Posts etiquetados con ‘agricultura ecológica’

El periodismo de la posverdad: (Clamor contra la prohibición de los productos agrotóxicos que atentan contra la salud humana, la de la biosfera y la producción agraria)

0-plagicidas-y-posverdad_0 

Colaje Imágenes Google, pero pinchar sobre este enlace para una exposición didáctica

Vaya por delante que, en las noticias científica que ofrece la prensa general, es difícil saber qué es lo que realmente han comentado los entrevistados. ¡Ya tengo experiencia!. Por lo tanto, en este tipo de post, asumo y reflexiono sobre el contenido escrito, que a veces no tiene nada que ver con las respuestas originales de los expertos consultados. Por tanto fijaros en la noticia, sin demonizar a nadie.

No ha pasado mucho tiempo desde que redacté este post, en el que la ONU y la FAO se promulgaban contra la agroindustria y a favor de la agricultura ecológica, cuando me veo obligado a redactar este último, tras leer como un rotativo español, El Diario el País, ensambla una larga nota sobre el tema que me ha dejado despavorido. En esta última, por ser benevolentes, digamos que, como mínimo, insinúa que la prohibición más reciente de la UE para el uso plaguicidas neonicotinoides, constituirá una debacle en la producción agraria Europea. Como comenté en aquella entrega precedente, estaba seguro que el contraataque de la agroindustria iba a ser inmediato y furioso. Ni siquiera se trata de la primera andanada, a las que sucederán otras más y más alarmistas.

¿A quién creer?: ¿a los organismos internacionales (a penas citados en el texto, en favor de los movimientos ecologistas, a los que se denomina siempre con vocablos que causan pavor al ciudadano profano en la materia) o a la agroindustria?. No se trata de un capricho, y menos aún de “histeria”, como proclaman algunos de los expertos interpelados, sino, de una larga lucha en la que finalmente somos muchos los convencidos, en base a un tumulto de pruebas directas e indirectas, de que tales venenos acabarán con todos, que no solo con las plagas.

Puedo entender el pánico de muchos agricultores, por cuanto, su producción se basa en los pilares de la agroindustria. Comprendo que se pregunten ¿Y ahora qué hacemos?. Y tal angustia también se encuentra propiciada por el aliento incesante de las empresas multinacionales y comercializadoras de sus productos. Ellos dicen temer la ruina, pero también que, de aplicarse tales medidas, el descenso de la producción generará la dependencia casi total, de los productos que importemos del exterior, lanzando la puya de que China se encuentra en vías de la monopolización casi total de tales tóxicos. Adelantemos que, contra tal desiderata, la Unión Europea, como otros Estados, pueden y deben tomar medidas. No nos olvidemos tampoco que la UE es actualmente neta importadora de alimentos, por lo que la soberanía alimentaria de tal mancomunidad de países resulta ser inexistente. Si queremos productos sanos también debemos prohibir la importación de los alimentos contaminados que proceden del exterior. No debemos tampoco olvidar que, en el caso concreto de la Unión Europea, las posibles pérdidas de los productores serían compensadas con los subsidios correspondientes. Tales soslayos, deben hacer reflexionar a los lectores sobre el significado de ese vocablo, denominado posverdad, que si no recuerdo mal, el mismo rotativo ensalzó como palabra del año en 2016.  Recordemos su significado:

Ciencia y Posverdad

Conforme a Wikipedia el vocablo que da título al apartado, puede definirse como: “Posverdad o mentira emotiva es un neologismo que describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales, en la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales. En cultura política, se denomina política de la posverdad (o política posfactual) a aquella en la que el debate se enmarca en apelaciones a emociones desconectándose de los detalles de la política pública y por la reiterada afirmación de puntos de discusión en los cuales las réplicas fácticas ―los hechos― son ignoradas. La posverdad difiere de la tradicional disputa y falsificación de la verdad, dándole una importancia “secundaria”. Se resume como la idea en “el que algo aparente ser verdad es más importante que la propia verdad“. Y a renglón seguido comenta que “Para algunos autores la posverdad es sencillamente mentira (falsedad) o estafa encubiertas con el término políticamente correcto de «posverdad», que ocultaría la tradicional propaganda política y el eufemismo de las relaciones públicas y la comunicación estratégica como instrumentos de manipulación y propaganda”.

La R.A.E., más brevemente define la posverdad como: “Distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales. Los demagogos son maestros de la posverdad

Personalmente yo no tengo dudas de que estamos inmersos en una era de posverdades y la ciencia no resulta ser una excepción. De hecho, a la hora de redactar este post me encuentro escribiendo un capítulo para un libro de agricultura ecológica que lleva por título, “Los Suelos y la Agricultura Ecológica en la Era de la Postverdad”. Pero retornemos a la nota de prensa. El texto se encuentra perfectamente ensamblado, apreciándose una rápida respuesta de la editorial, o del redactor de la noticia, es decir Manuel Ansede, a las decisiones tomadas un par de días antes por la Unión Europea.  Desde luego, ha sido capaz en un brevísimo plazo de tiempo (que coincidía con un fin de semana) de contactar y hablar con los expertos que aparecen en la noticia que abajo os mostramos y debiéramos felicitarlo si y solo sí….. Pero no es el caso.

(…) Sorprende, que prácticamente todos los entrevistados estén de acuerdo, cuando en realidad, existen muchos otros científicos y técnicos que defenderían la posición opuesta, es decir la tomada en resoluciones por la ONU, la FAO la EU, numerosos agricultores y efectivamente movimientos ecologistas. Estando inmiscuido de pleno en todo este entramado de disputas y controversias acerca de la agroindustria y los agrotóxicos, se me antoja como una sorprendente serendipia tal respuesta casi al unísono, aunque alguno por lo menos “razona científicamente”. Obviamente el texto padece de un agudo sesgo, ya que tan solo recoge una de las posiciones, presentándose como una respuesta unánime, lo cual es rotundamente falso. Entramos pues de lleno en el tenebroso significado de posverdad.

Una vez más, parece comprensible que los científicos y técnicos que desarrollan su actividad para progresar y medrar bajo los monótonos paisajes de la agricultura industrial, también se lleven las manos a la cabeza, ya que no entienden, o no quieren entender, que no se trata de prolongar la agonía de un planeta gravemente enfermo y el deterioro de la salud humana por los mezquinos intereses que alimentan con proclamas injustificables los lógicos temores de la población. Y todo en favor de la dictadura del mercado/financiera. Ellos temen por que se dejen de financiar sus líneas de trabajo, futuro profesional, todo lo cual afectaría a su prurito personal. Y no se lo reprocho. ¡Somos humanos! Simplemente denuncio que así no podemos seguir.

Cierto es que la monopolización china de una potente industria, es un peligro sobre el que reflexionar, a la par que tomar contramedidas que lo palíen o contrarresten. Dudo que las autoridades de la UE no lo hayan considerado y tenido muy en cuanta. Sin embargo, en el contexto de la redacción, también puede percibirse como una apelación al miedo de los lectores, profanos en la materia, al margen del de los agricultoresPermítanme ahora que analiza algunas de las frases más sabrosonas de la nota de prensa, muchas de las cuales se me antojan tan maniqueamente tóxicas como lo son los propios plaguicidas.

Los plaguicidas, en la nota de prensa, son denominados “sustancias activas, como los fármacos. Y efectivamente esa debe ser la intención, ya que a renglón seguido se puede leer: “Hay una batalla grande para recuperar la imagen de que somos medicinas de las plantas. Estamos yendo a los colegios, a clases de niños de 9 o 10 años, para explicarles la producción agrícola“. No doy crédito: una de las personas interesadas se identifica con un pesticida. Más aun, luego visitan los colegios intentando distorsionar la imagen del efecto que producen  estos tóxicos. Nos quejamos en España, bramamos al cielo y juzgando sumarísimamente que a los infantes en los colegios se les coaccione con tergiversaciones nacionalistas o de otra índole.  ¿Y esto que es?: inculcar a los niños, que los plaguicidas son medicinas y quien no defiende su posición unos radicales. ¿La ONU, FAO; UE, y otros grupos terroristas deberían ser fusilados?. ¡No me lo puedo creer!. Posverdad de lo más peligrosa para la salud física y mental de todos los habitantes de este Planeta Enfermo, pero en parte por el uso de esas agrotóxicos convertidos por arte de magia en “medicinas indispensables.   Pero sigamos con esta otra: “La directiva europea de uso sostenible de los plaguicidas, de 2009, ya nos obliga a utilizar los plaguicidas como última opción“. ¿Serán miserables en la Unión Europea?. Por culpa de ellos enferman las plantas y nos moriremos de hambre. “genocidio de lesa humanidad”. Y sino lean ustedes  esta otra frase: La UE, claramente, no podría vivir sin usar pesticidas. Tendría que importar todos los alimentos. Para empezar todos los alimentos no. En segundo lugar la agricultura ecológica comienza a ser muy rentable para muchos agricultores, y tras la toma de las medidas oportunas aún lo serán más. Se les olvida a los consultados, que una buena parte los productos agrarios europeos no serían competitivos si no fueran subvencionados por la propia UE. Se trata pues de, con sosiego e inteligencia, de ir implementando medidas para dejar de subvencionar venenos o alimentos contaminados por otros más saludables para el hombre y el medio ambiente. Serán estos últimos pues los que capten tales subvenciones, que no las empresas multinacionales que venden los tóxicos como medicinas. Hablamos de crear una nueva agricultura, no de morirnos nosotros y la biosfera. Esto sí que es intoxicar a los lectores. Sin embargo, seguidamente puede leerse “Los pesticidas, como los medicamentos, cuanto menos se usen, mejor. La situación ideal es que tuviéramos medicamentos que curasen todas las enfermedades, pero que nuestra salud fuera tan buena que nunca tuviéramos que utilizarlos. Con los pesticidas es lo mismo“. Y será esa la razón por la que los tóxicos han terminado de contaminar gravemente suelos, aguas, salud de la biosfera, etc., ya que de haberse aplicado con “precaución” no habríamos llegado a una situación límite y casi dramática. ¡Angelitos ellos!,

También se lamentan de “la importación de alimentos de países terceros a los que no se les exigen los mismos requisitos“. Pues bien, aquí si hay que darles toda la razón si tal hecho ucede o sucediera. Una de dos o se prohíbe con la legislación pertinente que comamos con productos contaminados o se obliga a que en sus etiquetas se explicite con mayúsculas que no son buenos para la salud, como el tabaco o el alcohol.  Sigamos……

la agricultura ecológica también utiliza pesticidas tóxicos, como el cobre, el azufre y el spinosad, un insecticida de origen natural y dañino para las abejas”. Pues si, en casos excepcionales se médica a los enfermos, pero no en pro del negocio o en búsqueda de una surrealista “precaución” (de la que luego se lamentan como veréis), como se desprende de la nota de prensa, sino en casos extremos. Una cuestión es poder evitarlo y otra muy distinta hacer uso de los mismos masivamente, contaminando el ambiente y enfermando a la población. Se trata de hechos archiconocidos. Los hechos, racionalmente, no pueden rebatirse con posverdades. Veamos ahora una sentencia seriamente maniquea.

Yo no me imagino una Europa en la que no tengamos un buen jamón de bellota o un buen chorizo, en la que todo sean hamburguesas de vacas americanas”. Tampoco la mayoría de los ciudadanos que intentamos cuidar nuestra salud y paladar.. Retorcer el lenguaje y el discurso tan solo nos conduce, una vez más, a la posverdad. Y ahora…..

Desde el punto de vista de los pesticidas, es más seguro comer en Europa que en cualquier otro sitio del mundo“. Posiblemente, pero también importamos productos y alimentos contaminados. ¿No se lamentaba algún experto de ello?. Ahora bien, nuestro ambiente contaminado con tales pesticidas enferma a casi todos los organismos vivos y entre ellos los insectos polinizadores, de los cuales depende también “la agricultura europea y mundial”.

El siguiente párrafo, por el contrario, ya delata parte del  problema de fondo. Resulta difícil demostrar nada de nada, si nos movemos en los terrenos pantanosos de la posverdad. En el ámbito de la farmaindustria y la agroindustria, cada denuncia de un estudio, es contraatacado con “los que haga falta”, por los sicarios de los mentados lobbies, terminando por ensuciar y enturbiarlo todo. Finalmente el lector ya duda acerca de lo que es verdad o es mentira. Un caso enormemente doloso, que tardó en solucionarse fue propiciado por los cárteles de las tabacaleras, al negarse a reconocer durante decenios, utilizando a los científicos que contrataban, de que fumar no perjudicaba en absoluto a la salud de los consumidores (ruego visionar ese fantástica película que llevaba por título El dilema (The Insider) – Película 1999”, en el que se narra tal escandalosa historia). Parece ser que volvemos a las andadas.    Y es que la noticia evita comentar que los científicos, cuando trabajan para empresas, suelen ser obligados a firmar una cláusula de confidencialidad que les prohíbe tajantemente hablar sobre sus actividades. La propaganda corre a cargo de “otros”. Llegados a este punto, se vislumbra un razonamiento infiormado y serio, para variar:

“(…) resulta sumamente difícil demostrar la existencia de un vínculo definitivo entre la exposición a los plaguicidas y la aparición de enfermedades o de daños en los ecosistemas”. “Esta dificultad se ha visto exacerbada por una negación sistemática (alimentada por la agroindustria y la industria de los plaguicidas) de la magnitud de los daños provocados por estas sustancias químicas, y las tácticas agresivas y poco éticas empleadas en el ámbito de la mercadotecnia se siguen sin cuestionar”, denuncia la relatora ”, Pero sigamos:

Los productos europeos tienen total garantía. Es una pena esta histeria, esta deriva histérica, de prohibir cualquier cosa con el principio de precaución. El riesgo cero no existe“.

Quien viva en Europa sabe sobradamente que aparecen casos en la prensa y otros que se nos ocultan. Suele ser un tema tan controvertido, como todos los que afectan a la salud pública, como para evitar alarmar a los ciudadanos, que escuchamos diariamente hablar de fraudes de toda clase, tipo y condición.  Resulta que si exigimos que se nos indique que alimentos son sanos,  y se prohíban los contaminados somos unos “histéricos” o “radicales” o “populistas” (al parecer la ONU, FAO, y UE también son incluidos en esta categoría). Por favor lean la penúltima frase reproducida arriba y enmarcada en negrita. ¡Sin comentarios!, ya que somos brutalmente histéricos con esos bienhechores que nos ofrecen consumir   alimentos inmaculadamente sanos. En una sociedad en la que el “principio de precaución” apenas se utiliza, mientras nos lanzamos a vender y consumir productos de todo tipo, sin conocer sus repercusiones, ahora resulta que también es enormemente molesto. ¿¿??. Continuamos con la nota de prensa, siempre en cursiva.

En la UE se están eliminando sustancias en las que se ha hecho una inversión tremenda en I+D. Lo mismo podrían alegar en su defensa los presidentes de las tabacaleras, como muestra el film previamente mentado. ¿Cuántas ingentes inversiones que han terminado por atentar contra la salud pública y medioambiental se han producido hasta la fecha, siendo finalmente reconocidas como tales? ¡Cientos!. ¿Quién invertía? Ya vamos terminando, pero sigamos.

Hay que buscar un equilibrio entre un riesgo aceptable y los beneficios de los fitosanitarios”. Miren ustedes, si vamos sumando riesgos aceptables, de los alimentos, fármacos, contaminaciones industriales, etc., seguimos sumando y sumando “ad nausean”. Al final resulta que en su conjunto, para que el capital prospere, debemos sufrir lo inaceptable. Pero para abundar más aun en la ceremonia de la confusión se espeta la siguiente frasecita: “identificar lo natural con bueno y lo sintético con malo es un error muy grave”. Habría mucho que comentar al respecto, pero, aun omitiendo el dilema naturalia/artificialia, ¿A qué viene tal afirmación?. Se nos trata como idiotas o retrasados mentales. En fin me callo. Sigamos: “Yo puedo estar en contra del mal uso de los antibióticos en las personas, pero no a favor de su prohibición. Hay determinadas enfermedades a las que es imposible enfrentarse con la agricultura ecológica”. Efectivamente y con los plaguicidas muchas tampoco. Y hablado de fármacos, lean ustedes la siguiente noticia extraída de internet que no tiene desperdicio: “”La industria farmacéutica es muy rica y ha corrompido los sistemas de salud” (…) y el entrevistado fue editor de una afamada revista de medicina (British Medical Journal). ¿Tanto hablar de fármacos verdad?. ¿Es esta la medicina que se propone la agroindustria? . Veamos tan solo una de las frases del citado artículo ya que farmaindustria y agroindustria resultan ser primas hermanas (cuan do no son la misma multinacional): “Es verdad que muchos de los medicamentos que la gente toma causan más daños que beneficios. Sabemos muy poco sobre la utilidad real de los medicamentos, ya que la práctica totalidad de los ensayos controlados con placebo son desarrollados por la industria farmacéutica, que tiene un tremendo conflicto de intereses. La industria exagera los beneficios y oculta los daños de los medicamentos en la publicación de los ensayos clínicos. Muchos de los fármacos que tomamos ni siquiera tienen efectos; simplemente parece que han tenido un efecto en los ensayos avalados por la industria, pero esto sucede normalmente porque los ensayos no se han ‘cegado’ de forma efectiva, y en ese caso tanto los pacientes como los médicos tienden a exagerar los efectos subjetivos de los medicamentos de forma substancial”. Sin comentarios. Los pesticidas son dañinos por naturaleza, por lo que la opinión expresada en el párrafo precedente es aún más válida en el caso de los que fans/beneficiarios de la agroindustria.

Hablemos ahora tan solo un poco de los daños que generados por los agroquímicos en la naturaleza, ya que la misma nota también menta que: “(….) la desaparición de un tercio de las aves agrarias en los últimos 17 años y señalaron al abuso de pesticidas en la agricultura intensiva (…)”. Empero siendo tremenda la noticia, se soslaya que lo mismo ocurre con los insectos polinizadores, incluso en espacios naturales protegidos de Europa. Si los insectos polinizadores mantienen la inmensa mayoría de la producción mundial de alimentos, los pájaros ayudan a controlar las plagas, etc. lo que defienden estos expertos es que finalmente colapsen todos los ecosistemas. Según ellos no debéis preocuparos, ya que nos venderán” mmicrorobots,  que sustituyan e la naturaleza y así pronto  casi toda la vida será artificial, que no natural”.  Puede leerse también en internet esta otra noticia, que es independiente: “Abejas robot de Monsanto – una amenaza a la vida”. Eso sí, cada vez que abráis la boca tener cuidado de no tragaros uno o varios de esos bichitos sintéticos, que no creo que sean muy beneficiosos para la salud y menos aun nutritivos.

Y no seguimos porque podríamos eternizando poniendo ejemplo, tras ejemplo. Se trata de una noticia “ejemplar” del periodismo de la posverdad. ¿Qué Dios nos pille confesados”.

Os dejo por tanto con esta aparentemente inocua pero perversa noticia, tal como es narrada. Una guerra entre mil plagas .

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

Efectos del Laboreo sobre las lombrices de Tierra (Como labrar)

 ingenieros-del-suelo-agricultura-sin-labranza

Los Ingenieros del suelo. Fuente: pinchar el enlace

Las conclusiones obtenidas en las noticias que vamos a analizar hoy se me antojan razonables y lógicas. A veces me sorprendo/desconcierto de que ciertas novedades se traten de indagaciones constatadas desde hace décadas, pero ese es otro tema del que ya hemos hablado y lo seguiremos haciendo. Hoy nos centraremos en las lombrices de tierra. Mientras en los ambientes tropicales y subtropicales, la labor de estos ingenieros del suelo, es reemplazada o enriquecida por la de las colonias de hormigas y/o termitas, como mínimo en los ambientes templados, los  aludidos gusanos atesoran una importancia radical. Fruto de su actividad, por ejemplo es bien conocida la  enorme fertilidad de los suelos de las praderas,  estepas y pampas.

 El laboreo del suelo, y cuando más profundo peor, remueve los centímetros superficiales de este recurso natural, por lo que “ineludiblemente” afecta a la fauna y flora del suelo. Por lo tanto, también lo son el metabolismo del medio edáfico y sus servicios ecosistémicos. Ya hemos comentado que el uso del arado puede ser razonable y aconsejable en ciertas condiciones de suelo y clima, pero no en muchas otras. Y a pesar de lo que menten los autores, en base a los resultados que obtuvieron, ya advertimos que los pesticidas son también un serio problema, como os mostramos abajo en uno de los numerosos post que hemos escrito sobre la ecología del suelo y sus ingenieros.

 Pues bien, en un amplio estudio, desde el punto de vista geográfico, los investigadores implicados constatan que el arado afecta muy negativamente a estos bichitos y por lo tanto a su innegable trabajo en el medio edáfico. Y así, aunque resulte paradójico, en principio, las especies más afectadas son aquellas que habitan emigrando entre los horizontes profundos y superficiales del perfil edáfico, es decir las que mezclan por bioturbación sus materiales. En otras palabras, nos referimos a aquellas de mayor importancia en lo que concierne a la estructura del suelo (agregados y porosidad) y como corolario a la aireación y retención de agua de todo el susodicho perfil.

 A partir de sus indagaciones, los autores proponen el laboreo sin labranza o al menos otro somero. Sin embargo, por favor no confundiros. Las denominadas prácticas de conservación del suelo asociadas a herbicidas como el glifosato nunca son aconsejables. Se ha constatado hasta la saciedad sus efectos dañinos sobre la agricultura, calidad de aguas, salud humana y un largo etc. Como podréis observar enlos post que os muestro abajo: el remedio sería peor que la enfermedad. Así pues retornamos a los consabidos beneficios de llevar a cabo una agricultura sin labranza respecto a la convencional, pero también sin pesticidas, es decir a una de tipo ecológico de la que tanto hemos hablado en post anteriores.

 Juan José Ibáñez (más…)

Etiquetas: , , , , ,

La Nueva Revolución Verde del Siglo XXI. Todo Preparado

nuena-revolucion-verde

La Nueva Revolución Verde: Fuente: made for minds

La mayor parte de la comunidad científica ya se ha rendido a las evidencias. Hace diez años, cuando comenzamos nuestra andadura en esta bitácora, tuvimos que sufrir abundantes críticas por defender que la Revolución verde del siglo XX significo comida para aquella época, a costa de secuestrar el futuro de la soberanía alimentaria en el mundo y degradar la biosfera. Diez años después, casi ningún experto lo discute, como tampoco la FAO y la ONU. Se acaba el sucio negocio de los pesticidas, insumos ingentes de fertilizantes e ir tocando los genes de las plantas con las promesas más absurdas. Eso sí, tales multinacionales y los intereses que ocultan se resistirán confundiendo  los vocablos para intentar, como han hecho siempre, vender gato por libre. La Revolución de la agricultura orgánica ya parece que calienta motores, si bien tal revolución verde no tiene nada que ver con la propuesta de otras basadas en los principios de la agricultura ecológica, que a su vez tampoco proponen exactamente lo mismo. Siempre os insisto que entendáis los conceptos y no os dejéis engañar por los vocablos, dado que se manipulan maniqueamente con harta frecuencia. Como se explica en Wikipedia, Revolución verde es la denominación usada internacionalmente para describir el importante incremento de la productividad agrícola y por tanto de alimentos  en Estados Unidos, y extendida después por numerosos países. Empero esa es la antigua. Tener cuidado que algunos intentarán confundir lo nuevo con lo viejo.

La vieja revolución verde se basaba en (i) la adición de una gran cantidad de fertilizantes químicos al suelo (ii) aplicación sistemática de pesticidas y (iii) el uso de semillas y plantas modificadas genéticamente.  Por su parte, la nueva revolución verde (que en el mundo anglosajón se denomina orgánica): pivota sobre los siguientes tres principios: (i) la erradicación, en la medida de lo posible de las mentadas enmiendas químicas; (ii) el menor uso posible, y tan solo cuando sea totalmente imprescindible, de nuevas y más amigables sustancias para el ambientalmente, en lo que concierne al control de plagas y pestes y (iii) uso de semillas sin ser alteradas por la biotecnología, es decir, los “tocagenes”. Sin embargo, reiteramos por enésima vez que lo denominado orgánico en el mundo anglosajón no es exactamente equivalente al concepto de agricultura ecológica en español. Tal confusión está dando lugar a que las multinacionales del agronegocio intenten engañarnos de nuevo. Al final de esta entrada os mostramos algunos post previos relacionados con tal maniqueo abuso del lenguaje, al objeto de intentar separar el grano de la paja. En  nuestra categoría Etnoedafología y Conocimiento Campesino podréis leer mucho más sobre estos asuntos. Mirar hacia el pasado para mejorar el futuro resulta hoy más que nunca de suma importancia.  La agenda de investigación que se ha marcado la FAO, y de la cual fui uno de los autores, es clara y rotunda (Plan of Action for Pillar Three of the Global Soil Partnership Adopted by the III GSP Plenary Assembly) , como también el Status of the World’s Soil Resources de la ONU,en cuya redacción también modestamente intervine. No queda nada por discutir, nadie duda ya del desastre y desgracia que ha supuesto para el deterioro de la biosfera la ya denominada antigua revolución verde, con el paso de los años.

Hoy os hemos traducido el texto de unos investigadores del Ecological Sciences, James Hutton Instituteen el cual se explica lo que hemos venido reiterando durante diez años. Eso sí, cuidado con el debate acerca de los Microorganismos Eficientes o Efectivos (EM) en la Rehabilitación de Suelos, ya que una cosa es hacer uso de la ingeniería “natural de los propios organismos, y otra bien distinta que compréis los productos que ya salen al mercado bajo esta denominación y que no suelen servir para nada. Resulta mucho más sencillo, viable y barato elaborarlos vosotros mismos, como se está haciendo en Cuba. Abajo os dejo también alguna relación de post  previos sobre estos eficientísimos organismos y el cuidado que hay que tener para no caer de nuevo en las  trampas del agronegocio. ¿Dejarán las poderosas internacionales que ONU y FAO lleven a cabo sus planes?. Aquí nos enfrentamos al kit de la cuestión.

Del mismo modo, durante 2015 Tom Vilsack el Secretario del  Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (United States Secretary of Agriculture), ha insistido una y otra vez ante los medios de comunicación sobre la importancia de gestionar los suelos desde este nuevo paradigma para paliar la contaminación tanto su contaminación como la de las aguas, y así mejorar la grave situación ambiental y garantizar la seguridad alimentaria en USA. Del mismo modo los boletines de noticias del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, son totalmente explícitos en esta materia ofreciendo subvenciones y otras prebendas para todos los granjeros que se encaminen en la dirección de la nueva revolución verde, haciendo un especial énfasis en los policultivos y la diversificación de las producciones agrarias de los predios, la integración en ellos y cuidado de los humedales y zonas húmedas, etc.

Os dejo pues con la mentada traducción que me mejorado un poco de lo ofrecido por los traductores automáticos de la red. En cualquier caso, podría haberme esmerado más. Pido disculpas, si bien creo que el contenido se entenderá perfectamente.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Cultivos ecológicos en ambientes semiáridos y subhúmedos: Lo que la ciencia olvidó

finca-la-higeruela 

La noticia que os ofrecemos hoy me genera satisfacción a la par que una suma tristeza. Por un lado, veremos que se ha vuelto a descubrir la dinamita, es decir que la rotación de cultivos con leguminosas en agricultura de secano y ambientes semiáridos ofrece mejor balance energético que la agricultura industrial que nos intentan vender las compañías agroquímicas. La rotación de cultivos cereal/leguminosa o manejos similares, ha sido práctica tradicional en España y avalada en numerosas ocasiones por la FAO. Luego arribaron los vendémonos, es decir esa combinación peligrosa de tocagenes + empresas multinacionales, y arrasaron con sus fatuas promesas buena parte de la gestión agraria tradicional. Y así no ha ido: más erosión, contaminación por doquier, empobrecimiento de la calidad del suelo etc., etc. Para sorpresa de los más veteranos ahora aparecen como  prácticas novedosas aquellas que hasta hace muy pocas décadas eran la norma, como ya os explicamos en el siguiente post: El cultivo de leguminosas y la rotación de cultivos: ¿un mundo perdido?. Abajo se analiza el tema con la sencillez y precisión de que suele hacer gala mi entrañable amigo Carlos Lacasta, responsable de la Finca Experimental de la Higueruela, perteneciente a centros del CSIC ya extintos, y a los que Carlos y yo estuvimos siempre ligados. Tal instalación fue asignada hace pocos años al MNCN del CSIC, en el que  no saben qué hacer con ella, mientras la crisis económica, y por consiguiente la falta de financiación científica, arruina experimentos que se han dilatado durante décadas, terminando con un súbito coitus interruptus, para la desesperación de otros colegas como el tambiénd el entrañable Saturnino de Alba (experto en erosión por laboreo, cuyas indagaciones han sido vapuleadas por tales circunstancias).

El MNCN tiene, por su naturaleza, otros objetivos bien distintos, por lo que tampoco cabe atribuirles responsabilidad alguna. Eso si, la PAC (Política Agraria Común de la Unión Europea) ha sido cómplice de tanto dislate en el mundo agrario, por lo que más valdría que sus consejos de sabios fueran urgentemente reemplazados por los de los paisanos ligados a sus tierras. Y así lo ha reconocido en varios textos la recientemente creada Alianza Mundial por el Suelo (FAO). En otras palabras, mientras el valor de estas experiencias en parcelas experimentales llevadas a cabo por expertos que no se venden al mejor postor son literalmente arrasadas, cabe preguntarse ¿qué ha hecho la Unión Europea con sus devastadores PAC y las ingentes financiaciones recibidas/dispendiadas? ¿Y qué decir de esa denominada “investigación de vanguardia y excelencia” con sus transgénicos, ingentes cantidades de fertilizantes y pesticidas? Pues bien, al margen de contaminar, han colaborado esmeradamente en una dramática la pérdida de biodiversidad, como el dramático caso de los anfibios y el más grave aún de muchos insectos polinizadores, cuyo declive pone en riesgo la producción alimentaria mundial, y como corolario la soberanía alimentaria. Es decir la agricultura industrial lleva a cabo una encomiable tarea de degradación de la biosfera y agrosfera. Personalmente uno comienza a pensar que si les hubieran financiado para estos últimos fines no lo hubieran logrado hacer mejor. Carlos, como yo, y como todos los que comenzamos a trabajar en la Institución casi al mismo tiempo, no podemos más que llevarnos las manos a la cabeza e intentar terminar nuestra vida laboral no mirando hacia atrás, ya que de hacerlo la depresión mental que sufriríamos sería para llevarnos directamente al psiquiátrico.

Se sigue insistiendo en que la ciencia es neutra. No lo dudo, pero a los que han destinado tanto dinero para llegar a este punto, quizás de no retorno, habría pues que darles el Premio Nobel de la Destrucción. ¿Cambiarán las cosas tras tanta, apabullante y palmaria evidencia? Francamente lo dudo, ya que bajo la dictadura financiera mundial que sufrimos siguen gobernando los que nos han conducido hasta aquí. Un abrazo enorme para Carlos, Saturnino, etc. y ya os dejo con la nota de prensa dedicada a una de sus últimas publicaciones, reiterando que casi todo esto era moneda común en la agricultura campesina hasta los años 60 del siglo XX.  Luego vino la hecatombe acompañada de palabrería zafia: “publica o perece”, “investigación de vanguardia”, excelencia, investigación traslacional, derrame tecnológico, emprendimiento, etc. Ellos publicarán más, pero el valor de los experimentos de campo durante décadas es irreemplazable por mucho que otros trapas con sus modelitos numéricos digan que ellos pueden reemplazarlos (jajaja). ¿Desde cuándo la simulación es más válida que la experimentación in situ?. Mentes dementes, memes demenciales.  

Juan José Ibáñez

El cultivo ecológico de cereal en regiones semiáridas es más eficiente

Noticias; 04.08.2015

Han analizado experimentalmente el balance energético de varias formas de cultivo durante más de 15 años.

 Tras más de 15 años de análisis, investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han demostrado en ambientes semiáridos que, en términos de eficiencia energética, la agricultura ecológica es más productiva que los sistemas en los que se utilizan productos agroquímicos. Asimismo han comprobado que la rotación del cultivo de cereales con plantas leguminosas es, frente al monocultivo, la forma más eficiente de cultivar en estas regiones.

 El equipo de investigadores se propuso averiguar la eficiencia energética de tres maneras de trabajar la tierra y cuatro tipos de rotación de cultivos en zonas semiáridas. Para ello analizaron la cantidad de energía que era necesario aportar al sistema (maquinaria, fertilizantes, herbicidas, etc) por hectárea y año frente a la energía obtenida, es decir, la cantidad de cosecha. “Se trata de regiones en las que urge hacer una agricultura diferente de la que se hace en lugares más húmedos porque las condiciones ambientales de estos lugares hace que los productos agroquímicos sean poco eficientes“, explica Carlos Lacasta, investigador del MNCN.

Seguir leyendo………..

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

agrucultura-periurbana 

Existen muchos tipos de agriculturas urbanas y periurbanas. Fuente: Colaje Google Imágenes

La agricultura urbana no es buena ni mala, todo depende de cómo se lleve a cabo y con que fines.

La agricultura periurbana es una práctica que se ha puesto de moda en todo el mundo. Pero como suele ocurrir con casi todos los brotes verdes, primero surge la aventura rodeada de para bienes, para a la postre demostrarse que “no es oro todo lo que reluce”, sino que puede ser zinc, plomo, mercurio y otros metales, bastante pesados, por cierto. Pero además no podemos olvidarnos de los contaminantes orgánicos presistentes.  También debemos acordarnos de los parques y jardines de las ciudades en donde juegan nuestros infantes, sobre suelos que pueden estar o son continuamente contaminados por las deposiciones de partículas atmosféricas, cuando no se riega con aguas residuales, aumentando las amenazas de que enfermen los más pequeñines.

La agricultura periurbana puede llevarse a cabo por necesidad, pero también por afición. Son muchos los urbanitas que añoran o desean entretenerse viendo crecer los frutos que ellos crían para a la postre consumirlos. Muchos ciudadanos actúan como agricultores corrientes, añadiendo fertilizantes, plaguicidas, etc., según se informan o son informados. Otros, por el contrario, se esmeran por evitar el uso de las enmiendas y fitosanitarios industriales con vistas a obtener frutos de la tierra saludables.

Sin embargo, todos los interesados en practicar este tipo agricultura debieran ser informados imperiosamente por las autoridades acerca de los riesgos potenciales, pero serios, de los que depende su salud.

Por un lado, al encontrarse cerca de entornos urbanos, los suelos que van a cultivar pueden encontrarse ya previamente contaminados, De ser el caso, por mucho amor y esmero que atesoren sus practicantes, los frutos de la tierra dañarán su salud. A aquellos que les interesa hace negocios ilegales vendiendo las cosechas en mercadillos, saltándose los controles sanitarios, son un serio peligro para la población ya que usan la primera parcela que encuentren sin más miramientos. ¡Cuidado con los productos que allí se venden!  En otros casos los agricultores urbanitas desean los productos ecológicos para su propio consumo y bienestar,  pero ¿Quién certifica que el medio edáfico  no se encuentre cargado de contaminantes por los usos previos de la tierra o vertidos incontrolados?.

Del mismo modo, y como se indica en la nota de prensa que os ofrecemos hoy, el tipo de suelo sobre el que medran las plantas cultivadas determinarán si los contaminantes son secuestrados por las partículas y minerales del suelo, o por el contrario son fácilmente disponibles para las plantas, contaminando esta corta cadena trófica.  ¿Quién realiza los análisis de suelos que garanticen que el suelo sea apto para su cultivo?.

Cuestiones similares surgen al sopesar todo lo concerniente a la calidad del agua de riego. En muchos casos será potable, pero en otros no, especialmente para estos agricultores a tiempo parcial, que soslayan las ya frágiles legislaciones sanitarias.  ¡Cuidado por extraer ilegítimamente aguas de pozos ilegales y aguas residuales, no sea peor el remedio que la necesidad. La contaminación biológica es aquí otro riesgo de suma importancia, al margen de los polutantes orgánicos e inorgánicos  ¿Y eso es todo?. Pues va a ser que no.

Dependiendo de la ciudad, e incluso del distrito urbano en que se sitúe, las deposiciones las partículas que lleva el aíre, pueden encontrase poco o muy contaminadas por las emisiones industriales, del tráfico rodado, etc., llevándose a cabo una fertilización indeseable de sustancias muy tóxicas para la salud. Por ejemplo, en la terraza de mi casa yo puedo cultivas una gran variedad de vegetales. Sin embargo, se encuentra en el centro de Madrid capital, en donde la contaminación es enorme (en dos ocasiones durante un año se prohibió parte del tráfico rodado por cuanto se habían sobrepasado todos los límites legales). En consecuencia, las deposiciones de las denominadas PM10 u otras, que ya dañan nuestros aparatos respiratorios, pueden llegar a penetrar también en nuestros cuerpos por la ingesta alimentaria. Y podríamos seguir pero dejémoslo aquí.   

Resumiendo, no podemos ni debemos ensalzar la agricultura periurbana. Todo depende de cómo se lleve a cabo, en que suelos, con que agua, bajo qué tipo de ciudades, a qué distancia de las fuentes emisoras de los contaminantes más dañinos y teniendo en cuenta la frecuencia y dirección de los vientos dominantes. ¿Se encuentra todo esto correctamente regulado en términos legales? ¿Tienen estos agricultores urbanos los conocimientos necesarios para comprender en profundidad de los beneficios, precauciones y riesgos que conllevan tales prácticas?.

La noticia de hoy, que da cuenta de un estudio realizado en Madrid, nos informa de que los suelos suelen encontrarse contaminados, aunque no tanto como para dañar seriamente la salud. Personalmente pienso que, a falta de una legislación clara y precisa, como la intención de las autoridades para que sea cumplida, la agricultura periurbana conlleva muchos riesgos, tantos como la industrial. Sin embargo, tengamos en cuenta que esta práctica aparece en muchas urbes de mundo, con muy dispares grados de desarrollo, pudiendo ser por puro hobby o imperiosa necesidad. Tampoco es lo mismo, obviamente, llevarla a cabo en ciudades pequeñas y rurales que en otras grandes y/o industriales.

Más aún existe una cuestión que me intriga y preocupa. Cada vez que leo notas de prensa sobre el tema,  en la que se nos informa de que la agricultura periurbana no conlleva serios riesgos para la salud, pero rarísimamente se mencionan  casos ya acaecidos, dramáticos, indignantes y denunciables. En otras palabras, intuyo que en lugar de informar con seriedad, la prensa intenta calmar a los ciudadanos sobre temas que por su diversidad y complejidad  no pueden tratarse a la ligera, generalizando sus bondades y soslayando sus debilidades en unas pocas líneas. Obviamente tal aserto no tiene nada que ver con los resultados de un estudio concreto en un determinado, sitio y momento, como lo es el caso que os mostramos seguidamente, y que como corolario no aporta nada nuevo al tema.  

Juan José Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Hacia Una Agricultura Ecológicamente Sustentable: La Intensificación Ecológica Multinacionales Agroalimentarias contra la Biosfera y la Soberanía Alimentaria

slide_ecological_agriculture_03

Agricultura ecológica y paisdajes agrarios tradicionales. Fuente: tompkinsconservation.org

Hace pocos meses recibí un mensaje de la página de Facebook creada por Miguel Ángel Valera que lleva por título:  ANCA estudiantes Puebla. En ella se nos informaba de la siguiente noticia: La ONU dice que las cosechas orgánicas a menor escala son la mejor forma de alimentar al mundo. Ya os comenté que han finalizado las tareas del Pilar III de la Alianza Mundial por el Suelo. El documento de este último grupo de trabajo (al cual he pertenecido) también ha llegado a las mismas conclusiones, enfatizando que la agricultura industrial basada en el fuerte insumo de fertilizantes y agroquímicos, es insustentable, ambientalmente poco amigable, atentando de paso contra la soberanía alimentaria de pueblos y países. Este modelo contemporáneo de producción también ha dinamitado los bellos paisajes tradicionales, reemplazándolos  por extensos y monótonos campos de tierra, desprovistos de cualquier interés. Por mucho que les pese a los “tocagenes” que colaboran con las multinacionales que comercializan los organismos transgénicos (modificados genéticamente), todos los interesados comienzan a llegar a la misma conclusión. ¡Ya basta de vender falsos sueños!: Nos estáis llevando a la degradación ambiental, pobreza y enfermedad, al contrario de lo que nos queréis vender. Y por lo tanto, debemos retrotraernos a un  pasado, no muy lejano en donde los sistemas agrarios sí eran sustentables, bajo las sabias prácticas campesinas. De todo esto hemos hablado una y mil veces en nuestra categoría: etnoedafología y conocimiento campesino, en donde podéis leer numerosos post dedicados a este tema, como por ejemplo estos dos entre algunos centenares: La Agricultura Moderna: Alimento y Veneno para el Hombre y la Biosfera y Edafología Entre las Ciencias Agrarias y Los Recursos Naturales (¿A dónde Nos Encontramos?)

 El tiempo vuelve a darnos la razón, frente a los mentados tocagenes y grandes multinacionales agroalimentarias.  Sin embargo no resulta baladí, que en la noticia que abajo os reproducimos, se hable de la amenaza de los Acuerdos de Libre Comercio que, a la larga, dan aun más manga ancha a estos incompetentes a los que tan solo les interesa el dinero, a costa de lo que haga falta. Ahora se negocia otro entre EE.UU y la UE, lo cual se traducirá que estas compañías del agronegocio tengan más poder, en muchos aspectos, que los propios gobiernos estatales.  Dicho de otro modo el comercio debe ser libre y el ciudadano esclavo del primero. Por lo tanto celebremos que la ONU y la FAO por fin se decanten por usar la razón. Sin embargo no debemos olvidar que el capital manda más que la ONU, haciendo caso omiso de todo lo que se diga en este foro mundial que no les interese. No hace falta buscar pruebas ya que brotan como las cenizas de un volcán en plena erupción.

Los pueblos aborígenes y el conocimiento tradicional campesino realizaron una agricultura encomiable que hoy podemos potenciar mediante los nuevos conocimientos dimanantes de la agricultura ecológica, que no de conservación (ya que bajo su piel de cordero afloran estas malditas empresas). Así  pues, aun no se ha solucionado nada, aunque ya no hablan solo los ecologistas frente al capital, sino que también lo hacen organismos internacionales del prestigio de la ONU y la FAO.  Lo que ocurre es que las palabras y las buenas razones no bastan contra esas bestias. Pero algo es algo: los defensores de una agricultura en harmonía con el ambiente cuentan ya con los apoyos que siempre hubieran deseado, del otro lado queda el Cabello de Atila y su proceloso maniqueísmo. No me reiteraré más. Os dejo con la noticia que me ha llegado gracias a Miguel Ángel Velera y su página WEB. Una vez más: Mil gracias amigo.

Juan José Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Las plagas del suelo y su control: ¿Agroquímica o Métodos Ecológicos?: El caso del Nematodo Dorado de la Papa o Patata

globodera-rostochiernsis-universidad-de-dabis

Globodera rostochiensis Fuente: Universidad de Davis, California

Allá por 1979, cuando entré en el CSIC, mi director Antonio Bello Pérez, consiguió que el Instituto de Estudios Riojanos me concediera una modesta beca, a la espera de que saliera la oferta ministerial. El título del estudio que debíamos presentar era el siguiente : “Planificación de un sistema de control integrado en la lucha contra los nematodos en los cultivos de la Rioja“. Pero a fin de cuentas versaba sobre el nematodo dorado de la patata, del que hablaremos en este post. En 1983, ya no me acuerdo ni como, ni porqué, publiqué parte de los resultados en un documento que os muestro abajo. No era un tema que me gustara, pero por algo había que empezar. Este nematodo, que por aquel entonces, se denominada Heterodera rostochiensis, pero que a la postre parece que ha dado lugar a dos géneros y varias especies. Se trata de un fitoparásito que puede llegar a causar graves plagas y cuantiosas pérdidas económicas, por lo que ha sido muy estudiado exhaustivamente. Adelantemos que durante el muestreo de campo, detectamos que la infección en las parcelas analizadas era enorme, por lo que sospechamos que la producción sería desastrosa. Empero climatológicamente resultó ser un año agroclimáticamente excepcional en los territorios riojanos.  Meses después leí un periódico, y para mi sorpresa (y la de Antonio) resultó que la cosecha de patatas (papas) había sido excepcional. ¿?. Valgan estas líneas introductorias para mostrar que cuando los hospedadores crecen en óptimas condiciones, pueden resistir bastante bien los “potenciales efectos de muchos patógenos. Antonio siempre pensó que la cuestión no residía en la erradicación total, sino que las poblaciones no afectaran los rendimientos, bajándolas a un umbral que pudieran soportar las plantas. Otra cuestión bien distinta es que el crecimiento de la cosecha no sea óptima (algún tipo de estrés), y ya se sabe “del árbol caído todo el mundo hace leña”. La noticia de hoy da cuenta de estudios realizados en USA que intentan aislar sustancias que engañen a las larvas, con vistas a que estas eclosionen cuando no disponen de alimento y mueran de inanición. Se ha empleado, por ejemplo la solarización , con vistas a vistas a generar los mismos efectos contra el mentado patógeno. Empero existen otras más eficaces de las que ya os hemos hablado. Básicamente compararé el estudio aludido y sus “promesas” con las estrategias de agricultura ecológica desarrolladas por Antonio Bello Pérez, por las cuales ha sido galardonado en más de una ocasión. Más concretamente me refiero a la desinfección de Suelos, un tipo mejorado de la tecnología denominada  biofumigación. Recordemos que la desinfección de suelos resulta ser, al mismo tiempo, un abono y alternativa ecológica al uso de plaguicidas y fertilizantes sintéticosTal sistema de manejo ecológico ha demostrado ser muy eficaz para el control del nematodo aludido, por lo que debemos reiterar que abona y evita el uso de plaguicidas caros, contaminantes y dañinos para la salud pública y de la biota edáfica, aspecto no alcanzado cuando la papa o patata se cultiva bajo los cánones de la agricultura industrial. La nota de prensa del Noticiero ARS nos informa de que un investigador norteamericano busca sustancias químicas naturales que  realicen el mismo efecto que la desinfección de suelos, lo cual evitaría el uso de los mentados plaguicidas, pero ¿a qué precio?. De tener éxito en sus investigaciones, con toda seguridad las sustancias efectivas se patentarían, obligando al agricultor a comprarla al precio que le impusiera la empresa que adquiriera la patente para producirla. Más aún solucionado el tema, el campesino debería seguir comprando los abonos pertinentes, mientras que con la biofumigación no, por cuento se sustenta en añadir al suelo residuos orgánicos de las cosechas u otros industriales que, hoy por hoy, resultan ser un problema ambiental.

Por tanto la paradoja deviene en que quizás (aspecto aun debatido) la producción industrial sea mayor. Ahora bien, si se tiene en cuenta los gastos que debe realizar el agricultor para adquirir anualmente el presunto “compuesto natural bajo patente” y los abonos correspondientes, la rentabilidad pase posiblemente a ser menor para el paisano que haciendo uso de la desinfección de suelos. Más aun, de paso el cultivo no polucionaría suelos y aguas.  Reflexionemos sobre las consecuencias, beneficios y ganancias de una y otra alternativa. Empero el marketing de las empresas es muy intenso, mientras que el de la biofumigación no, a pesar de ser considerablemente más económica y ambientalmente amigable, por lo que (…).

Abajo os expongo información sobre el problema, el ciclo de vida del nematodo en relación con el cultivo de patata y la nota de prensa aludida. Adelantemos que (…)

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Efectos de la agricultura sin labranza sobre el agua del suelo en climas fríos y áreas de montaña

Casi todas las investigaciones van poniendo en evidencia que la agricultura sin labranza (o “0″ labranza) atesora grandes beneficios. Sin embargo, reiteramos una vez más desde un punto de vista ambiental, siempre debemos discernir entre dos prácticas muy distintas. La mejor consiste en hacer uso de una agricultura  ecológica sustentada en evitar las enmiendas con abonos minerales y pesticidas, mientras que la otra, denominada de conservación, tiende a justificar el uso de transgénicos y abundantes agroquímicos comercializados por las consabidas multinacionales del agronegocio. La primera resulta ser mucho menos contaminante y más respetuosa con el medio ambiente que a segunda. Eso sí, ambas recubren el suelo de residuos de las cosechas precedentes, que, de este modo colaboran la protección del medio edáfico frente a los riesgos de la erosión. En las áreas abruptas y/o montañosas, frenar la erosión resulta ser una actividad prioritaria. En las regiones del globo con climas fríos  y en las altas montañas, parte de la precipitación se produce en forma de nieve, como todos sabéis. Pues bien, la noticia de prensa que os ofrecemos hoy, extraída del noticiero ARS de la USDA, nos informa que los residuos depositados sobre el suelo de las cosechas anteriores favorece, tanto una distribución de la nieve más uniforme, como también su abundancia. Tal hecho tiene como resultado una infiltración del agua muy homogénea a lo largo y ancho de las parcelas cultivadas, que a la postre redundará en que el suelo almacene más agua y durante más tiempo. Como corolario, la producción de las cosechas será mayor respecto a los campos sometidos a una agricultura convencional con laboreo.  Tales resultados deben ayudar a fomentar la expansión de las prácticas de “labranza 0”, también en estos ambientes.  Sin embargo, la nota de prensa no nos indica si los resultados fueron obtenidos con una genuina agricultura ecológica, o si por el contrario se apeló a la mal denominada agricultura de conservación, que protege el suelo, pero resulta ser más contaminante e irrespetuosa con el medio ambiente, generando a la par que los campesinos dependan de las caprichosas veleidades de la agroindustria que atenta contra la soberanía alimentaria de muchos granjeros y países. Se podría aducir que los residuos mentados se comportan como un andamiaje surpra-edáfico con vistas a retener más nieve y uniformizar su distribución sobre la superficie del suelo y así obtener mayores rendimientos agrarios. Os dejo con la Noticia de ARS; cuya traducción al español, esta vez, resulta ser mucho mejor de lo habitual en el mentado boletín, por lo que poco queda por aclarar.

06wheatnotillvsconv

La agricultura sin labranza o Labranza 0 y la nieve. Fuente Labranza O nueve fuente: exactrix.com

agricultura-con-labranza-conventionalwheat-hardnosno

La agricultura con labranza y la nieve. Fuente Labranza O nueve fuente: exactrix.com

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

La Pérdida de Biodiversidad en la Agricultura Industrial

Los ecólogos sabemos desde hace tiempo que la heterogeneidad del hábitat es uno de los principales mecanismos para generar biodiversidad. En consecuencia, cualquier proceso que homogenice la última reducirá la primera. Si nadie cuestiona tal hecho en los ecosistemas naturales, si en ausencia de perturbaciones los más diversos acaecen en los territorios de mayor heterogeneidad de hábitats (suelos, relieve, clima, litología, etc.), ¿Porque no iba a ocurrir lo mismo en los ecosistemas agrarios o agroecosistemas? Obviamente, ya nadie duda que la agricultura industrial, tendente a la homogeneización de paisajes y hábitats, ha causado, desde la revolución verde (década de 1960), un drástica pérdida de biodiversidad en los ecosistemas agrarios. En consecuencia, la noticia que os ofrecemos hoy no aporta novedad alguna, si bien vuelve a recordarnos los peligros de continuar con políticas agrarias irresponsables, como la creación de amplias extensiones para el cultivo de biocombustibles agroenergéticos.

agricultura-tradicional-diversificada-trinidad-cuba

Agricultura tradicional diversificada Cercanías de Trinidad (Cuba) Foto Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Cubresuelos y sus aplicaciones en Agricultura & Jardinería (ground covers)

La naturaleza tiende a cubrir el suelo con un manto vegetal vivo, sus restos e incluso piedras o cantos, según las circunstancias. Tal cubierta (“ground cover” en suajili) impide el impacto de las gotas de lluvia que deterioran la estructura del suelo y favorecen la erosión.En agronomía, también es frecuente que se recomiende cubrir al suelo con “algo” (residuos vegetales, ciertas rocas y/o minerales, materiales sintéticos, los denominados cultivos de cobertera, etc.) para diversos propósitos, tales como el control de malas hierbas, erradicación de patógenos, evitar la rápida pérdida de humedad y/o nutrientes del medio edáfico, favorecer la infiltración, aumentar la calidad de los productos de la cosecha, incrementar la fertilidad del suelo, etc., etc. Del mismo modo, la jardinería también hace uso de tales productos. En agricultura orgánica estas prácticas son muy frecuentes. Sin embargo, el producto a elegir depende del objetivo perseguido, las propiedades de los distintos tipos de suelos, condiciones ambientales, etc. Cualquier cubierta modifica la dinámica de la biota, agua y nutrientes, por lo que uno debe ser muy prudente y cauteloso a la hora de efectuar la elección del material apropiado. Por lo tanto, siempre es preferible hablar con los expertos de los servicios de extensión agraria y no fiarse de la propaganda de las empresas que los comercializan. También debemos preveniros de los contaminantes ocultos de muchos residuos que se recomiendan con tales fines, como los sólidos urbanos, que pueden terminar por contaminar el medio edáfico, ya sea con sustancias tóxicasoe incluso organismos patógenos. Se trata de todo un mundo en el cual la investigación es muy activa, como lo demuestra la nota de prensa publicada por Sciencedaily, que os expondremos seguidamente.

ground-cover-de-aciculas-de-conifera

Ground cover o cubresuelos de acículas de conífera. Fuente E How Home

cubresuelos-infojardin

Cubresuelos vegetales en jardinería. Fuente: Inforjardín

(más…)

Etiquetas: , , , ,