web analytics

(Re) Póquer de presidentas

Aunque todavía alguno se resista a creer en la capacidad de las mujeres para desarrollar investigación matemática de calidad, la evidencia es muy clara, y en cuanto nuestras colegas han tenido oportunidades para estudiar e investigar han dejado bien claro su enorme valía. Sin embargo, a pesar de incuestionables avances en las últimas décadas, su presencia en nuestras universidades y centros de investigación no se corresponde con esta situación.

Women in Mathematics Day, 18–19 April 2013. Instituto Isaac Newton

La discriminación positiva tiene detractores, porque supone, según ellos, poner en valor su género y no sus cualidades. Pero aunque en una convocatoria competitiva debe primar sólo la excelencia científica, si es verdad que existen otros ámbitos en los que la presencia de una mujer puede enviar un mensaje que la ponga en valor y cree además referentes para el colectivo investigador. Referentes no sólo para que las jóvenes aspirantes a matemáticas se vean animadas por un espíritu de emulación, sino porque también sus colegas masculinos aprendan que una mujer puede resultar tan valiosa como un hombre.

En este blog hemos defendido muchas veces que la investigación .en particular, la matemática- no puede permitirse ignorar a la mitad de la población, y que cualquier acción que ayude a remediar esta situación merece un apoyo.

Pero resulta que en estos días se está dando una coyuntura extraordinaria en el mundo de las matemáticas, ¡y es que las cuatro asociaciones internacionales más importantes de la disciplina están presididas por mujeres! Y no solo eso, sino que estas cuatro mujeres son excelentes matemáticas.

Ingrid Daubechies

En efecto, la asociación más importante en el colectivo matemático es la International Mathematical Union (IMU), y su presidenta es nada menos que Ingrid Daubechies, matemática aplicada famosa por su trabajo en wawelets, y a la que hemos dedicado varias entradas por sus logros matemáticos, el último, la obtención del prestigioso premio BBVA Fronteras del Conocimiento. Daubechies es actualmente profesora en la Duke University.

Marta Sanz Solé

En el ámbito europeo, tenemos la European Mathematical Society (EMS), y su presidenta es la española Marta Sanz Solé, prestigiosa investigadora del ámbito de la teoría de probabilidades en la Universidad de Barcelona.

Irene Fonseca

Si nos vamos al ámbito más aplicado, veremos que la Society for Industrial and Applied Mathematics (SIAM), la sociedad más poderosa en matemática aplicada, cuenta con otra presidenta, en este caso, Irene Fonseca, de la Carnegie Mellon University, y experta en mecánica de medios continuos, cálculo de variaciones, y teoría geométrica de ecuaciones en derivadas parciales.

Barbara Lee Keyfitz

Nuestra cuarta presidenta lo es del International Council for Industrial and Applied Mathematics (ICIAM), y se trata de una destacada investigadora en el estudio de leyes de conservación de ecuaciones en derivadas parciales no lineales, Barbara Lee Keyfitz, profesora en la Ohio State University.

Bin Yu

Pero el mundo de la Estadística también se mueve, y el próximo presidente del poderoso Institute of Mathematical Statistics (IMS) será…si, una mujer, Bin Yu, de la Universidad de Berkeley, y experta en varios temas relacionados con la teoría de la información.

Marie Davidian

Podríamos decir también que otra mujer preside la prestigiosa American Statistical Association (ASA), Marie Davidian, de la North Carolina State University, pero probablemente nuestro repóquer haya dejado ya muy claro que en matemáticas no sólo no hay discriminación, sino que estamos muy orgullosos de nuestras colegas.

Manuel de León (CSIC, Real Academia de Ciencias y Academia Canaria de Ciencias) es Director del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) y miembro del Comité Ejecutivo de la International Mathematical Union (IMU).

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Felicitémonos porque se demuestre experimentalmente lo que era más que evidente. Por cierto convendría que no se empleara el argumento ” porque también sus colegas masculinos aprendan que una mujer puede resultar tan valiosa como un hombre”, que es abnsolutamente machista porque pone como referncia de metro patrón al hombre. Tampoco haypor qué decir lo contrario, “que un varón (los hombres pueden ser varones o mujeres) hombre puede resultar tan valioso como una mujer”. Lo correcto sería de cir que los hombres ienen una capacidad equivalente.
Volviendo al principio, la demostacion de lo evidente, recuerdo que cuando se comprobó experimentalmente la curvatura de la luz por efecto gravitacional todos fueron a decirle a Einstein que la luz sxe curvaba. Él imperturbable contestó: yo ya lo sabía; lo predije hace tiempo
Cualquier persona con capacidad para razonar – asunto en el que, salvo que alguien se empeñe en demostrar lo contrario, ¡y lo consiga!, no parece que intervenga para nada el sexo – es siempre un éxito, sea varón o mujer (homosexual masculino o femenino, bisexual, etc..).
En cuanto a la menor presencia, ¡todavía!, de la mujer en todos los lugares donde antes no estaba, ello es la consecuencia aritméticamente inevitable de que la oferta de puestos es muy reducida respecto a la de puestos ya ocupados, en su mayoría por varones, con lo que el crecimiento es aritméticamente lento y calculable.
Supongamos, por otra parte, que el elemento diferencial no es el sexo, sino el ser o no pelirrojo, algo que tampoco tiene nada que ver con la capacidad profesional. Experimentalmente se puede comprobar que el número de pelirrojos en puestos de gran responsabilidad es inferior al de pelirrojos en la población general. ¡Pero eso es una exigencia estadística!
¿Quiere decir que, por eso, debemos emprender una campaña de discriminacion positiva de los pelirrojos para que el número de pelirrojos altos directores de empresa – ¿hay alguno? – tenga la misma proporción que el número de pelirrojos en la poblacion general?
Supongo que llegados a este punto el lector dirá, ¡no es lo mismo!
En ese caso le recuerdo que debe mejorar su comentario. Decir ¡no es lo mismo! es lo que se dice cuando no hay ningún razonamiento que oponer a la conclusión que se deduce de la hipótesis que se ha planteado.
Si alguien esta intersado en ver esta demostración puede solicitar una copia del trabajo que la Comisión Mujer y Ciencia del CSIC se niega a colaborar en su difusión, solicitándomelo a: avazquez@cenim.csic.es.

[...] Matemáticas y sus fronteras -  [...]

(requerido)

(requerido)


*