‘Taxonomías y Clasificaciones’

Humedales y Suelos Hídricos: Aspectos Básicos y Necesidad de Investigación

rambla-de-almeria

El extraño y diverso trayecto  a lo largo de 100 metros ininterrumpidos en una rambla del desierto de Tabernas (diciembre de 2014). Fotos y composición del collage: Juan José Ibáñez

En un post precedente publicado en 2007: ”Suelos Hídricos o Suelos de los Humedales según la Taxonomía Americana” os hablábamos por primera vez de la inclusión de los suelos hídricos en algunas clasificaciones edafológicas. Casi ocho años después, aquella entrega sigue siendo la primera en el ranking de la mayoría de los buscadores en lengua castellana cuando se usan esos vocablos. Se me antoja una laguna lamentable, salvo alguna excepción como esta. Y es que los suelos hídricos son, entre otras razones, una parte esencial de la edafosfera, de capital importancia en muchos aspectos, como la conservación de hábitats y preservación de especies biológicas de gran interés. Que nuestras taxonomías no las contemplen, o que los expertos en ciencias del suelo las desprecien, debiera ser motivo de una honda preocupación. Los humedales y por tanto también los suelos hídricos ocupan aproximadamente entre el 4 y el 6% de la superficie terrestre.

Por citar tan solo un ejemplo, más del 50% de la biodiversidad de comunidades vegetales en la zona más árida del occidente Europeo (SE, Español: Murcia y Almería) resultan ser edafófilas, y mayoritariamente edafohidrófilas, según la escuela geobotánica a la que se denomina sinfitosociología, contemplada hasta en esta página Web de la USDA. Reiteramos por enésima vez que cualquier taxonomía universal de suelos en la que se base una cartografía, no debiere estar exclusivamente orientada a la producción agraria. De hecho, así lo reconoció el Servicio de Conservación de los Recursos Naturales de EE.UU cuando comenzó a elaborar el listado de sus suelos hídricos y humedales¿A qué se debe esta ceguera tan latina? No tengo respuesta, sino meras conjeturas. En consecuencia, y debido a que durante los últimos años  se ha progresado mucho en estos temas (clasificación y cartografía de humedales y suelos subacuáticos), en este post retomamos este tema VIEJO con material nuevo. Del mismo modo, debido a que ni tan siquiera la Wikipedia en castellano atesora ningún capítulo, al contrario de lo que ocurre en la inglesa, traducimos buena parte de la misma. En otro post que redactamos simultáneamente a este, traduciremos también la definición y preliminares que proporciona el  Servicio de Conservación de los Recursos Naturales de EE.UU. Esperemos ir rellenando el desafortunado hiato con vistas a intentar convertir “el mentado desierto informativo en en humedal”. Recordaremos de paso ciertos aspectos adicionales, muy de moda, y que también conciernen a este tipo de suelos mojados. Por ejemplo, los suelos de los humedales son sumideros de carbono y fuentes de metano, por lo que su estudio resulta ser también relevante en el ciclo del carbono y en las investigaciones sobre secuestro de este elemento químico y el cambio climático. Más aun, cuando en territorios densamente poblados el nacimiento de una red de drenaje resulta ser rica en lagos, la gestión de estos y sus humedales es necesariamente vital con vistas a frenar la polución aguas abajo. Este es el caso por ejemplo de los  Los Grandes Lagos en USA y la alarmante  contaminación de la enorme cuenca del Misisipi. Por lo tanto, vemos pues que existen numerosas y poderosas razones como no soslayar el tema. Comenzaremos este post con una definición de suelos hídricos y dejáramos para otro la traducción de lo escrito en la página Web de la USDA. Veamos si aumentando el tamaño de la letra…….

Humedal (Wikipedia)es una zona de tierras, generalmente planas, cuya superficie se inunda de manera permanente o intermitentemente. Al cubrirse regularmente de agua, el suelo se satura, quedando desprovisto de oxígeno y dando lugar a un ecosistema híbrido entre los puramente acuáticos y los terrestres. La categoría biológica de humedal comprende zonas de propiedades geológicas diversas: ciénagas, esteros, marismas, pantanos, turberas, así como las zonas de costa marítima que presentan anegación periódica por el régimen de mareas (manglares).

Hydric soil (Wikipedia en inglés): Suelos hídricos son aquellos que se encuentran permanente o estacionalmente saturados por el agua, lo que resulta en la aparición de condiciones de carencia de oxígeno (anaeróbicas), como ocurre en los humedales.

Pero continuemos que queda mucho por explicar……..

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Los Suelos de los Lechos Fluviales: Las Ramblas y los Uadi y su Biodiversidad de Plantas Vasculares

almeria-lecho-ramblas 

En algunos post precedentes hablamos de los paisajes de suelos de Almería, mostrando que son representativos de ambientes áridos y también, en algunos casos, desérticos. Nos referimos más concretamente a los siguientes: (i) Impacto Humano sobre Ecosistemas Frágiles: Desiertos, Desertificación y Algo Más (Un Ejemplo del SE Español) y (ii) Paisajes con Suelos Desérticos en Europa (El Sureste Español). Recientemente hemos publicado un artículo científico en el que se constatan empíricamente tales aseveraciones (Are there Arid Land Soilscapes in Southwestern Europe?). Sin embargo, la investigación que realizamos va mucho más allá, ya que comparamos las cartografías digitalizadas de suelos y vegetación, cuyas bases de datos pertenecen a la Junta de Andalucía, encontrándose la segunda en acceso abierto, al contrario que la primera, por desgracia. Al analizar los datos de ambos recursos naturales, inicialmente quedamos un poco desconcertados. Los mapas de vegetación de esta Comunidad Autónoma fueron llevados a cabo mediante el método sinfitosociológico a escala 1:10.000, mientras que para la cartografía de suelos  se hizo uso de la WRB de 1998 a  la escala 1.100.000, lo que motivó que requiriéramos sofisticados análisis matemáticos con vistas a detectar los patrones espaciales de ambos recursos. Pero a lo que vamos….

Con independencia de las diferencias de escala, nos sorprendió que entre el 50% y el 60% de las vegetaciones potenciales de esta región árida (Incluyendo el genuino desierto de Tabernas) son, lo que los geobotánicos que se adhieren a esta escuela,  denominan comunidades edafófilas. La Página Web Biogeografía las define así, con alguna modificación:    

Las series edafófilas: que se desarrollan en suelos o medios excepcionales, normalmente azonales, es decir en los que las características del medio edáfico determina su ausencia o presencia. Suelen estar determinados por el exceso (series edafohigrófilas) o el defecto (series edafoxerófilas) de agua en el suelo, aunque también pueden intervenir otros factores, como la salinidad, acidez, etc., a la hora de dar cuenta de su nomenclatura y clasificación. Las series edafoxerófilas o xeroseries: son series propias de medios funcionalmente secos, aun estando situadas en climas húmedos. Es el ejemplo de la vegetación de laderas abruptas, cantiles, crestas, arenales. Por el contrario, las series edafohigrófilas demandan exceso de agua en el medio edáfico, respecto a la “normal” en la cobertura de suelos típica del territorio.

Pues bien, para nuestra sorpresa la gran mayoría de los tipos de vegetación edafófilas de la Provincia de Almería resultaban ser edafohigrófilas, que no edafoxerófilas, a pesar de la aridez  del ambiente de estos territorios. Al cotejar el mapa de suelos, encontramos escasísimas correspondencias lógicas entre los tipos de suelos y esta vegetación amante del agua. Por tal motivo Juan Pedro Zaballos  (Real Jardín Botánico Juan Carlos I de la Universidad de Alcalá de Henares) y yo mismo viajamos a Almería para visitar la zona con la inestimable colaboración de algunos amigos y expertos de aquellos territorios: Cecilio Oyonarte (edafólogo y coautor del mentado mapa de suelos), Javier Cabello (geobotánico fitosociólogo) y José Luís González Rebollar (geobotánico y bioclimatólogo). Los dos primeros pertenecen a la Universidad de Almería, mientras que el segundo resulta ser investigador de la EEZ-CSIC en Granada. Fue justamente el tercer día de viaje en donde al atravesar unas ramblas en el desierto de Tabernas nos llevamos la gran sorpresa. Se trata de cauces, que permanecen secos la mayor parte del año e incluso durante muchos, muchos, años enteros, por lo que pueden catalogarse como los Uadi, típicos de los desiertos africanos. Para nuestra fortuna, en diciembre de 2014, cuando realizamos el viaje, había llovido  algo más de lo normal (nada o casi nada) por lo que las bien adaptadas comunidades vegetales a la mentada aridez, se encontraban bastante exuberantes, como puede verse en la foto de cabecera. Y en esta misma imagen se revela el misterio….

Como podréis observar, la vegetación variaba rápidamente con tramos secos, húmedos, hilillos de agua que desaparecían súbitamente y algunas charcas dispersas. Generalmente estos cauces y sus lechos suelen aparecer “aparentemente secos”. Empero, a menudo, bajo ellos, las capas freáticas suben y bajan a lo largo de varios metros de profundidad, aunque frecuentemente alcancen las raíces de las plantas.  

Quizás con la salvedad de la clasificación WRB en su versión de 2006/2007, en la cual hasta los sedimentos de calzadas y aceras de las ciudades son considerados como edafotaxa, los lechos fluviales, a menudo pedregosos y repletos de cantos rodados no son considerados suelos en la mayoría de las clasificaciones edafológicas, lo cual daba cuenta de la aludida falta de correspondencia entre tipos de suelos y tipos de vegetación. Por esta razón, estos enclaves no son muestreados en los reconocimientos de suelos.  En otras palabras, no podíamos testar, con nuestros datos, la relación entre edafotaxa  y las numerosas series de vegetación edafohigrófila presentes en el área de estudio.

Por lo tanto, una buena parte de la biodiversidad de Almería y más aun de sus comunidades vegetales dependen de la estructura y dinámica de esos cauces, casi-permanentemente secos, a los que se denominan Ramblas o Uadis. Como corolario, el impacto ambiental e incluso las obras de corrección hidráulica con vistas a evitar sus impredecibles avenidas/inundaciones, podrían poner en riesgo una buena parte de la excepcional biodiversidad (rica en endemismos iberoafricanos) de estos enclaves.

Y de aquí nace la pregunta que insinúa el título del post. ¿Deben considerarse suelos estos lechos fluviales, en los cuales el agua tan solo corre muy de vez en cuando?.  Es decir, las aguas corrientes resultan ser, en estos casos, muy poco corrientes, al contrario que los procesos de edificación. ¿Cuál es nuestra opinión?: ¡Sí!. Obviamente, si apelamos al concepto de la zona critica terrestre la afirmación sería incontestablemente rotunda: ¡Si!. Pero hay más….

Como veremos a continuación, otros investigadores han detectado abundantes especies de organismos del suelo, entre otros, bajo tales lechos, proponiendo a la comunidad científica  que “Descubren un nuevo hábitat subterráneo para fauna terrestre”. Ahora bien este artículo dio lugar a una dura polémica por la paternidad de tal descubrimiento, en los comentarios al video que aparece en el siguiente enlace: mi+dtv: Hábitat subterráneo para fauna terrestre. Preferimos soslayar aquí nuestra opinión al respecto, ya que tan agria discusión se nos antoja más como un problema de terminología que de fondo. Sin embargo os recomiendo que leáis todo este material (pinchando en el enlace), con vistas a que entendamos como, en las fronteras disciplinarias, a menudo discernir lo que es un suelo, de lo que no lo es resulta confuso y confundente para muchos investigadores, aunque a unos más que a otros.  Quizás algún día intentemos aclarar tal polémica.

Resumiendo, en los ambientes muy áridos y desérticos buena parte de la diversidad de comunidades vegetales pueden esconderse en estos oasis o islas de bio-geo-diversidad.  Sin embargo el tema no acaba aquí, ya que tras las raras pero intensas inundaciones, la localización e los lechos, en principio, podrían cambiar de disposición espacial, dando “posiblemente lugar” a habitats en parte móviles. ¿Cambian los suelos de emplazamiento?. Pues desde varios puntos de vista sí, como ya comentamos al hablar de esos suelos flotantes (o ecosistemas flotantes) presentes en parte de Latinoamérica y a los que se denominan embalsados.

No obstante, posiblemente, tal “movilidad”, debido a la erosión, arrastre y deposición de los sedimentos en el cauce, conforme a la intensidad y caudal de las avenidas no se produzca. La razón estriba en que las aguas subterráneas que recargan los acuíferos se producen fundamentalmente dentro de las cuencas durante fenómenos meteorológicos extremos, denominados “gota fría”. Una vez allí la capa freática subirá para posteriormente ir descendiendo hasta la llegada de otro evento. Ahora bien, la urgencia del agua en los lechos fluviales obedece a puntos en donde la estratigrafía subyacente (con sedimentos que atesoran una gran variabilidad en lo que respecta a su permeabilidad/impermeabilidad y que además debido a la elevada actividad tectónica no parecen ser muy continuos espacialmente) permite que tales aguas profundas afloren. Y las circunstancias mentadas solo pueden generarse en sitios estratigráficamente concretos, sin que seguramente los avatares de las aguas superficiales y su carga de sedimentos no los afecten en demasía.  

Abajo os dejo unas líneas de Wikipedia para todos aquellos que no estéis familiarizados con la geomorfología, hidrología, etc. de los Uadi y Ramblas. También os proporcionamos el enlace y el resumen del artículo que versa sobre el mentado nuevo tipo de hábitat, no sin antes recomendaros, una vez más que leáis la polémica que suscitó.

Juan José Ibáñez

Pero sigamos…….

(más…)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Investigación participativa y mapeo de suelos

investigacion-participativa-mapa-suelos 

Investigación participativa en la Ciencia del Suelo: Fuente: CGIAR

En la  IUSS Alert 30 de agosto de 2015 se comentaba como, en una breve reseña de Nature, un edafólogo defendía en un artículo de Geoderma el valor de la denominada investigación participativa (léase aquella que se elabora con la participación ciudadana) en materia de cartografía de suelos. Y nadie lo duda. Lo que extraña en este caso es que se mencione como una idea novedosa, cuando ya se ha demostrado desde hace décadas, tanto por expertos de la FAO (por ejemplos, algunas disertaciones que escuche personalmente a Seppe Deckers), como por los estudiosos de la etnoedafología de los que ya he hablado en diferentes ocasiones. Ya os lo hemos informado en numerosas ocasiones, por lo que no incidiremos en el tema. Lamentablemente, los amigos del establishment logran publicar lo obvio y consabido como novedad, ya que los editores así se lo permiten, por cuanto un documento así  a la mayoría de nosotros nos los rechazarían, alegando “cualquier argumento que esgriman los adláteres que hacen de revisores”. Y este es el caso que os mostramos hoy. Nature cita un estudio publicado en Geoderma  por Rossiter, (ITC, Holanda), que no es precisamente un experto en el tema, ni mucho menos. Ya tuvimos una agria controversia con este colega en algunos post hace años, cuyos enlaces os dejo al final de este. Se ha demostrado que, con la ayuda de los campesinos, los expertos logran mejorar, no algo, sino mucho, la calidad de los mapas de suelos que actualmente realizamos los expertos. También vimos como la clasificación Maya de los suelos en zonas de Karst era considerada más apropiada y precisa que las taxonomías modernas de la FAO. Por lo tanto, Rossiter no dijo nada nuevo (de hecho aquí hemos defendido la participación ciudadana en la materia antes que él, como otros colegas), nada digno de resaltar que no fuera archiconocido. En ciencias del suelo la investigación participativa se lleva realizando décadas antes de que se acuñara el término. Un ejemplo paradigmático nos lo ofreció Antonio Bello en sus estudios agroecológicos. La novedad en este caso deviene que una revista como Nature, escoja un tema tan poco valorado por esa editorial como lo es el de la cartografía de suelos con vistas a ensalzar el valor de este tipo de ciencia con la participación de los usuarios/ciudadanos/aficionados. Quizás la razón resida en que durante ese años nos encontrábamos en el Año Internacional de los Suelos. Sea como sea, se trata de una referencia bienvenida, aunque me temo que se olvide fugazmente, o que despierte alguna atención. En cualquier caso avala la tesis ampliamente defendida en este blog y por otros colegas que con toda seguridad abundaron en este asunto mucho antes de que al Dr. Rossiter se le pasara por la cabeza. No utilizo la figura del investigador mentado para atizarle personalmente, ya que este tipo de papers, en la actualidad, son de moneda común en todos los ámbitos de la ciencia. Simplemente es lo que hay. Cuando alguien lanza un vocablo con gancho mediático,  la prensa y muchos investigadores parecen tomarlo como el punto cero de una nueva disciplina o línea de investigación. Empero la realidad es muy distinta (el oportunismo mediático distorsiona pues la historia de la ciencia). Sin embargo, si sirve de algo para concienciar a la ciudadanía sobre la vital importancia del recurso suelo. Mirémoslo pues por su lado positivo, ya que el negativo ahí queda. Os dejo abajo el material para que podéis abundar en esta noticia.

Juan José Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Claves de la Taxonomía de Suelos 2.0. (2014) Traducida al Español

claves-taxonomia-suelos-en-espanol-2014 

Recientemente recibido del Boletín de noticias de la USDA, tal solo haceros saber que ya tenéis a vuestra disposición de libre acceso en Internet las Claves (2.0) de la Taxonomía del Suelo. Os dejo con el contenido original que he recibido sin más palabras para variar, eso sí con alguna mejora ortográfica. Espero que sea del Interés de algunos de vosotros. En caso de que falle la conexión (a mi me ha ocurrido) al pinchar en el enlace que os muestro abajo, copiarlo y pegarlo en un motor de búsqueda como Google y lo adquiriréis.

Juan José Ibáñez

Claves (2.0) de la Taxonomía del Suelo Disponible en Español

La 12ª edición de las Claves de Taxonomía del Suelo fueron recientemente traducidas al español, reemplazando la edición 11. Después de décadas de trabajo con científicos de suelo de todo el mundo, NRCS decidió que era importante sensibilizar y ampliar el conocimiento del valor del suelo y su impacto en todos los aspectos de la vida. Muchos científicos de suelo y otros profesionales de América Latina, Estados Unidos y otros países se beneficiarán de este esfuerzo de traducción para años venideros. Según liderazgo NRCS, la traducción ampliará los horizontes de la taxonomía de suelos de Estados Unidos al permitir que profesionales de todas partes del mundo aplicar e interpretar el sistema de manera más uniforme y consistente. Mientras que los suelos difieren a nivel mundial, la capacidad de aplicar un sistema universalmente comprendido y aceptado es una meta compartida por muchos científicos de suelo. Como las luchas del mundo con el calentamiento global y otros retos ambientales, tener un método universalmente aceptado que puede ser aplicado cuando se abordan problemas de suelo contribuirá a resultados exitosos.

La traducción de las “Claves” al español fue realizada por Carlos Alberto Ortiz-Solorio, María  del Carmen Gutiérrez Castorena y Edgar V. Gutiérrez-Castorena del área de Génesis, Morfología y Clasificación de Suelos, Programa de Edafología, Campus Montecillo, Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas, Montecillo, Texcoco, México.

Siguiendo el trabajo de traducción, la revisión técnica fue realizada por Ken Scheffe, Especialista de la Clasificación de Suelos (Soil Taxonomy) y apoyo editorial fue proporcionado por Jenny Sutherland, Editor, ambos del Centro Nacional de Suelos, Servicio Nacional de Conservación de Recursos Naturales, Lincoln, Nebraska. En este momento, la edición en Español de las Claves sólo está disponible como un PDF descargable en:

http://www.nrcs.usda.gov/Internet/FSE_DOCUMENTS/nrcs142p2_051546.pdf

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Suelos hídricos según la USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.)

wetland-soils-usda

Página Web de la USDA NRCS

En un post precedente humedales y suelos hídricos ya os comentamos las iniciativas y problemáticas para encasillar estos suelos en las  nuevas taxonomías edafológicas. También os recordamos un post que redactamos hace ya muchos años a este respecto: Suelos Hídricos o Suelos de los Humedales según la Taxonomía Americana”. Como desde entonces ha llovido mucho os prometimos traducir al castellano el material más esencial de la página Web de la USDA  Hydric Soils. Y ya ha llegado el momento.

Suelos hídricos: “Un suelo hídrico es un suelo que se formó bajo condiciones de saturación, inundaciones, o encharcamiento durante el tiempo suficiente en la  temporada de cultivo como permitir que se produzcan condiciones anaeróbicas en la parte superior del perfil del suelo” (59 Fed. Reg. 35.680, 07/13/94)

Juan José Ibáñez

Pero sigamos…….

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Clasificación Universal de Suelos, la WRB y la Santísima Trinidad

trinidad-el-greco

La Trinidad El Greco (Fuente: Wikipedia)

Tanto la IUSS, FAO, Panel Intergubernamental Técnico de Suelos, Alianza Global del Recurso Suelo, etc., etc. “parecen” estar de acuerdo en que se requiere una “única” Clasificación Universal de Suelos (USC). De hecho, en el Congreso Mundial de la Ciencia del Suelo 2010, celebrado en Brisbane (Australia), se presentó y aprobó la denominada Resolución de Godollo, a partir de la cual se constituyó un Grupo de Trabajo para la elaboración de este producto que deviene en necesidad, la mentada taxonomía. Sin embargo, y como ya os anunciamos  en otro post previo, otra iniciativa que va en dirección opuesta a de la “Godollo”, también auspiciada por la IUSS y FAO, fue lanzada poco después. Se trata de la nueva versión de la World reference base for soil resources 2014, o WRB 2014, producto encaminado para llevar a cabo un sistema internacional de correlación de suelos (“sea este lo que sea”), y que a la postre pretende utilizarse como taxonomía  internacional de clasificación. Debemos recordar que ya existen dos versiones precedentes, la de 1998 y la de 2006/2007. Sin embargo la IUSS ha reconocido a su vez como oficial (o algo así) la Taxonomía Americana o USDA Soil Taxonomy.  De hecho no hacía falta, ya que la aproximación americana se utiliza en tantos o más países de que la propia WRB.

Como podéis observar, quizás por obra y gracia de la santísima trinidad, actualmeente disponemos de un producto uno y trino.  Una única clasificación y tres productos verdaderos.  Misterio de los misterios, que por verbigracia de los “i”-.razonables designios institucionales, emula el de algunas religiones. Si por orden cronológico fuera, habría que destacar que primero fue el padre (USDA Soil Taxonomy) luego un hijo hibridado (Legenda de la FAO, reemplazada después or  la WRB) y finalmente el Espíritu Santo (La mentada clasificación Universal de Suelos, de la cual esperamos su advenimiento). Ahora bien, como el Espíritu Santo siempre ha sido el más misterioso de todos los espíritus, yo me atrevería a señalar que de hecho la WRB tiene en él su equivalencia, en términos teológicos. En la Página Web de la Comisión Internacional de Clasificación de Suelos perteneciente a la IUSS, no se aclara en nada de este misterio inescrutable, o en otros términos “la madre de todos los misterios”.

Para aquellos intransigentes que detesten las religiones y ensalcen “divinamente” la tecnología, podemos proponerle este lema alternativo  al que se denomina “tres en uno”, que suele utilizarse en el marketing comercial de algunos productos que dicen atesorar tres utilidades, pero que a la postre son peores que la uno, la dos y la tres.  Pues eso, “amén”.

Consultando a altos cargos del Panel y de la Alianza Mundial por el Suelo,fui informado que ambas entienden que la comunidad internacional de edafólogos debería atesorar una única clasificación y que la trinidad se ha colado de rondón, por el balcón. Veamos, por ejemplo, como lo explicita el Panel Intergubernamental (Abril de 2014), no sin antes anteponer un breve comentario institucional sobre la Resolución de Godollo

 IUSS Council Approval of USC Working Group from the minutes of IUSS Council, Brisbane, AU, August 2010

The Working Group on Universal Soil Classification was agreed with a time limit of 8 years (2018) and a review of progress towards an agreed Soil Classification System after 4 years (2014), with an interim document report in 2012.

Report of the Second Session of the Intergovernmental Technical Panel on Soils

The Universal Soil Classification is supported but the draft has too much focus on classification. Chapters 4, 5 and 6 could be merged

The draft recommendation on the Universal Soil Classification was not clear enough for members to understand what they were endorsing (e.g. is the new system an extension of an existing system (e.g. WRB or Soil Taxonomy) or is it based on a new numerical taxonomic analysis?). The current status of the WRB was discussed and it was noted that the intention is for the Universal Soil Classification to replace the WRB within the next decade.

Resulta palmario, para los que sepan leer en suajili, que el Panel también entiende que esta trinidad no resulta ser clarificadora, sino más bien bastante contundente. Ahora bien, dado que la USDA ST, nació con anterioridad a cualquier iniciativa de elaborar una clave, leyenda, clasificación o taxonomía con pretensiones de alcanzar la universalidad, soslayémosla aquí. Debe también tenerse en cuenta que en el Grupo de Trabajo responsable de la edificación de la USC, se encuentran representados los líderes actuales de la USDA ST y la WRB. Como os anuncie hace cuatro años, la incorporación al USC WG de los edafólogos rusos (generalmente defensores de una perspectiva genética), y de los edafometras radicales (que pretenden imponer el imperio de los números, para dejar a los genéticos en el limbo de los justos) el producto por llegar devendría deberá sortear un choque múltiple de trenes de mercancías.   No obstante y con independencia de la naturaleza del producto que queda por “advenir”, tras el ¿inmaculado? parto de la USC, lo que cabe preguntarse es ¿merece la pena continuar desarrollando la WRB cuando será reemplazada en un lapso más o menos breve de tiempo?. ¿Qué defiende la WRB? Y especialmente ¿Quién respalda a la WRB?.  Veamos de que hablo (….)

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

mapa-de-los-suelos-urbanos-de-berlin

Mapa y Leyenda de los Suelos Urbanos de Berlín Fuente Gobierno de Berlín 2013.

Hasta la aparición del Grupo de Suelos de Referencia de la WRB (2006/2007) denominado Tecnosuelos, las taxonomías edafológicas soslayaban el estudio de los suelos urbanos. Sin embargo, ya antes de la fecha aludida, la creciente e insalubre contaminación de las ciudades obligaron a políticos y técnicos de algunos de los países más industrializados a inventariar, cartografiar y monitorizar los suelos urbanos usando diversas aproximaciones. Eso sí, en el mundo hispanoparlante, tales iniciativas no han arrancado más que con algunas tibias iniciativas. Y así, si uno pone “suelos urbanos” en su motor de búsqueda, podrá encontrar todo tipo de documentos en los que se encuentra nuestra idiosincrásicas clasificaciones, al menos en España, del tipo “protegido”, “urbanizable”, “urbano”, ”rústico”, por no añadir como pasar de esta última categoría a otra del tipo “corruptamente urbanizable” (para el deleite y espolio de nuestras empresas constructoras y el regocijo de banqueros y políticos que se aprovechan de unas taxonomías tan escabrosas indignantes. Pero vayamos al asunto.

Diversas ciudades del mundo han llevado a cabo iniciativas que tenían como propósito tal inventario y cartografía, con vistas a avaluar la contaminación de los suelos  en jardines y zonas de recreo en donde uno ya no puede garantizar con rotundidad que nuestras criaturas y animales domésticos no corran riesgos de salud pública (incluso soslayando la posible existencia de microorganismos patógenos). Del mismo modo, los polutantes (como los metales pesados) pueden alcanzar los acuíferos subyacentes, convirtiendo laguas potables en nocivas o sumamente tóxicas, incluso con sustancias radioactivas.  Más aún, también se ha abordado el estudio de las desdichadas funciones del suelo en estos ambientes. Para terminar, sin ser exhaustivos, debemos señalar que se han implementado planes para la protección de los susodichos suelos urbanos  

Este post no tiene otro propósito de mostraros varios sitios Web y documentos que versan sobre estos asuntos, tomando como referencias los llevados a cabo por la NRCS (USA), Nueva York, Berlín y Hamburgo, si bien existen otros documentos y sus correspondientes cartografías. Estoy completamente convencido que muchos de los suelos de los espacios de recreo se encuentran contaminados aunque tan solo fuera por el resultado de las deposiciones de partículas suspendidas en el aire que desprenden nuestras portentosas tecnologías y vehículos (sin olvidar que abundantemente se usan aguas residuales en el riego de jardines). Conforme se conozca mejor el rol de los “urbisuelos” en las ciudades, lamentablemente nos depararán desagradables sorpresas.  Os dejo pues, a continuación, una relación de tales sitios y documentos albergados en la Web, como por ejemplo, una relación más detallada de los estudios que se llevan a cabo en la Ciudad de Berlín. Considero que se trata de un material de base suficiente como para que los interesados puedan comenzar a aprender sobre el tema.

Juan José Ibáñez

Veamos pues donde obtener estos documentos y mapas……..

(más…)

Etiquetas: , , , , , ,

Suelos Someros y Conservación de la Naturaleza (Crítica a las Taxonomías Actuales de Suelos)

Terminado nuestro “curso básico sobre los tipos de suelos del mundo”, conforme a las directrices dimanantes de la WRB (FAO, 1998) vamos a ofreceros algunas reflexiones sobre las taxonomías actuales de suelos en relación a la conservación de la naturaleza. El suelo es un recurso natural, nadie lo duda. Sin embargo, la edafología continúa, y lo seguirá haciendo teniendo como institución nucleadora, la Alianza Mundial por el Recurso Suelo. Sin tener en cuenta otras connotaciones, tal iniciativa de la FAO hará gala, por su naturaleza, de una perspectiva utilitarista que a la postre da lugar a una disciplina que se desmarca, en buena medida, de las restantes que versan sobre el inventario, clasificación y monitorización de los recursos naturales. Ya comentamos que si los suelos tienen funciones y cualidades, ¿cuales son las de las rocas, relieve, clima, agua, o la biota, por citar tan solo unos ejemplos?. Francamente en las ciencias que dan cuenta de estos últimos ni se lo plantean, y menos aún en sus definiciones. Tales sesgos son a la postre reflejados en nuestras clasificaciones y/o taxonomías.  A la larga, pagaremos nuestra obsesión, por no hablar de obcecación, de concebir a la ciencia del suelo como una rama del conocimiento excesivamente aplicada. Hoy simplemente expondremos un ejemplo, el que concierne a los suelos someros, a los que la WRB incluye mayoritariamente en categorías como Leptosoles y Regosoles.

jaras-y-brezales-ayllon-fuente-entre-pnatas-y-bichos

Jarales y brezales sobre cuarcitas y pizarras en e Sistema Central (España); Plantas Acidificantes. Fuente: Blog Entre Plantas y Bichos

La clasificación de Leptosoles y Regosoles resulta enormemente deficiente a la hora de dar cuenta del soporte de vida que suponen para numerosos ecosistemas y especies, muchas de las cuales son endémicas y consideradas por su valor intrínseco como objetos de conservación prioritaria. En el presente post defendemos las razones que nos impelen a proponer que una mejor clasificación de estos edafotaxa estribaría en considerar como un criterio diagnóstico (o calificador en términos de la WRB) los materiales parentales sobre los que se desarrollan estos suelos.

En muchos biomas y ambientes, aunque especialmente en los que sufren déficits hídricos más o menos prolongados, abundan los paisajes erosionados. Bajo estas circunstancias climáticas, la perdida de suelo induce a que afloren las rocas que alternan en el paisaje con los mentados suelos someros en asociaciones indisociables. En estos casos ya hablemos de edafotaxa poco evolucionados, ya de los propios materiales parentales, unos y otros imprimen carácter a las comunidades que se desarrollan sobre ellos. Nadie discute casos como los de las rocas madre salinas, yesíferas, o las idiosincrásicas serpentinas. Sobre todas ellas aparecerán especies adaptadas a ambientes edáficos tan singulares y reiteremos que a menudo, por abundar los endemismos, han sido reconocidas como de especial protección en muchas legislaciones nacionales y/o internacionales.

matorrales-de-fabaceas-fija-nitrogeno-sobre-granitos-y-gneis-en-el-sistema-central

Matorrales de fabáceas fijadoras de nitrógeno sobre granitos y gneis en el Sistema Central; plantas mejorantes Fuente: Blog Apuntes de Campo   

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Suelos Con Chispa, Suelos electrizantes, Suelos Selenitas (Los Chisposuelos)

suelos-selenitas-con-chispa

Suelos selenitas; Polo Norte Lunar. Fuente: NASA

¡Noticia electrizante!, ¡Noticia con mucha chispa!. Como todos sabéis en las últimas décadas se ha estudiado mucho y especulado soberanamente acerca de los suelos marcianos, el contrario de lo acaecido con ese satélite natural que nos ilumina casi todas las noches y al que denominamos La Luna.   Sin embargo, en septiembre de 2014 diversos boletines de noticias se hicieron eco de los últimos, con una nota de prensa que en algún rotativo llevaba por título “El insospechado papel de las chispas eléctricas en la evolución geológica lunar”. En este última, por ejemplo, se puede leer “Interpretar correctamente las huellas de la historia registrada dentro de esos cráteres oscuros y fríos requiere conocer bien qué procesos afectan a sus suelos”. Y es que “al perecer” la gélida cobertura de suelos polares lunares echa chispas. Según los investigadores que han llevado a cabo tal sideral descubrimiento, en el lado oculto de nuestro satélite “las tormentas periódicas de partículas energéticas solares pueden haber alterado notablemente las propiedades del suelo en los cráteres más fríos del satélite a través de un proceso que incluye chispas eléctricas”. ¿Quién decía que la edafosfera de la luna era inerte?. ¿?. ¡Todo lo contrario!. Las mentadas partículas la cargan eléctricamente, generando campos eléctricos que a su vez producen chispas y así modifican su estructura ¿edafológica?. Tal hecho, acaece en los cráteres polares del lado oscuro de la Luna, que así podrían llegar a parecer ¿discotecas? ¿castillos de fuegos artificiales?. ¡A saber!. A expensan de más información, en nuestra bitácora los acuñaremos como chisposuelos selenitas. Os recuerdo que, a pesar de mis dudas, y a la espera una versión oficial el Grupo de Trabajo de la IUSS que elabora una Clasificación Universal de Suelos, este colectivo de “sabios” considera/baraja incluir los regolitos/suelos de otros cuerpos celestes en su constructo taxonómico.  Y esta sí que es una sorpresa. También cabe mentar que se sospecha que estas zonas polares pueden albergar agua, y de ser así, podrían detectarse edafotaxa con estructuras superficialesbpoligonales, ya detectadas en Marte y posiblemente permafrost. Por tanto, si fuera el caso, los chisposuelos deberían incluirse como un subgrupo de la categoría de Crisololes/Gelisoles extraplanetarios. ¡Noticia electrizante!, ¡Noticia con mucha chispa!. ¡Noticia celestial de ser cierta!. ¿Qué Juanjo desvaría?. Probablemente, aunque yo no soy el proponente que insinuó clasificar los suelos de otros mundos, sino este consejo de sabios. Mientras tanto los sedimentos marinos de La Tierra, siguen siendo despreciados por los mentados sacerdotes de la ciencia del suelo. Por favor, no os electrocutéis.  Os dejo pues con esta buena nueva llegada desdela Luna.

¡Haiiii que calambre!.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Base Referencial Mundial del Recurso Suelo 2014 ya se encuentra de libre acceso en Internet y versión para móviles

wrb-2014

World reference base for soil resources 2014

 

Durante el mes de junio de 2014 se celebró el Congreso Mundial de la Ciencia del Suelo en Corea (20th World Congress of Soil Science).Y allí se presentó la nueva versión de la World reference base for soil resources 2014. No entraré en este post a comentar los extraños y rocambolescos juegos que han dado lugar a que las instituciones internacionales relacionadas con la ciencia del suelo defiendan que se desea una única clasificación universal de suelos y en poco tiempo se acepten tres iniciativas distintas y dispares. Habrá que hablar sobre este tema con mayor profundidad. Y lo haremos muy pronto. Tan solo apostillar que en los periodos en los que se produce una intensa actividad para mejorar los inventarios nacionales e internacionales de los recursos edáficos, editar nuevas versiones de una clasificación parece una iniciativa razonable. Ahora bien, como este no resulta ser el caso en la actualidad, acumular una versión tras otra, si a penas haber sido testadas en el campo a nivel global (como se demanda a estos productos) debería ser materia de una serena reflexión.  Os dejo con el mensaje recibido, en el que podréis encontrar el acceso directo para bajaros esta nueva monografía. Sin embargo, si deseas saber la pertinencia de aplicarla o esperar nuevos acontecimientos, o traducir la nueva versión a otros idiomas, sugeriría que esperarais al próximo post, ya que el tema tiene su miga.

Juan José Ibáñez   (más…)

Etiquetas: , , , ,