Guerra-contaminacion-edafogenesis-divergente

Fuente: Colaje imágenes Google

Cuando redacto este post, apenas han transcurrido seis meses del inicio del Conflicto Bélico “Especial” entre Ucrania y Rusia. Y ya tememos un artículo científico que da cuenta de ello. Otra demostración del del oportunismo de los sacerdotes de la tecnociencia. En tal plazo de tiempo y contando redacción, proceso editorial, revisiones, edición final, etc., no cabe duda de como eligen los artículos las revistas científicas. Sin embargo, la noticia que os mostramos, traducida hoy del suajili al Español-Castellano me parece interesante para los expertos en ciencias del suelo.

No es el primer post que redactamos sobre las consecuencias de los explosivos y bombas, como veréis abajo, lo hicimos con laminería de manoque publicamos sobre Colombia.  El presente estudio nos informa acerca de los efectos sobre el suelo de los proyectiles y bombas que al no explotar quedaron enterrados en el suelo, tras la Primera Guerra Mundial, hará ya más de un siglo. Parte de la indagación se enfoca a la contaminación del suelo. Los autores señalan que: “no han encontrado un enriquecimiento relevante de los metales pesados, aunque:” el enriquecimiento de Cu y Pb en las concentraciones observadas haya causado efectos nocivos ecotoxicológicos y para la salud humana”. Ya sabemos otro efecto colateral de las guerras, aunque era de suponer. Empero si llegan a ser nucleares como en Almería……. El problema es que cada año acaecen numerosos conflictos bélicos o guerras de guerrillas que se alargan durante décadas, como en Colombia. Y estas travesuras satánicas llenan el planeta de cadáveres y contaminación.

El segundo efecto es tanto o más visible, si bien se diluye en el tiempo. Se trata de los cráteres de los impactos de estos proyectiles. El estudio constata algo que cualquiera podíamos ver advertido, pero que no he leído en la literatura científica. Se le ha puesto un nuevo concepto, “por decir algo” ya que se produce también en la naturaleza. Hablamos de la “bombturbation”, proceso sobre el que podéis abundar más pinchando aquí. A falta de una contaminación intensa, tal bombaturbación no deja de ser más que un proceso de haploidización, del que ya memos hablado en varias ocasiones, por cuanto homogeniza la estatificación natural de los horizontes del suelo. Y tal hecho cambia la estructura de los paisajes de suelos, en un proceso al que ya se denominó hace muchos años, la edafogénesis divergente. Este último incrementa la diversidad de suelos respecto a los paisajes subyacentes. Dicho de otro modo, con el tiempo se deben modificar también los mapas e inventarios de suelos. Los autores han tenido la mala educación de no citar a J. Phillips, que analizó en proceso de la caída natural de los árboles con su entramado de raíces. Desde este punto de vista, la bombaturbación y el derrumbe de un gran pie arbóreo no ofrecen diferencias cualitativas. Lo mismo es cierto con las minas personales que los suelos esconden, y que en Colombia ya elaboraron una cartografía con bastante detalle de donde suelen ubicarse. El resto de la nota de prensa es mera palabrería de moda, oportunismo duro y puro.  Abajo os dejo enlaces a los posts previos que ofrecen detenidamente varios ítems del tema esbozado.

Juan José Ibáñez

Continua……..

Post Previos Relacionados con el tema

Señores de la Guerra = Campos de la Muerte: Las Minas Personales que los Suelos Esconden

Edafogénesis Divergente: Una Nueva Teoría sobre la Evolución de Suelos

Suelos Forestales: La Dinámica de los Bosques Primigenios y La Edafogénesis de sus Paisajes de Suelos

La democracia atómica y sus radioactivas consecuencias: La verdad sobre el accidente nuclear de Palomares (Almería España)

El día que cuatro bombas atómicas cayeron en los suelos y aguas del sureste español (El Amigo Americano)

Un estudio evalúa la “descarga” y otros efectos a largo plazo de las municiones explosivas de la Primera Guerra Mundial en el suelo

por Wiley

La investigación publicada en el European Journal of Soil Science ha descubierto la contaminación por metales pesados a largo plazo en la línea del frente de la Primera Guerra Mundial, un siglo después de la batalla.

Para el estudio, los investigadores examinaron el suelo en cráteres de bombas en una pequeña área boscosa en la región de Pas-de-Calais en Francia que estaba sujeta a un fuego considerablemente menos intenso que el estudiado anteriormente en las áreas del campo de batalla de la Primera Guerra Mundial, en busca de “bombardeo”, o interrupción del suelo causada por municiones explosivas que van desde granadas hasta artillería pesada. El equipo descubrió que el suelo de los cráteres de la bomba contiene niveles elevados de cobre y plomo en algunos casos.

Además de revelar compuestos potencialmente peligrosos en el suelo de las áreas europeas involucradas en la guerra pasada, los hallazgos también pueden tener implicaciones para los campos de batalla modernos, como los de Ucrania, un país que produce gran parte del suministro mundial de granos y ha sido sometido a daños generalizados de artillería por los ataques rusos.

“Además de los impactos a corto plazo en la agricultura a través de problemas en la cadena de suministro de cultivos, estos campos pueden estar peligrosamente contaminados por municiones a largo plazo, posiblemente durante 100 años o más“, dijo la autora correspondiente Naomi Rintoul-Hynes, Ph.D., de canterbury Christ Church University, en el Reino Unido. “Esto podría afectar la seguridad alimentaria no solo en Ucrania, sino potencialmente a escala mundial”.

Explora más a fondo

Investigadores estudian los impactos del pastoreo invernal

Más información: O. H. Williams et al, Legacy of war: pedogenesis divergence and heavy metal contamination on the WWI front line a century after battle, European Journal of Soil Science (2022). DOI: 10.1111/ejss.13297

Resumen Traducido del articulo original.

Legado de guerra: Pedogénesis divergencia y Metales pesados contaminación en el frente de la Primera Guerra Mundial un siglo después de la batalla

Owain H Williams | Naomi LJ Rintoul-Hynes; Sección de Ciencias Naturales y Aplicadas; Facultad de Psicología y Ciencias de la Vida, Universidad de la Iglesia de cristo de Canterbury. Canterbury, Reino Unido; Correspondencia Naomi L. J. Rintoul-Hynes, Correo electrónico: naomi.rintoul@canterbury.ac.uk

Resumen

En Europa, la Primera Guerra Mundial dejó un legado en el medio ambiente debido al extenso e intenso uso de la artillería durante este período. Este estudio examinó una pequeña área boscosa en la región de Pas-de-Calais en Francia que estuvo sujeta a un fuego considerablemente menos intenso que los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial estudiados anteriormente. En un proceso llamado “bombturbation”, se produjeron cambios físicos significativos en el paisaje sujeto al fuego de artillería, lo que resultó en un desarrollo divergente del suelo en los cráteres. La formación de cráteres condujo a una mayor materia orgánica y conductividad eléctrica.

ero, a diferencia de otros estudios, no hay una diferencia significativa en el pH del suelo. Las concentraciones de metales pesados ​​en el suelo no difirieron dentro de los cráteres en comparación con el paisaje llano. Sin embargo, se observó un enriquecimiento de plomo (Pb) y cobre (Cu) por encima de los valores de referencia para la región. A pesar de que las concentraciones medias de Cu y Pb se encuentran dentro de los límites legales para los suelos del Reino Unido y la Unión Europea, es probable que el enriquecimiento de Cu y Pb en las concentraciones observadas haya causado efectos nocivos ecotoxicológicos y para la salud humana.

Reflejos

  • Pocos estudios investigan el legado de la Primera Guerra Mundial en el suelo, particularmente de baja

lucha de intensidad.

  • Los cráteres de las bombas de la Primera Guerra Mundial alteran el desarrollo del suelo, lo que provoca cambios en la materia orgánica y la salinidad.
  • El enriquecimiento del suelo en Cu y Pb de la Primera Guerra Mundial puede tener impactos ecotoxicológicos y en la salud humana.

PALABRAS CLAVE

cobre, contaminación, dirigir, guerra, pedogénesis, suelo

Compartir:

Deja un comentario