Posts etiquetados con ‘bosques tropicales’

Bosques tropicales y sequía (¿Reforestación Inteligente?)

bosues-tropicales-y-sequia-panama

Colaje de imágenes de Google sobre bosques tropicales panameños.

 ¡Se hunde el barco, bajen las lanchas!: ¡Por favor atiendan: ¡niños, ancianos y enfermos que se suban los primeros!. Esta frase, o alguna parecida, la habréis oído con harta frecuencia en las películas de cine!.  Pues bien, la noticia que vamos a analizar hoy nos viene a decir lo mismo!. Todos saben que las criaturas animales más débiles, por término general son las más jóvenes, aún en fase de crecimiento, mientras que las más vetustas, cuyos cuerpos han ido deteriorándose con el devenir del tiempo también resultan ser frágiles. Quien tiene un jardín, bien podría decir lo mismo de sus plantas adaptadas al entorno.

 Tropical forest response to drought depends on age (La respuesta de los bosques tropicales a la sequía depende de su edad) acaba de descubrir lo obvio, aunque debemos reconocer que también aporta algún detalle de interés. Que cada especie vegetal responde de diferentes formas a los periodos de sequía es una obviedad en la que no merece desperdiciar palabras. Que los individuos de una misma especie reaccionan de forma dispar a los impactos ambientales y enfermedades no merece más calificativo que ¡sin comentarios!. Y quien tenga unos mínimos conocimientos de geobotánica estará harto/a de observar ejemplos en la naturaleza.  Veamos algo ahora de la sustancia, ya que se encuentra en los suelos.

 Conforme la sequía se prolonga, la transpiración del medio edáfico y la evaporación de las plantas van haciendo descender el depósito de agua almacenada en el medio edáfico, succionando finalmente la que permanece a mayor profundidad. Los árboles pueden ser, según la especie, de enraizamiento somero o profundo, por lo que (…) ya sabéis la respuesta. También es trivial, una enseñanza de parvulario que, conforme un árbol crece, lo hace hacia arriba, en el medio aéreo y hacia abajo en el suelo, el consabido geotropismo (gravitropismo), por poner una nota de color académica.  Como corolario, las plantas maduras, y en especial los árboles maduros pueden succionar el agua hasta varios metros en el seno del suelo/regolito mientras que un vástago joven no o con dificultades.  Si volvemos a recordar que unas especies atesoran sistemas radiculares que penetran a mayores profundidades: ya tenéis los relevantes resultados de esta investigación. Añadamos que los individuos viejos y las especies arbóreas de enraizamiento somero son las primeros(as) en caer tras arreciar los vientos (huracanes, tormentas tropicales). Como corolario, resulta palmario que un ecosistema forestal maduro adquiera un aspecto mosaicista, aunque también intervienen otras causas que sería largo de describir en un post.  Por lo tanto, se me antoja insustancial el alegato de los autores de este trabajo cuando escriben en la nota de prensa:

 “Los árboles tropicales responden a la sequía de manera diferente dependiendo de su edad, de acuerdo con una nueva investigación dirigida por un científico postdoctoral en la Universidad de Wyoming”.

“Descubrimos que la edad del bosque importa”.

“Nuestros resultados indican que los factores más importantes para la regulación de la transpiración en los bosques jóvenes tienen que ver con su capacidad para acceder al agua en el suelo, mientras que los bosques más antiguos se vieron más afectados por las condiciones atmosféricas”.

Estamos trabajando en técnicas de diseño que llamamos ‘reforestación inteligente’, tomando decisiones sobre qué especies de árboles plantar para lograr diferentes objetivos de uso de la tierra”,

¿Reforestación inteligente?: al parecer, antes de este sensacional descubrimiento, se sembraba al azar. Me resulta difícil entender el valor del estudio. Al parecer los científicos pensamos que la naturaleza es tonta. Y por eso intervenimos, pero con la desventurada ¡sorpresa! añadida de que a menudo lo hacemos mucho peor, ya que la degradación de la biosfera sigue su curso al no disponer de tanto talento, nuestra Smart Inteligentia. ¡Amén!

Os dejo con la noticia traducida, aunque si no lo hubiera hecho, tampoco os secuestraria prácticamente ninguna conclusión de sustancia.

Juan José Ibáñez

Continúa………

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Reforestación Natural de las sabanas y pérdida de biodiversidad (bosques tropicales vs cerrados brasileños: el papel del fuego)

 cerrado-vs-bosque-supresion-fuego

Cerrado versus bosque tropical. Fuente: Colaje Imágenes google

 Al igual que se suele decirse que “nunca llueve a gusto de todos”, al parecer lo mismo ocurre con el uso del fuego.  Durante años hemos oído clamar contra el uso indiscriminado del fuego en las regiones tropicales brasileñas, así como de sus terribles consecuencias. No cabe pues extrañar que las autoridades brasileñas intentaran paliar el problema, ¿correcta o incorrectamente? ¡Ese es el problema! Sin embargo, ahora, como señala la noticia de hoy, la falta de quemas está poniendo en riesgo la ecorregión del cerrado brasileño que es sustituida paulatinamente por los bosques tropicales. Existen obviamente diversos tipos de selvas tropicales/ecuatoriales en Brasil, aunque no hablaremos de ello en este post. Eso sí, recordemos que actualmente comienza a defenderse que numerosos espacios geográficos actualmente ocupados por selvas/bosques ecuatoriales/tropicales atesoraan en un pasado no muy lejano espacios abiertos, seguramente conformados por el hombre con la acción del fuego. Empero se han recuperado sin problemas.

 Nadie duda de que su abuso del fuego genera también graves perjuicios ecosistémicos, junto con el pastoreo (que hace uso del mismo a la hora de aumentar la producción de forraje) y las quemas llevadas a cabo a la hora de instaurar la agricultura (de soja) en esta singular región, por lo que quizás su prohibición y/o concienciación ciudadana ha dado lugar a la situación actual. También cabe señalar que la obsesión indiscriminada con vistas a evitar emisiones y fomentar el secuestro de carbono, frenar la deforestación, así como al objeto de evitar las prolongadas sequías que “suelen” asociarse a él, fue otra fuerza que ayudó a que desaconsejara su aplicación. Ahora bien, en lugar de acerrase el resultado ha sido un uso menos sostenible de la biodiversidad de estos valiosos ecosistemas. Obviamente, todo apunta a que las decisiones no se han tomado correctamente, “por la razón que sea”. Los espacios sabanoides solo pueden mantenerse mediante el uso del fuego, pero utilizado correctamente y en los momentos oportunos. Todo apunta a que este no ha sido el caso, por desgracia. Se argumenta ahora que el secuestro de carbono por el abandono de las llamas efectivamente secuestra carbono, pero a costa de poner en riesgo la sabana más biodiversa del mundo.

 Ya os comentamos que las hormigas y termitas son fundamentales con vistas a la homogeneización del suelo (haploidización), imprescindible a la hora de mantener la fertilidad de las sabanas) y la distribución del carbono en profundidad. A falta de datos, puedo albergar dudas de si el secuestro de carbono por el suelo forestal es mayor que la que acaecía en el cerrado, al menos mientras no tenga evidencias del contenido de carbono edáfico hasta varios metros de profundidad en ambos tipos de ecosistemas. Resumiendo, al parecer al ser humano, actualmente, le cuesta mucho tomar decisiones correctas para mantener los cada vez los menguantes ecosistemas biodiversos que atesora nuestro planeta. Os dejo ya con la noticia y su traducción al español castellano.

 Juan José Ibáñez

Continúa….

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Desastres Ecológicos Causados por la Agroenergética y Biocombustibles de Primera Generación: El Gran Incendio de los Histosoles de Indonesia

incendio-turberas-indonesia-aceite-de-palma

Para mi amiga Glory de Vilanova del……

Desde al menos 2008 (ver relación de post previos al final de este), hemos venido denunciando que (i) los biocombustibles de primera generación (gran parte de ellos cultivados), pero también de los de segunda generación (parte de ellos elaborados a partir de residuos naturales, o de subproductos de las producciones agrarias) iban a terminar creando muy serios problemas medioambientales, pero también severas amenazas para la soberanía alimentaria de muchos países (al secuestrar suelos fértiles en la obtención de “biofuels” en lugar de producir  alimentos destinados a una población hambrienta). Y así ha sido. Reiteramos que no somos adivinos, sino que los ciudadanos son engañados/estafados, una y otra vez, incluso cuando industrias y gobiernos dicen llevar a cabo ciertas iniciativas con vistas a paliar la degradación ambiental, el calentamiento climático,  y alcanzar un desarrollo sostenible.  Y estas son las peores amenazas, por cuanto a los profanos en la materia se les toma por idiotas y se les intenta convencer falazmente de que verdaderas atrocidades son buenas para el medio ambiente, es decir, tomando la mentira como bandera.  Y hoy demostraremos que nuestras advertencias contra los desastres que genera el hombre, usando tales argucias, comienzan a convertirse en realidad, menos de 10 años después.  Lo que no logramos entender es que científicos y técnicos defiendan tanta estulticia o callen demostrando su falta de sesera y/o peor aun, su complicidad.

Como veréis en los post aludidos, ya alertamos que el cultivo del aceite de palma en bosques vírgenes del SE asiático asentados sobre turberas, es decir, Histosoles, conllevaría una catástrofe ecológica en selvas en las que ni tan siquiera había entrado el hombre, generando una enorme pérdida de biodiversidad desconocida para la ciencia, degradación ambiental y serias amenazas contra la salud pública (especialmente como resultado de la ingente cantidad de partículas que acarrea el humo de los incendios a la atmósfera). El contenido de todos aquellos post se ha convertido  en una cruda realidad, por no hablar de pesadilla. Al parecer, tanto interés soslayó los principios más básicos en el uso y manejo de los Histosoles. Cuando se intenta arrasar un bosque que medra en zonas pantanosas, estas deben drenarse. Recordemos que el encharcamiento ralentiza la degradación de la materia orgánica del suelo (SOM) dando lugar a los mentados Histosoles (cuyo contenido mayoritario es el carbono de los restos vegetales), con harta frecuencia.  Al drenarse y compactarse estos últimos,la descomposición de la SOM se acelera, pero también otros procesos subterráneos que generan la combustión de estos cuerpos edáficos, proceso que ya ocurre algunos ecosistemas naturales y en muchos vertederos. Pues bien, no hay más sordo que el que no quiere escuchar. Y así dos millones de hectáreas de este tipo de suelos son pastos del fuego en el SE asiático gracias a las plantaciones de aceite de palma.

La paradoja, de la cual ya advertimos, deviene de que al intentar reducir el consumo de combustibles fósiles por esta vía, se han emitido mucho más CO2 a la atmósfera del que tal actividad agroenergética hubiera logrado paliar tras muchos decenios de producción. Como decimos en España, si no quieres caldo toma cien tazas. Hace falta ser ignorantes o simplemente tramposos, ya que tal proceso de degradación era inevitable, con los conocimientos actuales: ¡no hay más ciego que el que no quiere ver!.  Lo ocurrido es la crónica de un desastre anunciado.   Sin embargo, el problema no termina con las emisiones por cuanto la desecación y compactación de las turberas también induce procesos de subsidencia y su rehabilitación se me antoja una tarea titánica (y cuando se habla de dos millones de hectáreas, sostendría que imposible). No hablamos de un pequeño territorio sino de pasajes extensísimos.  Resulta patético que algunos de los Estados que permitieron este terrorismo ecológico, a la postre, han implementado una legislación con vistas a la protección de tales ecosistemas, pocos años después de permitir tal desastre (menos de un decenio). ¿Habrá que alabarlos, o estigmatizarlos?.

Obviamente el precio de tal restauración superará varios cientos de millones de dólares o euros, por lo que a estos gobiernos descabezados el dinero embolsado por permitir tal atrocidad les va a salir muy, pero que muy caro. ¿Y las compañías que en principio se beneficiaron?. Seguramente guarden sus beneficios sin mayores problemas. ¿Los tramposos siempre ganan?: ¡parece que bajo la dictadura financiara así es!.  Y mientras tanto, ingentes cantidades de Co2 se emiten desde allí a la atmósfera, por iniciativas que “decían estar destinadas a combatir el calentamiento climático” ¿ustedes lo entienden? ¿No?. Lamentablemente yo sí. Vivimos una gran mentira, por no decir muchas, que tan solo acarrean beneficios a los adláteres de la dictadura financiera que padecemos.

Pues bien, ahora resulta, como se muestra en la nota que abajo os reproducimos, que algún gobierno y fundación ofrecen el premio de un millón de dólares -Indonesian Peat Prize- (y quizás más con el tiempo), para aquellos que ofrezcan una solución que permita sofocar el “gran incendio de este tipo de suelos”.

Como veréis en los comentarios que abajo muestro, escritos desde Australia por Budiman Minasny (que se presentará al premio, no lo duden, ya que se trata de propaganda de los edafometras con los que tan mal me llevo), se informa que el problema para proteger las selvas que quedan parte de que sus turberas superen los 3 metros de profundidad. Extraño criterio ¿no?.   ¿Y la diversidad de flora, fauna, etc.?. Francamente no sabemos que pensar, y cabe especular  si (i) realmente intentan enmascarar los restos de su estupidez de cara a la opinión pública, o (ii) o pretenden acotar las áreas que pueden seguir arrasándose sin que entren en combustión los Histosoles. Y me callo, porque si sigo….

Pido perdón, ya que se ha calentado mi pluma. Empero era un desastre anunciado, ya que lo ocurrido aparece en cualquier biografía decente sobre el manejo de las turberas.  Reitero, vivimos una gran mentira. Nadie utiliza, ni el cerebro, ni el más mínimo conocimiento del manejo de suelos, ni el sentido común. Lamentable, todo muy lamentable. Eso sí, seguro que muchos colegas que en su monumento enmudecieron, ahora irán a luchar entre ellos para intentar conseguir el tesoro, es decir el aludido millón de dólares. Así nos va. ¿Y esto es todo?. Pues va a ser que no. Cuando leáis el próximo post os llevaréis las manos a la cabeza.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Antibióticos del Suelo y Diversidad de los Ecosistemas Forestales

estreptomicetos-harvard-magazine

Estreptomicetos. Fuente Harvard Magazine

In memorian de Luis Recatalá Boix, profesor del Departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Valencia y miembro del CIDE-CSIC, pero sobre todo un gran profesional y buena persona (que es lo que realmente importa)

La producción de diversos antibióticos por las bacterias del suelo pueden ser uno de los factores que regulan la diversidad y composición de  los ecosistemas forestales tropicales. Esta es la principal conclusión que se desprende de la noticia científica que os ofrecemos hoy, si bien la investigación llevada a cabo se circunscribe al grupo de los estreptomicetos. De acuerdo al estudio…

Los estreptomices dan cuenta de diversas bacterias del suelo muy conocidas por su prolífica producción de antibióticos. Los antibióticos pueden inhibir el crecimiento de diversos patógenos de las plantas que habitan en el medio edáfico. Las bacterias productoras de antibióticos en el suelo son la fuente de muchos de los antibióticos utilizados para combatir infecciones en los seres humanos y las plantas. Sorprendentemente, poco es lo que se sabe acerca de cómo estos microorganismos afectan  a las comunidades y los ecosistemas tropicales, donde la diversidad de plantas, se enfrentan tanto a las presiones de la competencia interespecífica y de los patógenos que las infectan.

El estudio publicado el 28 de octubre en la revista Biotropica representa un paso adelante para una mejor comprensión de la función que desempeñan las bacterias y los antibióticos que las producen en la ecología de los bosques tropicales. Investigadores de la Universidad de Minnesota, encontraron que la producción de antibióticos por bacterias del suelo estaba muy extendida, pero que la abundancia y la actividad de los microorganismos variaban en el paisaje, dependiendo, en parte, de la disponibilidad de nutrientes.

Los resultados obtenidos sugieren diferencias sustanciales en las capacidades de las comunidades microbianas con vistas a suprimir las enfermedades transmitidas en los suelos de los bosques tropicales (…) aunque todo apunta a que estos productos antimicrobianos pueden estar influyendo en la diversidad de los bosques comentados.

Las diferencias en las capacidades de las comunidades microbianas para suprimir las enfermedades transmitidas a través del medio edáfico en los bosques tropicales podría afectar la propia composición florística de estas selvas. Se sospecha que los antibióticos actúan como armas que permiten a ciertas especies microbianas a aniquilar a sus competidores, incluidos los que atesoran un potencial patogénico para el mundo vegetal. Tal proceso puede conducir a la disminución de las poblaciones de los patógenos de las plantas e incluso llegar a producir lo que se denominan suelos supresivos, en los que tales enfermedades no prosperan. Debido a que diferentes plantas son susceptibles a distintos patógenos y enfermedades, la variación en la abundancia, eficacia y especificidad de los antibióticos microbianos secretados adquieren el potencial de afectar, no sólo a las enfermedades vegetales, y como corolario a su correspondiente productividad, sino también a la propia composición de las especies de arbóreas de los bosques. “Este estudio puede considerarse un primer paso a la hora de abrir un camino que nos permita entender el papel de las microorganismos en los suelos forestales tropicales (…)

Y yo me pregunto: ¿Y por qué no en otro tipo de ecosistemas?. Abajo os dejo la noticia original en Suajili.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Deposiciones de nitrógeno en los suelos de los bosques tropicales: Otro reto para la Mantener la biodiversidad

Mediante la sobrefertilización y otras prácticas industriales hemos ido incrementando la concentración de nitrógeno reactivo en la atmósfera, incidiendo sobre el calentamiento de la última. Tal proceso, “no parece aumentar la asimilación del carbono atmosférico”, como la ciencia presuponía. Muy por el contrario, la incorporación del nitrógeno al suelo termina por alterar la composición de las comunidades microbianas que alberga, la química del medio edáfico y la composición de los ecosistemas. Finalmente, mientras el óxido nitroso retorna a la atmósfera, las plantas asociadas a las especies de microorganismos que lo fijan, u otras especies de bacterias que lo hacen libremente, se encuentran en desventaja competitiva, pudiendo terminar por extinguirse. A  larga, cuando bajen tales deposiciones los ecosistemas afectados padecerán más dificultades con vistas a obtener esta molécula de forma bioasimilable. Como ya os narramos en otro post, tal alteración perniciosa del ciclo del nitrógeno, ha sido bien documentada en los bosques, prados y pastos bajo clima templado.  La noticia de hoy nos da cuenta que lo mismo parece estar ocurriendo en los bosques tropicales de Panamá, Brasil y el SE asiático.  Se trata de una fertilización contaminante que puede terminar por hacer desaparecer numerosas especies arbóreas tropicales fijadoras de este elemento, como las fabáceas. Y mientras tanto, nuestra sociedad industrial persiste en seguir incrementando sus concentraciones en la atmósfera. Ya sabemos sobradamente que la contaminación emitida por los países industrializados perjudica la biodiversidad a miles de kilómetros de distancia. Y así, actualmente, los suelos tropicales pueden haber triplicado las emisiones de  nitrógeno reactivo a la atmósfera, fomentando el cambio climático. ¿Otra forma de bioterrorismo industrial?

Juan José Ibáñez

bosque-fertilizado-por-nitogeno-sciende-daily-tropical-forest-in-panama-credit-alfredo-maiquez

Deposición de nitrógeno en el suelo y pérdida de biodiversidad de los bosques tropicales (Panamá). Fuente ScienceDaily Credito: Alfredo Maiquez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

El Origen de los Bosques Tropicales Modernos

En el Límite K-T, es decir tras la extinción de los dinosaurios, comenzaron a constituirse rápidamente los bosques neotropicales, es decir semejantes a los actuales. Con anterioridad al impacto del probable meteorito que acabó con aquellos gigantescos animales, la estructura y composición de estas formaciones boscosas calido-húmedas fue muy distinta de la actual, según se desprende de los análisis polínicos. Sin embargo, tras la enorme catástrofe surgieron, a gran velocidad, formaciones arbóreas tropicales-húmedas semejantes a las actuales, tanto en lo que respecta a su composición florística, como a la estructura de vuelo y suelo. La primera evidencia que da cuenta de estos ecosistemas se remonta al Paleoceno. Sin embargo, al parecer, atesoraban menos biodiversidad que los actuales.

 bosque-neotropical-hace-64-millones-de-años

Recreación de un Bosque tropical tras el límite K-T de 64 m. a. Fuente: Denver Museum of Nature and Science

(más…)

Etiquetas: , , , , ,