‘Taxonomías y Clasificaciones’

Suelos Con Chispa, Suelos electrizantes, Suelos Selenitas (Los Chisposuelos)

suelos-selenitas-con-chispa

Suelos selenitas; Polo Norte Lunar. Fuente: NASA

¡Noticia electrizante!, ¡Noticia con mucha chispa!. Como todos sabéis en las últimas décadas se ha estudiado mucho y especulado soberanamente acerca de los suelos marcianos, el contrario de lo acaecido con ese satélite natural que nos ilumina casi todas las noches y al que denominamos La Luna.   Sin embargo, en septiembre de 2014 diversos boletines de noticias se hicieron eco de los últimos, con una nota de prensa que en algún rotativo llevaba por título “El insospechado papel de las chispas eléctricas en la evolución geológica lunar”. En este última, por ejemplo, se puede leer “Interpretar correctamente las huellas de la historia registrada dentro de esos cráteres oscuros y fríos requiere conocer bien qué procesos afectan a sus suelos”. Y es que “al perecer” la gélida cobertura de suelos polares lunares echa chispas. Según los investigadores que han llevado a cabo tal sideral descubrimiento, en el lado oculto de nuestro satélite “las tormentas periódicas de partículas energéticas solares pueden haber alterado notablemente las propiedades del suelo en los cráteres más fríos del satélite a través de un proceso que incluye chispas eléctricas”. ¿Quién decía que la edafosfera de la luna era inerte?. ¿?. ¡Todo lo contrario!. Las mentadas partículas la cargan eléctricamente, generando campos eléctricos que a su vez producen chispas y así modifican su estructura ¿edafológica?. Tal hecho, acaece en los cráteres polares del lado oscuro de la Luna, que así podrían llegar a parecer ¿discotecas? ¿castillos de fuegos artificiales?. ¡A saber!. A expensan de más información, en nuestra bitácora los acuñaremos como chisposuelos selenitas. Os recuerdo que, a pesar de mis dudas, y a la espera una versión oficial el Grupo de Trabajo de la IUSS que elabora una Clasificación Universal de Suelos, este colectivo de “sabios” considera/baraja incluir los regolitos/suelos de otros cuerpos celestes en su constructo taxonómico.  Y esta sí que es una sorpresa. También cabe mentar que se sospecha que estas zonas polares pueden albergar agua, y de ser así, podrían detectarse edafotaxa con estructuras superficialesbpoligonales, ya detectadas en Marte y posiblemente permafrost. Por tanto, si fuera el caso, los chisposuelos deberían incluirse como un subgrupo de la categoría de Crisololes/Gelisoles extraplanetarios. ¡Noticia electrizante!, ¡Noticia con mucha chispa!. ¡Noticia celestial de ser cierta!. ¿Qué Juanjo desvaría?. Probablemente, aunque yo no soy el proponente que insinuó clasificar los suelos de otros mundos, sino este consejo de sabios. Mientras tanto los sedimentos marinos de La Tierra, siguen siendo despreciados por los mentados sacerdotes de la ciencia del suelo. Por favor, no os electrocutéis.  Os dejo pues con esta buena nueva llegada desdela Luna.

¡Haiiii que calambre!.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Base Referencial Mundial del Recurso Suelo 2014 ya se encuentra de libre acceso en Internet y versión para móviles

wrb-2014

World reference base for soil resources 2014

 

Durante el mes de junio de 2014 se celebró el Congreso Mundial de la Ciencia del Suelo en Corea (20th World Congress of Soil Science).Y allí se presentó la nueva versión de la World reference base for soil resources 2014. No entraré en este post a comentar los extraños y rocambolescos juegos que han dado lugar a que las instituciones internacionales relacionadas con la ciencia del suelo defiendan que se desea una única clasificación universal de suelos y en poco tiempo se acepten tres iniciativas distintas y dispares. Habrá que hablar sobre este tema con mayor profundidad. Y lo haremos muy pronto. Tan solo apostillar que en los periodos en los que se produce una intensa actividad para mejorar los inventarios nacionales e internacionales de los recursos edáficos, editar nuevas versiones de una clasificación parece una iniciativa razonable. Ahora bien, como este no resulta ser el caso en la actualidad, acumular una versión tras otra, si a penas haber sido testadas en el campo a nivel global (como se demanda a estos productos) debería ser materia de una serena reflexión.  Os dejo con el mensaje recibido, en el que podréis encontrar el acceso directo para bajaros esta nueva monografía. Sin embargo, si deseas saber la pertinencia de aplicarla o esperar nuevos acontecimientos, o traducir la nueva versión a otros idiomas, sugeriría que esperarais al próximo post, ya que el tema tiene su miga.

Juan José Ibáñez   (más…)

Etiquetas: , , , ,

“La Taxonomía de Suelos Americana ilustrada para principiantes (ricamente ilustrada) “Illustrated Guide to Soil Taxonomy”

guia-ilustrada-soil-taxonomy

Illustrated Guide to Soil Taxonomy

La monografía en acceso abierto que recientemente ha colgado en su Portal la  NRCS va a ser muy útil tanto en materia de docencia como en la cultura científica de las ciencias del suelo. Se trata de una versión simplificada de la última versión de la USDA Soil Taxonomy (12th Edition of the Keys to Soil Taxonomy) recientemente presentada en el Congreso Mundial de Corea. Hablamos de un producto pensado para principiantes, o en otras palabras, de una introducción al último Manual que utilizarán los expertos. Esta guía permite clasificar los suelos hasta el nivel de “gran grupo” conforme a la jerarquía de la mentada taxonomía. También servirá por tanto para los colegas de otras disciplinas  y/o subdisciplinas de la ciencia del suelo, e incluso a  los técnicos encargados de la toma de decisiones en materias de agronomía y medio ambiente. Francamente se echan en falta este tipo de iniciativas en otros constructos taxonómicos, como por ejemplo la  WRB. Los tratados que usan los ya expertos profesionales en clasificación de suelos suelen ser demasiado técnicos y áridos como para desalentar a muchos jóvenes y técnicos a progresar en  el aprendizaje de esta materia. Figuras y fotografías también amenazan su lectura. Por lo tanto debemos congratularnos que comiencen a aparecer este tipo de libros, fundamentales para la cultura científica de los universitarios y gestores. ¡Qué sirva de ejemplo!. Recibí esta noticia desde la secretaria de la SECS y posteriormente de los boletines de alerta que mensualmente envía la IUSS. Abajo os muestro los enlaces con vistas a que podáis descargan el libro, así como una traducción apresurada de la presentación que se hace en la alerta comentada. Estoy convencido que a muchos de nosotros y los estudiantes les resultará de suma utilidad.

Juan José Ibáñez

(más…)

Etiquetas: , , ,

El Pensamiento Logarítmico y la Estructura de la Naturaleza

mundurukus-y-escalas-logaritmicas

Los Mundurutus y su pensamiento logarítmico. Fuente: xingu-vivo.para siempre blogspot.com.es

Desde niños se nos ensaña a pensar linealmente. Los flujos son proporcionales a las fuerzas. Una persona que tiene una altura que duplica a la de otro tiende a pesar al doble, etc. Sin embargo. casi todos los patrones que yo he detectado al analizar las estructuras de la naturaleza no se ajustan a modelos de regresión lineal sino que de  “algún modo” son logarítmicos (ya sean los datos de cualquiera de los ejes de las coordenadas cartesianas, ya ambos). Se trata de un hecho que me ha intrigado durante los últimos decenios.

Un día en un simposio de matemáticas aplicadas al estudio de ciertas estructuras naturales, me atreví a lanzar la siguiente idea. Numerosos desarrollos estadísticos requieren la normalización de los datos de tal modo que terminen distribuyéndose conforme a una campana de Gauss, en la que la moda, mediana y media tienden a coincidir. Tal distribución suele ser válida, por ejemplo, cuando trabajamos con réplicas en un experimento, ya sea de campo o laboratorio. Ahora bien, si las estructuras naturales tienden a ser distribuciones logarítmicas en el sentido más amplio del término, ¿por qué no escalarizamos los datos?. Los asistentes me miraron con cara de póker, sin espetar respuesta alguna. Pensé para mi: “Juanjo has metido la pata hasta el fondo”. Más tarde le pregunté a uno de ellos y me comentó que no era el caso, sino que a nadie se le había ocurrido elucubrar sobre tal esotérico asunto. Le comentaba este asunto a mis alumnos cuando unas dos semanas después me topé con un pequeño artículo en la revista Investigación y Ciencia (mes de marzo de 2014) que se me antojó de lo más interesante. Estaba escrito por Bartolo Luque de la Universidad Politécnica de Madrid.  

Los indios Mundurukus del Amazonía que viven en las riveras del Río Tapajós, no poseen un verdadero sistema numérico robusto (para contar). Por otro lado, los antropólogos persiguen la búsqueda de las intuiciones numéricas básicas: ¿son universales o simplemente culturales?. Pues bien estos últimos llevaron a cabo un estudio/encuesta basado en una batería de test consistente en asociar números, en función de su magnitud a las posiciones espaciales en una línea. Se trataba de intentar entender como colocan los mentados números sobre una línea, ya que Los indios Mundurukus prácticamente carecen de símbolos numéricos. Y el descubrimiento fue un tanto sorprendente. Intuitivamente, los Mundurucus piensan de una manera logarítmica (la distancia entre dos puntos se encuentra relacionada con su cociente) en lugar de otra lineal como hacemos los occidentales (la distancia entre dos puntos se encuentra relacionada con su diferencia). El autor del estudio se preguntaba “que les hace pensar que los números mayores se encuentran más cercanos entre sí que los pequeños?”. También este investigador informaba, en su breve pero interesante artículo, como en estudios previos se había constatado que los animales también comparan cantidades atendiendo a sus ratios o razones, más que a sus diferencias (restar), es decir al estilo logarítmico. ¿Las proporciones resultan más importantes para la supervivencia que la habilidad para contar? ¿Estimar rápidamente cantidades relativas y compararlas gozaría de ventajas adaptativas respecto a los estrictos números de conteo?, volvía más o menos a preguntarse Bartolo. Pero este es tan solo el inicio de la historia más que intrigante, como inmediatamente os vamos a mostrar (…).

(más…)

Etiquetas: , , ,

Carta Abierta a Mabel Susana Pazos…. allí en Azul

susana-mili-y-juanjo

Susana y su pequeña Mili; Juanjo y Susana en Chile en 2008

Mis queridos Juanjo y Consuelo,

Tan solo os escribo para comunicaros que he muerto. No os preocupeis, tarde o temprano nos veremos. ¡Risas! Sigo viviendo en Azul, pero más arriba en el cielo. Ya estoy por fin con Mili

Cariños

Susan

Así solía escribir Susana, clara y contundente. Tan solo he intentado reproducir su estilo. Rezaba una canción española  “algo se muere en el alma cuando un  amigo se va”. Y hoy, al abrir el servidor de correo electrónico me he encontrado con un mensaje de la secretaria de la SECS en la que la SLCS anunciaba el fallecimiento de mi entrañable amiga Mabel Susana Pazos. No creo que le importe a la Sociedad Latinoamericana de la Ciencia del Suelo que reproduzca a bajo su mala nueva, para que Susan goce, allí donde esté, de todo el cariño que ha dejado entre nosotros.

No la conocí en mi visita a Argentina durante el año 2000, sino poco después en Hungría y desde entones en diversos congresos ajenos a nuestras respectivas patrias. Inmediatamente entablamos amistad que, al margen de pláticas personales en diferentes puntos del globo, ha dado lugar a un rosario de cientos de intercambios de mails.

Cuando conocí a Susan, me previnieron que tuviera cuidado por su fuerte temperamento. Y así era, como el mío. Pero el no tener “pelos en la legua” atesora la ventaja de que nunca hubo subterfugios entre nosotros. Ni un reproche, ninguna desavenencia, sino todo lo contrario. Susan me ayudaba continuamente, como aportando varias de las fotos de los suelos de Argentina, para las portadas de mis libros de “Pedodiversity”  y “Magic Numbers”. También repasaba con paciencia el inglés de algunos de mis textos, etc., etc. Más aun, ella tuvo mucho que ver cuando la comisión de la actual IUSS me invitó a que impartiera la conferencia inaugural de la comisión de clasificación de suelos en el Congreso mundial de Filadelfia.

Intercambiábamos mensajes sobre los más variopintos temas. Por ejemplo a cerca del talante de algunos colegas, nuestras dudas y tribulaciones profesionales, etc.. Intervine, por ejemplo, para ayudarla cuando, cargada de razón, se indignó con un boludo del WRB WG, que le negaba lo que le pertenecía por derecho, llamando a la vieja guardia (Freddy Nachtergaele), con vistas a que pusiera orden, como así fue, afortunadamente. También se tomaron cariño mi hermana y ella. Del mismo modo, como menta Susan en un mail “Siempre me divierten tus envíos, tengo un dir “Juanjo serio” y otro “Juanjo bromas”. Más aun podéis leer en este blog alguna contribución suya, como esta, aunque hay más.

Ojala todos fuéramos tan claros y sinceros como Susana para “llamar al pan pan, y al vino vino”. Ambos sabíamos las repercusiones de nuestra claridad, a menudo nada gratas, pero es/era nuestra forma de ser, algo que reconocía y gustaba también a nuestro añorado Gustavo Moscatelli. En poco tiempo me he quedado sin amigos-colegas argentinos, lo que me causa una profunda tristeza.

Recuerdo y os expongo su desgarradora carta cuando,ya madura, sacó a una criatura de la pobreza y la hizo suya, lo cual le dio alegría y aún más sentido a su vida.  Sin embargo el destino es cruel, más con unos que con otros.  Pronto se la arrebató y quizás por eso (….) fue apagándose. Abajo os dejo alguno de sus mail como botón de muestra, y que al revisar entre tanta correspondencia me han nublado la vista.

Profesionalmente, tan solo lamento que finalmente no dejara entre nosotros un legado importante. Se trataba de un libro sobre los suelos de Argentina que la había invitado a escribir la editorial Springer, en los últimos años.

Hasta más ver querida amiga. Desde mi Madrid natal esta noche rezaré al cielo “azul”, reflejo de tu última residencia, para enviaros nuestro más profundo abrazo a ti y a Liliana. Y si puede ser a modo de tango.

 Cariños de estos dos boludos gallegos que te quieren

Consuelo y Juanjo.

(más…)

Etiquetas: , ,

Roca Madre y Materiales Parentales: ¿El mismo concepto? (Conversaciones con Richard Arnold)

Tener amigos como Richard Arnold, es un lujo. Él lo ha sido todo en el ámbito de la edafología y aún sigue recibiendo numerosos galardones y distinciones. Como os comenté en un post, hace tiempo, nuestra Amistad comenzó de una forma muy tirante, en Velence (Hungría) manteniendo una disputa pública bastante  dura. Dos años Después, en Karelia (Rusia), tras una disertación mía bastante provocadora, terminamos conversando afablemente. La foto de abajo, curiosamente, resulta ser una instantánea de aquel momento, en el que la aspereza tornó súbitamente en una amistad que ha dado lugar a varias colaboraciones científicas. Desde entonces conversamos por correo electrónico los fines de semana, platicando no solo de ciencia sino también de nuestras vidas, frustraciones, visiones del mundo, familias, enfermedades que nos aquejan, y mucho más. Pues bien, una semana antes de escribir este post, discutíamos (como padre e hijo; con prebendas y reprimendas) sobre una propuesta que pretendo hacer de un nuevo concepto de suelo del que ya os hablaré en su momento. Si bien pensamos de forma parecida en muchos temas, también es cierto que mantenemos reñidas pero sanas discusiones. El mencionado prototipo de concepto no es del gusto de Dick, o “Big Dick” como le apelan cariñosamente numerosos colegas, dado su gran tamaño. Y es aquí en donde surgió una de sus desideratas con la que me encuentro en total y absolutamente de acuerdo. ¿Son la misma cosa los materiales de un suelo que lo que denominamos roca madre? Tanto el como yo defenderíamos que ¡va a ser que no! Él llegó a tal conclusión a partir de su dilatada experiencia, mientras que en mi caso, con un menor conocimiento de campo, mi menor bagaje fue compensado por lecturas de otros ámbitos del conocimiento y en especial de lo que he leído sobre el transporte de partículas del suelo a corta, media y larga distancia (incluso entre distintos continentes como pueden ser el tránsito entre África y América).

richard-arnold-juan-jose-ibanez

Dick y Juanjo en Karelia (Russia)

Mientras generalmente los edafólogos o pedólogos, solemos hacer equivaler la roca que subyace a un suelo (roca madre) con material parental, se acumulan evidencias de que este la primera tan solo aporta parte de los contenidos minerales del perfil edáfico que podemos observar encima de los sustratos litológicos. Todos nosotros sabemos que existen palmarias excepciones que son aceptadas en el seno de la comunidad científica, como ocurre en el caso de los Fluvisoles, suelos coluviales, etc. No se trata de debatir sobre este asunto, sobradamente conocido. La convergencia entre Dick y yo va más allá. Ambos pensamos que se trata de lo que yo he denominado en otro post falsos tópicos Impregnantes” que tienen lugar en la mayor parte de las disciplinas científicas, es decir perspectivas consideradas como demostradas cuando en realidad existen bastantes evidencias que las refutan. Dick opina que la mayor parte de los suelos son poligenéticos  (que a lo largo de su evolución han sufrido más de una vez cambios de sus factores formadores, causados por otros tantos climáticos o ambientales en el sentido más amplio del término) y reciben buena parte de los materiales que los constituyen por la deposición eólica o el transporte acuoso de materiales. De hecho, la acción humana que transforma la edafosfera y biosfera, es decir lo que aquí denomina Dick, Noosfera, ha acelerado drásticamente la erosión y deposición de materiales superficiales terrestres, aumentando aún más la aloctonía (formados fuera del lugar) de los que constituyen la matriz del suelo, hasta el punto de que interpretar generalmente la morfología de un  edafotaxa a partir de la roca madre subyacente comienza a ser una costumbre bastante arriesgada. Habría pues que hablar, precisando debidamente los términos, de materiales parentales autóctonos y alóctonos, a la hora de interpretar los perfiles de suelos.

desert-dust-universidad-de-cornell

Desiertos y zonas áridas como suministradores de materiales parentales a larga distancia para otros suelos. Fuente: Universidad de Cornell

Dicho esto, adelantemos que se trata de una conjetura, eso sí soportada por evidencias científicas, que pondría en entredicho parte del discurso edafológico, por lo que necesariamente debe ser corroborada/refutada mediante nuevas indagaciones. Ahora bien, lo que no puede seguirse defendiendo como “un hecho incuestionable” estriba en que la mentada roca madre es la que proporciona/desprende la mayor parte de los constituyentes de un suelo. Os dejo ahora con mail de Dick y una traducción mía bastante libre. Soslayo aquí el hecho de que a escalas temporales dilatadas, la superficie terrestre recibe grandes inputs de polvo cósmico (más de lo que nos imaginamos) o de los procedentes de meteoritos, por ejemplo.

Gracias Dick por todo lo que me has ido enseñando a lo largo de los últimos años, pero ante todo por tu amistad.

  Juanjo, my interest is (…)

Juanjo Ibáñez  

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Biodiversidad de Especies del Suelo y Genómica (Tipos de Taxónomos: Lumpers and Splitters)

Ya os he comentado en diversos post precedentes, como la biodiversidad que albergan los suelos aún es muy poco conocida. Generalmente, en los hábitats mejor y más intensamente muestreados se detectan más especies que en los que no lo han sido. Del mismo modo, existen dos tipos de taxónomos: (i) los que  escarban y abundan en las singularidades con vistas a proponer nuevas especies y (ii) aquellos que intentan reagrupar las primeras en menos taxa, por cuanto consideran que tales diferencias no son lo suficientemente conspiras como para dividirlas en taxones distintos. A los primeros se les denominan  splitters y a los segundos lumpers (ver nuestro post: El dilemma Naturalia/artificialia and the splitters and lumpers). Abajo os dejo un enlace para que abundéis en Wikipedia sobre este tema. Ciertamente cabe la posibilidad de que en el medio edáfico, como en otros muchos, organismos dispares sean agrupados como una especie cuando en realidad no lo sabemos. Ya hemos hablado de mi primer mentor en materia de investigación, es decir del fitopatólogo y taxónomo del suelo Antonio Bello Pérez. Su actitud era la de un Lumper.

colembolos-reproduccion

Reproducción de los colémbolos. Fuente: Frans Janssens, Department of Biology, University of Antwerp, Antwerp, B-2020, Belgium

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

La Magia de Algunos Números ¿Mito o Realidad?

Todos vosotros sabéis que a los seres humanos les atraen ciertos números simples, a los que a menudo les otorgan propiedades mágicas. No nos referimos a  aquellos que aparecen en las estructuras puramente matemáticas como sería, entre otros el número pi (ver Wikipedia), sino a aquellos que surgen constantemente en la vida cotidiana, como es el caso … “7″, del que tanto os he hablado (ver abajo varios post relacionados con el tema). El Psicólogo experimental George Miller, de formación matemática, realizó el primer trabajo científico sobre el tema y que podéis leer en acceso abierto pinchando aquí. Personalmente me topé con la mismo número y sentí también su confusión al enontrarlo reiterativamente con él al analizar las estructura matemática de las clasificaciones biológicas y edafológicas, incluyendo también los códigos internacionales de nomenclatura. En El Congreso Mundial de Suelos de Filadelfia (2006) fui invitado para hablar de estos asuntos en la conferencia inaugural al simposio sobre Clasificación de Suelos. Seguidamente, y como veréis más abajo, recientemente publicamos un libro sobre taxonomías que llevaba el título de “Magic Numbers”, al que podéis acceder pinchando en uno de los post que os detallo abajo.  Desde el trabajo seminal de Miller, el debate sobre este numerito de marras ha sido intenso. Algunos lo han calificado de leyenda urbana, pero otros muchos no. Así por ejemplo, el afamado David Ruelle en su interesantísimo libro de divulgación “El Cerebro de los Matemáticos” (The Mathematician’s Brain, 2007, Princeton University Press) entiende que la ubicuidad del “7” es un hecho incuestionable. Más aun, David llega a la misma conclusión que yo, a pesar que él es una figura de las matemáticas y yo un “borrico” que me intereso por las mismas.  Ambos avalamos los razonamientos de Miller al conjeturar que se debe a las limitaciones de nuestra memoria reciente o de trabajo. Resulta difícil asignar un objeto rápidamente a una categoría cuando se presentan al observador más de siete a la vez. Ruelle nos recuerda que los números telefónicos con más de siete cifras (eliminando prefijos) son difíciles de memorizar.  También en otro post os narramos un caso que mostraba como la elaboración de los diccionarios corrientes se basaban en una jerarquización subyacente de siete ítems. Más aun estudios recientes dicen haber demostrado que esta limitación, entorno al siete, también acaece en el cerebro de los chimpancés.

La cuestión sobre este y otros números deviene en que terminan atrayendo la atención de muchos ciudadanos, dando lugar a fantasiosas, esotéricas y mistas narraciones sobre el poder de estos ¿símbolos?, como las que os narro abajo. ¿Tan solo una ilusión?. Posiblemente sí. Ahora bien, encontrar una explicación científica ayudaría a desmontar tales mitos. Debe quedar claro que hablamos de conjeturas o hipótesis ya que el dilema dista de haber sido resuelto. Reitero Ruelle y yo, encontramos muy razonables los argumentos de Miller.  Efectivamente, la aparición del “número mágico siete por doquier” bien podría ser debida a que la memoria reciente en la mente humana tiene dificultades para recordar números largos y discernir a que categoría pertenece un determinado objeto cuando se le presentan más de siete alternativas. Y por esta razón tendemos a dividir, fragmentar, categorizar alrededor del “7”, comportándose éste como moda más que una media, desde el punto de vista estadístico. Y así, la semana tiene siete días, los jinetes de la apocalipsis son siete, como los siete pecados capitales, etc. etc., etc. Se trata simplemente de la proyección de nuestras mentes hacia el mundo exterior a la hora de organizar (categorizar, clasificar) las estructuras naturales en nuestra memoria (entendida como un sistema de información que necesita ser eficiente), teniendo en cuenta inconscientemente la estructura y limitaciones de nuestros sistemas cognitivos.   Dicho de otro modo, defiendo que no tienen razón los que hablan de leyendas urbanas, al igual que los que les otorgan propiedades sobrenaturales. Desde la perspectiva de tal conjetura, si nuestra mente atesorara una memoria reciente capaz de almacenar y recuperar la información de más categorías (digamos por ejemplo 20), tal magia se disolvería, por cuanto el número siete sería reemplazado por otros superiores (en el supuesto aludido alrededor de 20). Empero en lugar de descalificar con razonamientos científicos este y otros números deberíamos buscar las razones subyacentes, porque entre la mitología y el desprecio, a menudo existen explicaciones heurísticas mucho más enriquecedoras de lo que pudiera parecer en primera instancia.

Veamos pues ahora una interpretación esotérica cuyo título reza así: El 7: ¿Por qué es un número mágico? ¿¿??. Despreciar apriori sin más un cierto análisis, nunca deviene en solución científica. Por cierto cuando era pequeño y me preguntaban cual era mi número favorito siempre respondía “el siete”.

Juan José Ibáñez

numero-magico-siete

http://25.media.tumblr.com/avatar_ccb60837d882_128.png

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Chernozems (Suelos de Praderas, Estepas y Pampas)

El Grupo de Suelos de Referencia de los Chernozems integra los suelos con una capa superficial gruesa, negra y rica en materia orgánica. El científico Ruso de Suelos Dokuchaev acuñó el nombre “Chernozems” en 1883 para denominar el “típico” suelo zonal de las estepas de pastizales altos del Este de Europa, principalmente Ucrania y Rusia. Este tipo de edafotaxa ha recibido varias denominaciones en otros sistemas clasificatorios: “Calcareous Black Soils” (“Suelos Negros Calcáricos), “Eluviated Black Soils” (“Suelos Negros Eluviados”) (Canadá), así como varios subórdenes de los “Molisols” (“Molisoles”) (USDA Soil Taxonomy). Connotación: suelos negros ricos en materia orgánica; del Ruso “chern”, negro y zemjla, tierra. Material parental: mayoritariamente sedimentos eólicos y especialmente los de tipo loess. Ambiente: regiones con un clima continental caracterizado por inviernos fríos y veranos cálidos, en llanuras y terrenos ondulados con una vegetación de pastizales de tallo largo (y/o bosques en las zonas de transición al norte, con los bosques de coníferas de la Taiga).

chernozems-perl-del-suelo-www-cesperieni-ro

Chernozems Perfil del suelo Fuente:www.cesperieni.ro

Desarrollo del perfil: perfiles AhBC con un horizonte Mólico superficial pardo oscuro o negro sobre otro subsuperficial Cámbico o Árgico, comúnmente con una redistribución de carbonato de calcio hasta el horizonte Cálcico subyacente o bolsas de carbonatos secundarios en capas más superficiales. Uso: la alta fertilidad natural de los Chernozems y la topografía favorable sobre la que suelen formarse permiten el desarrollo de una amplia variedad de usos agrícolas incluyendo cultivos con laboreo (recomendando una irrigación suplementaria en los enclaves con  veranos secos) y haciendas (ranchos) ganaderas.

chenozems-foto-images-samogo-net

Chenozems: Fuente images samogo net

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Solonetz (WRB): Suelos Sódicos

El Conjunto 7 de la WRB integra los Grupos de Suelos de Referencia más representativos en regiones áridas y semi-áridas. La redistribución de carbonatos y yeso es un mecanismo importante para la diferenciación de horizontes en suelos de zonas secas. Las sales solubles pueden acumularse a cierta profundidad, en áreas con nivel freático muy superficial. Los Grupos de Suelos de Referencia del Conjunto 7 son:

(1). Solonchaks: con alto contenido de sales solubles, (2) Solonetz: con alto porcentaje de iones de sodio adsorbidos, (3) Gipsisoles: con un horizonte de enriquecimiento en yeso secundario, (4) Durisoles: con una capa de nódulos de material de suelo cementado por sílice y (5) Calcisoles: con enriquecimiento de carbonatos secundarios. Altos niveles de sales solubles caracterizan a los Solonchaks. Estos suelos son particularmente comunes en depresiones cerradas, como: playas y cuencas de tierra adentro. Por el contrario, los Solonetz no se encuentran caracterizados por su alto contenido de sales, sino por una alta proporción de iones de sodio en la solución del suelo y adsorbidos en los sitios de intercambio catiónico de los agregados edáficos.

El grupo de Suelos de Referencia Solonetz integra suelos con un denso y fuertemente estructurado horizonte de iluviación de arcilla que alberga una alta proporción de iones de sodio y/o magnesio adsorbidos. El nombre Solonetz se ha convertido en un edafotaxa un tanto confuso ahora que la mayoría de los suelos salinos, con o sin una alta proporción de iones de sodio adsorbidos, son contemplados como Solonchaks en la WRB. Los Solonetz que contienen carbonato de sodio libre (Na2CO3) son fuertemente alcalinos (con un pH superior de 8.5). Internacionalmente, los Solonetz también son conocidos bajo las denominaciones de “suelos álcali” y “suelos sódicos”, “Sols sodiques à horizon B et Solonetz solodisés” (Francia), Natrustalfs, Natrustolls, Natrixeralfs, Natrargids o Nadurargids (USA) y como Solonetz (USSR, Canadá, FAO). Connotación: suelos con un alto contenido de iones intercambiables de sodio y/o magnesio; del Ruso sol, sal y etz, fuertemente expresado. Material parental: sedimentos no consolidados, mayormente de textura fina. Ambiente: se encuentran están normalmente asociados con tierras planas en climas de secos y cálidos veranos o sobre depósitos costeros que contienen una alta proporción de iones de sodio. Las principales concentraciones de Solonetz se ubican en superficies fisiográficas planas o ligeramente planas encima de materiales de tipo loes/loam o arcillas en regiones semi-áridas, templadas y subtropicales: Desarrollo del perfil: perfiles ABtnC y AEBtnC con un horizonte superficial negro o pardo sobre un horizonte Nátrico que comienza a menos de 100 cm desde la superficie del suelo. Estos edafotaxa, cuando se encuentran bien desarrollados pueden albergar un (incipiente) horizonte álbico (de eluviación) directamente sobre un horizonte Nátrico con elementos estructurales columnares de cimas redondeadas. A veces pueden presentar horizontes Cálcico o Gípsico por debajo del horizonte Nátrico. Muchos Solonetz alcanzan un pH de campo superior a 8.5, siendo este rasgo indicativo de la presencia de carbonato de sodio libre. Uso:  Los altos niveles de iones intercambiables de sodio afectan los cultivos bajo arado, directa e indirectamente (Natoxicidad), por ejemplo, sufriendo un deterioro de la estructura cuando el material del suelo con una alta proporción de iones de sodio y/o magnesio adsorbidos es humedecido. Muchos Solonetz en regiones templadas tienen una superficie del suelo rica en humus y pueden (todavía) ser usados para agricultura de laboreo o pastizales; en regiones semi-áridas son principalmente manejados como pastizales o descartados para su uso agropecuario.

solonetz-universidad-de-calgary-canada-olodizedsolonetzp

Solonetz y su Estructura Columnar. Fuente: Universidad de Calgary Canada

(más…)

Etiquetas: , , ,