Arrecifes de Coral y Ciencia Engañosa (Cambio Climático)

arrecifes-de-coral

El Coral y sus arrecifes: Fuente colaje Google imágenes

 Llaveaba ya algunos años sopesando redactar este post. Al fin y al cabo, aunque a día de hoy, no están incluidos en las taxonomías de suelos, estos tipos de estructuras, alfombran y transforman los hábitats marinos someros, por lo que debían ser contemplados. Empero este no es el asunto del que deseaba hablar hoy. No cabe duda de que las actividades humanas se encuentran afectando/dañando las estructuras coralinas de la mayor parte del mundo. Entre otras causas se habla de cambio climático, acidificación, el incremento de la carga de sedimentos que acarrean los cauces fluviales (al aumentar la erosión de la superficie terrestre emergida) y la contaminación de las aguas, ya sea producida por lo fertilizantes, plaguicidas o esa inmensa cantidad de sustancias que alcanzan los océanos por los vertidos, humanos e industriales, no depurados. Así pues es lógico que la comunidad científica mostrara una seria preocupación por entender cómo funcionan y su resistencia a las perturbaciones mentadas. Otra cuestión bien distinta estriba en que por ser considerados ecosistemas frágiles y detectar numerosos corales dañados se aceptara prematuramente que el calentamiento climático y la contaminación acabaría por extinguirlos más pronto que tarde. Sin embargo aquí va la variable que, en mi opinión faltaba en la ecuación.

Según creemos hoy los corales surgen en el periodo ordovícico, es decir aproximadamente en una horquilla que nos remonta hasta hace unos 500 o 430 millones de años. En consecuencia, a lo largo de su evolución han sufrido una enorme cantidad de vicisitudes y entre ellas eventos catastróficos de enorme magnitud. A pesar de su circunscripción actual a ecosistemas tropicales, reiteremos que la Tierra ha sufrido todo tipo de desastres naturales, y como no, cambios climáticos abruptos y más o menos bruscos. Se supone que varios de ellos indujeron la acidificación de los océanos. También las cargas de sedimentos fluviales fluctuaron cuantiosamente, incrementándose en los periodos geológicos más áridos. Por lo tanto, personalmente no podía alcanzar a entender que se les considerara como unos ecosistemas extremadamente frágiles. Y la noticia de hoy, aunque de forma lamentablemente sesgada y con datos puntuales, nos informa de que “al menos” algunas especies podrían resistir el cambio climático. Eso sí, los autores ya proponen la más que peligrosa amenaza de repoblar ciertos enclaves de manera  asistida y con algunas pocas especies, lo cual, no me cabe duda, amenazaría su biodiversidad por definición. Como siempre la incultura, junto a las ansias de protagonismo son malas consejeras. Más aún hay hace cuatro años que en otra nota de prensa se comentaba  que en la asociación coral alga, uno de los simbiontes podía cambiar para adaptarse a las altas temperaturas y otros estreses ambientales. Hasta la fecha es el alga la que sabemos que puede ser reemplazada, y tal cambio parece ayudar a la recuperación de muchos de estos corales. Por lo tanto la noticia no es nueva (reitero que muchos colegas parecen tener asco por la lectura, incluso cuando les incumbe directamente para ser buenos profesionales). Del mismo modo, su idea, como ya denuncia la Revista Nature (ver la noticia abajo) de repoblación asistida, se antoja peligrosa y descabellada, ya que podría perturbar más aun la respuesta de los corales.

Posiblemente, (por no aseverar: “con toda seguridad”) el ser humano desaparezca de la faz de la Tierra muchísimo antes que los corales. Eso sí, como pandemia vírica que lo arrasa todo en nuestra maravillosa biosfera, dañaremos enormes poblaciones. No lo dudo. Sin embargo, debemos recordar, que son cientos los artículos que hablan sobre extinciones en masa o totales de estas bellas criaturas, desde que yo ya me planteaba que tales asertos eran absurdos y carentes de fundamento. Pero en fin (…) se publicaron en las mejores revistas del mundo, cuando por mero sentido común, habrán sido muchos los que llegaron a la misma conclusión que este humilde bloguero. Pero ¡cuidado!, ya que a las primeras de cambio como ayatolás o Torquemadas le tachan a uno de negacioncita del cambio climático y arrogan a la hoguera todo tu prestigio con las más soberanas ignorancia y estulticia. ¿Ha cambiado algo desde Galileo?. ¡No tanto como pensamos!. Ha llegado un momento en la ciencia que para publicar, más vale ser política que científicamente correcto         

Juan José Ibáñez

Breve introducción según Wikipedia  a los Arrecife de coral

Un arrecife de coral o arrecife coralino es una estructura subacuática hecha del carbonato de calcio secretado por corales. Es un tipo de arrecife biótico formado por colonias de corales pétreos que generalmente viven en aguas marinas que contienen pocos nutrientes. Los corales pétreos son animales marinos que constan de pólipos, agrupados en varias formas y que se parecen a las anémonas de mar a las que están emparentados. A diferencia de las anémonas de mar, los pólipos coralinos secretan exoesqueletosd e carbonato que apoyan y protegen a sus cuerpos. Los arrecifes de coral crecen mejor en aguas cálidas, poco profundas, claras, soleadas y agitadas.

A menudo los arrecifes de coral son llamados “selvas del mar”, ya que forman uno de los ecosistemas más diversos de la Tierra. Aunque ocupan menos del 0,1% de la superficie total de los océanos, equivalente a la mitad de la superficie de Francia, son el hábitat de 25% de todas las especies marinas,incluyendo peces, moluscos, gusanos, crustáceos, equinodermos, esponjas, tunicados y otros cnidarios Paradójicamente, los arrecifes de coral prosperan a pesar de estar rodeados por aguas oceánicas que proporcionan pocos nutrientes. Son más comúnmente encontrados en aguas tropicales poco profundas, pero también existen, en menor escala, corales de aguas profundas y corales de aguas frías en otras zonas.

Por su situación estratégica entre la costa y el mar abierto, los arrecifes sirven de barrera que protege a los manglares y las praderas de hierbas marinascontra los embates del oleaje; los manglares y praderas de hierbas, a su vez, protegen al arrecife contra la sedimentación y sirven como áreas de reproducción y crianza para muchas de las especies que forman parte del ecosistema del arrecife.

Los arrecifes de coral proporcionan servicios ecosistémicos para el turismo, la pesca y la protección del litoral. El valor económico total anual de los arrecifes de coral se ha estimado en US$ 375 mil millones. Sin embargo, los arrecifes de coral son ecosistemas frágiles, en parte porque son muy sensibles a cambios de temperatura del agua. Están en peligro por el cambio climático, la acidificación de los océanos, la pesca con explosivos, pesca con cianuro para acuarios, uso excesivo de los recursos de los arrecifes, y usos perjudiciales de la tierra, incluyendo escorrentía agrícola y urbana, y contaminación del agua.

Los corales marinos son animalescoloniales, salvo excepciones,[nota 1] pertenecientes al filoCnidaria, claseAnthozoa. Las colonias están formadas por hasta miles de individuos zooides y pueden alcanzar grandes dimensiones.

Aunque los corales pueden atrapar plancton y pequeños peces con las células urticantes en sus tentáculos, la mayoría de los corales obtienen la mayor parte de sus nutrientes de las algas unicelulares fotosintéticas denominadas zooxantela, que viven dentro del tejido del coral. Estos corales requieren de luz solar y crecen en agua clara y poco profunda, normalmente a profundidades menores de 60 metros. Los corales pueden ser los principales contribuyentes a la estructura física de los arrecifes de coral que se formaron en aguas tropicales y subtropicales, como la enorme Gran Barrera de Coral en Australia y el arrecife Mesoamericano en el mar Caribe. Otros corales, que no tienen una relación simbiótica con algas, pueden vivir en aguas mucho más profundas y en temperaturas mucha más bajas, como las especies del género Lophelia que pueden sobrevivir hasta una profundidad de 3000 metros.

Arrecifes de coral que podrían resistir al cambio climático

Los ecosistemas de los arrecifes de coral se encuentran entre los más valorados del planeta y suelen además considerarse muy vulnerables a las consecuencias del cambio climático. No obstante, la belleza en apariencia delicada de los corales podría dar lugar a engaño, según se extrae de un estudio nuevo publicado recientemente en la revista Science en el que se identifican poblaciones de coral que podrían resistir al cambio climático.

FUENTE | CORDIS: Servicio de Información en I+D Comunitario 05/05/2014

 El equipo al cargo de la investigación estudió una colonia de la especie Acropora hyacinthus en Samoa Americana. Sus resultados apuntan a que tanto los procesos de aclimatación como los de adaptación desempeñan funciones similares en el desarrollo de tolerancia a las temperaturas elevadas. Según se indica en el resumen del estudio: “En menos de dos años, la aclimatación logra la misma tolerancia al calor que cabe esperar de un proceso de selección natural de varias generaciones de duración en estos organismos tan longevos“.

Esta información resulta esperanzadora para aquellos que temían por la supervivencia de estos reinos submarinos de cuento de hadas. En palabras de los autores del estudio: “Nuestros resultados muestran la adquisición de resistencia al clima, tanto de aclimatación a corto plazo como adaptativa a largo plazo. La inclusión de estas capacidades de adaptación en los modelos ecosistémicos probablemente generarán predicciones más halagüeñas para los ecosistemas de arrecife de coral“.

Según se refleja en la revista Nature, las temperaturas a las que se ha sometido el coral de Samoa Americana deberían haber aniquilado la mayoría de los arrecifes de coral, situación que despierta el interés de la comunidad científica. Según el autor del estudio publicado en Nature, Stephen R. Palumbi, sólo ahora se empieza a comprender la razón por la que estos corales de Samoa Americana pueden vivir en condiciones tan extremas. “[Palumbi] se considera capaz de aprovechar esta capacidad para crear un arrecife de coral con oportunidades de supervivencia en los mares cálidos que se espera produzca el cambio climático. Él y su equipo empezarán en agosto la plantación del ‘arrecife de coral más inteligente que pueda imaginarse’“.

En Scientific America se informa de que Palumbi forma parte de un grupo reducido de investigadores dedicados a este tipo de temas con el objetivo de dar con un salvavidas para los arrecifes en peligro. “Su intención pasa por poner en marcha un programa de ‘evolución asistida por medios humanos’ en el que se crearán corales resistentes en viveros controlados para su posterior plantación en zonas ya azotadas por condiciones cambiantes o en las que se anticipen este tipo de cambios“.

Este método de creación de un ‘arrecife de diseño’ no está exento de controversia. Nature recoge las preocupaciones manifestadas por el especialista en genética del coral Steve Vollmer en relación a que con esta práctica “se pasa al terreno demasiado resbaladizo que implica la alteración de los sistemas naturales“.

El mantenimiento de la buena salud de los corales resulta fundamental. Estos arrecifes aportan cobijo y alimento a una amplia gama de animales, protegen a las crías de muchos peces, ejercen de «botiquín» de medicinas naturales y desempeñan una labor importante en los procesos de absorción de dióxido de carbono atmosférico Según se extrae de Scientific America, desde 1950 se ha perdido el 19% de los arrecifes de coral de todo el planeta y el 35% se encuentra amenazado o en condiciones críticas.

Pinchar sobre esta noticia mucho más interesante y anterior a la arriba expuesta

Coral and Global Warming Diversity in Some Coral Populations May Affect Their Survival

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*