Las Pateras Neolíticas Africanas Revolucionan la Agricultura en Europa

inmigrantes_88045

Una Pintura Cretense y Una Fiestas Taurina, Fuente: Eupedia

creta-toro

Agricultura y Migración: Blog de Sociales Y algunas cosas Más

 Los pueblos paleolíticos y neolíticos debieron, en general, prosperar más y vivir mejor cerca del mar, por cuanto disponían a la vez de los recursos terrestres y marítimos,  a la par que unas temperaturas menos severas que tierra a dentro. De hecho, existen Antrosoles formados por sus vertederos de Conchíferos alrededor de todo el mundo. El marisqueo era una fuente interesante de alimentos y sus presas fáciles de capturar. Sin embargo los restos de las raspas del pescado de aquellas culturas se encontraban también asociadas a las de los bivalvos e invertebrados bénticos mentados. Es decir muchas culturas paleolíticas también recogían parte de su dieta vía pesquera. Del mismo modo, los expertos reconocen que una de las causas de las migraciones debió obedecer a que los cambios climáticos del pasado obligaron a muchas de aquellas culturas aborígenes a buscar tierras mejores con vistas a seguir sobreviviendo.  Del mismo modo, os relaté como unos  huevos de avestruz encontrados en la Cultura de los Millares (Sureste de la Península Ibérica) me intrigaron sobremanera desde hace ya bastantes años, entablando discusiones con expertos en el tema a cerca de si la agricultura llegó a Europa desde África por tierra (argumento que defendían ellos) o por el mar (propuesta mía, que en su día era rechazada con contundencia). Finalmente el tiempo dio la razón a la lógica (eso creo) ante las evidencias arqueológicas de hace algunas décadas. La arqueología (como disciplina que versa acerca de la cultura, ambientes y vida pretéritos) siempre me fascinó, por lo que no trato de descalificar a nadie, sino todo lo contrario. Las dos noticias que os ofrecemos hoy, versan sobre el mismo tema, volviendo a confirmar que, actualmente todo apunta a que  la agricultura llego a Europa por mar, y no por tierra como insisto que he venido defendiéndose hasta ayer, y así mi obsesión por los  huevos de avestruz se ha evaporizado ¡por fin!. Se suponía que por aquellos tiempos al ser humano le resultaría difícil viajar por mar debido a su falta de conocimientos marítimos y precarias embarcaciones. Empero las pateras que actualmente llegan a las costas del sur de Europa son una muestra palmaria que para los seres humanos desesperados no hay retos que le atemoricen cuando se trata de: ¡vivir o morir!. Por tanto, no reiteraré lo que he defendido en post anteriores, sino dar directamente paso a las noticias. Eso si, permítanme primero que comparta con vosotros un par de reflexiones. Suele ser más que frecuente que en las ciencias históricas/prehistóricas, ya hablemos de arqueología, paleontología, etc., las fronteras de los hitos (como por ejemplo el nacimiento de la agricultura en Europa) retrocedan hacia el pasado conforme nuevas excavaciones sacan a la luz la valiosa información de tiempos más y más remotos. Y este debe ser el caso de la navegación, ya que el ser humano colonizó muchos continentes e islas cruzando océanos y mares por los lugares adecuados (supongo que cuando no había más conocimientos, mediante ensayo y error: o llegas a tierra firme o te ahogas), es decir por aquellos en los que las distancias eran más cortas y/o la navegación más segura y fácil. Por tanto, todo apunta a día de hoy, como constatan las noticias que os ofrecemos abajo, que la agricultura llegó a Europa en barco o patera. No debiera pues extrañar que las denominadas civilizaciones minoica y micénica, las más antiguas de Europa, se encontraran en Islas del Mediterráneo como Creta y Chipre, y no en el continente, aunque hablamos de eventos posteriores respecto al que versa la noticia de hoy.

Por último, tan solo me gustaría poner en solfa a las dicotomías, ya que en ciencia suelen ser malas compañeras. Me explico.  Durante muchos años ha tenido lugar una controversia, que como se indica en una de las notas de prensa que os muestro hoy:   Hay una hipótesis que dice que la neolitización de Europa fue un proceso de cambio demográfico, es decir, que se produjo a base de migraciones, y otra que sostiene que las poblaciones no se movieron, sino que sólo trasladaron su cultura y sus técnicas, que fueron copiadas por los cazadores-recolectores”. Yo me pregunto y os pregunto a vosotros: ¿Por qué una posibilidad debe excluir a la otra? ¿Qué las hace incompatibles?. Estoy totalmente convencido que tal tipo de disyuntivas “Sino A, entonces B”, son dañinas para el progreso científico. Empero por desgracia aparecen por doquier, y no tan solo en las ciencias históricas.

Juan José Ibáñez

Los primeros agricultores europeos pudieron llegar al continente por mar

Los primeros hombres del Neolítico, es decir, los que se organizaban en torno a la agricultura y la ganadería y formaron los primeros asentamientos humanos, pudieron llegar a Europa por mar desde Oriente Próximo, el lugar en el que hace 12.000 años nació esta cultura prehistórica.

FUENTE | Agencia EFE 06/06/2014

Al menos esta es la conclusión principal de un equipo internacional de investigadores que por primera vez ha analizado el ADN mitocondrial de los restos de 15 agricultores de Oriente Próximo hallados en los yacimientos de Tell Halula y Tell Ramad, en Siria. Los resultados de este estudio, en el que han participado investigadores de la Universidad Complutense, de la Universidad de Barcelona y de la Autónoma de Barcelona se publican en la revista científica PLOS Genetics.

Eva Fernández, primer firmante del artículo, ha explicado a Efe que ésta es la primera vez que se publican resultados de ADN mitocondrial de poblaciones neolíticas de Próximo Oriente, algo “muy importante” porque este material genético “añade información sobre el origen genético de la población europea, un asunto que se debate desde hace medio siglo y que en los últimos quince años ha avanzado mucho gracias a estudios de ADN como éste”.

Durante miles de años, los movimientos poblacionales en la prehistoria han dejado una huella genética, es decir, “la gente se ha movido y esos genes han pasado de generación en generación” pero ahora gracias a técnicas genéticas “podemos intentar trazar esas migraciones y ver qué impacto tuvieron en distintas regiones”.

Actualmente, los científicos barajan dos modelos para intentar explicar el origen de los europeos. Uno sostiene que la mayor parte de la diversidad genética europea proviene de las expansiones poblacionales que tuvieron lugar hace 20.000 años, en el Paleolítico Superior, cuando el deshielo de la última glaciación permitió a las poblaciones del sur ascender a los territorios del norte hasta entonces ocupados por el hielo.

El otro modelo afirma que los europeos actuales somos el resultado de los movimientos poblacionales que hubo en el Neolítico, un periodo de la prehistoria que nació en Oriente Próximo, en un área bautizada por los arqueólogos como el Creciente Fértil (Siria, Irak, sur de Irán, Jordania).

PERO ¿CÓMO LLEGÓ EL NEOLÍTICO A EUROPA?

Hay una hipótesis que dice que la neolitización de Europa fue un proceso de cambio demográfico, es decir, que se produjo a base de migraciones, y otra que sostiene que las poblaciones no se movieron, sino que sólo trasladaron su cultura y sus técnicas, que fueron copiadas por los cazadores-recolectores, explica a Efe Eduardo Arroyo, profesor de la Universidad Complutense y uno de los responsables de la investigación.

En este estudio, los científicos compararon las muestras del ADN mitocondrial de los pobladores del neolítico del Oriente Próximo con el ADN de las poblaciones neolíticas europeas más antiguas analizadas hasta la fecha (de Cataluña y Alemania) y vieron unas similitudes genéticas que “indican que hubo expansión geográfica“, subraya Fernández.

Además, al comparar el ADN de los primeros agricultores del Próximo Oriente con el ADN de los habitantes actuales de la zona “hemos visto que hay una señal genética muy fuerte con los habitantes de Creta y Chipre, lo que significa que las primeras migraciones no se hicieron por tierra, sino por mar: desde Anatolia hasta Chipre, de ahí a Creta y luego al resto de Europa por Grecia”.

Finalmente, el estudio es “muy novedoso e importante” porque desde ahora el resto de la comunidad científica podrá utilizar estas muestras genéticas para investigar qué pasó con las poblaciones neolíticas europeas. Hasta ahora, la falta de datos de referencia obligaba a hacer este tipo de estudios comparando el ADN de grupos neolíticos con los de poblaciones actuales, “una comparación que no es adecuada porque entre unos y otros hay unos 10.000 años en los que pueden haber pasado muchas cosas”, concluye.

Noticias relacionadas

Las tumbas más antiguas decoradas con flores tienen 13.000 años

Así era un cazador – recolector europeo de hace 7.000 años

El ADN de los primeros agricultores y difusión del Neolítico

Una investigación en la que ha participado la Universidad Complutense de Madrid (UCM) sugiere aportaciones nuevas en el debate acerca de la naturaleza de la difusión de la agricultura en Europa, mostrando que se produjo principalmente a través de la migración de grupos poblacionales mediante navegación, a través de las islas de Chipre y Creta. Se prevé que los novedosos resultados tengan impacto en diferentes disciplinas.

FUENTE | UCM – mi+d 16/06/2014

 Investigadores de cuatro instituciones nacionales e internacionales, entre las que se encuentra un equipo del Laboratorio de Genética Forense y Genética de Poblaciones (Departamento de Toxicología y Legislación Sanitaria, perteneciente a la Facultad de Medicina de la UCM), han secuenciado con éxito el ADN mitocondrial de los primeros agricultores de Próximo Oriente.

Se trata de la primera vez que se logra acceder al material genético de las primeras poblaciones agricultoras, y se prevé que los resultados van a tener un gran impacto en diferentes disciplinas como la Arqueología, la Antropología Física y la Genética de Poblaciones humanas. Los análisis se han centrado en dos yacimientos situados en las primeras áreas de emergencia del Neolítico, el Valle Medio del Éufrates y el Oasis de Damasco, situados en el territorio actual de Siria y datados aproximadamente en 8.000 años antes de Cristo.

Los resultados de la investigación se publicaron el pasado 5 de junio en la prestigiosa revista PLoS Genetics. El artículo científico se basa en el largo debate acerca del papel y el impacto genético asociado al desarrollo de la agricultura hace 12.000 años en el Creciente Fértil, y su consiguiente difusión en Europa. Esta serie de procesos, conocidos culturalmente como ‘Neolítico’, dieron lugar a una serie de cambios sociales y culturales tales como la sedentarización, la aparición de los primeros poblados y los orígenes de la sociedad moderna. Desde su foco de origen se expandieron rápidamente hacia otras regiones, donde los nuevos patrones de subsistencia se impusieron al modelo cazador-recolector imperante hasta ese momento. El centro del debate reside en si existió un movimiento poblacional asociado a este fenómeno, o simplemente si se trató de una asimilación cultural por parte de los grupos cazadores recolectores locales.

La investigación apoya la primera de estas hipótesis: una primera ola migratoria de un grupo de agricultores próximo-orientales cuyos genes habrían llegado hasta la costa levantina española y el centro de Europa. Por otra parte, las afinidades genéticas encontradas entre estos primeros agricultores y las poblaciones actuales de Chipre y Creta, sugieren además que las primeras expansiones poblacionales que habrían llevado el Neolítico a Europa lo hicieron por mar, y no por tierra a través de Anatolia como se había argumentado hasta ahora.

Para reafirmar estas conclusiones, los investigadores de este estudio planean extender los análisis a un número mayor de muestras humanas neolíticas de otras regiones del Creciente Fértil, así como ampliar el número de marcadores genéticos estudiados en las mismas muestras.

Referencia:
Fernández E, Pérez-Pérez A, Gamba C, Prats E, Cuesta P, Anfruns J, Molist M, Arroyo-Pardo E, Turbón D. 2014. Ancient DNA Analysis of 8000 B.C. Near Eastern Farmers Supports an Early Neolithic Pioneer Maritime Colonization of Mainland Europe through Cyprus and the Aegean Islands. PLoS Genetics.

Autor:   Eva Fernández-Domínguez

Noticias relacionadas

Así era un cazador – recolector europeo de hace 7.000 años

Los primeros agricultores europeos pudieron llegar al continente por mar

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..