Posts etiquetados con ‘agricultura urbana’

Suelos Urbanos, Cultivos Urbanos, Contaminación de Suelos y Monitorización de la calidad del aire

agricultura-urbana-monitorizacion-calidad-aire 

Huertos Urbanos. Fuente: Colaje imágenes Google.

Existen noticias aparentemente interesantes, que nos ofrecen la imagen de una gobernanza preocupada por la salud de los ciudadanos. Sin embargo, casi nunca es oro todo lo que reluce. El lector debe siempre tener en cuenta que, tras muchas de las denominadas políticas verdes, tan solo existen nuevos modelos de negocio, que no genuinos intentos de salvaguardar la salud de los ciudadanos y del medio ambiente. Se trata de vender o aparentar preocupación y atención, que no de revertir situaciones indeseadas. Sobre la calidad del aire en las ciudades, mejor no hablar, ya que suelen incumplir los umbrales permitidos por la OMS, incluso en aquellas urbes que disfrutan un mayor grado de bienestar. Hemos advertido en numerosas ocasiones que los alimentos producidos en los huertos urbanos y periurbanos pueden resultar ser beneficiosos o perjudiciales en función de las deposiciones atmosféricas, aunque también de la contaminación previa de los suelos que se pretenden poner en cultivo. En cualquier caso, ya se ha demostrado en numerosas ocasiones que los suelos de los jardines urbanos se encuentran fuertemente contaminados. Como corolario, pueden usarse, bajo control, con vistas a analizar la contaminación de sus suelos y plantas, monitorizar la evolución y advertir a los eco-agricultores urbanitas si pueden consumir los alimentos de sus huertas. Y es aquí en donde me sorprende la noticia que os mostramos hoy: “Los huertos urbanos como vigilantes de la contaminación”. Tras leerla, me han surgido varias tribulaciones. Al menos, tal cual se encuentra redactada la nota, da la impresión que importa más la monitorización del estado de salud ambiental y humana que cuidar de la población en sí misma antes que enferme.  Por supuesto, que estoy de acuerdo con las redes de vigilancia de tal guisa, ahora bien: ¿por qué no empezar con los jardines, cuyos productos no son consumibles y luego preocuparse por lo que consumen los seres humanos que habitan tales urbes?.

Veamos el lado positivo redactado en la nota de prensa: “El segundo objetivo fundamental del trabajo ha sido comprobar si los alimentos cultivados en un ambiente urbano, empleando un sustrato limpio, serían adecuados para su consumo, puesto que estudios previos llevados a cabo por el grupo de investigación de la UPM Prospección y Medio Ambiente (PROMEDIAM), habían determinado que ciertos emplazamientos urbanos podrían no ser adecuados para la agricultura urbana si se cultiva directamente sobre el suelo, debido a los niveles de concentración existentes de algunos de los elementos traza analizados”. Hasta aquí todo perfecto, ya que además los sustratos, es decir suelos artificiales, reemplazan el “los potencialmente contaminados suelos urbanos”. Ahora bien, cabe discrepar en el periodo monitorizado en esta experiencia “tres semanas”. Siempre se puede alegar que diversos cultivos crecen rápidamente, por lo que en la práctica no existen muchas posibilidades de que se contamine el alimento en tan corto lapso de tiempo. Pero con otros no ocurre lo mismo, mientras que en el suelo puede ir acumulando paulatinamente contaminantes que a la postre asimilarán las plantas y como corolario también los seres humanos que las ingieren. Tengamos también presente que reemplazar grandes superficies (aunque se encuentren dispersas) de suelos urbanos por sustratos adecuados puede ser bastante oneroso. Del mismo modo, las condiciones de una ciudad concreta cerca del mar, en un país cuyos ciudadanos se encuentran muy concienciados con la salud humana y la calidad ambiental (Copenhague en este caso), da lugar a extraer conclusiones precipitadas y poco generalizables. Existen pocas urbes tan concienciadas como las del norte de Europa.

Tampoco debería soslayarse que una red de vigilancia, no significa, ni mucho menos, que se monitoricen todas las parcelas, sino unas pocas que, “en teoría”, debieran ser representativas de barrios y calles cuyo aire (micro-climas) se encuentre “potencialmente, más o menos contaminado.  Conozco un caso concreto en el cual, ante la gravísima contaminación detectada, y con vistas a no alarmar a la población, se re-ubicaron los sistemas de vigilancia de la calidad del aire en enclaves “menos perversos”, dando la impresión de que había mejorado el aire, cuando en realidad era todo lo contrario. ¿Así son buena parte de los políticos y gestores?.

El crecimiento o expansión de la agricultura urbana se promueve en casi todos los países con independencia de la calidad del aire, del suelo, sus niveles de pobreza/riqueza, el cuidado/desprecio de los gobernantes con sus conciudadanos, etc. Por ejemplo, ustedes podrán leer como “Respirar el aire de Nueva Delhi es como fumar 45 cigarros al día”. Sin comentarios ¿verdad?.

Por lo tanto, lamento que se generalicen unos resultados tan concretos, singulares, y poco representativos, con vistas a animar a la población en general a que inicie su huerto urbano. Y a pesar de que no son consumibles, ¿Por qué no monitorizamos los parques y jardines?.  No me parece de rigor redactar noticias que pueden ser engañosas o muy engañosas.

Os dejo estos dos post previos como aperitivo, aunque abajo muestro la noticia original y otras entregas relacionados con los suelos de los ambientes urbanos. Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos; Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles.

Juan José Ibáñez

Continúa……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La agricultura Ecológica Urbana y Periurbana. El problema de los suelos contaminados y las deposiciones atmosféricas.

suelos-periurbanos-contaminacion 

Suelos periurbanos contaminación: Fuente: Google imágenes

Entre 2016 y 2017, realizamos un esfuerzo con vistas a mostraros un análisis crítico acerca de las pretendidas bondades de la agricultura urbana y periurbana (ver nuestra categoría: ‘Suelos y ambientes urbanos: las Ciudades’ ). Pudisteis comprobar que no es oro todo lo que reluce, debiendo tomarse las decisiones oportunas con suma cautela. En todo lo relacionado con la agricultura ecóloga existe tanto buena voluntad como engaños. Nuestra sociedad pudre iniciativas interesantes convirtiéndolas en simples modelos de negocio. Y para que esto ocurra resulta necesario engañar a los ciudadanos con esas posverdades que se venden como sacrosantas por la tecnociencia imperante.

Incluso nuestras autoridades caen en la trampa,  y podrían ser corresponsables, si actúan en contubernio con las empresas que desean vendernos gatos por liebres.  Dos de las advertencias que os expusimos fueron que (i) las deposiciones atmosféricas cargadas de sustancias toxinas que emanan de las venenosas atmósferas urbanas terminan contaminando los suelos y (ii) que antes de comenzar la puesta en cultivo de esos terrenos urbanitas, las autoridades municipales debieran exigir inexcusablemente un análisis de suelos con vistas a saber si se encontraban previamente contaminados. Existen aún otros riesgos que ya os describimos en los post que relacionamos al final de esta entrada.

Pues bien, el artículo que os mostramos hoy, publicado en 2019, confirma nuestras tesis. En cualquier caso, las fuentes de contaminación varían según el lugar y la economía territorial en que se ubica. En otros lares, por ejemplo, el principal riesgo deviene del riego con las aguas residuales no depuradas. Todo se puede resolver si las extensiones de suelos afectados son pequeñas, ya que en caso contrario, el precio a pagar parece ser prohibitivo.

Resumiendo, las Sociedades de Agricultura Ecológica, Asociaciones de Consumidores,  y los propios ciudadanos,  deben exigir a las autoridades municipales y sanitarias que se implante una reglamentación que obligue a certificar que los suelos a cultivar se encuentren libres de contaminantes o que al menos estos no superan unos niveles que afecten a la salud humana y del medio ambiente.  

Os dejamos pues con esta breve pero interesante noticia (Agricultura urbana y periurbana contaminación por metales pesados y suelos contaminados) que no es más que el resumen de un artículo de investigación, sin gabinetes de Prensa interpuestos, afortunadamente.

Juan José Ibáñez

Continúa……

Agricultura urbana y periurbana contaminación por metales pesados y suelos contaminados

Heavy metal pollution in soils and urban-grown organic vegetables in the province of Sevilla, Spain

Autores:

López Núñez, Rafael ; Hallat Sánchez, Juana; Castro Pérez, Asunción de ; Miras Ruiz, A.; Burgos, Pilar; Fecha de publicación:2019: Editor: Taylor & Francis; Citación:

Biological Agriculture and Horticulture (2019)

Resumen

Sources of heavy metal pollution in vegetables can be varied. The focus of this study was to determine the factors affecting trace metal pollution in soils and vegetables that are grown on community urban and periurban organic farms in Spain. The results showed that soil and dust deposition affected plant composition more than other anthropogenic sources, such as traffic loads. Lettuce and broad bean samples collected from one urban farm showed high concentrations of crustal metals Fe, Ca, Mn and Cr, which was thought be due to Saharan dust deposition. The build-up of soil Cu concentration, due to the use of Cu-based fungicide over a long term, was observed on the farm where vegetables had been grown over a long period of time. On the same farm, concentrations of Pb in the soil and the vegetables were noted to be at levels that could pose a risk to human health and/or the environment and this was concluded to be due to the random and uncontrolled disposal of demolition waste containing lead-based white paints. The increased risks for consumers due to these different sources of pollution acting simultaneously demonstrated the need for careful selection of urban soils intended for agricultural use. Soil organic matter counteracted Pb availability, hence organic management and intensive use of organic amendments were recommended for urban farms. Abbreviation: SOM- Soil organic matter.

Descripción: 19 páginas.– 5 figuras.– 8 tablas.– 2 referencias.– Supplemental data for this article can be accessed https://www.tandfonline.com/doi/suppl/10.1080/01448765.2019.1590234?scroll=top

URIhttp://hdl.handle.net/10261/179492

DOI: 10.1080 / 01448765.2019.1590234; ISSN: 0144-8765; Aparece en las colecciones: (IRNAS) Artículos

 Resumen en Español

Las fuentes de contaminación por metales pesados en las verduras pueden ser variadas. El objetivo de este estudio fue determinar los factores que afectan la contaminación de metales traza en suelos y hortalizas que se cultivan en granjas orgánicas comunitarias urbanas y periurbanas en España. Los resultados mostraron que la deposición de suelo y polvo afectó la composición de la planta más que otras fuentes antropogénicas, como las cargas de tráfico. Las muestras de lechuga y frijol recolectadas en una granja urbana mostraron altas concentraciones de metales de la corteza, Fe, Ca, Mn y Cr, que se pensaron debidos a la deposición de polvo del Sahara. La acumulación de concentración de Cu en el suelo, debido al uso de fungicida a base de Cu a largo plazo, se observó en la granja donde se cultivaron vegetales durante un largo período de tiempo. En la misma granja, se observó que las concentraciones de Pb en el suelo y las hortalizas se encontraban en niveles que podrían representar un riesgo para la salud humana y / o el medio ambiente, y se concluyó que esto se debía a la eliminación aleatoria e incontrolada de los residuos de demolición que contienen pinturas blancas a base de plomo. El aumento de los riesgos para los consumidores debido a estas diferentes fuentes de contaminación que actúan simultáneamente demostró la necesidad de una selección cuidadosa de los suelos urbanos destinados al uso agrícola. La materia orgánica del suelo contrarrestó la disponibilidad de Pb, por lo que se recomendó el manejo orgánico y el uso intensivo de enmiendas orgánicas para las granjas urbanas. Abreviatura: SOM- Materia orgánica del suelo.

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Ciudades Verdes: Infraestructuras verdes y restauración de riberas

Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional.

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto)

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

Etiquetas: , , , , , ,

Agricultura Urbana y Periurbana: El Riego con Aguas Residuales son un Gravísimo Riesgo para la salud Pública y Animal

agricultura-urbana-agua-residual-enfermedades

Fuente: Imágenes Google

 Hace unos días, un visitante de nuestro blog, espetó un durísimo  comentario contra mi persona, justamente por advertir lo que hoy corrobora una nueva noticia, y que ya da cuenta el título de la entradilla que os ofrezco hoy. Más concretamente comentaba: “la nota es absolutamente tendenciosa y banal, carga en la práctica de la agricultura periurbana, las responsabilidades que notoriamente pertenecen a otros actores, si el suelo, el agua, el aire y todo se encuentra contaminado, el problema no es la agricultura periurbana sino las degradadas condiciones en las que viven millones de personas en el planeta y no por culpa de la agricultura periurbana sino de otros actores que la nota pretende encubrir y salvar. Obviamente, no debe ser un lector asiduo, ya que la mayoría me puede acusar de lo contrario. Empero de “encubrir y salvar” a los que nos empobrecen y enferman, desde luego que no. Cabría recordar que en el siguiente post: “Hallado el Mayor Punto Caliente de biodiversidad Vírica del Planeta: Las Aguas Residuales” comentaba: “En un análisis de aguas residuales de Norteamérica, Europa y África (…). Y ha encontrado, de un solo golpe, miles, puede que millones, de virus totalmente desconocidos para la ciencia. Muchos de ellos podrían tener algún papel en la salud de los seres humanos”. Aunque la noticia que os ofrecemos hoy se centra en las infecciones bacterianas, y en especial en las bacterias resistentes a los antibióticos, no nos olvidemos pues, tampoco de la virosfera. Pues bien, algunos expertos de la FAO, entre otros sabelotodo,  animan a regar con aguas residuales las denominadas agriculturas urbanas y periurbanas. En los países más desarrollados, tales “perfumes”, ya han sido rastreados a través de las cuencas fluviales, pero también en la propia contaminación de los suelos por ellas “bendecidas”, generando una seria preocupación, tanto a las autoridades sanitarias, como a los consumidores. Sin embargo, tales riegos son mucho más preocupantes en loa países eufemísticamente denominados en “vías de desarrollo.

 Las mentadas prácticas se extienden día a día por todo el mundo, conforme la población tiende a concentrarse en las grandes urbes. La nota de prensa que os muestro abajo nos informa de un análisis realizado en un lugar de África, empero también acaece en Latinoamérica. De hecho, un amigo y colega me informo que, en un país que habla nuestra lengua, ante la presión de sus autoridades contra el uso que hacía el campesinado de esta sabrosa sopa, “rica en nutrientes, toxicos y patógenos”, que por lo tanto, evita el encarecimiento de la producción agraria al ahorrarse los fertilizantes químicos, los granjeros se amotinaron, debiendo los defensores de la salud pública dar marcha atrás en sus pretensiones. Puedo entenderlo, empero tal práctica puede significar “comida para hoy a costa de muerte para mañana”.

 El problema resulta ser muy grave, ya que como señala la nota de prensa: “Se reporta que unos 200 millones de habitantes urbanos se dedican a la agricultura urbana en todo el mundo y, en algunos casos, producen hasta el 90 por ciento de la demanda de hortalizas perecederas de las ciudades (….) eran ricas en patógenos humanos virulentos que causan gastroenteritis y diarrea, una de las principales causas de muerte en los países de ingresos bajos y medios (….) el uso de aguas residuales para la agricultura urbana en la ciudad planteaba un alto riesgo de propagación de bacterias y resistencia a los antimicrobianos entre humanos y animales” (…) según estimaciones de la ONU, la agricultura en pueblos y ciudades es reconocida como una forma vital de contribuir a la seguridad alimentaria y aliviar la pobreza. ¿¿??

 Francamente yo no sé qué piensan en la FAO y la ONU, aun reconociendo sus buenas intenciones. Ahora bien, comienzan a asemejarse a esos políticos nacionales que mienten y se aprovechas impunemente de los ciudadanos, es decir sus propios electores. Como expertos, debieran salvaguardar la salud de los habitantes del planeta, empero a veces da la impresión de que sus proclamas son bastante siniestras. ¿De quién podemos fiarnos?. ¡Que atrevida es la ignorancia, y más aún la de aquellos que dicen combatirla. ¿De sabios es rectificar!.

 He traducido la noticia del suajili al castellano. El estudio habla por sí solo.  Sin más comentarios Jorge (que tiene su propio blog), te guste o no te guste, aquí tienes tú también la respuesta en forma de bofetada dialéctica.

 Juan José Ibáñez

Continua……. (más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

cudades-cerdes-de-2050

Las Ciudades en el año 20150 según Loving Trends

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal, presentó hace meses al público y periodistas un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde. Con vistas a alcanzar estos objetivos se han propuesto diversas iniciativas al respecto como lo pudieran ser las fachadas ajardinadascubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables y drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas puede descargarse pinchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés. Tal programa me parece “en teoría” magnifico. Ahora bien: ¿resulta viable, e incluso en el  caso de algunas de las propuestas concretas prudente?. Sobre este tema vamos a hablar en varios post, ya que tales ideas son “en primera instancia” aplicables a numerosas urbes del globo. Eso sí, veremos que no es oro todo lo que reluce y quizás en algún caso, de llevarse a cabo, pudieran convertirse en una verdadera pesadilla.

Yo personalmente tengo una profunda admiración y simpatía por nuestra alcaldesa (ala cual voté en las últimas elecciones municipales) y toda su trayectoria profesional como jurista, comenzando desde la trágica matanza de Atocha, en la lucha que mantuvimos con vistas a erradicar la dictadura fascista. Obviamente ella no ha elaborado todo este programa que, bien venido sea si finalmente separamos el grano de la paja, por cuanto reitero que algunas ideas pueden dar lugar a resultados francamente negativos. No me encontraba aquí esos días, no leí los periódicos a la hora de su lanzamiento mediático, por lo que me enteré agracias al magnífico blog  de Javier Dufour, denominado Energía y Sostenibilidad, si bien el post fue redactado por Raquel Portela. Excelente narrativa, por cierto.

Cuando comenzaron a popularizarse las ciudades verdes con sus fachadas verdes, la idea me pareció maravillosa, por lo que indagué en el tema e intenté reflexionar mucho más. Pronto comenzaron a surgirme dudas. Seguidamente detecté falacias y fraudes. Expondré un ejemplo. En una exposición  a la que asistí personalmente, pero también en diversas fotos que aparecen en Internet, pueden visionarse pasillos cuyas paredes se encuentran adornadas de esplendorosos musgos y otras plantas. Comencé a cavilar como podían mantenerse con tan poca luz y regarse sin que los escurrimientos del agua usada mancharan nada. Un buen día pasé por una nueva tienda en la que aparecían y se comercializaban productos con la misma apariencia. Entré y pregunté. Al parecer, existe un procedimiento por lo que cual, si se extrae el agua rápidamente y se sustituye por un producto del tipo de la glicerina, los vegetales quedan momificados, no distinguiéndose de las plantas vivas (se rompen igual, su tacto es el mismo, mantienen su verdor, etc.). Tan solo un pequeño detalle sin importancia: si se exponen a una luz solar intensa, la clorofila se degrada y se descubre que se trata de un verdor momificado. Eso sí me comentaron que tal proceso podía tardar muchos meses e incluso algún año.Tengo dos paneles así en mi casa desde hace años, ya que no necesitan mantenimiento y son bonitos, aunque hay que mantenerlos a la sombra. El problema estriba en que en diversas exposiciones los usan para comercializar “paneles, que según los vendedores estan compuestos por “especies vivas”. ¿Qué ocurriría después con los ingenuos compradores? Lo desconozco. Una estafa, sin paliativos.

Pero existen muchos más motivos de preocupación, algunos de los cuales los iré desgranando en sucesivos post.

No dudo de que el equipo de Carmen Carmena actúe de buena fe y con la mayor ilusión, como tampoco que algunas de las ideas que proponen puedan levarse pragmáticamente a la práctica. Ahora bien, ni mucho menos todo lo propuesto. A partir de las ideas iniciales debe andarse un largo trayecto hasta desarrollar los procedimientos, técnicas y tecnologías para implementarlas en la práctica. Y aquí si dudo de que muchas de esas iniciativas no se queden por el camino, mientras otras, como la de la agricultura urbana sean poco deseables, por varias razones. Desearía que todo fuera viable pero no vislumbro el sendero a seguir, por desgracia. Tres de ellas son el enorme precio, la logística imprescindible y la mano de obra requerida, que tampoco será escasa precisamente. Obviamente, “Roma no se construyó en un día”. Serían necesarios muchos años, enormes cantidades de fondos económicos, etc. Quizás, de llevarse a cabo mejoremos “un poco” la calidad ambiental de nuestras ciudades. Ahora bien las urbes verdes no están al alcance de nuestras manos, sino de nuestros deseos.

De hecho en la asignatura que impartía de “metodología de la investigación científica”, en la Universidad Politécnica de Madrid, uno de los tres trabajos que debían llevar a cabo los alumnos estribaba exactamente en analizar la viabilidad de un proyecto como este. Les explicaba a los alumnos lo que se vende en la prensa, general e incluso en la especializada. Seguidamente, les detallaba que en su exposición oral debían responder a una serie de preguntas, bastante razonables. por supuesto. Cuando finalmente se suben a la tarima y exponían sus conclusiones, la mayoría concluyeron que un proyecto de ciudad plenamente verde e incluso moderadamente verde era absolutamente inviable. En consecuencia y reconociendo que no me encuentro en posesión de verdad, iré editando esta serie de post para que me reprochéis, si es el caso, en qué me equivoco. Y por hoy dejo el tema aquí.

Os dejo abajo algún material adicional, para que podáis comenzar a reflexionar, así como reproduciendo una vez más los enlaces con vistas a que los interesados puedan bajarse algo de material bibliográfico sobre el tema.

Juan José Ibáñez

Continuará………….

(más…)

Etiquetas: , ,

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

agrucultura-periurbana 

Existen muchos tipos de agriculturas urbanas y periurbanas. Fuente: Colaje Google Imágenes

La agricultura urbana no es buena ni mala, todo depende de cómo se lleve a cabo y con que fines.

La agricultura periurbana es una práctica que se ha puesto de moda en todo el mundo. Pero como suele ocurrir con casi todos los brotes verdes, primero surge la aventura rodeada de para bienes, para a la postre demostrarse que “no es oro todo lo que reluce”, sino que puede ser zinc, plomo, mercurio y otros metales, bastante pesados, por cierto. Pero además no podemos olvidarnos de los contaminantes orgánicos presistentes.  También debemos acordarnos de los parques y jardines de las ciudades en donde juegan nuestros infantes, sobre suelos que pueden estar o son continuamente contaminados por las deposiciones de partículas atmosféricas, cuando no se riega con aguas residuales, aumentando las amenazas de que enfermen los más pequeñines.

La agricultura periurbana puede llevarse a cabo por necesidad, pero también por afición. Son muchos los urbanitas que añoran o desean entretenerse viendo crecer los frutos que ellos crían para a la postre consumirlos. Muchos ciudadanos actúan como agricultores corrientes, añadiendo fertilizantes, plaguicidas, etc., según se informan o son informados. Otros, por el contrario, se esmeran por evitar el uso de las enmiendas y fitosanitarios industriales con vistas a obtener frutos de la tierra saludables.

Sin embargo, todos los interesados en practicar este tipo agricultura debieran ser informados imperiosamente por las autoridades acerca de los riesgos potenciales, pero serios, de los que depende su salud.

Por un lado, al encontrarse cerca de entornos urbanos, los suelos que van a cultivar pueden encontrarse ya previamente contaminados, De ser el caso, por mucho amor y esmero que atesoren sus practicantes, los frutos de la tierra dañarán su salud. A aquellos que les interesa hace negocios ilegales vendiendo las cosechas en mercadillos, saltándose los controles sanitarios, son un serio peligro para la población ya que usan la primera parcela que encuentren sin más miramientos. ¡Cuidado con los productos que allí se venden!  En otros casos los agricultores urbanitas desean los productos ecológicos para su propio consumo y bienestar,  pero ¿Quién certifica que el medio edáfico  no se encuentre cargado de contaminantes por los usos previos de la tierra o vertidos incontrolados?.

Del mismo modo, y como se indica en la nota de prensa que os ofrecemos hoy, el tipo de suelo sobre el que medran las plantas cultivadas determinarán si los contaminantes son secuestrados por las partículas y minerales del suelo, o por el contrario son fácilmente disponibles para las plantas, contaminando esta corta cadena trófica.  ¿Quién realiza los análisis de suelos que garanticen que el suelo sea apto para su cultivo?.

Cuestiones similares surgen al sopesar todo lo concerniente a la calidad del agua de riego. En muchos casos será potable, pero en otros no, especialmente para estos agricultores a tiempo parcial, que soslayan las ya frágiles legislaciones sanitarias.  ¡Cuidado por extraer ilegítimamente aguas de pozos ilegales y aguas residuales, no sea peor el remedio que la necesidad. La contaminación biológica es aquí otro riesgo de suma importancia, al margen de los polutantes orgánicos e inorgánicos  ¿Y eso es todo?. Pues va a ser que no.

Dependiendo de la ciudad, e incluso del distrito urbano en que se sitúe, las deposiciones las partículas que lleva el aíre, pueden encontrase poco o muy contaminadas por las emisiones industriales, del tráfico rodado, etc., llevándose a cabo una fertilización indeseable de sustancias muy tóxicas para la salud. Por ejemplo, en la terraza de mi casa yo puedo cultivas una gran variedad de vegetales. Sin embargo, se encuentra en el centro de Madrid capital, en donde la contaminación es enorme (en dos ocasiones durante un año se prohibió parte del tráfico rodado por cuanto se habían sobrepasado todos los límites legales). En consecuencia, las deposiciones de las denominadas PM10 u otras, que ya dañan nuestros aparatos respiratorios, pueden llegar a penetrar también en nuestros cuerpos por la ingesta alimentaria. Y podríamos seguir pero dejémoslo aquí.   

Resumiendo, no podemos ni debemos ensalzar la agricultura periurbana. Todo depende de cómo se lleve a cabo, en que suelos, con que agua, bajo qué tipo de ciudades, a qué distancia de las fuentes emisoras de los contaminantes más dañinos y teniendo en cuenta la frecuencia y dirección de los vientos dominantes. ¿Se encuentra todo esto correctamente regulado en términos legales? ¿Tienen estos agricultores urbanos los conocimientos necesarios para comprender en profundidad de los beneficios, precauciones y riesgos que conllevan tales prácticas?.

La noticia de hoy, que da cuenta de un estudio realizado en Madrid, nos informa de que los suelos suelen encontrarse contaminados, aunque no tanto como para dañar seriamente la salud. Personalmente pienso que, a falta de una legislación clara y precisa, como la intención de las autoridades para que sea cumplida, la agricultura periurbana conlleva muchos riesgos, tantos como la industrial. Sin embargo, tengamos en cuenta que esta práctica aparece en muchas urbes de mundo, con muy dispares grados de desarrollo, pudiendo ser por puro hobby o imperiosa necesidad. Tampoco es lo mismo, obviamente, llevarla a cabo en ciudades pequeñas y rurales que en otras grandes y/o industriales.

Más aún existe una cuestión que me intriga y preocupa. Cada vez que leo notas de prensa sobre el tema,  en la que se nos informa de que la agricultura periurbana no conlleva serios riesgos para la salud, pero rarísimamente se mencionan  casos ya acaecidos, dramáticos, indignantes y denunciables. En otras palabras, intuyo que en lugar de informar con seriedad, la prensa intenta calmar a los ciudadanos sobre temas que por su diversidad y complejidad  no pueden tratarse a la ligera, generalizando sus bondades y soslayando sus debilidades en unas pocas líneas. Obviamente tal aserto no tiene nada que ver con los resultados de un estudio concreto en un determinado, sitio y momento, como lo es el caso que os mostramos seguidamente, y que como corolario no aporta nada nuevo al tema.  

Juan José Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Granjas Móviles: Agricultura Urbana en Tiempos de Crisis

Como me comentaba el oro día un amigo, como siga estrangulándonos el neoliberalismo económico vamos a terminar alimentándonos como el perro de un herrero, “que se comía las chispas para ingerir algo caliente”.  Empero por mucho que digan lo contrario, la clase política no se encuentra sensibilizada para satisfacer las necesidades de la mayoría de sus votantes, sino con vistas a exigirles más y más sacrificios al objeto de que, mediante el sistema financiero se acumule en muy pocas manos el beneficio resultante. De no ser así, el tipo de ideas que exponemos hoy deberían ser fomentadas por los que “dicen venir a servir , que no a servirse” del pueblo. Ya sabemos que la cultura del ladrillazo ha dejado a muchos desafortunados con una mano delante y otra detrás. Parado el negocio de la construcción abundan los solares (terrenos) en los que los ladrillos se han quedado esperando muertos de risa, en medio de las urbes.  Salpican las ciudades, de muchos Estados. Leía el otro día en la Prensa que en Irlanda piensan derruir muchas nuevas urbanizaciones, ya que nadie tiene dinero para comprarlas. ¿Porqué no regalarlas, ya que muchos sufridos irlandeses, como los griegos, españoles, portugueses e italianos, pero también estadounidenses y otros muchos han perdido las suyas por las trampas del capitalismo neoliberal? Estamos pagando los despilfarros generados por el contubernio constructoras-banca-políticos, mientras los responsables han depositado sus ganancias en paraísos fiscales, etc.   Nadie tiene una respuesta razonable, porque no la hay. Empero a lo que vamos. A un chef chileno en Nueva York se le ocurrió la magnífica idea de usar esos espacios para crear granjas/huertos móviles, que pueden desplazarse a otro solar si algún día finalmente terminan siendo construidos los edificios que emplearon los especuladores. Como veréis abajo, bueno, bonito y barato. Sisha Ortúzar, el “pensador”, utiliza ingeniosos y económicos procedimientos (muchos de reciclado) con vistas a aprovechar estos espacios, hoy inútiles, y nutrir la despensa de la cocina de su restaurante. Me parece bien. Sin embargo yo me pregunto, con forme se agrave esta crisis sin fin y la penuria se propague, ¿por qué no facilitar que los ciudadanos más necesitados, con la ayuda de asociaciones de vecinos y asambleas de barrio, hagan el mismo uso de estos solares a la hora de satisfacer parte de sus necesidades cultivando su propia comida?. Y así, secuestraríamos parte del carbono que emitimos, ayudando a paliar el efecto de invernadero. Si vendemos la idea de otra forma más razonable a los “Señores de la Sombra”, seguro que nos escupirían en la cara.

riverpark-farm-fuente-fundacion-moises-bertoni

Riverpark Farm Fuente Fundacion Moises Bertoni

Todo lo que la nota de prensa expone abajo es claro, conciso y razonable. Eso sí necesitan un edafólogo, que ayudaría a aumentar los rendimientos de esta práctica agraria que puede llevarse a cabo con suelo o sin suelo. ¿Agricultura ecológica?. Pues en parte si y en parte no. Lo que la entrevista a Ortúaz omite estriba en que la calidad del aire en las ciudades es , por lo que las partículas en suspensión atmosféricas al depositarse en el suelo puede dar lugar a la contaminación del mimo y los alimentos que se produzcan de sus entrañas. Siempre es posible tomar medidas, pero de momento uno no sabe si los comensales de su restaurante, se alimentan sanamente o no. Obviamente también podríamos criar conejos, gallinas y cerditos. ¿Cerditos? Se me ocurren muchos pero prefiero omitir sus nombres y procedencias. En cualquier caso, en tiempos de crisis nuestras autoridades deberían satisfacer las demandas de los ciudadanos en “algo” no sea que un día les peguen un mordisco, por pura necesidad, que no por violencia manifiesta como suelen pensar ellos de los ciudadanos que sufre sus tropelías. Como siempre hemos cambiado las fotos de la nota de prensa por otras, rebuscando en internet. Y por favor no añadamos a estas granjas algo parecido al perro del hortelano ya que (…). Resumiendo, se trata de un sistema que, pensándolo bien, puede ser beneficioso tanto en las ciudades como en otros ambientes, bajo ciertas circunstancias. Reitero que el reciclado intrínseco y la idea de espacios flexibles urbanos se me antoja digna de ser valorada con seriedad.

Juan José Ibáñez

riverpark-farm-fuente-igreenespot

Granjas móviles Urbanas. riverpark-farm fuente igreenespot

(más…)

Etiquetas: , , , ,