Variabilidad Genética de los Individuos y Biodiversidad de los Ecosistemas

Hoy analizaremos otra noticia interesantísima que por desgracia, como suele ocurrir con buena parte de ellas, son rápidamente abducidas por estudios de mucho menor calado al amparo de una cobertura mediática adicta a los temas de moda. Solemos pensar que con vistas a analizar la estructura y dinámica de los ecosistemas, cada especie se comporta de una manera similar, por lo que de introducir en la ecuación la variabilidad genética intra-específica, se complicarían los análisis en demasía, extrayendo escasa sustancia adicional que atesorara algún interés. Empero resulta que no es así, sino más bien todo lo contrario. La arrogancia humana suele jugarnos muy malas pasadas con vistas a entender la naturaleza. La variabilidad genética intra-especifica resulta desempeñar un papel fundamental en los ecosistemas. Y si uno lo piensa bien resulta ser de lo más trivial. En la indagación científica, poner el dedo en la llaga de muchas trivialidades pasadas por alto da lugar a conclusiones sumamente interesantes. ¿Se imaginan la capacidad de adaptación a eventos extremos e inesperados de una humanidad basada en individuos clónicos, física y mentalmente? Desde luego sería mucho menor que otra que atesorara una gran variabilidad de comportamientos. Sencillamente todo se reduce a tal asunto. Al igual que los estudios del microbioma humano ha constatado que cada individuo alberga comunidades bacterianas únicas por sus ensamblajes de especies, cada especie de la naturaleza también atesora el mismo comportamiento que, en última instancia, lo hace único entre sus congéneres (con la salvedad de los mecanismos clónicos que también acaecen en el mundo natural). La investigación que vamos a mostraros denuncia que, para una especie de árbol en concreto, cuanto más difieran los individuos en sus genomas tanto más lo hará la biodiversidad de las especies con las que interacciona o se encuentran “de algún modo” vinculadas con el.  De este modo, la variabilidad genética individual de una especie parece generar biodiversidad. Dicho de otro modo, cuanto mayor sea la variabilidad genética intra-específica de los individuos de una especie tanto mayor será también la biodiversidad otras asociadas al mismo. El estudio realizado en bosques tropicales da cuenta de especies epifititas, invertebrados aéreos e invertebrados edáficos (muchos de los cuales resultan ser ingenieros del suelo). Las repercusiones de tal hallazgo son múltiples, variadas y relevantes. Indiquemos también que tal investigación avala las tesis postuladas en este blog, y especialmente los post titulados  “Individuos y Ecosistemas o Individuos-Ecosistemas: la Ambigüedad de la Vida y la Importancia del Suelo” y “Una Naturaleza Fractal Anidada: Los Ecosistemas”.

bosque-tropical-de-belize-tropical-broadleaf-evergreen-forest-the-rainforestroebuckclasses-com-rainforest 

Bosque tropical de Belize. Fuente: tropical broadleaf evergreen forest: the rainforestroebuckclasses.com

Y cuando señalo “relevantes” lo hago con todo el énfasis del que pueda hacer gala. La microbiota humana (comunidades albergadas en piel, orificios corporales aparato digestivo, etc.) resulta ser imprescindible para nuestra supervivencia, otorgando a cada individuo una singularidad que se suma a la del genómica que le es propia. Entre la una y el otro no debe extrañar que diferentes alimentos y fármacos nos beneficien-perjudiquen de forma idiosincrásica (de ahí el énfasis en la medicina personalizada). Existen tipos de árboles muy promiscuos a intercambiar genes (por ejemplo el género Quercus) entre diversas especies emparentadas mientras que otros no (coníferas), por lo que su adaptabilidad y repercusiones en la diversidad de sus respectivos ecosistemas resulta ser estimuladora o inhibidora.  La selvicultura clonal (repoblaciones forestales genéticamente modificadas), deviene pues en un peligro para la estabilidad de los ecosistemas artificiales a que dan lugar. La pérdida de variedades tradicionales cultivadas a favor de otras transgénicas, no puede justificarse desde el punto de vista de la resistencia de los cultivos a todos los riesgos (pestes, contaminación, degradación del suelo, etc.) que les amenazan, etc. etc.

ingenieros-del-suelo-en-el-bosque-tropical 

Ingenieros del Suelo en un bosque tropical de Centro América. Fuente: wildernessclassroom.com

El problema estriba en que si ya nos está resultando enormemente difícil entender la estructura y dinámica de las redes ecológicas (cuyos nodos son especies), de tener en cuenta la variabilidad genética de cada individuo, complicará enormemente nuestros estudios sobre este tema y otros semejantes. Como la noticia es bastante explícita (esto si que es una singularidad digna de mención), permitirme hoy que sea breve y termine con algunas divagaciones que afectan directamente a nuestra sociedad.

Del mismo modo, un sistema educativo tremendamente homogéneo, resulta ser socialmente menos conveniente que otro en el que se permitan diversos sistemas de docencia. Aquí no se transmites genes, si no nemes, aunque para el caso que nos concierne se me antoja equivalente. Una sociedad plural resulta ser más conveniente que otra en que domine un pensamiento único.

Resumiendo la naturaleza resulta ser irreductiblemente compleja, en tanto que la ciencia necesita simplificarla en sus modelos con vistas a poder progresar en su comprensión. Se trata de una paradoja que, hoy por hoy, no podemos soslayar.

Juan José Ibáñez        

Las diferencias genéticas repercuten en la estructura de las comunidades ecológicas

La existencia de diferencias genéticas entre los individuos de una comunidad ecológica puede contribuir con el paso del tiempo a formar, cambiar y aumentar la interacción que se produce en su seno, según indica una nueva investigación realizada en el Reino Unido. Ésta, publicada en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society B, sugiere que los individuos pueden hacer frente a una cantidad innumerable de adversidades comprendiendo la manera en que la sociedad interactúa y establece comunidades sostenibles.

FUENTE | CORDIS: Servicio de Información en I+D Comunitario; 13/04/2011

Entre las cuestiones que más preocupan a los ciudadanos se encuentran la prevención de enfermedades, la seguridad alimentaria y la forma en que los humanos coexisten con la naturaleza en un planeta cada vez más poblado.

Científicos de las universidades británicas de Manchester, York y Saint Andrews han elaborado un número especial de dicha revista dedicado a la forma en que las interacciones genéticas entre los individuos conforman las comunidades de animales y plantas que les rodean.

En total son trece los artículos científicos y de opinión recopilados en «Genética de comunidades: a caballo entre la ecología y la genética evolutiva». En estos trabajos, especialistas de España, Reino Unido y Estados Unidos indagan en la manera en que los cambios en el seno de especies repercuten en las interacciones entre especies.

«Los estudios recogidos en este número especial de la revista ponen de manifiesto de qué manera las diferencias genéticas dentro de una especie afectan a las comunidades naturales de un ecosistema en su conjunto», explicó el Dr. Richard Preziosi, de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Manchester, uno de los coordinadores del número.

El estudio firmado por el propio Preziosi ahonda en la manera en que la comunidad de especies asociadas en un ecosistema de selva tropical variado y complejo se ve influida por la composición genética fundamental de un único árbol.

El Dr. Preziosi y sus colaboradores se centraron concretamente en las comunidades vegetales y de invertebrados que viven en la actualidad en los capomos (Brosimum alicastrum), árbol que se encuentra en los bosques tropicales de Belice y Centroamérica. Su objetivo era averiguar en qué medida un único árbol determina las especies que viven en él y a su alrededor.

«Observamos que los árboles que eran más similares desde el punto de vista genético albergaban también a comunidades más similares de plantas epifíticas, invertebrados asociados al detritus de hojarasca e invertebrados asociados al tronco», explicó el Dr. Preziosi. «Fue un hallazgo inesperado, dada la diversidad del sistema de la selva tropical y las numerosas interacciones que se dan entre las especies que allí habitan», añadió.

«Nuestro trabajo indica que puede haber en marcha un proceso de estructuración dentro de estos ecosistemas al nivel de los árboles, lo cual posee una elevada relevancia biológica de cara a la conservación y recuperación de estas selvas

Valiéndose de cuerdas y arneses, los investigadores se encaramaron a la canopea forestal y contaron las orquídeas y bromeliáceas que crecían en un total de 53 ejemplares de capomo. Parte del estudio consistió en evaluar los invertebrados hallados en cada árbol para lo cual se emplearon trampas de foso y trampas en el tronco y se recogió hojarasca del suelo.

«En total se contaron más de 2.100 ejemplares de 46 especies de orquídeas y de 17 especies de bromeliáceas, y 1.900 invertebrados de más de 80 especies», informó la primera firmante del trabajo, la Dra. Sharon Zytynska, también de la Universidad de Manchester.

«Obtuvimos el genotipo de todos los árboles para averiguar su grado de similitud y comparamos las comunidades asociadas a cada árbol. Según nuestras indagaciones, una población de árboles genéticamente similares albergaría una diversidad limitada de plantas y animales.»  ¿Y ocurriría lo mismo en el microbioma humano?

«Este hecho también repercutiría en los organismos superiores, como los polinizadores asociados a las orquídeas o los anfibios que se alimentan de invertebrados, por lo que acarrea consecuencias importantes para las iniciativas de conservación de estos bosques.»

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Muy interesante post Juanjo. Gracias.

Entre las repercusiones que mencionas que, sin duda son, como dices múltiples, variadas y relevantes…..

Una de ellas será el cambio en el concepto de “aptitud”.

No existirían tanto “indivíduos más aptos” en sentido absoluto, sino que por el contrario serían comunidades más aptas las que contasen con indivíduos de “diferentes aptitudes”,………….

Saludos y gracias

es vuenisimo aqi encuentras de todo

[...] Variabilidad Genética de los Individuos y Biodiversidad de los … [...]

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*