Dunas de Yeso: Una Maravilla de la Naturaleza Americana

Las Dunas son paisajes muy singulares y hermosos que fascinan a los ciudadanos, asociándose siempre con desiertos. Sin embargo, en la mayor parte de estos últimos, no se presentan, o tan solo lo hacen en pequeñas extensiones. Se trata pues de estructuras geomorfológicas menos extensas y abundantes de lo que se suele pensar. Tampoco debemos olvidarnos de los cordones de dunas costeros, cuya presencia no se encuentra ligada a la condiciones de aridez. En su inmensa mayoría, están constituidas mayoritariamente por granos de arena silícea, muy resistentes a alteración biogeoquímica. Sin embargo, excepcionalmente, la composición mineralógica puede ser muy distinta. Este es el caso de las dunas, blancas como la nieve, constituidas por sulfato cálcico o yeso, de las que hablaremos tanto hoy, como en algún post posterior, debido a su interés en las exploraciones de Marte, planeta en donde también acaecen. Su bien la génesis de las dunas de yeso se encuentra ligada a ambientes áridos, también es cierto que pueden generarse bajo ambientes morfogenéticos menos secos que las silíceas continentales. En este caso resulta fascinante saber que el sustrato “original” son pequeñas lagunas, que como las de “Cuatrociénegas”, formaron parte hace decenas de millones de años del lecho del ya desaparecido océano o mar del Tetis.

 

En un post precedente: “Relictos de un Océano en Medio de un Desierto: Una Maravilla de la Naturaleza llamada “Cuatrociénegas”, os explicamos la singularidad biótica e hidrológica que alberga esta localidad en el desierto de Coahuila, al norte de México. Ya os anunciamos que otra de sus singularidades consistía de la presencia de estas dunas de yeso, que se extienden también al norte de la frontera, para penetrar en ambientes similares en estados como el de Nuevo México (USA). Se trata pues de formaciones muy similares, testigos de una porción somera del ya desaparecido Tetis. Así, pues también podemos hablar de un relicto de gran valor geológico. ¿Cuánta maravilla junta verdad?.

 



Dunas de Yeso. Cuatro Cienegas (México). Foto. J. J. Ibáñez

 

Sumando todos estos sistemas dunares en su conjunto, nos encontraríamos, según tengo noticia, esta región del planeta, entre México y EE.UU., que atesora mayores formaciones de los ya de por sí  excepcionales dunas de yeso. Como podréis observar más abajo, el color real es mucho más blanco que el que ofrecemos en nuestras fotografías, por las razones que allí nos informan. Otro hecho singular deviene de la fosilización de troncos de árboles muertos o cortados por los granos de yeso que arrastra el viento, dando lugar a esbeltas columnas que se levantan sobre el suelo sin solución de continuidad. Abajo os informo de todo ello, comenzando por una página Web Mexicana, para continuar  con otra más extensas y didáctica que aparece en una página Web servicio Nacional de Departamento de Interior de USA, ya que allí también son consideradas monumento nacional (Arenas Blancas o White Sands), a pesar de su lamentable relación con un campo de pruebas de misiles del ejército norteamericano. Digamos que esta última Web atesora mucha más información, habiéndose recogido exclusivamente la que consideramos más interesante. Eso sí, hemos optado por corregir sus numerosos errores ortográficos. El material que os mostramos abajo habla por si mismo, por lo que no nos extenderemos más. Tan solo informaros que en un post os escribiremos las relaciones entre estos exóticos y apasionantes paisajes, con los otros de similar naturaleza que aparecen en el Planeta Rojo, es decir Marte. También daremos cuenta, con criterios más precisos, de su génesis. Se trata pues de otra maravilla y  reliquia de la naturaleza. Espero que disfrutéis.

 


 

Dunas de Yeso. Árbol fosilizado. Cuatro Cienegas (México). Foto. J. J. Ibáñez

 

Juan José Ibáñez

 

Continuará………………….. 

 

Dunas de Yeso. Cuatro Cienegas (México). Foto. J. J. Ibáñez

 

Un ACuario En El Desierto, de la Redacción Planeta Azul.

 

Dunas de Yeso

Otro paraje que no podemos dejar de visitar son las Dunas de yeso. Nos acompaña de nuevo el profesor Tani Campos, conocedor y amante de la naturaleza de su tierra. Después de andar unos kilómetros por la terracería, el suelo se va volviendo cada vez más arenoso, de una arena fina y cristalina, blanquísima, casi diríamos que es nieve, o sal. En efecto, Tani nos explica que son cristales de sulfato de calcio, es decir, yeso en su estado puro. Millones de años atrás, Coahuila formaba parte del Mar de Tetis. Cuando el mar se retiró, quedaron lagunas cuyas aguas se fueron evaporando con el correr de los milenios; pero el yeso, la sal más pesada, permaneció, depositándose y formando las dunas.

 

Caminamos por este paisaje increíble, como extraído de la imaginación extravagante de algún pintor simbolista. Dunas, hondonadas, senderos, todo restalla en un blanco luminoso; las pequeñas ondas que el viento dibuja en la arena producen las únicas sombras (…). En medio de este desierto de cristal blanco, se levantan extrañas esculturas naturales de yeso, modeladas por la fuerza del viento (…).

 

 

El servicio Nacional de Departamento de Interior de USA posee una descripción  en español castellano del Monumento Nacional de Arenas Blancas el cual sintetizamos abajo, eliminando los aspectos más turísticos o reglamentarios que podéis consultar en el documento original.

 

Al extremo norteño del Desierto Chihuahuense se encuentra un valle rodeado de montañas conocido como la Cuenca de Tularosa. Se levanta del corazón de esta cuenca una de las maravillas grandiosas naturales del mundo–las resplandecientes arenas blancas de Nuevo México. Aquí, grandes dunas de yeso, en forma de ondas han sumergido 275 millas cuadradas de desierto y han creado el campo de arenales de yeso más grande del mundo. Los arenales brillantes blancos están en constante estado de mudanza; creciendo, encrestándose, luego desplomándose, pero siempre avanzando. Lenta pero implacablemente, la arena cubre todo en su trayectoria, impulsada por los fuertes vientos del sudoeste. El Parque White Sands National Monument preserva una mayor parte de este campo de dunas de yeso, así como las plantas y los animales que se han adaptado exitósamente a este áspero y cambiadizo ambiente.

 

 

 

Dunas de Yeso. Entramado radicular estabilizando las

Dunas de yeso Cuatrociénegas (México). Foto. J. J. Ibáñez

 

La Cuenca de Tularosa

El yeso que forma las arenas blancas se depositó en el fondo de un mar de poca profundidad que cubría esta área hace 250 millones de años. Habiéndose convertido finalmente en piedra, estos depósitos marinos, cargadores de yeso se levantaron hasta formar un domo gigante hace 70 millones de años cuando se formaron las Montañas Rocosas. Empezando desde hace 10 millones de años, el centro de este domo comenzó a derrumbarse y a crear la Cuenca de Tularosa.

 

Una Forma Rara de Arena

El yeso mineral común, una forma hidratada de sulfato cálcico (CaSO4·2H2O), raramente se encuentra en forma de arena porque es soluble en agua. La lluvia o nieve que caen en las montañas circundantes disuelven el yeso de las rocas acarreándolo a la Cuenca de Tularosa. Normalmente, el yeso disuelto sería acarreado por los ríos al mar. Pero no hay río que desagüe la Cuenca de Tularosa. El agua junto con el yeso y otros sedimentos que contiene es atrapada dentro de la cuenca.

 

El Lago Lucero

Sin ninguna salida al mar, el agua que corre a la Cuenca de Tularosa, o se introduce al suelo o se estanca en partes bajas. Uno de los puntos más bajos de la cuenca es una grande playa llamada el Lago Lucero. De vez en cuando, este fondo de lago seco se llena de agua. Conforme se vaporiza el agua el yeso disuelto se deposita en la superficie. Ocurrieron aun más depósitos de yeso durante el último Período Glaciar cuando un lago más grande, el Lago Otero, cubría mucho de la cuenca. El área de los bajíos alcalinos es el lecho descubierto de este lago del Período Glaciar.

 

Dunas de Yeso Paisaje: Cuatrociénegas (México). Foto. J. J. Ibáñez

 

 

Lechos Cristalinos

Durante las temporadas lluviosas, el agua que se evaporiza lentamente en el fondo de la playa, hace que se deposite yeso en una forma cristalina que se conoce como selenita. Por las orillas del Lago Lucero y los Bajíos Alcalinos, lechos de cristales selenita, algunos hasta de tres pies de largo, cubren la tierra. Las fuerzas de la naturaleza–congelando y derritiendo, mojando y secando–con el tiempo desintegran los cristales convirtiéndolos en partículas tamaño de grano de arena que son lo suficiente ligeros para que los mueva el viento.

 

Como se Desarrollan las Dunas

Los vientos fuertes que soplan a través de la playa levantan partículas de yeso acarreándolas a favor del viento. Conforme se amontonan los granos de arena a formar dunas, estos saltan al apacible lado expuesto al viento de la duna, creando pequeñas ondas en la superficie. En el precipitoso borde principal de la duna, la arena se amontona hasta que la fuerza de gravedad baja la arena por la superficie de deslizamiento, moviendo la duna hacia adelante.

 

Se pueden encontrar cuatro tipos de dunas en el campo de dunas de las arenas blancas.

 

Nota del Administrado: de la Bitácora Universo: Diagramas de todas ellas se encuentran en la página Web arriba enlazada.

 

 

Dunas de Yeso Paisaje: Cuatrociénegas (México).  Marco Pfeifer, Y. B.

J. J. Ibáñez, C. Ibáñez y Monitor de la Reserva. Foto. C. Oyonarte

 

Dunas de domo

Las primeras que se forman a favor del viento del Lago Lucero son montículos de arena que se alcen hasta los 30 pies por año.



Dunas lunadas (barjanes)

 

Se forman dunas en forma de media luna en áreas de fuertes vientos pero con limitado surtido de agua.

 

Dunas transversas

En áreas con bastante arena, las dunas lunas se juntan y forman largas colinas de arena

 

Dunas parabolicas

 

Por las orillas del campo de dunas, las plantas sujetan los brazos de las lunadas e invierten su forma (…).

 

La vida en las dunas

Como en otros desiertos, casi todos los animales en las dunas permanecen debajo de tierra en madrigueras durante el calor del día y salen de noche. En la siguiente mañana se pueden ver en la arena huellas de roedores, conejos, zorros, coyotes, puerco espinos y otros animales nocturnos. Las lagartijas, los escarabajos y las aves están activitas durante el día y se pueden observar en áreas vegetadas. Algunas especies de animales–un ratoncito, dos lagartijas y varios insectos–han desarrollado una coloración blanca para mezclarse con las arenas. Hasta las plantas desérticas y animales tienen dificultad para sobrevivir entre las dunas movedizas. Un pequeño número de plantas han hecho adaptaciones notables para evitar su entierro por la arena móvil. La Yaca Jabonera puede alargar su tallo a modo de mantener sus hojas encima de la arena, creciendo hacia arriba tanto como un pie por año. Otras plantas pueden anclar parte de una duna con sus raíces y seguir creciendo en un pedestal de arena después de trasladarse la duna.

 

White Sands Missile Range

El campo de misiles White Sands Missile Range, que se usa por primera vez después de la Segunda Guerra Mundial para probar cohetes alemanes capturados, circunda completamente al Monumento Nacional.

 

Fotografía

Las fotografías se toman mejor en la mañana o en la tarde cuando la luz baja produce interesantes sombras y colores. Fotografiar las dunas puede ser difícil, pues las dunas Blancas casi siempre salen de color gris si se exponen según las indicaciones en el medidor interno de su cámara. Para las cámaras manuales, si el retrato en su mayor parte incluye dunas, sobreexponga la toma en una o dos aperturas con el fin de que resalte la blancura de la arena. Si el objeto es una persona o una planta use el medidor para sacar indicaciones apropiadas de distancia. Se aumentará el contraste usando filtro de polarización.

 

El parque White Sands National Monument es una unidad del Sistema de Parques Nacionales, que consiste en más de 350 parques representando importantes ejemplos de la herencia natural y cultural de los Estados Unidos.

Spanish Rev. 25 Nov 2002 J. Chartier

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Una maravilla las dunas de yeso según sus fotografías, deben coservarse por siempre.

su blog lo tengo como agregado en: http://heroheambientalypedagógico.blogspot.com/

Buen trabajo sobre la importancia del suelo, sobre todo en estas épocas de problemáticas ambientales´.

Gracias por sus aportes.

Muchas gracias por yus palabras Héctor.

Yo también leo tu blog. Un abrazo y feliz año.

Juanjo Ibáñez

[...] hemos hablado en otros post de las singulares dunas de yeso de Cuantroicénegas, que también se extienden por el sur de EE.UU., en ambientes similares. En el Planeta Rojo, es [...]

[...] La página Web Geociencia.org, ofrece una descripción que se me antoja bastante más clara y didáctica que la que aquí intentamos traducir al español castellano del libro Lecture notes on the major soils of the world. Os recomendamos visitarla, para aclarar las dudas que tengáis al respecto. Kalipedia también os ofrece una descripción de la sucesión de dunas costeras. Del mismo modo, en la página Web Apuntes de Geología General encontrareis información sintética, pero relevante, de los ambientes eólicos y las dunas, incluyendo los depósitos de loess. Ver también nuestros post previos “Distribución de los Desiertos con Dunas en el Mundo”, Dunas Escalando Montañas (Paisajes en Latinoamérica), Dunas de Yeso: Una Maravilla de la Naturaleza Americana; [...]

[...] Dunas de Yeso: Una Maravilla de la Naturaleza Americana [...]

Hola soy geofísica y estudio Marte, en concreto Olimpia Undae, el mar de dunas de yeso, me parece muy interesante todo lo relacionado a ver mediante el tipo de dunas la orientación de los vientos. En Marte nada es facil. Agradecería sus comentarios.
Un saludo

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*