Posts etiquetados con ‘agricultura industrial’

La guerra de las agriculturas: ¿Industrial o Ecológica?

agriculturas-industrial-ecologica

Fuente: Google imágenes

Ya os hemos comentado en mil y un post precedentes que, cuando los lobbies de presión industriales ven amenazados sus escandalosamente suculentos negocios, reaccionan con virulencia publicando artículos como los tres que vamos a mostrar hoy. En el momento de redactar esta nueva entrega (ha ya un año), las instituciones internacionales y algunos gobiernos luchas por erradicar, en la medida de lo posible, los pesticidas que matan a los insectos polinizadores del mundo (sobre los que se basa gran parte de la producción alimentaria mundial) y en especial los que han demostrado ser cancerígenos. Pues bien, aún siguen saliendo artículos y notas de prensa que cuestionan tal “hecho”, y los juicios contra las industrias que los comercializan, en los tribunales de justicia, se eternizan durante años e incluso décadas. Ahora pagamos la devastación, contaminación y muerte por el incremento de la producción del aceite de palma en las turberas de Indonesia destinados en buena parte a la elaboración de biocombustibles. ¿Biocombustibles?: ¿No es eso una actividad ecológica?.  Pues va a ser que… ni sí, ni no, sino que depende de cómo se lleve a cabo. Y en aquellos territorios entraron multinacionales a saco drenando turberas para poner la puesta en cultivo de la palma, palmita, palmera, generando lo que era previsible, al drenar los Histosoles: hambre, degradación ambiental, pérdida de biodiversidad, y un gravísimo impacto en la salud pública de la población.  Y podríamos seguir ad nauseam, mostrando mil y un ejemplo de sus triquiñuelas/corruptelas, científicas, tecnológicas, políticas, mediáticas y las que sean necesarias.

Pero vayamos directamente contra la argumentación tan retórica como nauseabunda de esta tanda de noticias antiecológicas, ya que los entrevistados que se oponen a tales conclusiones, entran al saco, soslayando lo más evidente: la estupidez lógica de su concatenación ¿ilógica? de razones, como para defender que la agricultura industrial es superior a la ecológica con vistas a hacer frente al abastecimiento de alimentos de la población, que evite hambrunas y garantice la soberanía alimentaria de todos los países y sus moradores.

Pues bien todo su entramado deductivo es fácilmente desmontable. Nadie cuestiona ya que la degradación ambiental de la agricultura industrial ha sido globalmente devastadora. Y no se trata de estudios concretos, o de ecologistas histéricos, sino de aseveraciones de la propia FAO, la UE, y otra plétora de Organismos Internacionales. Más aun la FAO y la UNEP han reconocido públicamente el fracaso de la agronomía intensiva a la hora de resolver los graves problemas alimentarios del planeta, induciendo de paso un aumento de la degradación ambiental, jamás visto hasta la fecha. Y por esta razón, que no por mero capricho, el mundo vuelve la vista a la agricultura ecológica.  Pues bien, ¿Cómo se puede defender ahora aserciones como la que da lugar al titular de la siguiente noticia?:  La agricultura intensiva es tan sostenible como la ecológica ¿¿??.

La conclusión razonada  a su desiderata sería palmaria: ¡No hay solución para nuestros males!. Por mucho que se ha intentado, seguiremos irremisiblemente caminando hacia la destrucción de nuestras civilizaciones y el deterioro irreversible de la biosfera. La respuesta no estribaría pues en esperar sentados a que una debacle tras otra vayan desmoronando unas y otra, ¿o sí?. De la lógica de las argumentaciones de estos tendenciosos o timoratos “expertos” debiera desprenderse que debemos poner freno al crecimiento demográfico y cambiar drásticamente nuestros sistemas socioeconómicos y políticos. Debemos esforzarnos en conseguir una estructura demográfica sostenible (pirámide por edades), entendiendo como tal “estable”, sin aumentos. Si la agricultura intensiva fuera tan sostenible como la ecológica, se desprendería que ninguna lo son en realidad, por lo que debemos seguir contaminando, degradando, matando de hambre, etc…… ¿Lo ven ustedes?. Sus conclusiones son simplemente maquiavélicamente tendenciosas.

Cierto es que se puede contraargumentar cada uno de sus asertos, empero haciéndolo así, los árboles no nos dejarían ver el bosque, ante tal plétora de su cadena de despropósitos lógicos.

Nadie puede negar que aún haga falta tiempo y financiación en materia de investigación y desarrollo, a la hora de lograr los frutos apetecidos de una nueva agricultura y ganadería ecológicas y rentables. La mayor parte de la financiación, hasta el momento, ha ido a parar a los investigadores que trabajan mano a mano del lado de la agricultura industrial. Ahora, reconocido por todos su fracaso, menos por supuesto el de estos cárteles del agronegocio, nos vemos obligados a retroceder sobre nuestros pasos y buscar otros caminos, con vistas a alcanzar una agricultura amigable con el medio ambiente y la salud humana. Defender que agricultura intensiva es tan sostenible como la ecológica, equivale a decirnos que estamos sentenciados, y como corolario: ¡para que nos vamos a molestar en invertir en temas tan exóticos e “intrascendentes” como la agricultura ecológica!.

Tan solo, como comentario adicional, señalar que la agricultura industrial y los hábitos despilfarradores de las sociedades del bienestar, a pesar de sus potentes agroindustrias, se han visto obligados a comprar y arrendar la tierra de los países pobres (el denominado acaparamiento de tierras), con vistas a producir los alimentos que demandan, hundiendo las seguridades alimentarias de los espacios geográficos en donde más la necesitan.  Todo ello ha ocurrido bajo el imperio de la agricultura industrial y sus benefactores lobbies empresariales. ¿Y ahora nos dicen que sin sus modos de proceder empeoraremos la situación?. Jajajajaja. Sobre los cometarios de la primera noticia acerca de los métodos de producción de arroz más de lo mismo, como detallaremos en otro post, o podéis sondear en Internet. Y así se pueden desmontar así todas sus divagaciones. Y me callo ante tanta estupidez, so pena que tuviera que redactar un libro. Os dejo pues con las noticias.

Juan José Ibáñez

Continua…….

(más…)

Etiquetas: , , ,

El avance imparable de la agricultura ecológica en detrimento de la Industrial: ¿Intensificación sustentable?.

intensificacion-agricola-sustentable

Fuente: Colaje Google imágenes

¿“Intensificación Sustentable”?. En los últimos cuatro años ha comenzado a renacer el interés por todo aquello que hemos divulgado en este blog desde 2005, con cientos de post dedicados al tema. La FAO, la Unión Europea y otros organismos internacionales, finalmente “parece que han entrado en razón. “La agricultura industrial es, a todas luces insustentable”.  Esta última daña la salud humana, la soberanía alimentaria y, por supuesto, se encuentra devastando la biosfera.  Empero albergo dudas de si se trate de una moda, o que en realidad ¿por fin? se han abierto los ojos contra los devastadores estragos de la agricultura industrial y la tiranía de los gigantescos lobbies de la agroindustria. A veces pienso que el ser humano es tonto por naturaleza, mientras que también abundan los científicos oportunistas, con una cara más dura que el cemento. Ya he comentado que, en este mundo dominado por el márquetin  e Internet, los palabros atesoran un poder irreprimible.  En aras de retornar a la racionalidad perdida, ahora se habla  de ¿“Intensificación Sustentable”?, que no deja de ser lo que muchos ciudadanos concienciados por su salud, la soberanía alimentaria y el medio ambiente vienen defendiendo desde hace varias décadas.  Al parecer fue Jules Pretty (como veréis en la primera nota de prensa), la primera investigadora que utilizó  el ambiguo y confundente palabro desustainable intensification“. Ahora se vanaglorian de su gran sabiduría. Comienzo a pensar que, con vistas a labrarse una afamada trayectoria investigadora, resulta más útil ser ocurrente que talentoso. Y por ello, retornamos al tema de las modas y la fuerza de ciertos vocablos. Tanto nuestras autoridades, como la comunidad científica, deben dirigirse hacia la concienciación de lo que es bueno para todos, en lugar de dar renda suelta a las jocosas, y a veces perversas  palabras, que no dejan de ser vino rancio en nuevas botellas.

Hoy ofreceremos dos noticias, la primera  que versa sobre la   ¿“Intensificación Sustentable”? (traducida al castellano) y otra más insustancial aparecida en español-castellano que, en el fondo, vienen a decir lo mismo: seguir el camino de la agricultura ecológica y un genuino desarrollo sostenible sobre los pilares del sentido común. Me vuelve a llamar la atención, de que ahora, como en la primera nota de prensa se nos informe de que “Casi un tercio de las granjas del mundo han adoptado prácticas más respetuosas con el medio ambiente sin dejar de ser productivas (…). Los investigadores analizaron granjas que usan alguna forma de “intensificación sostenible”, un término que da cuenta de diversas prácticas, incluida la agricultura orgánica, que usan tierra, agua, biodiversidad, trabajo, conocimiento y emisión de gases de Invernadero” (….) casi una décima parte de las tierras agrícolas del mundo se encuentra bajo alguna forma de intensificación sostenible, a menudo con resultados espectaculares. Han visto que las nuevas prácticas pueden mejorar la productividad, la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas al tiempo que reducen los costos de los agricultores. Por ejemplo, documentan cómo los agricultores de África occidental han aumentado los rendimientos de maíz y yuca; unos 100.000 agricultores en Cuba aumentaron su productividad en un 150 por ciento y redujeron el uso de pesticidas en un 85 por ciento

De lo que se habla en la primera nota de prensa, en gran parte, es que deben haberse contabilizado o añadido las actividades de aquellos pueblos que nunca abandonaron sus tradicionales y sustentables sistemas productivos. Tan solo comenzamos en las sociedades modernas a sumar hectáreas, perdidas por el camino de lo que denominaron progreso, en detrimento de la devoradora agricultura y ganadería industriales.  Comer ecológico era la norma hace unos 50 años.

Cuando uno lee estas noticias, tiene la impresión de que ha surgido un vertiginoso movimiento que se propaga a la velocidad de la luz, cuando en realidad  la FAO, y otras instituciones rogaban por retornar al sentido común, en contra de la propaganda maliciosa de los lobbies de la agroindustria y de unos dirigentes que basaban su sentido de la prosperidad en el dicho de “mala comida para hoy en base al hambre y pobreza del mañana”. Se trata de una percepción completamente falsa. “Roma no se construyó en un día”. Hacen falta decenios, comenzando con ímpetu desde hoy mismo, con vistas a que tal retorno a la racionalidad ecológica y la sensatez se propaguen por todo el planeta.   Defender lo contrario es e necios.

Por lo tanto la buena noticia (la gran buena nueva) sería que retrocediéramos en el camino andado, mejorando su piso con las nuevas tecnologías y conocimientos, ante tanta insensatez humana; si esa que nos lleva al precipicio social y al gran desastre ecológico.

Permítanme que les narre algún episodio de lo que recuerdo de mi España allá por la década de 1960, en un país de economía modesta y doblegada por un dictador fascista. “Hijo(a) retorna las botellas de leche, vino y cerveza a las tiendas y compra (….)”. Casi todo era reciclable, mientras que el plástico un capricho de los ricos. Se compraba en tiendas de los barrios, llevando nuestras bolsas propias de tela. Los comerciantes nos ofrecían sus productos en papel de estraza o de periódico leídos, y así un largo etc.   

En las décadas de 1960/70 arribaron como la quinta esencia de la posmodernidad, los envases no retornables, es decir los que contaminan y apilamos a la postre en ingentes cantidades, que dañan el medio ambiente y afectan a la salud. Poco a poco, aquellos comercios de barrio desaparecieron y fueron reemplazados por las denominadas “grandes superficies”, es decir supermercados, hipermercados,  etc., que por “jugar con ventaja” (se adquiría a precios más baratos a los fabricantes, haciendo uso de varias artimañas, algunas legales y otras no tanto –puedo dar fe de ello-) terminaron por arrasar aquellos comercios y mercados, y como corolario también las comunidades de consumidores de barrio fueron perdiendo sus relaciones vecinales y cohesión social. 

Seguidamente, en la década de 1980, al incorporarse ambos cabezas de familia al mercado laboral, se ganó en bienestar, a cosa de hacer muchas de las compras, semanalmente, en esas grandes superficies, para lo cual hacía falta cargar todo en los automóviles personales, consumir enormes volúmenes de gasolina, contaminar, envolver todo en plásticos y más plásticos, etc. Finalmente, a partir de la década de los 2000, aquella ventaja de dos cabezas por familia, dos trabajos, dos sueldos, terminó por diluirse hasta el punto en que el uno más uno ya no era igual a dos, sino a uno. Es decir, que deben trabajar los dos para alcanzar las mismas ganancias que antes lo hacía uno, con un móvil, una TV y algunos DVD de regalo. Y por favor que no se me malinterprete. Defiendo a ultranza la incorporación al mercado laboral de la mujer.  Sin embargo no se puede digerir, que ahora trabajemos más horas dispongamos de menos tiempo para estar con nuestros hijos, que no podamos, a menudo, ni tomar una cerveza con los amigos en el bar de abajo y que para más inri, los empresarios nos califiquen de vagos a todos aquellos que no estén pensando en el trabajo las 24 horas del día.

La tecnología debe ayudarnos a vivir mejor, a hacernos más libres, empero,  ha ocurrido todo lo contrario. Tecnología para el bienestar, no tecnología para soportar el malestar.  Cambiar los modos de vida de los ciudadanos cuesta mucho, nos engañaron, y ahora retroceder será una tarea de titanes. Empero conseguir los propósitos del desarrollo sostenible exige retroceder, mejorar el piso de la carretera con lo mejor de la tecnología actual y andar por un nuevo camino.

El caso de Cuba, política aparte, fue imperativo, se hizo de la necesidad virtud y por ello su huella ecológica es “0” o insignificante. Todo debe cambiar, pero no para que todo siga igual. Lo mismo ocurrió con la agricultura a partir de la denominada revolución verde de los años 1960

Uno de los padres: Hijo(a) retorna las botellas de leche, vino y cerveza a las tiendas y compra (….).

Hijo(a): Solo si me prometes un Smartphone “Gold”, y me compras el último videojuego. ¡¡¡UFFFF!!!,

Uno de los padres: No te preocupes hijo bajo yo, para que no termines lastrado por la esclavitud infantil.  ¿¿??

Os dejo, no sin antes recomendar vívidamente que leais las buenas noticias, pero no olvidemos el pasado, si deseamos un futuro mejor para nuestros hijos y una naturaleza más sana. 

Juan José Ibáñez

Continua…..

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

La Investigación del Manejo del Suelo y los Resultados de Estudios Peligrosos (Confundentes)

mato-grosso

Destrucción del Mato Grosso (fuente: Bing fotos)y sus anteriores paisajes Naturales (Fuente VisitBrasil.net)

A menudo se publican resultados de estudios cuyas conclusiones a primera vista resultan ser lógicamente correctas pero que a la larga pueden llegar a justificar prácticas de manejo peligrosas e incluso muy perjudiciales. Este es el caso de la noticia que analizamos hoy, y que lleva por título Deep, permeable soils buffer impacts of crop fertilizer on Amazon streams, study finds. Como se enfatiza en la mentada nota de prensa, en climas templados y fríos, el exceso de fertilización química (nitrógeno, fósforo etc.)  da lugar a la eutrofización (polución) de las aguas superficiales y subterráneas, con los consiguiente riesgos para la salud de la vida salvaje y de los seres humanos. Hemos tratado este tema en diversos post incluidos en nuestra categoría “contaminación de suelos”. Recientemente se ha llevado a cabo una experiencia en zonas deforestadas del Mato Grosso brasileño, demostrándose, según los autores, que tal hecho no ocurre. Pues bien, cabe mentar que los suelos de los biomas más septentrionales suelen ser muy someros mientras que en esta zona tropical ostensiblemente profundos, si tenemos en cuenta el conjunto del sistema suelo-regolito. Los investigadores implicados reconocen este hecho diferencial señalando que las capas profundas deben actuar como ambientes buffer o tampónreteniendo los nutrientes que causan los problemas mentados en los perfiles del suelo más someros de Europa o EE.UU., por citar dos ejemplos.  Sin embargo, sería sumamente irresponsable pensar que (i) todas las profundas coberturas edáficas de la región estudiada en Brasil reaccionan de la misma manera; (ii) que el proceso no pueda revertirse con el tiempo y (iii) que los resultados induzcan a inferir que se pueden añadir elevadas dosis de fertilizantes a estos ecosistemas que dicho sea de paso, debieran ser conservados como patrimonio de la humanidad en lugar de padecer deforestación y la consiguiente agresiva agricultura industrial.  

Hará aproximadamente un decenio cuando escuche en una conferencia de un  investigador alemán como, tras bajo varios metros bajo un solum típico de estas zonas (ya fuera un Oxisol–Ferralsol- o un Ultisol–Acrisol) se topaba, brusca y sorprendentemente,  con un espeso horizonte cálcico, hecho muy extraño en tales ambientes. Bien pudiera ser que nos encontráramos ante la conocidaBomba química del tiempo”, que también explicamos en este post de nuestra bitácora. A varios metros de profundidad, en el sistema suelo-regolito,  pueden aparecer capas que, por su composición, atesoren propiedades como para retener algunos elementos químicos hasta ciertas concentraciones. En consecuencia estos no son vertidos inmediatamente al agua, pudiendo pensarse que “nos encontramos seguros”. Empero cuando se saturan de los mismos, se desprenden bruscamente y en grandes cantidades a las aguas, como por arte de magia. Este proceso también es archiconocido en Europa o EE.UU, aspecto que omite la noticia. Debido a que el concepto de suelo y su clasificación suele referirse a los dos primeros metros del perfil, el estudio de los materiales edáficos y la circulación del agua a mayor profundidad suele ser omitido, no pudiendo detectarse procesos como el que hoy os presentamos. Por esta razón, entre otras, diversos expertos claman por un cambio de paradigma, pasando de los estudios clásicos a o los que contemplan la denominada zona crítica terrestre  (sistema suelos+regolito+aguas subterráneas) a la que hemos dedicado toda una categoría en esta bitácora.

En vista de todo ello, me temo que lo que se desea es inducir a pensar que pueden aplicarse dosis exageradas de fertilizantes a los suelos recientemente deforestados (o fomentar más aun la deforestación en el futuro) del Mato Groso sin peligro alguno, iniciativa que se me antoja insultantemente peligrosa. En este sentido habría que indagar seriamente en donde se encuentra la capa de suelos/regolito tamponadora, conocer su capacidad de carga o retención de enmiendas antes de comenzar a comportarse como una  Bomba química del tiempo” y cotejar si se trata de un hecho singular o generalizado en la región aludida. Recordemos que la materia ni se crea ni se destruye. Si estas sustancias polucionantes resultan ser retenidas, tarde o temprano terminarán por contaminar el ciclo hidrológico.

Resumiendo, un  estudio singular puede dar lugar a conclusiones aparentemente correctas siendo utilizadas para llevar a cabo prácticas de manejo que a la postre devengan en calamidades medioambientales. Se trata de un modo de proceder que acaece con harta frecuencia en la indagación científica y que es aprovechado por multinacionales o grandes compañías productoras de alimentos con vistas a lucrarse esquilmando suelos y ecosistemas. Hagamos las cosas correctamente o tendremos pan para hoy a costa de desastres en un futuro cercano.  No se pueden extraer conclusiones precipitadas, ni soslayar procesos que ya se conocen desde hace décadas con vistas a justificar lo injustificable.    

Os dejo pues con esta noticia, aparentemente cándida y sustancialmente peligrosa.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

La Pérdida de Biodiversidad en la Agricultura Industrial

Los ecólogos sabemos desde hace tiempo que la heterogeneidad del hábitat es uno de los principales mecanismos para generar biodiversidad. En consecuencia, cualquier proceso que homogenice la última reducirá la primera. Si nadie cuestiona tal hecho en los ecosistemas naturales, si en ausencia de perturbaciones los más diversos acaecen en los territorios de mayor heterogeneidad de hábitats (suelos, relieve, clima, litología, etc.), ¿Porque no iba a ocurrir lo mismo en los ecosistemas agrarios o agroecosistemas? Obviamente, ya nadie duda que la agricultura industrial, tendente a la homogeneización de paisajes y hábitats, ha causado, desde la revolución verde (década de 1960), un drástica pérdida de biodiversidad en los ecosistemas agrarios. En consecuencia, la noticia que os ofrecemos hoy no aporta novedad alguna, si bien vuelve a recordarnos los peligros de continuar con políticas agrarias irresponsables, como la creación de amplias extensiones para el cultivo de biocombustibles agroenergéticos.

agricultura-tradicional-diversificada-trinidad-cuba

Agricultura tradicional diversificada Cercanías de Trinidad (Cuba) Foto Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Solución para la Agricultura de las Zonas Áridas Costeras del Pacífico Sudamericano

Tras visitar varias zonas de los territorios áridos litorales del “pacífico latinoamericano”, y especialmente al contactar con los colegas edafólogos de Arequipa, llegué a la conclusión de que sus bellos paisajes desérticos atesoran un gran potencial agrícola. Tal hecho era ya sobradamente conocido por las culturas precolombinas de la zona, como la  paracas o la mochica de la que ya os hablamos en nuestro post “Agricultura de Riego en los Desiertos: Hidrologías Precolombinas”. Sin embargo, resulta difícil de imaginar que aquellas hermosas y gigantescas obras hidráulicas que canalizaban el agua desde los Andes se llevaran acabo en el mundo actual.  Durante el otoño de 2009, en Perú, existía una agria polémica sobre la construcción de un embalse que derivaría agua de la cuenca del Amazonas (obviamente desde su cabecera en los Andes) hacia las costas áridas de aquél país. Aun a sabiendas de que puedo equivocarme, tal iniciativa se me antojaba arriesgada, además de enormemente costosa. Y hablo de riesgos debido a que la amenaza de los seísmos de la zona es muy elevada, pudiendo dar al traste con la empresa, e incluso de acaecer un terremoto de cierta intensidad inducir alguna catástrofe tanto humanitaria, como de la infraestructura mentada. Todo ello sin contar con los daños ambientales que allí se discutían y que no deben despreciarse. Debe quedar claro que no dispongo de los datos suficientes como para corroborar rotundamente tales aseveraciones, al margen de la magnitud y coste del susodicho embalse o presa.  Me acordé entonces de la tecnología que ha propiciado que la zona más árida del SE español se convirtiera en un territorio de altísima producción agraria. Hablamos de los cultivos enarenados bajo plástico de Almería, Granada y Murcia. Cabe señalar que estos también generan problemas ambientales que debieran ser tenidos en cuenta antes de iniciar tal andadura. Sin embargo, el tórrido SE español pasó de ser un espacio geográfico de desheredados a otro de los más rentables de la agricultura en el Estado. Inmediatamente comenté este hecho a los colegas peruanos. Claro está que, tras visitar someramente el Cañón del Colca (cultura collaguas y otras) súbitamente me percaté que por allí se habían logrado proezas parecidas desde tiempos remotos (ver post policultivos terrazas y microclimas: los andenes de las culturas andinas precolombinas). Ahora bien, el dilema estriba de donde obtener el agua de la manera más rentable y económicamente viable. Para el caso de los cultivos bajo plástico bien pudieran extraerla de plantas desalinizadoras desde el mar, pudiendo utilizarse varios tipos de energías renovables para verterla en tierra como  lo son la eólica, solar o la mareal.  Si se minimiza el impacto ambiental, los habitantes de la zona y colonos que llegan del interior lograrían obtener varias cosechas al año. Sin embargo, hace unos días observé que los chilenos ya plantean hacer algo parecido en sus territorios litorales áridos (ver noticia al final de este post). Desafortunadamente, al margen de la agricultura, al menos en Chile, se demanda agua para la minería y la explotación inexcusable de Pascua Lama, un verdadero crimen ambiental. Un potencial desastre ambiental, injustificable.

desierto-litoral-de-paracas-peru

Costas en el Desierto de Paracas, Perú. Foto: Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Laboreo, Erosión Eólica, Aspereza del Suelo y Calidad del Aire

Las partículas de polvo erosionadas desde el suelo son un problema con vistas a mantener una agricultura sustentable y la calidad del suelo, pero también afectan seriamente a la salud pública de los ciudadanos, como ocurre con las emisiones industriales, de vehículos, etc. El laboreo sin labranza, así como proteger el suelo con los residuos de las cosechas son técnicas sumamente útiles a la hora de paliar la cantidad emitida a la atmósfera de este tipo de partículas diminutas arrancadas del suelo por la erosión eólica. Sin embargo, tal práctica, según algunos colegas, no resulta siempre rentable, siendo preciso el uso del arado. Investigaciones recientes procedentes de EE.UU., dicen haber construido un aparataje de laboreo que reduce tales emisiones de polvo entre un 30-65%, principalmente cuando las parcelas agrícolas se encuentran en barbecho (desnudas de cubierta vegetal). Más aun, el suelo no resulta volteado, volviendo a dejar los horizontes o capas del suelo, más o menos en su disposición original. Al parecer, la biología del suelo tampoco se ve afectada, pero si ayuda a erradicar las enfermedades fúngicas, paliando también la emisión (pérdida) de materia orgánica particulada hacia la atmósfera, que de acuerdo a los autores se aproxima al 10% del total exportado (aunque esta vez no en forma de CO2) en los predios estudiados. Obviamente, tal modo de proceder evita o recupera la perniciosa compactación de los cm. superficiales del suelo (con independencia de que fuera generada por la maquinaria agrícola, el impacto de las gotas de lluvia, etc. –es decir se eliminan los sellos y costras, aunque personalmente albergo más dudas acerca de las que se ubican a mayor profundidad –suela de laboreo- inducida por el peso del utillaje muy pesado). En todo este proceso interviene la rugosidad del suelo, de tal forma que cuanto mayor sea esta, tanto menor resultara la pérdida de las partículas finas arrancadas del medio edáfico.  Sin embargo, otros factores determinantes que colaboran a paliar el problema resultan ser una buena agregación de las partículas del suelo, así como la propia humedad que atesore el medio edáfico cuando arrecian vientos de gran intensidad.

wind_erosion_bgr_big 

Emisión de partículas finas de polvo en suelos bajo barbecho. Fuente. Portland State University

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Agricultura, Prácticas Agrarias y Lombrices de Tierra (El Impacto Negativo de la Labranza, Fertilizantes y Plagicidas)

La agricultura industrial tiende a dañar los procesos naturales que ayudan a restaurar la fertilidad de los suelos, aunque obviamente a mayor precio. Hoy hablaremos de algunas de sus repercusiones sobre las lombrices de tierra. Y con aras a paliar tales daños luego se nos intenta vender el vermicompost, producido por estos animalitos, pero esta vez en granjas destinadas a tales menesteres. Tanto el laboreo excesivo, como la aplicación de fertilizantes y, especialmente agrotóxicos, dañan seriamente a las comunidades del suelo, no siendo una excepción, los lumbrícidos. Resulta un tanto paradójico ¿No?. Obviamente sí, aunque en esta caso deben realizarse ciertas matizaciones. En nuestros post precedentes acerca de la importancia de las lombrices de tierra en la estructura y dinámica de los suelos, es decir en:  (i) Las lombrices de tierra y su importancia en el suelo; (ii) lombrices de tierra, generalidades y mitos; (iii) Las Lombrices de Tierra Algunos de sus Posibles Efectos Negativos sobre el Suelo y la Agricultura; y (iv) Lombrices de tierra: Grupos ecológicos, ya os comentamos que generalmente se les viene atribuyendo efectos muy positivos, tanto sobre la fertilidad física, química y biológica. No obstante, también recalcamos que existen miles de especies cuyos hábitos y repercusiones son muy mal conocidos. De no proceder de esta forma, extrapolar el efecto de las escasas que sí han sido bien estudiadas a las restantes resulta muy arriesgado. La clasificación ecológica que esbozamos en el último post resulta ser muy pertinente a la hora de aclarar un poco las ideas. Hoy hablaremos de las lombrices de tierra en la agricultura industrial.

 lombriz-de-tierra-en-su-galeria-fuente-homewood-heights-community-garden

Lombriz de Tierra en su galería fuente: Homewood Heights Community Garden

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Agricultura Ecológica y Agricultura Tradicional: un Debate Viciado

En nuestro post precedente; “Agricultura orgánica frente a la Agricultura Convencional: Comparación de la Calidad del Suelo y de los Alimentos” comenzamos a analizar un debate candente, aunque repleto de contradicciones y confusiones, bien o mal intencionadas. Poco puede aprender el ciudadano si ni los propios científicos se aclaran. No puede discutirse que la “verdadera” agricultura ecológica u orgánica produce alimentos de mejor calidad, a la par que mantiene o mejora las propiedades o calidad de los suelos, disminuye la contaminación y aumenta la biodiversidad del medio ambiente circundante. Ahora bien, se trata de esas controversias en la que los términos del debate son confusos y confundentes. Alex Ferández Muerza nos muestra, en otro de sus magníficos artículos, hasta que punto los propios expertos confunden las cosas. Desde luego existen sobrados argumentos como para poder aseverar que así, difícilmente puede plantearse una controversia científica. Una cuestión son las bondades de la agricultura ecológica frente a la perniciosa, contaminante y energéticamente despilfarradora agricultura industrial, y otra bien distinta preguntarse si “bajo los parámetros de la economía globalizada” (tan insustentable como los sistemas de producción agraria que defiende) la orgánica puede desplazar a la convencional. Hablamos de dos temas distintos. Empero algunos de los investigadores implicados abundan más en tal caos al analizar los beneficios ambientales de la primera (por ejemplo, aumento de la biodiversidad), cuando utilizan un caso concreto de un país ambientalmente muy degradado (Reino Unido) y cuya vegetación natural tan solo suele ocupar pequeños reductos en un mar de monocultivos (y áreas pastorales también polucionadas). Obviamente las pequeñas parcelas de agricultura ecológicas poco pueden ayudar a incrementar la biodiversidad bajo tales condiciones. Estos resultados jamás pueden ser generalizables a otros espacios geográficos. Más aun, a la hora de analizar los pros y los contras de tales alternativas, es preciso especificar que tipos de ejemplos se han extraído de unas y otras.  Dicho de otro modo, existen numerosos tipos de agricultura orgánica, como lo mismo ocurre con la convencional, que pueden considerarse como unas u otras más como cuestión de grado que de forma taxativa o categórica. No todas las prácticas de agriculturas orgánicas son positivamente beneficiosas para el ambiente, ni rentables bajo determinados escenarios socioeconómicos. Lo mismo ocurre con las convencionales. Si no se tienen en cuenta estos y otros parámetros, el debate se convierte en un diálogo de sordos. Me explico: 

la-agricultura-ecologica-gana-terreno-en-china-fuente-the-malayisan-insider       

 La agricultura Ecológica Gana Terreno en China. Fuente: The Malayisan Insider

  (más…)

Etiquetas: , , ,

La Agroecología Como Elemento Armonizador en el Mundo Agrario

Antonio Bello Pérez

Profesor de Investigación en Ciencias Agrarias.

Dpto. Agroecología.

Centro de Ciencias Medio Ambientales

(CCMA), Madrid.

 

Nota del administrador de la Bitácora: Como en los últimos post precedentes, seguimos mostrando la perspectiva de una visión de la agricultura basada en la agroecología, es decir en el respeto a la naturaleza, conocimiento campesino y salud ciudadana. Ante las graves crisis económica, alimentaria y ambiental, son muchos los organismos internacionales que demandan un cambio de paradigma en las ciencias agrarias. Empero los guardianes de la globalización, inmediatamente, lo hacen equiparable a un nuevo modelo de negocio basado en los mismos principios que nos han conducido al desastre actual. En esta bitácora, hemos venido mostrando que, las bases conceptuales y metodológicas con vistas a alcanzar tales cambios ya fueron solidamente fundadas en las últimas décadas por investigadores que piensan más en los seres humanos que en los emolumentos y subvenciones de las multinacionales de la agroindustria. Sin embargo, la ciencia que da soporte al capitalismo ha intentado encubrir el brillante y honesto modo de proceder de estudiosos de la talla de  de Efraín Herández Xolocotzi, Masanobu Fukuoka, Pedro Montserrat Recoder y Antonio Bello Pérez, entre otros muchos. Hoy, como discípulo suyo, os muestro otro artículo de opinión de este último investigador. El nos mostrará que los cimientos para el cambio ya están entre nosotros. Más que dejar que, “los de siempre”, nos conduzcan nuevamente a otro desastre, debemos exigir que el cambio se fundamente en los que ya advirtieron hace tiempo las serias consecuencias del capitalismo globalizante. Sus tesis han sido corroboradas por los hechos, mientras que los cantos de sirena de los que se creen valedores del sistema imperante, y que intentaron silenciar a los defensores de la agroecología, ya sabéis sobradamente a donde nos han guiado (por muchos papers que acumulen en revistas de prestigio: “quien hace la ley hace la trampa”). Pasemos pues al post de Antonio Bello cuyo título es el que encabeza el post. Este ha sido reproducido, con permiso del autor, de la revista Agropalca (Nº. 2, pp. 21), de la que es miembro de su consejo editorial. El artículo original lo podéis obtener pinchando sobre el nombre de la revista enlazada, cuya lectura os recomendamos vívidamente, a los interesados en estos temas. No os acostumbréis, pronto retornaremos a los post escritos por este impresentable administrador (Juan José Ibáñez).

Paisaje de Las Islas Canarias desde Lanzarote. Fuente: Rincones del Atántico

Islas Canarias. Un paraíso de agriculturas campesinas sustentables, Fuentes: Rincones del Atlántico

(más…)

Etiquetas: , , ,