biodigestores-biogas-y-biofertilizantes

Biodigestores, Biogás y Fertilizantes. Fuente Colaje imágenes Google

Interesante noticia lo que os mostramos hoy. Hace ya casi veinte años, en un viaje por Rusia, observe como muchas modestas granjas disponían de unos cilindros grandes que solían desentonar con la arquitectura rural. Pregunté para que servían tales artilugios y me comentaron que eran biodigestores domésticos. Hasta aquel momento, no había oído hablar de ellos, aunque también los mismos colegas recalcaron que allí eran de uso muy frecuente. Obtención de biogás a partir la biomasa y necromasa. Como se menta en la noticia que os ofrecemos, hoy traducida del suajili al español castellano: “la agricultura intensiva ha degradado el medio ambiente, una crisis que requiere un replanteamiento importante sobre cómo se producen los alimentos y cómo se utilizan las tierras de manera inteligente (…) los microorganismos naturales descomponen el estiércol en ausencia de oxígeno para crear compost y biogás, una fuente de energía limpia y renovable”. Además, resultan ser económicos desde todos los puntos de vista. Me he quedado sorprendido al observar que en Kenia también se utilizan desde hace más de 50 años, y con gran éxito. Como hemos dicho, los fertilizantes orgánicos obtenidos parecen ser más que eficientes para mejorar la calidad del suelo y sin gastar dinero alguno en los minerales que comercializa la agroindustria, ahorrando de paso los costes dela energía a los agricultoras que los poseen. ¿Por qué entonces su uso no se ha extendido?. ¿Cuál es la razón por la que los gobiernos no han impelido a sus poblaciones rurales a instaurar una tecnología que ellos mismos pueden fabricar? ¿Misterio?. Posiblemente ¡no!. Ya os he comentado varios casos parecidos en lo que se demostraba que las tecnologías campesinas han resultado ser más económicas, eficientes y sustentables que las que nos venden en la actualidad. Simplemente barrunto que no es ningún misterio, al leer entre líneas que empresas holandesas, israelíes y mexicanas también los comercializan. Es decir, que se trata de publicidad encubierta disfrazada de un milagro de Santa Teresita. Personalmente considero que la independencia del agricultor de los países subdesarrollados frente a tecnologías foráneas, siempre más onerosas, es un privilegio que no pueden dilapidar, incluso aunque las últimas fueran algo más eficientes. En los países más desarrollados, cada uno sabrá cuál es la elección que debe tomar. Sin embargo, en un post previo, “Contaminación de Suelos y Aguas por Arsénico y El Papel de las Bacterias del Suelo”, os mostré un caso terrorífico, trágico y dramático de lo que sucede cuando la ignorancia de los tecnólogos de los países desarrollados intentan reemplazar (incluso emulando) los sistemas artesanales campesinos por otros de nueva generación. Debe tenerse cuidado con esta economía más bobalizante que globalizante.

Abajo se os explica su eficiencia con todo detalle. Se me antoja inaudito que nadie reparara en ello ante los problemas locales, regionales y globales para mantener la soberanía alimentaria y reducir de paso las emisiones de carbono. Ósea que la tecnociencia nos impele, con demasiada frecuencia, a pasar de lo eficiente a lo ineficiente, de lo sustentable a insustentable, de lo económico a lo oneroso y de lo salubre a lo insalubre. ¿Quién sale ganando?. Ya podéis suponerlo: aquellas empresas multinacionales carroñeras que se aprovechan de la candidez de la gente.  biodigestores (….) pues va a ser que sí, si se constatan tales bondades, y su uso extendido entre los campesinos rusos da entender que si es posible, viable y muy recomendable.

Juan José Ibáñez

Continúa……….

‘Como un milagro’: Las heces (caca) impulsando a los agricultores modernos de Kenia

Kiambu, Kenia (AFP) 6 de agosto de 2019: en 35 años trabajando la tierra, el agricultor keniano Josphat Muchiri Njonge nunca ha visto sus arbustos de café estallar con tanta fruta en su verde terreno en las laderas fuera de la bulliciosa Nairobi. Lo mismo ocurre con los árboles de plátano y aguacate que se mecen en su granja familiar de dos acres (0.8 hectáreas) en Kiambu. La trama también es exuberante con col rizada, espinacas, maíz y amaranto de cereales. Su arma secreta yace …

Como un milagro ‘: las heces impulsando a los agricultores modernos de Kenia

Por Nick Perry; Kiambu, Kenia (AFP) 6 de agosto de 2019

En 35 años trabajando la tierra, el agricultor keniano Josphat Muchiri Njonge nunca había visto estallar sus arbustos de café con tanta fruta en su verde terreno en las laderas fuera de la bulliciosa Nairobi.

Lo mismo ocurre con los árboles de plátano y aguacate que se mecen en su granja familiar de dos acres (0.8 hectáreas) en Kiambu. La trama también es exuberante con col rizada, espinacas, maíz y amaranto de cereales.

Su arma secreta yace bajo tierra.

Allí, en un tanque de ladrillos, el estiércol de sus 10 vacas lecheras se transforma silenciosamente en un rico fertilizante orgánico que, según él, ha sobrealimentado el suelo y las cosechas .No es el único beneficio de Njonge, y decenas de miles de otros pequeños agricultores en África se derivan de “biodigestores“.

Estos tanques, hechos de mampostería o plásticos modernos, actúan como un estómago mecánico mágico.

En la oscuridad, los microorganismos naturales descomponen el estiércol en ausencia de oxígeno para crear compost y biogás, una fuente de energía limpia y renovable.

Kenia cuenta con más biodigestores que en cualquier otro lugar de África: El “poder de las heces” que se utiliza para administrar todo, desde cocinas hasta equipos agrícolas, cargadores de teléfonos y calentadores de ducha.

Es un uso inteligente de la tierra, algo que según el panel científico superior de la ONU para el cambio climático será crucial para mantener las temperaturas globales en niveles más seguros mientras se alimenta a una población en crecimiento.

En un informe especial de esta semana, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) detalló cómo la agricultura intensiva ha degradado el medio ambiente, una crisis que requiere un replanteamiento importante sobre cómo se producen los alimentos y cómo se utilizan las tierras de manera inteligente.

La agricultura y la deforestación producen casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, y el metano del ganado es un importante contribuyente al calentamiento del planeta.

El biogás es esencialmente neutral en carbono y ayuda a reducir las emisiones de combustibles fósiles al reemplazar la leña y el carbón quemados tradicionalmente en las cocinas de África.

La enorme demanda de estas fuentes baratas de madera ha devastado los bosques de Kenia y ha degradado sus suelos.

Sus gases también matan, con 15,000 muertes al año por la contaminación del aire interior, según cifras del gobierno.

“Es muy conveniente para mí. He estado usando leña, carbón, pero ya no“, dijo Anne Mburu, una granjera en Kiambu, que solía gastar 2,000 chelines ($ 20/17 euros) al mes en leña antes. instalando un digestor prefabricado moderno junto a su establo de vacas.

– Energía futura –

El biogás está llenando un vacío en África oriental, donde las economías en desarrollo están creciendo rápidamente pero el poder es costoso, poco confiable o inexistente.

La tecnología ha existido en Kenia desde la década de 1950, pero se descuidó hasta que el Programa de Biogás de Kenia (KBP) comenzó a promover esfuerzos para ampliar y comercializar el sector alrededor de 2009.

Desde entonces, más de 100,000 personas han obtenido acceso al biogás en sus hogares, más que en cualquier otro lugar del continente, dice KBP.

Etiopía rivaliza con Kenia en la producción de biogás, mientras que las iniciativas en Uganda, Tanzania y Ruanda también están ganando ritmo.

Tim Mungai, gerente de desarrollo de negocios de KBP, dijo que había “enormes oportunidades” de crecimiento solo en el mercado de Kenia, donde dos millones de granjeros mantienen el ganado en casa.

“El biogás será parte de la combinación energética para el futuro”, dijo a la AFP.

Las empresas locales y extranjeras, incluidas la empresa holandesa SimGas, la firma mexicana Sistema y HomeBiogas, un fabricante israelí, están implementando nuevas tecnologías en África Oriental.

Los modelos “plug and play” más simples, a menudo hechos de plástico reciclado en lugar de ladrillo y mortero tradicionales, se pueden instalar en horas y generar gas en un día.

Los fabricantes están probando nuevos tipos de piensos, diversificándose del estiércol común de vaca, que se mezcla con un poco de agua para evitar que el sistema se obstruya.

Algunas instalaciones educativas en Kenia están quemando sus cocinas con excremento humano, y los desechos de las letrinas de los barrios marginales de Nairobi también se están transformando en energía verde.

Otros trituran restos de comida y desechos de mataderos, mientras que algunos invernaderos a lo largo del lago Naivasha, donde florecen las rosas de fama mundial de Kenia, también han estado produciendo energía a partir de los recortes de flores.

Necesito adaptarme

Los agricultores de África están aprendiendo a arreglárselas con menos tierra cultivable que se tragan las ciudades de rápido crecimiento del continente. La desertificación, la deforestación y los suelos degradados también están generando una mayor presión sobre la tierra y los agricultores.

En el granero montañoso de Kiambu, el café y el concreto compiten por el espacio.

Las tierras agrícolas se han reducido rápidamente a medida que Nairobi se ha desplazado hacia afuera, albergando proyectos colindantes con plantaciones donde los recolectores cosechan a mano los cultivos para alimentar a la creciente población de Kenia.

“Los agricultores necesitan adaptarse al tema de la agricultura climáticamente inteligente”, dijo Mungai.

El compost que queda en el proceso de producción de biogás es una ventaja adicional, pero importante para la regeneración de la tierra.

El “bioslurry” se puede usar en la alimentación animal, para criar lombrices de tierra, reemplazar pesticidas químicos y restaurar el humus en suelos sobreexplotados.

Njonge, un veterano productor de café de 67 años, lo jura.

El alimento vegetal rico en nutrientes ha duplicado su producción de café en menos de tres años y ha mejorado la calidad de sus granos.

Además de rendimientos más altos y de ahorrar dinero en efectivo en fertilizantes y leña, también le da parte de la recompensa a uno de sus hijos que vive en una parcela adyacente: canaliza el biogás a su casa cercana.

Y todo gracias a sus vacas.

Es como un milagro. Algo de lo que nunca pensamos que haríamos uso, de esa manera, se convierte en algo muy sorprendente”, se rió entre dientes.

Like a miracle’: Poo powering Kenya’s modern farmers
By Nick Perry; Kiambu, Kenya (AFP) Aug 6, 2019

In 35 years working the land, Kenyan farmer Josphat Muchiri Njonge has never seen his coffee shrubs burst with so much fruit on his verdant hillside plot outside bustling Nairobi.

Same too goes for the banana and avocado trees swaying on his two-acre (0.8 hectare) family farm in Kiambu. The plot is also lush with kale, spinach, maize and the cereal amaranth.

His secret weapon lies underground.

There, in a brick tank, dung from his 10 dairy cows is quietly transformed into a rich, organic fertiliser that he says has supercharged the soil and harvests.

It isn’t the only benefit Njonge, and tens of thousands of other smallholder farmers across Africa derive from “biodigesters.”

These tanks, either made of masonry or modern plastics, act like a magical mechanical stomach.

In the darkness, natural micro-organisms break down manure in the absence of oxygen to create compost and biogas, a clean, renewable energy source.

Kenya boasts more biodigesters than anywhere else in Africa — a “poo power” that is being used to run everything from cooking stoves to farm equipment, phone chargers and shower heaters.

It is a smart use of land, something that the UN’s top scientific panel for climate change says will be crucial for keeping global temperatures at safer levels while feeding a growing population.

In a special report this week, the Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) detailed how intensive farming has degraded the environment — a crisis that requires a major rethink about how food is produced and land used wisely.

Agriculture and deforestation produces almost a quarter of greenhouse gas emissions, with methane from livestock a major contributor to a warming planet.

Biogas is essentially carbon neutral, and helps reduce fossil fuel emissions by replacing the firewood and charcoal traditionally burned in kitchens in Africa.

Enormous demand for these cheap sources of wood has ravaged Kenya’s forests and degraded its soils.

Their fumes also kill, with 15,000 deaths a year from indoor air pollution, according to government figures.

“It’s very convenient for me. I’ve been using firewood, charcoal, but I don’t anymore,” said Anne Mburu, a farmer in Kiambu, who used to spend 2,000 shillings ($20/17 euros) a month on firewood before installing a modern, prefabricated digester alongside her cow shed.

– Future energy –

Biogas is filling a gap in East Africa, where developing economies are fast growing but power is costly, unreliable or non-existent.

The technology has been around in Kenya since the 1950s but was neglected until the Kenya Biogas Program (KBP) began promoting efforts to scale-up and commercialise the sector around 2009.

Since then, more than 100,000 people have gained access to biogas in their homes, more than anywhere else on the continent, says KBP.

Ethiopia rivals Kenya in biogas production while initiatives in Uganda, Tanzania and Rwanda are also gaining pace.

Tim Mungai, a business development manager at KBP, said there were “huge opportunities” for growth in the Kenyan market alone, where two million farmers keep cattle at home.

“Biogas will be part of the energy mix for the future to come,” he told AFP.

Local and foreign companies — including Dutch outfit SimGas, Mexican firm Sistema, and HomeBiogas, an Israeli manufacturer — are rolling out new technologies in East Africa.

Simpler “plug and play” models, often made from recycled plastic instead of traditional brick and mortar, can be installed in hours and generating gas within a day.

Manufacturers are testing new types of feed stock, diversifying from ordinary cow manure, which is mixed with a little water to prevent the system becoming clogged.

Some education facilities in Kenya are firing their kitchens on human excrement, and waste from slum latrines in Nairobi is also being transformed into green energy.

Others mulch food scraps and slaughterhouse waste while some greenhouses along Lake Naivasha, where Kenya’s world-famous roses blossom, have also been producing energy from flower offcuts.

– Need to adapt –

Farmers across Africa are learning to make do with less as arable land is swallowed by the continent’s fast-growing cities. Desertification, deforestation and degraded soils are also heaping further strain on land and farmer.

In the hilly breadbasket of Kiambu, coffee and concrete vie for space.

Agricultural land has rapidly dwindled as Nairobi has pushed ever outwards, housing projects abutting plantations where harvesters hand-pick crops to feed Kenya’s mushrooming population.

“Farmers need to adapt on the issue of climate-smart agriculture,” said Mungai.

The compost left behind in the biogas production process is an added bonus, but important for land regeneration.

The “bioslurry” can be used in animal feed, to rear earthworms, replace chemical pesticides and restore humus to over-farmed soils.

Njonge, a 67-year-old veteran coffee farmer, swears by it.

The nutrient-dense plant food has doubled his coffee production in under three years, and improved the quality of his beans.

Apart from higher returns, and saving cash on fertilisers and firewood, he also gives some of the bounty to one of his sons living on an adjacent plot — he pipes the biogas to his home nearby.

And all of it thanks to his cows.

“It’s just like a miracle. Something which we never thought we would make use of, in that way, becomes something very amazing,” he chuckled.

Compartir:

Deja un comentario