Paisajes y vida bajo el suelo en ambientes semiáridos y áridos

Veamos como explico la nota de prensa de la que hablaremos en este post, ya que su título me parece confuso y confundente: “Descubren un nuevo hábitat subterráneo para fauna terrestre”. Sin embargo, el contenido resulta ser bastante interesante si bien, en cierta medida era previsible, al menos para los lectores de esta humilde bitácora. Ya os hemos mentado en varias ocasiones que en los ambientes áridos y semiáridos la cobertura vegetal se torna más dispersa, conforme aumenta el stress hídrico. Suelen denominarse islas de fertilidad a los enclaves bajo las plantas o cluster (conjunto) de ellas, por cuanto la actividad biológica bajo las mismas resulta ser bastante intensa. Un resumen de ello podéis encontrarlo en una entrega precedente que llevaba como título  “Arquitectura de los Suelos y la Vegetación en los Ambientes Áridos y Semiáridos”. También explicamos que existen numerosas evidencias que inducen a pensar como en los suelos bajo climas contrastados, como los mediterráneos, entre otros muchos, tanto los microorganismos, como los micro-invertebrados que alberga el medio edáfico son mayoritariamente acuáticos (aunque los agregados del suelo parezcan secos), migrando verticalmente en profundidad para huir de las inclemencias del clima aéreo (conforme emigramos hacia el fondo del “solum” se amortiguan las fluctuaciones térmicas e hídricas).  Por lo tanto, podemos resumir estos hechos alegando que existe una migración vertical de la fauna y microflora del suelo al vaivén de la estacionalidad. No obstante, también se ha constatado otra lateral subsuperficial siguiendo el flujo de agua, ya sea natural, o de irrigación. Más aún, si ampliamos la observación espacial (en profundidad), y temporal (miles o cientos de miles de años) tales viajes pueden alcanzar algunos kilómetros de profundidad en el seno de la litosfera terrestre (ver el post: La Vida en las Profundidades de la Tierra: Organismos llovidos del Suelo). Pues bien, en este contexto, el contenido de la noticia que os ofrecemos hoy, se me antoja interesante. En los ecosistemas semiáridos y áridos, bajo de los abundantes cauces efímeros (que tan solo transportan agua estacionalmente algunos días al año, en el mejor de los casos) que los salpican, se ha detectado una actividad biológica intensa, con independencia de que no pudiéramos inferirla al observar su superficie. Los investigadores que han llevado a cabo este interesante estudio dan cuenta de ello, proponiendo que se trata de un nuevo tipo de hábitat. Y es aquí en donde discrepo, al menos en cierta medida. Como podréis observar en la nota de prensa y también en el trabajo original, que se encuentra en acceso abierto (ver enlace abajo), los autores muestran tal proceso hasta profundidades de 1 o 2 metros, ya sean suelos o rocas o “sedimentos” ¿?. El problema aquí estriba en que entienden por suelo (ver nuestra categoría La Zona Crítica terrestre). En mi opinión, defender que se trata de un nuevo hábitat es excesivo. No obstante, también es cierto que los biólogos del suelo y/o del suelo/regolito, suelen soslayar este tipo de enclaves en sus investigaciones e inventarios. Y es aquí en donde surge la paradoja (…) que explicamos a continuación.

paisajes-subterraneos-valle-gallinera-funte-plos-one

Sobre los denominados nuevos hábitats Fuente: Trabajo de los Autores Figure 4. Alluvial MSS. (A) Dry watercourse (Barranc de la Vall de Gallinera). (B, C, D) structure of the substratum. doi: 10.1371/journal.pone.0076311.g004.

Sea como sea, día a día se acumulan evidencias sobre una movilidad de la fauna edáfica mayor que la que aparece en la bibliografía general, así como que en los ambientes áridos y semiáridos, existen unos paisajes de vida crípticos (bajo el suelo) de una biodiversidad formidables, a pesar de lo que pudiera inferirse a partir de observaciones aéreas. Y en este sentido, el clásico concepto clásico de islas de fertilidad adquiere unos patrones espacio-temporales más extensos y nítidos. Francamente e estudio me resulta muy interesante, con la salvedad de la proposición de un nuevo hábitat ya que se trata de suelos o protosuelos, aunque alberguen galerías como otros muchos (ver procesos de sufusión). Se trata de una deficiente concepción del concepto de suelo, por ser muy constreñida e insatisfactoria. Os dejamos pues con la nota de prensa (que se ajusta bastante bien al resumen del trabajo original) como posdeís observar en el enlace que muestro para que podáis adquirir la publicación completa sin costo alguno.

Juan José Ibáñez 

PLOsOne Bajar el artículo original:

http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0076311

Descubren un nuevo hábitat subterráneo para fauna terrestre

Investigadores de la Universidad de Alcalá, la Universidad de Valencia (UV) y del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) han descubierto un nuevo tipo de hábitat subterráneo para fauna terrestre. Lo han bautizado como Medio Subterráneo Superficial Aluvial (MSS Aluvial), y está asociado a los cursos fluviales de aguas temporales. Los primeros resultados de la investigación que acaban de publicarse en la revista científica PLoS ONE.

FUENTE | UAH – mi+d 21/10/2013

 Los investigadores de la Universidad de Alcalá (Vicente Ortuño, José Gilgado, Alberto Sendra y Gonzalo Pérez) y sus colegas de la UV y del MNCN desarrollaron una hipótesis científica sobre la más que probable colonización, por parte de fauna terrestre, de los espacios subterráneos subyacentes a los lechos fluviales. Puesto en marcha un protocolo de estudio científico, confirmaron que el subsuelo de los cauces fluviales de aguas temporales son un ‘hervidero de vida’ de muy diferentes procedencias ecológicas.

Las muestras se tomaron mediante la instalación de 16 dispositivos en el subsuelo (entre 75 y 100 cm. de profundidad) de diversos enclaves de la comarca de la Marina Alta (Alicante), mediante los cuales se capturaron un gran número de especies de invertebrados (mayoritariamente Artrópodos) y se registraron datos de temperatura y humedad relativa para caracterizar este nuevo hábitat. Una parte muy significativa de la fauna colectada es de hábitos higrófilos, geófilos, lucífugos y mesotermos. También se hallaron especies que muestran rasgos marcadamente ripícolas (amantes de las orillas de los cursos fluviales activos), refugiadas de la sequedad ambiental del medio exterior. Los resultados confirman que la red de espacios que se forman entre los depósitos aluviales de los cursos de agua temporales merece la categoría de hábitat. Un hábitat carente de luz, extremadamente húmedo, amortiguador de los cambios bruscos de temperatura y que, a diferencia de otras tipologías de Medio Subterráneo Superficial (como son el MSS coluvial, el MSS de roca madre o el MSS volcánico) es un hábitat muy inestable. La reactivación del régimen hídrico, frecuentemente de forma convulsa como fruto de inundaciones puntuales, provocan crecidas que fomentan, inicialmente, la destrucción de estos depósitos aluviales y, por tanto, de este hábitat. Con el final de las inundaciones se crean nuevos depósitos cuyos espacios subterráneos vuelven a ser colonizados, tanto desde áreas más profundas como desde medios más superficiales.

SUS HABITANTES Y NUEVAS ESPECIES

La fauna que vive en estos espacios es muy diversa, en unos casos residente habitual del subsuelo y en otros moradora accidental o forzada por la sequedad imperante en la superficie del suelo. En los momentos de inundación esta fauna terrestre, o buena parte de ella, sobrevive en los espacios subterráneos que no son ocupados por el agua al quedar atrapada en ellos grandes burbujas de aire.

En esos momentos, según demuestra esta investigación, en el MSS aluvial pueden coexistir estas especies terrestres con otras típicamente acuáticas, moradoras de las aguas profundas y ambientes freáticos que elevan el nivel durante esos períodos de inundación.

Las fuentes de energía que sustentan a la fauna de este hábitat son, básicamente, detritus orgánicos de origen animal y vegetal que son transportados por el agua de inundación o por la escorrentía superficial; también se aportan nutrientes con los productos de desecho resultantes del metabolismo de los animales que habitan en el MSS, y de la infiltración de restos vegetales de la vegetación que crece en las orillas y sobre el mismo lecho fluvial.

En el curso de esta investigación se han descubierto nuevas especies que actualmente se están estudiando para proceder a su publicación y presentación en el ámbito científico.

Finalmente, hay que decir que este nuevo hábitat no se circunscribe exclusivamente al Levante español, hallándose también en el interior peninsular y, con toda probabilidad, también en otras áreas del mundo con regímenes climáticos fuertemente estacionales. Los investigadores tienen fundadas sospechas de que el MSS aluvial podría desempeñar un papel importante como corredor biogeográfico subterráneo y como refugio faunístico contra los cambios climáticos.

Resumen del trabajo Original

The “Alluvial Mesovoid Shallow Substratum”, a New Subterranean Habitat

Vicente M. Ortuño1*, José D. Gilgado1, Alberto Jiménez-Valverde2,4, Alberto Sendra1, Gonzalo Pérez-

Suárez1, Juan J. Herrero-Borgoñón3

1 Departamento de Ciencias de la Vida, Facultad de Biología Ciencias Ambientales y Química, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares, Madrid, Spain,

2 Departamento de Biología Animal, Facultad de Ciencias, Universidad de Málaga, Málaga, Spain, 3 Departamento de Botánica, Facultad de Ciencias

Biológicas, Universidad de Valencia, Burjassot, Valencia, Spain, 4 Departamento de Biogeografía y Cambio Global, Museo Nacional de Ciencias Naturales,

Madrid, Spain

Abstract

In this paper we describe a new type of subterranean habitat associated with dry watercourses in the Eastern Iberian Peninsula, the “Alluvial Mesovoid Shallow Substratum” (alluvial MSS). Historical observations and data from field sampling specially designed to study MSS fauna in the streambeds of temporary watercourses support the description of this new habitat. To conduct the sampling, 16 subterranean sampling devices were placed in a region of Eastern Spain. The traps were operated for 12 months and temperature and relative humidity data were recorded to characterise the habitat. A large number of species was captured, many of which belonged to the arthropod group, with marked hygrophilous, geophilic, lucifugous and mesothermal habits. In addition, there was also a substantial number of species showing markedly ripicolous traits. The results confirm that the network of spaces which forms in alluvial deposits of temporary watercourses merits the category of habitat, and here we propose the name of “alluvial MSS”. The “alluvial MSS” may be covered or not by a layer of soil, is extremely damp, provides a buffer against above ground temperatures and is aphotic. In addition, compared to other types of MSS, it is a very unstable habitat.

It is possible that the “alluvial MSS” may be found in other areas of the world with strongly seasonal climatic regimes, and could play an important role as a biogeographic corridor and as a refuge from climatic changes.

Citation: Ortuño VM, Gilgado JD, Jiménez-Valverde A, Sendra A, Pérez-Suárez G, et al. (2013) The “Alluvial Mesovoid Shallow Substratum”, a New Subterranean Habitat. PLoS ONE 8(10): e76311. doi:10.1371/journal.pone.0076311

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*