Tardígrados: Bioprospección del Suelo y Subsuelo, Organismos Extremófilos y Vida Insólita

Inmediatamente de terminar mi licenciatura en CC. Biológicas (1978), comencé a investigar en el CSIC sobre biología del suelo, y más concretamente sobre las comunidades de nemátodos. Ya al recolectar especímenes en mi primera placa petri, tras su extracción, observe con sorpresa unos graciosísimos bichitos que andaban de una forma muy particular sobre su fondo. Se trataba de los tardígrados, también conocidos como osos de agua. Hablamos de un auténtico phyllum que al parecer da cuenta del más antiguo grupo de animales detectado hasta el momento en el registro fósil sobre la faz de la Tierra. Sin embargo, se trata de un taxon que se distribuye por todo tipo de ambientes. Lamentablemente, han tardado en ser conocidos por el gran público, y solo gracias a que sus resistentes estados de latencia les permiten sobrevivir en el espacio. Del mismo modo, también parecen esconder otras promesas adicionales para el beneficio de la humanidad, tal como se detalla en el boletín Tardigrada Newsletter. Si uno entra en esta última página observaría que a penas un puñado de decenas de científicos los estudia. Y para mayor desventura, tan solo he encontrado la presencia de un hispanoparlante colombiano (Javier Jeréz-Jaimes), uno de cuyos artículos en acceso abierto podréis leerlo pinchando en el enlace que os proporciono más adelante. Por tratarse de organismos acuáticos, los ciudadanos pueden pensar que no existen en el suelo. Se nos olvida, que la mayor parte de la biodiversidad edáfica también lo es. De hecho el Filo de los tardígrados u osos de agua, a pesar de ser enormemente abundantes y biodiversos en el medio edáfico, no aparecen como organismos del suelo ni en el propio capítulo de la Wikipedia española que da cuenta de estos organismos, aspecto que debemos lamentar.

tardigrados-resisten-las-condiciones-del-espacio-exterior-fuente-blog-tardigrados

Los tardígrados resisten en la ingravidez del espacio. Fuente: Blog Tardígrados

Ya os hable hace unos cinco años de que la bioprospección de suelos y regolitos depararía muchas sorpresas. Y desde entonces no dejan de llover noticias sobre ello, sin bien, muy a menudo, conciernen a los que habitan en condiciones más hostiles, los llamados extremófilos. Y resulta que estos animalitos denominados tardígrados, lo son. Ahora bien: ¿Qué papel desempeñan en los ecosistemas? Por sorprendente que parezca, desconocemos prácticamente todo de ellosEntiendo perfectamente que todo lo que concierna al espacio e investigación sobre los diferentes tipos de organismos extremófilos despierten un gran interés entre el ciudadano, los medios de comunicación y la propia comunidad científica. Ahora bien se me antoja incomprensible, que denostemos que su estudio e importancia en los ecosistemas terrestres. Esto es a lo que yo llamo “tener la cabeza en las nubes” y “no poder los pies en la tierra” (perdón, el suelo).

tardigrados-u-osos-de-agua-fuente-newscientist

Tardígrados u Osos de Agua Fuente: NewScientist

Aun desconociendo el record de su abundancia en una muestra de suelo, existen estudios que demuestran tanto su ubicuidad como las grandes poblaciones que pueden atesorar en el medio edáfico. Así, por ejemplo, se han detectado hasta más de 74.000 individuos por metro cuadrado en suelos de bosques subalpinos de Japón, apareciendo muy bien representados en los horizontes profundos de los mismos. Hasta la fecha se han identificado unas mil especies, aunque se calcula que deben existir aproximadamente 10.000, siendo, como veremos abajo los animales más antiguos de que tenemos registro en el planeta Tierra. No obstante también su filogenia es prácticamente desconocida. No se trata de que los expertos en su estudio sean malos científicos, ni de que el análisis de su filogenia resulte ser un tema recalcitrante (si bien no puedo descartar tal asunto). Como todos los taxónomos de “bichitos”, los que se dedican a estudiar los tardígrados u osos de agua, son escasos, denostados y mal dotados económicamente con vistas a llevar a cabo sus tareas de investigación. Y así no se puede progresar adecuadamente, como denuncia el colega portugués Filipe Vicente en un artículo en acceso abierto cuyo enlace también os proporciono abajo. Empero sus resistentes estados de latencia o criptobiosis (de variuos tipos) nos fascinan, o como se diría en suahili: “cryptobiosis, including encystment, anoxybiosis, cryobiosis, osmobiosis and anhydrobiosis”. Sin embargo, reiteramos que el filo de los tatdígrados u osos de agua es casi desconocido para la ciencia contemporánea. Os recomiendo pues la lectura de Tardigrada Newsletter a todos aquellos que sean conocedores de la lengua del imperio, es decir el suahili.

Veamos el siguiente pasaje de un artículo de J. H. Jerez Jaimes y E. X. Narváez Parra que puede bajarse libremente del ciberespacio pinchando sobre el nombre de los autores:

“Su longitud varía de 50 a 1200 mm. Los animales activos son encontrados en el agua intersticial de sedimentos marinos y de agua dulce, en el suelo, y en plantas acuáticas y terrestres como algas, musgos, hepáticas y líquenes. Los registros fósiles de estos organismos son muy escasos pues sólo se conoce un adulto de la clase Eutardigrada y un juvenil de la clase Heterotardigrada en ámbar del Cretáceo (….) (Cooper 1964), y algunos huevos de eutardígrado en el Cuaternario Travertino (Durante & Maucci 1972). Tal vez el hallazgo más importante ha sido un tardígrado fósil del Cámbrico medio de Siberia, lo que ubica a los tardígrados como uno de los grupos pro-artrópodos más antiguos (Walossek & Müller 1997).

El phylum Tardigrada presenta una distribución cosmopolita, pero se sabe muy poco sobre su biogeografía. Algunas especies presentan una amplia tolerancia ecológica lo que repercute en una amplia distribución mundial; otras especies con una tolerancia más restringida ocurren rara o localmente.

La extracción de tardígrados que habitan los musgos es muy sencilla; consiste simplemente en colectar una muestra del material vegetal, someterla a hidratación en agua destilada en cajas de petri, por un periodo no superior a 72

horas, realizando observaciones periódicas al microscopio estereoscópico, para finalmente colectar los tardígrados con microasas y fijarlos en láminas portaobjeto con el medio de Hoyer. La forma más fácil de reconocer un tardígrado en una muestra radica en su movimiento activo, producto de la hidratación y ruptura del proceso anhidrobiótico, además de la coloración que varía de acuerdo al material ingerido por estos organismos.

La taxonomía del phylum está basada principalmente en la morfología de la cutícula, uñas, aparato bucal y huevos. Aproximadamente 600 especies han sido descritas en tres clases: Eutardigrada, Mesotardigrada y Heterotardigrada.

la-venganza-de-los-tardigrados-fuente-devionart

¿Vendrías los tardígrados de otros mundos?: La venganza de los Tardígrados (ficción); ya que nos gusta tanto la ficción(….)., Fuente Ramal (página web de arte recomendada)

La gran mayoría de trabajos realizados sobre invertebrados colombianos han ignorado por completo grupos muy importantes que incluyen rotíferos bdelloideos, gastrotricos y tardígrados. A este respecto se puede considerar el trabajo sobre la artropofauna paramuna de la Cordillera Oriental de Rangel y Sturm (1994) donde registran l76 individuos de Tardigrada en muestras de suelo de la vegetación de (…)”

Los tardígrados u osos de agua forman pues parte de nuestra biodiversidad olvidada. En el artículo del Portugués Filipe Vicente (de libre acceso pinchando sobre el título): “Micro-invertebrates conservation: forgotten biodiversity”, se nos informa de que sin conocerlos difícilmente puede saberse como preservarlos o los riesgos actuales de extinción muchas de sus especies. Más concretamente en el resumen Filipe dice:

Abstract. The concern about the preservation of biodiversity is due, in part, to a great level of media coverage granted in the last few years to global warming and consequential climatic changes. However, there are still considerably large gaps in scientific knowledge regarding the ecological status of many species, which results in an absence of conservation strategy for most of Earth’s biodiversity in need of it. The extinction of many animal and plant species can have catastrophic consequences on the ecosystems’ balance and also in human well-being, resultant from the break of ecological services. To exemplify how a specific group of microscopic animals can be endangered, I have analyzed the case of the phylum Tardigrada. Tardigrades are microscopic animals that inhabit most environments: terrestrial, freshwater and marine. Even though many species are widespread and the terrestrial ones granted with cryptobiotic skills, they are adapted to each habitat type and, additionally, to local environmental patterns. This means that these tiny metazoans can be under significant environmental pressure in the various habitat types they are found in. The potential need of protective and compensatory measures aiming for appropriate conservation of these life forms is discussed, as is the need of studying for their objective elaboration.

Sigamos entusiasmados en el espacio, pero soslayando las maravillas que nuestro mundo del suelo y subsuelo esconden, si no es con fines “astrobiológicos” o comerciales. Lamentable, “once again”.

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola,
Lo primero, no quiero dejar pasar la oportunidad de felicitarte por el blog, que leo periodicamente, ya que tratas temas complejos de manera que sean complensibles para los profanos.
Lo segundo, respecto a este tema, indicarte que existe una investigadora española del CSIC, en el Museo Nacional de Ciencias Naturales concretamente, que lleva desde el año 1999 estudiando tardigrados, y ademas terrestres principlamente: Noemi Guil. Incluso ha hecho alguna aparición en no recuerdo que medios de comunicación para tratar de dar a conocer estos increibles “bichitos”.
Un cordial saludo
Rut

Hola Rut,

Gracias por seguirnos, incluso investigando en una linea muy diferente a la que ofrecemos en nuestros post. Y Muchas gracias por la noticia. Es bueno saberlo para todos aquellos que necesiten un taxónom@ en tardigrados, al menos en España.

Hablé con algunos taxónomos de invertebrados del suelo pero no me citaron a esta investigadora, lo cual lamento.

Muchas gracias y un cordial saludo

Juan José Ibáñez

[...] ambientales extremas (los llamados organismos extremófilos). Ver por ejemplo, nuestro post: Tardígrados: Bioprospección del Suelo y Subsuelo, Organismos Extremófilos y Vida Insólita. Nos referíamos a aquel pequeño bichito que puede sobrevivir en estado quiescente en el espacio [...]

[...] a demás atesoran propágalos resistentes a condiciones ambientales muy adversas?. ¿No soportan los tardígrados las extremas condiciones del espacio? De este tema hablaremos hoy, aprovechando una noticia que da [...]

[...] de que los tardígrados eran un grupo muy antiguo, en términos geológicos (ver nuestro post: Tardígrados: bioprospección del suelo y subsuelo, organismos extremófilos y vida insólita). Nadie dudará que las arqueóbacterias y bacterias también lo sean. Del mismo modo, si se repasa [...]

[...] viables que pueden sobrevivir en el espacio extraplanetario, pues también podría postularse que la vida nos llovió del cielo ¡Aleluya! Nada contradice las sagradas escrituras, por mucho que algunos colegas hablen de verdad [...]

(requerido)

(requerido)


*