Posts etiquetados con ‘edafodiversidad’

Complejidad de las Redes Fluviales: Efectos Sobre la Diversidad Natural (biodiversidad, edafodiversidad geodiversidad y mucho más)

redes-de-drenaje-complejas2 

Redes de Drenaje Complejas. Fuente: Colaje Google imágenes

 Hoy os mostraré una nota de prensa tan interesante como obvia. Se trata de un tema que ha centrado mi atención científica durante al menos dos decenios, por lo que he publicado hasta la saciedad sobre el asunto. No me detendré aquí  a abundar en los detalles, ya que caería irremisiblemente en la auto-propaganda. Los autores del estudio que os mostramos hoy defienden que las redes de drenaje más complejas, ricas en ramificaciones de afluentes, son las que atesoran una mayor diversidad piscícola y auguran también que seguramente suceda lo mismo en sus márgenes fluviales, por lo que tales morfologías deben ser respetadas con vistas a la conservación de le diversidad. Empero omiten numerosos trabajos previos publicados hasta la fecha. Por ejemplo, yo ya publiqué tales conclusiones en 1.990 y aún sigo haciéndolo, ya que un solo estudio no genera doctrina alguna. Es obvio que estos autores no se encuentran versados sobre el tema, por cuanto la propuesta más conocida con vistas a determinar la complejidad de una cuenca de drenaje pueden al menos rastrearse hasta la década de los años “40” del siglo pasado.

 Justamente en este post os mostramos algunas evidencias de como al aumentar la complejidad de las redes de drenaje lo hacen también la biodiversidad, edafodiversidad, litodiversidad, diversidad geomorfológica y diversidad de formas del relieve.  Y tales resultados los hemos obtenido analizando las redes de drenaje desde escalas 1:15.000 a 1:1.000.000.  Sin embargo, cabe matizar aquí algo que parecen ocultar los autores. Si bien es cierto que la complejidad resulta ser fundamental, por cuanto determinará las formas del relieve, también lo es que las cuencas de drenaje más extensas resultan ser las más complejas. En otras palabras, el área determina per se en parte tal heterogeneidad. Por tanto, las relaciones entre la biodiversidad, edafodiversidad, litodiversidad, diversidad geomorfológica y diversidad de formas del relieve, incrementan conforme lo hace el área, siguiendo exactamente los mismos patrones, siendo pues estructuras fractales. Las mayores redes acarrean una mayor cantidad de agua y sedimentos, generando riquísimos modelados del relieve, que no pueden ser logrados por las que no transcurren ingentes cantidades de energía y materia, es decir las de menor superficie.

 La complejidad de las redes de drenaje puede ser estimada mediante las Leyes de Horton y los números de Strahler, que de cualquier forma resulta ser de lo más sencillo, ya que se trata Se trata de estructuras fractales. Obviamente existen otras propuestas, empero esta es tan sencilla como fácil de calcular, siendo su uso muy generalizado.

 Resumiendo, al margen de la diversidad de peces, la complejidad de las redes de drenaje parece incrementar todo tipo de diversidades naturales. Por lo tanto me encontraría tentado a defender que, cuando uno pretende llevar a cabo cualquier tipo de inventario de estas diversidades, se escoja la cuenca más heterogénea (mayor) y se olvide de todas las demás, salvo excepciones. Sin embargo, existe un problema difícil de sortear. 

 Las cuencas de mayor extensión, y como corolario más diversas, son las que justamente, por estas características, así como por acarrear mayores caudales,  han sido las más explotadas y habitadas por el ser humano desde su origen, ya que ofrecen más recursos naturales. Es decir actualmente se encuentran muy perturbadas, cuando no  totalmente modificadas/destrozadas. Por ejemplo, España, atesora una de las mayores infraestructuras hidráulicas del mundo, cuyos cauces mayores se encuentran jalonados pornumerosos embalses. Esos últimos rompen la dinámica natural de aguas y sedimentos. Del mismo modo, son también los corredores fluviales (y por tanto ecológicos) y las llanuras costeras en donde se ubica una buena parte del tejido industrial. En consecuencia, la alteración y degradación de estas unidades ambientales resulta ser enorme, desoladora. Y así perdimos en la Península Ibérica hermosos y fértiles valles, así como otros rasgos de los modelados fluviales que las caracterizan. Actualmente ni tan siquiera se pueden sostener los caudales ecológicos necesarios, en muchos casos. Del mismo modo, cerca de los grandes cauces se han instalado las mega-urbes desde hace miles de años, siendo sus vertederos naturales. Omito una descripción de la relación entre estas grandes redes y las diversidades anteriormente aludidas, ya que hemos redactado numerosos post sobre el tema. Los autores del estudio alegan que hay que preservarlas. ¡Un poco tarde! ¿No?.  Os dejo pues con esta innovadora y asombrosa noticia.

 Juan José Ibáñez

Continua…… (más…)

Etiquetas: , , , , ,

La diversidad de especies en los bosques y la diversidad de suelos fomentan la resistencia a la sequía

 diversidad-y-sequia

Diversidad y sequía. Colaje imágenes Google

Las conclusiones que ofrece la noticia que mostramos hoy atesoran bastante lógica. Algunas argumentaciones aludidas en la nota de prensa…. serían discutibles, pero no descartables. Los bosques ricos en especies parecen resistir mejor las sequías que los monoespecíficos (dejemos al margen al cambio climático). Y parece razonable, ya que en un bosque monoespecífico, es decir aquél en donde todos sus árboles pertenecen a la misma especie, los individuos tienen más o menos los mismos requerimientos y los necesitan en casi-idénticas condiciones ambientales y momentos, como, por ejemplo, el periodo en que su crecimiento demanda más agua. Por lo tanto,  cada pie competirá con los demás por los recursos, en sincronía. Por el contrario, en un bosque en el que cohabitan especies distintas, cada una de ellas,  tiene su propia fenología y autoecología, por lo que tal competitividad por los recursos disminuye, en el espacio, pero sobre todo en el tiempo, aprovechando mejor las posibilidades/oportunidades que les proporciona su hábitat. Por lo tanto, es lógico esperar que resistan mejor las sequías que los bosques monoespecíficos. El estudio fue realizado en ambientes tropicales, aunque es lógico deducir que lo mismo debiera ocurrir en otros biomas y ecosistemas. Por otro lado, si las condiciones de sequía son graves para una especie, diezmando su población, no tiene necesariamente que ocurrir lo mismo cuando cohabitan varias, con diferentes grados de exigencia/resistencia y en perdidos temporales que no se solapan necesariamente del todo. En consecuencia existen muchas más probabilidades que los bosques pluriespecíficos resisten mejor las sequías que los constituidos por una sola especie.

A partir de estos resultados, es trivial deducir que las repoblaciones forestales al uso (con una sola especie) se encuentren en desventaja frente a los bosques naturales en donde la diversidad de especies suele ser la norma, si no interviene el hombre talando o erradicando selectivamente unas especies en beneficio de otras, tal como ocurre en la frutalización de los mediterráneos, por citar un ejemplo.  Tal argumento ya ha sido esgrimido por otros científicos respecto a los paisajes agrarios y también dentro de un mismo predio. ¡Nada nuevo bajo el sol!, aunque bien está cerciorarse en todos los espacios geográficos.

Pero vayamos ahora al mundo de la edafología. Cada tipo de suelo atesora unas propiedades idiosincrásicas. Unos almacenan más agua que otros y/o retienen más nutrientes, otros drenan mejor, etc. Ya hablemos de sequía, ya de anegamiento de agua, tal diversidad de suelos o edafodiversidad es decir la variedad de sus propiedades, garantiza un cierto grado de amortiguamiento ante situaciones adversas.  Por lo tanto, las masas forestales que crecen sobre paisajes de una elevada edafodiversidad, favorecen la resistencia a perturbaciones como lo es el estrés hídrico (resiliencia). De hecho, la evolución de la cobertura de suelos, tiende a ser divergente, generando diversos edafotaxa a partir de sustratos/rocas idénticos, como os mostramos en este ejemplo, entre otros muchos. La naturaleza raramente tiende a ser monótona (monoespecífica) y las condiciones ambientales constantes, alternándose periodos de sequía, “normales” y con otros de exceso de agua (periodos hiperhúmedos). Del mismo modo, los bosques y paisajes de suelos tienden a incrementar su diversidad con el tiempo, excepto cuando ocurren perturbaciones muy, muy severas, como es el caso de muchas intervenciones humanas, desastres naturales de envergadura y no solo el manoseado cambio climático. 

De aquí mis dudas sobre la frase final con la que termina la nota de prensa: “Hemos demostrado que existe una retroalimentación por la cual la sequía fomenta la diversidad, al tiempo que los bosques más diversos son más resistentes. Las estrategias de gestión y restauración son, por tanto, clave para mejorar la resistencia de los bosques al cambio climático”. En mi opinión tanto la dinámica intrínseca de los ecosistemas como las perturbaciones periódicas son la regla y la naturaleza se ha adaptado y coevolucionado con ellas. Alegar que la sequía fomenta…. y por lo tanto… la resistencia a la sequía aumenta, no deja de ser un caso bastante “concreto” (y bien conocido desde hace tiempo) que acaece ante casi todo tipo de perturbaciones ambientales que afectan a un espacio geográfico concreto.

Juan José Ibáñez

Continúa……

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

La Otra Cara de la Moneda en los Estudios de Geodiversidad (Geodiversidad como Hipótesis Nula de los Estudios de Biodiversidad)

geodiversidadblog 

Una imagen de la geodiversidad y sus componentes: Fuente: Juan José Ibáñez

Como ya hemos comentado en los post previos de esta “miniserie” (ver ítems relacionados abajo), intentamos relatar el estado del arte en lo concerniente al análisis de la geodiversidad y la preservación del patrimonio geológico. Ya mostramos que las investigaciones sobre la diversidad biológica surgieron con dos propósitos totalmente diferentes, aunque íntimamente relacionados: (i) detectar los patrones espacio-temporales de los ecosistemas y en especial como se ensamblan las especies en su seno y (ii) elaborar y aplicar aquellos criterios y bagajes de conocimientos con vistas a la preservación del patrimonio biológico. De hecho, las indagaciones sobre el primer ítem fueron en gran medida el punto de partida del segundo.   Muy por el contrario, en materia de geodiversidad, la mayoría de los expertos se han volcado sobre el segundo soslayando palmariamente el primero. Y al hacerlo se ha perdido (al menos hasta la fecha) una gran oportunidad de penetrar y divulgar sus hallazgos en otras disciplinas afines, así como consolidar los criterios científicamente más rigurosos en los esfuerzo de preservación del patrimonio geológico. También os explicamos como un compomponente de la geodiversidad, la edafodiversidad, inició su andadura con anterioridad a todos los restantes, partiendo de la filosofía alternativa, es decir la señalada en el ítem (i), e incluso en algunos artículos se estudiaban cuantitativamente, al margen de la diversidad de tipos de suelos, los de litología y geomorfología. Sin embargo, la mayor parte de los estudiosos soslayaron tales aportaciones por razones difíciles de entender, ya que una disciplina escasamente formalizada tan solo puede progresar si se transforma en otra de carácter más riguroso, en la que las matemáticas deben atesorar un papel capital. En nuestra categoría “diversidad, complejidad y fractales” os hemos mostrado numerosas evidencias de que, al menos en gran medida, los patrones espaciales de los suelos en el paisaje se asemejan asombrosamente a los detectados durante décadas en las investigaciones sobre biodiversidad, por asombroso que parezca. Dado que los ecólogos aplicados al análisis de la biodiversidad atribuyen las estructuras matemáticas observadas a causas biológicas, se encuentran con la refutación empírica de que si ocurre lo mismo cuando estudiamos los tipos de suelos, tendrán que demostrar, de alguna forma, porqué sus descubrimientos dan cuenta de lo que ocurre en el mundo vivo, pero no son válidos para el abiótico o inerte, es decir refutar las evidencias que los investigadores que trabajan en edafodiversidad han constatado en numerosas ocasiones. Y dudo que puedan. No se encuentran preparados para ello.  Pero antes de continuar, volvamos a hacernos una pregunta trivial: ¿A qué patrones se ajusta la distribución espacial en el paisaje de geología, geomorfología y suelos?. No existen respuestas claras debido a que casi ningún investigador del ámbito de la geodiversidad se ha hecho la pregunta, con las salvedades aludidas.

Vuelvo a reiterar que los edafológos, en varios artículos, han detectado indicios de que las formas del terreno y la litología parecen seguir leyes semejantes a las halladas en los análisis de biodiversidad y edafodiversidad, pero son escasos; aún faltan evidencias más numerosas con vistas a retar a los ecólogos con el arsenal empírico adecuado. Este tipo de debates en ciencia suelen ser sumamente fructíferos, ya que obligan a los investigadores de otras disciplinas a tener siempre presente los estudios de aquellos que cuestionan sus ideas e hipótesis (a menudo equívocamente denominadas teorías). Así por ejemplo, si los ecosistemas, suelos, modelados geomorfológicos y litologías fueran conformes a las mismas (o una gran parte)  regularidades matemáticas, cabría pensar en la existencia de una teoría unificada de las diversidades cuya razón de ser sería necesario investigar y comprender. A la hora de detectar un patrón espacial y/o temporal en los estudios de biodiversidad, los ecólogos suelen asumir que la hipótesis nula  deviene en la ausencia de patrón alguno, es decir que no existe ninguna regularidad matemática semejante en otros recursos naturales, conjetura sobradamente refutada en el ámbito de la edafodiversidad y posiblemente también en geodiversidad, aunque permanece por demostrarse.   Por lo tanto, de acuerdo a los cánones de la ciencia, deberían estar obligados a abandonar su hipótesis nula y constatar que existen patrones de la biodiversidad que no pueden hallarse en el estudio, “con las mismas herramientas”, de los ítems que aborda la geodiversidad. ¿Por qué ocurren este tipo de actitudes en ciencia?.

Veámoslo……..

(más…)

Etiquetas: , , ,

Diversidad de suelos y calidad del vino (Terroir)

champagne-philippe-glavier-cramant_terroir

Fuente: Champagne Philippe Glavier

Ya os hemos hablado de los Los Paisajes Culturales (Ecología del Paisaje y Geografía Regional). En mi opinión, aunque no soy experto en los denominados Terroir, estos son una especie de espacios geográficos que comparten el territorio, tanto en lo ambiental como en lo cultural, incluyendo los usos tradicionales del paisaje, y todos los recursos que albergan. Antes de la homogenización del paisaje , fruto de la agricultura industrial, conformaban un patrimonio que diferenciaba unas culturas campesinas de otras. Como ya os comenté  en estos dos enlaces previos, en las tierras milenariamente antropizadas, resulta casi imprescindible apelar a la geografía tanto como a la ecología y antropología con vistas a interpretar la ecología del paisaje. Se puede leer mucho en Internet acerca de los Terroir cuando se habla de la cultura del vino, aunque su concepto no deba ceñirse exclusivamente a esta última.  

La domesticación de un paisaje y su fusión con el paisanaje es tan palmaria en los terroir, que se me antojan unidades de estudio esenciales. Cada terroir atesora su propia idiosincrasia fruto de una historia y una naturaleza común. La primera moldea al segundo y viceversa. Lamentablemente nos hemos casi olvidado de los mismos en los estudios de ordenación territorial. Muchos extranjeros que visitan España, se asombran de la enorme diversidad cultural que atesora incluso en distancias muy cortas, de pocos kilómetros. Al parecer en el mundo anglosajón no ocurre lo mismo, si bien no dudo que tal hecho acaezca en otros muchos países. Aquellas culturas campesinas no vivían aisladas, aunque en materia agropecuaria y paisajística repartían el espacio de una forma mucho más diversa que la actual.

Resulta chocante que mientras que la economía capitalista sugiera a los empresarios que diversifiquen sus producciones, como medio de hacer frente a posibles riesgos naturales y las veleidades del mercado, en agronomía se siguiera el camino opuesto durante más de sesenta años, homogeneizando el espacio y, como corolario, reduciendo de paso su biodiversidad y valor estético. Todo ello va en contra de los principios ecológicos que atañen a la diversidad, pero también a la resiliencia económica.

El otro día me encontré con una página web, que versaba sobre un determinado terroir del vino, en Francia. En ella, se hacía gala de como su gran diversidad de suelos o edafodiversidad favorecía la producción de buenos “caldos” (controvertida palabra, dicho sea de paso, para referirse a los vinos). La relación entre la producción vitícola de calidad y la edafodiversidad, se me antoja lógica, aunque como no son ni experto ni en viticultura ni tampoco en enología (por desgracia) tampoco puedo aseverarlo. Simplemente supongo que cuanta mayor sea la variedad de suelos y tipos de uva, más probabilidades habrá de elaborar mejores vinos, bajo un clima determinado. del mismo modo a mayor diversidad, de existir una alta variabilidad climática, unos suelos pueden responder mejor que otros según los avatares de la meteorología, Abajo os dejo el enlace y la traducción al castellano del breve texto que incluía. Eso sí, estoy seguro que lo mismo debiera ocurrir con otros de los maravillosos productos que nos ofrece la madre tierra.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Diversidad de Suelos: “Diversity of Soils” (0xford Bibliographies)

bibliografia-oxford-diversidad-de-suelos

Diversidad de Suelos: “Diversity of Soils” Fuente: Oxford Bibliographies

Y cuando finalmente Oxford University Press publicó mi artículo comprobé horrorizado que mi artículo no lo había escrito yo ¿?.

El otro día en el siguiente post “ “Bibliografías Oxford “Oxford Bibliographies”: Un Nuevo Tipo de Revisiones Bibliográficas (Entre el diccionario y la enciclopedia en línea)   os narraba en que consiste esta iniciativa, que podría cambiar el concepto de revisiones bibliográficas científicas clásicas en la era de Iternet. Hoy deseaba ampliar el tema basándome en la experiencia adquirida al redactar el artículoDiversidad de Suelos” (Diversity of Soils) incluido en la división de geografía (Geography). Por tanto, recomiendo leer el primer post aludido antes de iniciar este, aunque no sea estrictamente necesario. El esfuerzo de realizar una revisión bibliográfica objetiva bajo los cánones que demanda las 0xford Bibliographies, no resulta ser una tarea nada fácil. No obstante, en buena parte depende de la magnitud del tema, es decir del número de estudios publicados incluidos en la línea de investigación a revisar. En este sentido tuve bastante fortuna, ya que los estudios sobre edafodiversidad (pedodiversity) aún no son muy abundantes, al mismo tiempo que acababa de editar un libro de  introducción sobre el tema (edafodiversidad = pedodiversity). Así pues, parte del trabajo ya había sido realizado: la identificación y archivo de todas las publicaciones llevadas a cabo hasta la fecha. Sin embargo, pronto apareció el primer obstáculo.  Oxford University Press, no permitía incluir más de tres citas o referencias personales. En consecuencia, a los dos días de aceptar el reto y revisar la documentación, incluido el contrato que me remitieron, les envié un correo electrónico anunciándoles mi renuncia. ¿Comenzamos bien verdad?. No os perdáis algunos detalles de las peripecias, por cuanto algunas son muy curiosas y corresponden a la redacción en inglés, mientas que otras sorprendentemente jocosas. (…)

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Diversidad de Suelos y Diversidad de las Especies

Soy de esos investigadores a los que no les gusta enviar sus papers a los gabinetes de prensa con bombo y plantillo intentando a toda costa que le den publicidad para que aparezca en la prensa de carácter general. Siento un poco de vergüenza ajena ante este tipo de actitudes, por mucho que estén de moda. Hace unas semanas, en la página Web de la “Soil Science Society of America (SSSA)” apareció en portada la reseña de un artículo de mi propia cosecha aparecida en una revista de esta sociedad. Fue la que recibió más comentarios positivos, por lo que la editorial me escribió un mail felicitándome. Hasta aquí la historia que se suele contar, ocultando los verdaderos entresijos que subyacen bajo estas pomposas propagandas. Finalmente serán, con el tiempo, los propios colegas, con sus citaciones o desdén, los que emitan un verdadero veredicto. Os contaré en otro post la historia de este y otro paper con vistas a que  valoréis la tan cacareada objetividad de la revisión por pares. ¡No os lo perdáis!. Vivimos en un mundo repleto de parafernalias en donde el contenido es fagocitado por él continente, hecho que detesto. Sin embargo, hace unas horas pensé que si hubiera procedido de otro autor, la habría comentado, por lo que finalmente he decidido escribir un post de la misma. La reseña o nota de prensa de la SSSA os la proporciono abajo.

mapa-de-suelos-del-mundo-mi-post-de-vzj

Mapa de los suelos del Mundo que apareció en la noticia de la SSSA acompañando, en su día, a la nota de prensa

Investigadores españoles (léase este impresentable administrador de esta bitácora) e Italianos (Enrico Feoli, sí es realmente un gran científico) han publicado un estudio en el que dicen demostrar que la diversidad de especies biológicas a escala mundial se encuentra principalmente determinada por la diversidad de los suelos a escala global. Estos científicos llevaron a cabo un análisis del número de especies de plantas vasculares, anfibios, reptiles, aves y mamíferos de todos los países del mundo, cotejándolos con el área y número de tipos de suelos (edafotaxa) de los mismos, detectando resultados sorprendentes ¿¿??. Hasta el momento, en esta clase de estudios, la comunidad científica había detectado una clara correlación entre el área y la diversidad de especies. Sin embargo, en el artículo de marras, los autores añadieron también los suelos.

sssa-pedodiv-feoli-e-ibanez-2013

Imagen (pantallazo) de la página Web de la SSSA en donde apareció la noticia

Los resultados obtenidos por estos investigadores constaron, en primera instancia, que todas las variables se encontraban correlacionadas positivamente con un alto nivel de significación estadística. De aquí, podía haberse inferido que el área también era la principal fuerza determinante de la diversidad los países, ya fuera de especies o edafotaxa. En otras a mayor extensión de un Estado, mayor riqueza de especies. Más aún, en todos los casos, los ajustes obtenidos para cada una de estas variables, incrementaban con el área conforme a una ley de escala o distribución potencial, siendo por tanto huella de una presunta estructura fractal. Tal patrón ya ha sido corroborado en multitud de ocasiones. Sin embargo, la correlación de las especies de todos los grupos taxonómicos se correlacionaban más con los suelos que con el área, lo que sugiere que posiblemente la extensión superficial sea una mera variable subrogada de la heterogeneidad ambiental de un territorio. En otras palabras a mayor área, mayor heterogeneidad ambiental, siendo esta última la que inducirá a que se generen más nichos ecológicos, mayor número de especies y clases de suelos. En consecuencia los autores infieren que, la diversidad de suelos, obtenidos por inventarios georeferenciados y mapas, debiera ser un mejor predictor del número de especies biológicas que el área, siendo esta última la que más utilizada por muchos expertos en biodiversidad al contrario que los edafotaxa. No obstante (…)

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Pedodiversity: The Book (El libro de la Edafodiversidad o Diversidad de Suelos)

Un bien día de 1984, al comenzar a escribir mi tesis doctoral, me percaté que no había razón de peso alguna como para no aplicar las herramientas matemáticas desarrolladas en los análisis de biodiversidad a los estudios de diversidad de suelos o edafodiversidad (pedodiversity). Era demasiado tarde para hacer pruebas y correcciones, por lo que comencé esta aventura un año después de alcanzar el grado de doctor. Desde aquella fecha han transcurrido ya casi 30 años. Una aventura larga que ha dado lugar a que colegas de otras partes del mundo se fueran incorporando a profundizar en esta nueva línea de investigación. Hace menos de dos años que CRC Press me invitó a escribir un libro sobre el tema (Springer también lo hizo hace unos meses, empero la iniciativa ya estaba en marcha). Francamente se trataba de un  reto debido a que (i) ser editor de un libro en otro idioma que hablo y escribo, pero que no domino a la perfección, resulta ser una tarea muy difícil y (ii) elegir, coordinar, y liderar una monografía escrita por investigadores de muchos países, bregando continuamente para que escriban lo que uno considera que deben, pero que a menudo ellos no lo consideran así, requiere unas dotes de diplomacia enormes. Y justamente este último no es un punto fuerte de mi personalidad. Si uno acepta, la primera labor era elegir otro experto en la materia de habla inglesa que estuviera interesado. No esperaba que James Bockheim, de la Universidad de Madison en Wisconsin aceptara tal reto tras tres intentos previos (dos de ellos resultaban ser colegas que se encontraban menos versados en la materia que Jim). A la postre, resultó ser una bendición. ¡Gracias amigo!. Seguidamente uno debe elegir a los autores potenciales de los diferentes capítulos y esperar que confirmen su participación. La Editorial solicitaba ocho capítulos, mientras que personalmente detectaba catorce compañeros, como los investigadores que más habían aportado  a los estudios de edafodiversidad. Al final la estrategia resultó ser más que exitosa, incluso para mi propio asombro.

pedodiversity-portada-grande

Portada del Libro 

Como era de esperar, de los investigadores a los que animas a que se impliquen en la iniciativa, unos aceptarán y otros rechazarán la oferta (ya sea por otras ocupaciones urgentes, ya por discrepancias personales, etc.). (….) Envié la invitación a los mejores, ya fueran amigos o enemigos en el campo de batalla. Ya sabía que, seguramente, los últimos declinarían la invitación, como así fue (sin embargo yo debía “avisarles” con vistas a que no pudieran protestar después, hecho también demasiado frecuente). Eran concretamente dos. Empero mi experiencia en la edición de otros libros me había enseñado que al final algunos no cumplen su palabra (disculpándose siempre demasiado tarde), cayéndose otros dos. Y así finalmente ocho camaradas aceptaron a redactar exactamente los capítulos que debanda la editorial. Lo más increíble de todo este asunto, ha resultado ser que he tenido la experiencia editorial más sencilla de mi vida, incluso contemplando los volúmenes que edité en español castellano. Salvo un  caso concreto (procedente de Asia) los restantes autores y coautores respondieron con una profesionalidad digna de encomio, de tal modo que logramos presentar los materiales obligatorios de cada fase, con un par de meses de anterioridad a los fijados por la editorial, que en este sentido no deben quejarse de nosotros. Cuando se lidera una iniciativa así, lo usual es que cada capítulo trate un tema, al gusto del autor, generándose redundancias y lagunas, por lo que a menudo estos libros suelen resultar bastante inconexos.  Empero una vez más la diosa fortuna estuvo de mi lado, encontrándome ante una maravillosa predisposición por parte de los autores. Finalmente con algo de estrategia, logramos Jim y yo conseguir una secuencia de temas que se asemejan a un manual redactado por un único autor.  Y como cada uno se encuentra escrito por los que más habían aportado a los estudios de edafodiversidad en los temas que describían, también podemos decir que se trata de una historia (la de esta línea de investigación) narrada por sus propios protagonistas. Las tres lagunas que podía padecer el libro me las ayudaron a cubrir  gentilmente otros colegas (obviamente yo también aguarde al último momento para redactar mi capítulo y que no quedara ningún tema importante sin describir en la monografía).

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Geometría fractal en la ciencia del suelo

Pensaba tan solo presentaros un artículo iniciático a cerca de la aplicación de la geometría fractal a la ciencia del suelo, cuando buscando fotos me he puesto a navegar a la deriva por el ciberespacio. Y al hacerlo, he ido divergiendo del propósito inicial que tenía en mente a la hora de escribir este post. He obtenido mucho material adicional, sobre el cual redactaré una serie de consideraciones personales. No cabe duda de que, en español-castellano, nuestra bitácora es la que ofrece más información divulgadita sobre la aplicación de los fractales al ámbito de la edafología (ver post incluidos en la categoría: diversidad, complejidad y fractales). Sin embargo, he detectado una gran cantidad de documentos de la década de los noventa del siglo pasado sobre este tema que hoy nos ocupa. Tengo la impresión de que iniciado el nuevo milenio, el número de artículos descendió en comparación con el periodo anteriormente mentado. Sin embargo, tal hecho no significa que decreciera el interés “real”, sino más bien que se sobrepasó la eclosión que generó la moda. Resulta curioso este tema. En un análisis que nunca llegué a publicar, detecté que desde que Mandelbrot ofreció al mundo la geometría fractal, hasta que está comenzó a penetrar en las revistas científicas indexadas, transcurrió casi un decenio, lo cual constata las inercias de la comunidad científica (salvo excepciones) a la hora de aceptar las nuevas herramientas conceptuales. De ahí se paso, como ya hemos mentado, a una eclosión de los artículos científicos sobre fractales en diversas disciplinas, justamente a finales del siglo XX. La mayor parte de ellos, que no todos, a penas aportan nada. Las modas en ciencia existen, tanto como en cualquier otro ámbito de la cultura. ¡No lo dudéis!. Tras ellas se decantan los contenidos interesantes y se soslaya la basura. Veamos pues algunos aspectos acerca de la aplicación de la geometría fractal al ámbito de las ciencias del suelo, incluyendo algún caso de mala praxis científica, ¡como no!.

cuenca-de-drenaje-fractal-fuente-fractales-in-nature

Esculpiendo el suelo por redes de drenaje fractales. Fuente: Fractals in Nature. Nótese su parentesco con un árbol y un cerébrelo

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Geodiversidad y Diversidad Geográfica

Ya comentamos en nuestro post el “concepto de geodiversidad“ que, “quien mucho abarca poco aprieta”. En otras palabras, que si se desean cuantificar, analizar, comparar y preservar al mismo tiempo numerosos recursos geológicos, caemos en una trampa mortal, por cuanto cualquier estudio devendrá en la caja de Pandora. Cuando la UNESCO acogió la iniciativa de preservar la geodiversidad, entendía como tal la diversidad geológica. Ahora bien, existían demasiados intereses en juego como para que otros colectivos no quisieran sacar tajada de este tema. Y así fue. Cuando el neologismo geodiversidad si impuso al de diversidad geológica, entraros otros “GEOS” en juego, ¿Cuáles? Ni más ni menos que los geógrafos, ya que el vocablo les abrió las puertas. Y si éramos poco parió la abuela. Como corolario el caos paso a ser un asunto demencial. Jamás debieran haberse confundido geodiversidad con la diversidad de todos los elementos que componen la superficie terrestre. Demasiados recursos naturales que inventariar, clasificar, analizar, cuantificar y preservar, al menos simultáneamente. Y cuando algunos “expertos” comenzaron a empecinarse en elaborar índices compuestos que tuvieran en cuenta todos los elementos de la geografía, la hecatombe estaba garantizada.

 Volcán Chillán (Chile) y sus bosques de Nothofagus

Ascendiendo al Volcán Chillán (Chile). Bosques de Nothogafus (hayas del Sur) en las laderas. Foto: Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Los Suelos de Hawai y sus Cronosecuencias o Cronocatenas

En las islas de mayores dimensiones del archipiélago Hawaiano, el impresentable administrador de esta bitácora y sus secuaces han detectado, por primera vez un patrón de suelos, tan solo conocido hasta ahora en otras situaciones muy diferentes. Las islas más viejas atesoran los suelos más evolucionados, mientras que las más jóvenes los más someros y escasamente desarrollados. Hablamos de cronocatenas o cronosecuencias de suelos. ¿Queréis saber cuales son los principales tipos de suelos que atesora este paradisíaco archipiélago?.  Pues vamos allá.

Paisaje de las costas de hawaii. Fuente: Paisaje barato

Hawai. Fuente: Pasaje Barato.com

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,