. Más aún, en los países pobres, la natalidad resulta ser más elevada, pero una ingente cantidad de criaturas o mueren de hambre o se enfrentan a un futuro tan oscuro como vacíos están sus estómagos. Las industrias de los países desarrollados trasladan allí sus instalaciones (deslocalización empresarial para descender sus costes de producción), generando paro laboral entre sus conciudadanos, aunque sin terminar de paliar tampoco la falta de alimentos en los países afectados por tal expolio. De hecho ocurre todo lo contrario, ya que tal tejemaneje empresarial, es frecuentemente aderezado por un aumento de la contaminación y degradación ambiental. Más aun, del mismo modo, les hurtan sus suelos más fértiles (acaparamiento de tierras). Recordemos que gran parte de los Estados de la opulencia han gestionado tan deplorablemente sus recursos que necesitan la superficie productiva de otros para poder alimentarse (tierras virtuales), socavando más aun la pobreza de los desheredados del mundo. Por tanto, no les ayudamos a mejorar sus condiciones de vida, ni a promover su soberanía alimentaria, Así pues, más que riqueza podemos hablar de exportación de la explotación, si adicionalmente recordamos que les hacemos trabajar en condiciones insalubres, bajos salarios y jornadas interminables.

De lo hasta aquí expuesto se deduce que: donde se ubica la riqueza también lo hace la vejez ciudadana, mientras en los lares repletos de criaturas que deben formar parte de las próximas generaciones se ha instaurado una profunda pobreza, por mucho que sus gobernantes se ufanen del incremento de sus PIB, pero que en el mejor de los casos, solo beneficia a los que más tienen. A más habitantes más recursos naturales se necesitan, así como una mayor degradación ambiental termina siendo el resultado, reduciéndose paulatinamente la cobertura de suelos fértiles a escala global. Pregúntense ahora, por ejemplo, ¿por qué se prohíbe la inmigración?.

Empero incluso en el caso más que improbable de que la gobernanza mundial y su economía dieran un vuelco inesperado, el lema de a mayor número de habitantes, mayor necesidad de recursos para consumir se me antoja insoslayable. Se podría retrasar, que no erradicar, lo que el destino nos depara, si la madre naturaleza y nuestro egoísmo no hace menguar drásticamente la población de una forma razonable y razonada. Y mientras tanto aumenta la edad de la población en los países de la opulencia, generando que sus habitantes deban trabajar hasta aproximarse a sus “fechas” de caducidad. ¡La esclavitud de los ancianos del futuro! Por lo tanto, otro triste final se encuentra en ciernes. La distribución de la población y las futuras generaciones así como el reparto de la riqueza, se me antojan más que brutalmente descompensadas, contrarias a la dirección que demanda la razón para alcanzar un futuro sostenible.

Recursos finitos demandan una densidad de población finita. Y en este punto nos topamos con el muro de nuestra estupidez. Obviamente no nos encontramos preparados para adoptar medidas drásticas, y ni tan siquiera nos atrevemos a proponerlas, ya que se trataría de crímenes de lesa humanidad. Si como China controlamos la tasa de nacimientos, la población envejece generándose los mentados problemas económicos y sociales. Si por el contrario, en ausencia de controles demográficos, como es el caso de la India, la tasa de natalidad se desboca y con ella la pobreza, el hambre y la injusticia.

Racionalizar nuestros finitos recursos es una solución que debemos adoptar inexcusablemente ¡ya!. Sin embargo, el problema de fondo queda ahí, so pena de los locos que nos proponen alcanzar el transhumanismo y el poshumanismo que, como su nombre indica, deviene en ir más allá de lo humano, sigan con sus esotéricos y desmadrados discursos. Un mundo de robocops y de robots, que estos nos remplacen, tal como somos. Hablamos de la pérdida de la humanidad en una evolución cultural y tecnológica, que nos conduciría a un mundo en donde los hombres dejarían de serlo en sentido estricto.

El cambio climático y la degradación global que diezma sus recursos naturales son el producto, que no la causa, de unos humanos irrazonables que crecen (mucho y mal) más allá de lo sustentable/razonable. Un mundo repleto de viejecitos con una exigua tasa de remplazo de la población se traduciría en un progresivo e irreparable envejecimiento. Podemos cerrar los ojos y mirar hacia otro lado, pero tarde o temprano, o nos ponemos todos de acuerdo o nos destrozaremos a nosotros y al planeta. No encuentro la solución, por mucho que he pensado y repensado el asunto.

El ser humano siempre ha mirado hacia adelante con la esperanza de que nuevos progresos científicos y tecnológicos nos ayuden a salir de los problemas de sostenibilidad que creamos. Sin embargo, esa misma tecnología nos ha conducido hacia un mundo más inhumano y gloriosamente degradado ¿o no?. ¿Seguiremos pensando de la misma forma en el futuro?. A la dictadura financiera que padecemos,  todo  este dilema, el más serio al que jamás nos hemos  enfrentado, no les importa en absoluto, mientras que a los pocos “afortunadamente multimillonarios” que rigen sus destinos no les afecten y lleguen a vivir más que matusalén, o simplemente sigan persiguiendo “su asesina inmortalidad”.  Ante tales disquisiciones lo que vais a leer, que podría también criticarse desde el punto de vista científico, carece de interés a largo plazo.

Juan José Ibáñez

Continua……                 

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

La revolucionaria técnica de fertilizar que nos guiará hacia la sustentabilidad mundial (Los suelos y los restos mortales del ser humano)

suelos-y-nuevas-formas-de-enterramiento

Fuente: Colaje google imágenes

 Antes de debatir sobre esta revolucionaria información que, esta vez sí, me ha dejado con la boca enormemente abierta, permítanme que les haga la siguiente pregunta, muy aguda por cierto”: ¿fueron algunos prosbiceos biosfericamente correctos al crear  sus “ Cementerio de elefantes”?. De haber sido el caso, la respuesta al parecer sería un rotundo ¡no!. En verdad que la frase el “enemigo lo llevamos dentro” ya sea en el caso de una persona concreta, ya en el de un colectivo de intereses, se me antoja hoy más valida que nunca. En la Asamblea general de la EGU 2017 (Unión Geofísica Europea), un colega llamado Ladislao, ha presentado un tan innecesario como asombroso estudio  que puede revolucionar la fertilización del suelo, en un desesperado intento de alcanzar la sostenibilidad. Y al hacerlo, a puesto a todos los expertos en ciencias del suelo en el punto de mira de numerosas religiones, o porque no decirlo, en la picota de sus integrantes más radicales o integristas (pero también por los dueños y trabajadores de las funerarias). Si la gobernanza mundial aceptara su propuesta, en un breve lapso de tiempo no quedaríamos ningún científico del suelo vivo. Tal fue la sensación de estupor que debió acaecer en la EGU (2017) ya que, de hecho, la nota de prensa ha sido recogida por varios rotativos norteamericanos de ciencia, pero también en la prensa general. Por lo tanto, me veo cómicamente impelido a traducir la noticia, aunque lamentablemente ya lo habían hecho otros.  Y que conste que, en parte, Ladislao y colaboradores llevan la razón, aunque en otra no.

 Ya sabéis que a  los seres humanos nos gusta vivir apiñados, hasta después de la muerte. Y de ahí que se entierre, enlugares sagrados”, según muchas religiones. Hablamos de los cementerios (también denominados en España “Campos Santos”) ¡Amen!. Y es aquí en donde Ladislao hunde el dedo en la llaga, para mostrarnos que, desde un punto de vista ecológico, se trata de un rito “funesto” (otra vez: ¡nunca mejor dicho!).

 Ladislao: permítame también que te diga que no hacía falta tanta parafernalia tecnológica. Te voy a contar una historia, por otro lado trivial. Cuando era niño y veraneaba en la finca de mis tíos, el perro del dueño murió (por un arañazo de un ingrato gato que le causó una infección finalmente mortífera). Muy afligido, mi pariente lo enterró “fúnebremente, y puso un peral encima. A los pocos años, sus frutos eran los más grandes de toda la comarca, ya que se había nutrido de aquel entrañable animal, rico en “nutrientes esenciales”, como bien apunta Ladislao.

 La noticia pues de la que vamos a hablar hoy lleva en español-castellano el pomposo título de “Los seres humanos alteran la química de la Tierra desde más allá de la tumba” (al plumillas si que habría que…..). ¡Amen!. Lo que propone Ladislao es que cambiemos esos rituales y prácticas religiosas por una antigua llamada excarnación“, que en el pasado siguieron sabiamente varios pueblos aborígenes y quizás alguna civilización (no tengo ni idea). ¿”excarnación“?. No sé si es el termino exacto ya que no he visto ninguna explicación clara del vocablo.

Se equivocaría rotundamente Ladislao al aceptar “según la nota de prensa” la cremación, ya que no daría lugar al secuestro de carbono en el suelo, tan política como ecológicamente correcto”. Tampoco alega nada de como eliminar la contaminación agarrada desesperadamente a nuestros empastes e implantes mentales (perdón dentales).  Una de dos, o extraemos antes tales prótesis o simplemente las prohibimos. Nótese que si se aceptara la segunda alternativa, quizás los males que el hombre infringe a la Tierra desaparecerían, por cuanto la vida media de los ciudadanos se retrotraería varios decenios, dado que la mala dentadura era antaño una de las principales causas de mortalidad. ¿detallitos sin importancia?: ¡No!.

Ladislao también soslaya que la “excarnación” puede ser causa de más que peligrosas  y galopantes epidemias, que también diezmarían la carga humana que soporta nuestro planeta (fectando del mismo modo a la fauna salvaje), retornando así a la paradoja de las prótesis dentales (aunque no todas, ya que actualmente su toxicidad podría remplazarse por la contaminación causada por los plásticos, eso creo). Finalmente, recordar a nuestro colega que la diseminación aleatoria, es la forma más perezosa de distribuir la carne humana por la faz de la Tierra. Hay sistemas más eficientes, Ladislao, mucho más eficientes.

Queda por considerar el ingente trabajo a realizar en las zonas de guerra debidas a la exasperante estulticia humana, por cuanto allí, en campos de batalla y ciudades arrasadas por bombas y misiles, se apiñan sobre el suelo los cadáveres durante semanas; si esos que causan las epidemias. En fin……Os dejo pues con mi traducción de la noticia aludida (con algún aderezo) para ofreceros finalmente la nota de prensa original en Suajili. En fin allá vamos……

 Juan José Ibáñez

 Los seres humanos alteran la química de la Tierra desde más allá de la tumba

Por Mari tte Le Roux; Viena (AFP) 26 de abril de 2017

No es sólo en vida, los seres humanos dejen huella en la Naturaleza. Tras la muerte, nuestros cuerpos en descomposición alteran la química del precioso suelo, advirtieron los científicos el miércoles.

 Ya sea que nuestros cuerpos sean enterrados o cremados, lixivian hierro, zinc, azufre, calcio y fósforo (entre otros elementos)  en unos suelos que a la postre pueden ser utilizados en granjas, bosques, parques o jardines  o parques. Hablamos de nutrientes esenciales, pero las prácticas funerarias humanas implican que estos valiosos “nutrimentos” se están concentrando en los cementerios en lugar de dispersarse uniformemente por toda la naturaleza, según una nueva investigación. En consecuencia, en algunos lugares los nutrientes pueden encontrarse sobre-concentrados para su  absorción óptima por las plantas y las criaturas, mientras que en otros son deficitarios. Pero no es oro todo lo que reluce ya que los cuerpos humanos también contienen elementos más dañinamente siniestros, como el mercurio de los empastes dentales mientras que muchas muelas postizas resultan ser de oro (vaya por Dios). El texto en cursiva es de este impresentable bloguero.

 ”Los rastros químicos de cuerpos descompuestos pueden ser muy bien identificados en los suelos”, dijo Ladislav Smejda, de la Universidad Checa de Ciencias de la Vida de Praga, quien participó en este inusual estudio. “las metadas huellas de nuestros restos post mortem persisten durante mucho tiempo, tanto como siglos a milenios”. Los efectos se irán agudizando conforme en el futuro más y más cadáveres se dejen descansar en lugares concretos y apiñados, dijo Smejda en Viena, donde dio a conocer la investigación en una reunión de la Unión Europea de Geociencias (EGU).

“Lo que hagamos hoy con nuestros cadáveres afectarán al medio ambiente durante un dilatado periodo de tiempo”, dijo. “Tal vez no sea un problema desde nuestra perspectiva actual, pero con una población que crece y crece a nivel mundial, los denominados “lugares para el descanso eterno” podrían convertirse en un problema apremiante en un futuro no muy lejano”. Smejda y un equipo utilizaron espectroscopia de fluorescencia de rayos X con vistas a analizar sustancias químicas del suelo en fosas y cenizas “dispersión jardines” (zonas verdes destinadas a la dispersión de nuestras cenizas).

 Empujar hacia arriba las margaritas

Usando cadáveres de animales, también estimaron el impacto teórico de una práctica antigua llamada “excarnación“, por la cual los muertos son dejados a la intemperie para que la naturaleza siga su curso. En los tres casos, el medio edáfico llegó a contener mayores concentraciones de productos químicos significativamente, en comparación con los alrededores, dijo Smejda. Si no hubiera habido cementerios, los restos humanos, como los de los animales, se distribuirían aleatoriamente para que los nutrientes que liberamos fueran más eficientemente reutilizados “una y otra vez, en todas partes”, dijo el investigador a la AFP. Pero la práctica común de concentrarlos en ciertos enclaves “sagrados” puede considerarse como un proceso antinatural. Un impacto negativo más del ser humano que, de este modo, altera los niveles naturales”, dijo.

 Ahora “la pregunta del millón” resulta ser: “¿Podemos alcanzar y consensuar una  estrategia más eficiente con vistas a dispersar estos nutrientes esenciales mejor idea de cómo distribuir estos elementos necesarios a través de paisajes más amplios?” Smejda añadió. “Ciertamente existe un gran potencial con vistas a inventar, desarrollar y poner en práctica … nuevas formas de enterramientos humanos, o nuevos tratamientos que podrían ser más respetuosos con el medio ambiente, es decir más ecológicos“. Admitió que este era un tema “tabú” para muchos seres, que perseveran sus  costumbres funerarias profundamente arraigadas en diferentes culturas y religiones.

Es un asunto muy complejo y estamos al comienzo de este discusión, creo.” ¿si vives para contarlo Ladislao, si vives porque….. “con las iglesias hemos tomado”. Mejor por tu bien y el de tus colegas que no tengas suerte.

Continua…….. (más…)

Etiquetas: , , , , ,