Geofagia: Ingestión de los Elementos Minerales del Suelo en la Alimentación y Salud Humana a Través de la Historia

Se sabe desde hace tiempo que la calidad (y variedad) de los alimentos es indispensable para mantener una buena salud. En función de las propiedades del suelo en donde crecen los cultivos, estos pueden ser más o menos nutritivos, e incluso generar ciertas deficiencias en minerales y oligoelementos. No abordaremos en este post los posibles problemas causados por la ingesta de alimentos que se desarrollan sobre suelos contaminados. Sin embargo, la relación entre suelos y salud da mucho más de sí. ¿Qué nos aporta la historia y prehistoria a este respecto?

 

 

 

Elaborando tortas de barro en Haití. Fuente: Re: The People

 

 ¡Aleluya!. No soy el único blogger que escribe sobre la ciencia del suelo en el ciberespacio. Creo haber encontrado tres más. Ya os las iré describiendo. Llevaba tiempo barruntando redactar una noticia sobre geofagia. Recordaba haber leído una, como os comenté en el último post, sobre el uso de las arcillas en la dieta de las embarazadas de un pueblo aborigen (que hoy he confirmado que procedía de Guinea Papua, pero no logré recuperarla; el formato pape tiene estas cosas). Sin embargo volví a toparme con este tema en un número que National Geographic dedico a los suelos, como os comenté en este post. También, en este caso, se hace referencia a las mujeres preñadas. Sin embargo,  aquél antiguo remedio dietético tradicional de los haitianos ha sido rescatado para su ingestión general por la población, con vistas a poder subsistir en el infierno terrenal que padecen. Ya comentaremos el tema a continuación. Más aun, en el BlogSoil and Environment”, administrado por el experto filipino Víctor B. Asio (profesor de ciencia del suelo y geoecología de “Visayas State University, Leyte, Philippines”), también se dedica un post al tema (soil and human health), volviendo a surgir la relación entre los suelos y la salud. Tratemos pues brevemente estos asuntos.

 

 

 

Vendiendo tortitas de barro en Haití: Fuente Haiti Hope

 

Comencemos por National Geographic. Uno de los breves artículos incluido en el mencionado número especial llevaba por título: “Pobre Suelo”. Ya os comenté el drama de Haití, víctima de la pérdida (erosión) y degradación (contaminación por plaguicidas) de sus recursos edáficos. Nadie cuestiona ya este hecho, sobre el que deberemos retornar tarde o temprano. Tan solo os expondré unos pequeños párrafos del mencionado documento:

 

“Haití ha perdido la fertilidad de su tierra, y los medios para alimentarse (….). Como sucedáneo de la comida importada, algunos haitianos desesperados recurren a las tortas de barro, sal y grasa, suplemento dietético tradicional para las embarazadas. (…) prepara una remesa (foto) para venderla en Puerto Príncipe.

 

Seguidamente os resumo parte del texto escrito por Víctor B. Asio, que es más extenso y concitas bibliográficas, por lo que os remito al original para todos aquellos que deseéis una mayor información al respecto. Eso sí, he ido añadiendo material de mi propia cosecha o encontrado en otros lugares del ciberespacio.

 

De acuerdo a Víctor (texto original en suahili abajo), la geofagia en hombres y animales se ha detectado en diversos pueblos aborígenes de América del Sur, África y Oceanía. Es decir, principalmente en ambientes tropicales. Nos informa a su vez que el legendario Alexander von Humboldt fue el primer explorador que dio noticia de ello, en los pueblos otomanos de la cuenca del Orinoco. Víctor también menciona su papel en las mujeres embarazadas como posible paliativo de deficiencias minerales. Como veremos después, la Wikipedia inglesa nos informa que por sus propiedades, las arcillas del suelo pueden inhibir también la sensación de nauseas en las nativas preñadas.   

 

 

 

Nuestros antepasados también eran geofagos. Fuente: Pondering Pikaia

 

Este edafólogo también comenta que sirve para apaciguar la sensación de hambre, que es lo que debe ocurrir actualmente en Haití. No obstante, advierte que un abuso en la ingesta de tal manjar puede crear problemas de toxicidad e incluso mortalidad, debido a los efectos tóxicos de algunos elementos minerales como el hierro. Obviamente si el medio edáfico adolece de problemas de contaminación, pueden surgir otros problemas sanitarios que no abordaremos en este post. Víctor también comenta como investigaciones recientes pararen demostrar que la ingesta de arcillas absorbe las toxinas del organismo, sirviendo por tanto para su desintoxicación, a la par que atesora de propiedades antimicrobianas. Como es lógico, también advierte que el consumo de suelo puedo ser peligroso debido a la posible presencia de patógenos y parásitos entre sus materiales bióticos.

 

Nosotros podíamos añadir que las arcillas tienen un potente complejo de cambio que las permite absorber sustancias tóxicas, como los alcaloides, y desprender nutrientes, como el sodio o el calcio (muy importante para la formación ósea, lactancia y evitar la osteoporosis).

 

Del mismo modo la Wikipedia inglesa alberga un más que interesante capítulo sobre geofagia (recomiendo su lectura), confirmando que ha sido habitual entre una buena parte de comunidades indígenas a lo largo y ancho del planeta. De nuevo nos ratifica su consumo principalmente en embarazadas y niños, siendo su contenido en arcillas y su tipo (principalmente de la familia de las montmorillonitas o esmectitas) de suma importancia. Así por ejemplo, en este capítulo de Wikipedia se nos informa que los pájaros consumen pequeñas cantidades prefiriendo los suelos arcillosos ricos en este tipo de filosilicatos, como bien podrían serlo los Vertisoles.  Sin embargo, Wikipedia especifica aun más, al comentar que la primera evidencia prehistórica de geofagia procede de las Cataratas de Kalambo, en la frontera entre Zambia y Tanzania. Evidencias arqueológicas demuestran la presencia de arcillas blancas ricas en calcio junto a los huesos de nuestro predecesor el Homo habilis.

 

“The oldest evidence of geophagy practiced by humans comes from the prehistoric site at Kalambo Falls on the border between Zambia and Tanzania (Root-Bernstein & Root-Bernstein, 2000).” Here, a calcium-rich white clay was found alongside the bones of Homo habilis (the immediate predecessor of Homo sapiens).[3]

 

Del mismo modo, en la Wikipedia inglesa se enfatiza que, en la actualidad aun, se estudian sus propiedades para posibles usos terapéuticos, al margen de la ya reconocida eficacia al objeto de secar el acné juvenil o granos de la piel (existen múltiples productos en el mercado y puedo dar personalmente fe de su eficacia en este sentido). Pero tal hecho ya conocen de sobra dermatólogos y esteticistas. 

 

 

Otras muchas especies practican la Geofagia

(foto de un tapir). Fuente: mamorales

 

Finalmente, Víctor, en su Blog Soil and Environment” nos recuerda que, de algún modo, todos ingerimos partículas de suelos y especialmente los niños o los moradores de países pobres, estimándose un promedio, en general, de 10 miligramos por persona y día.

 

Otra vía por la que las partículas finas pueden ser absorbidas es la inhalación. Obviamente su entrada en el organismo debe ser mayor (esto es una apreciación personal), en ambientes áridos y semiáridos cargados de polvo, o en las ciudades. En este último caso, el riesgo es mayor por cuanto parte de ellas no son edáficas, procediendo directamente de los gases procedentes de los combustibles fósiles que utilizan loa vehículos. Tal proceso puede causar problemas respiratorios o agravar la salud de los que ya los padecen.  Algo parecido sucede por la ignición de la biomasa tras incendios forestales o agrícolas. En cualquier caso, Víctor también nos recuerda que los pequeños fragmentos de anfibolita y serpentina que contiene el asbesto han causado serios problemas sanitarios en cualquier tipo de países. De hecho, mi hermana (Consuelo Ibáñez), la administradora del Blog Salud Pública y Algo Más”, trabajo seriamente sobre este asunto en la Comunidad de Madrid, por cuanto también muchas personas fueron afectadas aquí.

 

Bueno pues demos nuestra bienvenida a este reciente Blog, que aunque se encuentre escrito en suahili, será muy bien recibido en este diminuto cosmos de los suelos en la gigantesca blogosfera. Recordar se denomina “Soil and Environment”, y os animo a visitarlo.

 

Juan José Ibáñez

 

Geophagy: en el Blog Soils and Environment

People living in areas with fertile soils are better nourished than those living in degraded soils due to the higher quantity and quality of food in the former than the latter. Likewise, people living in polluted environments are more exposed to the ill effects of pollutants (…).


Direct links between soils and human health & geophagy

Humans ingest soil either involuntarily or deliberately. For the involuntary ingestion, every person ingests at least small quantities of soil. This is because any soil adhering to the skin of fingers may be inadvertently taken in by hand-to-mouth activity. This is especially true for children who like to play outdoors and for people working outside buildings or in the fields. Soil is also an important constituent of household dust and many foods such as fruits, vegetables and tubers crops usually contain some soil particles especially in poor countries. It is estimated that an average adult ingests soil at a rate of 10 mg per day.


Geophagy is the deliberate ingestion of soil by humans and animals. It is practiced by different peoples in all continents but is most common in the tropics particularly in Africa. This phenomenon was already known in the ancient world but the first detailed scientific report about it was written by the great German naturalist and founder of geography Alexander von Humboldt during his expedition of 1799-1804 to South America. Von Humboldt observed that eating soil was practiced by the indigenous Ottomac people in the Orinoco in Venezuela. The reasons for geophagy are still being debated until now but are known to vary from place to place. These include: soil as famine food to appease the pangs of hunger, as medicine and therapeutic (recent research has shown that clay adsorbs and detoxifies toxins and has antimicrobial action), cravings and good taste especially for pregnant women, as source of mineral nutrients to correct deficiencies, and an abnormal appetite for non-food substances. But excessive soil intake can lead to death of an individual due to the toxic effects of some mineral elements like Fe. This is likely to happen if the soil is contaminated with pollutants.
Ingesting soil can also cause ingestion of eggs of parasitic worms and other disease-causing organisms  (…).

 

Another direct link between soil and human health occurs through inhalation. People inhale soil dusts inside their houses and by just walking in the street. The amount of inhaled dusts under normal conditions is generally low and thus is not harmful. But very dusty environments can cause lung problems. Also inhalation of even small amounts of the fibrous dust of serpentine and amphibole minerals commercially called asbestos is dangerous in that it can cause diseases and even cancer.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Dear Juanjo,

Thank you very much for featuring my blog in your excellent and very popular weblog. I find your topics very relevant and interesting.

My blog is just 3 months old, so I hope it will be useful to readers just like your blog which has so many readers and followers throughout the world. Congratulations for your excellent work!

I have put a link to your blog for my readers including Filipinos who have not yet forgotten their Spanish (we learned Spanish for 2 years in the university).

Best regards,

victor

como imfluyen los esteroles o grasas en la plantas y suelo y su funcion con el agua

[...] os comentamos en un post anterior: “Geofagía: Ingestión de los Elementos Minerales del Suelo en la Alimentación y Salud Humana a Trav…”, que la ingestión d suelo y otros materiales minerales es una práctica habitual en muchos [...]

You made some good points there. I did a search on the issue and found most people will agree with your site.

Una de las hipótesis más aceptadas, sobre por qué los animales a veces incluyendo humanos hacen esto, es que carecen de algunos nutrientes y minerales esenciales en su dieta. Algunos de los minerales más importantes, son la sal y de magnesio, que son esenciales para el funcionamiento del sistema nervioso, así como el buen funcionamiento de algunos músculos entre ellos el sistema cardíaco son difíciles de obtener en la selva mediante dietas tradicionales.

[...] Geophagy [...]

(requerido)

(requerido)


*