La Batalla contra el glifosato y las plantas transgénicas asociadas: ¿en su recta final?

transgenicos-y-glisofato 

Rociando con el glifosato: Fuente: Google imágenes

Desde hace casi 12 años llevamos luchando en esta bitácora contra el uso masivo de los transgénicos, pesticidas asociados a ellos y las procelosas prácticas de diversas multinacionales que los comercializan. Venimos denunciando pues que tanto el medio ambiente como el ser humano se encuentran amenazados por esta “plaga entre las plagas” defendida por muchos “tocagenes”. De hecho, la controversia que tuvimos con otro blog de este sistema de bitácoras alcanzó límites difíciles de calificar. Uno de esos colegas, investigadores de mi propia institución, y que se vanagloriaba de ser un “divulgador de excelencia”, alegaba que nuestras críticas eran acientíficas, que atentaban contra el progreso, etc., etc., ¿Y ahora qué JAL?.  ¿Quién llevaba la razón?. Tiempo después se reconoce que el glifosato y los vegetales genéticamente modificados se encuentran entre las cuerdas. Sin embargo además os mostraremos tres notas de prensa distintas que desmantelan los argumentos de estos defensores del progreso ¿hacia dónde?: El maíz convencional rinde tanto o más que el transgénico; Overwhelming Majority of Germans Contaminated by Glyphosate y Científicos mexicanos ganan batalla legal a corporaciones trasnacionales

En fin, una vez pronunciada la FAO, y otros organismos multinacionales sobre el peligro que acarren los elementos implicados en este modelo de negocio, parece que de pronto, conforme a la prensa general, lo que era progreso ahora resulta ser retrocesolo que era ciencia de excelencia ahora de excrecencia, los que proclamaban que erradicarían el hambre en el mundo ahora enmudecen. Y es que las evidencias se acumulan hasta que llega un punto en el que las tesis vigentes sucumbirán ante un cambio de paradigma, como la agricultura ecológica y otras afines. Y como hemos insistido contra viento y marea, os dejamos tan solo un botón de muestra de los numerosos post que hemos redactado sobre este escabroso tema (ver más abajo).

Hoy os ofrecemos, reitero, tres nuevas noticias. En la primera, procedente de España, podréis leer que los aclamados grandes rendimientos de los transgénicos no  son avalados por la experiencia empírica. En la segundanos llega de Alemania, se nos informa que la mayor parte de la población se encuentra contaminada por ingerir agua “potable” con glifosato que supera con creces los límites legales establecidos. ¡Sin comentarios!. La tercera, procedente de México, nos ofrece la buena nueva de que, finalmente ciudadanos y científicos han logrado poner freno a tanto desmán en aquél Estado.

En el mundo actual, las noticias que proceden de la guerra entre las ciencias se antojan al hilo argumental de la obra de George Orwell titulada 1984. Lo que hoy es verdad de la buena (“a ciencia cierta”), mañana puede ser la madre de todas las mentiras.   Orwell también vaticinó lo que hoy conocemos comogran hermano”, es decir que los poderes vigilan y vigilarán cada vez más a los ciudadanos, hasta que llegue un día en que controlen plenamente nuestras vidas. Gran visionario Don Jorge. Y no sigo ya que sería abundar más sobre un tema que hemos denunciado hasta la saciedad. Eso sí, ha tenido que contaminarse toda la biosfera y dañar la salud pública de ingentes cantidades de inocentes para que se reconociera lo que era archiconocido por los campesinos que lo sufrieron y las críticas furibundas contra los que, como yo, denunciaban el tema. Pero, no echemos las campanas al vuelo, ya que donde se huela a dinero estas multinacionales intentarán agarrarnos/engañarnos/estafarnos entre sus fauces. ¡Poderoso caballero es don dinero!, sobre todo desde que la economía de mercado ya no nos considera ciudadanos, sino meros consumidores de lo que sea, aunque hablemos de venenos.

Post previos relacionados con el tema

Agricultura Ecológica versus Agricultura de Conservación

Glifosato, Transgénicos, Resistencia a Pesticidas y Cáncer

Monsanto versus Avaaz: Lobis agro-industriales contra la agricultura campesina y la seguridad alimentaria

La Agricultura Moderna: Alimento y Veneno para el Hombre y la Biosfera

Un Villancico Contaminado (Biosfera Envenenada por Tierra, Mar, Aire y Suelo)

Entre el Suelo y La Atmósfera: Plaguicidas, Contaminación de Suelos, Aguas y Aire

Agricultura, Prácticas Agrarias y Lombrices de Tierra (El Impacto Negativo de la Labranza, Fertilizantes y Plagicidas)

Contaminación del Suelo = Veneno en el Cuerpo (Desastre de Salud Pública en las Antillas Francesas)

Guerra sucias entre científicos: Ideología e intereses contra la objetividad científica (los organismos transgénicos una vez más a la palestra)

 Juan José Ibáñez

Os mostramos ya las tres noticias……..

El maíz convencional rinde tanto o más que el transgénico

El Centro de Transferencia Agroalimentaria del Gobierno de Aragón ha constatado, tras seis años de estudios, que el maíz genéticamente modificado no ofrece ventajas productivas en relación con las especies comunes de ese vegetal. “Las producciones de las variedades convencionales han sido tanto o más altas que sus variedades transgénicas”, sostiene la institución.

FUENTE | Público, 23/03/2016

 Las conclusiones del estudio Transferencia de resultados de la red de ensayos de maíz y girasol en Aragón referente a la campaña 2015 son contundentes: “no hay diferencias significativas” entre el rendimiento de las variedades transgénicas y las convencionales, señala el informe, que recoge cómo la producción de algunas de esas plantas con los códigos genéticos modificados (OGM) se sitúa, incluso, por debajo de los 12.000 kilos por hectárea, el umbral a partir del cual el cultivo comienza a generar algún beneficio para el agricultor.

Concretamente, cuatro de las cinco variedades que no alcanzaron ese rendimiento mínimo en las zonas de ensayo eran transgénicas, si bien también lo eran las dos que más grano produjeron. En todos los casos -la serie de seis años incluye veinte especies, trece de ellas modificadas- los técnicos agronómicos controlaron en una misma ubicación los factores de riego, fertilización, tratamientos, controles de plantas establecidas, ataque de taladro y cosecha.

UNA EVIDENCIA QUE SE REPITE

El estudio señala que durante esos seis años en los que tuvieron lugar los ensayos los daños producidos por la plaga del taladro “no han sido relevantes en la mayoría de los casos” -no fueron en ninguna zona de España-, lo que ha permitido evaluar los rendimientos de las distintas variedades sin la ventaja competitiva que las empresas químicas atribuyen al maíz modificado genéticamente, que es precisamente su resistencia a ese insecto, considerado la principal amenaza para sus cultivos.

“Repetimos lo que cada año se evidencia y es que en ausencia de plaga el material vegetal expresa todo su potencial productivo, observando en estas dos últimas campañas que los ciclos más cortos a los utilizados en estas zonas de producción están dando muy buenos resultados en producción y secado”, señala el dictamen de la Consejería de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, que en su valoración de la anterior campaña ya planteaba la necesidad de realizar “una profunda reflexión” sobre el uso del maíz transgénico.

El Gobierno de Aragón hace un especial seguimiento del comportamiento de las variedades de maíz transgénico por “la necesidad de conocimiento de un cultivo que en nuestra comunidad autónoma supone más de 42.000 hectáreas de producción, un 70% de la superficie total” dedicada a esa planta forrajera. Los agricultores aragoneses cultivan casi el 40% del maíz genéticamente modificado de España, con 42.612 hectáreas de 107.749, a mucha distancia de las 30.790 de Catalunya, las 11.471 de Andalucía y las 9.827 de Extremadura.

Su uso tiende a la baja, con una caída del 18% en relación con la campaña anterior -21% en Aragón-, aunque ese descenso, tras el récord de 2013, se enmarca en el retroceso generalizado de la explotación del maíz por la reducción de sus márgenes ante el aumento de los costes.

El informe de la organización agraria COAG sobre Seguridad Agraria y Biotecnologías llama la atención sobre los pocos países europeos que permiten el cultivo de maíz transgénico. Además de España, que concentra el 90% de los cultivos transgénicos de la UE, se siembra en Portugal, donde apenas ocupa mil hectáreas, República Checa y Eslovaquia, donde su utilización tiende a la baja. Por el contrario, potencias agrarias como Francia o Alemania lo han vetado, en una posición que comparten Austria, Bulgaria, Grecia, Hungría, Luxemburgo, Italia, Suiza y Turquía.

La FAO documentó cómo 25 estados vetaron en 2014, para impedir su entrada en la cadena alimentaria local, la introducción en sus territorios de alimentos para humanos y de piensos para animales tras detectar la presencia en ellos de vegetales genéticamente modificados. Fueron destruidos o devueltos a sus países de origen.

Después de 16 años de cultivo de transgénicos en España seguimos sin poder contrastar sus hipotéticos beneficios”, señala el documento de COAG, que añade que “año tras año los ensayos muestran que no son más productivos que las variedades convencionales, incluso en los pocos años que hubo un ataque severo de taladro”.

UNA MALA HIERBA AMENAZA AL CULTIVO DEL MAÍZ

La organización agraria, que considera ‘difíciles de demostrar’ las supuestas ventajas económicas de los transgénicos, sostiene que su uso “supone pérdidas económicas para el productor porque hay que pagar patentes” que, “siendo más caras, no producen más ni reducen la utilización de pesticidas y herbicidas, sino todo lo contrario“.

“Además -añade-, existen estudios que indican que en zonas de cultivo continuo con OGM se tiene que utilizar más productos químicos para matar las plantas resistentes“.

De hecho, nueve organizaciones agrarias, conservacionistas y de consumidores -COAG, Red de Semillas, Amigos de la Tierra, Cecu, Ecologistas en Acción, Greenpeace, PALT, SEA y Aragón Sin Transgénicos- pidieron hace unos días por carta a la ministra de Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, medidas para atajar la proliferación del teosinte, una maleza ancestro del maíz que actúa como especie vegetal invasora. Entre otras, comunicar su presencia a la UE cuando hace ya nueve años que fue detectada.

La situación ha llevado al Gobierno de Aragón a prohibir el cultivo de ese forraje en los campos con esa mala hierba, cuya presencia ha sido detectada también en Navarra y en Catalunya.

Esas organizaciones temen que “las poblaciones de teosinte podrían ser portadoras de ADN transgénico proveniente del maíz modificado genéticamente” MON 810 que comercializa la multinacional Monsanto un “flujo genético” que amenaza con dotar a esa mala hierba “de un poderoso mecanismo de defensa ante especies herbívoras”. El gen vegetal manipulado incluye “una toxina Bt con propiedades insecticidas”, lo que hace “muy probable que los híbridos del maíz transgénico y el teosinte muestren mayor capacidad de expansión que el teosinte no transgénico”.

Las entidades, que acusan a la multinacional haber ocultado esa información “en su informe anual de seguimiento, tal y como le obliga la ley”, y de no haber “tomado ninguna medida para controlar la situación”, señalan que el riesgo de cruce del maíz transgénico con especies silvestres no fue tenido en cuenta por la UE ni por el Gobierno español antes de autorizar su uso ni de renovar los permisos.

De hecho, Europa descartó “los posibles impactos” de esa eventual mezcla “por no existir en Europa ninguna especie [silvestre] emparentada” con el maíz. Por último, la diputada autonómica de IU en Aragón, Patricia Luquin, ha solicitado al Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad que le informe sobre las acciones que prevé implementar para seguir reduciendo el cultivo de OGM en la comunidad.

La parlamentaria, que califica a la comunidad de “infierno transgénico” -aunque celebra la reducción de la superficie dedicada a esas variedades-, considera “una temeridad” que la Administración continúe autorizando su uso, “y mucho más vistos los diferentes estudios que señalan igualdad de rendimientos productivos entre convencionales y transgénicos”.

También sostiene que entre los objetivos de las multinacionales que comercializan los OGM se encuentran los de “ejercer el control sobre la alimentación y sobre un elemento fundamental para la actividad agraria, que no es otra cosa que el control de las semillas”.

Autor:   Eduardo Bayona

 Overwhelming Majority of Germans Contaminated by Glyphosate

The herbicide glyphosate can enter the body through food or drinking water. A new study has shown that the majority of Germans have been contaminated by the compound. EurActiv Germany reports.

A worrying three-quarters of the German population have in fact been contaminated by the controversial herbicide, according to a study carried out by the Heinrich Böll Foundation. The report analysed glyphosate residue in urine and it concluded that 75% of the target group displayed levels that were five times higher than the legal limit of drinking water. A third of the population even showed levels that were between ten and 42 times higher than what is normally permissible.

Glyphosate residue was recorded in 99.6% of the 2,009 people monitored by the study. The most significant values were found in children aged from zero to nine and adolescents aged 10 to 19, particularly those individuals raised on farms. Meat eaters also displayed higher levels of glyphosate contamination than vegetarians or vegans.

“The investigation confirmed the findings of the Federal Environment Agency, in regards to the majority of the population having glyphosate residue in their urine,” said retired veterinarian Monika Krüger, who supervised the study. The investigation was the largest of its kind ever carried out.

Krüger emphasised that these results show that further studies have to be carried out in order to fully understand the link between exposure to glyphosate and disease and other health problems.

Harald Ebner, a genetic engineering and bio-economic policy with the German Greens, warned that “now nearly every single one of us has been contaminated by plant poison, it is clear to me that no new authorisations for 2031 should be issued”.

In a few days, it will be revealed whether or not authorisation for the use of glyphosate has been given or not. The European Commission recently called for it to be renewed until 2031.

However, scientific analysis is still ongoing, with studies by the European Chemicals Agency (ECHA) and a joint undertaking by the World Health Organisation (WHO) and Food and Agriculture Organisation (FAO) still pending. Ebner called upon both the agriculture minister, Christian Schmidt, and the environment minister, Barbara Hendricks, to oppose the Commission.

President of the Federal Environment Agency (UBA), Maria Krautzberger, was not surprised by the study’s findings, pointing out that her own agency had recorded similar findings in its own smaller-scale investigation. The presence of glyphosate in urine is unsurprising given the extensive use that has been made of the compound. The UBA called for further research to be undertaken, as “probably carcinogenic” substances should not be authorised as “pesticides” by EU law.

On the other hand, the Federal Institute of Risk Assessment (BfR) saw no health risk in the study’s findings. The authority admitted that glyphosate residue in low concentrations should be expected, however, it maintained that the compound is quickly excreted in the urine and, as a result, poses no risk.

Científicos mexicanos ganan batalla legal a corporaciones trasnacionales

 Esta mañana el Segundo Tribunal Unitario en materias Civil y Administrativa, encabezado por el magistrado federal, Benjamín Soto Sánchez, notificó la sentencia de apelación por la que ordena a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, SAGARPA, abstenerse de otorgar permisos de liberación o siembra de maíz transgénico hasta que se resuelva en definitiva el juicio colectivo promovido por científicos, especialistas y campesinos.

 Con esta resolución se revoca la decisión del Juzgado federal Décimo Segundo de Distrito en materia Civil, que el pasado agosto había negado la suspensión definitiva de siembra de transgénicos. A pesar de aquella decisión la suspensión de siembra permaneció vigente en su carácter provisional debido a la impugnación que inmediatamente presentó la Colectividad del Maíz. Hoy, podemos afirmar que la medida precautoria de suspensión es definitiva hasta que resuelva el juicio colectivo o algún juicio de amparo.

 Los científicos y especialistas que firman y encabezan la demanda colectiva actúan sin conflicto de interés, puesto que no dependen ni tienen relación alguna con las empresas trasnacionales. Los científicos demandantes son Antonio Turrent Fernández, en agronomía; Víctor Manuel Toledo, en el área socio ambiental; en las materias de antropología, historia y cultura, Julio Glockner y Narciso Barrera Bassols; en ética y patrimonio gastronómico, Raúl Hernández Garciadiego; en el área de derechos humanos, Miguel Concha Malo, director del centro Fray Vitoria; y en el ámbito de patrimonio alimentario, Luciano Concheiro y Patricia Moguel.

 Las empresas trasnacionales demandadas desde de julio de 2013 son Monsanto, Syngenta, Pioneer – Dupont y Dow. Además los científicos demandaron a SAGARPA y a SEMARNAT.

 La sentencia del magisterio Soto Sánchez establece que en el juicio de acción colectiva quedó demostrada la presencia ilícita de transgénicos en cultivos de maíces nativos, por lo que podemos afirmar que los demandantes comprobaron que se han violado las leyes mexicanas e internacionales. Por ello, con la sentencia de apelación no se podrán otorgar permisos de siembra de transgénicos en fase comercial.

 Doble triunfo de los científicos.

La sentencia del tribunal de apelación federal otorgó otra victoria a los científicos, puesto que si hubiere siembras experimentales estarán sujetas al control y evaluación mensual que llevarán a cabo tanto el juez federal como los científicos que ganaron esta batalla legal.

 Los resultados de las siembras experimentales que se otorgaron en 2009 no fueron evaluados por nadie; en cambio, ahora con la sentencia judicial se podrá evaluar mensualmente si se cumplen las medidas de contención y su eficacia, pudiendo el juez de oficio o a petición de los científicos, revocar los permisos experimentales que estuvieren vigentes.

 Asimismo los transgénicos que pretendan sembrarse experimentalmente y que utilicen el herbicida glifosato, estarán sujetos a control judicial y de los científicos demandantes.

 Información del litigio: René Sánchez Galindo. 55-5436-4248

 Informes y contacto: Francia Gutiérrez Hermosillo. 55-3922-6898

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*