El Positivismo Lógico y el Círculo de Viena

 

El los post precedentes que podréis encontrar al final de este, es decir los relacionados con la ciencia e inducción, intentamos exponer de la forma más sencilla posible el programa de los induccionistas. Su empirismo radical fue criticado después, a la luz de escuelas más recientes de la filosofía de la ciencia. La culminación de sus infructuosos intentos con vistas a ofrecer una visión de la empresa científica, plana, y coherente terminaron con el Positivismo lógico, el  empirismo lógico y la diseminada filosofía analítica, más o menos relacionada con el Círculo de Viena, que podéis consultar en Wikipedia. Esto no significa que el programa que defendían sus proponentes se agotara plenamente. De hecho, aun puede hablarse de neopositivismo, por cuento aún se sigue trabajando recogiendo parte de sus puntos de vista. Una cuestión es su fracaso a la hora de reducir el edificio de la ciencia al lenguaje de las matemáticas, y según algunos expertos de la física, y otra bien distinta que durante de las primeras décadas del siglo XX, surgieran algunos de los talentos más poderosos y reconocidos de la filosofía de la ciencia. Hablamos entre otros de Bertrand Russell, Alfred North Whitehead, Kurt Gödel, Ludwig Wittgenstein, Rudolf Carnap y un largo etcétera. Allí, entre ellos comenzó a adiestrarse  Karl Popper, que a fin de cuentas acabó de rematar su reduccionismo lógico matemático. Empero como ya menté en alguno de esos post, en mi opinión se trata de uno de los fracasos más fructífero de la historia de la cultura. En filosofía y ciencia, como en cualquier actividad mundana, existen victorias pírricas y fiascos gloriosos. El legado que aportaron, personajes como los mentados, es impresionante y aun sigue vigente, tanto en filosofía como en las propias matemáticas. Tal aserto no puede entenderse, a la luz de la compartimentación de la ciencia actual. Muchos de ellos fueron tan grandes filósofos como matemáticos. Empero las búsquedas del Santo Grial terminan siempre así. En consecuencia se merecen un más que justificado homenaje.

 

  

 

Wittgenstein

Advertimos al lector, que debe distinguirse entre los filósofos asociados al Círculo de Viena y los máximos exponentes del positivismo lógico. Si bien los participantes en el primero pueden ser considerados, grosso modo, como positivistas, no todos los defensores del segundo participaron en las actividades del Círculo de Viena. Más aun, a la hora de hablar de pertenencia a esta movimiento, cabe diferenciar entre aquellos que lo hicieron plenamente, de los que simplemente coquetearon, y finalmente de los que comenzaron juntos su andadura para después desmarcase de tal iniciativa.  

En Wikipedia, podréis encontrar abundante información sobre el tema. En cualquier caso, entiendo que en esta enciclopedia se les recuerda a muchos de ellos por sus aportaciones al empirismo, pero no por la detracción que manifestaron con posterioridad algunos de los defensores más destacados del positivismo lógico. Efectivamente, Tanto Rusell y Whitehead, como Wittgenstein entre otros, tras intentar acometer la reducción de toda la ciencia al lenguaje de las matemáticas, se vieron frustrados, terminando sus vidas profesionales con posiciones mucho más relativistas. En cualquier caso, el legado de sus primeros años, aun resuena en las aulas universitarias y academias con títulos de la guisa: los Principia Matemática de Rusell y Whitehead, o el Tractatus logico-philosophicus escrito por Wittgenstein. Del mismo modo, el Teoremas de la incompletitud de Gödel es en mi opinión uno de los constructos mentales más hermosos de la historia de las matemáticas, si bien no puede considerarse como una obra realmente filosófica.

 

 

 

Kurt Gödell  junto a A. Einstein

 

El programa de investigación que se fraguó Positivismo lógico (circulo de Viena) se sustentó en gran medida, a la par que dio lugar al auge de la lógica apoyada en las matemática. Su pretensión consistió en convertir esta disciplina filosófica en el método adecuado para el conocimiento de la realidad y una nueva forma de verificación científica. Y como hemos mentado es aquí en donde emergieron gigantes de la talla de Wittgenstein, Russell y Whitehead, debido a sus importantísimas aportaciones  al desarrollo de esta nueva lógica. El objetivo era convertir las proposiciones del lenguaje en módulos a través de los cuales puede encerrarse la realidad. La verificación de éstas debía hacer posible saber que proposiciones pueden ser dichas y tienen sentido y cuales no.

 

 

A. N. Whitehead

 

En el portal Liceus narran así el surgimiento del Circulo de Viena:

La Universidad de Viena fue reuniendo a principios de siglo -tras la primera Guerra Mundial- un grupo de jóvenes profesores preocupados por las cuestiones de la ciencia y su alcance cognoscitivo. Herbert Feigl, que más tarde integraría el Círculo de Viena, narra este hecho de la siguiente manera: “un grupo de jóvenes doctores de filosofía, la mayoría de los cuales habían estudiado física, matemática y ciencias sociales se reunían los jueves para discutir sobretodo cuestiones de filosofía de la ciencia. En aquella época el positivismo de E. Mach constituía la principal inspiración de este pequeño grupo de estudiosos”. Estaban atraídos por el positivismo y a la espera de que estas discusiones continuasen y fraguasen en una realidad nueva. En 1929, Rudolf Carnap (que había llegado a Viena en 1926), Neurath y Hahn se encargaron de poner por escrito las ideas e iniciativas del grupo y la nueva concepción que ellos tenían acerca de la realidad y la ciencia. Publicaron, entonces, lo que se conoce como el manifiesto del Círculo de Viena bajo el título de La concepción científica del mundo. En él se anunciaban también las actividades que iban a desarrollar para dar a conocer sus ideas y desarrollarlas. No era, sin más, una pretensión intelectual, sino que afectaba a sus vidas; se puede decir que era su proyecto vital.En resumen, el manifiesto de 1929 sirve como constitución e inicio de las actividades de una concepción filosófica anclada en el empirismo clásico, pero con la novedad del logicismo y positivismo de las ciencias. Veamos ahora cuales son las tesis o principios filosóficos de esta nueva filosofía.

Del mismo, en Wikipedia se comenta lo siguiente del Postivismo lógico:

 

En matemáticas su gran contribución es la indudablemente importante Principia Mathematica con Alfred North Whitehead, libro en tres volúmenes en donde a partir de ciertas nociones básicas de la lógica y la Teoría de conjuntos se deduce la totalidad de las matemáticas. Mostrando así el poder de los lenguajes formales, la posibilidad de modelar las matemáticas y la fertilidad de la lógica. Un libro profundamente influyente e importante que contribuyó al desarrollo de la lógica, la teoría de conjuntos, la inteligencia artificial y la computación así como la formación de pensadores de la talla de David Hilbert, Ludwig Wittgenstein, Alan Turing, Willard Van Orman Quine y Kurt Gödel. En filosofía contribuyó prácticamente en todas las áreas, desde la misma metodología abogando siempre por el análisis y alertando a los filósofos de las trampas del lenguaje, sentando así el método y las motivaciones de la filosofía analítica de su Tractatus logico-philosophicus que influyó en los trabajo del Círculo y reafirmó posiciones previas en cuanto a tratar la ciencia como un conjunto de proposiciones con sentido y relevantes.

La filosofía del Círculo de Viena aboga por una concepción científica del mundo, defendiendo el empirismo de David Hume, John Locke y Ernst Mach, el método de la inducción, la búsqueda de la unificación del lenguaje de la ciencia y la refutación de la metafísica. Esta filosofía es una forma de empirismo y una forma de positivismo conocida con los nombres de positivismo lógico, neopositivismo, empirismo lógico o neoempirismo, aunque los miembros del Círculo de Viena preferían llamarlo empirismo consecuente. Para más información con respecto a la filosofía del Círculo de Viena véase Positivismo lógico

El círculo de Viena se disolverá producto de la presión política y ascenso del nacionalsocialismo en Austria. En 1936 Moritz Schlick sería asesinado por un estudiante Nazi, Johann Nelböck, situación justificada por la prensa alemana de la época. Tras estos acontecimientos, la mayor parte de los miembros del círculo de Viena escaparon a otros países (principalmente a Estados Unidos) donde seguirán desarrollando su filosofía: el positivismo lógico, pero ya no como un círculo, sino de manera diseminada.

Es obvio que las agrias relaciones entre los libre pensadores y el poder se adentran en los albores de la historia, comenzando en el mundo occidental con la filosofía helénica. Se nos suele argumentar que la religión fue un calvario, empero antes y después de ella, la sociedad científica ha estado marcada por espíritus libres y aláteres del poder. Y si no lo consideran así, estudien lo que ocurrió, por poner un ejemplo, en la antigua Unión Soviética. Dentro de unas décadas, comenzaran a emerger las presiones del poder sobre la ciencia que se realiza en la actualidad y los lectores que sobrevivan y los más jóvenes, podrán leer muchos episodios con cierto sonrojo, por no decir vergüenza. 

 

 

 

Bertrand Russell

 

Del mismo modo, debemos reiterar que tal narración ha debido ser escrita por un amante de esta escuela, empero la realidad es que, como mínimo, Russell, Whitehead y Wittgestein terminaron por renunciar a tales monumentales pretensiones para continuar sus obras con otro tipo de filosofías menos empiristas. Uno debe tener cuidado al hablar de las contribuciones de los grandes héroes de la ciencia. Como casi todas las personas de a pié, fueron cambiando sus opiniones conforme transcurría el tiempo, de tal modo, que no puede reducirse su pensamiento a una época u a otra. ¿Estaban equivocados en su empresa inicial o en las postrimerías de sus contribuciones filosóficas?. No debe resultar extraño que cuando Lakatos analiza la obra de su mentor Karl Popper, terminara discerniendo entre Popper-1, Popper-2, Popper-3, es decir sobre el pensamiento de esta autor en distintos momentos de su vida. En realidad  fracasaron al reducir a la lógica y la teoría de conjuntos la totalidad de las matemáticas. Sin embargo a lo largo de su andadura realizaron contribuciones muy relevantes a las herramientas formales que utilizaron. Podéis documentaros más sobre el tema pinchando en este enlace: el círculo de Viena. Del mismo modo, en Wikipedia, se asocia a Popper a tal círculo. La verdad es que Popper comenzó asistiendo a sus reuniones, para terminar convirtiéndose tiempo después en la peor de sus pesadillas. La filosofía de este filósofo acaba con el ansiado ideal de este colectivo.

Juan José Ibáñez

 

PD. Sobre la imaginería de los grandes científicos y filósofos

 

Terminaremos este post con un poco de “cachondeo: Si observan las fotos de la mayor parte de filósofos y científicos que hemos ido incluyendo en este breve curso introductorio a la filosofía de la ciencia, observarán que, en la mayor parte de ellas, les recogen en la postrimería de sus vidas (las de Turing y Wittgenstein, son una excepción, claro está que su trayectoria vital se vio truncada prematuramente). Sinceramente, no logro entender tal estética. Por mucho que he buscado en Internet, resulta casi imposible obtener imágenes de su juventud o madurez (cuarentones), salvo en casos contados. Cuando busqué fotos de “la Margulis” me ocurrió lo mismo. Esta afamada bióloga, siempre aparece “cincuentona y gordita”. Tan solo logré obtener una de su juventud. Empero ella conquistó a Carl Sagan cuando era una estudiante universitaria bisoña (con toda seguridad debía ser bastante atractiva) y él ya un famoso científico. Al final, el ciudadano piensa que somos todos muy feos y, por eso, nos dedicamos a darle al “coco”. Esto debe cambiar, por cuanto no es cierto. ¿Se imaginan que cuando se hablara de los actores y actrices de Hollywood se acompañaran los textos con fotografías de octogenarios? ¿A que no? Mientras insto a que resolvamos tan infame agravio comparativo, sugiero que los que ya han alcanzado “fama y gloria” se tiren de una vez por un puente o la ventana de su casa. Al margen de que se hablará más de ellos, a la par que “se citarán” con mayor intensidad sus obras, pasaran a la posteridad como gente guapa” (¡bueno tan solo unos pocos). No me digáis que esto no son reflexiones sociológicas ¿verdad?. Jajajaja.   

 

Sumario de los post editados en “Curso Básico sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia hasta este post (pinchar en los números para desplegar los post)

 

¿Qué es esa cosa llamada Ciencia?

El Método Científico

Curso Básico sobre Filosofía y Sociología de la Ciencia

Reduccionismo Epistemológico

Ciencia e Inducción [1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13,]

El Círculo de Viena y el Positivismo Lógico [41]

Filosofía de Karl Poper: El Falsacionismo [14, 15, 16, 19, 20, 21, 23, 24, 25, 26]

Filosofía de la Teoría de la Evolución y Sociedad   [17, 18],

Naturaleza y enseñanza de la Ciencia [22]

Las Teorías Científicas Como Estructuras Complejas

La Filosofía de Imre Lakatos  [28, 29, 30, 31, 32]

La Filosofía de Thomás Kuhn [33, 34, 35, 36, 37]

Filosofías Radicales de la Ciencia: Feyerabend y más  [38]

Filosofía de la Ciencia versus filosofías científicas [39]

¿Es la mente fractal? [40]

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*