Podzoles: Uso y Manejo


Los Podzoles zonales se ubican en regiones que sufren condiciones climáticas poco atractivas para la mayoría de los usos agrarios. Los Podzoles intrazonales suelen ser más habitualmente recuperados para la agricultura con labranza que los Podzoles zonales, particularmente en la franja climática septentrional del bioma templado bajo condiciones más benignas, con un periodo vegetativo de mayor duración. Bajo estatus de nutrientes, escasa nivel de humedad disponible para las plantas, así como un pH del suelo muy ácido, hace a los Podzoles suelos poco aptos con vistas a la agricultura de labranza. La toxicidad del Al y la deficiencia de fósforo son otros problemas comunes. El arado profundo tiende a  mejorar la capacidad de retención de humedad del suelo y/o eliminar un horizonte denso (“hardpan” o “duripan”) de iluviación. Adicionalmente, el encalado y fertilización son otras medidas paliativas que deben ser adoptadas. De no ser así, su capacidad de uso queda restringida a un pastoreo extensivo, la repoblación forestal o dejarlos bajo la vegetación natural que atesoran. Muchos Podzoles de Europa fueron ya remozados y fertilizados por las culturas aborígenes del continente, desde hace miles  de años, dando lugar a los denominados suelos plácicos.

podzol-uso-fuente-teara

Pastizal en un Podzol. Fuente TEARA

La mayoría de los Podzoles zonales se encuentran ubicados bajo bosques. Los Podzoles intrazonales en regiones templadas están mayoritariamente bajo bosques, landas o brezales (matorrales de ericáceas). La mayoría de los Podzoles tropicales sostienen una vegetación ligera que recubre sólo gradualmente después de la tumba/quema. Por lo general, Podzoles maduros son mejor usados para pastizales extensos (de ovejas) o se dejan bajo su vegetación natural (clímax).

paisaje-de-podzol-fuente-osirisnaturaleza

Paisaje de Podzol. Fuente: OSIRISNATURALEZA

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , ,

Incendios forestales y Suelos Quemados


Un proceso que se repite cíclicamente no puede considerarse como desastre ecológico, a no ser que sean afectados ciertos enclaves de valor muy singular

En climas mediterráneos o seco subhúmedos, cuando tras varios años con abundantes lluvias, así como bajo temperaturas relativamente suaves y vientos no muy violentos, les suceden otros de sequía y elevados calores estivales, comienza el show mediático. En realidad, lo que ha ocurrido en España durante el verano de 2012 era la crónica de un desastre anunciado. ¿Desastre? ¡No tanto! Desde un punto de vista ecológico importa más la calidad que la cantidad del recurso arrasado. Y resulta que los incendios suelen afectar mayoritariamente a las masas forestales de repoblación (monocultivos de coníferas y eucaliptos adaptados y proclives a ser pasto de las llamas), matorrales adaptados a los incendios reiterados, eriales, etc. Con mucha menor frecuencia son afectados los bosques autóctonos. Este verano ha sido así, con algunas salvedades. Hoy os mostraremos una buena noticia (algo excepcional en la prensa medioambiental española) que desmitifica el tema, sin restarle importancia, y en la que diversos expertos ofrecen dispares puntos de vista.  Eso si, lleva el nefasto título de un siglo para recuperar el bosque, generalización que, por lo general,  podemos calificar como rotundamente falsa. Empero estamos en periodo de crisis, por lo cual las cuadrillas antincendios han menguado tanto como los recursos disponibles contra el fuego, en muchas comunidades autónomas (se ha perdido más dinero que el ahorrado). Nefasta política de reducción del gasto, cuanto reiteramos que si no este año, al siguiente con las mismas características hubiera ocurrido algo parecido (incluso con menos calor, pero si viento). Me atrevería a aseverar que, hoy por hoy, cuando el tramo del ciclo húmedo se prolonga más de lo normal, el siguiente de sequía causará más estragos. Empero las noticias sobre el incendio del Parque Nacional de Garajonay son diferentes (si bien la gran tragedia no ha a llegado a producirse debido a que su reliquia, el bosque de niebla o laurisilva, a penas se ha visto afectado y tan solo en aquellas partes que estaban siendo regeneradas, no la masa forestal madura). Sin embargo, como las llamas, se ha extendido la noticia que el principal problema para controlar el fuego estribaba en la quema del subsuelo. ¡Cierto o falso! ¡Rotundamente falso!. Adelantemos que el principal problema para la regeneración de una masa forestal estriba en evitar, en la medida de lo posible, la erosión del suelo, con vitas a que la regeneración de la vegetación sea más fácil y rápida. Digamos también que resulta harto difícil que se queme el subsuelo y no el suelo, a no ser que hablemos de turberas o vertederos ricos en materia orgánica, y siempre bajo condiciones anaeróbicas (falta de oxígeno). Pero a lo que vamos (…). Incendios forestales no es sinónimo de suelos quemados, afortunadamente. De hecho este último proceso raramente ocurre. Si vosotros vais a un área previamente incendiada y paseáis detenidamente analizando sus suelos, os encontraréis, generalmente, una variabilidad espacial tremenda. Detectaréis zonas ricas en cenizas blancas (materia organiza desaparecida por su  completa calcinación), mientras que otras son negras (restos de tejidos vegetales y humus del suelo más o menos carbonizados) y finalmente algunas prácticamente intactas. Por lo tanto, generalizar incluso dentro del mismo área afectada, sin este tipo de cartografía post incendio, se me antoja más que aventurado. Antes de que se queme un suelo debe hacerlo su hojarasca, y posteriormente evaporarse todo el agua que retiene la matriz del suelo, lo cual resulta ser harto difícil. He preguntado a mi amigo Juan Sánchez (Catedrático de Edafología de la Universidad de Valencia), experto en suelos, erosión e incendios forestales y, además canario que conoce muy bien Garajonay, como también el entrañable Antonio Rodríguez Rodríguez (Catedrático de la Universidad de la Laguna, Tenerife, Canarias). Con este último no he podido contactar aunque Juan ya lo había hecho con antelación. Como era de esperar, mis sospechas resultaron ser ciertas si bien Juan ha enriquecido mi desiderata en muchos y sustanciosos detalles. Veamos someramente lo que ocurrió en los suelos de la Garajonay (…).

garajonay-funte-ayalta

Bosque de Laurislva Macarronesica del Parque Nacional de Garajonay, La Gomera Islas Canarias: fuente Un Cantar de Ayalga.com Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

Desastres Naturales e Instinto Animal para Esquivarlos (sobre el ozono que desprende el suelo y los seísmos)


Que el ser humano es el animal más bruto de la creación, lo defendemos muchos aunque numerosos los científicos y otras bestias aparenten ignorarlo. Por tanto, aun tenemos aun mucho que aprender del resto de las criaturas de la naturaleza. Se sabe desde hace mucho tiempo que la fauna, vía sensorial, capta el riesgo de incendios, tsunamis y terremotos antes de que el hombre se percate (al menos el Homo tecnologicus), huyendo hacia otros lares mas seguros. Sin embargo, a nosotros en cambio nos pilla siempre desprevenidos, siendo presas de tales eventos. La notica que os ofrecemos hoy nos informa de como, al menos algunos animales detectan terremotos gracias a que sus olfatos perciben el ozono que se desprende de las fallas y que alcanza la atmósfera a través del suelo, actuando en consecuencia. Los autores del estudio, proponen implementar de sensores las zonas de alto riesgo. Empero ya sabemos sobradamente que estas iniciativas son sumamente onerosas, no alcanzando todos los lugares sujetos a altos riesgos. Generalmente siempre afectan más a los pueblos desfavorecidos. Entonces cabe preguntarse: ¿Por qué no se investiga más sobre las especies que detectan diferentes riesgos naturales? ¿Por qué no intentamos aprender de ellas? ¿Por qué no las utilizamos en los ambientes apropiados como sensores vivos que adviertan de los desastres que se avecinan?. Francamente considero que aprenderíamos mucho más, ahorraríamos recursos económicos y podríamos implementar las medidas oportunas, con independencia del grado de pobreza-riqueza de las distintas poblaciones humanas. No se me antoja un tema baladí. Os dejo pues con la nota de prensa. Se trata de un principio básico que ya utilizamos en algunos casos desde hace más de un siglo, como es el de los pájaros enjaulados para la detección de gases combustibles en las explotaciones mineras subterráneas.

Juan José Ibáñez

estampida-de-bufalos-en-sabana

Estampida de Búfalos Fuente: Beautiful dangerous wild animals pets of Africa

Seguir leyendo »

Etiquetas:
Categorias: General

Podzoles: Geografía, Ambiente y Paisaje


Los Podzoles cubren alrededor de  485 millones de hectáreas en el mundo, principalmente en regiones templadas y boreales del Hemisferio Norte. Se localizan sobre grandes extensiones en Escandinavia, el noroeste de Rusia y Canadá. Además de los típicos Podzoles “zonales, existen pequeñas inclusiones de Podzoles “intrazonales”, tanto en la zona templada como en los trópicos. Los Podzoles tropicales ocupan menos de 10 millones de hectáreas, principalmente sobre areniscas residuales intemperizadas de las regiones perhúmedas y en arenas de cuarzo aluviales, como es el caso de algunas áreas costeras levantadas o sobreelevadas respecto al nivel de mar. La distribución exacta de los Podzoles tropicales no se conoce con exactitud, si bien se han detectado extensiones de cierta consideración a lo largo del Río Negro, en las Guyanas de América del Sur (Guayana Francesa, Guyana y Surinam),  en la región de Malasia (Kalimantan, Sumatra, Irian), así como en el  norte y sur de Australia. Estos suelos parecen ser menos comunes en África.

podzol-mapa-mundial-fao 

Mapa de la distribución de los Podzoles en el Mundo. Fuente FAO

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

El suelo como Patrimonio Natural: La Iniciativa Echo-Soil (Ecological and Cultural Heritage of Soils)


Ya os he comentado en más de alguna ocasión mi desacuerdo con el trato que conceden los expertos en geodiversidad españoles a los suelos y su edafodiversidad, respecto a lo que ocurre en otros muchos países de Europa. Desafortunadamente, hoy por hoy, desconozco que ocurre al respecto en Latinoamérica. Francamente espero que mejor que aquí. Este post tan solo tienela intención de informaros sobre la existencia de un puñado de edafólogos europeos, pero abierto a la incorporación de expertos y/o interesados e otros continentes, que ha constituido un grupo de trabajo con vistas a dialogar, estudiar, así como proponer incentivas y proyectos cuya misión sea divulgar, crear opinión y defender la protección de ese vital patrimonio natural que resultan ser los suelos. Como ya os he hablado del tema en otras muchas ocasiones no abundaré más. A pesar de formar parte de esta empresa debo pedirles disculpas por mi escasa colaboración durante 2012 ¡annuns horribilis! en materia de trabajo. Espero que 2013 me permita participar en la iniciativa con mayor intensidad, ya que si no me van a expulsar por vago, y con toda la razón.  En todo este tipo de actividades siempre suele existir alguien que acarrea ingratamente con la mayor parte del trabajo, mientras que los demás aportamos bastante menos (aunque reitero que mi caso es inexcusable). Pues bien, la Dra. Karen Vancampenhout de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica (que aparece abajo en la foto junto a mi buen colega y amigo Seppe Decker, también miembro del colectivo mentado) resulta ser el “alma mater” de tal empresa, es decir la que se mata a trabajar en silencio. Todos los demás debemos agradecerles su enorme esfuerzo por ¡la causa!. Pues bien, la iniciativa Echo-Soil (Ecological and Cultural Heritage of Soils) cuenta tanto con la página Web enlazad,a como con su propio blog embebido, con vistas a debatir como preservar esa enorme herencia natural (biológica y geológica) y cultural. Todos los interesados podéis apuntaros y colaborar en las iniciativas que se vayan generando. Debéis tener en cuenta que tanto la página Web como el blog, están comenzando sus respectivas andaduras, por lo que aun no albergan todo el inmenso material que se irá colgando paso a paso. Abajo os dejo en inglés (copiado de la propia página Web) de sus principales objetivos, una descripción de  Echo-Soil, las direcciones Web y un contacto para comunicarse con Karen (por favor en inglés). ¿Os animáis a participar?. Mil perdones Karen, a la enésima va la vencida.

Juan José Ibáñez

echosoil

 Karen Vancampenhout  y Seppe Decker enante una colección de monolitos en la Universidad Católica de Lovaina. Fuente: Portada de la página Web Ecosoil

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

Los Colonialismos y el Olvido de la Ciencia: El Efecto de la Lengua del Imperio


En un post precedente, ya comentamos los efectos positivos y negativos del formato electrónico e Internet a la hora de narrar la historia de la indagación científica. Hoy repasaremos brevemente otro asunto aun más grave derivado de la consolidación del inglés como lengua franca en la diseminación de los resultados de las investigaciones. En una buena parte de las disciplinas científicas, las revistas que daban cuenta de los nuevos estudios pertenecían a editoriales nacionales hasta mediados de la década de los 80 del siglo XX (ya estuvieran indexadas o no). Buena parte de ellas publicaban los artículos en la lengua materna del país donde se ubicaban, si bien algunas también aceptaban otras diferentes. En el ámbito de la Ciencia del Suelo, por ejemplo, la literatura inglesa no era excesivamente apreciada, al contrario que la francesa y alemana (y en menor medida la belga y holandesa). Empero cuando comenzó la política del “publica o perece” y más aun, conforme las editoriales multinacionales comenzaron a adquirir aquellas revistas, se generó un vuelco sin precedentes. Y de pronto, los ingleses en Europa se convirtieron en los reyes del mambo, cuando su tradición en esta rama de la ciencia nunca había sido rival de las ya mencionadas, como tampoco de la escuela rusa. Y así la historia de esta disciplina, como la de otras,  mutó súbitamente. Como los anglosajones atesoran la mentada lengua franca, y esta les beneficia injustamente, no tienen el menos interés en aprender otras, soslayando numerosos antecedentes históricos, que de no ser así, constarían sus escasas aportaciones en el ámbito de muchas ramas de la ciencia. Nadie discute que un idioma común resulta imprescindible con vistas a una rápida y amplia diseminación y asimilación  de los resultados publicados por la prensa científica. Ahora bien, unos pocos han salido ganando inmerecidamente en detrimento de los expertos de los países que más habían aportado en determinados ámbitos científicos. Sin embargo, el sopesado analfabetismo científico de los ingleses, genera la inexcusable práctica de redescubrir como propio, decadas después, lo que les era ajeno hasta hoy en día. Veamos si me explico con mayor claridad.

rendicion-de-juliers-museo-del-prado

Rendición de Juliers  (1622) Jusepe Leonardo (1635). Museo del Prado Madrid

Seguir leyendo »

Etiquetas: ,

La Erosión del Suelo, inventario y monitorización a nivel local, regional y global. La importancia de la Información Satelital


En nuestra categoría de post “pérdida de recursos edáficos: la erosión del suelo”, ya hemos hablado en numerosas ocasiones a cerca de las dificultades y enormes limitaciones a la hora de estimar y monitorizar la erosión del suelo con los procedimientos al uso en la actualidad.  Llevo tiempo leyendo noticias sobre el El Satélite Crysosat de la Agencia Espacial Europea y sus potencialidades con vistas a estimar el espesor de las capas de hielo y la altura de las olas. Siendo un profano en todo lo concerniente a la investigación satelital, lo que yo me pregunto  es si el radioaltímetro  (¿radio altímetro?) o instrumentos similares en futuras misiones espaciales no pudieran estimar la altura de cada punto de la superficie terrestre con la precisión de unos pocos (los menos posibles) centímetros, como la noticia de hoy nos informa para el caso de hielos y aguas.  De poder lograrse, la monitorización de la erosión del suelo a escalas regionales y globales podría cuantificarse de una forma armonizada y más precisa que en la actualidad, mediante parcelas o usando ecuaciones y predicciones de dudosa certidumbre. Actualmente los gobiernos y expertos consumen demasiados millones de euros en investigaciones basadas en estas últimas metodologías obteniendo paupérrimos resultados, difíciles de cotejar entre unas áreas u otras. Las mediciones satelitales,  basadas en los mencionados radioaltímetros (radio altímetro) podrían dar lugar a cuantificaciones precisas de numerosos tipos de procesos erosivos, dando por finalizada una etapa en tal tipo de estimaciones, sin que por ello quiera decir que las parcelas en campo o las micro-cuencas experimentales no tengan su razón de ser como para persistir (aspecto que no trataremos en este post pero cuya defensa resulta fácil justificar, al menos en muchos casos). Más aun, la pérdida de suelos propiciada  por procesos de gran magnitud y escasa frecuencia podría ser estimada con suma rapidez. ¿Se ha intentado? ¿Cuáles son las limitaciones tecnológicas actuales? ¿pueden implementarse y ponerse en órbita nuevas generaciones  radioaltímetros que den cuenta de la erosión del suelo?. Obviamente uno preferiría la escala milimétrica, pero si la precisión es de pocos cm. (¿cuántos?) avanzaríamos muchísimo en este tipo de indagaciones. Desconozco cuales son los problemas tecnológicos o simplemente se trata de la falta de interés de  nuestras autoridades en materia de política científica. ¿Alguien puede resolver mis dudas?. Por favor leer la noticia que extraemos hoy de la ESA y si atesoráis más conocimientos que este impresentable administrador, por favor hacérnoslos llegar. Francamente no entiendo el problema. Eso si, ya os comunico que existe otro satelite en órbita que también podría (…) como veremos en otro post dentro de unas semanas.

buenosaires-esa

Buenos Aires. Fuente ESA

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,

Podzoles (WRB)


Los Podzoles son suelos con un horizonte sub-superficial, blanqueados por la acción de ácidos orgánicos, encima de un horizonte de acumulación oscuro con humus iluviado de color pardo o negro y/o compuestos de hierro rojizos. Los Podzoles suelen formarse en áreas húmedas, principalmente en los biomas templados y boreales, si bien localmente también pueden aparecer en los ambientes tropicales. En general, hablamos de suelos zonales. El vocablo “Podzol” es usado en la mayoría de los sistemas de clasificaciones nacionales e internacionales; el USDA soil Taxonomy se refiere a estos suelos como “Spodosoles”. Se trata de suelos que tienen un horizonte: Espódico que comienza dentro de los 200 cm desde la superficie del suelo, bajo un horizonte: Álbico (de lavado), Hístico (turboso), u Ócrico ( A superficial mineral), o un horizonte Antropedogénico  (formado por la acción humana) de menos de 50 cm de espesor. Connotación: suelos con un horizonte de iluviación “Espódico” bajo un horizonte subsuperficial que tiene la apariencia de ceniza; del R. pod, bajo y zola, ceniza. Material parental: materiales intemperizados no consolidados procedentes de rocas silíceas, generalmente formados sobre antiguos glaciales, depósitos aluviales y eólicos de arenas cuarzíticas. Sin embargo, los Podzoles de las regiones boreales (taiga) pueden formarse sobre casi cualquier tipo de roca. Ambiente: principalmente en regiones boreales y templadas del Hemisferio Norte, en tierras llanas o montañosas bajo vegetación de brezal o bosques de coníferas (en los trópicos húmedos bajo  bosques ligeros). Desarrollo del perfil: mayoritariamente perfiles O (Ah) EBhsC. Los complejos de Al, Fe y compuestos orgánicos migran, gracias a la percolación del agua de lluvia, desde la superficie del suelo al horizonte B. Los complejos de humus se precipitan en un horizonte iluvial “Espódico”. Los horizontes superiores del perfil del suelo suelen ser un  horizonte orgánico-mineral oscuro (Ah) fuertemente lavado que da paso a otro  blanqueado “Álbico” (eluvial o E). Sin embargo, en la mayoría de los Podzoles boreales el horizonte Ah se encuentra ausente. Uso: la severa acidez, altos niveles de Alumio de cambio, baja fertilidad química y propiedades físicas desfavorables, convierten a estos edafotaxa en poco atractivos para la agricultura, a no ser que sean mejorados, por ejemplo, mediente un laboreo profundo acompañado de una generosa fertilización. Los Podzoles tienen algún potencial para forestería y la creación de pastizales extensivos.

podzol-fuente-teara-gobierno-de-nueve-zelanda

Podzol. Fuente: TEARA Gobierno de Nueva Zelanda

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , ,

Erosión del suelo, Sabanas, y el Neolítico Bantú en África


Mientras hablamos de la historia de la etnoedafología y etnoagricultura de los pueblos de en unos continentes, soslayamos, desconocemos, o nos desinteresamos por las de los otros. Y en este lamentable contexto, África casi siempre permanece olvidada.  Por lo tanto, la historia del sistema suelo-planta-agua-hombre deviene dolosamente sesgada, con más agujeros que un queso de gruyere. Mientras en Europa estudiamos intensamente los acontecimientos acaecidos en los últimos milenios, en el continente denominado “negro” vivían intensamente los suyos, por mucho que lo ignoremos. Y todo ello no puede se entendido sin tener encuentra la expansión muy reciente de los pueblos Bantú, que colonizaron y dominaron a otras culturas, extinguiéndolas o arrinconándolas, como en el caso de los pigmeosLos  Bantú con el dominio de la siderurgia, llevaron a cabo una agricultura plenamente neolítica que barrió a otras pre y/o protoneolíticas (cazadoras recolectoras) o mesolíticas (ganaderas con o sin sistemas agrarios incipientes) en la mitad sur de este continente. Y al hacerlo, transformaron parte de su paisaje, convirtiendo, por ejemplo, las selvas tropicales del centro-sur del territorio en sabanas. La noticia de hoy nos informa como tal proceso causó fenómenos erosivos intensos que actualmente comienzan a ser cuidadosamente cotejados en relación con la expansión de las lenguas de estos agricultores. Por lo tanto, también necesariamente mutaron los suelosde unos tipos a otros. Tal colonización se inició hace tres mil años, finalizando hace pocos siglos, por extraño que nos parezca (siglo XVII). Y al hacerlo disminuyó la diversidad cultural del continente. Empero si tal invasión-colonización terminó hace unos tres siglos fue a causa de que se topó con la llegada de los “decoloradas” culturas occidentales, ya que aun les quedaba espacio y gente por doblegar y domesticar. Tan solo he leído algo de este tema en el fantástico libro titulado Armas, Gérmenes y Acero de Jared Diamond, un experto en biodiversidad. Abajo os dejo primero unos comentarios seleccionados de Wikipedia, y como no, la nota de prensa de un estudio científico. Comenzamos pues a reconocer que, en África, como en cualquier otro continente, la alteración de los paisajes no se debió tan solo al cambio climático, ese chivo expiatorio de toda nuestra soberana ignorancia acerca del devenir de la biosfera en los últimos milenios.  Eso sí, hay algo que no termino de entender en el estudio aludido. Se habla de la expansión de las sabanas en detrimento de las selvas tropicales a consecuencia de la agricultura. Empero, ¿que papel, principal o colateral atesoraron la megafauna de grandes herbívoros y carnívoros en tales transformaciones?.  Hoy en día, agricultura, ganadería y sabana cohabitan “de alguna forma” en la mitad sur de África. ¿Son en parte los aludidos espacios abiertos producto de un antiguo abandono de tierras? O por el contrario, ¿Tales ecosistemas fueron parcialmente diezmados por la expansión de los pueblos Bantú?. Muchas incógnitas y pocas respuestas. Desde luego no dudo que la degradación o transformación de los suelos debió acaecer. Reconozcamos que tan solo “aprehendemos” un poco de los hechos ocurridos en tiempos tan recientes de la historia de la humanidad “entera”. Esperemos que esta grave laguna del conocimiento termine por rellenarse, más pronto que tarde. Hasta entonces, la ecología de los paisajes aludidos (tanto como la historia de sus suelos) no se comenzará a entender razonablemente bien.

Juan José Ibáñez

termiteros-en-africa-fuente-ask-nature 

Termiteros en las sabanas de África. Fuente: Ask Nature

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , ,

El Sistema Inmune de las Plantas se Encuentra en los Suelos


La noticia que comentamos hoy, no por menos esperada, deja de ser hermosa. De hecho, ratifica las tesis que reiteradamente hemos mantenido en nuestra bitácora. En la naturaleza, los seres multicelulares complejos no pueden vivir sin la asistencia de una enorme plétora de microorganismos, ya hablemos de plantas o animales. Somos pues “Individuos y Ecosistemas o Individuos-Ecosistemas”. Se trata del fascinante  aunque “Perverso Encanto de la Naturaleza” (me refiero a la dificultad que entraña su estudio para esos aprendices de brujo que nos denominamos científicos). Se sabía que existen suelos en los que los microorganismos patógenos son neutralizados ya sea por el ambiente, ya por otros bichitos canijos que habitan en el medio edáfico. Hablamos de los denominados “Suelos Supresivos”. También mostramos que en nuestra epidermis y orificios (boca, nariz, estómago, etc.) habitan comunidades microbianas que nos defienden de los perversos patógenos (ver post Metabolismo del Suelo, Metabolismo Humano y Resistencia a los Antibióticos. Una Bioprospección Urgente).Me atrevería a postular (conjetura) que la ecología de las mentadas biocenosis denominadas microbioma humano y la rizosfera que albergan los bichitos supresivos guardan un sorprendente parentesco en lo que respecta a sus patrones o regularidades. ¡Tiempo al tiempo! En este sentido los fitopatólogos podrían dar lecciones a los profesionales de las ciencias biomédicas, y no al contrario. La noticia que os ofrecemos hoy esclarece que tal defensa, en los suelos inmunes a las enfermedades de las plantas (alguna o varias, aunque sospecho que no todas) es llevada a cabo en conjunción y sinérgicamente por varias especies que habitan en la rizosfera y no por una sola. Si no recuerdo mal, fue Patrick Marie Lavelle el primero, o uno de los primeros, descubridores de estos suelos denominados supresivos. Tuve el gusto de conocerle en Perú, ya que se trasladó a vivir allí hace algunos años. Eso sí, ya es la segunda vez que topo en esta materia con otro hecho que me gusta bastante menos, del tipo que ya os señalé en el post  “Suelos Supresivos, Comunidades Microbianas del Suelo y Algo más Oscuro” y tal penumbra deriva de no saber con exactitud hasta que punto la noticia es importante por si sola o consiste fundamentalmente en publicidad encubierta.

 experimentando-con-la-rizosfera-fuente-wsl

Experimentando con la rizosfera Fuente WSL

Seguir leyendo »

Etiquetas: , , , , , , ,