La Tundra es un bioma carente de árboles que se extiende por las latitudes circumpolares de la Tierra, más allá de las regiones donde pueden crecer los bosques (la palabra tundra procede del finlandés y significa “ terreno yermo o desarbolado”). Es una región con espectaculares cambios estacionales. Es durante el verano, con muchas horas de sol diarias, cuando se produce el gran cambio del paisaje, con la fusión de la nieve, el desarrollo de la vegetación y la proliferación de la vida animal.

 

 

La Tundra y los osos Polares, Manitoba, Canadá


Es el bioma terrestre que se encuentra más alejado del ecuador y uno de los dos biomas, junto con el bosque boreal de coníferas o taiga, que se extiende por las regiones de clima frío de la Tierra. Más cerca de los polos y bajo un clima más frío se encuentran las regiones de los casquetes polares (en la Antártica y en el interior de Groenlandia) pero no se consideran biomas terrestres al no tener vegetación.

 

Se desarrolla bajo el clima de tundra, de largos y fríos inviernos  y veranos cortos y frescos (normalmente no duran más de dos meses y las temperaturas no suelen superar los 10 º C). Es este corto verano el que permite que en este bioma se desarrolle la vegetación. Las precipitaciones, aunque podamos pensar lo contrario al ver los paisajes cubiertos de nieve, son escasas tanto en verano como en invierno (en general por debajo de los 250 mm anuales).

 

 

La Tundra; Mapa de Distribución Mundial

Se omiten las pequeñas extensiones en altura

de las cadenas montañosas

A pesar de las bajas precipitaciones, durante el verano abundan las zonas pantanosas y los suelos anegados, pues además de que hay poca evaporación (debido a las bajas temperaturas) el agua procedente del deshielo ve dificultada su infiltración a través del suelo. Esto es debido a la presencia del permafrost o capa de suelo permanentemente helada en profundidad. Esta capa de permafrost está presente de una manera continua en todas las regiones de la tundra y su espesor puede alcanzar más de 300 m de profundidad. Al alejarnos de la tundra la capa de permafrost va teniendo un espesor mucho menor y se va haciendo discontinua (esto es lo que ocurre en la taiga situada más al sur).

 

El suelo se encuentra helado hasta la superficie la mayor parte del año y solamente se deshiela, en verano, la capa superficial. La profundidad del deshielo (en general entre 30 cm y 1 m) va a determinar hasta donde van a poder profundizar las raíces de las plantas. Es esta escasa profundidad, junto a las bajas temperaturas y el corto período de crecimiento, la responsable de la dificultad que encuentran los árboles para desarrollarse en este bioma. Esta ausencia de árboles y la presencia de una capa continua de permafrost, se pueden considerar como las dos principales características distintivas del bioma de la tundra.

 

 

Imagen de un permafrost. Suelos helados

Si la capa de hielo permanente se encuentre

cerca de la superficie los suelos son denominados

Criosoles o gelisoles

Al comenzar dijimos que la tundra se extendía por las zonas circumpolares de la Tierra, pero en el Hemisferio Sur las zonas por donde se podría extender la tundra (entre los 60 y 70º de latitud sur)  se encuentran ocupadas por el océano. Solamente en algunas islas (Islas Shetland del Sur) y ciertas costas de la Península Antártica, que se encuentran libres de hielo permanente, se presentan comunidades similares a la tundra del norte, aunque con una vegetación casi exclusiva de musgos y líquenes (solo se conocen 2 especies de plantas con flores en la Antártica, una gramínea, la Deschampsia antarctica , y una cariofilacea, el Colobanthus crassifolius,  y ningún mamífero terrestre). Estas regiones, de muy escasa extensión, se conocen como Tundra Antártica. Por el extremo Sur de América (Tierra del Fuego) y por algunas islas del Atlántico Sur (Islas Malvinas, Georgia del Sur,..) se encuentran también comunidades desarboladas parecidas a la tundra del norte, pero con un clima más oceánico (temperaturas más moderadas y mayores precipitaciones).

 




Distribución mundial del permafrost

Es en el Hemisferio Norte donde la tundra se extiende formando una franja continua que rodea al Océano Artico (es uno de los biomas que presenta una distribución zonal, dependiente de la latitud, mas clara). Ocupa las regiones del norte de Alaska, de  Canada, de Escandinavia y de Siberia,  además de las islas del Artico ( aunque en Groenlandia solo pertenecen a la tundra las zonas costeras pues el interior está ocupado por los glaciares). La mayor parte de su superficie se encuentra por encima del Círculo Polar Artico (66 º de latitud N) aunque desciende bastante más al sur por la zona oriental de los continentes norteamericano (Península del Labrador) y euroasiático (Península de Kamchatka), que son bastante más frías que las costas occidentales. En su límite sur (que viene a coincidir aproximadamente con la isoterma de los 10 º C en verano) contacta con el bioma de la taiga o bosque de coníferas. Debido a esta distribución geográfica a la tundra también se la denomina Tundra Artica .

 

Todas estas regiones se encontraban hace 15000 años ocupadas por los hielos de la última glaciación (y la tundra se extendía más al sur, por gran parte de Eurasia y Norteamérica), por lo que el paisaje de la actual tundra presenta un relieve bastante suavizado, moldeado por los glaciares. La meteorización está determinada por el hielo y deshielo estacionales (formación de suelos poligonales, deslizamientos por solifluxión,..). Los suelos, poco evolucionados, presentan una lenta alteración química debido a las bajas temperaturas, y cuando se acumula la materia orgánica (en las zonas húmedas con más vegetación) ésta se transforma muy lentamente, acumulándose como humus bruto de tipo turba. Son suelos pobres en nutrientes y, como ya comentamos anteriormente, permanentemente congelados en profundidad.

 

La vegetación de la tundra debe adaptarse a sobrevivir en un medio con bajas temperaturas y fuertes ventiscas, a un suelo pobre en nutrientes y poco profundo (debido al permafrost), a la ausencia de cobertura arbórea y a una corta estación de crecimiento. Las plantas, siempre de baja altura, presentan muchas veces crecimientos achaparrados o rastreros (los sauces enanos pueden tener varios metros de anchura y no pasar de los 10 cm de altura), portes almohadillados, en roseta, .. , los cuales favorecen que las yemas de crecimiento se encuentren protegidas del frío y del viento, ya sea a nivel del suelo o bajo el terreno. Una gran ventaja de estos tipos de crecimiento es la protección ofrecida por la cobertura de la nieve invernal.

 

 

La Tundra Ártica Fuente: Salvavidas

 

La gran mayoría de las plantas son perennes, tanto herbáceas como leñosas, y son muy frecuentes los sistemas de reproducción asexual mediante rizomas, bulbos y estolones, que funcionan también como órganos de reserva, y que en estos ambientes tienen más éxito que la reproducción por semilla (pues deben germinar, crecer  y producir raíces y algunas hojas antes de que vuelva el frío). Las semillas producidas por la mayoría de las plantas son de muy pequeño tamaño, con poca reserva de energía y de dispersión por el viento. Las especies anuales, por el contrario son muy escasas, pues en tan corta estación de crecimiento no da tiempo a  germinar, crecer, florecer y fructificar, antes de que llegue el invierno.

 

Entre la flora, pobre en especies (unas 400 especies de plantas con flores), destacan los arbustos leñosos de bajo porte como sauces (Salix), abedules (Betula) y enebros enanos (Juniperus), las matas pequeñas y compactas de ericaceas (Vaccinium, Loiseluria,..), las herbáceas como las gramíneas, juncos, ciperaceas (Eriophorum y Carex) y otras hierbas perennes pero, sobre todo, abundan los musgos y los líquenes.

 

En las zonas más frías y secas, como las que se encuentran en algunas islas árticas por encima de los 75 º de latitud norte, aparecen los paisajes conocidas como desiertos árticos, donde la vegetación no sobrepasa los 5 cm de altura y está formada casi exclusivamente por musgos y líquenes y algunos sauces rastreros. En las zonas de clima menos extremo y mas típicas de la tundra los tipos de vegetación son más variados: diversos tipos de matorrales de tipo brezal, zonas encharcadas con musgos y ciperaceas, praderas de gramíneas, pedregales ricos en líquenes y musgos, abedules en valles y zonas cercanas al mar,.. La vegetación depende sobre todo del mejor o peor drenaje del suelo (zonas mas secas o mas húmedas) y siempre es más escasa en las laderas y cimas expuestas al viento. Conforme nos dirigimos hacia el sur van apareciendo más árboles y van teniendo mayor altura. Son típicos de esta zona los abedules con suelo cubierto de líquenes. Finalmente se produce el contacto, más o menos brusco, con  el bosque boreal de coníferas o Taiga.

 

 

Turberas en la tundra. Fuente: Educa Aragón

 

La fauna también tiene que estar adaptada a los fríos y largos inviernos y a los cortos veranos de la tundra. Tampoco presenta, como ocurre con la flora, una gran diversidad de especies si se compara con otros biomas. Lo que si es común es la existencia de grandes poblaciones de unas pocas especies, que pueden ser muy fluctuantes (como los lemings y diversos roedores,..). Mientras unas especies viven allí todo el año (liebres, zorros y buhos árticos, con su blanco color invernal) otras son migratorias y pasan el invierno en los bosques del sur (caribus, aves acuáticas,..). Aunque los invertebrados son también escasos en la tundra, hay unas pocas especies de mosquitos y moscas picadoras que tienen espectaculares proliferaciones ( y terribles para los hombres y muchos animales como los renos que llegan casi a enloquecer) en las zonas encharcadas cuando llega el verano.

 

Este paisaje frío, ventoso y desarbolado de la tundra aparece también en las altas montañas de otras latitudes de la Tierra. Esta es la denominada Tundra Alpina , cuyas formaciones vegetales son parecidas (árboles enanos, matorrales achaparrados y de hoja pequeña, praderas) y además comparte muchas especies de plantas con la tundra ártica. Se diferencian en que en las zonas alpinas no existen los problemas de drenaje causados por el permafrost, en que el período de crecimiento para las plantas es más largo (varios meses), en la duración de las estaciones y de las horas de sol a lo largo del año, y en que, aunque las temperaturas nocturnas bajan casi siempre de 0 º C , las temperaturas diurnas son más altas.

 

La tundra alpina aparece en todas las latitudes de la Tierra donde la altura de las montañas es lo suficientemente elevada  para que no puedan crecer los árboles (cuanto mas cerca del Ecuador se encuentren más altura deben alcanzar). Sus mayores extensiones aparecen en el norte de las Montañas Rocosas y en los Andes en América, en el Tibet, el Himalaya, el Pamir, las montañas del interior de Siberia y el Caucaso en Asia, en los Alpes y los Pirineos en Europa y en las montañas de Nueva Zelanda en Oceanía. En algunas clasificaciones podemos encontrar a estos ecosistemas de las altas montañas agrupados en un bioma distinto a la tundra, denominado bioma Alpino.

 

Juan Pedro Zaballos

 

 

Compartir:

106 comentarios

  1. Si no queres la información no la leas ok.
    No lo eches en cara
    no decis nada y se termina todo. —

Deja un comentario