Bosques tropicales y sequía (¿Reforestación Inteligente?)

bosues-tropicales-y-sequia-panama

Colaje de imágenes de Google sobre bosques tropicales panameños.

 ¡Se hunde el barco, bajen las lanchas!: ¡Por favor atiendan: ¡niños, ancianos y enfermos que se suban los primeros!. Esta frase, o alguna parecida, la habréis oído con harta frecuencia en las películas de cine!.  Pues bien, la noticia que vamos a analizar hoy nos viene a decir lo mismo!. Todos saben que las criaturas animales más débiles, por término general son las más jóvenes, aún en fase de crecimiento, mientras que las más vetustas, cuyos cuerpos han ido deteriorándose con el devenir del tiempo también resultan ser frágiles. Quien tiene un jardín, bien podría decir lo mismo de sus plantas adaptadas al entorno.

 Tropical forest response to drought depends on age (La respuesta de los bosques tropicales a la sequía depende de su edad) acaba de descubrir lo obvio, aunque debemos reconocer que también aporta algún detalle de interés. Que cada especie vegetal responde de diferentes formas a los periodos de sequía es una obviedad en la que no merece desperdiciar palabras. Que los individuos de una misma especie reaccionan de forma dispar a los impactos ambientales y enfermedades no merece más calificativo que ¡sin comentarios!. Y quien tenga unos mínimos conocimientos de geobotánica estará harto/a de observar ejemplos en la naturaleza.  Veamos algo ahora de la sustancia, ya que se encuentra en los suelos.

 Conforme la sequía se prolonga, la transpiración del medio edáfico y la evaporación de las plantas van haciendo descender el depósito de agua almacenada en el medio edáfico, succionando finalmente la que permanece a mayor profundidad. Los árboles pueden ser, según la especie, de enraizamiento somero o profundo, por lo que (…) ya sabéis la respuesta. También es trivial, una enseñanza de parvulario que, conforme un árbol crece, lo hace hacia arriba, en el medio aéreo y hacia abajo en el suelo, el consabido geotropismo (gravitropismo), por poner una nota de color académica.  Como corolario, las plantas maduras, y en especial los árboles maduros pueden succionar el agua hasta varios metros en el seno del suelo/regolito mientras que un vástago joven no o con dificultades.  Si volvemos a recordar que unas especies atesoran sistemas radiculares que penetran a mayores profundidades: ya tenéis los relevantes resultados de esta investigación. Añadamos que los individuos viejos y las especies arbóreas de enraizamiento somero son las primeros(as) en caer tras arreciar los vientos (huracanes, tormentas tropicales). Como corolario, resulta palmario que un ecosistema forestal maduro adquiera un aspecto mosaicista, aunque también intervienen otras causas que sería largo de describir en un post.  Por lo tanto, se me antoja insustancial el alegato de los autores de este trabajo cuando escriben en la nota de prensa:

 “Los árboles tropicales responden a la sequía de manera diferente dependiendo de su edad, de acuerdo con una nueva investigación dirigida por un científico postdoctoral en la Universidad de Wyoming”.

“Descubrimos que la edad del bosque importa”.

“Nuestros resultados indican que los factores más importantes para la regulación de la transpiración en los bosques jóvenes tienen que ver con su capacidad para acceder al agua en el suelo, mientras que los bosques más antiguos se vieron más afectados por las condiciones atmosféricas”.

Estamos trabajando en técnicas de diseño que llamamos ‘reforestación inteligente’, tomando decisiones sobre qué especies de árboles plantar para lograr diferentes objetivos de uso de la tierra”,

¿Reforestación inteligente?: al parecer, antes de este sensacional descubrimiento, se sembraba al azar. Me resulta difícil entender el valor del estudio. Al parecer los científicos pensamos que la naturaleza es tonta. Y por eso intervenimos, pero con la desventurada ¡sorpresa! añadida de que a menudo lo hacemos mucho peor, ya que la degradación de la biosfera sigue su curso al no disponer de tanto talento, nuestra Smart Inteligentia. ¡Amén!

Os dejo con la noticia traducida, aunque si no lo hubiera hecho, tampoco os secuestraria prácticamente ninguna conclusión de sustancia.

Juan José Ibáñez

Continúa………

Tropical forest response to drought depends on age

by Staff Writers
Laramie WY (SPX) Mar 07, 2018

Tropical trees respond to drought differently depending on their ages, according to new research led by a postdoctoral scientist at the University of Wyoming.

Los árboles tropicales responden a la sequía de manera diferente dependiendo de su edad, de acuerdo con una nueva investigación dirigida por un científico postdoctoral en la Universidad de Wyoming.

Mario Bretfeld, who works in the lab of UW Department of Botany Professor Brent Ewers, is the lead author of an article that appears Monday in the journal New Phytologist, one of the top journals in the field of plant controls over the water cycle. The research was conducted in collaboration with the Smithsonian Tropical Research Institute (STRI).

The paper provides some very interesting insights into how forest age interacts with drought to determine how much water is produced from tropical forests,” Ewers says. “This work has implications for the operation of the Panama Canal, as well as providing fundamental insights into how forests control the water cycle.”

El documento proporciona algunas ideas muy interesantes sobre cómo la edad del arbolado interactúa con la sequía para determinar cuánta agua se produce a partir de los bosques tropicales”, dice Ewers. “Este trabajo tiene implicaciones para la operación del Canal de Panamá, además de brindar información fundamental sobre cómo los bosques controlan el ciclo del agua”.

The research team compared responses to drought in 8-, 25- and 80-year-old forest patches in the Agua Salud project, a 700-hectare land-use experiment collaboration with the Panama Canal Authority, Panama’s Ministry of the Environment and other partners. The team measured water use in 76 trees representing more than 40 different species in forests of different ages in the Panama Canal watershed during an especially extended drought resulting from El Nino conditions in 2015 and 2016.

El equipo de investigación comparó las respuestas a la sequía en parcelas de bosque de 8, 25 y 80 años en el proyecto Agua Salud, un experimento de uso de suelo de 700 hectáreas en colaboración con la Autoridad del Canal de Panamá, el Ministerio de Medio Ambiente de Panamá y otros socios . El equipo midió el uso del agua en 76 árboles que representan más de 40 especies diferentes en bosques de diferentes edades en la cuenca del Canal de Panamá durante una sequía especialmente prolongada derivada de las condiciones de El Niño en 2015 y 2016.

The information gained from the study is critical to understanding how tropical forests respond to the severe and frequent droughts predicted by climate change scenarios, says Jefferson Hall, staff scientist at STRI. He notes that, globally, 2016 registered as the warmest year since climate records began to be compiled.

Droughts can be really hard on tropical forests,” Hall says. “Too much heat, low humidity and not enough water can drastically alter which trees survive. We found that forest age matters.”

La información obtenida del estudio es crítica para comprender cómo responden los bosques tropicales a las sequías severas y frecuentes predichas por los escenarios de cambio climático, dice Jefferson Hall, científico del personal de STRI. Señala que, a nivel mundial, 2016 se registró como el año más cálido desde que se comenzaron a compilar los registros climáticos.

“Las sequías pueden ser muy perjudiciales para los bosques tropicales”, dice Hall. “Demasiado calor, poca humedad y poca agua puede alterar drásticamente los árboles que sobreviven. Descubrimos que la edad del bosque importa“.

Water moves from soil into roots, through stems and branches into tree leaves, where some of it is used for photosynthesis. Most of this water is released into the atmosphere – a process called transpiration. Transpiration, or plant water use, can be measured using sap flow sensors in the stem.

Transpiration is regulated by external factorsfor example, how dry the atmosphere is and how much water is available in the soil – as well as internal factors, such as differences in the structure and function of wood and leaves,” Bretfeld says. “Our results indicate that the factors most important for regulation of transpiration in young forests had to do with their ability to access water in the soil, whereas older forests were more affected by atmospheric conditions.”

El agua se mueve del suelo a las raíces, a través de los tallos y las ramas a las hojas de los árboles, donde parte de ella se usa para la fotosíntesis. La mayor parte de esta agua se libera a la atmósfera, un proceso llamado transpiración. La transpiración, o el uso de agua de la planta, puede medirse utilizando sensores de flujo de savia en el vástago.

“La transpiración está regulada por factores externos, por ejemplo, qué tan seca es la atmósfera y cuánta agua hay disponible en el suelo, así como factores internos, como las diferencias en la estructura y función de la madera y las hojas”, dice Bretfeld. “Nuestros resultados indican que los factores más importantes para la regulación de la transpiración en los bosques jóvenes tienen que ver con su capacidad para acceder al agua en el suelo, mientras que los bosques más antiguos se vieron más afectados por las condiciones atmosféricas“.

During the record drought, water use increased significantly in the oldest forests, whose expansive root systems supplied trees with water from deep soil layers and allowed for maintenance of transpiration on typically sunny and hot days. Trees in younger forests suffered from a lack of water, probably because their shallower root systems could not access water stored deeper in the ground. In response, trees in younger forests regulated the amount of water they were using during the dry period.

Durante la sequía récord, el uso del agua aumentó significativamente en los bosques más antiguos, cuyos sistemas de raíces expansivos suministraron a los árboles agua de las capas profundas del suelo y permitieron el mantenimiento de la transpiración en los días soleados y calurosos. Los árboles en los bosques más jóvenes sufrían de falta de agua, probablemente porque sus sistemas de raíces más superficiales no podían acceder al agua almacenada más profundamente en el suelo. En respuesta, los árboles en los bosques más jóvenes regulaban la cantidad de agua que usaban durante el período seco.

All trees are not created equal. Their species and age matter. We are working on designing techniques we’re calling ‘smart reforestation,’ making decisions about which tree species to plant to achieve different land-use objectives,” Hall says. “This study is the perfect example of the link between basic and applied science, because it highlights the need to consider drought tolerance as we reforest wet, yet drought-prone areas.”

“Todos los árboles no son creados iguales. Su especie y edad importan. Estamos trabajando en técnicas de diseño que llamamos ‘reforestación inteligente’, tomando decisiones sobre qué especies de árboles plantar para lograr diferentes objetivos de uso de la tierra”, dice Hall. “Este estudio es el ejemplo perfecto del vínculo entre la ciencia básica y aplicada, porque resalta la necesidad de considerar la tolerancia a la sequía a medida que reforestamos las áreas húmedas, pero propensas a la sequía”.

Research paper (accede al artículo original en Ingles)

Etiquetas: , , , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*