Posts etiquetados con ‘Mala praxis’

¿Jaque al Fraude Científico?. La Respuesta radical del gobierno chino

fraude-cientifico-por-paises

Ranking del fraude Científico por países (2012-2016)

¡Qué bárbaro!. Esto es lo que podría calificarse como la adopción de medidas contumaces contra el fraude científico. Y en el caso de que tales tecnologías novedosamente mortales basadas en resultados fraudulentos causaran víctimas, los defraudadores pueden ser condenados a pena de muerte.  ¿Sí?. ¿De verdad?. De ser el caso, que tiemblen muchas multinacionales farmacéuticas, así como las agroalimentarias que  producen pesticidas. ¡A la hogera!

Al gobierno chino le disgusta la imagen que ofrece al mundo su actividad científica, dado que aparece en el top 1 del fraude. Según la noticia Se estima que el 40 % de las investigaciones científicas realizadas en China han sido afectadas por algún tipo de mala conducta” (y reitero que conforme a la nota de prensa). Es decir no muy lejos de la mitad de sus indagaciones son tramposas “de algún modo”. Y aquí nos topamos con la primera corroboración sobre un hecho sobre el que hemos insistido durante “más de decenio” (ver nuestra categoría: Fraude y mala praxis científica). La excesiva presión de esa maldita política de “publica o perece” se encuentra dañando no solo la imagen de le ciencia, sino que atenta contra su esencia: el progreso del conocimiento. ¡Y esta vez no lo digo yo!, sino las autoridades chinas.

Pero maticemos lo que acaece en China, que el problema resulta ser mucho más complejo de lo que parece.  

Os extrañará que se hable de pena de muerte cuando tales indagaciones dan lugar a procedimientos y tecnologías que finalmente acarrean la pérdida de vidas humanas.  ¿Verdad? Cuando se lee asiduamente las notas de prensa de los boletines de noticias, uno puede percatarse de que allí, se han publicado varios casos de médicos e investigadores que “decían haber hallado formulas milagrosas para curar tal o cual enfermedad”. Los pacientes desesperados acudieron a sus clínicas y terapias, falleciendo después en demasiadas ocasiones: “el remedio era peor que la enfermedad”. Ahora nos vamos entendiendo, ¿verdad?. El título de la noticia original que analizamos hoy resulta ser el siguiente: “ China sugiere pena de muerte a investigadores científicos que cometan fraude”. La nota viene acompañada de un gráfico que hemos sustituido por el que encabeza este post basándose en los datos que proporcionaba tal ciberdocumento.

Como se puede observar, los países del SE asiático se lleva la palma con un 75% de los casos detectados. Y si sumamos los estados de la región, como La India y Paquistán…… daría lugar a pensar a que la ciencia producida por los dragones asalticos es lamentablemente engañosa.   Empero, la presencia de Irán en tercera posición es como para reflexionar seriamente. Del mismo modo, extraña por ejemplo que en USA tan solo se detectara un caso en cuatro años. En el libro la Anatomía del Fraude Científico, escrito por el historiador de la ciencia norteamericano Horace Freeland Judson, se ofrece un paisaje en USA muy alejado del idílico que se infiere de la lectura de la  noticia. Y es que como nos informa Horacio, el número de fraudes detectados no refleja la realidad, “sea cual sea”. Las cloacas de la ciencia son mucho más tenebrosas que una simple tabla. Cuanto más luche un gobierno contra la mala conducta científica, tantos más casos saldrán a flote. Y al contrario, cuanto más lo intenten ocultar los mandatarios, mejor parado saldrán en las estadísticas del momento. Sin embargo la bomba, tarde o temprano les explotará en las manos. Luego deben buscarse las fuentes consultadas para elaborar el ranquin, ya que hay verdades, mentiras y estadísticas.

Con vistas a ofrecer una imagen más clara del fraude por países, contar tan solo con el número de publicaciones, resulta ser la mejor manera de ofrecer los peores resultados. ¿Por qué no el porcentaje de fraudes por papers publicados? Uno debe tener en cuenta el número de los artículos científicos de cada país, el número total de investigadores y él de estos por 100.000 habitantes. Si se introducen todos estos datos en la ecuación, el ranking puede verse alterado por completo. De ser “serios” los datos, entonces probablemente mostrarían que Irán podría encabezar el ranking, pero es solo una conjetura que debe ser corroborada antes de acusar a un país entero.

Más aún, existen factores culturales, sociológicos, cognitivos y lingüísticos que, del mismo modo, debieran que tenerse muy presentes.

No solo a los españoles, sino a los franceses y alemanes, entre otros pueblos, nos costó sangre (en su momento) la obligación de publicar en Suajili. El proceso de aprendizaje colectivo resulta ser largo. El lenguaje determina el pensamiento, según nos informan desde las fronteras de la neurociencia. Empero nosotros expresamos nuestros pensamientos científicos con el lenguaje natural, gustos y estilos culturales y valores en los que hemos sido “cultivados”. Todo ello se pone de manifiesto a la hora de redactar un buen paper y mostrarlo con coherencia en otra lengua. Dicho de otro modo, el problema no reside tan solo en el manejo del inglés, sino en la forma que se expresan las mentes anglosajonas. He leído un buen número de artículos redactados en el idioma del imperio por los chinos con la ayuda de coautores cuya lengua madre resulta ser la de la Pérfida Albión (el inglés). En varias ocasiones he sido uno de los revisores elegidos por la revista en los que pretendían publicar. La diferencia de un artículo en cuya investigación intervinieron tanto chinos, como angloparlantes, de aquellos en los que los últimos solo tradujeron e intentaron dar algo de coherencia al “producto” los últimos es manifiestamente palmaria.  La mentalidad china es totalmente distinta de la occidental. Y así, los artículos cuyos borradores debieron ser escritos en esta lengua nos parecen a nosotros extraños y escasamente coherentes. Nos topamos, en mi modesta opinión, con el meollo de la cuestión. El lenguaje nos ayuda a protegernos (si lo dominamos a la perfección) o delatarnos (si no lo manejamos con fluidez y atesoramos conocimientos de su lógica subyacente), según sea el caso. Por lo tanto, sostengo que,  posiblemente, el fraude sea más fácilmente detectado cuanto menos se domine la lengua del imperio. Eso sí, no dudo que las diferencias culturales respecto a lo que se considera mala praxis y lo que no, también influyan. Y puedo asevéralo tras un par de conversaciones con colegas de esa nacionalidad y una estancia de varios de ellos con mi antiguo equipo de investigación. 

También debemos recordar por enésima vez que la mala conducta no concierne tan solo al fraude científico sino también a otros muchos aspectos de la indagación científica, de los que ya hemos hablado, por lo que no nos repetiremos. Tan solo os dejemos los enlaces de los dos últimos redactados poco antes de escribir este post.

Los Jóvenes Edafólogos y su Indignación (¿legítimas reclamaciones o xenofobia bajo el suelo?).

Los Cárteles de la Ciencia, Malas Conductas Científicas y la Revisión por Iguales (Un caso Reciente en las Ciencias del Suelo)

Respecto a la cárcel y la pena de muerte, me conformo con advertir que reglas o decisiones sencillas pueden generar resultados muy complejos e inesperados, como nos muestran las ciencias de la complejidad. Cuidado con el resultado y más aún cuando ciertos investigadores denunciados por fraude no lo hicieron, al contrario que los denunciantes.

Supongo que es la imagen del país lo que irrita a las autoridades Chinas. Pero como ellos mismos reconocen, y nosotros defendemos, el exceso de competitividad y su manifestación en el lema del “publica o perece” es un mal a erradicar. La ciencia necesita calidad, no cantidad que deviene en contaminación de la literatura científica. No atisbamos más que a vislumbrar la punta del Iceberg de los males a los que nos conduce el sistema actual de diseminación de los resultados científicos.

Os dejamos pues con esta justiciera noticia….. Continua…….

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

¿Un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies?: Usurpando el título de nuestro blog para extraer beneficio sin el mayor esfuerzo

mala-praxis-irnas

¿Puede o debe utilizarse el título de un blog ajeno de este modo?  

Todos sabemos que muchos vagos y listillos se aprovechan del trabajo de los demás en su propio beneficio. “Nada nuevo bajo el suelo”. Ahora bien, que los que se autodenominan Sacerdotes de la Ciencia de bata blanca acudan a estor ardides no dice nada bueno de ellos. A los investigadores se nos “supone personas cultas, respetuosas, creativas y emprendedoras”. Debe ser esta la razón por la desde otro Centro de mi Institución, durante la Semana de la ciencia en Andalucía, se impartieran unas charlas de divulgación bajo el título El Suelo, Un Universo Invisible Bajo Nuestros Pies”. ¿Fraude, mala praxis?. ¡No me pronuncio!. Ahora bien, estos compañeros destilan una falta de imaginación decepcionante y un oportunismo formidable. Cuando alguien se apropia de la denominación del blog más popular sobre divulgación de la edafología en el mundo hispanoparlante, para lanzar sus propias iniciativas: ¿usted qué pensaría?. Tal modo de proceder eleva en el ranking google el marketing la iniciativa emprendedora que desean publicitar, ya que en la guerra, el amor, los negocios y la ciencia todo vale ¿Verdad?. Ya en su día, los gestores de este sistema de blogs nos comunicaron que habían tomado medidas adicionales para evitar cierto tipo de desmanes, entre las que casi con toda seguridad se contemplaban las de esta calaña (DMRights y sus acciones para retirar los plagios en Internet). Francamente no me interesó el tema, ni pregunté cuales eran. Tampoco lo haré hoy. Del mismo modo, la bitácora, como casi todas se encuentra bajo una etiqueta que advierte “esta obra está bajo una licencia de Creative Commons” ¿se molestaron en leerla? Anteponer suelo delante, utilizando tras los dos puntos el título de un blog de suelos, quizás, tan solo quizás, pueda servir para  sortear la legalidad.  “De nuevo lo desconozco”. Ahora bien, tal hecho si nos informa de la catadura de los implicados, así como de una falta de imaginación y mal gusto supinos. Esperemos que en su práctica científica habitual, ya que vemos que en materia de cultura científica no es el caso, estos paisanos se comporten de otra manera y utilicen con un mayor espero sus creativas neuronas.

Lamentablemente tal maniobra hará que la visibilidad de esta supere en Internet iniciativas mucho más laboriosas y desde luego ingeniosas, llevadas a cabo por la SECS en el Año internacional de los suelos. Tampoco me gusta esta manera de proceder con sus propios colegas.

Cuando me percaté de la maniobra, preferí dejarlo parar con vistas a  evitar crear conflictos en nuestra institución y que acudiara publico, por mi amor al suelo. Ya hace años tuve que denunciar a mis autoridades la mala praxis de otro miembro de aquél Instituto, y estas me dieron la razón sobre un producto que habían subido a una página Web, siendo finalmente retirado. Pero reitero que 2015 fue un año muy especial para los expertos en ciencias del suelo, por lo que dejé correr el tema. Soy de la opinión de que los conflictos  entre miembros de una institución deben resolverse en el seno, siempre que sea posible. Sin embargo, este affair no llega a alcanzar ni el calificativo de conflicto. Tan solo descalifica a estas “mentes maravillosas”. Espero y deseo que al menos las charlas tuvieran mucho mejor nivel que la  apropiación del titulo denunciable  en su propaganda a la que aludimos en este post, y lo digo más que nada por el bien de los asistentes. Nada que alagar  contra un Centro de Investigación al que tengo mucho respeto: no mezclemos churras con merinas.

¡No todo debiera valer, no!. Pero tampoco es un tema para rasgarse las vestiduras, sino que simplemente da mucha penita, pena y olé.  

Juan José Ibáñez

https://semanadelaciencia.fundaciondescubre.es/actividad/charla-taller-el-suelo-un-universo-invisible-bajo-nuestros-pies/

Etiquetas: , , , ,

El Copia y Pega en la Docencia Universitaria

copia-y-pega-universidad-alicante

Imagen copiada y pegada de una página Web de la Universidad de Alicante

El curso 2013/2014 fue para mí bastante más decepcionante que el anterior en la asignatura que imparto en la Universidad. ¿Razón?: A la hora de evaluar me he topado con niñatos que, en lugar de esmerarse para redactar el trabajo/examen final, hicieron un uso descarado e infantil del copia y pega. En el año anterior, tan acción tan solo fue realizada por un alumno bastante díscolo. Sin embargo en 2013/2014, se alcanzó la cifra de 5+1 (el 35% de los alumnos). Es decir cinco alumnos realizaron un ejemplar deplorable copia y pega. Estaban advertidos que tal práctica acarrearía un “0” en su calificación. Empero para que entendáis mejor el tema digamos que hablo de un Master de post-grado, es decir que el alumnado debía considerarse adulto a la par que pagaban  un dineral por recibir el mismo. Y como siempre, eran los más jóvenes y, permítanme que lo diga, “pijos”. El tema fue peor de lo que pudiera parecer a primera instancia, tras sus quejas, embustes y otros tipos de trampas. Justamente un día después de enviar las calificaciones recibí una carta dirigida al profesorado de dicha universidad, por cuanto el copia y pega deviene en pandemia universitaria. Y así se nos informa que tal práctica sería motivo de expediente académico universitario en cursos venideros. Si me llegan a avisar antes (…). Pero a lo que vamos (…)

Sabemos que en la actualidad, inculcar la cultura del esfuerzo y la disciplina a los alumnos se encuentra dificultada por los cánones que recibieron en la educación escolar. Sin embargo, el profesor debería saber que “se pilla más rápido a un mentiroso que aun cojo.  Con vistas a conseguir tal objetivo uno debe saber “un poco” acerca de los recursos que dispone el alumno en Internet, ya que raramente se molestarán en copiar de un libro en formato papel.   Obviamente, también debemos reconocer que en determinadas asignaturas detectar al tramposo puede resultar ser más complejo que en otras. O los cinco jovencitos que yo he tenido que padecer son memos o simplemente se creían que lo era yo. No tardaba más de 30 segundos en cazar la fuente de donde se había copiado. Más aun, comenté que seguiría en ciertos temas una escuela cuyos contenidos no se encuentran bien reflejados en Internet. Y como no se molestaron en buscarlos, tomaron prestados (perdón plagiados), otros que ya había reiterado personalmente en clase que no enseñaría por diversas razones. Así de tontos, así de fácil. Eso sí, en otros casos pudiera llegar a ser algo más difícil si no fueran también sordos. Francamente escribir el blog, y realizar búsquedas me ha ayudado a cazar al tramposo con suma facilidad. Veamos el procedimiento.

En nuestras carreras universitarias, ya sean en facultades ya en escuelas politécnicas, constatamos que nuestros jóvenes cada vez manejan un vocabulario más pobre. Cuando en el texto que ellos entregan cambia abruptamente el estilo de redacción de uno pedestre a  otro más sofisticado (mejor si se les exige que su tema lo envíen vía electrónica), tan solo basta “copiar” cuatro o cinco líneas del texto sospechoso y “pegarlo” en nuestro motor de búsqueda” (quien a hierro mata a hierro muere”).  Seguidamente se pulsa el “enter” e inmediatamente se obtienen, no solo la comprobación, sino también el enlace del sitio Web de donde han obtenido el texto. Ellos lo negarán. Sin embargo, uno debía recordarles el dilema del mono de Borel (leerlo por favor).  En pocas palabras la probabilidad de que alguien escriba veinte o treinta palabras seguidas (siempre harán trampillas, pero son tan cándidos como  timoratos) resulta ser altísimamente improbable.  Muchos de ellos no lo reconocen, pero para su escarnio puede demostrarse “científicamente”.  

Con la red de redes ha cambiado la forma de estudiar de los alumnos, por lo que el profesorado que tenga alergia a Internet puede padecer más problemas. Sin embargo, con impartirles unos breves conocimientos (bastan unas dos horas) resulta ser más que suficiente para que cacen a los tramposos.  

Cierto es que en determinadas materias, como por ejemplo, cuando deben emplearse el lenguaje matemático el tema pueda parecer más difícil, en primera instancia. No obstante, siempre hay recursos, como utilizar expresiones formales poco habituales de las fórmulas, en lugar de las más comunes. Reitero que existen muchas maneras si uno conoce “un poco” el mundo de Internet.  Veamos un ejemplo. Esta bitácora recibía muchas visitas de gente menuda, es decir escolares de toda Latinoamérica, con vistas a hacer sus deberes hasta que una veleidosa modificación de Google hizo añicos las estadísticas de nuestra audiencia. Ahora ya solo nos visitan adultos. Pues bien, se pueden redactar contenidos con vistas a que aprendan los más pequeños escribiendo el post en lenguaje muy simple, pero salpicado de palabros impropios para la edad de los alumnos.  Y al hacerlo, resulta fácil detectar el copia y pega, ya que los pequeños no atesoran un lenguaje tan rico como para sustituir unas palabras por otras entendiendo su pleno significado.

El copia y pega de los Power Points que se les ofrece con los contenidos de la clase.

Tras impartir una clase, generalmente les dejo a los alumnos un power point con sus contenidos. Como el trabajo/examen lo pueden realizar en casa, la tentación de copiar lo que les parece más relevante, sin entender su verdadero significado es, a veces,  irrefrenable. Pues bien basta con añadir a los contenidos habituales otros que se intercalan, pero a los que el profesor critica por falsos o irrelevantes, etc.. Estos últimos se exponen sin más, siendo el profesor el que lleva a cabo su análisis verbalmente. Y así el alumno que no atienda, no sabrá separar el grano de la paja, es decir cuáles son los que el profesor considera ciertos y cuales falsos.  Pues bien, los listillos adictos al copia y pega, suelen recogerlos por igual, acusando al docente que él los había impartido en al aula, al ser suspendidos. De este modo se puede detectar quien atiende y quien dormita en una clase.   

En última instancia siempre queda el recurso al examen escrito u oral. Sea cual sea el caso no debemos jamás olvidarnos que fuimos cocineros antes que frailes, por lo que la mayor parte de nosotros utilizábamos las más ingeniosas maneras de copiar o recordar “algo”, como por ejemplo utilizando las famosas “chuletas”. Me resulta comprensible que algunos jóvenes copien en los primeros cursos universitarios. Ahora bien cuando se cursa un master que paga “papa” lo único que se demuestra es que lanzamos al mercado laboral criaturas perezosas y tramposas, más que jóvenes instruidos en la cultura del esfuerzo.  Mi problema resultaba aún más desalentador por cuanto en algunas clases abundaba sobre el problema del fraude y mala praxis científica, por lo que al leer sus burdos “copias y pega” se me caía el alma a los pies. ¡Tramposos y torpes!. Así no hacemos país; Así lanzamos niñatos corruptos al mercado. Hay que atajar el problema ¡ya!.

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , , ,

Biodiversidad, Culturas Campesinas y Multinacionales Agroalimentarias

biodiversidad-revista-regulo

Revista Biodiversidad: Sustento y Culturas

Actualmente una gigantesca plétora de revistas “oscuras” en acceso abierto invaden el mercado con contenidos de paupérrima calidad. Otra cuestión bien distinta son las iniciativas, locales, nacionales y transnacionales que intentan expresar sus puntos de vista de la manera, más o menos ortodoxa, pero con la honestidad por delante. Régulo León Arteta nos ha enviado un número de la revista Revista Biodiversidad que podréis consultar en acceso abierto. Ya hemos reiterado hasta la saciedad que muchas nacionales de la agroindustria lo son también del expolio ambiental, así como de la salud humana. Tendemos a soslayar los testimonios que aparecen en estas revistas modestas, y que a menudo las denominadas de prestigio (es decir indexadas) esconden bajo un manto de aparente honestidad y objetividad intenciones no tan claras. En los países desarrollados, tales empresas agroindustriales actúan con contundencia, si bien se cuidan mucho de llevar a cabo las tropelías que realizan en los Estados menos favorecidos y que terminan padeciendo sus desamparados campesinos. Aquí los Gobiernos no lo tolerarían, lo cual no significa que sus prácticas sean también dañinas.  Ya os mostramos varios ejemplos, como este “Monsanto versus Avaaz: Lobis agro-industriales contra la agricultura campesina y la seguridad alimentaria”. Cuando yo leo sus contenidos me quedo sobrecogido. Empero lamentablemente la prensa europea, por ejemplo, raramente se hace eco de las mismas. Se trata de un hecho lamentable, ya que al fin y al cabo, a menudo son testimonios a pie de campo. Os exponemos simplemente, en palabras de sus editores y autores lo que la revista Biodiversidad, sustento y culturas nº 79 , de 2014 denuncian. Personalmente  os animaría a que llegarais a realizar una lectura equilibrada de los temas que nos afectan escuchando todas las voces, que no solo la de aquellos científicos que se lavan las manos ante estos temas que conciernen a decenas de millones de habitantes. Y no digo más ya que mi mensaje es el suyo.

Adjuntamos un nuevo número de la revista Biodiversidad, sustento y culturas. También podrán acceder a cada uno de los artículos haciendo clic en el link correspondiente. Ante las graves violaciones a los derechos humanos individuales y colectivos que ocurren en Paraguay para proteger las nocivas actividades de las corporaciones agroindustriales (como la expulsión de poblaciones, el acaparamiento de tierras, las devastación ambiental, el envenenamiento masivo con agroquímicos y la invasión transgénica), Biodiversidad publica el informe de la Red por una América Libre de Transgénicos y la Alianza Biodiversidad, que denuncia la desigualdad, el ataque sistemático contra la vida campesina y la represión desatada con paramilitares y fuerzas públicas —parte de un esquema que ha llegado al golpe de Estado para defender sus intereses minoritarios.

Descargue la revista completa (……) Abajo os muestro los enlaces para inscribiros y/o recibir alertas.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , ,

“Asesinando la ciencia”, “la ciencia ha perdido su corazón”. Premios Nobel contra el sistema actual de promoción científica

No son frases mías sino de un recientemente laureado Premio Nobel, si bien otros científicos de renombre le apoyan, como otra legión silenciosa de investigadores. ¿Por qué tal masa silenciosa no levanta la voz? Por la simple razón de que si lo hicieran, serían echados de la academia, alegándose que son profesionales frustrados cuyas indagaciones no atesoran la calidad suficiente como para ser publicadas en revistas de vanguardia. Sin embargo a Randy Schekman, o el también afamado investigador Peter Lawrence, no se les puede achacar de ser malos investigadores, precisamente. Y es que no existe otra manera de denunciar este deplorable asunto que tragar las injusticias primero, alcanzar la fama y luego denunciar al sistema, ya que de no ser así nadie te escucharía. La conjura de los necios del sistema (que también son legión) se encarga de velar por preservar unos procedimientos caciquiles y arbitrarios. Empero el empeño de  Randy Schekman fracasará, a no ser que la mayor parte de los científicos comenzaran una rebelión contra un sistema que no tiene razón de ser, pero que se afana en perpetuarse tanto por las editoriales, como los gobiernos y numerosos colegas a los que el futuro de la ciencia no les importa un bledo. A estos últimos colegas solo les interesa su propia fama y gloria. Eso si, nada que ver con Indiana Jones, sino todo lo contrario. Los estándares actuales de valorar la actividad científica inducen a que para los jóvenes el objetivo sea publicar frenéticamente, más que indagar en temas interesantes, desnaturalizando la genuina naturaleza de la investigación con mayúsculas. Paupérrima forma de educar a las futuras generaciones, aunque así se perpetua el sistema.

Más aun no es lo mismo publicar en una revista muy especializada (menos lectores aunque más interesados) que en una de las famosas revistas con un gran factor de impacto. Suele olvidarse que en el seno de las distintas disciplinas, sus practicantes publican de promedio más artículos (papers) en unas que en otras, examinándolos a todos con el mismo baremo. Tampoco se tiene en cuenta que el número de científicos que abordar diferentes materias resulta ser muy dispar, por lo que un artículo excelente en una puede recibir menos citaciones que los mediocres en otras. Del mismo modo se oculta que bajo el anonimato muchos los ¿objetivos referees? valoran el trabajo de sus colegas conforme a sus propios y egoístas intereses, según apoyen, compitan o estén en desacuerdo con la perspectiva que defienden ellos. Las modas son otro cáncer que lo adultera todo, por cuanto los papers de un tema en candelero, tienen más facilidad de salir a la luz triunfalmente (por intrascendentes que sean) que aquellos que abordan otras materias que, en un determinado momento interesan menos, por la razón que sea, con independencia de la calidad de las investigaciones. De ahí por ejemplo que en las ciencias ambientales, con harta frecuencia, suela añadirse forzadamente en la actualidad, la coletilla del “cambio climático”.

Tampoco es lo mismo que un artículo sea enviado por investigadores de un centro o universidad poco conocido que de otro de gran prestigio, a la hora de ser publicado, aun si sus contenidos son los mismos. Y así podríamos seguir ad nauseam.

 fuente-gizmodo      

Los sacerdotes de la ciencia y su papel en el engranaje de la actividad indagadora. Fuente: Gizmodo

Casi todos los investigadores sufrimos este tipo de afrentas vaivenes, que suponen un ataque a la integridad y objetividad de la ciencia con mayúsculas. Eso sí, los que aceptan las sucias reglas del juego sin rechistar devorarán draconiana y darvinianamente a los que defienden la búsqueda de procedimientos más objetivos y honestos, tanto para la promoción científica como en lo concerniente a la diseminación de los resultados. Mienten los entrevistados en nombre de las revistas de prestigio (ver notas de prensa abajo) cuando alegan que defienden numantinamente la investigación de vanguardia, con independencia del significado que den a “estos palabros”. Lo que realmente les interesa a las revistas es que se bajen sus publicaciones (más dinero, mejor posicionamiento en el ranking de los “Journals”), dependiendo tal hecho de las mentadas modas. Raramente retiran del mercado estudios que a la postre resultan ser refutados, como debiera ser una de sus prioridades con vistas a no confundir a los lectores (separar el grano de la paja). Así por ejemplo, Randy comenta que: “Y lo que quizá es peor, no ha retirado las afirmaciones de que un microorganismo es capaz de usar arsénico en su ADN en lugar de fósforo, a pesar de la avalancha de críticas científicas”. Vean sino mi post sarcástico que edite sobre este tema un par de días después de que la revista en cuestión diera una rueda de prensa anunciando a bombo y platillo las conclusiones de una indagación que no tenían ni pues ni cabeza.  La Semana que unos Científicos Dijeron que Podían Cambiar el Mundo ¿De la Fusión Fría a la Teletransportación del DNA?.

Guardo con cuidado pruebas de las afrentas que personalmente he sufrido de todo ello, mientras que otros amigos han prometido proporcionarme las suyas. Tengo la idea de publicar un libro en el que se muestren palmarias evidencias de todo ello. Hierra Randy al tomar la decisión de que desde ahora, los miembros de su equipo no publicarán en las revistas de la mayor fama en su materia de investigación, ya que les llevará al ostracismo y restará oportunidades de seguir investigando en otras instituciones, conseguir proyectos, promocionarse profesionalmente, etc.

Resumiendo, la sociedad ha perdido sus valores éticos y el estado actual de la ciencia es un reflejo de ello. Tan solo una revolución colectiva más que improbable, o un cambio de prioridades de los gobiernos podría redirigir la investigación científica por los derroteros que nunca debió abandonar.

Estamos lo que, por amar la ciencia, deseamos un sistema más limpio y menos restrictivo frente aquellos que consideran que cualquier ataque al sistema es una afrenta contra toda la clase científica. Nauseabundo corporativismo que lo pudre todo. Veamos pues las notas de prensa y aplaudamos a Randy, aunque sea por su protesta testimonial.   

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Sector Medioambiental y Economía de Mercado: “Un Robo denominado Acaparamiento de Tierras”

¿Autorregulación de los mercados? Esa cantinela falaz del neoliberalismo económico que nos vende gato por liebre. Ya sufrimos las consecuencias a escala mundial, con un empobrecimiento de la población en general, pero que oprime sobremanera a  los más desfavorecidos. La privatización  de las tierras a escala global, se realiza de diversas formas. Por un lado los gobiernos y multinacionales de las grandes potencias adquieren enormes extensiones de los que menos tienen atentando contra la seguridad alimentaria de los países pobres. Se trata de un aprovisionamiento de riquezas de otros Estados con vistas a mantener y/o hacer crecer las suyas propias.  Pero nos encontramos con otra modalidad, “aparentemente” no muy sospechosa, pero no por ello menos dañina.   Nos referimos  al denominado  acaparamiento verde”. Nuestro antiguo colaborador Régulo León Arteta nos ha enviado la noticia de la que hablaremos hoy. Y así en un párrafo leerse: grandes extensiones de tierras están siendo apropiadas por la agenda ambiental, un proceso que ha encontrado gran acogida entre influyentes ONG internacionales de conservación. Empero resulta que, mediante tles iniciativas, la vida de muchos seres humanos comienza a valer menos que nada, en comparación con la de otros seres vivos. Se trata de una difusa y torticera concepción de la salud biosférica. Por otro lado, es indudable que el Homo tecnológicos ha heredado del pasado sus pasiones nacionalistas, manteniendo, cuando no fomentando, nuestros innatos impulsos instintivamente territoriales. Nos enfrentamos a un arma enormemente poderosa, a la hora de manipular a sus ciudadanos descontentos, para el provecho de los viles propósitos de una clase política y económica sin escrúpulos. Si alguien tiene derecho a ser nacionalista, son justamente las poblaciones indígenas pisoteadas una y otra vez durante siglos por los colonialismos transformistas (da igual las prendas con las que pretendan disfrazarse).  Dicho de otro modo, resulta que también en aras de la protección de la naturaleza (males como los denominados, mercado del carbono, producción de biocombustibles, etc.) muchas culturas aborígenes que vivian en armonía con la naturaleza mientras las dejaron tranquilas, son expulsadas de sus tierras mediante coaliciones entre ONG de los países capitalistas, sus movimientos conservacionistas, y muchas almas caritativas con tanta sensibilidad como poca cabeza y menos conocimiento de la realidad de este mundo. De uno u otro modo, los países empobrecidos venden sus tierras patrias, asegurando algo de dinero para hoy y más pobreza en el futuro. Y casi siempre a costa de expulsar hacia un destierro incierto a campesinos y pueblos, cuyo único pecado ha consistido nacer en países en los que sus gobiernos y fuerzas fácticas les ignoran y desprecian, cuando no masacran. Si, esos mismos personajes que ensalzan sus nacionalidades henchidos de orgullo, al son de banderitas e himnos.  Sin embargo, en la mayoría de los casos las raíces de sus gobernantes distan mucho de ser autóctonas. Por lo tanto, la brecha ecologista se ahonda entre los Estados más afortunados y los soberanamente desafortunados. Preservar la biosfera es una labor digna de encomio, hasta que se contrapone con los intereses de sus legítimos propietarios. Robar a los pobres para mantener el bienestar de los ricos y la biosfera global es otra forma por la que el capitalismo devora tanto la ética como la razón, convirtiendo las presuntas buenas intenciones en acciones sinsentido, por no llamarlas depredadoras. Hablemos claro, a la luz de esta nueva corriente ¿ecológico-capitalista? los movimientos conservacionistas y humanitarios devienen en adláteres del poder neoliberal. El párrafo con el que comienza la noticia/denuncia no tiene desperdicio. Veámoslo:

Compren tierra pues no se fabrica más!” El irónico comentario de Mark Twain sobre el boom de la adquisición de tierras en América del Norte a finales del siglo XIX sigue siendo tan pertinente hoy como lo fue entonces. Más de 100 años más tarde, la magnitud de las compras actuales de tierra a nivel global y la apropiación de las tierras de los pobladores locales no tiene precedentes desde las adquisiciones coloniales de tierras del siglo XIX y principios del siglo XX.

aprovisionamiento-de-tierras-ncr-punto-nl

Trabajando para los ladrones de tierra y vida. Fuente: ncr.nl

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

Tecnología: Creando ídolos con Pies de Barro

Hemos reiterado en numerosas ocasiones que el ser humano en mitómano por naturaleza, adorando ídolos o iconos, con razón o sin ella. Recuerdo que por las navidades de 1993 viajaba desde Sevilla a Madrid, cuando por la radio del coche anunciaban la detención de Mario Conde (Caso Banesto), por aquél entonces ídolo de esas nuevas finanzas que hoy se han consolidado con la globalización, empobreciendo a la mayor parte de los ciudadanos. Meses después un joven familiar que durante aquellos años se estudiaba empresariales me reconocía que era un icono de los jóvenes estudiantes que cursaban tal titulación. Ellos se pegaban tan solo por verle o escucharle.  Yo ya conocía su catadura, narrada por un compañero de curso universitario que cayó en las redes de una importante empresa de antibióticos que el envió al “carajo”. El día que escribo este post (7/10/2011) los rotativos españoles, en lugar de centrar su atención en los recientemente galardonados Premios Nóbel de la Paz y Literatura, dedican sus portadas al fallecimiento de  Steve Jobs cofundador de Apple y uno de los grandes millonarios de este mundo que nos ha tocado padecer. Los titulares rozan, en mi modesta opinión, el ridículo: gran visionario”, “inventor del futuro”, “el empresario más global y adorado”, “inspirador de una nueva generación”, “altar para un revolucionario”, “muere el genio que cambio nuestras vidas”, etc. etc.” Todo este se me antoja basura, empero que la Ministra Española de Ciencia y Tecnología también le dedique una reseña, en lugar de luchar contra los recortes de la I+D+i en España (o dimitir de su cargo por haber fracasado en tal intento) me parece lamentable. Eso sí, nadie se acuerda ya  de otros aspectos, al parecer pintorescos e insignificantes como el siguiente:  “Apple reconoce trabajo infantil y abusos laborales en sus empresas proveedoras (sin embargo, la compañía no reveló el nombre de las fábricas en cuestión)”. ¡Todo un Santo Barón! No se puede comparar a un multimillonario con todos aquellos que han llevado a cabo la revolución de Internet abriendo sus puertas a una república ciudadana, creando el software libre y enciclopedias abiertas como Wikipedia, entre otras muchas iniciativas. No existe parangón entre sus “idílicas hazañas”  con la noticia que os ofrecemos hoy, tras la nota de prensa escrita por nuestra Sra. Ministra, en caso de que fuera cierta, que ya es mucho suponer.  Simplemente observo que los dueños de la tecnología elaborada por las marcas de moda son elevados a los altares por los rotativos de prensa, como en la prensa rosa lo hace con los matrimonios de príncipes y duquesas. Es como para echarse a llorar. ¿Pero que tienen en común  Steve Jobs y Bill Gates? (…)

 steve_jobs

Steve Jobs. Fuente: Ubuntu Life World Revolution

(más…)

Etiquetas: , , , ,