histosoles-voladores_0

Fuente: Colaje imágenes Google

La noticia que os ofrecemos hoy es “gratamente” sorprendente, de esas que nos gustaría ofreceros todos los días. ¿Gratamente? Siempre habrá excepciones, ya que acarrearán quebraderos de cabeza, tanto a los taxónomos de suelos, como a los que estiman las emisiones de CO2 a la atmósfera. ¿Y Qué decir de los cartógrafos?

 Los suelos son producto de la vida, y ya sabemos que esta resulta ser  tan maravillosamente compleja y difícil de categorizar, como para que aún nos depare innumerables sorpresas.  Antes de que los Histosoles flotantes fueran aceptados por la taxonomía WRB (FAO), ya os mostramos potenciales turberas navegantes que deambulaban río abajo por algunos cauces latinoamericanos (Ecosistemas e Islas Flotantes: Los Embalsados). Hablamos de los floatic Histosols. La noticia de hoy nos dice que estos mini-Histosoles surgen según la vegetación crece en altura en búsqueda del sol que les permita realizar la fotosíntesis. Y allá medran otras maravillosas plantas, como las orquídeas y las bromelias, entre otras muchas.  Entre el entramado de hojas, ramas y este último tipo de plantas se crean hábitats bióticos que retienen materia orgánica muerta y otras partículas, dando lugar a la formación de pequeños suelos del tipo de las turberas (flying Histosols: jajaja). Sorprendentemente, ahora nos informan de que tales micro-bio-hábitats pueden almacenar en sus nano-Histosoles más materia orgánica que los suelos bajo sus canopias, al margen de otros detalles como su importancia en el secuestro de carbono, etc. ¿Cómo los cartografiamos entonces? ¿Cómo cuantificar el carbono que secuestran de la atmosfera?. ¿Cómo modificar en consonancia la gestión forestal?. ¿Cuál es su papel en el mundo de la biodiversidad? Obviamente la imaginería satelital ayudará, empero resolver el problema de la cuantificación es harina de otro costal. También habría que crear una categoría propia en el seno del Orden de los Histosoles, como en el caso de los aludidos embalsados. ¿O no? Podría apelarse a la idea de que como están compuestos de residuos orgánicos, como follaje y ramas….. Podrían asignarse a los Folist, aunque yo no sería muy partidario de tal solución.  Tengo orquídeas en casa desde hace tiempo. Afortunadamente resisten bien. Sin embargo, ya sé cómo poderlas ayudar para que, a partir de ahora, medren mejor. No me explayaré más, por cuanto la nota de prensa y el resumen del trabajo que presentaron en un congreso los autores del estudio, son lo suficientemente explicativos como para que vayáis asombrándoos vosotros mismos. Eso sí, dado el escaso número demuestras, habrá que esperar futuras corroboraciones.

 ¡Que gozada y que reto!. Y cuidado con caerse de los árboles.

 Os dejo con la noticia y me voy volando de liana en liana, como Tarzán de los histosoles, husmeando por las alturas de la foresta. Pero cuidado que se avecina una tormenta tropical y el vendaval me puede hacer caer a mí y a los Histosoles al ¿Suelo?. ufffff que lío.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

Los suelos en las copas de los árboles viejos pueden almacenar más carbono que los suelos bajo nuestros pies
Por Staff Writers
New Orleans LA (SPX) 15 de diciembre de 2021

Una nueva investigación revela una forma previamente subestimada en que los bosques antiguos han estado reciclando y almacenando carbono: los suelos de las copas de los árboles. Las ramas en las copas de los bosques pueden contener depósitos de suelo que pueden almacenar sustancialmente más carbono que los suelos en el suelo debajo de ellos, y los científicos apenas están comenzando a comprender cuánto carbono podrían almacenar los suelos del dosel, que existen en todos los continentes excepto en la Antártida.

La nueva investigación sobre estos suelos únicos, que se presentará el miércoles 15 de diciembre a las 5:00 p.m. CST en la Reunión de Otoño de AGU 2021, marca el primer intento de cuantificar la captura de carbono por los suelos del dosel. El trabajo destaca otra forma en que los bosques antiguos son ecosistemas ricos y complejos que no pueden ser reemplazados rápidamente por la replantación de bosques.

Las ramas de los árboles recogen las hojas de los árboles caídos y otros materiales orgánicos durante cientos de años, como lo hace el suelo. En la parte superior de las ramas, la basura vegetal se descompone a medida que se acumula, formando una capa rica en carbono que puede tener varias pulgadas de espesor. Los investigadores subieron al dosel de la selva tropical en Costa Rica, instrumentos en mano, para averiguar cuánto carbono pueden contener los suelos del dosel.

El carbono activo, un depósito de almacenamiento a corto plazo de carbono orgánico, fue tres veces mayor en el suelo del dosel en comparación con los suelos bajo los pies, encontraron los investigadores.

Sabíamos que estos serían realmente suelos ricos en orgánicos, pero no esperábamos la cantidad extremadamente grande de carbono en comparación con los suelos minerales“, dijo Hannah Connuck, investigadora de pregrado en Franklin and Marshall College que presentará los resultados del estudio.

Los investigadores todavía están calculando la concentración total de carbono orgánico en su sitio de investigación, pero otras investigaciones han encontrado que los suelos del dosel tienen concentraciones hasta 10 veces más altas de carbono orgánico, según el científico del suelo Peyton Smith, coautor del estudio y mentor de ciencias del suelo de Connuck en la Universidad de Texas A y M.

Connuck y Smith también midieron la cantidad de dióxido de carbono que liberaban los organismos microbianos que viven en los suelos del dosel, lo cual es fundamental para saber si los suelos están almacenando o liberando carbono en general. Descubrieron que a pesar de que los microbios estaban liberando mayores volúmenes de dióxido de carbono que los suelos terrestres, su tasa de almacenamiento de carbono era lo suficientemente rápida como para compensar, lo que probablemente hacía que los suelos del dosel fueran un sumidero neto de carbono que aún no se ha considerado en los modelos de carbono.

Podría ser un sumidero de carbono sustancial, y tenemos que tenerlo en cuenta”, dijo Smith.

Al igual que otros suelos, los suelos del dosel tardan mucho tiempo en formarse y, por lo tanto, tardan mucho tiempo en recuperarse si se tala un área de crecimiento antiguo. Los suelos también albergan microbiomas únicos, incluidos organismos microbianos muy diversos y plantas específicas del dosel como las orquídeas epífitas.

Es un buen argumento para mantener los bosques primarios y otros bosques antiguos, en lugar de cosechar y replantar con bosques de crecimiento secundario”, dijo Connuck.

Trabajo de investigación

B35B-1436 – Canopy Soil Capture: An Overlooked Source or Sink of Carbon in Humid Tropical Forests?

Wednesday, 15 December 2021;  23:00 – 01:00

Abstract

Canopy soils form on trees as histosols, primarily made up of carbon-rich organic matter, making these soils a potentially overlooked resource for quantifying, predicting, and increasing carbon sequestration. The role of canopy soils in the carbon (C) cycle of tropical forests is often overlooked despite the fact that these soils make up nearly two-thirds of the canopy organic matter in some tropical forests. Our research objectives were to quantify and compare the C capture potential of histic soils formed in forest canopies with mineral ground soils formed immediately below the canopy in a humid, tropical forest in Costa Rica. We hypothesized that canopy soil would have greater concentrations of labile and total organic C, but less CO2 production than adjacent ground soil. We also hypothesized that the ground-based mineral soil would have a lower diversity of C cycling capabilities compared to canopy soil. Soils were collected directly from the canopy of three old-growth trees and the corresponding mineral ground soils in a mid-elevational tropical forest located at the Texas A&M University’s Soltis Center. We measured total and active C (permanganate oxidizable C), the functional diversity of C cycling potentials (Biolog Ecoplates),& CO2 produced over a short-term (7-day) incubation. There was significantly more total C and nearly three times as much active C in canopy soils compared to ground soils (canopy mean=3521±14.9SE mg/kg C, ground mean=1224±36.0SE mg/kg C). Canopy soils produced about three times more cumulative C-CO2 than ground soils throughout the 7-day incubation, maintaining high levels of respiration when rates were normalized by active C. However, there was no significant difference in functional diversity for C cycling, potentially due to the nearly doubled variability in canopy soils versus those on the ground (canopy SD=0.1143%, ground SD=0.0464%). Our results suggest that canopy soils do play a role in the cycling and sequestration of C in tropical forests. It is estimated that soils contain more than triple the amount of C than C in atmospheric CO2, and the addition of canopy soils to that pool may demonstrate that soils as a whole are an even more important resource for C sequestration than previously thought.

Resumen

Los suelos del dosel se forman en los árboles como histosoles, compuestos principalmente de materia orgánica rica en carbono, lo que hace que estos suelos sean un recurso potencialmente pasado por alto para cuantificar, predecir y aumentar el secuestro de carbono. El papel de los suelos del dosel en el ciclo del carbono (C) de los bosques tropicales a menudo se pasa por alto a pesar de que estos suelos constituyen casi dos tercios de la materia orgánica del dosel en algunos bosques tropicales. Los objetivos de nuestra investigación fueron cuantificar y comparar el potencial de captura de C de los suelos hísticos formados en las copas de los bosques con los suelos minerales formados inmediatamente debajo del dosel en un bosque tropical húmedo en Costa Rica. Planteamos la hipótesis de que el suelo del dosel tendría mayores concentraciones de C orgánico total y lábil, pero menos producción de CO2 que el suelo adyacente. También planteamos la hipótesis de que el suelo mineral terrestre tendría una menor diversidad de capacidades de ciclo de C en comparación con el suelo del dosel. Los suelos se recolectaron directamente del dosel de tres árboles viejos y los suelos minerales correspondientes en un bosque tropical de altura media ubicado en el Centro Soltis de la Universidad Texas A&M. Medimos el C total y activo (C oxidable por permanganato), la diversidad funcional de los potenciales de ciclo de C (Biolog Ecoplates) y el CO2 producido durante una incubación a corto plazo (7 días). Hubo significativamente más C total y casi tres veces más C activo en los suelos del dosel en comparación con los suelos del suelo (media del dosel = 3521 ± 14,9SE mg / kg C, media del suelo = 1224 ± 36,0SE mg / kg C). Los suelos del dosel produjeron aproximadamente tres veces más C-CO2 acumulado que los suelos del suelo durante los 7 días de incubación, manteniendo altos niveles de respiración cuando las tasas se normalizaron por el C. activo Sin embargo, no hubo una diferencia significativa en la diversidad funcional para el ciclo de C, posiblemente debido a a la variabilidad casi duplicada en los suelos del dosel frente a los del suelo (SD del dosel = 0,1143%, SD del suelo = 0,0464%). Nuestros resultados sugieren que los suelos del dosel juegan un papel en el ciclo y el secuestro de C en los bosques tropicales. Se estima que los suelos contienen más del triple de C que de C en el CO2 atmosférico, y la adición de suelos de dosel a esa reserva puede demostrar que los suelos en su conjunto son un recurso aún más importante para el secuestro de C de lo que se pensaba anteriormente.

Algunos post previos relacionados con la noticia de hoy (Histosoles o turberas) 

Histosoles (WRB 1998): Las TurberasHistosoles (Turberas): Geografía, Ambiente y PaisajeHistosoles Uso y Manejo (Turberas) (WRB 1998)Histosoles en Latinoamérica TropicalHistosoles en Europa (Turberas)Tipos de Histosoles y sus Mapas de Distribución en Europa (WRB 1998)

Compartir:

Deja un comentario