Posts etiquetados con ‘erosión del suelo’

Árboles, Bosques, Suelos y Erosión: El Efecto de las sequías persistentes: Un ejemplo Ilustrativo en Aragón España

quercus-humilis-prepirineo

Paisajes de robles marcescentes. Colaje de Google imágenes al poner en el buscador Quercus subpyreneica

Hace algún tiempo, mi amigo Juan Botella, de la comarca de los Serranos en Valencia, me envió un artículo de la “Revista Aragón Turístico y Monumental” que llevaba por título: “¿Un indicio de cambio global? Clima y suelo modulan la vida del quejigo prepirenaico en Aragón”. Tal publicación me dejó bastante sorprendido. Ojalá una buena parte de los “papers” publicados en revistas indexadas (incluidas Science y Nature) trataran los temas de una forma tan sencilla, directa y exitosa.  Sus autores, Domingo Sancho José Javier Peguero y  Eustaquio Gil, pertenecientes  a la Unidad de Recursos Forestales del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), han realizado un gran trabajo, por lo que debemos felicitarles efusivamente. Debido a que afortunadamente su estudio se encuentra en acceso abierto, abajo hemos realizado un extracto del mismo, aunque insistimos que siempre es mejor leer el artículo original que, en este caso afortunadamente, evita todo tipo de extravagancias y tecnicismos. Por lo tanto, también os proporcionamos el encale para que lo podáis leer el documento entero y visionar sus imágenes, ya que la nomenclatura del género Quercus, es harto complicada y las imágenes que os proporcionamos pueden pertenecer a este u otro roble marcescente. Pero vayamos al grano.

Este tipo de roble marcescente, al que los autores denominan Quercus subpyrenaica, comenzó a comportarse anómalamente durante un periodo de sequía extrema, en una masa forestal formada por esta especie y su hermana la encina (Quercus ilex), de hoja perenne. No es nada usual que los árboles caducifolios de tipo marcescente pierdan las hojas en verano, meses antes del periodo habitual, es decir el otoño. Con independencia del calentamiento climático, al que se apela siempre, sea necesario o no, estos investigadores observaron que tan solo ocurría en ciertos individuos mientras que otros ejemplares mantenían sus hojas hasta la común caída otoñal. Sospecharon acertadamente que algún que otro factor debía influir en tal dicotomía. ¿Pierdo las hojas ya o espero al otoño?. Y como deben ser muy espabilados, en lugar de mirar al cielo, bajaron la vista hacia el suelo. Y pronto salieron de dudas: cuando el suelo era poco profundo y por lo tanto almacenaba poca agua se generaba el “marchitamiento precoz” de las hojas de los robles, empero si el medio edáfico era profundo y susceptible de mantener más recursos hídricos durante mayor tiempo, no; es decir la fenología seguía siendo la habitual. Abajo os lo explican con mayor detalle.  Se trata de una adaptación a la sequía extrema poco o nada conocida hasta la fecha.

 A menudo pensamos que para que crezcan las plantas se necesitan unas condiciones climáticas muy concretas, y en parte llevamos la razón, pero la naturaleza es mucho más sabia y compleja que nuestros simples modelos conceptuales. Las especies que habitan en un lugar determinado y más aún si su clima es tan variable como el mediterráneo, han sobrevivido a casi todo tipo de avatares y cambios climáticos naturales, por lo que pueden sorprendernos con estrategias adaptativas que solo emergen  cuando se produce una perturbación determinada que ya sufrieron en el pasado y para la cual tienen respuestas adaptativas, para nosotros desconocidas, por no ser visible durante muchos años o decenios.

 Obsérvese, que en estos individuos con marchitamiento precoz, la actividad biológica, es decir excluyendo tanto los paros vegetativos invernales, como los provocados por una aridez intensa, puede llegar a reducirse a poco más de tres meses, permaneciendo los casi nueves restantes sin realizar actividad fotosintética alguna. Se trata de un hecho sorprendente, al menos en la Europa mediterránea y templada.

 El hecho de que tal “extravagancia fenológica” tan solo se produzca en suelos someros nos indica que la erosión histórica de los recursos edáficos desempeña un papel tan importante como el clima.  Ya os he comentado en varios post previos que mi entrañable amigo y compañero José Luís González Rebollar (nótese que su segundo apellido de cuenta de otro tipo de roble) ha desarrollado un modelo de simulación numérica denominado  Diagramas Bioclimáticos. Al testarlo, en alguna ocasión, con mi más que prescindible colaboración, constatamos que la perdida de suelo produce, como el calentamiento climático, el denominado efecto pinza”, del que podréis aprender más en los enlaces que os muestro abajo o pinchando sobre este: “Cambio climático y Paisaje Vegetal. Se trata de que ambos factores (erosión y aridez) inducen a que los pinares que se encuentran en cotas altitudinales superiores vayan ganando extensión en detrimento del roble caducifolio/marcescente, ocurriendo lo mismo a menores cotas altitudes, en donde la encina lleva a cabo la misma acción de abajo a arriba. De este modo, en paisajes montañosos muy erosionados, o si el clima se aridifica, la franja del bosque caducifolio puede terminar por desaparecer, como así ha ocurrido en ciertos espacios geográficos de la Península Ibérica. Ahora bien, el estudio realizado por estos investigadores que trabajan para el Gobierno de Aragón, muestra como la pelea por persistir es feroz, acaeciendo estrategias singulares que despliegan las plantas en su lucha por la supervivencia, es decir en este caso para no desaparecer del espacio geográfico que ocupaban. No obstante, y en cualquier caso, queda patente como los efectos simultáneos de las cambios climáticos y perdida de suelos, pueden ser sinérgicos al caminar en la misma dirección.

 Comentando este asunto con Gonzalez rebollar, horas antes de redactar este post, me ha anunciado que en esta Autonomía ciertos investigadores utilizan los diagramas bioclimaticos en un proyecto internacional sobre este género de árboles que tantos y amplios espacios ocupa en el hemisferio norte del planeta (Quercus). Me alegro mucho por el autor y esta nacionalidad del Estado español, ya que el mentado modelo numérico es una de las mejores herramientas fitoclimáticas predictivas que conozco para los climas mediterráneos. Os dejo con la información de los mentados diagramas y la preciosa nota o artículo de divulgación de los doctores Sancho, Peguero y  Gil. No hay belleza mayor en la ciencia que la sencillez, como defenderían los colegas matemáticos.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Erosión de los suelos de los márgenes fluviales, contaminación de aguas, fósforo y floraciones Algales

erosion-fosforo-y-floraciones-algales

Erosión de márgenes fluviales en el Condado de Vermonty floraciones algales

Numerosos elementos químicos de la naturaleza pueden ser tóxicos cuando sobrepasan ciertos umbrales de concentración en forma biodisponible para los seres vivos, es decir que puedan ser absorbidos y utilizados por estos últimos. Ahora bien, existen elementos del medio edáfico que sufren fácilmente reacciones que impiden o reducen su asimilación por la vegetación u otros organismos. En la naturaleza el caso más flagrante es el del nitrógeno atmosférico, enormemente abundante en el aire, pero escasamente biodisponible en el suelo, como ya os hemos comentado en numerosas ocasiones.

Ya os hemos hablado en post anteriores de las formaciones algales causadas por la enorme carga de nutrientes que acarrearan las aguas corrientes al atravesar los paisajes agrarios gestionados mediante procedimientos recomendados por la agricultura industrial, pero también procedentes de las aguas residuales de los asentamientos urbanos. Del mismo modo, en EE.UU., se ha constado que gran parte de la erosión actual obedece a los sedimentos/suelos arrancados de los márgenes fluviales (ver relación de algunos de los post que hemos ido describiendo sobre estos asuntos al final de la presente entrega).  Por esta razón, se ha venido pensando, al menos en este país, que tras destrozar la vegetación de ribera por las prácticas agrarias, había que instalar filtros vegetativos. Este modo de proceder, como ya os comentamos en otro post, se me antoja un flagrante despilfarro, ya que bastaría ceder un poco de terreno de labor al lado de los cauces para que la vegetación en galería o ripisilva creciera espontáneamente y realizara la misma función sin tener que apelar a procedimientos muy  onerosos y de difícil mantenimiento (más gastos para los granjeros).

La biodisponibilidad del fósforo en el medio edáfico ha sido siempre motivo de gran preocupación para los ingenieros agrónomos, por cuanto resulta muy fácil que pase a ser insoluble, a través de una serie de reacciones y maquinismos fisicoquímicos que no vamos a detallar aquí. Debido a ello, el abonado con este elemento es una práctica habitual. Son estas formas de fósforo asimilable, junto con otros nutrientes usados en la sobre-fertilización de los campos agrarios las que causan la expansión de las floraciones algales, tan dañinas para la salud (por ejemplo la potabilidad del agua), pesquerías, etc.

En este contexto, investigadores de EE.UU. venían pensando que la erosión de los suelos de ribera, cargados de agroquímicos, entre los que se encuentra el susodicho elemento, era una de las causas de la eutrofización de las aguas, y como corolario, de la creciente expansión de las floraciones algales. Sin embargo, un estudio reciente viene a demostrar que tal visón pecaba de simplista.  Como podréis comprobar en la nota de prensa que os reproduzco abajo (Study suggests eroded sediments could be phosphorus sink rather than source), incluso pudiera ser que, en determinados casos, fueran estos sedimentos arrastrados por los aguas responsables que el fósforo en formas biodisponibles  pasara a otras formas que no lo son, y como corolario, disminuyera su potencial contaminante y de paso frenara la proliferación de las mentadas floraciones. Conociendo que cualquier pista que se le proporcione a la agro-industria suele dar lugar a la comercialización de productos que “alegarían” “milagrosos con vistas a paliar un determinado problema, pronto nos sorprenderán con materiales caros que insolubilicen este u otro elemento, ya que solventar el problema de raíz, haciendo uso de la razón y cortando el flujo de contaminantes desde la fuente, ofrece muchas menos ganancias. Pero a lo que vamos.

Que las legislaciones evalúen la gravedad de un problema estimando la cantidad total de los elementos químicos resulta ser un verdadero dislate, especialmente en este, pero también de otros muchos casos. Lo que deben analizarse son las formas biodisponibles. Pero este no es el caso de EE.UU., como tampoco del Reino Unido, al menos hasta hace unas pocas décadas. Hará quince o veinte años, una becaria posdoctoral que arribó a nuestro centro desde otro de UK, se especializó en la contaminación de suelos por metales pesados. Hablando con ella me comentó que estimaba los elementos totales presentes en el medio edáfico y su impacto sobre la vegetación. Le replique que eso era una barbaridad, y que debía aplicar técnicas analíticas con vistas a estimar lo que denominamos, elementos solubles, asimilables o retenidos en el complejo de cambio (se trata de tres técnicas analíticas distintas, cualquiera de las cuales es más razonable que la que ella usaba).   Su respuesta fue tan tajante como “acrítica”: “si así se hace en el Reino Unido, por algo será” (típica chulería de los jóvenes que por estar en países anglosajones volvían atesorando una enorme arrogancia dimanante de la pura ignorancia). Como podemos ver ese “algo” es la estupidez.

Os dejo con la nota de prensa y algunos post previos relacionados con estos temas…...

Juan José Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Erosión del Suelo por Sufusión Piping o Tubificación

La sufusión  podría (ver también nuestro post abismos bajo el suelo) definirse como la erosión mecánica por dispersión y disolución y exportación que acaece en los suelos, regolitos y sus materiales parentales (sedimentos o rocas no consolidadas) cuyos minerales son evacuados por flujos hídricos subsuperficiales, especialmente cuando los materiales constituyentes son mayoritariamente finos (arena, limo y arcilla), con un alto contenido en sodio y arcillas expandibles. Los elementos granulométricos de menores dimensiones son evacuados dando lugar a un ensanche de las grietas previas, más o menos verticales. Al colapsar suelen dan lugar a cárcavas superficiales, y paisajes de badlands cambiando el modelado previo de la superficie del terreno suprayacente. Por tanto, hablamos de la génesis de un drenaje interno subsuperficial mediante unos conductos (“pipes”) por eluviación y procesos de erosión diferencial. Se piensa que son más abundantes en ambientes áridos y semiáridos, aunque también pueden surgir bajo otros tipos de climas. Muchos autores defienden que se producen por deficientes usos del suelo. Sin embargo, los expertos no coinciden acerca de los mecanismos implicados en su génesis, habiendo sido propuestas diversas hipótesis para explicarla. Posiblemente, existan varios procesos diferentes que den lugar a su formación y posterior desarrollo. Ya os hemos hablado de este proceso de erosión del suelo en post precedentes tales como: La Erosión del Suelo: Tipos de Procesos Erosivos, Abismos Bajo el Suelo y Erosión: Erosión por Sufusión y Desastres Naturales y El Relieve de la Tierra y El Hombre (Morfogénesis Humana del Paisaje).

erosion-sufusion-fueente-cess

Sufusión cuevas bajo el suelo. Fuente: CESS

Sin embargo, un reciente estudio ha mostrado en las Ardenas Belgas que la pérdida de suelo y sedimentos mediante este proceso de erosión resulta ser el doble que el generado por la erosión superficial, incluso bajo un clima en donde se pensaba que tal mecanicismo debía tener pocas repercusiones. ¿Cuál es la tasa de pérdida que acaecería pues en otros ambientes en donde sus huellas superficiales son más numerosas? Lo desconocemos por completo. ¿Razones? Por un lado resulta muy difícil de cuantificar la geometría subterránea de esta red de drenaje interno. También cabe señalar que los expertos en erosión del suelo se han centrado preferentemente en el estudio de ciertos procesos, soslayando otros al  asumir, posiblemente de forma errónea (ver nuestro post: Erosión de Suelos: Erosión de los Márgenes Fluviales) , que su magnitud era despreciable. Empero todo apunta a que no es así. Personalmente visité y me adentré en varios de ellos a pocos Km al norte de Madrid (España), debajo de una “carretera”. Se trataba de gigantescas galerías mucho mayores que las que mostramos en las fotografías de este post, y que podían rivalizar con las que pueden observarse en geoformas kársticas evolucionadas. Por todo ello, hoy entramos a abundar algo más sobre la erosión por sufusión.

 erosion-por-sufusion

Erosión por sufusión y medidas correctoras plantando árboles Fuente Environment Canterbory Regional Council

(más…)

Etiquetas: , , ,

Nueva Ecuación Universal de Pérdida del Suelo: de la USLE a la RUSLE2

Ya hemos hablado en varias ocasiones sobre esta mal denominada “ecuación universal, como fue el caso del siguente post. Sinceramente soy de la opinión de que estas formulitas hacen más mal que bien en los estudios y cuantificaciones de la erosión del suelo. La USLE nunca debió ser considerada universal por cuanto fue diseñada a partir de datos empíricos en parcelas experimentales agrícolas que cumplían un “cierto tipo” de condiciones, bajo ambientes propios de USA, no extrapolables a otros muchos territorios. Empero como era fácil de utilizar y requería poco conocimiento experto, su uso se extendió por todo el mundo. Dado que los políticos y los medios de comunicación demandan cifras (….) se les proporciona y ya está, aunque se trate de datos inútiles, por no decir falaces. Y así seguimos, mal que me pese. Pues bien, tras varias modificaciones la USDA ha elaborado una nueva ecuación más compleja de la que sucintamente hoy damos cuenta mostrando los correspondientes enlaces, con vistas a que leáis su racionalidad, y podáis bajaros el software (de libre acceso) a vuestro ordenador. Eso sí primero conviene leer la nota del Boletín ARS que proporciono abajo. Como podréis observar, queda claro que se trata de un producto destinado a EE.UU. A pesar de que al menos en esta versión se comienza a tener en cuenta la erosión en surcos, la USLE y sucesoras tan solo pretenden estimar la erosión laminar en campos agrícolas, soslayando otra multitud de procesos erosivos. Lo que jamás debe hacerse es utilizarla para cuantificar la pérdida de suelo en una región o país, como lamentablemente ha venido ocurriendo en España. No existe argumento científico que pueda avalar tal estupidez. Tanto la USLE como la RUSLE2 deben entenderse como instrumentos cuantificar/gestionar/paliar la erosión laminar en campos agrícolas y punto. En cualquier caso, es mi obligación informaros y así lo hago, a pesar de que deteste este tipo de algoritmos fútiles fuera de su ámbito de aplicación plausible. Abajo os muestro enlaces para aquellos interesados que deseen ponerse a hurgar con ella.

Juan José Ibáñez

erosion-fuente-nrcs2

Erosión del suelo en Campos Agrícolas Fuente NRCS/USDA (más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La Erosión del Suelo, inventario y monitorización a nivel local, regional y global. La importancia de la Información Satelital

En nuestra categoría de post “pérdida de recursos edáficos: la erosión del suelo”, ya hemos hablado en numerosas ocasiones a cerca de las dificultades y enormes limitaciones a la hora de estimar y monitorizar la erosión del suelo con los procedimientos al uso en la actualidad.  Llevo tiempo leyendo noticias sobre el El Satélite Crysosat de la Agencia Espacial Europea y sus potencialidades con vistas a estimar el espesor de las capas de hielo y la altura de las olas. Siendo un profano en todo lo concerniente a la investigación satelital, lo que yo me pregunto  es si el radioaltímetro  (¿radio altímetro?) o instrumentos similares en futuras misiones espaciales no pudieran estimar la altura de cada punto de la superficie terrestre con la precisión de unos pocos (los menos posibles) centímetros, como la noticia de hoy nos informa para el caso de hielos y aguas.  De poder lograrse, la monitorización de la erosión del suelo a escalas regionales y globales podría cuantificarse de una forma armonizada y más precisa que en la actualidad, mediante parcelas o usando ecuaciones y predicciones de dudosa certidumbre. Actualmente los gobiernos y expertos consumen demasiados millones de euros en investigaciones basadas en estas últimas metodologías obteniendo paupérrimos resultados, difíciles de cotejar entre unas áreas u otras. Las mediciones satelitales,  basadas en los mencionados radioaltímetros (radio altímetro) podrían dar lugar a cuantificaciones precisas de numerosos tipos de procesos erosivos, dando por finalizada una etapa en tal tipo de estimaciones, sin que por ello quiera decir que las parcelas en campo o las micro-cuencas experimentales no tengan su razón de ser como para persistir (aspecto que no trataremos en este post pero cuya defensa resulta fácil justificar, al menos en muchos casos). Más aun, la pérdida de suelos propiciada  por procesos de gran magnitud y escasa frecuencia podría ser estimada con suma rapidez. ¿Se ha intentado? ¿Cuáles son las limitaciones tecnológicas actuales? ¿pueden implementarse y ponerse en órbita nuevas generaciones  radioaltímetros que den cuenta de la erosión del suelo?. Obviamente uno preferiría la escala milimétrica, pero si la precisión es de pocos cm. (¿cuántos?) avanzaríamos muchísimo en este tipo de indagaciones. Desconozco cuales son los problemas tecnológicos o simplemente se trata de la falta de interés de  nuestras autoridades en materia de política científica. ¿Alguien puede resolver mis dudas?. Por favor leer la noticia que extraemos hoy de la ESA y si atesoráis más conocimientos que este impresentable administrador, por favor hacérnoslos llegar. Francamente no entiendo el problema. Eso si, ya os comunico que existe otro satelite en órbita que también podría (…) como veremos en otro post dentro de unas semanas.

buenosaires-esa

Buenos Aires. Fuente ESA

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Las huellas digitales de la vida en el suelo y el origen del polvo atmosférico

La noticia que os ofrecemos hoy parece interesante en primera instancia, aunque habrá que esperar con vistas a corroborar los resultados y analizar en profundidad las potencialidades inherentes que acarrea esta línea de investigación. Básicamente, el estudio informa que las comunidades microbianas del suelo imprimen sus huellas dactilares en el polvo que es arrancado del medio edáfico (través de sus contenidos en lípidos) vía erosión eólica. Tal hecho resulta importante con vistas a indagar la procedencia de tales partículas que se detecta en un lugar determinado. Ahora bien, a falta de leer los estudios llevados a cabo por la investigadora líder y colaboradores, la nota de prensa da lugar a que al lector le surjan muchas dudas. Por ejemplo, si la técnica tan solo permite discernir si se trata de suelos agrícolas o carreteras de tierra, sinceramente no aporta mucho.  La siguiente noticia que versa sobre el mismo tema, aparecida en Sciencedaily, indica que ya se han realizado mapas de las zonas de procedencia de las partículas atmosféricas arrancadas del suelo por la erosión eólica. Si en estos momentos, o en un futuro cercano, resultara posible pronosticar, tanto la cantidad de material arrastrado como el origen de sus fuentes, obviamente si se podría considerar que el estudio es bastante interesante, por cuanto permitiría obtener una estimación de las cantidades de material que se pierde de los paisajes de suelos, según el clima, tipo de uso, etc.  Más aun, si los ácidos grasos de tales materiales pueden ser conservados de forma inalterada, al caer en humedales o fondos de lagos con carencia de oxigeno (que impiden la descomposición de la materia orgánica) tal técnica ayudaría también a estimar las tasas de erosión eólica del pasado,  las ecología de aquellos suelos, los regimenes de viento pretéritos, y en definitiva colaborar en la realización de mejores reconstrucciones paleoambientales. Adicionalmente, debido a que tales partículas de pequeño tamaño resultan ser perniciosas para la salud pública, una vez conocidos los vientos dominantes y las condiciones meteorológicas, también sería viable advertir anticipadamente a la población de riesgo (asmáticos, alérgicos al polvo y otras enfermedades respiratorias crónicas) para que adoptaranlas medidas oportunas cuando se prevé un incremento de la carga departículas atmosféricas. La información del Noticiero ARS (en suahili, como siempre), resulta ser más esclarecedora. Veamos que información adicional proporciona esta última.

dust-stroms-phoenix-arizona-video

Tormenta de polvo en Fénix, Arizona, USA, 2011. Fuente: Huff Post Green

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Catástrofes Naturales: Degradación de Suelos, Erosión, Fertilización, Contaminación y la Degradación de la Gran Barrera de Coral

Nunca llueve a gusto de todos”. Se trata de un refrán, pero cargado de significado y avalado por todo tipo de evidencias empíricas. ¿Quién tiene la culpa? Pues como si de una trifulca familiar se tratara, esta vez es de la “La Niña”. Aunque “El Niño”, también resulta ser muy travieso. ¡Vaya par de criaturas! Por culpa de esta pareja, cuando unos se mueren de sed otros se ahogan. Y como veremos otro día, la mega-erosión del suelo que generó una catástrofe alimentaria sin precedentes en la década de los años 30 del siglo XX en EE.UU., (la famosa dust bowl), también se debió a esta fémina impertinente. Sin embargo, tanto en el caso de USA (sequía), como en el mucho más reciente de las inundaciones padecidas en Australia (entre otros muchos ejemplos), la magnitud del desastre ha sido agravada por la acción humana. Y hoy “La gran barrera coralina” australiana, una de las grandes maravillas de la naturaleza, se encuentra en peligro. ¿Razón? Los expertos temen que el drenaje hacia el mar de las lluvias torrenciales del continente más árido del mundo se encuentre cargado de sedimentos, junto a plaguicidas, fertilizantes y otros contaminantes, corriéndose el riesgo de que se dañe esta joya por el denominado”blanqueo  de los corales”  que, en mi modesta opinión, sufren más las presiones por la contaminación y erosión del suelo (y su posterior vertido a los océanos), que la acción del presumible calentamiento climático.  Y es que mama y papá no pueden culpar a las criaturas de convertir su casa en una pocilga repleta de sustancias tóxicas. La “Niña” se dejó el grifo abierto, la casa se inundó, comenzando a evacuar hacia el exterior del hogar un brebaje venenoso que afecto a todos sus vecinos. Este es el resultado de esconder la suciedad, año tras año, debajo de la alfombra. De haber tenido la casa limpia, otro gallo cantaría. Y si a todo ello le sumamos las continuas imprudencias y torpezas de papá, desparramando el combustible (petróleo) destinado a alimentar el auto y otra maquinaria agrícola, a las afueras de la hacienda, lo extraño resultaría ser que tal catástrofe no se hubiera generado.

la-gran-barrera-de-coral-fuente-green-trip-ideas 

La Gran Barrera de Coral Green Trip Ideas

(más…)

Etiquetas: , , , ,