Regionalización para la Cooperación y el Desarrollo en Materia de Suelos (GSP)


agricultura-cooperacion-internacional

Fuente de la Imagen: Stichting International Association Agricultural Cooperation & Youth Development (SIAACYDconflicto-en-en-mundo

Colaje de zonas bélicas afectadas en el Mundo. Fuente Yahoo imágenes

En estos momentos me encuentro formando parte de un grupo de trabajo de la FAO (Alianza Global por el Suelo: Global Soil Partnership) con vistas a presentar lo más rápidamente posible un primer documento que analice las prioridades de investigación en ciencias del suelo para las próximas décadas. Tal información deberá ser remitida, como la de los otros IV pilares (ver relación abajo), al Grupo Técnico Intergubernamental de Suelos. Si bien, este manuscrito necesita identificar las principales prioridades, también es cierto que la ciencia destinada a los países eufemísticamente denominadas en vías de desarrollo, es decir los más necesitados, será materia de especial atención, por cuanto la FAO tiene la obligación de paliar el hambre, la salud y el desarrollo en el mundo. Por todo ello, posiblemente, en las próximas semanas, lance varios post más en donde os narre mis dudas y tribulaciones. Pues bien comencemos por una de ellas.

A la hora de sectorializar las prioridades surgen diversas alternativas solapantes (es decir no excluyentes entre sí, aunque tampoco se puede desarrollar un esquema excesivamente complejo o farragoso).

Por un lado debe atenderse a una regionalización geográfica por escalas, del tipo: global, regional, local, ya que aunque pensemos de manera global, las actuaciones prioritarias, como para cualquier otro recurso natural, demandan que se lleven a cabo a escalas regionales y preferentemente locales, dependiendo del objetivo. Con tal propósito podemos comenzar dividiendo el planeta en biomas, regiones agroclimáticas u otros tipos de unidades ambientales, para seguir a la postre conforme a un escalamiento descendente (scaling down) de mayor finura, es decir elaborando una taxonomía basada en clasificaciones anidadas de resolución creciente. Por ejemplo una gran región se divide en subregiones, y estas a su vez en territorios ambiental/agrariamente homogéneos de menores dimensiones (…), etc.       

Otro enfoque no excluyente, pero difícil de ensamblar con la regionalización anterior estriba en contemplar “lo que debería priorizarse” conforme a los agentes implicados”. Por un lado se encuentran las agencias intergubernamentales de cooperación para el desarrollo (¿incluyendo a las ONG?), por otra las compañías internacionales que negocian o usan el recurso suelo (como ya sabéis el asco que me dan estas últimas, no me extenderé sobre ellas), organismos nacionales, regionales, servicios locales de extensión agraria, etc.

Hasta aquí lo que se ha debatido, más o menos, así como lo que se infiere de los primeros esbozos de borrador aun, lamentablemente en fase embrionaria.

Ahora bien, al llegar a este punto me surge una duda. Por mucho que intentemos esbozar esquemas acerca de las prioridades en materia de investigación siguiendo alguno o todos de los criterios, e incluso a la hora de implementar los programas y proyectos que debieran llevarse a la práctica topamos con un muro formidable. Una cuestión es identificar lo  deseable y otra bien distinta, lo viable a día de hoy. Nos olvidamos que en muchos espacios geográficos de mundo son azotados por conflictos bélicos en el sentido más amplio del término (guerras entre países, conflictos étnicos, etc.). El problema se complica aún más si tenemos presente que no solo son afectadas las zonas en conflicto. En efecto, cuando un a país sufre de una de estas tragedias, suelen producirse migraciones masivas (desplazamientos forzados) de sus desafortunados habitantes a otras regiones, ya sean del mismo u de otro país fronterizo, dando lugar a la extensión de la misma. Resulta evidente que en este tipo de regiones/países/territorios/ poco se puede hacer con anterioridad a la pacificación del conflicto. Y así, me asalta la idea de que un primer mapa debiera mostrar los espacios geográficos afectados por tales desastres humanos que devienen finalmente en ambientales. Por continentes/regiones, en función del grado creciente de tal sangriento problema podríamos esbozar esta clasificación comparativa: África > Asía > Oriente Medio> Europa> América.   

De hecho la propia FAO ya ha hecho uso de este tipo de segmentación. Por ejemplo, cuando sus técnicos me ofrecieron gentilmente una base de datos de los suelos de los países del mundo, observe que diversas zonas habían sido segregadas de sus respectivos Estados cuando surgían conflictos diplomáticos o bélicos sobre su soberanía (recuerdo por ejemplo los casos de Cachemira, los Altos del Golán, Gaza, etc.). Buscando en Internet pueden encontrarse una multitud de mapas e información sobre este asunto.  Obviamente los habrá mejores o peores, pero no soy experto en la materia. Os muestro un simple colaje de algunos de ellos. Como podréis observar, el panorama es desolador, especialmente en África. Obviamente la pregunta del millón estribaría en preguntarse: ¿Qué se puede hacer en aquellos territorios en donde la implementación de mejoras para la agricultura se ve impedida por estas razones?. Es palmario que se puede investigar lo que necesitan en otras partes de mundo, con climas y suelos similares pero que disfrutan de una mayor paz y estabilidad. Sin embargo la investigación aplicada, así como los programas de implementación de capacitación agraria no son nada fáciles de implementar justamente en muchas de aquellas zonas que más lo necesitarían.

Ruego que no se entiendan estas reflexiones como una llamada a la “inacción”. Lo que busco son respuestas heurísticas con vistas a sortear el dilema, que no estupideces burguesas. Abajo os muestro algunos textos sacados del Portal de la FAO sobre la mencionada alianza, Panel Intergubernamental y los denominados cinco pilares (…) 

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

Mapas de Vegetación y Mapas de Suelos: Las comunidades vegetales como indicadoras de los tipos de suelos


La lógica y los conocimientos científicos nos obligan a pensar que entre las comunidades vegetales y los suelos subyacentes deben existir profundas relaciones causa-efecto (presencia/ausencia). Nadie lo pone en duda. Sin embargo en la práctica no suele resultar inusual que, aun disponiendo de sus respectivos mapas, indagar tales relaciones sea una actividad  harto difícil. ¿Cuál es el problema? A diferencia de lo que acaece con el mapeo de los suelos, existen escuelas muy dispares en lo concerniente a la clasificación y cartografía de le vegetación. En consecuencia, muchos de estos últimos productos aportan poco o ninguna información que pueda servir al edafólogo, con vistas a mejorar sus inventarios de suelos.  Sin embargo, no ocurre lo mismo con los mapas ofrecidas por ciertas escuelas.  Pues bien, a caballo entre la geobotánica y bioclimatología, Salvador Rivas Martínez y colaboradores han sido uno de los principales propulsores de las clasificaciones botánicas llevadas a cabo en el seno de la(s) disciplina(s) de la fitosociología y sinfitosociología. Si bien las metodologías propuestas en primera instancia se centran en la relación entre vegetación y clima, a través de los denominados pisos de vegetación. caracterizados y clasificados por sus termoclimas y ombroclimas, la segmentación de muchas comunidades del paisaje obedece a conceptos tales como geoseries, microgeoseries, edafófilas, edafohigrófilas, etc. En este sentido cabe mentar como se discierne entre unidades de vegetación condicionadas, por ejemplo, con la riqueza en nutrientes de los suelos (basófilas), ya por su pobreza (silicícolas) ya por la demanda de carbonatos (calicícolas), o rehuir de los mismos (calicífugas), ya por asociarse a suelos secos (xerófilas) o edafoambientes con exceso de humedad (higrófilas), por encontrarse condicionada por los cursos fluviales (riparias), grados de salinidad (halófilas, mesohalófilas, hiperhalófila…), ya por preferir ciertos tipos de materiales parentales y sus suelos idisosincrásicos, como los yesos (gipsófilas), arenas (psamófilas), etc., etc. Pues bien la escuela sinfitosociológica ha llevado a cabo cartografías que pudieran ser de sumo interés tanto para los edafólogos como para los ecólogos interesados en las relaciones entre suelos y vegetación. En  colaboración con un alumno de la ETSI en Topografía Geodesia y Cartografía de la UPM (Adrián Salas Bericat) y Rufino Pérez,  este impresentable administrador lleva actualmente a cabo un estudio al respecto, haciendo uso de la información que atesoramos de la provincia de Almería, una de las más áridas de España. Abajo os exponemos unos resultados más que preliminares, pero ya esclarecedores. De las 45 unidades de vegetación presentes en la provincia, más del 80% se encuentran condicionadas, clasificadas y cartografiadas debido a encontrarse condicionadas por los suelos, ya sea directa o indirectamente. Es decir gran parte de las fitocenosis almerienses están estrechamente condicionadas por factores edáficos. En consecuencia Adrián Salas, con la ayuda de Rufino y la mía propia, estudió hasta qué punto un mapa de series de vegetación de la susodicha escuela puede ser indicadora de muchos tipos de suelos, Cabría pues analizar si la cartografía de comunidades vegetales puede ayudar a elaborar o mejorar los mapas de suelos.

mapa-general-deries-de-gegetacion-espanasupramediterraneo

Mapa sinóptico de las series de vegetación de España (Rivas Martínez). Fuente: Tiempo.com

Del mismo modo adelantemos que ya en mi tesis doctoral detecté que las propiedades de los horizontes superficiales de los suelos se encontraban condicionadas por los pisos bioclimáticos y sus ombroclimas, sin más precisiones (como las arriba mentadas), que con los regímenes de precipitación y temperatura de la taxonomía norteamericana de suelos (USDA Soil Taxonomy).  Sin embargo (….)

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,

Contaminación Ambiental en Culturas Milenarias (evidencias en suelos y sedimentos)


Ya os comentamos en algunos post precedentes como la minería extractiva parece haber acarreado problemas de contaminación ambiental (y de salud) desde épocas prehistóricas. La interacción ser humano-metales deviene pues en problemática permanente. En nuestra entrega “Contaminación de Suelos y Aguas en Culturas y Civilizaciones Ancestrales” os narramos como se descubrió en algunas de las culturas preincaicas altas concentraciones de mercurio. Estos hallazgos han sido detectados analizando y datando la edad de sedimentos lacustres, que resultan ser unos  archivos de memoria formidables. La noticia que analizamos hoy nos muestra  un ejemplo de la contaminación de sedimentos/suelos lacustres de alta montaña (a tres mil metros de altitud) por plomo en Sierra Nevada (España). La actividad pareció iniciarse ya hace más de 4.000 años, es decir en la Edad del Bronce Temprana. Esta laguna recogió, vía atmosférica, la deposición del metal pesado mentado, por lo que es lógico esperar que en el propio enclave minero las concentraciones fueran mucho mayores y como corolario también su impacto sobre el medio ambiente y la salud de las poblaciones cercanas. Sin embargo estos registros, apelando al uso de la geoquímica y las dataciones isotópicas, constatan cómo evolucionó a partir de aquel momento, obviamente a peor con el tiempo. Tal hecho resulta lógico por cuanto la actividad metalúrgica fue intensificándose en las culturas que le precedieron. Posteriormente bajo el yugo del Imperio Romano (…) Finalmente, al parecer, las investigaciones de estos expertos nos ofrecen una buena noticia en lo que concierne a las últimas décadas. Recordemos que en los suelos bien oxigenados y aéreos tales rastros antiguos se diluyen con facilidad, lo que refuerza la estrategia de impedir que se sigan perdiendo humedales, si no deseamos ser presa del olvido del pasado. Resumiendo, los metales nos hicieron avanzar culturalmente, si bien tales logros tecnológicos ya vinieron lamentablemente acompañados de impactos ambientales y problemas de salud nuevos para la humanidad. El progreso tiene un precio o, dicho de otro modo, dos caras de una misma moneda, una positiva y otra negativa.  La noticia es clara y sencilla, por lo que hoy no me extiendo más.

laguna-grande-de-rio-seco-sierre-nevada-fuenre-granada-natural

Foto de la Laguna de Río Seco captada por Lucas Gutiérrez. Fuente: Granada Natural

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,

Solonetz (WRB): Suelos Sódicos


El Conjunto 7 de la WRB integra los Grupos de Suelos de Referencia más representativos en regiones áridas y semi-áridas. La redistribución de carbonatos y yeso es un mecanismo importante para la diferenciación de horizontes en suelos de zonas secas. Las sales solubles pueden acumularse a cierta profundidad, en áreas con nivel freático muy superficial. Los Grupos de Suelos de Referencia del Conjunto 7 son:

(1). Solonchaks: con alto contenido de sales solubles, (2) Solonetz: con alto porcentaje de iones de sodio adsorbidos, (3) Gipsisoles: con un horizonte de enriquecimiento en yeso secundario, (4) Durisoles: con una capa de nódulos de material de suelo cementado por sílice y (5) Calcisoles: con enriquecimiento de carbonatos secundarios. Altos niveles de sales solubles caracterizan a los Solonchaks. Estos suelos son particularmente comunes en depresiones cerradas, como: playas y cuencas de tierra adentro. Por el contrario, los Solonetz no se encuentran caracterizados por su alto contenido de sales, sino por una alta proporción de iones de sodio en la solución del suelo y adsorbidos en los sitios de intercambio catiónico de los agregados edáficos.

El grupo de Suelos de Referencia Solonetz integra suelos con un denso y fuertemente estructurado horizonte de iluviación de arcilla que alberga una alta proporción de iones de sodio y/o magnesio adsorbidos. El nombre Solonetz se ha convertido en un edafotaxa un tanto confuso ahora que la mayoría de los suelos salinos, con o sin una alta proporción de iones de sodio adsorbidos, son contemplados como Solonchaks en la WRB. Los Solonetz que contienen carbonato de sodio libre (Na2CO3) son fuertemente alcalinos (con un pH superior de 8.5). Internacionalmente, los Solonetz también son conocidos bajo las denominaciones de “suelos álcali” y “suelos sódicos”, “Sols sodiques à horizon B et Solonetz solodisés” (Francia), Natrustalfs, Natrustolls, Natrixeralfs, Natrargids o Nadurargids (USA) y como Solonetz (USSR, Canadá, FAO). Connotación: suelos con un alto contenido de iones intercambiables de sodio y/o magnesio; del Ruso sol, sal y etz, fuertemente expresado. Material parental: sedimentos no consolidados, mayormente de textura fina. Ambiente: se encuentran están normalmente asociados con tierras planas en climas de secos y cálidos veranos o sobre depósitos costeros que contienen una alta proporción de iones de sodio. Las principales concentraciones de Solonetz se ubican en superficies fisiográficas planas o ligeramente planas encima de materiales de tipo loes/loam o arcillas en regiones semi-áridas, templadas y subtropicales: Desarrollo del perfil: perfiles ABtnC y AEBtnC con un horizonte superficial negro o pardo sobre un horizonte Nátrico que comienza a menos de 100 cm desde la superficie del suelo. Estos edafotaxa, cuando se encuentran bien desarrollados pueden albergar un (incipiente) horizonte álbico (de eluviación) directamente sobre un horizonte Nátrico con elementos estructurales columnares de cimas redondeadas. A veces pueden presentar horizontes Cálcico o Gípsico por debajo del horizonte Nátrico. Muchos Solonetz alcanzan un pH de campo superior a 8.5, siendo este rasgo indicativo de la presencia de carbonato de sodio libre. Uso:  Los altos niveles de iones intercambiables de sodio afectan los cultivos bajo arado, directa e indirectamente (Natoxicidad), por ejemplo, sufriendo un deterioro de la estructura cuando el material del suelo con una alta proporción de iones de sodio y/o magnesio adsorbidos es humedecido. Muchos Solonetz en regiones templadas tienen una superficie del suelo rica en humus y pueden (todavía) ser usados para agricultura de laboreo o pastizales; en regiones semi-áridas son principalmente manejados como pastizales o descartados para su uso agropecuario.

solonetz-universidad-de-calgary-canada-olodizedsolonetzp

Solonetz y su Estructura Columnar. Fuente: Universidad de Calgary Canada

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , ,

La Vida: ¿Cáncer de la Geosfera?


Aunque como seres vivos la reificamos continuamente, desde un punto de vista científico, podemos analizar la vida desde diversas perspectivas. De existir en este Planeta un modo de vida inteligente distinto al que conocemos, es decir basado en el carbono, no me extrañaría que “pensara” que el mundo del DNA se comporta como un cáncer que ataca a casi todo, invadiendo los lugares más inhóspitos del planeta. Yo os hemos narrado en diferentes post (ver categoría “biología y ecología del suelo”) que hasta no hace muchos años se pensó, por mera ignorancia, que los fondos abisales eran unos desiertos casi carentes de vida, salvo en enclaves muy concretos, como las fumarolas de las dorsales meso-oceánicas. Al ir disponiendo de nuevos instrumentales tal hipótesis ha sido  radicalmente refutada. Varios estudios constatan que un metro cuadrado de suelo o piso oceánico, alberga (de promedio) más cantidad y quizás variedad de vida que la que habita en toda la columna de agua oceánica sobre tal espacio. Más aun, en la propia litosfera (marina y terrestre), se han descubierto organismos vivos hasta varios kilómetros de profundidad (ya sea en las rocas emergidas, ya bajo los propios fondos oceánicos). Algunos científicos alegan que existe más biomasa bajo los fondos abisales que en su propio suelo (a la par que una enorme biodiversidad que prácticamente desconocemos en su totalidad). La noticia que os exponemos hoy habla de la presencia de una enorme actividad biológica en el piso oceánico, por lo que cabe sospechar que a mayor profundidad bajo el mismo aún podría albergar mucho más. En otro post ya os explicamos cómo incluso organismos pluricelulares llovidos del suelo penetran por los resquicios de las rocas hasta varios kilómetros de ese mundo telúrico de la corteza terrestre (ver post: “La Vida en las Profundidades de la Tierra: Organismos llovidos del Suelo”). Se trata de una conexión prácticamente inexplorada. Por tanto, podríamos señalar que el suelo ayuda a fertilizar con vida las capas profundas de la Tierra. Lo mismo parece ocurrir pues con los ¿suelos, pisos, regolito? oceánicos.  Desde la estratosfera hasta los lugares más inhóspitos e incluso profundos de la corteza litosférica se encuentran extensos hábitats poblados de organismos vivos. Hasta en el agua que baña los reactores nucleares pueden detectarse microorganismos. En consecuencia podríamos postular como la vida basada en el carbono (es decir la única que conocemos) ha ido invadiendo todo lo colonizable. Como corolario, a diferencia de lo que podía haber ocurrido en los albores de su presencia en el Planeta, si hoy un impacto meteorítico de gran tamaño asolara la biosfera, la preservación de la vida podría estar, si alcanza  el manto terrestre.

vida-en-la-fosa-de-las-marianas-sam-daily-times

Vida en la Fosa de las Marianas: Sam Daily Times

 Finalmente cabe recordar que los científicos sospechan que la diversidad del suelo emergido debe parece ser superior al que detectamos sobre su superficie. Y ahora se nos dice lo mismo de los fondos oceánicos. Empero la ecología actual los ignora, por lo cual atesoramos una visión miope de todo tipo de ecosistemas. Estos Universos invisibles de vida han transformado la faz del Planeta Tierra, hundiendo sus raíces en los abismos de la primera, modificando la atmósfera, ciclos biogeoquímicos, etc., etc.  De existir otro modo de vida en la Tierra o de ser analizados por virtuales entes inteligentes de otros planetas, estos podrían alegar (según su bagaje científico) que la vida es un cáncer que ha ido invadiendo paulatinamente el Planeta hasta transformarlo casi por completo, en su desesperado intento de que la mayor parte de 0perturbaciones y catástrofes potenciales de casi todos los tipos no pongan en riesgo su existencia. Obviamente de ocurrir un cataclismo, todas o casi todas las formas de vida más compleja desaparecerían, empero no los organismos eucariotas y pluricelulares simples, por lo cual la consiguiente radiación de especies tras ese evento, sería mucho más veloz que la que acaeció en sus orígenes. La vida pudre las rocas superficiales, hasta transformarla en otras estructuras capaces de albergar más vida aun. Estas últimas no son sino más que el suelo en el sentido más amplio de este concepto, ya sean emergidos, ya sumergidos hasta los abismos más profundos detectados por el hombre, es decir, la Fosa de las Marianas.

 Entiendo que esta perspectiva no gusta a algunos, ya que tenemos un pánico atroz a oír algo relacionado con el cáncer, como es normal.  Ahora bien, considero que este tipo de metáforas abren nuevas perspectivas para entender el surgimiento, estructura y evolución de la biosfera terrestre. Os dejo ya con la noticia.

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

Serendipia e Indagación Científica


La serendipia según Wikipedia sería: “un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. También puede referirse a la habilidad de un sujeto para reconocer que ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación con lo que busca. En términos más generales se puede denominar así también a la casualidad, coincidencia o accidente”. “En la historia de la ciencia son frecuentes las serendipias”. Ningún filósofo de la ciencia lo duda. Ahora bien, como apuntala Wikipedia, recogiendo la famosa frase de Louis Pasteur (por no viajar a otras páginas Web): “la importancia de la observación acompañada de ingenio en la ciencia: Dans le champ de l’observation, le hasard ne favorise que les esprits préparés  (En el campo de la investigación el azar no favorece más que a los espíritus preparados). Tan solo algunos practicantes, que no sus estudiosos (filósofos y sociólogos) defienden que la serendipia es un mecanismo  poderoso del progreso científico. Pues bien, aunque desconozco la razón,  en los últimos tiempos, mis colegas (de todas las disciplinas), a la hora de mostrar al público sus descubrimientos apelan a ella. Y cual moda se ha extendido como una epidemia, por no decir plaga de la peor calaña, por cuanto la investigación, afortunadamente no funciona así.

lorenzo-goni

Un Investigador Buscando su Fuente de Inspiración “Vecinas”. Cuadro del Magistral Lorenzo Goñi. Fuente: Todo colección.

(…) “No nos lo podíamos creer”, “Nos quedamos asombrados”, “me frotaba los ojos”, “me quedé estupefacto”, “no nos lo esperábamos de ninguna de las maneras” y bla, bla, bla. Una de dos, o en la actualidad tan solo la diosa fortuna interviene en los nuevos descubrimientos, o se trata de una moda que, por alguna razón que personalmente desconozco, se ha propagado como la pólvora. Y al hacerlo, al margen de ser hipócritas, se ofrece al público una imagen distorsionada de la ciencia. Más aun tampoco da lugar a que admiremos a  sus “famosos y antológicos cerebros” que dicen ser el motor del progreso humano, pues si todo fuera cuestión de suerte (…) el avance de la indagación científica sería una mera concatenación de golpes de fortuna, que no de talento.   Más aun, desde el punto de vista de la política de innovación y desarrollo, ¿para que priorizar unas líneas de investigación sobre otras?, ya al fin y al cabo todo progreso (o una buena parte de él) vendría acompañado de enormes dosis de suerte”. Sin embargo reitero que en las notas de prensa de los últimos años, proliferan exponencialmente exclamaciones como las que arriba os mostramos.

Seguramente, existe algún estudio que muestre que se trata de una buena estrategia de marketing con vistas a llamar la atención de los lectores. Sin embargo, y en cualquier caso, se me antoja de lo más estúpida. Si buscamos una cosa y encontramos otra, lo mejor es trabajar en cualquiera y esperar sentado a que un día nos sorprenda un golpe de suerte, esos que suelen conocerse por Eureka. Y para mostraros como funciona esto, os expondré más abajo un ejemplo de mi propia cosecha, cargado de una buena dosis de humor.

Seguir leyendo »

Etiquetas: , ,

Tipos de Solonchaks (suelos Salinos o afectados por sales) y Sus Mapas de Distribución en Europa


Con este post terminamos la serie dedicada a los Solonchaks Ya os hablamos en un post precedente  (Cartografía de los Suelos de Europa en Imágenes) sobre la racionalidad de esta serie de post, por lo que entraremos a abundar en más detalles. Seguidamente, os mostramos el mapa de los tres edafotaxa que hasta ahora aparece en la base de datos de Europa (unidades al segundo nivel, incluidas en este Grupo de Referencia de los Suelos de la WRB, 1998, FAO) denominado Solonchaks. Se trata de edafotaxa caracterizados por la presencia/acumulación de sales solubles en el perfil del suelo, ya sea debido a su edafogénesis natural, ya a las repercusiones de regadíos mal diseñados. Recordemos que hablamos de suelos de escaso interés para la agricultura, a no ser que sean debidamente rehabilitados (eliminación de sales). Sin embargo, los paisajes que atesoran Solonchaks naturales pueden albergar ecosistemas y biodiversidades dignas de ser preservadas, como patrimonio natural.  Dada la pobreza en imágenes de este post nos permitimos añadir alguno adicional del JRC de la Unión Europea.

Los mapas que presentamos han sido llevados a cabo por Eduardo Nieto y Elsa María Benayas, bajo la dirección de Rufino Pérez Gómez (Departamento de Ingeniaría Topografía y Cartografía de la Universidad Politécnica de Madrid), a partir de la base de datos del ESB, por lo que no los encontraréis en el European Soil Portal, al menos hasta que ellos lleven a cabo una iniciativa similar. Debéis agradecer a Elsa, Eduardo y Rufino el enorme trabajo realizado para su elaboración. Yo me limito a redactar y editar esta serie de post. Digamos finalmente, que los tres tipos de Solonchaks (segundo nivel de la WEB 2006/2007), son los que personalmente hemos detectado para el conjunto del continente al explotar mediante herramientas SIG la mencionada base de datos.

 Juan José Ibáñez

scgl

Solonchaks gleicos (4.144 Km2  en la UE; 35.33% de la superficie total ocupada por este tipo de suelos en la mentada mancomunidad de países)

scha

 Solonchaks háplicos 7579Km2  en la UE; 64, 62% de la superficie total ocupada por este tipo de suelos en la mentada mancomunidad de países)

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

Herbicidas y pérdida de biodiversidad


Ya os hemos reiterado en numerosos post que, si bien los pesticidas son aplicados masivamente en la agricultura contemporánea, sus efectos nocivos sobre el medioambiente global son incuestionables (ver por ejemplo nuestros post sobre abejas y luciérnagas, entre otros).  Lo mismo podemos alegar respecto a la salud pública (por ejemplo muchos de ellos son reconocidos disruptores endocrinos) de los ciudadanos. En las Categorías “Los suelos y la Salud” y “Contaminación de Suelos” encontrareis abundante material. Pero a lo que vamos (…)

mariposa-monarca-fuente-dr-james-animals-help-for-you

Mariposa Monarca. Fuente: Dr. James Animals Help For You

Hoy por hoy, la agricultura industrial equivale a un suministro masivo de alimentos, aunque estos también se encuentren más contaminados que en épocas precedentes. Existen otras alternativas que intentan denostarse, por cuanto no proporcionan ganancias para las poderosas multinacionales de la agroindustria, como lo es la genuina agricultura ecológica (ver post incluidos en la Categoría Etnoedafología y Conocimiento campesino). Sin embargo, centrándonos en la naturaleza, la noticia de hoy nos muestra la rapidez mediante la cual los pesticidas, herbicidas, plaguicidas, etc., ponen en riesgo la salud de los ecosistemas, generando una pérdida de biodiversidad que, como en el caso de las abejas, puede afectar gravemente la agricultura no industrial alrededor de todo el mundo, poniendo el riesgo, en lugar de paliar el suministro de alimentos y la soberanía alimentaria.  Sin embargo, como la noticia de hoy habla por sí sola no nos detendremos a reiterar nuestros puntos de vista. Hablamos del efecto que, en muy poco tiempo, parecen tener sobre la supervivencia de la mariposa monarca y su casi exclusivo alimento, el algodoncillo. Eso sí, sin negar el posible efecto del calentamiento climático, no nos olvidemos que las temperaturas extremas que se alegan deben haber acecido en numerosas ocasiones con anterioridad, y por causas naturales. La coletilla de siempre para dar más bombo mediático a la noticia. Del mismo modo,  también es lógico que la variabilidad interanual afecte a las poblaciones de esta especie, como de otras muchas. La noticia de hoy no discierne entre los efectos de este último proceso respecto al impacto de los herbicidas, cuestión preocupante a la hora de determinar la causa principal de la disminución observada de la mariposa monarca.  En cualquier caso, leamos y reflexionemos.

migracion-de-las-mariposas-monarca

Migración de las Mariposas Monarca Fuente: Jum Travel Information

Juan José Ibáñez

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

La vida en La Tierra versus Marte


Mientras los ciudadanos siguen atentos las Noticias que ofrece la NASA con suma Curiosity”, sobre las evidencias de vida en el regolito marciano, desconocen que muchos científicos terrestres y terrenales desearíamos atesorar esa valiosa tecnología con vistas a averiguar de una vez por todas, la biodiversidad que albergan los suelos de los ecosistemas terrestres (ya sean naturales, agrarios o pastorales). Sin tal información jamás entenderemos cómo funciona la biosfera en el planeta azul. Es lógico entender el interés que despierta la existencia de la vida en otros planetas. Sin embargo, resulta más extraño que enviemos aparatitos robóticos a Marte sin testar su capacidad en una buena parte (amplia variedad de condiciones) de los humildes suelos terrestres. Recordemos que no existe ni tan siquiera un solo sitio en la Tierra en el que se haya analizado la diversidad potencial de todos los organismos que alberga. Se han comercializado algunos “aparatitos”, aunque de capacidad muy limitada, dudosos resultados y altos precios. Empero un ingenio potente, como el que desean construir dos magnates, en una loca carrera por su propia vanidad, se encuentra tan lejos del resto de los mortales terrestres como Marte. ¿Curioso no?. De disponer de la instrumentación mentada, la ciencia progresaría tanto en su comprensión de la estructura y dinámica de la biosfera, como en lograr una agricultura sustentable y ecológicamente respetuosa con el medio ambiente que nos ayudara a paliar sin agroquímicos venenosos (incluidos el masivo uso de fertilizantes que contamina tierras y aguas de todo tipo),  la creciente demanda de alimentos por parte de una población mundial cada vez más numerosa. Este último problema, día a día resulta ser más acuciante. No obstante, me temo que, incluso si esos ingenios tuvieran éxito en el Planeta Rojo, tardaríamos decenios en disponer de los mismos para llevar a cabo tales tareas en nuestro planeta patrio. Todo este asunto, da cuenta de cómo funciona la política científica, en nuestros tiempos. No debemos olvidar, en ningún caso, que una secuenciación genética (códigos de barras) no cuantifica la biodiversidad de taxones sino el pool de genes distintos de una muestra. Pero desde luego,  más vale algo que nada. Digamos que los multimillonarios que compiten (“a la carrera”), Venter y Rothberg, quizás lleven razón en el argumento que esgrimen, respecto a otras posibilidades que podría tener prevista la NASA, como podéis leer abajo en el extracto que he elaborado de una noticia más extensa que publicó hace poco tiempo el Diario ABC. En este humilde Planeta llamado Tierra, los científicos no somos capaces de aislar y hacer crecer (en el laboratorio) todos los microrganismos que cohabitan en una muestra del suelo de esas que pisamos todos los días, por lo que la secuenciación in situ se me antoja, hoy por hoy, una opción más razonable, al margen de la posibilidad de contaminación terrestre de las que proceden de Marte.  Obviamente, a menudo, la ciencia no funciona por prioridades, sino por modas y vanidades. Y el tema que os mostramos hoy resulta ser una evidencia palmaria. La agricultura sustentable, y un  mejor conocimiento de nuestros ecosistemas parecen carecer de interés ante la posibilidad de que exista vida en Marte.  Personalmente soy muy aficionado a leer todo lo relacionado con la astrobiología y ciencias a fines. Considero que se trata de líneas de investigación apasionantes. Ahora bien, se me escapa la razón, de porqué el instrumento mentado se encontrará (eso seguro) fuera del alcance los biólogos del suelo, por cuanto a la larga, también redundaría en desarrollar otros más potentes y eficientes para detectar la vida en lejanos cuerpos planetarios. La vida de millones de personas y la salud de nuestro planeta azul, se encuentra pues eclipsada por los microbios del planeta rojo, debido a la vanidad y codicia de unos magnates borrachos de vanidad, que desean inmortalizar sus nombres a golpe de talonario. No hablemos ya del desinterés de nuestros gobernantes. ¡Qué lástima!. Y mientras se testan estos instrumentos en desiertos terrenales, otros científicos “dicen descubrir” que los minerales de los regolitos marcianos se asemejan mucho a los de los suelos de Hawái que, dicho sea de paso, distan considerablemente de ser desérticos. Lo que ocurre es que en ambos casos se han analizado suelos, regolitos y rocas, de naturaleza volcánicas. Y claro está, si muestreas en materiales que proceden de rocas similares, poco intemperizadas biogeoquímicamente (…),  los resultados eran más que previsibles. Prefiero no blasfemar sobre la segunda noticia que os expongo hoy. Os dejo con un extracto de ambas noticias y me “voy a la carrera”.

Juan José Ibáñez 

  buscando-vida-en-marte-fuente-times-live-reuters

Buscando vida en Marte Fuente Times live & Reuters  Seguir leyendo »

Etiquetas: , , ,

Solonchaks (suelos salinos) en Latinoamérica y Europa


Los Solonchaks son suelos salinos con altas concentraciones de sales solubles. Generalmente se forman en enclaves en donde aguas freáticas, fuertemente salobres, se encuentran próximas a la superficie del terreno o bajo climas en el que las pérdidas por evapotranspiración superan ampliamente a las recibidas por las precipitaciones, al menos durante gran parte del año. Por estas razones salinizacion/sodificacion sumadas conjuntamente se expanden aproximadamente por el 5% de la edafosfera regional de Centro y Sur América. En consecuencia, los suelos salinos tienden a ubicarse naturalmente en zonas bajas de regiones áridas y semiáridas, aunque también, de forma dispersa, en los ambientes costeros bajo todo tipo de climas. Estos suelos, tienen una acumulación de sales en su perfil edáfico (Solonchaks) o dominancia de sodio en el complejo de intercambio (Solonetz). Dado que, tanto en Latinoamérica como Europa, tales ambientes ocupan exiguas extensiones, no es de extrañar que en la primera masa continental los Solonchaks no se extiendan por más del 1,3% de la superficie regional mientras que en Europa tan solo alcancen el 0,3%. A nivel mundial, de acuerdo a los datos del European Soil Buro, entre 2,6 y 3,4 millones de Km2 de las tierras emergidas poseen este tipo de suelos. El rango de variación mentado obedece a las incertidumbres derivadas de la aplicación de diferentes protocolos con vistas a estimar la salinidad, impidiendo alcanzar cifras menos ambiguas. Sin embargo, debido a sistemas de riego deficientes, han ido expandiendo su distribución geográfica en detrimento de otros Grupos de Suelos de Referencia de la FAO.

solonchaks-mapa-europa-libro-suelos-europa-esb 

Mapa de distribución de los Solonchaks en la Unión Europea. Fuente: European Soil Buró

No obstante cabe resaltar que si la salinización de los espacios agrarios resulta ser un hecho incuestionable y no deseable, muchos ambientes naturales que albergan este tipo de suelos, dan lugar a ecosistemas muy singulares que merecen ser preservados tanto por su biodiversidad, como por el valor paisajístico que atesoran.

 suelos-salinos-europa-alvarez-rogel

Mapa de distribución de la Salinización de Suelos en Unión Europa. Fuente: Land Management & Natural Hazard Unit JRC, EU

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,