Lombrices-en-decadencia

Fuente: Colaje imágenes Google

Armagedón ecológico”. Si fuéramos tan rápidos solucionando problemas como acuñando nuevos vocablos impactantes, el progreso de la ciencia y la sociedad nos hubieran conducido por derroteros más sustentables. Y aquí entran en juego muchos colegas, acuñando y acuñando términos con la vana esperanza de que les otorgue fama y gloria. La noticia que os proporciono hoy nos habla de ello, si bien para cubrir el término de Armagedón ecológico, añadimos algunas más. Os hemos ido incluyendo en la bitácora muchísimos vo el drama que sufre la biosfera y como “parece vaciarse de vida”. Anfibios, mamíferos, peces, aves, insectos y, “como era de esperar” las lombrices de tierra son presa de nuestra contaminante sociedad, que no solo del cambio climático en sentido estricto. Por citar tan solo uno de ellos, os muestreo este: “Biosfera vaciada”. En consecuencia, el que ahora se nos diga que se detectan reducciones de la abundancia de las lombrices de tierra, con una escasa protección ante herbicidas y otros contaminantes del suelo, se me antoja una irresistible obviedad. También debemos recordar que existen muchos tipos de lombrices que habitan desde cerca de la superficie y en casi todos los biomas del mundo, hasta lo más profundo del solum, y cuyas acciones y hábitats difieren una barbaridad (Lombrices de Tierra: Grupos Ecológicos) Los investigadores que han llevado a cabo el estudio incluyen en este saco los últimos veranos secos y calurosos debidos al cambio climático, dado que la sequedad del suelo, no suele ser favorable para este grupo de invertebrados que, recordemos que son los principales formadores de esos suelos tan fértiles y orgánicos de las Tierras negras a las que denominamos Chernozems, tan de moda por la maldita guerra Rusia-Ucrania. No es el caso de UK.

Los británicos tienen en las lombrices un icono casi mágico de fertilidad agraria, desde que Darwin las presto bastante atención. De hecho, cuando, como representante español en el Buró Europeo de Suelos, tuve que debatir con ellos acerca de cuál podía ser mejor indicador de la calidad del suelo, los británicos se obcecaban en que fueran las lombrices ¡si, o sí!. Y como tuve que recordarles que en la Europa del Sur (mediterránea) muchos espacios geográficos con suelos fértiles carecían de ellas, tal elección resultaba insultantemente analfabeta. ¿Qué contradicciones verdad?. Pues bien, hablemos de Armagedones ecológico”, insectagedones y lumbricusgedones. El mismo perro, pero con distintos collares, como otros muchos palabros elucubrados por mentes no muy originales. Debemos cambiar todo para que todo sigua igual ¿¿¿?????. El resultado del estudio es el que cabría esperar, y los autores con toda seguridad lo sabían de antemano.

Juan José Ibáñez

Continúa………….

Una nueva investigación descubre disminuciones ocultas a largo plazo en las lombrices de tierra del Reino Unido

por la Sociedad Ecológica Británica

Los investigadores del British Trust of Ornithology piden un mejor monitoreo de los invertebrados del suelo después de que una nueva investigación, recopilando 100 años de datos, sugiera que podrían haber ocurrido disminuciones significativas y previamente no detectadas en la abundancia de lombrices de tierra del Reino Unido.

Estos resultados preliminares serán presentados en la reunión anual de la British Ecological Society en Edimburgo el lunes 19 de diciembre por el profesor James Pearce-Higgins, Director de Ciencia del British Trust of Ornithology (BTO).

A pesar de la importancia de las lombrices de tierra y otros invertebrados del suelo para ecosistemas saludables y suelos fértiles, históricamente ha habido una falta de monitoreo de su número. Para superar esto, los investigadores de BTO recopilaron casi 100 años de estudios científicos sobre la abundancia de invertebrados en el suelo y encontraron evidencia consistente con la disminución de las poblaciones de lombrices de tierra.

El Dr. Ailidh Barnes de la BTO, quien dirigió esta investigación, dijo: «Los cambios en el campo del Reino Unido durante el último siglo, como el drenaje extensivo, el uso de pesticidas y la aplicación de fertilizantes inorgánicos, probablemente hayan afectado negativamente a las poblaciones de lombrices de tierra«.

El profesor Pearce-Higgins dijo: «Cualquier disminución a gran escala en la biodiversidad del suelo, particularmente la pérdida de lombrices de tierra, se sentaría junto con las preocupaciones sobre elinsectaggedon‘ y la crisis de biodiversidad más amplia.

«Tenemos que preocuparnos por lo que está sucediendo con la biodiversidad debajo del suelo para proteger la biodiversidad que vemos sobre el suelo. Tenemos que cuidar de las lombrices de tierra».

El profesor Pearce-Higgins agregó: «Los zorzales, estorninos y muchas aves zancudas que dependen de los invertebrados del suelo están en declive a largo plazo, lo que puede estar relacionado en parte con cambios a largo plazo en sus alimentos. Estas disminuciones son mayores en el sureste de Inglaterra, donde los veranos más calurosos y secos también pueden reducir la disponibilidad de lombrices de tierra para las aves que se alimentan«.

Para explorar los cambios en la abundancia de lombrices de tierra en ausencia de datos de monitoreo a largo plazo, los investigadores recopilaron datos de más de 100 estudios históricos en todo el Reino Unido, que abarcan casi 100 años. Teniendo en cuenta las variaciones en los métodos y diseños de estudio, los investigadores utilizaron estos datos para ver si a través del tiempo, había alguna evidencia de cambios en la abundancia de lombrices de tierra.

El profesor Pearce-Higgins dijo: «Si bien estos datos no provienen de un esquema de monitoreo adecuado, nuestra esperanza es que la publicación de este trabajo estimule a otros a investigar lo que está sucediendo con nuestros invertebrados del suelo y establecer un monitoreo adecuado. Dada su importancia, necesitamos monitorear los cambios en el estado de nuestros invertebrados del suelo mejor que en el pasado».

El profesor Pearce-Higgins presentará el trabajo en la reunión anual de la Sociedad Ecológica Británica, que reunirá a más de 1200 ecologistas para discutir los últimos avances en ecología. Este trabajo es actualmente inédito.

Operado por British Ecological Society 

Explora más

Las lombrices de tierra podrían ayudar a reducir los genes de resistencia a los antibióticos en el suelo

Insectageddon: la agricultura es más catastrófica que el colapso climático

Este artículo tiene más de 5 años; George Monbiot

El impactante colapso de las poblaciones de insectos insinúa un colapso ecológico global

«Los insectos voladores son los polinizadores sin los cuales una vasta extensión del reino vegetal, tanto silvestre como cultivado, no puede sobrevivir

¿Cuál de estos nombrarías como el problema ambiental más apremiante del mundo? ¿Colapso climáticocontaminación del aire, pérdida de agua, desechos plásticos o expansión urbana? Mi respuesta no es ninguna de las anteriores. Casi increíblemente, creo que el colapso climático ocupa el tercer lugar, detrás de dos temas que reciben solo una fracción de la atención.

Advertencia de un «Armagedón ecológico» después de una caída dramática en el número de insectos; Leer más

Esto no es para degradar el peligro presentado por el calentamiento global, por el contrario, presenta una amenaza existencial. Es simplemente que me he dado cuenta de que otras dos cuestiones tienen impactos tan enormes e inmediatos que empujan incluso esta gran situación al tercer lugar.

Una es la pesca industrial, que, en todo el planeta azul, ahora está causando un colapso ecológico sistémico. El otro es el borrado de la vida no humana de la tierra mediante la agricultura.

Y tal vez no sólo la vida no humana. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, al ritmo actual de pérdida de suelo, impulsado en gran medida por las malas prácticas agrícolas, solo nos quedan 60 años de cosechas. Y esto es antes de que el informe Global Land Outlook, publicado en septiembre, descubriera que la productividad ya está disminuyendo en el 20% de las tierras de cultivo del mundo.

El impacto en la vida silvestre de los cambios en la práctica agrícola (y la expansión del área cultivada) es tan rápido y severo que es difícil entender la escala de lo que está sucediendo. Un estudio publicado esta semana en la revista Plos One revela que los insectos voladores encuestados en las reservas naturales en Alemania han disminuido en un 76% en 27 años. La causa más probable de este Insectageddon es que la tierra que rodea esas reservas se ha vuelto hostil a ellos: el volumen de pesticidas y la destrucción del hábitat han convertido las tierras de cultivo en un desierto de vida silvestre.

Es notable que tengamos que confiar en un estudio en Alemania para ver lo que es probable que haya estado sucediendo en todo el mundo: las encuestas a largo plazo de este tipo simplemente no existen en otros lugares. Este fracaso refleja prioridades distorsionadas en la financiación de la ciencia. No hay fin de subvenciones para la investigación sobre cómo matar insectos, pero casi ningún dinero para descubrir cuáles podrían ser los impactos de esta matanza. En cambio, el trabajo se ha dejado -como en el caso alemán- a grabaciones de naturalistas aficionados.

Pero cualquiera de mi generación (es decir, en la segunda floración de la juventud) puede ver y sentir el cambio. Recordamos la «tormenta de nieve de polillas» que llenaba los faros de los coches de nuestros padres en las noches de verano (conmemorada en el encantador libro de Michael McCarthy de ese nombre). Cada año recolectaba docenas de especies de orugas y las veía crecer, pupar y eclosionar. Este año traté de encontrar algunas orugas para que mis hijos las criaran. Pasé todo el verano buscando y, aparte de las claras de repollo en nuestras plantas de brócoli, no encontré nada en la naturaleza más que una larva de tigre de jardín. Sí, una oruga en un año. Apenas podía creer lo que estaba viendo, o mejor dicho, no viendo.

Los insectos, por supuesto, son críticos para la supervivencia del resto del mundo vivo. Sabiendo lo que sabemos ahora, no hay nada sorprendente en el calamitoso declive de las aves que se alimentan de insectos. Esos insectos voladores, no solo abejas y sírfidos, sino especies de muchas familias diferentes, son los polinizadores sin los cuales una vasta extensión del reino vegetal, tanto silvestre como cultivado, no puede sobrevivir. Las maravillas del planeta vivo se están desvaneciendo ante nuestros ojos.

Bueno, te oigo decir, tenemos que alimentar al mundo. Sí, pero no de esta manera. Como explicó un informe de la ONU publicado en marzo, la noción de que el uso de pesticidas es esencial para alimentar a una población en crecimiento es un mito. Un estudio reciente en Nature Plants revela que la mayoría de las granjas aumentarían la producción si redujeran el uso de pesticidas. Un estudio en la revista Arthropod-Plant Interactions muestra que cuantos más pesticidas neonicotinoides se usaron para tratar los cultivos de colza, más disminuye su rendimiento. ¿Por qué? Porque los pesticidas dañan o matan a los polinizadores de los que depende el cultivo.

Los agricultores y los gobiernos han sido estafados exhaustivamente por la industria mundial de plaguicidas. Se ha asegurado de que sus productos no estén debidamente regulados o incluso, en condiciones reales, evaluados adecuadamente. Un ataque masivo de los medios de comunicación por parte de esta industria nos ha engañado a todos sobre su utilidad y sus impactos en la salud tanto de los seres humanos como del mundo natural.

Las ganancias de estas empresas dependen del ecocidio. ¿Les permitimos secuestrar al mundo, o reconocemos que la supervivencia del mundo viviente es más importante que los retornos a sus accionistas? Por el momento, el valor para los accionistas es lo primero. Y no contará para nada cuando hayamos perdido los sistemas vivos de los que depende nuestra supervivencia.

George Monbiot

Para salvarnos a nosotros mismos y al resto del mundo viviente, esto es lo que debemos hacer:

1 Necesitamos un tratado global para regular los pesticidas y volver a poner a los fabricantes en su caja.

2 Necesitamos evaluaciones de impacto ambiental para las industrias agrícola y pesquera. Es sorprendente que, si bien estos sectores presentan las mayores amenazas para el mundo vivo, no están, de manera única en muchas naciones, sujetos a tal supervisión.

3 Necesitamos reglas firmes basadas en los resultados de estas evaluaciones, que obliguen a quienes usan la tierra a proteger y restaurar los ecosistemas de los que todos dependemos.

4 Necesitamos reducir la cantidad de tierra utilizada por la agricultura, mientras mantenemos la producción de alimentos. La forma más obvia es reducir en gran medida nuestro uso de ganado: muchos de los cultivos que cultivamos y todas las tierras de pastoreo que utilizamos se utilizan para alimentarlos. Un estudio en Gran Bretaña sugiere que, si dejáramos de usar productos animales, todos en Gran Bretaña podrían alimentarse con solo 3 millones de nuestras 18,5 millones de hectáreas de tierras agrícolas actuales (o en 7 millones de hectáreas si toda nuestra agricultura fuera orgánica). Esto nos permitiría crear enormes refugios de vida silvestre y suelo: una inversión contra un futuro aterrador.

5 Debemos dejar de usar la tierra que debería cultivar alimentos para que las personas cultiven maíz para biogás y combustible para automóviles.

Entonces, al menos, la naturaleza y las personas tendrían un respiro del ataque global. Y, espero, una oportunidad de pasar el siglo.

 George Monbiot es columnista de The Guardian

Armageddon ecológico: disminución de insectos aterroriza a los investigadores

2 noviembre, 2017 por Ricardo Natalichio

insectos, polinizadores, ecosistemas, pesticidas, cultivos

“Armageddon ecológico”: hasta un 82% de disminución en las poblaciones de insectos del mundo en 27 años, aterroriza a los investigadores…….

Siete de cada diez animales vertebrados han desaparecido desde hace 50 años

Una nueva investigación descubre disminuciones ocultas a largo plazo en las lombrices de tierra del Reino Unido

Los insectos están desapareciendo a una velocidad alarmante, pero podemos salvarlos

La Extinción de los Insectos: Una Tierra que se colapsa

 

Compartir:

Deja un comentario