Brunello Vigezzi (1930-2022), in memoriam

Hace unos días nos llegaba la noticia del fallecimiento a los 92 años de Brunello Vigezzi, uno de los renovadores más importantes de la historia de las relaciones internacionales sobre todo a partir de sus estudios de los años 60 sobre la opinión pública y su influencia en la toma de decisiones de la política exterior italiana.

Con motivo del 80º aniversario de Vigezzi, Dino Messina le dedicó en 2010 una semblanza en la que le define como “un maestro brillante y riguroso” que desde su juventud “sintió una inquietud, una necesidad: la de rebelarse contra el espíritu partidista que, en Italia, consiguió impregnar también los estudios históricos y según el cual el campo de investigación debe dividirse entre católicos, laicos o liberales, socialistas o comunistas”. En este panorama, Vigezzi “se erigió muy pronto como uno de los mayores historiadores de su generación, que ha luchado siempre por la independencia de la investigación”.

Una vida académica larga y fructífera

Nacido el 11 de julio de 1930 en Brezzo di Bedero, un pueblo lombardo cercano a la frontera suiza, Vigezzi completó en 1955 sus estudios de Literatura en la Universidad de Milán. Después asistió al Instituto “Benedetto Croce” de Estudios Históricos de Nápoles, que dirigía Federico Chabod (1901-1960), el gran renovador de la historiografía internacionalista italiana.

De formación laica, Vigezzi perteneció en su juventud a la Unione goliardica italiana (UGI), una asociación estudiantil universitaria de izquierdas. Cultivó siempre la pasión por la Ilustración, a la que dedicó su monografía Pietro Giannone riformatore e storico (1960), y el análisis sobre el origen del fascismo, dos temas que también absorbieron a otro gigante de la historiografía italiana, Renzo De Felice (1929-1996), como indicara Messina.

Fue su maestro Federico Chabod quien lo orientó hacia el estudio sistemático de la crisis que llevó a la Primera Guerra Mundial, objeto de su monografía L’Italia di fronte alla Prima guerra mondiale. L’Italia neutrale (1966), en la que analizaba el debate entre intervencionistas y aislacionistas. A ella le siguieron otras obras fundamentales sobre la historia italiana del siglo XX, como Da Giolitti a Salandra (1969), sobre la disgregación del sistema político italiano en torno a 1915, y Giolitti e Turati, un incontro mancato (1976).

La historia de las relaciones internacionales

La historia de las relaciones internacionales se convirtió de forma creciente en el centro de interés de Vigezzi, quien desplegó una amplia e influyente actividad como académico, siempre vinculado a Milán. En esta ciudad coordinó entre  1956 y 1962 el seminario de especialización en relaciones internacionales en el Instituto de Estudios de Política Internacional (ISPI). Posteriormente enseñó Historia de las Doctrinas Políticas, Historia Contemporánea e Historia Moderna en la Universidad de Milán. En la misma universidad dirigió el Instituto de Historia Medieval y Moderna entre 1980 y 1989, y fundó el Centro de Estudios de Política Exterior y Opinión Pública, que dirigió entre 1981 y 2005.

Precisamente la relación entre política exterior y opinión pública fue el centro de interés de su obra capital Politica estera e opinione pubblica in Italia dall’Unità ai nostri giorni (1991), un estudio fundamental que prolonga y profundiza las investigaciones y reflexiones de Chabod. Le siguieron otras obras de referencia entre las que destacan l’Italia unita e le sfide della politica estera.  Dal Risorgimento alla Repubblica (1997); The British Committee on the Theory of International Politics (1954-1985) – the Rediscovery of History (2005); y La forza di Clio – un itinerario storiografico  (1955-2005) (2010).

Vigezzi editó y dirigió igualmente numerosas obras colectivas, a menudo en colaboración con otros especialistas, en las que aportó además prólogos y ensayos, como los tres volúmenes de Opinion publique et politique exterieure, 1870-1981 (con P. Levillain, 1981-1985); Federico Chabod e la “nuova storiografia” italiana 1919-1950 (1984); los tres volúmenes de L’Italia e la politica di potenza in Europa 1938-1960 (con Ennio Di Nolfo y R.H. Rainero, 1985-1992); o Multiculturalism and History of International Relations (con P. Savard, 1999), entre otros.

Una mirada amplia a lo histórico

Como historiador, Vigezzi destacó por rasgos que ha recordado Silvia M. Pizzetti (Università degli Studi di Milano) en una breve semblanza publicada recientemente:  “una atención fortísima a la historia de la historiografía y una aplicación casi maniática al análisis directo de las fuentes”; la visión de largo plazo “que daba siempre a sus lecciones una profundidad histórica que vinculaba siempre la historia italiana y europea de los siglos XIX y XX a la primera y la plena modernidad”; y la “confrontación continua con los significados históricos e historiográficos de la modernidad (no solo europea).”

La misma Pizzetti señala sobre la concepción y la práctica historiográfica de Vigezzi: “¿Qué es la historia de las relaciones internacionales sino una historia ‘especial’ que, sin embargo, es imposible de concebir desligada de un desarrollo más amplio, atravesada como está por la necesidad de dominar un sentido general (no providencialista) de la historia, y por la constante exigencia, dentro de este desarrollo, de historizar siempre sus propios logros? Este es el último Vigezzi, que busca un vínculo decisivo entre política e historiografía, entre historia y teoría, entre hechos e ideas, entre experiencia y valores, dentro y fuera de las periodizaciones tradicionales. Pero siempre con la necesidad de ‘mirar amplio’, de pensar según perspectivas a largo plazo (…), y del hábito de frecuentar a los clásicos, ya sea Ranke y su escuela, ya sean los antiguos (de Tucídides a Herodoto).”

La Comisión de Historia de las Relaciones Internacionales y otros ámbitos institucionales

Junto con su labor como docente e investigador, Brunello Vigezzi fue una figura central en la institucionalización de la historia de las relaciones internacionales. En 1981 fundó, junto con el profesor René Girault, de la Sorbona, y otros historiadores, la Comisión de Historia de las Relaciones Internacionales (CHIR), organización internacional afiliada al Comité Internacional de Ciencias Históricas (CISH). Fue Secretario General de la CHIR (1995-2005) y posteriormente su Presidente (1995-2005).

Vigezzi fue igualmente miembro del Comité Científico del Instituto “Benedetto Croce” de Estudios Históricos en Nápoles, del Instituto de Estudios de Política Internacional (ISPI) de Milán, de la Comisión para la publicación de los Documentos Diplomáticos Italianos y de la Junta Central para los Estudios Históricos.

Reseña biográfica y bibliográfica en la Giunta Centrale per gli Studi Storici

 

Compartir:

Deja un comentario