Posts etiquetados con ‘paisajes prístinos’

¿Cuál es la Extensión de las áreas Prístinas en el Planeta? (¿Y la de las tierras poco alteradas?)

 tierra-casi-intacta

¿Tierra Casi Intacta? Foto: Colaje Imágenes Google

Ofrezcnles a algunos investigadores, unos aparatitos o sus productos (en este caso satelitales), un foro internacional, ignorancia sobre la realidad que nos apabulla, desconocimiento del pasado, y un cerebro casi plano y ¡zas” artículo científico publicado. Eso sí, debe ser muy optimista y hablar del tema de moda, léase  covid-19 en el periodo en el que redacto este post. Esta no es ciencia, sino tecnociencia, una actividad bastante más oscura y procelosa, pero beneficiosa para mentes ignotas pero deseosas de fama y gloria.

La Noticia sobre la que vamos a hablar hoy lleva por título “Half the earth relatively intact from global human influence”, que traducido del suajili al español castellano nos vendría a decir: La mitad de la tierra relativamente intacta de la influencia humana global”. Pero recordemos ue acerca de este tema ya hemos discutido en nuestra bitácora: “¿Cuál es la Extensión de las áreas Prístinas que aún persisten en el Planeta?. Ya comentamos que padecemos de un profundo desconocimiento sobre el tema, pero conforme nos adentramos en la indagación de nuestros orígenes y los paleo-paisajes en donde vivían, al parecer  el ser humano ha llegado a habitar en paisajes que, tan solo algunos años atrás, ni concebiríamos, como aquellos denominados bosques ecuatoriales prístinos, que no lo fueron durante miles de años (por ejemplo el Amazonia). Tampoco las paradisiacas islas del pacífico que, aunque estén deshabitadas desde tiempos inmemoriales, fueron arrasadas por indígenas humanos hace decenas de miles de años, según las narraciones de muchos arqueólogos, algunos de los cuales también trabajaron para National Geographic, al igual que algunos autores del estudio que os mostramos hoy.

¿Y qué decir la de las tierras poco alteradas o relativamente intacta?. Los autores deberían clarificar el significado de “poco” en este contexto. Una cuestión es lo que vemos y otra bien distinta su historia.

Los autores nos señalan que “Aproximadamente la mitad de la tierra sin hielo de la Tierra permanece sin una influencia humana significativa”. Efectivamente desiertos (Aridisoles) actualmente inhóspitos (a menudo poblados por civilizaciones en el pasado, por cuanto los climas siempre han ido cambiando en el devenir del tiempo), tundras circumpolares sobre suelos de permafrost (Gelisoles o Criosoles), glaciares, paredes verticales en las montañas, alguna que otra zona pantanosa (Histosoles y Gleysoles), y poco más. Actualmente estas regiones serían imposibles de usar para fines agrícolas, y por tal razón no se encuentran antrópicamente muy perturbadas. Quizás en casos muy concretos y apelando al uso de una formidable tecnología, puedan rendir algo en el futuro. Empero actualmente, su contribución al bienestar humano, materialmente entendido, sería escasamente significativa. No albergo dudas de que a escala global desempeñen un papel importante para la biosfera como que reporten los susodichos servicios ecosistémicos, empero se trata de los fragmentos más inhóspitos para la vida y el hombre, atesorando una biodiversidad muy moderada  y sesgada por sus respectivas idiosincrasias. Abajo en la noticia aparece el contexto (preservación de la biodiversidad) de este trabajo, iniciativa de la FAO en la que también participa este bloguero. Seguidamente los autores afirman que:

Aproximadamente el 15 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra y el 10 por ciento de los océanos están actualmente protegidos de alguna forma. Sin embargo, liderados por organizaciones que incluyen Nature Needs Half y Half-Earth Project, ha habido llamamientos globales para que los gobiernos se comprometan a proteger el 30 por ciento de la tierra y el agua para 2030 y el 50 por ciento para 2050.

Miren ustedes, las Instituciones Internacionales avalan, acuerdan y firman convenios que a la postre se cumplen tarde o mal o nunca. Pero aún queda por resolver el debate más espinoso, que en el futuro trataremos en profundidad. Nos referimos más concretamente a las figuras legislativas que conciernen a la protección de la naturaleza. En aras de la brevedad nos ceñiremos a las tierras emergidas, aunque no sean más importantes que las oceánicas o glaciares desde el punto de vista de la biodiversidad y protección de la naturaleza. Si realmente tenemos un 15% de la supetficie protegida y deseamos alcanzar la descabellada cifra del 50%, ¿Qué debe hacerse?. ¿Devolvemos a la naturaleza un 35% de la superficie bajo el imperio del hombre. ¿Y la producción de alimentos? ¿Y el espacio para una sociedad ya superpoblada?.  Hoy por hoy, sin un cambio radical y revolucionario, de la sociedad y sistema económico en el que nos encontramos inmersos, incluyendo guerras, nacionalismos, etc., se trata de una ¡misión imposible!.  ¡Pura demagogia!.

Pero démonos un respiro en el presente y afrontemos nuestras míseras realidades: Cuando uno lee la prensa especializada sobre parques naturales, reservas de la biosfera, y un largo etc., se percatará que la cantidad de atrocidades que se llevan a cabo por uno u otro motivo en el seno de muchas de ellas son descomunales. Del mismo modo, una figura legal que creamos hoy puede  deshacerse mañana.

En el mundo actual, una considerable parte de las áreas protegidas lo son por intereses económicos, ya que atraen turismo y cierta riqueza. De haber sido más rentables para ciertos sectores económicos…. Empero ni las que actualmente existen, incluso las más emblemáticas, se encuentran libres de riesgos y estragos. El  único bosque ¿cuasi?-primigenio de Europa, que se encuentra en Polonia, la selva amazónica, et., etc., están seriamente amenazados(as) y en parte destrozados. Tan solo son necesarios dos dirigentes sin escrúpulos para desmantelar enormes y/o valiosas joyas de la naturaleza.

Lo dicho, desde el despacho y con los sensores remotos si puedan elaborar artículos insustanciales, vacíos de cualquier contenido profundo. En la nota de prensa uno de los autores dice que aun “se siente optimista” con lo que el futuro nos depara. Francamente, no sé si se trata de una criatura tras leerle su madre un cuento, ya que la realidad es tozuda y rotunda.  Lean la prensa, por favor.

Cuanta estupidez se publica hoy en día.

Juan José Ibáñez

Continúa…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Los Bosques Amazónicos: ¿Paisajes Prístinos o Paisajes Culturales?

bosque-amazonicogeoarqueologia-amazonica 

Bosque de Lluvia amazónico. Fuente: World for Travel y Descubriendo el pasado de los paisajes y pueblos amazónicos. Fuente: Mail Online

El ser humano ha modelado prácticamente toda la biosfera. Difícilmente podemos hablar de paisajes prístinos, sino culturales, incluso en los bosques tropicales lluviosos de la cuenca amazónica.

La perturbación por la acción del hombre de los ecosistemas forestales ha sido menormente diversa, desde su total erradicación, hasta el incremento de la biodiversidad de los mismos. Así por ejemplo, en la Europa mediterránea, la denominada por Paco González Bernáldez “frutalización” del bosque viene a recordarnos que, a lo largo de la historia las culturas que habitaron en estos ambientes, eliminaron las especies arbóreas que menos les interesaban, preservando las que les ofrecían mayores beneficios, fomentando en los espacios sabanoides resultantes, la creación de pastos y/o policultivos. En consecuencia las masas forestales perdían biodiversidad de las especies leñosas, pero dando lugar a sistemas agrosilvopastorales, que no agroforestales, muy diversificados. En este post mostraremos la asombrosa historia de los paisajes amazónicos en un pasado no muy lejano.

Ya hemos explicado en numerosos post, como conforme a la geoarqueología, etnoagricultura y etnoedafología progresaban, iba poniéndose en duda el mito de la Amazonía pristina, como fue el caso, entre otros, de nuestra entrega dedicada al explorador Francisco de Orellana y la enmienda actualmente conocida como biochar

Willian Baleé (año 2000) explicaba en un interesantísimo artículo publicado en la Revista Mundo Científico, como a la hora de comprender la biodiversidad del Amazonía se ha soslayado el factor humano, es decir el papel de sus pueblos indígenas con vistas a fomentar la biodiversidad que hoy observamos, y que incluso podría ser mayor de la acaecida hace siglos tras la desaparición/desorganización de muchas de aquellas culturas. Los pueblos aborígenes amazónicos cultivaron extensas superficies de la cuenca amazónica, desde hace al menos 6.000 años, siendo la domesticación de especies, la formación de campos elevados y la creación de suelos antrópicos sobre ellos, prácticas muy comunes que terminaron por aumentar la biodiversidad. Como mínimo,  muchos de los puntos calientes o hotspots de biodiversidad de esta región aparecen sobre antiguos suelos antrópicos, sitos en campos elevados. Hablamos de lo que se ha denominado agricultura forestal, y que tiene que ver con el concepto de reservas extractivas, puesto de moda durante la última década del siglo XX. Se supone que durante los recorridos y cambios de asentamientos, aquellos pueblos indígenas llevaban consigo ciertas especies de cultivo (u otras con distintos fines, como para la obtención de ciertos medicamentos, fibras, etc.). Tales semillas debían ser sembradas tras desbrozar parte de la vegetación natural, aunque dejando intacta en su mayoría. Del mismo modo, o en combinación, los campos elevados resultaban ser nuevos hábitats originados por el hombre, con vistas a mantenerse fuera de los estragos de las inundaciones estacionales de los caudalosos ríos, típicos de la región. Ahora bien, posiblemente también tuvieran cabida algunos manejos que erradicaran toda la cubierta arbórea. Lo mismo puede decirse de las chamiceras, si bien su extensión parecía ser mucho menor que la que se produjo tras la denominada colonización.

Reiteramos que en el mentado artículo se menciona como muchos puntos calientes de biodiversidad se ubicaban en enclaves elevados (frecuentemente con obras para favorecer el drenaje) cuyos suelos se habrían formado por la progresiva acumulación intencional de materiales ricos en carbono orgánico (Antrosoles). Por tanto, las remociones de suelo para formar hábitats no inundables permitían que los asentamientos y los cultivos más importantes no terminaran por ser sumergidos o dañados. Se trata de un tema que aún sigue siendo motivo de debate, aunque, como veremos a continuación, se acumulan numerosas evidencias a favor de que la cuenca amazónica resultaría ser un paisaje cultural y no un paraíso prístino.

Más allá del Jardín del Edén    

Recientemente, nuestro colaborador Régulo León Arteta, me envió un trabajo recientemente aparecido en una revista de las denominadas de prestigio, publicado por investigadores brasileños que ponía cabeza abajo y patas arriba hasta las perspectivas más osadas sobre la naturaleza prístina/cultural de la región amazónica en su sentido más extenso (incluyendo desde el Orinoco hasta la  parte norte de la América Austral, etc.). Tal material se encuentra en acceso abierto, por lo que al final de este post os dejo el enlace con vistas a que lo podáis leer con detenimiento. Clement y colaboradores, el año de gracia/o desgracia de 2015, parecen demostrar, haciendo uso de una bibliografía extensísima, una perspectiva diametralmente opuesta a la que sostenía la naturaleza prístina del paisaje amazónico. Según estos autores, desde el Holoceno medio, los pueblos indígenas de esta maravillosa región comenzaron a desarrollar una agricultura que, a la postre, culminó en una insospechada hasta ahora revolución agraria y cultural, que dista mucho del panorama que han venido ofreciendo, tanto  la prensa científica como la divulgativa. Y así se culminó con una estructuración político-social de gran alcance que vinculaba a diversos pueblos aborígenes de etnias distintas. En consecuencia, el Amazonía debiera entenderse como un paisaje cultural y centro de domesticación de diversas plantas y animales, en cuya transformación intervinieron numerosos pueblos (pertenecientes, entre otras, a las familias lingüísticas Arahuaca, Pano, Tupi-Guaraní, Caribeñas y Tipití). De nuevo, según estos autores, aquellos paisajes culturales debían/podían alimentar a bastantes millones de personas, estando repletos de los más diversos tipos de gestión del suelo y el vuelo. La extensión de las terras pretas llegó a alcanzar el 3,2% del territorio, aunque  también crearon otros suelos antrópicos con menor contenido de materia orgánica, obras hidráulicas, canales, lagunas con fines piscícolas, extensas redes viarias que facilitaban los intercambios comerciales y un largo etc. Si bien los asentamientos más sofisticados bordeaban las grandes arterias fluviales, no es menos cierto que otros de menores dimensiones alcanzaron los interfluvios de las cuencas de drenaje. La gestión del territorio, como también acaeció y aun lo hace en otras muchas culturas y regiones del mundo, era de naturaleza centrípeta, es decir cerca de las aldeas se ubicaban los cultivos más productivos (sobre los suelos antrópicos más oscuros por su enriquecimiento en carbono), siendo la gestión más laxa (y menores las enmiendas de materia orgánica aplicadas al medio edáfico), conforme se alejaban del poblamiento.  De hecho, la Península Ibérica y otros paisajes los paisajes culturales atesoran estas mismas y lógicas características.

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Reservas Naturales y Espacios Protegidos: Dos Mundos, Dos Problemas

Al leer la noticia que vamos a comentar hoy he recordado un problema que puede generar equívocos en la percepción ciudadana. Cuando la prensa describe los avatares a los que se enfrentan las Reservas de la Biosfera y otras figuras legales que incumben a espacios protegidos, suele soslayarse que nos enfrentamos a problemas distintos en función del área geográfica en donde se encuentren. Así, por ejemplo, si comparamos grosso modo las reservas y parques naturales de Latinoamérica “en general” (siempre hay excepciones), con las Europeas, se puede demostrar fácilmente que la gestión de estos tesoros de la naturaleza demandan estrategias dispares. ¿Razón? Todo depende de la historia geográfica de cada región, así como del impacto secular de la acción humana.

picos-de-europa-national-park-asturias-spain

Parque Nacional de los Picos de Europa (Asturias, España). Fuente: Total Wallpapers.com

(más…)

Etiquetas: , , , ,