‘General’

Historia de un Paper (peer review process)

“En episodios anteriores” (Diversidad de Suelos y Diversidad de las Especies) os narré el marketing que había recibido un reciente paper (artículo) mío por la “Soil Science Society of America (SSSA)” y su éxito, estimado por el número de comentarios positivos en Facebook y redes sociales en general. Como también reconocía, estas nuevas ansias de  que nuestros artículos sean inmediatamente publicitados por los medios de comunicación me genera algo de rubor ajeno y bastante de repulsa. Desde luego, yo no remití ninguna nota de prensa, sino que fue la mentada sociedad la que decidió publicitarlo, por la razón que sea. Cuando estas cosas ocurren, el lector puede pensar que se trata de una gran investigación y que el esfuerzo del autor ha sido homenajeado por sus colegas. Sin embargo la cuestión dista mucho de ser tan simple. Así pues, con vistas a que conozcáis los entresijos de la cacareada objetividad de la revisión por iguales, os narro la historia de este artículo y porque no, el de otro relacionado cuyo enlace os proporciono más abajo. Luego reflexionar sobre tal “objetividad” de la que alardean las revistas científicas indexadas. El paper en cuestión finalmente llevó el título “Global Relationships of Pedodiversity and Biodiversity”.

cientifico-desesperado

Científico desconcertado ante el sistema de valoración por iguales. Fuente: Ing Ricardo E. González O

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Bases para un Genuino Cambio de Paradigma (la Edafología y sus Posibles Futuros).

Post escrito en julio de 2013, para evitar malos entendidos. Tras una dolorosa experiencia y terapia ya estoy casi recuperado. Que no se preocupen mis amigos y lo lamento por enemigos.

Este año había sido invitado a impartir una conferencia en el Congreso Brasileño de la Ciencia del Suelo (Florianópolis Julio/Agosto 2013). Ya había comprado hasta los billetes de avión. Sin embargo una parálisis facial de Bell y otros presuntos problemas detectados por una resonancia magnética nuclear no me lo han permitido. Y ahora la agencia(s) aseguradora(s) destinada(s) a retornar el dinero en caso de anulación me deniega(n) tal devolución ya que no estoy “casi muerto” (pero si hubiera fallecido tampoco, ¿Verdad?). Hablaremos de este tipo de fraudes ¿legales? al consumidor ya que en este país de golfos vale todo tipo de engaños. Pero a lo que vamos.  La importante edafóloga brasileña Lúcia Helena Cunha dos Anjos ( Universidade Federal Rural do Rio de Janeiro, Instituto de Agronomia, Departamento de Ciência do Solo) (ver también Sistema Brasileiro de Classificação de Solos) se ha ofrecido amablemente a impartir la charla que yo había preparado para el mencionado evento. No puedo tener pues más que palabras de agradecimiento para ella. Las siguientes líneas pretender ofrecer el contexto y racionalidad en el cual el contenido de la disertación en formato ppt, fue presentado a los organizadores del congreso (se encuentra colgado aquí para quien lo deseéis leer) Puede pues considerarse el presente documento como un apoyo para la comprensión de la mencionada disertación sobre los posibles futuros de la edafología. Debo pedir disculpas, ya que tanto por mi precaria visión en estos momentos, así como por la premura de tiempo, impiden que escriba un  texto mejor redactado y profundo. En cualquier caso tan solo mentar que fraccionaré el escrito que envié a Lucía en tres partes partes, siendo este post el que corresponde a la segunda. La Primera aparece en la entrega titulada (i) “La Edafología y sus Posibles Futuros: Los Falsos Cambios de Paradigma“, mientras la tercera llevará por título: “Sobre El Concepto de Suelo y las Taxonomías del Futuro”. Reiteremos que, hasta le fecha y a la luz de lo que Thomas Kuhn denomina un cambio de paradigma, me cuesta discernir si estamos ante una crisis o mucho peor aún, en la fase que Don Tomás denomina “precientífica”, ya que aprecio rasgos de ambas simultáneamente. Pues bien: comencemos (…)

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

La Edafología y sus Posibles Futuros: Los Falsos Cambios de Paradigma

Post escrito en julio de 2013, para evitar malos entendidos. Tras una dolorosa experiencia y terapia ya estoy “casi” recuperado. Que no se preocupen mis amigos y lo lamento por enemigos.

Este año había sido invitado a impartir una conferencia en el Congreso Brasileño de la Ciencia del Suelo (Florianópolis Julio/Agosto 2013). Ya había comprado hasta los billetes de avión. Sin embargo una parálisis facial de Bell y otros presuntos problemas “cerebrales” detectados por una resonancia magnética nuclear, no me lo han permitido. Y ahora la agencia(s) aseguradora(s) destinada(s) a retornar el dinero en caso de anulación me deniega(n) tal devolución ya que no estoy “casi muerto” (pero si hubiera fallecido tampoco, Verdad?). Hablaremos de este tipo de fraudes ¿legales? al consumidor ya que en este país de golfos vale todo tipo de engaños. Pero a lo que vamos.  La importante edafóloga brasileña Lúcia Helena Cunha dos Anjos (Universidade Federal Rural do Rio de Janeiro, Instituto de Agronomia, Departamento de Ciência do Solo) (ver también Sistema Brasileiro de Classificação de Solos) se ha ofrecido amablemente a impartir la charla que yo había preparado para el mencionado evento. No puedo tener pues más que palabras de agradecimiento para ella. Las siguientes líneas pretender ofrecer el contexto y racionalidad en el cual el contenido de la disertación en formato ppt, fue presentado a los organizadores del congreso (Se encuentra colgado aquí para quien lo deseéis leer). Puede pues  considerarse el presente documento como un apoyo para la comprensión de la mencionada disertación sobre los posibles futuros de la edafología. Debo pedir disculpas, ya que tanto por mi precaria visión en estos momentos, así como por la premura de tiempo, impiden que escriba un  texto mejor redactado y profundo. En cualquier caso tan solo mentar que fraccionaré el escrito que envié a Lucía en tres partes, siendo la segunda y la tercera las siguientes (i) La Edafología o Los Posibles Futuros: Bases para un Genuino Cambio de Paradigma y (ii) Sobre El Concepto de Suelo y las Taxonomías del Futuro. Adelantemos que, hasta le fecha y a la luz de lo que Thomas Kuhn denomina un cambio de paradigma me cuesta discernir si estamos ante una crisis o mucho peor aún, en la fase que Don Tomás denomina “precientífica”, ya que aprecio rasgos de ambas simultáneamente. Pues bien: comencemos (…)

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Erosión, pérdida de biodiversidad y profundidad del suelo

En  un post anterior titulado “Relación entre la profundidad del suelo y la biodiversidad vegetal” comenzamos a abordar las repercusiones de una interesante investigación reproducida en el blog  The EEB & flow, así como del artículo original que dio lugar a la misma y que se encuentra en acceso abierto (ver enlace abajo para acceder al mismo). Básicamente los autores muestran como la biodiversidad vegetal aumenta con la profundidad del suelo siguiendo un patrón muy singular al que se denomina subconjuntos anidados. Los suelos más profundos tienden a poseer las mismas especies que los someros del mismo tipo más otras adicionales que enraízan a mayor profundidad. Como corolario, sus sistemas radiculares acceden a otros ambientes edáficos (distintos contenidos de oxígeno, nutrientes, estructura, agregación, etc.) y, posiblemente, disfruten de una mayor disponibilidad de agua que además pueden absorber durante más tiempo. De ser cierto, la erosión de los suelos conllevaría inherentemente la pérdida de especies vegetales de una manera selectiva, desapareciendo, probablemente las más exigentes en recursos hídricos, aunque también pueden acaecer otros tipos de situaciones. En consecuencia, los procesos de erosión darán lugar a reorganizaciones de las comunidades vegetales hacía formaciones más xerofíticas o adaptadas a la aridez.

efecto-pinza-y-perdida-de-biodiversidad-rebollar

Erosión del Suelo y Pérdida de biodiversidad. La hipótesis del efecto Pinza de José Luís González Rebollar (EEZ, CSIC, Granada)

De todo ello se deduce que una vez erosionados los suelos, la recuperación de la vegetación, no dé lugar durante siglos o milenios a la instauración de las comunidades vegetales que precedieron a los procesos de pérdida de suelo que puede sufrir un territorio determinado. ¡Nada sería ya igual!, por mucha restauración ecológica que se planifique. Ya explicamos en varios post precedentes que lo mismo es cierto para la biodiversidad que alberga el medio edáfico en su seno. Este estudio fue llevado a cabo a nivel de parcelas.

En estudios que ya os explicamos en otros post que intentaban profundizar acerca de los posibles efectos de la erosión a escala paisajística, investigadores como José Luis González Rebollar y colaboradores (EEZ, CSIC, Granada) mostraron entre otros procesos como la pérdida de suelo en las montañas mediterráneas  daba lugar a lo que denominamos “efecto pinza” (ver por ejemplo nuestra entrega: “La Erosión Histórica y los Paisajes Vegetales Mediterráneos”).

Por ejemplo (…)

biodiversidad-y-profundidad-del-suelo

Diversidad vegetal, profundidad del suelo y fraccionamiento de los nichos ecológicos radiculares. Fuente: The EEB & flow

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Jóvenes Investigadores, Ciencia e Instituciones Científicas

academias-de-hovenes-investigadores

Academias de Jóvenes Investigadores vista con humor. Fuente: Diebetes.co.UK

A las dos semanas de terminar la carrera Universitaria entré en mi actual Institución. Aproximadamente, tres meses después  me inscribí en la Sociedad Científica que correspondía a la formación que comenzaba a recibir. Pues bien, transcurridos dos meses de ingresar en el CSIC recibí mi primera reprimenda por ser muy crítico en un congreso con las opiniones de uno de los conferenciantes. No recriminaron mis jefes, las razones  que había esgrimido (“con las que estaban de acuerdo”), sino el hecho que era demasiado Rocky para espetarlas en público. Cuando poco tiempo después discrepé en una excursión de campo uno de aquellos prebostes, respecto a los argumentos que sostenía en la mentada sociedad, volvió a repetirse la misma escenita. Yo respondí, “si pago lo mismo que vosotros tengo el mismo derecho a expresar mi opinión”. Y así comenzó mi fama de conflictivo y rebelde. Unas becarias predoctorales de las que me hice amigo, tiempo después, reconocieron que me apelaron “el que habla”, denominación que se me antojó entre excesivamente profética y un tanto absurda por cuanto, que yo recuerde, no había jovenzuelos mudos en aquellos encuentros. A partir de los treinta años empecé a representar a España en Organismos internacionales, y casi siempre era el más joven (…) ¡Si!: el de la coleta y pendiente en la oreja.  Y a lo que vamos, las sociedades científicas de todas las disciplinas son por naturaleza gerontocráticas (misteriosamente). Y si bien es cierto que “más sabe el diablo por viejo que por diablo”, también lo es que al envejecer nos aferramos al discurso amasado a lo largo de nuestra dilatada carrera profesional, a menudo ya obsoleto. Así es el establishment”. Empero los grandes logros de la ciencia suelen ser transgresivos con el conocimiento previamente acumulado, y más aun, nadie duda que muchos de los héroes de la ciencia desarrollaron sus mejores ideas cuando eran jóvenes. Del mismo modo, las ciencias cognitivas demuestran que la mayor creatividad nos inunda hasta los treinta y tantos años, para ir esfumándose paulatinamente. Tampoco duda nadie que, en parte, las canas pueden compensarse por la falta de  barba, pero hasta hasta cierto punto. Del mismo modo, sería insensato soslayar que la juventud suele ir acompañada de insolencia. Como defendía el Premio Nóbel P. B. Medawar, la primera tarea de un científico maduro con sus retoños estriba en cortar por lo sano su desprecio hacia las arrugas que dimanan sabiduría y conocimiento. Así cuando a los cincuenta y muchos años comencé a impartir una signatura en la Universidad elabore una categoría en esta bitácora a la que denominé. “Curso básico de ciencia para jóvenes universitarios y tecnólogos” cuyos tres primeros post fueron: “La Enseñanza de la Ciencia a Jóvenes Investigadores”, “Iniciando la Carrera Investigadora: La Arrogancia de los Jóvenes Científicos y Tecnólogos” y ¿Cómo Debe Autodenominarse un Joven Investigador y/o Tecnólogo?.

De cualquier forma, siempre he sido muy crítico con las gerontocracias, defendiendo la necesidad imperiosa de incorporar a jóvenes investigadores a todos los niveles de la jerarquía científica. Más aun, en la ciencia actual, la tecnología resulta ser esencial en todos los ámbitos, por lo que muchos recién licenciados salen de la Universidad mejor preparado en su utilización que la mayoría de los profesores y científicos “maduritos”, aunque suelan soslayar los fundamentos teóricos (por desgracia). De aquí que aplauda el nacimiento de un movimiento joven a nivel internacional, del que versan las dos noticias de las que me hago eco más abajo (por ejemplo, “La Primavera de Academias Jóvenes”), aunque todo tiene sus “peros”.

Señalemos los tres que más me preocupan. Si uno lee detenidamente los contenidos de estas notas de prensa, se desprende meridianamente que se trata de academias independientes de las de sus “mayores”. Y tal hecho tiene sus pros y sus contras, por cuanto reitero que la arrogancia es el “divino tesoro/defecto” de los más tiernos. Por supuesto que no estoy en contra de su existencia, aunque tampoco me extrañaría que terminaran señalando que los viejos debemos jubilarnos a los 40 años, comenzando así una guerra de lo más estúpida, como una prolongación de las guerrillas familiares entre padres e hijos. ¡Mal asunto!. Del mismo modo, también podréis leer que buscan perentoriamente que se integren las mentes juveniles más “excelentes”. Yo comenzamos con la aborrecible desiderata de la excelencia, puritito contagio de la estulticia de sus mentores, políticos y periodistas. Si hubiera tantos jóvenes que atesoraran genuinamente un “divino” cerebro la ciencia sería muy diferente de lo que actualmente es. Finalmente me temo que en estos tiempos de zozobras neoliberales, pronto el objetivo principal de estos foros resultaría ser la consolidación de sus puestos de trabajo, perdiendo así la razón de ser de esta más que interesante iniciativa. Desde este punto de vista de discriminaciones positivas, podemos crear academias de mujeres, de minusválidos, antirracistas, de los países menos favorecidos, y así “ad neuseam”.

Una cuestión es que la sabia nueva se incorpore pronto a los que quehaceres científicos, más allá de la pura investigación, y otra bien distinta que se transformen en lobbies, cuando su principal misión debiera ser  desarbolar a los lobbies gerontocráticos que dominan las tomas de decisiones en casi todos los ámbitos del conocimiento. No debe pasarse de un extremo a otro del espectro, por cuanto todos los extremismos son siempre negativos. Eso sí, reitero que, por ejemplo,  todas las sociedades científicas debieran atesorar comisiones de investigadores jóvenes, así como representantes de ellos en sus ejecutivas. Cabría recordar que por motivos demográficos, si el colectivo de gente joven se une a la hora de votar en unas elecciones, pueden causar estragos entre los abuelitos que se aferran al poder.

Eso sí, estoy completamente de acuerdo con otras partes del contenido de las aludidas notas de prensa.   Por ejemplo, que esta savia joven aun no “suele” tiene los colmillos retorcidos y que es más propicia a la cooperación y la investigación transdisciplinar que tanto necesitamos en muchos países y especialmente en los latinos. Seamos reflexivos y vayamos analizando los pros y los contras de estas academias de jóvenes investigadores, no para cástralas, sino para encauzarlas de tal modo que se erradique la gerontocracia, sin desplazar la experiencia, que es esencial para el buen funcionamiento de la indagación científica. Perdón se me olvidaba, en la ciencia se denominan jóvenes a personas de entre veinte y muchos y cuarenta años, que no a los predoctorales tiernos, sin que ello signifique que deban excluirse.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Interplanetary Journal of Scientific Pegoletes: Por Fin una Revista Seria y Honesta es lanzada a Nivel Interplanetario

pegoletes-interplanetary-journal

Para bajarse el primer número pinchar aquí

 Presentación en Video de Gala del Primer número de la revista pinchar en el enlace de abajo

https://www.youtube.com/watch?v=ztpBKdGAjsI

¡Pues va a ser que sí! Y como reza su título, no solo para disfrute de los terrícolas, sino también de Marcianos, Selenitas, Venusianos y otros científicos prestigiosos que habitan allende de nuestra Vía Láctea (que dicho sea de paso, tiene muy mala leche), incluyendo aquellos que habitan en nanoplanetas, ya que por una vez no se pretende dejar a nadie al margen, con independencia de su ¡tamaño! Más aun, como veréis  seguidamente, Vidal Barrón (el bajito del video, aunque lo es relativamente), Catedrático del Departamento de Agronomía Química Agrícola de la Universidad de Córdoba (Andalucía España), parece ser uno de sus principales promotores. ¿Un Edafólogo?: ¡Si!. Por fin nos integraremos en la mainstrean de la literatura Científica a nivel cosmológico. Abajo os dejo el correo electrónico que me ha enviado el amigo Vidal, así como la entrada editorial en la que se explican los objetivos de esta iniciativa cósmica, en la que por una vez, y sin que sirva de precedente, la investigación española se adelanta cientos de años luz a la de los denominados gigantes de la indagación científica. Eso sí esperemos el enlace para bajar el primer número funcione, ya que el primer issue lo acaba de colgar Vidal en la Web. Y encima me invitan a colaborar ¡La leche!. El galaron más importante de mi carrera, ya que ni Nature ni Science tienen tan largo alcance. Me voy corriendo a redactar un paper y enviarlo por teletransportación, no sea que se me adelante alguien. Vidal: ¡En hora buena!. Por fin has pasado de tener ideas magníficas a otras de transcendencia cósmica. Pero ¿qué son las pegoletes?

Juan José Ibáñez

PD. Andamos muchos en este país bastante desmoralizados y alicaídos  por la crisis, corrupción, etc. que padecemos. Y así ando defendiendo en las tertulias con mis amigos que ¡todo se contagia menos la belleza! Empero se me olvidaba que, quien vive o termina viviendo en Andalucía, ineludiblemente cae afectado por el síndrome del humor socarrón que caracteriza a esas buenas gentes. Vayamos pues a la presentación de este magno evento que transcenderá más allá de las estrellas y del índice “h”. (….)

(más…)

Etiquetas: ,

Atlas de suelos de América Latina y el Caribe: Libre Acceso en Internet

atlas-suelos-latinoamerica

Atlas de Los Suelos de América Latina y El Caribe: Libre Acceso en Internet

Hoy os debemos ofrecer una noticia que os alegrará a muchos de vosotros. El Atlas de Los Suelos de América Latina y El Caribe ya se encuentra de libre acceso en Internet y además en español (castellano), como estaba previsto. Todos podéis acceder a esta monografía y amanecerla en vuestro PC. La reseña de presentación de la monografía en castellano la he encontrado ubicada en  esta página Web  de JRC, aunque aparece también en otras. Abajo os ofrezco la descripción. Tengo que reconocer una cierta frustración, por cuanto tenía reservado llevar a cabo un papel importante en el desarrollo de esta iniciativa del European Soil Buro, si bien al final se truncó ante el enfado soberano que sufrí por la torpeza de mi amigo Luca (ya perdonado tras escuchar sus escusas). En cualquier caso está llegando el momento de que hablemos de dos de los participantes en esta monografía a los que propuse yo y que han demostrado con creces, por su comportamiento en este caso, así como en otros precedentes y posteriores que la amistad, compañerismo y solidaridad (dejémoslo así de momento sin, pasar a temas aún más espinosos) no existe ni en el vocabulario ni en la mente de ciertos colegas a los que consideraba amigos y buenos profesionales. Me refiero concretamente a la pareja formada por “Pedro y Pablo”, es decir Peter Schad y Pavel Krasilnikov. Se trata de esos ejemplos que suelo explicar en la asignatura de filosofía y sociología de la ciencia que imparto en la Universidad Politécnica de Madrid con vistas a que los alumnos entiendan que como defendía el gran filósofo de la Ciencia Paul Feyerabend la comunidad de investigadores se parece más a un prostíbulo a que al cacareado templo sagrado de la sabiduría. Ha llegado el momento de que sepáis ciertos temas y actitudes, por lo que actuaré en consecuencia, explicándooslo en otras entregas. Ciertos de los temas incluidos los propuse yo, mal que les pese (las pruebas se encuentran en los intercambios de mails que poseo) a algunos. Y dicho esto, para bajar la monografía del portal del ESB sólo tenéis que pinchar aquí. La URL del documento es:

http://eusoils.jrc.ec.europa.eu/library/maps/LatinAmerica_Atlas/Documents/LAC.pdf.

Abajo os muestro una reseña de la obra así como el índice. Esperemos que no adolezca de los defectos que ya os comenté en  este post del Atlas de Los Suelos de Europa: Libre Acceso en Internet, si bien al parecer se siguieron algunos de mis consejos e ideas. ¡Que lo disfrutéis!.  

 Juan José Ibáñez (más…)

Etiquetas: ,

La vida en La Tierra versus Marte

Mientras los ciudadanos siguen atentos las Noticias que ofrece la NASA con suma Curiosity”, sobre las evidencias de vida en el regolito marciano, desconocen que muchos científicos terrestres y terrenales desearíamos atesorar esa valiosa tecnología con vistas a averiguar de una vez por todas, la biodiversidad que albergan los suelos de los ecosistemas terrestres (ya sean naturales, agrarios o pastorales). Sin tal información jamás entenderemos cómo funciona la biosfera en el planeta azul. Es lógico entender el interés que despierta la existencia de la vida en otros planetas. Sin embargo, resulta más extraño que enviemos aparatitos robóticos a Marte sin testar su capacidad en una buena parte (amplia variedad de condiciones) de los humildes suelos terrestres. Recordemos que no existe ni tan siquiera un solo sitio en la Tierra en el que se haya analizado la diversidad potencial de todos los organismos que alberga. Se han comercializado algunos “aparatitos”, aunque de capacidad muy limitada, dudosos resultados y altos precios. Empero un ingenio potente, como el que desean construir dos magnates, en una loca carrera por su propia vanidad, se encuentra tan lejos del resto de los mortales terrestres como Marte. ¿Curioso no?. De disponer de la instrumentación mentada, la ciencia progresaría tanto en su comprensión de la estructura y dinámica de la biosfera, como en lograr una agricultura sustentable y ecológicamente respetuosa con el medio ambiente que nos ayudara a paliar sin agroquímicos venenosos (incluidos el masivo uso de fertilizantes que contamina tierras y aguas de todo tipo),  la creciente demanda de alimentos por parte de una población mundial cada vez más numerosa. Este último problema, día a día resulta ser más acuciante. No obstante, me temo que, incluso si esos ingenios tuvieran éxito en el Planeta Rojo, tardaríamos decenios en disponer de los mismos para llevar a cabo tales tareas en nuestro planeta patrio. Todo este asunto, da cuenta de cómo funciona la política científica, en nuestros tiempos. No debemos olvidar, en ningún caso, que una secuenciación genética (códigos de barras) no cuantifica la biodiversidad de taxones sino el pool de genes distintos de una muestra. Pero desde luego,  más vale algo que nada. Digamos que los multimillonarios que compiten (“a la carrera”), Venter y Rothberg, quizás lleven razón en el argumento que esgrimen, respecto a otras posibilidades que podría tener prevista la NASA, como podéis leer abajo en el extracto que he elaborado de una noticia más extensa que publicó hace poco tiempo el Diario ABC. En este humilde Planeta llamado Tierra, los científicos no somos capaces de aislar y hacer crecer (en el laboratorio) todos los microrganismos que cohabitan en una muestra del suelo de esas que pisamos todos los días, por lo que la secuenciación in situ se me antoja, hoy por hoy, una opción más razonable, al margen de la posibilidad de contaminación terrestre de las que proceden de Marte.  Obviamente, a menudo, la ciencia no funciona por prioridades, sino por modas y vanidades. Y el tema que os mostramos hoy resulta ser una evidencia palmaria. La agricultura sustentable, y un  mejor conocimiento de nuestros ecosistemas parecen carecer de interés ante la posibilidad de que exista vida en Marte.  Personalmente soy muy aficionado a leer todo lo relacionado con la astrobiología y ciencias a fines. Considero que se trata de líneas de investigación apasionantes. Ahora bien, se me escapa la razón, de porqué el instrumento mentado se encontrará (eso seguro) fuera del alcance los biólogos del suelo, por cuanto a la larga, también redundaría en desarrollar otros más potentes y eficientes para detectar la vida en lejanos cuerpos planetarios. La vida de millones de personas y la salud de nuestro planeta azul, se encuentra pues eclipsada por los microbios del planeta rojo, debido a la vanidad y codicia de unos magnates borrachos de vanidad, que desean inmortalizar sus nombres a golpe de talonario. No hablemos ya del desinterés de nuestros gobernantes. ¡Qué lástima!. Y mientras se testan estos instrumentos en desiertos terrenales, otros científicos “dicen descubrir” que los minerales de los regolitos marcianos se asemejan mucho a los de los suelos de Hawái que, dicho sea de paso, distan considerablemente de ser desérticos. Lo que ocurre es que en ambos casos se han analizado suelos, regolitos y rocas, de naturaleza volcánicas. Y claro está, si muestreas en materiales que proceden de rocas similares, poco intemperizadas biogeoquímicamente (…),  los resultados eran más que previsibles. Prefiero no blasfemar sobre la segunda noticia que os expongo hoy. Os dejo con un extracto de ambas noticias y me “voy a la carrera”.

Juan José Ibáñez 

  buscando-vida-en-marte-fuente-times-live-reuters

Buscando vida en Marte Fuente Times live & Reuters  (más…)

Etiquetas: , , ,

El Origen de la Agricultura, Impactos Cometarios, Extinción de la Cultura Clovis y Progreso de la Natufiense

Ya tenemos una nueva conjetura, que no hipótesis o teoría, sobre la enigmática desaparición de los indios Clovis en Norteamérica (desde Canadá al norte de México). La nota de prensa que os ofrecemos hoy da cuenta de ello. Ahora bien, hasta la fecha, no merece más apoyo que otras conjeturas previas. Según un nuevo estudio, la cultura Clovis, que cazaba mamuts y otras especies extintas en la región fue víctima de un gran impacto meteorítico o cometario que acabó con sus presas, es decir grandes mamíferos ya extintos, como los Mamuts entre otros. Desde el punto de vista de la sociología de la ciencia la sucesión de  este tipo de explicaciones, según cambian los intereses y modas es digna de un estudio muy serio. Veámoslo. Cuando preocupaba el calentamiento climático (batalla perdida entre tanta verborrea, “aparente interés político” y decenas de miles de papers publicados sobre el tema), ya os mostramos que algunos “expertos” alegaron que tal misterio podía haber sido causado por el exceso de emisiones de metano de los pobres y flatulentos Mamuts. También explicamos y criticamos tal propuesta en nuestro post “La Cultura de los Indios Clovis, Extinción de la Megafauna y los Paisajes de Suelos”. Sin embargo, por nuestra estulticia y el imperio del poder económico, perdimos la batalla del cambio climático (….). Y así la prensa comenzó a mirar al cielo (pio, pio que yo no he sido), aunque esta vez no para rezar. En los últimos años las noticias que nos hablan del universo y mundos lejanos han reemplazado en gran parte las mentadas arriba, como denunciamos en el siguiente post: La NASA y Sus Noticias (¿Histeria y/o Necesidad?). Es decir, la cobertura mediática parece seguir ahora el eslogan de: implorar más allá del cielo en tiempos de crisis, ya que en materia terrenal no hay nada que hacer. Lo mismo ocurrió con las ¿indagaciones? acerca del posible origen de la vida, por cuanto últimamente se nos sugiere que miremos también al cielo (¿Hay fumata blanca o fumata negra?). Y todo ello al margen de la conjetura de la panspermia. La noticia de hoy propone que tal impacto causado por la ira de Dios afectó/interrumpió a la corriente del golfo (termohalina), siendo el mecanismo realmente causante del abrupto descenso de las temperaturas en buena parte del planeta. Esta idea sigue vigente aun para el posible “enfriamiento climático” (que no calentamiento) de parte de la Tierra (que no toda) de seguir aumentando, aun ritmo acelerado  las emisiones de CO2 a la atmósfera. Nos referimos más precisamente a lo que denominamos hipótesis del recalentón. En la noticia de hoy, se defiende que la causa del parón de  la circulación termohalina se debió a que una enorme cantidad de agua dulce fue a parar en muy pocos días al océano (incluso tal desplamiento de masas alteró algo el eje de rotación de la Tierra). Sin embargo, como también os explicamos en otro post, tal evento puede tener explicaciones alternativas igualmente plausibles aunque más terrenales (pero eso no está de moda).

 younger_dryas-trigger2

Los Cometas y la extinción de los Mamuts en Norteamérica. Fuente: A Catastrophe of Comets

 En otro post en el que explicábamos como, de forma natural, al ir terminando la última glaciación,  pudo producirse la rotura de grandes presas de hielo en, como minimo EE.UU y Rusia (Altái, Siberia), que llevaron hace más de 15 años a calcular tal ingente avalancha de agua dulce al mar. Es decir también existen evidencias que soportan esta explicación, aunque no las suficientes como para desplazas a las restantes. Por tanto, casi toda la cadena causal que proponen ahora estos expertos puede desmontarse, que no refutarse definitivamente. No acabo de entender que la asincronía en el enfriamiento de Norteamérica frente al de Suramérica sirva con vistas a sustentar la conjetura de los autores del notición de hoy, ya que también afectó a territorios tan distantes como las mentadas EE.UU y Montañas Altái en Siberia (rotura de presas gigantescas presas de hielo en Asia Central).  Por lo tanto, podemos escoger la conjetura que más nos guste, si tenemos en cuenta que todas ellas son plausibles y  avaladas por los grandes talentos de la ciencia. De lo que no cabe duda es de que si el nivel del mar descendió más de una decena de metros la edafosfera de la línea litoral pudo avanzar cientos de metros o más en muchos litorales respecto a las actuales, y como la población a la orillita del mar era y sigue siendo más abundante que la que habita en el interior de los continentes, quizás, las evidencias más sólidas se encuentren a unos pocos metros de profundidad bajo el agua. Hemos incluido previamente a la nota de prensa ciertos fragmentos extraídos de Wikipedia, con vistas a mostrar que no se trata más que de una conjetura entre otras muchas. Y a tontas y a locas lanzamos jocosamente la siguiente.  Pudiera haber ocurrido que los Clovis destrozaran sus recursos naturales y en especial los alimentarios (algo muy humano que sigue acaeciendo en la actualidad, desde ciertas perspectivas). Y así al  exterminar a la megafauna, acabaron también con las hediondas flatulencias de esos enormes bichos que calentaban la atmósfera. Al final: ¡todos helados!. ¡Un momento!, ¿no se ha postulado una argumentación semejante?, (…) claro que sí. Mirar al inicio del post. Y como hay que hacer de la necesidad virtud, el ser humano no tuvo más remedio que comenzar a desarrollar la agricultura. Es posible pero (…) día a día, se acumulan evidencias que dan lugar a conjeturar que las prácticas agrarias pudieron desarrollarse independientemente en diversas partes del globo, aunque fuera asincrónicamente, desmontando también en parte la última conclusión de los “expertos de marras”. Todo Este cambalache sí, merece la pena denominarse “ciencia a la carta”. Si la retrodemocracia prospera, quizás dentro de algunos decenios alguien alegue que los Chicaho boys, que tan bien nos han guiado hacia la hecatombe económica actual, cayeron del cielo como una maldición debido a la cólera, no de Dios, pero sí celeste.

 Juan José Ibáñez   

cultura-nenufar

 El Origen de la Agricultura y la cultura Nenufar del creciente fértil. Fuente: Blg Pre-Farmers

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Rudi Dudal: In Memorian (a un viejo y admirado amigo)

rudy-dudal

Guy Smith Award – Prof. Rudi Dudal Fuente: Universidad de Lovaina

Ya sabéis que no me gustan los post-necrológicos. Generalmente hay que ser bastante grandilocuente e incluso a con harta frecuencia hipócrita. Tan solo lo hago en contadas excepciones y bajo ciertos requerimientos (i) que sea un profesional muy respetado, (ii) que atesore un talente digno de ser recordado y (iii) que le conozca lo suficiente como para dar testimonio personal de lo que escribo. Abajo os dejo varios mensajes y comentarios sobre Rudi. No voy a elogiar a uno de los más grandes edafólogos de las décadas de los años 60 y 70 del siglo XX. Gracias a su abnegación e infatigable trabajo disfrutamos de un Mapa de Suelos del Mundo y una leyenda (que a la postre sirvió también de clasificación) que los expertos de otras disciplinas envidiarían. He tenido la gran fortuna de compartir con él mesa e iniciativas por más de diez/quince años al amparo de lo que hoy es el European Soil Buró (ESB), tras recibir diversas denominaciones con el devenir del tiempo. Le conocí en 1988, aunque nuestro trabajo y charlas informales comenzaron en diciembre de 1992. De hecho, ya hemos hablado de Rudi e incluso expuesto su pensamiento sobre el futuro de la edafología en nuestra Bitácora, así como mostrado un mail que me dirigió personalmente a este respecto.

No comenzaré con la consabida y archiaburrida coletilla de “hoy la comunidad internacional de edafólogos se encuentra de luto por el fallecimiento de (…)” ya que, aunque sea totalmente cierto, resulta aburrido. ¡Un corsé que detesto!. Os narro tan solo algunas de las experiencias compartidas. Fui invitado al ESB muy joven, mal que pesara a algunos edafólogos españoles que pusieron el grito en el cielo. Ya en la primera reunión a la que asistí, y que de hecho organicé personalmente en Madrid (“empezamos bien”), puedo asegurar que para el joven Juanjo, el sentarse a la mesa de con aquellos edafólogos, a muchos de los cuales había leído y admiraba profundamente me causaba un respeto enorme.  Y entre aquellos héroes de los años dorados 60-70 de la edafología se encontraba Rudí, con el que compartía nuestra diminuta estatura. Como uno de los padres de la edafología en la FAO, escucharle se me antojaba un privilegio alucinante. Empero entablar un contacto natural y afable con Rudi era más fácil que lamer una piruleta. Persona amable y atenta, tan solo sacaba su genio a relucir si escuchaba tonterías o pensaba que nos extraviábamos por senderos que no conducían a ningún lugar. Sin embargo la dicha no duró mucho.

Con el tiempo, aquellos eruditos de la edafología iban dando paso a otros más jóvenes cuyo talante se asemejaba a los tiburones de Wall Street. La ciencia con mayúsculas dejaba de interesar mientras que la science business ganaba terreno como el depredador a su presa. En varias ocasiones ambos nos lamentábamos de estos cambios e intercambiamos “indignaciones”. Por allí también estaba Marcel Jamagne (INRA Francia)que incluso a veces guasonamente llegaba a aplaudir alguna de mis intervenciones con frases como: “bravo Juan, tras tres horas de reunión es la primera vez que alguien habla de suelos en esta mesa”. Luego Marcel y yo nos escondíamos en algún recoveco para fumarnos un “polonio” sin que nos vieran los talibanes antitabaco. Aquellos personajes no pedían “pasta” ni buscaban poder, tan solo llevar a cabo su tarea de mejor manera posible. ¡Viejos tiempos que se me antojan que nunca volverán!, en este desgraciado mundo neoliberal.

Rudi era de esos eruditos que no se escucha a sí mismo. Eso sí cualquier historia suya despertaba atención. Sus (debo suponer), interminables viajes con vistas a elaborar el Mapa de Suelos del Mundo,  supusieron a la postre que atesorara un conocimiento sobre el estado bienestar/malestar de los países que para sí quisieran muchos Presidentes de Gobierno. Recuerdo, por ejemplo una vez que le interpelamos en una cena sobre Haití. Al margen de darnos una lección magistral de suelos, nos impartió otra de lo que esa desdichada nación viene sufriendo durante décadas. Su narración fue de las que no dejan dormir, ¡si de esas que pone los pelos de punta!. Unos 20 años después la prensa no ha sido tan explícita,  rotuna y rica en detalles pavorosos, como la charla magistral de Rudi bajo un rostro ensombrecido.

Rudi también era de esas rara avis, que sabía decir que no a alguna propuesta de colaboración con dulzura,  sin hacer daño, de tal modo que no terminabas decepcionado. Tal hecho me ocurrió en un par de ocasiones. A pesar de todo, debido a las demandas del ESB, puedo enorgullecerme de firmar varias publicaciones con él. De hecho, coincidíamos en muchas cosas, aunque el desencanto por el futuro de la edafología, o por el trabajo mal hecho, eran por desgracia temas demasiado frecuentes en nuestras improvisadas conversaciones. Una muestra palmaria podéis encontrarla en  sus comentarios a un mensaje que le envié, en este post. Resumiendo, a pesar de nuestras diferencias de edad (poco más de treinta años) llegábamos a la conclusión de queTodo nos lleva a ningún lugar”.  

Obviamente no coincidíamos en todo. Uno de esos casos era mi entusiasmo por la iniciativa de la Zona Crítica Terrestre (CZEN), de la que tanto os he hablado y por la cual el mostraba bastante escepticismo. No logro recordar la fecha y lugar del evento, pero por necesidad después del 2006, cuando se me acercó sonriente para felicitarme. Sorprendido le pregunté cuál era la razón. Su respuesta fue más o menos la siguiente. “Usted lleva años luchando con vistas a que estudiemos suelos y regolitos simultáneamente y la CZEN por fin ha salido a la luz, debe encontrarse orgulloso”. Yo le comente que mi nombre no aparecía en ningún lugar, a lo que él respondió, tenga seguro que usted ha tenido mucho que ver, ahora bien si espera que se le reconozca todo lo que piensa hace o escribe se va a llevar muchos disgustos en la vida”. Me apretó fuerte el brazo con simpatía y se marchó. Así era Rudi y así deseo recordarle.

Prof. Dudal recibió el Premio Guy Smith de la IUSS en 2010, si bien tenía más que merecido una y diez veces la denominada Dokuchaev Award, considerada por los edafólogos como nuestro premio Nobel.

Y parafraseando ese mamoso tango, tan solo puedo terminar diciendo: “adiós muchacho compañero de fatigas”. No solo se nos va un gran edafólogo, y una magnifica persona, sino uno de los últimos caballeros de la ciencia que anteponían su amor por los suelos sobre dinero, fama y gloria. Abajo ya podréis leer más sobre este genio y figura de la edafología.

Juan José Ibáñez (hoy sinceramente apesadumbrado).

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General