permafrost-erosion

 Erosión costera del permafrost y sedimentos marinos. Fuente: Imágenes Google

Cuando era joven y comenzaba mi andadura científica en el universo de los suelos, jamás pensé que el estudio los suelos helados (Gelisoles o Criosoles) terminara ocupando a tantos investigadores y menos aún que fueran motivo de miles de publicaciones. Se trata de suelos infértiles que habitan en un mundo congelado, nunca mejor dicho. Se ha hablado hasta la saciedad de las terribles consecuencias del derretimiento el permafrost, empero estas capas heladas pueden afectar al suelo e incluso subyacen en las aguas marinas el litoral. Es decir, existen suelos con permafrost, pero no todos los permafrost son suelos. A menudo, las notas de prensa no disciernen entre ambos, o los fusionan en el mismo concepto, cuando hablamos de objetos naturales distintos, eso sí muy, pero que muy fresquitos. Este es un problema serio, ya que a veces no sabes a qué atenerte a la hora de extraer conclusiones, y menos aún redactar un post. Más aun, ya sea porque el efecto del calentamiento climático suele analizarse desde múltiples perspectivas, el derretimiento de estas capas heladas a dado lugar a publicaciones polémicas, controversias y discusiones de salón. Incluso he llegado a leer (y la nota de prensa estaba bien redactada y razonada) que el tal deshielo de grandes extensiones cerca de los polos podría llegar a favorecer el secuestro de carbono y no al contrario, como suele creerse.  Los autores se basaban en que el deshielo generaría charcas con aguas estancadas, y estas a falta de oxígeno, seguirían capturando carbono de la atmósfera, emitiéndolo en menores cantidades, aportando a demás datos experimentales. Hoy haremos una excepción, ya que el estudio atesora algunas novedades y especialmente el estudio de la estratigrafía de los lechos de los fondos marinos en su relación con el permafrost continental .. o no. También llama la atención su énfasis en la gravedad de la erosión costera, que no el deshielo de los gelisuelos o Criosoles que se encuentran ubicados tierra a dentro. Eso si, las conclusiones, de ser corroboradas serían muy alarmantes. Y todo ello, retrocediendo en su análisis hasta el tránsito entre el último periodo glaciar y el presente. No me voy a extender más……. He traducido la noticia del suajili al español-castellano y creo que habla por sí sola. Eso sí, pensar que aún seguimos caminando sobre tierras pantanosas. Incluso lo que para algunos son obviedades y certezas, para otros expertos no. El tiempo dictará sentencia….

Juan José Ibáñez

Continúa……….

Algunos post previos sobre permafrost criosoles y Gelisoles

Geografía del Permafrost y Criosoles. Un Mundo de Suelos …

Concepto de Permafrost y Suelos Helados. ¿Cual es la …

Criosoles, WRB (suelos Minerales Condicionados por el …

Cartografía y Monitorización de el Permafrost y Criosoles en …

Deshielo del Permafrost Cambio Climático, Arqueología e …

Suelos, Cambio Climático y Permafrost..

El Deshielo del Permafrost y su Monitorización: Criosoles …

Criosoles, permafrost y balance de energía entre los suelos …

Criosoles: Geografía Ambiente y Paisaje

Criosoles: Uso, Manejo y Cambio Climático

Erosión Costera, Litoral Ártico, Criosoles y Cambio Climático.

Suelos Helados y Crioturbación: Criosoles o Gelisoles

EL Secuestro de Carbono en los Suelos Árticos. Una Bomba

Epidemias Bajo el Suelo ¿Amenaza para la Humanidad?

La Taiga

Criosoles en Europa y la Antártida…

Arctic Ocean sediments reveal permafrost thawing during past climate warming
by Staff Writers; Stockholm, Sweden (SPX) Oct 19, 2020

Sea floor sediments of the Arctic Ocean can help scientists understand how permafrost responds to climate warming. A multidisciplinary team from Stockholm University has found evidence of past permafrost thawing during climate warming events at the end of the last ice age. Their findings, published in Science Advances, caution about what could happen in the near future: That Arctic warming by only a few degrees Celsius may trigger massive permafrost thawing, coastal erosion, and the release of the greenhouse gases carbon dioxide (CO2) and methane (CH4) into the atmosphere.

Arctic permafrost stores more carbon than the atmosphere does. When permafrost thaws, this carbon may be converted to greenhouse gases (CO2 and CH4) that then enter the atmosphere and may affect the climate system. To improve predictions of future greenhouse gas emissions from permafrost, scientists have started to look into the past, exploring how previous climate warming, for example at the end of the last ice age, affected permafrost and its vast pool of carbon.

“Our new study shows for the first time the full history of how warming at the end of the last ice age triggered permafrost thawing in Siberia. This also suggests the release of large quantities of greenhouse gases,” says Jannik Martens, PhD student at Stockholm University and lead author of the study.

“It appears likely that past permafrost thawing at times of climate warming, about 14,700 and 11,700 years ago, was in part also related to the increase in CO2 concentrations that is seen in Antarctic ice cores for these times. It seems that Arctic warming by only a few degrees Celsius is sufficient to disturb large areas covered by permafrost and potentially affect the climate system.”

In the current study, the scientists used an eight meters long sediment core that was recovered from the sea floor more than 1 000 meters below the surface of the Arctic Ocean during the SWERUS-C3 expedition onboard the Swedish icebreaker Oden back in 2014. To reconstruct permafrost thawing on land, the scientists applied radiocarbon (14C) dating and molecular analysis to trace organic remains that once were released by thawing permafrost and then washed into the Arctic Ocean.

“From this core we also learned that erosion of permafrost coastlines was an important driving force for permafrost destruction at the end of the last ice age. Coastal erosion continues to the present day, though ten times slower than during these earlier rapid warming period. With the recent warming trends, however, we see again an acceleration of coastal erosion in some parts of the Arctic, which is expected to release greenhouse gases by degradation of the released organic matter,” says Orjan Gustafsson, Professor at Stockholm University and leader of the research program.

“Any release from thawing permafrost mean that there is even less room for anthropogenic greenhouse gas release in the earth-climate system budget before dangerous thresholds are reached. The only way to limit permafrost-related greenhouse gas releases is to mitigate climate warming by lowering anthropogenic greenhouse gas emissions.”

Gustafsson, Martens and their colleagues are now again in the Arctic Ocean as part of the International Siberian Shelf Study (ISSS-2020) onboard the Russian research vessel Akademik Keldysh. The expedition left the port of Arkhangelsk on September 26 and is currently in the East Siberian Sea, seeking more answers to how changing climate may trigger release of carbon, including greenhouse gases, from Arctic permafrost systems, including coastal erosion and permafrost below the sea bottom preserved from the past ice age.

Research Report: “Remobilization of dormant carbon from Siberian-Arctic permafrost during three past warming events”

Los sedimentos del Océano Ártico revelan el deshielo del permafrost durante el calentamiento climático pasado

Por Staff Writers; Estocolmo, Suecia (SPX) 19 de octubre de 2020

Los sedimentos del fondo marino del Océano Ártico pueden ayudar a los científicos a comprender cómo responde el permafrost al calentamiento climático. Un equipo multidisciplinario de la Universidad de Estocolmo ha encontrado evidencia del deshielo del permafrost pasado durante los eventos de calentamiento climático al final de la última edad de hielo. Sus hallazgos, publicados en Science Advances, advierten sobre lo que podría suceder en el futuro cercano: que el calentamiento del Ártico en solo unos pocos grados Celsius puede desencadenar un deshielo masivo del permafrost, la erosión costera y la liberación de gases de efecto invernadero, dióxido de carbono (CO2) y metano. (CH4) a la atmósfera.

El permafrost ártico almacena más carbono que la atmósfera. Cuando el permafrost se descongela, este carbono puede convertirse en gases de efecto invernadero (CO2 y CH4) que luego ingresan a la atmósfera y pueden afectar el sistema climático. Para mejorar las predicciones de las futuras emisiones de gases de efecto invernadero del permafrost, los científicos han comenzado a mirar hacia el pasado, explorando cómo el calentamiento climático anterior, por ejemplo, al final de la última era glacial, afectó al permafrost y su vasto depósito de carbono.

Nuestro nuevo estudio muestra por primera vez la historia completa de cómo el calentamiento al final de la última edad de hielo provocó el deshielo del permafrost en Siberia. Esto también sugiere la liberación de grandes cantidades de gases de efecto invernadero“, dice Jannik Martens, estudiante de doctorado en Estocolmo. Universidad y autor principal del estudio.

Parece probable que el deshielo del permafrost pasado en épocas de calentamiento climático, hace unos 14.700 y 11.700 años, también estuviera relacionado en parte con el aumento de las concentraciones de CO2 que se observa en los núcleos de hielo de la Antártida en aquellos tiempos. Parece que el calentamiento del Ártico se unos pocos grados Celsius son suficientes para perturbar grandes áreas cubiertas por permafrost y afectar potencialmente el sistema climático“.

En el estudio actual, los científicos utilizaron un núcleo de sedimento de ocho metros de largo que se recuperó del lecho marino a más de 1000 metros por debajo de la superficie del Océano Ártico durante la expedición SWERUS-C3 a bordo del rompehielos sueco Oden en 2014. Para reconstruir Deshielo del permafrost en la tierra, los científicos aplicaron la datación por radiocarbono (14C) y el análisis molecular para rastrear restos orgánicos que una vez fueron liberados al descongelar el permafrost y luego arrastrados al Océano Ártico.

“De este núcleo también aprendimos que la erosión de las costas del permafrost fue una fuerza impulsora importante para la destrucción del permafrost al final de la última edad de hielo. La erosión costera continúa hasta el día de hoy, aunque diez veces más lenta que durante estos primeros períodos de calentamiento rápido. Sin embargo, debido a las recientes tendencias de calentamiento, vemos nuevamente una aceleración de la erosión costera en algunas partes del Ártico, que se espera que libere gases de efecto invernadero por la degradación de la materia orgánica liberada “, dice Orjan Gustafsson, profesor de la Universidad de Estocolmo y líder de la programa de investigación.

“Cualquier liberación del deshielo del permafrost significa que hay incluso menos espacio para la liberación antropogénica de gases de efecto invernadero en el presupuesto del sistema tierra-clima antes de que se alcancen umbrales peligrosos. La única manera de limitar las liberaciones de gases de efecto invernadero relacionadas con el permafrost es mitigar el calentamiento climático reduciendo Emisiones de gases de efecto invernadero.”

Gustafsson, Martens y sus colegas están ahora nuevamente en el Océano Ártico como parte del Estudio Internacional de la Plataforma Siberiana (ISSS-2020) a bordo del buque de investigación ruso Akademik Keldysh. La expedición salió del puerto de Arkhangelsk el 26 de septiembre y se encuentra actualmente en el Mar de Siberia Oriental, buscando más respuestas sobre cómo el cambio climático puede desencadenar la liberación de carbono, incluidos los gases de efecto invernadero, de los sistemas de permafrost del Ártico, incluida la erosión costera y el permafrost debajo del fondo del mar, conservado de la última edad de hielo.

Compartir:

Deja un comentario