Posts etiquetados con ‘inundaciones’

Aerosoles atmosféricos y su relación con la intensidad y duración de la lluvia: ¿La Gota Fría?

polvo-sharano-acercandose-a-almeria-fuente-nasa

Tormenta de polvo y aerosoles saharianos acercándose a las costas almerienses. Fuente: NASA

 Tras leer una nota de prensa en TerraDaily, que nos informaba de como en un artículo de investigación recientemente publicado se defendía que los aerosoles atmosféricos (naturales o antrópicamente producidos), en grandes cantidades, podían incrementar la intensidad y duración de las precipitaciones de eventos meteorológicos naturales, me vino inmediatamente a la cabeza si este proceso podría ser el causante de unos eventos usualmente catastróficos que suelen producirse de vez en cuando en el sureste de la Península Ibérica. Hablamos de lo que en España se denomina “gota fría”. Tales fenómenos extremos generan tormentas tremendas que causan inundaciones y graves destrozos en ciudades e infraestructuras, a la par que severos fenómenos erosivos. No en vano, en las provincias de Murcia y especialmente Almería, área en donde son muy usuales, la cobertura de suelos, soslayando edafotaxa muy someros (Regosoles y Leptosoles), cubre poco más del 25% del territorio. Es decir una extensión escasísima. Y es que allí las tormentas de polvo sahariano son bastante usuales, pudiendo coincidir (finales de verano y principios de otoño) con las mentadas condiciones meteorológicas que generan lagota fría”.  Empero al leer el artículo original, y con mis escasos conocimientos sobre meteorología, no pude separar el grano de la paja, quedándome con la duda. Si ambos procesos se encontraban relacionados, es decir, si al coincidir en el espacio y el tempo (al menos de vez en cuando) daban lugar a las devastadoras inundaciones que ocasionalmente acecen en el SE de la Península Ibérica, se podían extraer valiosísimas conclusiones, a la par que mejorar la previsión de los desastres naturales a los que dan lugar. Tal hecho podía dar cuenta de la erosión histórica del paisaje de aquellos espacios geográficos.

 Como ya os hemos comentado en varios post (almacenados en nuestra categoría Pérdida de los Recursos Edáficos: La Erosión), el polvo/aerosoles atmosféricos procedentes del Sahara y el Sahel, como de otros desiertos y regiones áridas del mundo, acarrean repercusiones positivas y negativas en lugares muy distantes (a menudo transcontinentales como es el caso del corredor  África-Caribe-USA), a modo de “teleconexiones”. Reitero, me quedé con la duda de si el polvo africano era el motivo de tan torrenciales y temidas tormentas. Pues bien, unos dos días después, mis tribulaciones se convirtieron en perplejidad, por cuanto los rotativos de prensa en España “daban por hecho” que la respuesta era afirmativa: ¡el aire cargado de aerosoles saharianos generaba en las condiciones meteorológicas adecuadas, la temible gota fría. En consecuencia busqué durante varias horas en Internet y no detecté ni un solo documento o información a este respecto. Posiblemente la razón podía residir en que no ha sido estudiado debidamente, dado que el estudio acababa de salir al mercado científico y debía esperarse a que se llevaran a cabo las investigaciones pertinentes.  ¡No lo sé!. Empero cabe la posibilidad que algún “plumillas” hubiera pensado como yo, y sin mayores verificaciones, lanzara la noticia sin el menor rubor. De darse este último caso, vendría a cuestionar por enésima vez, si de muchos periodistas científicos se comportan de hecho como los Paparazzi de la prensa del corazón, lanzando los bulos que les parecieran más oportunos con independencia de su rigor científico. Y al hacerlo falsean los resultados de las indagaciones científicas. Leí varias noticias, en todas, más o menos se venía a decir lo mismo, y en ningún caso se consultaba con un experto, como si de un contagio viral se tratara. Reitero que el tema podría ser relevante y trascendente, empero ¿Qué experto ha relacionado gota fría y polvo africano en el SE español?. ¿Lo sabe alguno de los lectores españoles?. ¿Me podría informar?. ¿Un nuevo y falaz bolo de plumillas perezosos a los que la verdad no les importa nada?. ¡A saber!. Y para finalizar me gustaría dejar constancia de que dicha vinculación, de existir, aclararía parte varios interrogantes de las investigaciones que llevo a cabo en esos territorios, por lo que me gustaría que se tratara de una conclusión veraz, pero ¿quién se puede fiar de esta gente?. Eso sí: Los aerosoles incrementan el contenido de nutrientes (calcio, magnesio, sodio, potasio, en los suelos de Almería, por lo que no es la escasez de los mismos un factor limitante, aunque lo que escasea y mucho es el agua.

Abajo os reproduzco una de las noticias y el resumen del trabajo original, junto a algún material adicional……….

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Calentamiento climático: ¿más agua en los desiertos?

desierto-de-tabernas-almeria

Desierto de Tabernas y sus ramblas (Almería, España). Foto: Juan José Ibáñez

 Todo lo relacionado con el calentamiento climático, despierta interés en el público y decepción en mí ya “atiborrada mente”. Y es que no dejo de asombrarme de leer tanta tontería. A menudo, no se trata de los estudios en sí mismos, sino de las conclusiones que extraen los autores, que no dejan de asombrarme.  La noticia que os ofrecemos hoy me ha vuelto a dejar atónito, por no decir noqueado. Busqué en Internet, por si  el “plumillas” español había hecho una parodia de traducción de la la nota original de prensa en inglés. ¡Pues no fue así!. La mentada crónica publicada por Terradaily, que también os adjunto abajo, nos cuenta más o menos lo mismo, si bien adicionalmente  añade algo más interesante que os narro al final del post. Veamos la historia ya que, la primera parte, puede entenderla un niño lactante.

 Cuanto más sube la temperatura mayor cantidad de agua se evapora. Este ¿inexplicable? hecho puede demostrarse realizando un “esotérico” ¿¿?? experimento casero siguiendo este complicado protocolo: Ponga usted en dos recipientes iguales la misma cantidad del líquido elemento. Uno déjelo a temperatura ambiente y otro caliéntese unos 5 o 10 grados más (todo depende de la paciencia que usted tenga). Al cabo de unas horas comprobara, para su “sorpresa” ¿¿??, que el “contenedor calentado” pierde agua a mayor velocidad. ¿Alguien no se ha enterado?  ¡Pues que no vuelva por este blog y retorne al parvulario! Sorprende que en muchas noticias que se omita un proceso tan trivial como esencial.  A algunos científicos, también “parece” que se les olvida.

 De lo dicho anteriormente se desprende, tras sesudos cálculos matemáticos ¿¿??, que, conforme aumente la temperatura más agua se evaporará de la hidrosfera a la atmosfera. UFFFF, lo que me ha costado llegar a esta sorprendente conclusión: miles de horas ¡¡!!.

 Como ya hemos comentado en tantas ocasiones ,que no puedo enumerarlas (pero pronto leeréis más  en un post  más técnico que editaremos al respecto:Un sistema climático fractal frente al pensamiento lineal), el calentamiento climático no se producirá uniformemente en todo el planeta, sino que pueden surgir patrones regionales muy distintos a los actuales debido a que el sistema climático es de naturaleza no-lineal. Corto aquí la narración con vistas a proporcionaros más información sobre tal asunto. Luego seguimos……

 Leyes potenciales, Sistemas no lineales, Sistemas complejos, Multifractales, Fractales, Efecto mariposa, Diversidad, Complejidad y Fractales, Caos, Cambio Climático y el Efecto Mariposa, Cambio climático y la Teoría del Recalentón, El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y Modelos de Clima Global. ¿Ya lo habéis leído todo?. Pues bien, tengo el placer de anunciaros que no era necesario, aunque sí conveniente. Pero sigamos…..

 La investigación que abordamos hoy nos informa de que ciertos investigadores, dicen haber constatado que el incremento de las precipitaciones será mayor en las zonas áridas del mundo que en otros ambientes del planeta. Y tal predicción, de cumplirse, debería ser considerada como muy positiva para cientos de millones de personas, muchas de las cuales no tienen nada que llevarse a la boca, como tampoco agua potable para beber. Empero, según los autores del estudio que analizamos hoy, en la línea de otros muchos, parecen considerar que se trata de una mala nueva catastrófica. La razón esgrimida resulta ser que los modelos utilizados predicen que en gran parte, en lugar de llover diluviará, generando inundaciones y otros males de gran calado. Todo lo relacionado con el calentamiento de la atmósfera se vende ineludiblemente como dramas colosales. Al perecer es un decreto ley cuyo texto oficial no encuentro por ningún lado.  Empero en los desiertos suele llover así. Lo contrario sería lo excepcional. 

 Yo no discuto que pudiera ser que ocurriera como defienden los autores, aunque creo que se trata del conocido problema de ver la botella medio llena o medio vacía. Personalmente, intento evadirme de los extremos. Es obvio que los investigadores que han llevado a cabo el estudio ven la botella medio vacía. ¡Yo no!. Pero la “cultura del catastrofo” genera más beneficios a la prensa. ¿Alguien lo duda? Ya os explicaré algún día como la naturaleza es muy veleidosa en las zonas áridas de Almería y el desierto de Tabernas, aquí en España. Y se trata de un mero ejemplo de lo que parece lógico que acaezca en otros lares. Llueve muy poco, pero de vez en cuando diluvia de lo lindo, al surgir breves episodios denominados de gota fría”. Efectivamente, el agua desborda los cauces de las Ramblas o Uadis, generando inundaciones.  Ahora bien, del mismo modo, se recargan los acuíferos, hecho que ya aprovechaban mediante ingeniosas y simples obras hidráulicas sus moradores, mediante el sabio conocimiento campesino, no secular, sino milenario. Y así extraían agua para regar algunas áreas desiertas, obteniendo buenos rendimientos agrarios. Del mismo modo, muchas lagunas actualmente secas se rellenarán de agua, creciendo la vegetación en los valles que las cobijan. Comenzó a dudar si los autores del estudio atesoran conocimientos de la geomorfología de los desiertos. Más aun, abundante agua caída durante tales eventos en loa ambientes desérticos en los que suelen abundar los suelos salinos, el exceso eventual, pero más frecuente de agua ayudará a disminuir el exceso de sales, dando lugar a suelos potencialmente algo más productivos, así como agua para regarlos por la recarga de los acuíferos, etc., ¡Lo dicho!. ¡La botella medio llena frente a la botella medio vacía!.

 Alegar que todo el agua que no causara estragos se evaporaría a la atmósfera, no deja de ser más que  una prosaica y a menudo errónea interpretación. Parte de ella se infiltraría rápidamente, como mínimo en los desiertos arenosos. Más aún, existen otras regiones del globo en donde el acervo cultural que nos proporcionan las prácticas campesinas demuestra que los paisanos saben aprovechar este oro azul de estos biomas de forma brillante, en la medida de lo posible. Seguramente, en los primeros momentos tales inundaciones produzcan  daños (si las predicciones de estos autores son acertadas), aspecto que tampoco lo pongo en duda. Sin embargo con las debidas obras hidráulicas, que no tienen necesariamente que ser onerosas y faraónicas, llegaría un periodo de bonanza del que gozaría una ingente cantidad de la población mundial que hoy vive en la más absoluta miseria. Recordemos que unos dos tercios de la superficie emergida del planeta resultan ser zonas áridas, semiáridas y desérticas. Por todo ello, personalmente prefiero y considero que es mejor ver la botella de agua medio llena que medio vacía.

 Vayamos finalmente al texto en suajili del final del post de Terradaily, para explicar la importancia de los párrafos omitidos por las plumillas español. Este. más o menos vienen a decir:

 Los modelos y las observaciones climáticas de precipitación no siempre cuentan la misma historia con respecto a los cambios regionales, por lo que nos quedamos muy sorprendidos al encontrar que nuestras conclusiones resultaron ser muy robustas en ambos casos” dijo el Dr. Donato.

 Parece que las incertidumbres en los modelos climáticos fueron mayores en donde las incertidumbres de observación eran superiores (es decir la falta de datos, o datos de mala calidad). Esto sugiere que debemos mejorar las observaciones (es decir el número de estaciones meteorológicas u otro tipo de iniciativas que mejoren los datos actuales) que serían vitales si deseamos determinar con mayor precisión los efectos del cambio climático en todas las regiones del mundo.

 Ya hemos comentado en otros post, como este, que sin buenos inventarios y monitorizaciones los modelos climáticos, como casi todos, no pueden dar lugar a predicciones fiables. Lo que no resulta razonable estriba en que se inviertan enormes sumas de dinero en predecir, y prácticamente nada en alimentar saludablemente a los modelos climáticos (los susodichos inventarios y programas de monitorización). Los modelos de simulación numérica son como los cuerpos humanos. ¡Uno es lo que come!, y si se come poco y mal……….

 Os dejo pues la noticia en ambas lenguas suajili y español-castellano.

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Estimación Espacial de Alta de Resolución de las Precipitaciones (de la erosividad pluvial a la erosión, predicciones para cosechas, contaminación de suelos etc.)

telefonia-movil-erosion

Red de Telefonía Móvil Colaje Google Imágenes

 ¿Podrían llevarse a cabo cartografías de alta resolución, con propósitos varios haciendo uso de las redes de telefonía móvil?. Al parecer sí, y además sin que los investigadores tengan que hacer uso de onerosas tecnologías.

Reproducimos hoy una nota de prensa publicada por Carlos Gómez Abajo para Tendencias 21 que se me antoja interesantísima y que lleva por título: “Las redes de telefonía móvil permiten medir las lluvias con mucha precisión”. La redacción de la noticia es lo suficientemente clara para no tener que extendernos en demasía, algo de agradecer por la mala calidad en general de la prensa en estas materias. Se han llevado a cabo estudios que constatan que las mencionadas redes son capaces de suministrar información de alta resolución espacial y temporal como para elaborar cartografías muy detalladas en las que se aporte información sobre la cantidad de la precipitación, pero también de su intensidad, tamaño de gotas, erosividad, monitorización de las crecidas e inundaciones,  y otros aspectos de gran utilidad, en nuestro caso muy útiles para temas agrícolas, erosión de suelos, contaminación, etc. Todo ello podéis leerlo debajo en la propia noticia de Tendencias21. Y el tema resulta ser sumamente importante por cuanto las mencionadas variables resultan ser de vital importancia para la gestión y manejo del suelo. La telefonía móvil ha generado la implantación de redes muy densas que seguirán creciendo en el futuro, dando lugar a una profusa malla que suele superar a la de las clásicas estaciones meteorológicas a ras del suelo, incluso en países como Suiza. Más aun, la instalación y mantenimiento de las mencionadas redes de telefonía resulta “al parecer” mucho más  económica que las meteorológicas, mientras que las satelitales, al menos actualmente, padecen de un menor poder de resolución. Tal hecho implica que llegando a acuerdo con las compañías implicadas, los expertos podrán acceder a datos de enorme calidad. Reitero que no repetiré lo que encuentra, “en mi modesta opinión”, muy bien explicado, gracias a la buena labor de Carlos Gómez Abajo. Permitirme que os exponga un ejemplo que me hizo cavilar sobre este asunto hará ya unos 35 años, cuando era casi imberbe.

Por aquél entonces investigaba los paisajes de suelos y vegetación en las estribaciones del Macizo de Ayllón, (a menos de 100 km de la ciudad de Madrid, España) y más concretamente en un embalse denominado “EL Vado”. Diversas laderas vertientes que alimentaban la cuenca del el Río Jarama, en donde se localizaba el mentado reservorio de agua, se encontraban repletas de cárcavas de grandes dimensiones sobre materiales no consolidados del Mioceno. Las pequeñas represas de gaviones que los jalonaban, con vistas a retener la producción de sedimentos, y evitar así la temprana colmatación del embalse habían sido ya  desbordadas de aquellos en menos de 20 años, tras la construcción del embalse. Había recorrido la zona en numerosas ocasiones, conociendo bien las cárcavas con laderas más abruptas y, como corolario, pensaba que se trataba de las más susceptibles de sufrir deslizamientos de tierras en sentido amplio. Pues bien, durante aquellos años, varios eventos pluviales de alta intensidad acaecieron en la zona. Sorprendentemente varias de las tormentas más intensas y potencialmente erosivas no afectaron a los enclaves que albergaban las cárcavas que, con anterioridad, se me antojaban más vulnerables de padecer el mencionado tipo de erosión. ¡Desconcertante!. No fue infrecuente observar que pendientes suaves y ya en parte revegetadas volvían a ser presa de deslizamientos, al contrario que otras muy próximas, con la misma estratigrafía y composición sedimentaria, pero desnudas y de márgenes con pendientes elevadísimas.  De todo aquello inferí que un mapa de riesgos podía predecir eventos hasta cierto punto. Este tipo de tormentas y lluvias torrenciales de gran intensidad tienen una gran variabilidad en distancias muy cortas, por lo que en cierta medida la intensidad pluvial variaba y generaba deslizamientos, posiblemente, por finos patrones espaciales pluviales, quizás por azar, tal vez por algún tipo de interacción con la topografía aún por descubrir. Pues bien, la táctica que delata la noticia podría ser de suma utilidad con vistas a resolver este tipo de incertidumbres ¿azar o patrones espaciales desconocidos?. Obviamente se trata de un mero ejemplo, ya que en la nota de prensa se detallan otros muchos.

¿Podrían llevarse a cabo cartografías de alta resolución, con propósitos varios haciendo uso de las redes de telefonía móvil?. Al parecer parece que sí y sin que los investigadores tuvieran que implantar onerosas tecnologías.       

 Juan José Ibáñez  (más…)

Etiquetas: , , , , , ,