Contaminación Ambiental por Fármacos y Depuración de Aguas Residuales: El Caso del Tamiflu y la Gripe A/H1N1

Nota para los más asiduos a esta bitácora: A partir de hoy hasta la última semana de noviembre (2009), estaremos de viaje, por lo que las fechas de los post (que se inscriben cuando el artículo se introduce en la Web) no corresponderán con la del día en que se editen). Se dieron confusiones anteriores y deseamos evitarlas en esta ocasión. Las próximas diez entregas ya han sido incorporadas al sistema. Saludos.

 

Hace ya más de un año que leí que la Cuenca del Río Ebro se encontraba contaminada por productos cosméticos. Si ingiriéramos aquél pescado, ¿podría olernos a los más variados aromas?. Obviamente creo que no, pero mejor no dar ideas, aunque sean estúpidas. Mi hermana me envió hace unas semanas una noticia que he ido relegando. Casi mejor que actuara así, por cuanto ha sido traducida al castellano por expertos. ¡Menos trabajo! En la noticia se nos habla de que el Tamiflu, antiretroviral que, como sabéis, es recomendado contra la gripe A/H1N1. El ella se nos advertía que este fármaco se encuentra contaminando los ríos, a pesar de sufrir el tratamiento de las aguas residuales de donde proceden. Este, como otras muchas drogas y antibióticos, pueden ser ingeridos por las aves, generándose en ellas cepas virales con resistencias a los mismos en otros virus de la influenza, como son el estacional y el aviar. Ya sabéis que cerdos, humanos y aves, son tres reservorios de los virus de la gripe que pueden llegar a intercambiar material geonómico entre sí, dando lugar a nuevas cepas resistentes. De este modo, los fármacos dejan de surtir efecto. ¡Menudo panorama! Y este es un tema de moda, lo cual indica que lo mismo ocurre con otros medicamentos, como los ya aludidos antibióticos. Vemos pues un claro mecanismo de cómo se generan resistencia a estos últimos y los antivirales en la naturaleza “humanizada”. El problema reside en que las depuradoras de aguas residuales no lo “retener todo”, ni mucho menos. Tendremos que hablar del tema en otro post.  

 

 

 

Contaminación por Tamiflu.Fuente;

Treehugger via denjones on Flickr.com

 

La noticia original de Science News, fue traducida posteriormente por J. Torres cuya redacción en español-castellano resulta bastante deficiente (debo suponer que por las urgencias mediáticas). He visto que, desde entonces, otros blogs se hacían eco de ella, como es el caso de Cienciasmadicasnews, pero la han fusilado literalmente, como yo abajo. Pido disculpas. La noticia también señala que las personas que consumen tamiflu la excretan por la orina. Ahora bien, las dosis de medicamentos no ingeridos, debido a la desidia de los ciudadanos (al menos en muchos países como España), pueden terminar finalmente en los vertederos en grandes cantidades, y mucho más tras el pánico que generan epidemias como estas. Problema para el medio ambiente y la propia salud. Os dejo la noticia original en suahili  (en último lugar), así como la traducida por J. Torres. Materia para la reflexión.

 

Juan José Ibáñez

 

Traducción de J. Torres


Un comunicado de ProMED-mail; http://www.promedmail.org ProMED-mail es un programa de la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosa; http://www.isid.org; Fecha: 08 de octubre, 2009; Fuente: Science News;  [Editado por J. Torres]

 

Tamiflu, la droga principal para combatir la influenza aviar, se encuentran en las aguas superficiales, donde los patos y otras aves acuáticas que pueden ingerir. Si las aves mantener el virus de la influenza, estos virus pueden desarrollar resistencia al medicamento.

 

El número uno de medicamentos contra la influenza está infectando a los ríos aguas abajo de las aguas residuales tratamiento de aguas residuales, confirman los investigadores en Japón Fuente: la excreción urinaria de las personas que toman tratamiento con oseltamivir, conocido como Tamiflu.

 

Los investigadores ahora temen que las aves llevar la influenza naturalmente, están expuestos a los residuos al mar forma activa de Tamiflu y se puede desarrollar y difundir las drogas cepas resistentes de la influenza estacional y la influenza aviar.

 

En el nuevo estudio, Gopal Ghosh y sus colegas en la Universidad de Kyoto se recolectaron muestras de agua residual de tres unidades locales de tratamiento de aguas residuales y otras muestras en diversos puntos a lo largo de los dos ríos, donde fluía el agua tratada. El muestreo se inició a principios de diciembre de 2008.  Si las correlaciones en estudios anteriores son correctas, las concentraciones medidas en algunos lugares del río, en el estudio parecen de Kyoto “suficientemente altas para conducir a la resistencia a los antivirales en las aves acuáticas”, dice García.

 

Y el equipo de Kyoto no ha evaluado la situación durante una pandemia cuando las tasas de prescripción de Tamiflu puede ser 10 veces mayor, dice von Tümpling. Una vez ingeridos, casi todos el Tamiflu terminará en el entorno de una manera activa, de acuerdo con el producto químico Jerker Fick, de la Universidad de Umeå, Suecia. La razón: Tamiflu se activa una vez que el cuerpo lo convierte en una forma de carboxilato. Aproximadamente el 80 por ciento de una dosis ingerida se convierte en este carboxilato, el cuerpo excreta todo. El cuerpo libera el restante 20 por ciento de Tamiflu en su forma original, pero esta forma de fosfato se transforma de inmediato en la forma activa de carboxilato cuando llega a una estación de tratamiento de agua, dice.

 

Hace dos años, el equipo de Fick publicado datos que muestran que la mayoría de las tecnologías de tratamiento de aguas residuales se eliminará “cero por ciento” de cualquier residuo de Tamiflu. Adicionalmente,  los patos muestran preferencia por nadar en agua caliente, con abundancia de nutrientes, en las plantas de tratamiento durante la temporada de influenza del invierno.

 

Si la resistencia al Tamiflu se desarrollan en las aves expuestas a las cepas de la influenza es probable que sean afectadas las cepas tradicionales de la influenza estacional y la influenza aviar, que mata a miles de personas cada año, no el H1N1. Esto es así porque el H1N1 parece no depender de las aves al propagarse fundamentalmente de persona a persona, dice William Schaffner, presidente de medicina preventiva en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee

 

También señala que la política de EE.UU. es más conservadora que la de Japón a la hora de usar la droga. Los lineamientos federales, dice, que recomienda que “Tamiflu se reservará para el tratamiento del paciente que está gravemente inmunocomprometidos.

 

Fuente de la nota:

http://www.sciencenews.org/view/generic/id/47971/title/Excreted_Tamiflu_found_in_rivers; Comunicado por: Jaime R. Torres; ProMED-ESP; <torresjaime@cantv.net>

 

 

(Comentario):

 

La colección de muestras en Kyoto por los investigadores se inició a comienzos de diciembre 2008, cuando la temporada de transmisión de influenza estaba en progreso. El muestreo fue repetido durante el pico estacional a comienzos de febrero y de Nuevo, cuando las tasas de infección se estaban revirtiendo.  La forma activa del Tamiflu, el oseltamivir carboxilato, fue detecatdo en las muestras de la planta de tratamiento en todas las ocasione estuvieron en el un nivel bajo de nanogramos por litro durantela primera y la última muestra, alcanzando un máximo de casi  300 ng/L durante el pico de incidencia de influenza, en la semana epidemiológica cuando se reportaron  1.738 casos de influenza en Kyoto.  El reporte de estos hallazgos apareció en online el 28 de septiembre en Environmental Health Perspectives. Moderador Jaime R. Torres]

OSELTAMIVIR CONTAMINATION, RIVERS – JAPAN
A ProMED-mail post; <http://www.promedmail.org>; ProMED-mail is a program of the
International Society for Infectious Diseases: <http://www.isid.org>; Date: Wed
30 Sep 2009
 

Excreted Tamiflu found in rivers

 

Tamiflu [oseltamivir], the primary flu-fighting drug, is getting into surface waters where ducks and other water birds may pick it up. If the birds host influenza viruses, which many normally do, those viruses may develop a resistance to the drug, scientists now worry. The premier
flu-fighting drug is contaminating rivers downstream of sewage-treatment facilities, researchers in
Japan confirm. The source: urinary excretion by people taking oseltamivir phosphate, better known as Tamiflu


Concerns are now building that birds, which are natural influenza carriers, are being exposed to waterborne residues of Tamiflu’s active form and might develop and spread drug-resistant strains of seasonal and avian flu.


For their new study, Gopal Ghosh and his colleagues at
Kyoto University sampled water discharged from 3 local sewage treatment plants and water atseveral points along 2 rivers into which the treated water flowed. Sampling started early in December 2008, as the [seasonal] flu season got under way. The researchers sampled again at the height of the seasonal flu’s onslaught in early February [2009] and again as infection rates waned. Tamiflu’s active form, oseltamivir carboxylate (OC), turned up in the treated sewageon every occasion, the researchers report online on 28 Sep 2009 in “Environmental Health Perspectives”. Values were in the low nanograms per litre [ng/l] range during the 1st and last samplings, and reached a high of almost 300 ng/l at one outflow during the flu’s peak, a week when there were 1738 recorded flu cases in Kyoto.


River residues showed up during only that second sampling — from low nanogram levels at most sampling points to a high of 190 ng/l in a portion of the Nishitakase River where treated sewage accounts for 90 per cent of the flow.


Computer modeling has shown that OC should survive sewage treatment, notes Wolf von Tumpling Jr of the
Helmholtz Center for Environmental Research, a Federal Institute in Magdeburg, Germany. Ghosh’s team is now the 1st to confirm this, he says. Von Tümpling’s own data show that once exposed to sunlight, OC will break down, albeit slowly. Concentrations would fall atbest by half every 3 weeks, he says.


If correlations predicted by earlier studies are correct, concentrations measured at some river sites in the new
Kyoto study seem “high enough to lead to antiviral resistance in waterfowl,” Ghosh says. And the Kyoto team didn’t test during a pandemic, when Tamiflu prescription rates might be 10 times higher, von Tumpling notes.


Indeed, the expected coincident hits by seasonal and H1N1 swine flu this winter could send Tamiflu use skyrocketing. In a
14 Jul 2009 letter, Food and Drug Administration deputy commissioner Joshua Sharfstein noted that “there is no adequate, approved, and available alternative to the emergency use of certain oseltamivir phosphate products for the treatment and prophylaxis of influenza.”


Once ingested, virtually all Tamiflu will end up in the environment in the active form, notes environmental chemist Jerker Fick of Umea University in
Sweden. The reason: Tamiflu becomes active once the body converts it into a carboxylate form. Roughly 80 per cent of an ingested dose becomes this OC, which the body eventually excretes. The body sheds the remaining 20 percent of Tamiflu in its original form, but this phosphate form is
immediately turned into the active, carboxylate form when it reaches a water treatment plant, he says.

Two years ago, Fick’s team published data showing that most sewage-treatment technologies will remove “zero per cent” of any OC present. And ducks love hanging out around warm, nutrient-rich outflows of treated water during winter-flu season. While sampling for waterborne OC last year [2008] in Japan, “I saw it myself,” he says.


If Tamiflu resistance does develop in exposed birds, the affected flu strains will probably be conventional seasonal and avian flu strains, which claim thousands of lives each year, and not H1N1 [that is, pandemic (H1N1)2009 virus]. That’s because the pandemic (H1N1) 2009 virus seems to bypass birds as it spreads among people, notes William Schaffner, chair of
preventive medicine at the Vanderbilt University School of Medicine in
Nashville, Tennessee.


He also notes that
United States policy is more conservative than Japan‘s when it comes to Tamiflu use. Federal guidelines, he says, recommend that “Tamiflu be reserved for treatment of the very sick and anyone who isimmunocompromised.”


[byline: Janet Raloff]; communicated by: ProMED-mail correspondent Susan Baekeland

 ProMED-mail makes every effort to  verify  the reports  that are  posted,  but  the  accuracy  and  completeness  of  the information,   and  of  any  statements  or  opinions  based thereon, are not guaranteed. The reader assumes all risks in using information posted or archived by  ProMED-mail.   ISID and  its  associated  service  providers  shall not be  held responsible for errors or omissions or  held liable for  any damages incurred as a result of use or reliance upon  posted or archived material.


Visit ProMED-mail’s web site at <
http://www.promedmail.org>. Send all  items  for   posting  to:   promed@promedmail.org (NOT to  an  individual moderator).  If you do not give your full name and affiliation, it may not be posted.   Send commands to subscribe/unsubscribe,   get archives, help, etc. to: majordomo@promedmail.org.    For assistance from a human being send  mail  to:   owner-promed@promedmail.org.

 

Compartir:

2 comentarios

Deja un comentario