Posts etiquetados con ‘secuestro de carbono’

Evaluando el secuestro de carbono por los suelos

suatancias-humicas-sem

Sustancias húmicas y secuestro de Carbono. Fuente: intl. Humic consortium for carbon sequestration

Francamente debo confesar que este tipo de noticias científicas me desconcierta. Me refiero por ejemplo a esta: “Científicos del ARS ayudan a mejorar los cálculos sobre el carbono en el suelo” A falta de leer el artículo original, la novedad del estudio parece residir en un absoluto desconocimiento de los estudios realizados sobre las sustancias húmicas de los últimos 30-40 años. Vamos que los antecedentes bibliográficos deben haberse reducido a algunos libros de educación infantil. Y os puedo asegurar que no me gusta estar arremetiendo constantemente con la labor de otros colegas, pero no hay más cera de la que arde. Durante más de un quinquenio trabajé sobre el tema, pero de eso hace ya unos 35 años. ¿Qué ocurre? Simplemente que por aquél entonces ya sabíamos sobradamente lo que ahora se presenta como novedad. Os citaré tan solo un ejemplo. Las sustancias húmicas del suelo pueden ser extraídas, separadas,  clasificadas y cuantificadas en tipos distintos. En un universo tan complejo como el de la descomposición de todos los residuos orgánicos que van a parar al suelo, existen multitud compuestos que son categorizados en una de esas tipologías, siendo su determinación y clasificación una subdisciplina que evoluciona a lo largo de los años. Pues bien, “repito” una vez más que desde al menos hace 30 años, algunos investigadores estimaron la edad media de diferentes tipos o fracciones húmicas (mediante radioisótopos de carbono). Y al hacerlo observaron que mientras en unos tipos las estimaciones de residencia ofrecieron valores que oscilaban entre pocos meses o años, en otros, ascendían a siglos. Las denominaciones de estas tipologías, así como las metodologías para su extracción han cambiado, y supongo que mejorado. No obstante por aquellos tiempos remotos se sabía que la asociación de ciertos tipos de materia orgánica con la fracción mineral inhibían o frenaban considerablemente su descomposición, acumulándose en el medio edáfico durante largo tiempo, mientas que en otros por la ausencia de tales ligaduras se descomponían y emitiendo CO2 a la atmósfera rápidamente. Incluso existía un tipo al que se denominaba “humina de insolubilización residual”,  en el que la unión con la arcilla y algunos minerales resultaba ser tan recalcitrante que era prácticamente imposible separarlas por unos métodos de extracción convencionales que ya de por si eran muy agresivos. Debemos también tener en cuenta que en cada suelo la proporción entre las distintas fracciones lábiles/recalcitrantes resulta ser muy variable, por lo que no se puede generalizar antes de llevar a cabo algún procedimiento de fraccionamiento y estimaciones ulteriores en cada muestra. Si más de treinta años después se vuelve a descubrir lo mismo, ¿Qué podemos pensar? (i) que la noticia científica no responde a los contenidos del paper; (ii) que algunos colegas no tienen un adecuado conocimiento de los antecedentes, lo cual en ciencia no deja de ser, al menos en la práctica, un tipo de pavoroso Alzheimer o (iii) lo que ya hemos denominado en otro post el “El Olvido de la Ciencia: El Efecto Internet”.

Lo que resulta palmario y al parecer algunos denominados científicos desconocen, estriba en que parte de la materia orgánica que recibe el suelo (SOM) se descompone con facilidad y es devuelta rápidamente a la atmósfera mientras que otra pasa a formar parte de una reserva que permanece en el medio edáfico durante mucho tiempo. Obviamente, con vistas al secuestro carbono de la atmósfera nos interesa fomentar la segunda vía, ya que la primera resulta ser engañosa y totalmente ineficaz. De no ser así, si toda la MOS quedara secuestrada, se acumularía en tales cantidades, con el devenir del tiempo, como para hacer descender las concentraciones de CO2 atmosférico en tal medida que la Tierra posiblemente sufriera una permanente glaciación. ¿Nos aclaramos?. Ahora lean pues lean el  notición del decenio y reflexionen.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

La Percepción social de los suelos forestales gracias a la prensa: Los Suelos Como basureros

bosque-mixto-ibor-hurdes

Paisaje Mediterráneo de Montaña. Foto: Juan José Ibáñez

Se presupone que la prensa tiene como una de sus principales misiones informar e instruir al ciudadano. Y como botón de muestra os enseñamos hoy una noticia ejemplar:  Un almacén de basura debajo de los árboles. Es decir, los suelos forestales pueden considerarse vertederos. Sin embargo, el título da lugar a una nota de prensa profusa en información, alguna de la cual puede ser válida para los expertos que “sepan” leer entre líneas con cuidado y mucha paciencia. La gravedad de los documentos de esta guisa  estriba esencialmente en extraer información relevante para exponerla, fuera de contexto, de forma desordenada hasta dar lugar a una narración carente de coherencia y repleta de errores mayúsculos. Eso sí “quizás, tan solo quizás”, los investigadores consultados sean parte del problema en sus ansias por aparecer en los medios de comunicación. Por esta razón, raramente acepto entrevistas a los medios de comunicación, y en ningún caso, sin leer el borrador del artículo que duna vez redactado por el “pumillas” debe pasar a imprenta. No me extraña, ante tanto show mediático, que algunos periodistas de una TV autonómica, se sorprendieran hace poco más de un año cuando tras impartir una conferencia en una hermosa localidad de los Serranos (Valencia, España) me propusieran una entrevista televisada, a lo que conteste “bajo ningún concepto” (ya os conozco, pensaba para mis adentros). Al menos esta bitácora me permite expresar opiniones personales sin pasar por la galería de los horrores, es decir, las narraciones de los plumillas y sus consejos de redacción. Reitero que algunos datos aportados en la noticia atesoran interés, como la revegetación de la Península Ibérica, debido primero a la desertización humana del ámbito rural y finalmente a la propiciada por el abandono de tierras que estimulaba la denominada PAC (Política Agraria Común de la Unión Europea). Empero aclaremos que revegetación no resulta ser sinónimo de reforestación, ganancia de biodiversidad y menos aún de freno a los procesos erosivos. Tales aseveraciones no resultan ser el producto de mi obsesión (según algunos ortodoxos) de llevar la contraria al establishment, sino que han sido contrastadas empíricamente por otros colegas. De hecho hace un decenio reuní a varios de ellos en el Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA)  con vistas a desmontar varios de los tópicos que diez años después siguen rellenando páginas, como los de esta noticia. Las sesiones fueron magníficas, cumpliendo mis expectativas. Sin embargo, las notas de prensa resultaron ser espeluznantes, soslayando todo lo relevante y rellenando los huecos, esta vez sí, “con basura. En consecuencia, protesté a la mentada fundación, pero “ni caso”, dándome cuenta de la verdadera vocación del CONAMA, perpetuarse año tras año, en base  a una información tan llamativa y políticamente correcta como científicamente impresentable, cuando fuera necesario. Nunca más volveré a caer en su trampa. Afortunadamente guardo toda la documentación en mi Researchgate, donde podréis disponer libremente de la misma (supera las 150 páginas con creces). Tan solo basta pinchar en los palabros que hipervínculo a continuación, con vistas a poder leer lo que mostraron los expertos invitados a ambos grupos de trabajo (Biodiversidad % Patrimonio Natural y Los Suelos en Europa y su Directiva).

Sería difícil clarificar tanto error, falacias y falsas verdades vertidas en la noticia que os exponemos abajo, por lo que tan solo explicaré algunas, a modo de ejemplo. El que los bosques de clima templado oceánico (los cuales no disciernen de los centroeuropeos, craso error) almacenen más carbono que los más xéricos del mediterráneo es algo natural y bien sabido desde hace decenios, por no hablar de siglos. También reiteramos que la materia orgánica no se almacena preferentemente en los 30 cm superficiales del suelo, como al parecer apunta alguno de los entrevistados (ver nuestra categoría “biomasa y necromasa” en donde hemos abundado sobre el tema en diversas entregas). Del mismo modo, se confunden bosques, masas forestales y matorrales arbolados cuando en realidad se trata de ecosistemas muy distintos en su estructura, naturaleza y gestión potencial. Buena parte de los denominados bosques mediterráneos levantinos, son en realidad matorrales con árboles amantes del fuego (pirofíticos). Otro entrevistado defiende que deben evitarse los fuegos, cuando en realidad son parte integral de la dinámica natural en el bioma mediterráneo. La noticia menta la obtención de los biocombustibles como alternativa, siendo en realidad una quimera, mucho menos eficaz que el pastoreo tradicional, ahora escaso debido a la desertificación rural. Comparar fuera de contexto la gestión de los bosques en los países nórdicos con la que demanda buena parte de los ambientes mediterráneos deviene en otra escandalosa barbaridad, ya que por sus dispares naturalezas demandan manejos muy diferentes (craso error de la política forestal española desde el franquismo hasta nuestros días). El fuego resulta ser un elemento de gestión en los ambientes mediterráneos, como bien saben y aplican en EE.UU. Es justamente la revegetación natural, en ausencia de población campesina (abandono de tierras), la causante de muchos incendios forestales, al margen de disminuir la biodiversidad natural de numerosos paisajes ibéricos. Tampoco debemos olvidar que esa sangría anti-ambiental llamada privatización de los servicios públicos, deviene justamente en que la gestión ambiental de lugar a un alarmante deterioro de la cobertura vegetal, como ya denunció, por ejemplo uno de nuestros corresponsales, amigo, biólogo y morador de paisajes azotados por los incendios forestales en la comarca de los Serranos en Valencia, que al margen de ofrecer beneficios a las compañías privadas y (me callo….), soslaya de cualquier compensación digna a  los habitantes de las zonas afectadas (abandono de tierras = incendios forestales en muchos espacios mediterráneos).

La noticia de marras también omite que, en la Península Ibérica la cobertura edafológica resulta ser muy somera, por lo que (cuando se tienen en cuenta los dos primeros metros del perfil edáfico) suele ser usual que los suelos agrícolas almacenen más materia orgánica que los forestales. Y podríamos seguir ad nausean. Más aun, a nivel global la relación entre productividad forestal y nutrientes del suelo, resukla ser inexistente. Sin embargo, para terminar tan solo me gustaría preguntar al plumillas que redactó la noticia esta sorprendente sentencia: Esta nueva visión modifica la que hasta entonces se tenía de que la capacidad de secuestrar carbono de los bosques dependía de la concentración de hidrógeno del terreno ¿¿?? Fastuosa erudición, pero que no la alcanzo a entender, a falta de una versión de esta nota de prensa para catetos, como es mi caso.           

Resumiendo: Lo dicho ,la labor de la prensa es informar e instruir al ciudadano ¿verdad?. Empero tal frase tan solo tiene sentido si los plumillas saben de lo que hablan, rara avis cuando se inmiscuyen en materia de ciencia y o medio ambiente. Os dejo con esta execrable noticia, ejemplar para instruir en clase a los alumnos sobre el periodismo nefasto, es decir casi todo.

Debo suponer que a David García y familia no se le ocurrirá pasear los fines de semana por esos hediondos vertederos forestales, sino que transitan sobre el dulcemente mullido asfalto urbano, mucho menos sucio y peligroso para la salud. Mejor para nosotros, los amantes de la naturaleza y sus basuras.  

 Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Secuestro Orgánico de Carbono en Zonas Áridas y Cambio Climático

desierto-de-mojave-park-vision

Desierto de Mojave. Fuente: Park Vision

 La noticia científica que os ofrecemos hoy me ha sorprendido. Francamente albergo serias dudas acerca de si los resultados obtenidos por los autores en el desierto de Mojave (USA) pueden ser extrapolables a otros ambientes áridos y semiáridos. Más concretamente la nota de prensa nos informa de que:las tierras áridas pueden aumentar su absorción del dióxido de carbono lo suficiente en el futuro hasta representar de un 15 a un 28 % de la cantidad actualmente absorbida por las superficies terrestres” (…) “a medida que aumentan las emisiones de CO2 a la atmósfera, también se incrementa la absorción de este gas por parte de las tierras áridas. Se estima que esta absorción podría incrementarse hasta representar de un 4% a un 8% de las actuales emisiones” (…) “No obstante, advierte Nature, el experimento, en el que colaboraron expertos de varias universidades, no tuvo en cuenta otros posibles cambios derivados del cambio climático, como una variación de las precipitaciones o un aumento de la temperatura”. Como el diablo se encuentra en los detalles, digamos que la última advertencia es suficiente como para poner en solfa el resto de las conclusiones. Eso sí, suele pasarse por alto, como apunta el investigador, que  las zonas áridas y semiáridas constituyen 2/3 de la superficie terrestre emergida, por lo que, aunque almacenaran menos carbono por unidad de área que las subhúmedas y húmedas, tal descompensación, al menos en parte, podría ser compensada  apelando a su enorme superficie.

Cabrían añadir otros dos aspectos que se omiten en la redacción de este breve texto: (i) conforme aumenta la aridez, la razón biomasa aérea/subterránea decrece de tal modo que bajo el suelo puede acumularse mucha más materia viva que la que observamos sobre su superficie y (ii) los ambientes áridos y semiáridos acumulan ingentes cantidades de carbono en forma inorgánica (carbonatos), sin que la comunidad científica muestre interés, tanto por las cantidades almacenadas, como por la tasa temporal a la que esta se realizan. Ambas razones, por si solas, resultan suficientes como para prestar más atención al reservorio de carbono y su dinámica en ecosistemas áridos. Bien pudiera ser que, por omitir tales hechos, nuestra comprensión del secuestro de carbono se encuentre totalmente distorsionada.

Tras leer la nota de prensa en español-castellano observé que, no se explicitaba dónde y cómo, en el seno del sistema edáfico se producción tales ganancias de carbono, por lo que busqué la nota de prensa original que ofreció en suajili la Universidad Estatal de Washington (ver ambas al final del post). Como suponía el estudio del almacenamiento del carbono inorgánico había sido totalmente soslayado. Según Evans, el secuestro de carbono que detectaba se ubicaba en la rizosfera artificialmente enriquecida en anhídrido carbónico. Reitero que los resultados obtenidos mediante procedimientos de esta guisa deben ser debidamente testados en otros lares y cambiando unos protocolos bastante artificiales por otros que se ajusten más a la realidad de campo. Sin embargo, se cumulan evidencias, de un modo u otro, como para que los expertos comiencen a prestar la debida atención a los suelos de los ecosistemas áridos y semiáridos. En este punto concreto estoy plenamente de acuerdo con los investigadores que llevaron a cabo el estudio.

Juan José Ibáñez       

(más…)

Etiquetas: , , ,

Almacenamiento de carbono y profundidad del suelo

secuestro-de-carbono-y-perfil-del-suelo

Almacenamiento de carbono a lo largo del perfil del suelo. Fuente: USGS

Como ya os mostramos en varios post relacionados con el tema que tratamos hoy, y que son almacenados en nuestra categoría: “Biomasa y Necromasa en los Suelos”, la ciencia del cambio climático (por llamarla de alguna manera) comete un gravísimo error al restringir la estimación del secuestro de carbono tan solo a los primeros centímetros del perfil edáfico. Se me antoja increíble que, saltándose todos los cánones científicos e ir acumulándose evidencias en contra, se persista en la idea de que basta muestrear cómodamente con una azada la parte superficial del suelo, cuando en realidad así alcanzamos conclusiones rotundamente erróneas, como mostramos por enésima vez en la nota y resumen de un nuevo artículo de investigación que avala las tesis que mantenemos en esta bitácora. Reiteremos que las conclusiones del artículo son claras en este sentido, tras once años de experimentación. Si se extraen a partir de los 30 cm superficiales nos llevamos una idea equívoca, al compararla con los muestreos hasta casi un metro de profundidad (y en muchas ocasiones deberíamos alcanzar tanta como para sondear todo el solum, ya hablemos de dos, tres o más metros). No entraremos aquí a discutir de nuevo el dudoso efecto a escala global en lo referente a que al aumentar el anhídrido carbónico en la atmósfera aumentará su concentración en el edafoclima y así se producirán cambios que (…). Del mismo modo soslayamos la coletilla repetida ad nauseam (“que falta de imaginación”: ¡siempre lo mismo!) de que estos resultados deben ser contemplados en las futuras predicciones que ofrezca los nuevos modelos de cambio climático, ya que si se hace caso a tanto cantamañanas, los modelizadores deberían modificar sus juguetes varias miles de veces al año. También resulta descorazonador que los autores defiendan que la fertilización de CO2  expandirá el ciclo biogeoquímico de los suelos en profundidad, ya que lo que pudiera ocurrir en un sitio sabemos que necesariamente no es extrapolable a otros. La Unión Europea en un alarde de generosidad considera que debe muestrearse tan solo hasta los 40 cm (antes bastaban 20). Por mucho que se empecinen políticos borricos y algunos colegas holgazanes si deseamos saber el carbono orgánico  (por no hablar del inorgánico) que almacenan los suelos, debe considerarse la totalidad del solum. Todo lo  demás es tirar el dinero y publicar conclusiones que ya solo cabe calificar de deliberadamente falsas: o somos analfabetos, o tenemos deficiencias de comprensión lectora, o no leemos, o hace falta que nos den mil y una bofetadas para que aceptemos las evidencias científicas. Como decimos en España, “hasta el rabo todo es toro” ¿Lo entendéis?.

Juan José Ibáñez    

(más…)

Etiquetas: , , ,

Tipos de Laboreo, Secuestro de Carbono y Erodibilidad del Suelo: La Labranza 0

El Noticiero ARS de la USDA y Sciencedaily han hecho pública hace unos días una nota de prensa que lleva por título: “La cero labranza mejora la estabilidad del suelo”. ¿Qué novedad aporta? Sinceramente considero que ninguna, al menos fuera del contexto geográfico en donde se realizó tal investigación. En principio, debiera ser partidario de alterar lo minino posible la estructura del suelo, tal como ocurre con la “Labranza Cero” o “Siembra Directa”. Sin embargo, ya advertimos en otros post precedentes: “La Agricultura Moderna: Alimento y Veneno para el Hombre y la Biosfera” y “Agricultura Ecológica versus Agricultura de Conservación” que no es oro todo lo que reluce. Por ejemplo, la noticia omite que la “labranza Cero”, induce también serios problemas ambientales, por cuanto requiere altos insumos de herbicidas y fertilizantes, que a la postre, devienen en contaminación de suelos y aguas. Del mismo modo, con excesiva frecuencia, suele asociarse al uso de los transgénicos y sus agroquímicos, de los que hablamos en alguno de los post previamente aludidos. También resulta ser “relativamente falsoque incrementen los contenidos de matería orgánica del suelo, por cuanto tal hecho tan solo parece ocurrir en sus cm. más superficiales (ver nuestro post: Agricultura sin Labranza y Convencional: Su Contribución al Secuestro de Carbono). ¿Qué ofrece pues esta alternativa, que hoy por hoy no resulta ser tan ecológica, en muchos casos?

maquinaria-utilizada-para-la-labranza-0-fuente-massey-ferguson 

La labranza 0 también requiere maquinaria específica pesada que compacta el suelo, por lo que ayuda a deteriorar de “otra forma” sus propiedades físicas”. Foto: Masse Ferguson

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Agroenergética: Deterioro de los Suelos y Degradación del Medio Ambiente (Biocombustibles)

La mayor parte de los cultivos energéticos, así como la extracción de de sus “residuos” generan una pérdida de la calidad de sueloy y aguas, fomentando también la erosión hídrica, así como la pérdida de biodiversidad. A estas conclusiones han llegado expertos de la USDA (Departamento de Agricultura de los EE.UU.), según un estudio científico recientemente publicado en la revista “Agronomy Journal”, y que se encuentra en acceso abierto. A las mismas conclusiones llegamos en este blog hace ya unos cuatro años, cuando nadie los criticaba. Obviamente, ahora se exponen datos empíricos que avalan nuestro razonamiento previo, detallado en varios post. Veamos pues que alternativas propone el autor firmante de tal artículo.

sssa-journal-switchgrass-feature-biofuel 

Photo by USDA: Geneticist Michael Casler harvests switchgrass seed as part of a breeding program to develop new cultivars with improved biomass conversion to bioenergy, broad adaptation, and high biomass yields. Photo by Wolfgang Hoffmann

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Los árboles del Amazonas su edad y la fertilidad de los suelos

¿Influye la fertilidad del suelo en la edad y crecimiento de las plantas? En principio cabría decir que, si atendemos a los cultivos (o a la mayor parte de ellos), la respuesta debería ser afirmativa, añadiendo que su salud también se encuentra afectada por la acidez del suelo, especialmente, si el aluminio abunda en el complejo de cambio, por cuanto a demás es tóxico. Ahora bien, con la vegetación natural, adaptada a tales condiciones, tal afirmación debe quedar inmediatamente bajo sospecha si es en ausencia de perturbación humana. Ya sabemos que al olor de la fama y el dinero que rodea a todas las investigaciones sobre cambio climático, demasiados advenedizos se atreven a aseverar, sin conocimiento de causa, todo tipo de disparates. Estoy hasta las “narices” de leer basura en revistas de “alto impacto”. Buena parte de los bosques de las llanuras amazónicas son extremadamente pobres en nutrientes (Ferralsoles y Acrisoles, según la FAO), de ahí que su reconversión agropecuaria acarree no pocos problemas, al margen de muchos fracasos. Sin embargo, las comunidades vegetales de los ecosistemas naturales, allí asentadas, se encuentran adaptadas a tales condiciones del medio edáfico. Por algo están. Si se incrementa la fertilidad del suelo, lo más lógico es que diversas de las especies vegetales presentes desaparezcan, para ser reemplazadas por otras. Tal hecho se ha demostrado hasta la saciedad. De ahí que lo noticia de la que vamos informar hoy, se nos antoje un tanto sorprendente.

Bosque amazónico, Fuente amazonian-scientificfronline

Bosque Amazónico. Fuente: Impact Lab

(más…)

Etiquetas: , , ,

Los Suelos de un Manglar y su Degradación: Repercusiones sobre el Secuestro de Carbono

Visita a Tumilco el 13 de noviembre de 2009 (…) Sitio 9 Ejido Cerro de Tumilco, Tuxpan, Veracruz, México. Así rezaba, más o menos (en suahili) la guía de la Excursión de Campo del Tour previo a la Conferencia Internacional de Geografía de Suelos celebrada en noviembre de 2009. Íbamos avistar un enclave en donde aparecía un Solonchak gleyco, sódico, tidálico, húmico (que a la postre fue reclasificado como otro edafotaxa, tras ser revisado in situ por uno de los padres de la WRB 2006-2007, es decir por “Peter Shad”). Yo continuaba con mi fastidiosa bronquitis (que no gripe H1/N1, como se dijo en Costa Rica por un edafólogo español muy “avispado” durante el Congreso Latinoamericano de la Ciencia del Suelo, días después). No andaba para muchas bromas cuando al salir del “todo terreno” me encuentro ante un espléndido “manglar”. Dada mis terribles reacciones alergias ante los “bichitos tropicales”  jamás había intentado visitar uno de estos paradisíacos lugares (más para ver que para vivir). ¡Que emoción, que maravilla”. Mi corazón comenzó a latir con fuerza. Una más de las sorpresas que me deparaba aquella maravillosa excursión pre-conferencia. Os he contado algunas, pero quedan muchas más. No hablaremos de pleno sobre la importancia y singularidad de los manglares, ya que  son merecedores de varios post. Eso sí, al margen de los suelos vimos las desastrosas consecuencias de la degradación de estos singulares ecosistemas.

manglares-mexico-fuente-CONABIO-webManglares de Yucatán. Fuente: lareserva.com

Manglar de Yucatán. Fuente: lareserva.com e Imagen en CONABIO

(más…)

Etiquetas: , , ,