La locura de los matemáticos

En el blog de estudiantes graduados de la American Mathematical Society, uno de sus editores, Vishal Lama, publicó una interesante entrada titulada Mathematics and Mental Illness,  que comienza con el siguiente párrafo:

“It shall be my endeavor as one of the editors of this blog to discuss topics that may perhaps be tangential to mathematics proper but, nevertheless, very important to anyone learning mathematics. Since students of mathematics – I think it would be quite safe to include professors, researchers and professional mathematicians in that category – are social beings that are members of a dynamic community of really smart people engaged in some pretty serious and intense intellectual activity, it goes without saying that such members are subject to the usual vicissitudes of the mind that the average person encounters but perhaps in even greater measure and to a wider degree.”

“Como editor de este blog, una de mis tareas es discutir algunos temas que sean tangenciales a las matemáticas e importantes para las personas que estén aprendiéndolas. Dado que los estudiantes de matemáticas -creo que es seguro añadir a profesores, investigadores y matemáticos dedicados profesionalmente a ello en esta misma categoria- son seres humanos, miembros de una comunidad dinámica de gente muy inteligente y comprometida una actividad intelectual muy seria e intensa, no es difícil ver que estos miembros están sujetos a las mismas visicitudes de la mente que cualquier otra persona media, pero quizás en mayor medida a otros grados”.

Resumiendo, ¿son los matemáticos, por razones de su trabajo, más susceptibles a la locura?

Georg Cantor

En general, cuando se repasan los personajes que calificaríamos como genios, parece que hubiera alguna conexión entre su genialidad y la locura, motivada por la obsesión por resolver un problema; el modus vivendi, que lleva a pasar muchas horas en soledad en busca de la inspiración, podrían engañar a nuestra mente de vez en cuando. John Nash, premio Nobel de Economía por sus aportaciones a la teoría de juegos, ha sido retratado como el ejemplo principal de genalidad y locura, y ha sido objeto de una gran atención mediática y pública.

El documental Dangerous Knowledge muestra el peligro del excesivo conocimiento:

Este documental, narrado por David Malone, se centra en la vida de cuatro brillantes matematicos: Georg Cantor, Ludwig Boltzmann, Kurt Gödel y Alan Turing. Son personajes cuyos resultados y vidas trascendieron el ámbito de las matemáticas. Y los cuatro, por razones diversas, acabaron enloqueciendo (con todo lo genérico que pueda resultar este concepto) y acabaron sucidándose.

Georg Ferdinand Cantor, uno de los inventores de la teoría de conjuntos, vivió aquejado por episodios de  depresión, atribuidos originalmente a las críticas recibidas y sus fallidos intentos de demostración de la hipótesis del continuo. Como David Hilbert proclamó en su momento: “Nadie nos va a desalojar del paraíso que Cantor creó para nosotros”. Pero él vivió probablemente un infierno.

Ludwig Boltzmann fue pionero en mecánica estadística y autor del concepto moderno de entropía, pero acabó con su vida por su resentimiento debido al rechazo de sus ideas por la comunidad científica.

Kurt Gödel, el mayor lógico de la historia, sufrió períodos de grave inestabilidad mental, y en sus años finales, su trastorno obsesivo por el miedo a ser envenenado se le fue de las manos hasta dejarse morir de hambre cuando su esposa, convaleciente de una cirugía hospitalaria, dejó de preparar su comida.

El último protagonista de este documental es Alan Turing, el padre de la informática con su concepto de la máquina universal de Turing y sus ideas sobre la inteligencia artificial. Por su condición de homosexual, fue procesado, y sometido a castración química, lo que acabó con su carrera científica y también su vida al suicidarse con cianuro, víctima de la depresión.

Fotograma de “El indomable Will Hunting”

Muchas películas dedicadas a matemáticos, también se desarrollan en torno a una enfermedad mental o a comportamientos difíciles.

1) Una mente maravillosa: basada en el propio John Nash y el desarrollo de su esquizofrenia.

2) El indomable Will Hunting: no está basada en ningún matemático real, pero cuenta la historia de un estudiante de matemáticas que está muy atormentado y tiene temperamento y comportamiento difíciles. Son destacables sus diálogos con el psiquiatra que trata de reconducir su comportamiento.

3) Proof: Un matemático, padre de dos hijas, una matemática y otra que trabaja en algo menos azaroso, al menos científicamente, muere tras años de sufrimiento de una enfermedad mental. Las hijas se reunen para el último adiós a su padre, mientras se revela la enfermedad mental de una de ellas.

4) Perros de paja: aquí Dustin Hoffman interpreta un papel de un matemático cuya esposa es violada y reacciona violentamente matando a varias personas.

5) Pi, fe en el caos: trata de un matemático obsesionado con el número 216, que cree la clave del universo. Entretanto, sufre grandes delirios y alucinaciones que demuestran la esquizofrenia incipiente del personaje.

Como decía el mismo John Nash:

“I would not dare to say that there is a direct relation between mathematics and madness, but there is no doubt that great mathematicians suffer from maniacal characteristics, delirium, and symptoms of schizophrenia.”

“No me atrevo a decir que exista una relación directa entre las matemáticas y la locura, pero no tengo duda de que un gran matemático tiene características maníacas, delirio y síntomas de esquizofrenia.”

Ahora, como ejercicio para todos, observe a los matemáticos de su entorno y saque sus propias conclusiones.

______

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU) y Cristina Sardón (ICMAT-CSIC).

 

Guardar

Guardar

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

En efecto, pareciese que el grado​de genialidad de las personas las hace a veces sobrepasar la realidad y sus límites en cuanto a las capacidades asequibles de cada uno. En los casos anteriores no hay registro de,pero existen casos similares que por demanda de la familia o la pareja recurren a terapia familiar o terapia de pareja,sin embargo,en algunos casos parecen ajenos a las demandas de la pareja-familia o simplemente no ven algún problema.

Eclesiastès 12:12″Pero ahora, hijo mío, déjame darte un consejo más: ten cuidado, porque escribir libros es algo que nunca termina y estudiar mucho te agota.” Hechos 26:24 “Mientras Pablo decía esto en su defensa, Festo dijo* a gran voz: ¡Pablo, estás loco! ¡Tu mucho saber te está haciendo perder la cabeza!”

Desde la antigûedad, ya fue percibida cierta correlaciòn, entre el exceso de estudio y el desequilibrio de la salud de los investigadores, lo cual se debe a factores como: El aislamiento de las actividades normales de la sociedad (sano esparcimiento), la falta de actividad fìsica(deportes), descuido en la alimentaciòn, POCAS HORAS DE SUEÑO,etc.

Mi sugerencia, que en esta pàgina se traten temas concernientes a la salud integral de estudiantes e investigadores, quienes constituyen la punta de lanza para el desarrollo de los pueblos.
Felicitaciones Manuel y… ¡Adelante!

[...] La locura de los matemáticos | Matemáticas y sus fronteras Compártelo:FacebookGoogleTwitterLinkedInRedditSkypeTumblrWhatsAppTelegramCorreo [...]

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*