Biocostras de los suelos en ambientes áridos y desérticos

biocostra-tabernas

Biocostras, Afloramientos yesíferos, Desierto de Tabernas, Almería: Blog de Miguel Varona

Si pasea usted por el desierto y observa costras blanquecinas o de otro color sobre la superficie del suelo, por favor, no las pise ni destroce. Se trata de micro-ecosistemas que desempeñan un papel esencial en los ecosistemas desérticos, ciclo hidrológico, fertilidad, etc. Abajo os dejo dos noticias y un fragmento de texto de los estudios que llevan a cabo desde hace años en la Estación de Zonas Áridas del CSIC. Se trata de esos escasos excepcionales en los que las notas de prensa y el  fragmento de texto son lo suficientemente esclarecedores como para no verme obligado a  explicar nada, ya que incluso lo puedo estropear. ¡Inaudito!. En la naturaleza hasta lo más minúsculo a nuestra vista pueden desempeñar una función de valor incalculable. Y este caso es uno de ellos. Felicitar a los colegas de la EEZA y.. ¡Qué gozada!, no escribir ni una palabra más. Pero no se lo pierdan, ya que se trata de unas estructuras de suma importancia. Y si por casualidad, o maldad las deteriora, tenga en cuenta que dará lugar a que aparezcan otras costras físicas, pero esta vez perjudiciales para los ecosistemas que las alberga. Por favor no sea ¡maloso!. Os dejo esta vez sin más retórica un material que os haré entender que son las biocostras.  Cuando a una costra buena la pateamos, aparece otra mala ¿le suena esta cantinela eliminando el palabro costroso y añadiendo otro? ¿No? Pues entonces usted no es un habitual lector de nuestro blog.

 Juan José Ibáñez

 Pasen y lean señoras y señores en un santiamén sabrán lo que son las biocostras……

Biocostras Fuente Blog ciencia para llevar 20 minutos

Biocostras: la primera capa de vida

Por J.M. Valderrama y Roberto Lázaro (CSIC)*

12 de febrero de 2016

Las formas de vida en el planeta son tan versátiles como sorprendentes, capaces de colonizar y adaptarse a todos y cada uno de los vericuetos que ofrece la Tierra. Las biocostras son un ejemplo palmario de esta explosión vitalista que despliegan los organismos en su afán por sobrevivir y perdurar. Consisten en agrupaciones de un buen número de especies de cianobacterias (bacterias capaces de realizar fotosíntesis oxigénica), algas verdes, musgos, líquenes, hongos y hepáticas (plantas con forma de hígado), que ocupan los primeros milímetros del suelo mineral y son altamente resistentes (¡los líquenes sobreviven a 16 días de exposición al espacio exterior sin daño reseñable y recuperan toda la actividad metabólica en 24 horas!).

Las primeras especies en instalarse en el sustrato estéril son las cianobacterias. Después, según las condiciones, otros organismos se van añadiendo en la formación de la biocostra, por lo que existen distintos tipos según la composición final. La formación de esa primera capa de vida no lleva mucho tiempo en su primera fase. Así, por ejemplo, en un año se puede llegar a cubrir el 20 por ciento de un suelo desnudo. Sin embargo, la madurez de estos ecosistemas, que se van estratificando y enriqueciendo en número de especies, puede llevar entre 10 y 20 o 30 años a escala de pequeña parcela, y  varias décadas, incluso siglos, a escala de paisaje.

La Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC) lleva años observando y estudiando estos peculiares microecosistemas, que prosperan de maravilla en los paisajes semiáridos del sureste peninsular. Su principal  zona de estudio para las biocostras es el Desierto de Tabernas (Almería), un área de malpaís –espacios de ambiente árido con rocas poco erosionadas de origen volcánico– cuya situación, clima peculiar y abrupta topografía ayudan a explicar por qué las biocostras son tan frecuentes en este lugar. Las características son: baja densidad de plantas con las que competir, alta proporción de precipitaciones débiles u ocultas (rocío) y un escaso uso del territorio debido a la baja productividad y a los obstáculos naturales. Además, la accidentada topografía provoca una diversidad de microclimas que contribuye a la variedad de biocostras.

El interés por estudiar y conservar las biocostras se debe a su papel clave en el funcionamiento del ecosistema, ya que modulan muchos procesos. Uno de los más destacables es la protección que proporcionan frente a la erosión hídrica. Las biocostras la reducen de 5 a 10 veces, ya que amortiguan el golpeteo de la lluvia en lugares donde la vegetación es prácticamente inexistente.

Precisamente, hoy el CSIC ha dado a conocer el resultado de una investigación liderada por Francisco Domingo, de la EEZA, en la que se confirma cómo las costras biológicas aumentan la infiltración y la humedad del suelo, y reducen la evaporación. De este modo, regulan la distribución de agua en el suelo de los ecosistemas áridos. Entre otras de sus aportaciones se encuentra que contribuyen a la fijación del carbono y el nitrógeno, y a la formación de suelo (edafogénesis) al aumentar la porosidad, la cantidad y estabilidad de agregados, el contenido en materia orgánica, etc.

Las biocostras constituyen un modelo para estudiar el funcionamiento de los ecosistemas por su relativa complejidad y portabilidad. En otras palabras, son una especie de maquetas en las que estudiar procesos como las respuestas al cambio climático, las relaciones entre biodiversidad y funcionamiento del ecosistema o la resiliencia de los ecosistemas secos.

 * J.M. Valderrama es colaborador de la EEZA (CSIC) y autor del blog Dando Bandazos, en el que entremezcla literatura, ciencia y viajes. Roberto Lázaro es científico titular del Departamento de Desertificación y Geo-Ecología de la EEZA.

Las biocostras mejoran el equilibrio del agua en los ecosistemas semiáridos

Las costras biológicas del suelo o biocostras son comunidades de cianobacterias, algas, hongos, líquenes, musgos y microorganismos que cubren los espacios libres entre la plantas en las regiones áridas y semiáridas, y tienen un papel clave en la disponibilidad y la distribución de agua en el suelo. Ahora un estudio dirigido por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha analizado todos los procesos hidrológicos de forma conjunta que son influidos por las biocostras en un ecosistema árido. El estudio se publica en la revista Ecohydrology.

 FUENTE | CSIC 15/02/2016

  ”Nuestros resultados demuestran que las biocostras mejoran las propiedades físico-químicas del suelo, aumentando así la infiltración de agua y la humedad del suelo, y reduciendo las pérdidas de agua por evaporación respecto a suelos desnudos (sin biocostras)”, explica el investigador del CSIC Francisco Domingo, de la Estación Experimental de Zonas Áridas (Almería), que ha dirigido el estudio. “De esta forma, la presencia de las biocostras, especialmente de biocostras desarrolladas (compuestas por líquenes y musgos), tiene un efecto positivo sobre el equilibrio hídrico en regiones áridas y semiáridas“, concluye.

En este estudio se ha analizado de forma conjunta la influencia de diferentes tipos de biocostra en las fases de infiltración, evaporación y humedad del suelo) en dos ecosistemas diferentes en el sureste de España, indican los investigadores. Los resultados muestran que la infiltración en las biocostras es mayor en suelos llanos con textura arenosa, que en suelos inclinados con textura limosa. La influencia de las biocostras en la infiltración depende de la intensidad de las lluvias. Las biocostras aumentaron la infiltración con respecto a suelos desnudos durante lluvias leves, pero mostraron una infiltración similar o inferior que los desnudos durante lluvias intensas.

En períodos húmedos y fríos, las biocostras aumentaron la humedad del suelo respecto a los suelos desnudos. Sin embargo, en períodos cálidos, tanto los suelos con biocostras como los desnudos perdieron agua con rapidez, lo que significó una pérdida de agua y humedad similar bajo los dos tipos de superficies. “El estudio concluye que las biocostras incrementan la entrada de agua al aumentar la infiltración y la humedad del suelo, y reducen la pérdida de agua al reducir la evaporación del suelo, lo que aumenta el agua disponible para las plantas”, indica el investigador.

Publicación Científica de Referencia

Sonia Chamizo, Yolanda Cantón, Emilio Rodríguez-Caballero, Francisco Domingo. Biocrusts positively affect the soil water balance in semiarid ecosystems. Ecohydrology. DOI: 10.1002/eco.1719.

 Papel de las biocostras en las pérdidas de carbono orgánico por escorrentía y erosión en badlands semiáridos

 Como consecuencia de la escasez de agua y la baja fertilidad del suelo, los ecosistemas áridos y semiáridos están caracterizados por una distribución espacial en forma de mosaico, donde los parches vegetados se intercalan con zonas no vegetadas. Estas zonas no vegetadas, están, en muchos casos, colonizadas por biocostras. Las biocostras aumentan la estabilidad y fertilidad de los suelos, ya que fijan carbono y nitrógeno, aumentan el contenido en carbono orgánico (CO) del suelo y previenen la erosión por agua y viento. Además, las biocostras actúan como fuente de escorrentía, convirtiéndose dicha agua y los nutrientes asociados en recursos vitales para la supervivencia y mantenimiento de la vegetación adyacente……

 (….) Además, en la mayoría de los casos la eliminación de la biocostra da lugar a la formación de costras físicas o incipientes que aumentan la escorrentía y la erosión drásticamente, lo cual agrava lo procesos de degradación frecuentes en estos ecosistemas.

Seguir leyendo……

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*