web analytics

Matemáticas, superando las barreras

Para estar a la altura de los desafíos del siglo XXI, necesitamos aprovechar todo nuestro potencial. Ese esfuerzo exige desmontar los estereotipos de género. En este Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia, hemos de asumir el compromiso de poner fin al desequilibrio de género en esta disciplina.

António Guterres, Secretario General de la ONU

 

Hoy, 11 de febrero de 2020 se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, por resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2016. Y como cada año desde entonces, será un día en el que se celebrarán muchas actividades que traten de eliminar en el plazo más corto posible esa brecha tan injusta.

Enheduanna, la tercera por la derecha

La reflexión que queremos hacer desde Matemáticas y sus fronteras se centrará en la disciplina que más directamente nos concierne. Y es bueno al respecto recordar las dificultades que muchas mujeres han encontrado a lo largo de la historia por su afán de dedicarse al estudio y a la investigación de las matemáticas.

Podríamos remontarnos al supuesto origen femenino del hueso de Ishango, hace ya   años, o a la llamada primera matemática de la historia, Enheduanna, hace 4300 años en Babilonia, o Teano, en la escuela pitagórica de Crotona, hace 2500 años, o Aglaonike, en la antigua Grecia hace 2100 años. Ellas antecedieron a Hypatia, ya entre los siglos IV y V de nuestra era, que  ha sido durante siglos el paradigma de la matemática condenada por la ignorancia y barbarie que siempre acompañan a los fanáticos de cualquier signo, allá en la ya lejana Alejandría.

Muerte de Hypatia

Pero ha habido muchas otras mujeres, en tiempos más modernos, que han sufrido graves dificultades. Muchos de estos casos han sido expuestos en anteriores entradas del blog. Por ejemplo, Sophie Germain, a quien sus padres trataban dde impedir su afán por las matemáticas, y que tuvo que ocultarse bajo el nombre de Antoine-Auguste Le Blanc para poder estudiar en la Escuela Politécnica de Paris. Su identidad fue primero descubierta por Lagrange, impresionado por su brillantez en sus cartas, y después por Gauss. Este último escribió:

Pero cómo describirte mi admiración y asombro al ver que mi estimado corresponsal, el Sr. Le Blanc, se metamorfosea en este personaje ilustre que me ofrece un ejemplo tan brillante que sería difícil de creer. La afinidad por las ciencias abstractas en general y sobre todo por los misterios de los números es demasiado rara: lo que no me asombra ya que los encantos de esta ciencia sublime solo se revelan a aquellos que tienen el valor de profundizar en ella. Pero cuando una persona del sexo que, según nuestras costumbres y prejuicios, debe encontrar muchísimas más dificultades que los hombres para familiarizarse con estos espinosos estudios, y sin embargo tiene éxito al sortear los obstáculos y penetrar en las zonas más oscuras de ellos, entonces sin duda esa persona debe tener el valor más noble, el talento más extraordinario y un genio superior. De verdad que nada podría probarme de forma tan meridiana y tan poco equívoca que los atractivos de esta ciencia que ha enriquecido mi vida con tantas alegrías no son quimeras, dada la predilección con la que tú has hecho honor a ella.

Sofía Kovalevskaya

Podríamos recordar a Sofia Kovalevskaya, que debe casarse por conveniencia en Rusia para poder estudiar matemáticas en Heilderberg y luego en Berlín, donde Weierstrass le brinda su protección impresionado con su talento. O el caso de Emmy Noether, a la que ni la protección de David Hilbert y Albert Einstein fueron capaces de conseguir que se le conceda una plaza en Gotinga.  Eisntein escribió de ella:

Si se hubiera de juzgar la labor de los matemáticos vivos más competentes, la señorita Noether ha sido de lejos el genio matemático más significativo producido desde que comenzó la educación superior de las mujeres. En el reino del álgebra, en el cual los más dotados matemáticos han estado ocupados durante siglos, descubrió métodos que se han mostrado de enorme importancia para la actual generación de jóvenes matemáticos.

O el caso de Julia Robinson, que lleva el apellido de su marido y que solo fruto de una casualidad se convirtió en una investigadora de primera fila y no solo en la señora Robinson. Y que decir de la ya inolvidable muchacha persa, Maryam Mirzakhani, la primera mujer en conseguir la medalla Fields y prematuramente desaparecida, que pudo cultivar las matemáticas en el país de los ayatolás.

Maryam Mirzakhani

Son mujeres (estas y muchas otras) que no han tenido fácil desarrollar su investigación en matemáticas, pero que su talento y su decisión se han impuesto a las dificultades. Que nos sirvan de ejemplo a todos, hombres y mujeres, niños y niñas, de cómo el talento matemático es patrimonio de todos. Ojalá este techo de cristal que todavía tenemos sobre nuestras cabezas se haga añicos cuanto antes.

___

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias).

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..