Évariste

«He hecho algunos descubrimientos relacionados con el análisis. Unos, conciernen a la teoría de ecuaciones; otros, a las funciones integrales. Espero que alguien saque provecho descifrando todo este galimatías.»

Testamento matemático de Évariste Galois

 

¿Puede escribirse algo novedoso sobre la vida de Évariste Galois?  Conocemos su carácter revolucionario e inconformista, como le fue denegada su entrada en la École Polytechnique, y como sus manuscritos fueron perdidos por Agustin Cauchy y posteriormente por Fourier, e incomprendida por Poisson, y sus encarcelamientos por sus actitudes hostiles contra el rey Louis-Philippe, y como en la noche anterior al duelo, con veinte años, escribió tres cartas, en una de las cuáles iba a causar una auténtica revolución en el mundo de las matemáticas, abriendo territorios vírgenes hasta entonces. Todo esto pertenece ya al imaginario colectivo de los matemáticos, porque Évariste Galois es uno de nuestros santos en los altares.

Así que un joven escritor, François-Henri Déserable, tiene la osadía de escribir sobre Galois, y tratar de ser novedoso. Y consigue que Évariste sea un libro que nadie será capaz de dejar una vez que lea las primeras frases.

Pareciera como si un modernizado Stefan Zweig se hubiera encarnado en Déserable, para que éste nos vaya contando como se va formando el espíritu indomable de Galois. Porque no se trata de una biografía al uso, sino de un torrente apasionado que se lo lleva todo por delante. En 200 páginas nos metemos en su piel, sufrimos con él, nos alegramos con él, nos indignamos contra la injusticia de los poderosos, gritamos contra los mediocres y égolatras que son incapaces de comprender al genio.

Y lloramos cuando vemos el final de un joven de veinte años que quería beberse la vida a tragos. ¿Conspiración o asunto de amores? Déserable imagina alternativas, todas son posibles, pero la única realidad es que Galois muere al día siguiente del duelo a causa de una peritonitis. El Viejo, que chasqueó los dedos al principio, allá arriba, para crear el big-bang, ahora ha bajado el pulgar y Galois se duerme para siempre.

Imagen de previsualización de YouTube

Sobre el autor

François-Henri Désérable nació en 1987 en Amiens. Estudió Lenguas y Derecho en las universidades Picardie Jules-Verne y Jean-Moulin Lyon-III. En 2012 obtuvo el Premio joven escritor de lengua francesa por Clic! Clac! Boum!, un relato sobre la muerte de Danton. En 2013 entró a formar parte de la prestigiosa lista de autores de la colección Blanche de Gallimard con Muestra mi cabeza al pueblo (Cabaret Voltaire, 2016), novela por la que fue distinguido con el Premio Amic de la Académie française. Con Évariste (2015) obtuvo, entre otros, los premios Histoire de Paris y Geneviève Moll de biografía. Un certain M. Piekielny, basado en la vida del escritor Romain Gary, se publicó en Francia para la rentrée literaria de 2017. Actualmente reside en París.

_______

Manuel de León (CSIC, Fundador y Director del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] a darle la personalidad necesaria para que el producto final sea apetecible para los lectores. Acabamos de reseñar “Évariste”, y a pesar de que la historia de Galois está escrita en mil sitios, el talento de François-Henri [...]

(requerido)

(requerido)


*