El Secuestro de carbono por los suelos del mundo. Últimas estimaciones en 2014

wise-nuevo 

Carbono de los suelos en forma orgánica e inorgánicaN.H. Batjes EJSS, ISRIC

carbono-mundo-wise 

Carbono de los suelos en forma orgánica e inorgánica N.H. Batjes EJSS, ISRIC

N.H. Batjes ha publicado recientemente en el European Journal of Soil Science el último inventario sobre el secuestro de carbono de los suelos del mundo, en el cual se incluye por primera vez no sólo su contenido en materia orgánica, sino también el que se almacena en forma de carbonatos. Como veréis, este estudio también se encuentra en acceso abierto en la página Web del ISRIC, por lo que podéis obtenerlo gratuitamente en formato digital. En este post incidiremos principalmente, en que la inclusión “parcial” de esta última forma de almacenamiento, es decir sales, aumentando considerablemente las valoraciones previas. Y digo parcial, ya que si bien se contempla las cantidades del primer metro a partir de la superficie, aun no se disponen cifras del que alberga el medio edáfico a mayores profundidades. Abajo os he traducido al español-castellano el resumen de este interesante artículo.  

Cabría recordar que en los biomas mediterráneos, semiáridos y áridos (incluyendo desiertos), la extensión de la edafotaxa (tipos de suelos) con la presencia de horizontes profundos ricos en carbonatos es enorme. Del mismo modo también es necesario apreciar que 2/3 de la superficie terrestre del mundo resulta ser semiárida y árida. En consecuencia, las cifras ofrecidas deben adolecer necesariamente de considerables subestimaciones. Con toda seguridad, cuando se dispongan  de datos más allá del metro superficial, las cifras ofrecidas alcancen o superen las del almacenamiento de carbono orgánico, como ya os anticipamos en este post, ¡hace ya más de siete años!. Volvemos a dar en la diana, no por ser más listos que nadie, sino por el mero sentido común. Eso sí, aún deben estudiarse la tasas anuales de secuestro de estas formas de carbono, ya que de ser altas, podrían cambiar el panorama ofrecido hasta la fecha, lo cual también tendría efecto en el mercado mundial de emisiones, que actualmente favorece a aquellos países en los que las reservas de carbono son principalmente orgánicas (ambientes más húmedos). Os recordamos que en esta bitácora hemos aportado abundante información sobre el tema en varios post previos incluidos en nuestra categoría  Biomasa y Necromasa en los Suelos: Raíces y Materia Orgánica”.

Como ya me imagino que sabéis, la mayor parte de las estimaciones actuales se basan tan solo en calcular el secuestro de carbono en los veinte centímetros superficiales, o en el mejor de los casos en los cuarenta, como propone la Unión Europea.  Si os fijáis en el gráfico y tabla adjuntas (la figura la he elaborado personalmente partiendo de otra previa del citado artículo; no es muy buena, por lo que os pido disculpas) tales cifras ofrecen una idea muy pobre, y porque no decirlo errónea, del potencial del suelo para secuestrar carbono de la atmósfera. Debemos pues agradecer a N.H. Batjes, una vez más, que se interese por la realidad y no por captar fondos económicos aun a sabiendas de que las cifras que proporcionen no sirvan a la hora de valorar este proceso. En el artículo recientemente publicado por Batjes se os muestra muchísima más información, que no os podemos ofrecer, por tratarse de un artículo al que hay que acceder previo pago. Eso sí, por encontrarse simultáneamente en acceso abierto, os recomiendo la lectura de esta publicación, con vistas a que desmitifiquéis los datos oficiales que suelen publicarse en artículos y sitios WEB de la mayoría de las instituciones. 

Por último, tan solo comentar que el carbono que se encuentra almacenado en los horizontes superficiales resulta ser generalmente mucho más lábil que el que se encuentra a mayor profundidad, por lo que retorna (es emitido) antes a la atmósfera (a no ser que se trata de formas carbonosas), hecho de gran trascendencia para una valoración más rigurosa del significado de los datos.  A mayor estabilidad (menor labilidad) almacenamiento más prolongado.

Juan José Ibáñez

En el resumen del estudio llevado a cabo por Batjes puede leerse……

Total carbon and nitrogen in the soils of the world (EJSS Land Mark Paper No. 3)

Total carbon and nitrogen in the soils of the world (Acceso Abierto en la página Web del ISRIC)

N.H. Batjes 2014: European Journal of Soil Science (Eur J Soil Sci). DOI: 10.1111/ejss.12114_2

ABSTRACT: The soil is important in sequestering atmospheric CO2 and in emitting trace gases (e.g. CO2, CH4 and N2O) that are radiatively active and enhance the ‘greenhouse’ effect. Land use changes and predicted global warming, through their effects on net primary productivity, the plant community and soil conditions, may have important effects on the size of the organic matter pool in the soil and directly affect the atmospheric concentration of these trace gases

El suelo es importante en el secuestro de CO2 en la atmósfera, así como en la emisión de gases traza (por ejemplo CO2, CH4 y N2O) que son radiativamente activos y aumentan el efecto ‘invernadero’. Cambios de uso del suelo y el previsible  calentamiento global, mediante sus efectos sobre la productividad primaria neta, la comunidad de plantas y las condiciones del suelo, pueden tener efectos importantes sobre las reservas (depósito) de materia orgánica en el suelo y afectar directamente la concentración atmosférica de estos gases traza.

A discrepancy of approximately 350 × 1015 g (or Pg) of C in two recent estimates of soil carbon reserves worldwide is evaluated using the geo-referenced database developed for the World Inventory of Soil Emission Potentials (WISE) project. This database holds 4353 soil profiles distributed globally which are considered to represent the soil units shown on a 1/2° latitude by 1/2° longitude version of the corrected and digitized 1:5 M FAO–UNESCO Soil Map of the World

Una discrepancia de aproximadamente 350 × 1015 g (o PG) de Carbono en dos recientes estimaciones sobre las reservas de carbono de los suelos del mundo ha sido evaluada utilizando la base de datos geo-referenciada desarrollada para el Proyecto denominado Inventario Mundial de Emisiones Potenciales (WISE) del medio edáfico. Tal base de datos contiene 4353 perfiles de suelos distribuidos a por todo el mundo que son considerados representativos de las unidades o tipos de suelos que se muestran sobre cuadrículas de 1/2 ° de latitud por 2.1 ° de longitud de la versión 1 corregida y digitalizada del Mapa 1:5.000.000 del Mundo llevado a cabo hace ya algunos decenios por la FAO-UNESCO

Total soil carbon pools for the entire land area of the world, excluding carbon held in the litter layer and charcoal, amounts to 2157–2293 Pg of C in the upper 100 cm. Soil organic carbon is estimated to be 684–724 Pg of C in the upper 30 cm, 1462–1548 Pg of C in the upper 100 cm, and 2376–2456 Pg of C in the upper 200 cm.

El reservorio total de carbono de los suelos de la superficie terrestre mundial, excluyendo el retenido en la capa de hojarasca y el carbón vegetal, asciende a 2157-2293 Pg de C en los 100 cm superiores de los perfiles edáficos. El carbono orgánico del suelo se estima entre 684 y 724 Pg si tan solo para los 30 cm más superficiales del medio edáfico, 1462-1548 Pg si se contemplan los 100 cm superiores, y de entre 2376 y 2456 Pg al contemplar los 200 superiores, punto a partir del cual los edafotaxa o tipos de suelos no contemplan sus propiedades con vistas a ser clasificados

Although deforestation, changes in land use and predicted climate change can alter the amount of organic carbon held in the superficial soil layers rapidly, this is less so for the soil carbonate carbon. An estimated 695–748 Pg of carbonate-C is held in the upper 100 cm of the world’s soils. Mean C: N ratios of soil organic matter range from 9.9 for arid Yermosols to 25.8 for Histosols. Global amounts of soil nitrogen are estimated to be 133–140 Pg of N for the upper 100 cm. Possible changes in soil organic carbon and nitrogen dynamics caused by increased concentrations of atmospheric CO2 and the predicted associated rise in temperature are discussed.

Si bien la deforestación, los cambios en el uso del suelo y las predicciones sobre el cambio climático  pueden alterar rápidamente la cantidad de carbono orgánico retenido en las capas superficiales del suelo, no ocurre lo mismo para el carbono acumulado en los suelos en forma de carbonatos (secuestro mineral). Se estima que 695 a 748 Pg de carbono en forma de tales carbonatos se ubica en los 100 cm superiores de los suelos del mundo. La media de la razón C: N (carbono/nitrógeno) de la materia orgánica de los suelos fluctuaría entre 9,9 para los Yermosoles de los biomas áridos y el 25,8 en el caso de los Histosoles Turberas)que abundan en las tundras y otros biomas. Las cantidades globales de nitrógeno del suelo se estiman entre los  133 y 140 Pg  para los 100 cm superiores del perfil edáfico. En este trabajo se discuten los posibles cambios en la dinámica del carbono y del nitrógeno orgánico del suelo que podría ocasionar el aumento de las concentraciones de CO2 en la atmósfera y el consiguiente aumento previsto de la temperatura a escala mundial.

Large amounts of organic carbon, which are not yet considered in most global C-budgets (see IPCC, 1992), are also stored between depths of 100 and 200 cm. Much of this deeper carbon occurs in fairly stable forms, and therefore will not contribute much to current gaseous emissions

Grandes cantidades de carbono orgánico, que aún no han sido consideradas en la mayoría de las estimaciones  globales de hoy en día (ver IPCC, 1992), son También almacenado entre profundidades de 100 y 200 cm. Gran parte de este carbono almacenado a mayor profundidad se encuentra constituido por formas bastante estable, y que por lo tanto  no contribuyen mucho a los actuales emisiones de la atmósfera

El petagramo (Pg) de carbono: un Pg = 1,015 gramos = mil millones de toneladas métricas

ISRIC-WISE international soil profile dataset

ISRIC-WISE international soil profile dataset

Version 3.1 of the ISRIC-WISE database (WISE3) was compiled from a wide range of soil profile data collected by many soil professionals worldwide. All profiles have been harmonized with respect to the original Legend (1974) and Revised Legend (1988) of FAO-Unesco. Thereby, the primary soil data ─ and any secondary data derived from them ─ can be linked using GIS to the spatial units of the 1:5M digitized Soil Map of the World as well as more recent digital Soil and Terrain (SOTER) databases through the soil legend code.

WISE3 holds selected attribute data for some 10,250 soil profiles, with some 47,800 horizons, from 149 countries. Individual profiles have been sampled, described, and analyzed according to methods and standards in use in the originating countries. There is no uniform set of properties for which all profiles have analytical data, generally because only selected measurements were planned during the original surveys. Methods used for laboratory determinations of specific soil properties vary between laboratories and over time; sometimes, results for the same property cannot be compared directly. WISE3 will inevitably include gaps, being a compilation of legacy soil data derived from traditional soil survey, which can be of a taxonomic, geographic, and soil analytical nature. As a result, the amount of data available for modelling is sometimes much less than expected. Adroit use of the data, however, will permit a wide range of agricultural and environmental applications at a global and continental scale (1:500 000 and broader).

Additional information:

Batjes NH 2009. Harmonized soil profile data for applications at global and continental scales: updates to the WISE datase. Soil Use and Management 25, 124-127    more …

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*