web analytics

Por primera vez, una mujer, Maryam Mirzakhani, recibe la Medalla Fields

Especial ICM201

Ayer se cumplió un hito histórico en las matemáticas: una mujer obtuvo el mayor galardón de la disciplina: la iraní Maryam Mirzakhani (Universidad de Standford EE.UU.) Junto a ella, recibieron la Medalla Fields Artur Avila, Manjul Bhargava  y Martin Hairer, durante la inauguración del Congreso Internacional de Matemáticos que tiene lugar en Seúl (Corea del Sur) estos días. Avila es el primer matemático de origen latinoamericano que recibe el premio. Mirzakhani es la primera persona de procedencia iraní premiada. También se entregaron los premios  Nevanlinna y Gauss, la Medalla Chern. 

Ganadores de los premios de IMU en la ceremonia de inauguración del ICM2014

Ayer la investigación matemática alcanzó un importante hito: por primera vez una  mujer ha recibido la Medalla Fields, considerada el premio Nobel de la disciplina. Lo ha conseguido Maryam Mirzakhani, investigadora en geometría y sistemas dinámicos de la Universidad de Standford (EE.UU), de origen iraní. “Es una grandísima noticia. Las mujeres siguen sin estar lo suficientemente presentes en la investigación matemática, y Mirzakhani es un modelo para atraer a más mujeres a los primeros puestos”, señaló Ingrid Daubechies, actual presidenta de la Unión Matemática Internacional (IMU). Manuel de León, director del ICMAT, añadía: “es un hito en la historia de las matemáticas y supone romper con décadas de tabúes”.

También se han roto barreras geográficas: Mirzakhani es la primera persona procedente de Irán que obtiene  el galardón.  Por su parte, Artur Avila, que mantiene una doble afiliación en el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS, Francia) y en el Instituto Nacional de Matemática Pura e Aplicada (IMPA, Brasil), ha llevado por primera vez la medalla al continente latinoamericano. Junto a ellos, Manjul Bhargava (Universidad de Princeton, EE.UU.) y Martin Hairer (Universidad de Warwick Coventry, Reino Unido) son los nuevos medallistas Fields, anunciados ayer en la ceremonia inaugural del Congreso Internacional de Matemáticos (ICM) 2014, que congrega en Seúl del 13 al 21 de agosto a 5000 matemáticos de todo el mundo.

El acto, celebrado el 13 de agosto a las 9:30 (hora de Corea del Sur, 2:30 de la madrugada en España) contó con la presencia de Park Geun-hye, presidenta de Corea del Sur; Choi Yanghee, ministro de Ciencia, Tecnologías de la Información y la Comunicación y Planificación de Futuro; Ingrid Daubechies; Hyungju Park, director del ICM 2014; y Martin Groeschel, secretario de IMU. Además, dentro de la ceremonia, se entregó el Premio Nevanlinna, a las contribuciones de las matemáticas a la sociedad de la información, a Subhash Khot (Instituto Courant de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Nueva York, EE.UU.); el Premio Gauss, a las aplicaciones de las matemáticas a otros campos, a Stanley Osher (Universidad de California en los Ángeles,  EE.UU.); y la Medalla Chern, a los logros de toda una carrera a Phillip Griffiths (Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton, EE.UU). El premio Leelavati, a la divulgación matemática, se concederá en la ceremonia de clausura, aunque ya ha sido anunciado el nombre de su ganador: el argentino Adrián Paenza.

Los nuevos medallistas Fields

Las medallas Fields son el premio más importante a escala mundial en el ámbito de las matemáticas. La Unión Matemática Internacional  las otorga cada cuatro años en los ICM (Congreso Internacional de Matemáticos). Esta es la lista de los seleccionados en el ICM2014:

Artur Avila (1979, Brasil) es investigador en el Instituto de Matemáticas de Jussieu-Pari s Rive Gauche del CNRS (Francia) y en el Instituto Nacional de Matemática Pura y Aplicada de Río de Janeiro (Brasil), donde también hizo su tesis doctoral. Trabaja principalmente en el campo de los sistemas dinámicos y el análisis. El jurado ha destacado “sus profundas contribuciones a la teoría de sistemas dinámicos, que han cambiado la imagen del campo, a partir de la poderosa idea de renormalización como principio unificador”.

Manjul Bhargava (1974, Canadá) es especialista en  teoría de números en la Universidad de Princeton (EE.UU), donde hizo el doctorado, bajo la supervisión de Andrew Wiles, famoso autor de la demostración del Último Teorema de Fermat. El premio le ha sido concedido por “el desarrollo de nuevos y poderosos métodos en la teoría de números algebraica, y sus aplicaciones al estudio de las curvas elípticas”.

Martin Hairer (1975, Austria), es catedrático en la Universidad de Warwick (Reino Unido). Desarrolló su tesis en la Universidad de Ginebra (Suiza). Desde entonces ha centrado su trabajo en el área de las ecuaciones en derivadas parciales estocásticas, es decir, aquellas que incorporan elementos aleatorios. En la citación del premio subrayan “sus contribuciones destacadas a la teoría de ecuaciones en derivadas parciales estocásticas, y en particular a la creación de la teoría de estructuras regulares para estas ecuaciones”.

Maryam Mirzakhani (1977, Irán), es investigadora en la Universidad de Standford (EE.UU), en el campo de la geometría y los sistemas dinámicos. Tras hacer su tesis en Harvard, ha tenido puestos de investigación en el Instituto Clay de Investigación en Matemáticas, y en la Universidad de Princeton. El comité destaca “sus importantes aportaciones en el estudio de los espacios de moduli de las superficies de Riemann”.

El premio más codiciado

La dotación económica de las medallas es modesta (15.000 dólares canadienses, unos 10.000 euros). Su valor, es por tanto, principalmente simbólico. “Creo que son importantes para mostrar que las matemáticas son una ciencia viva, en la que se sigue avanzando”, ha declarado hoy Avila en la rueda de prensa posterior a la ceremonia, en Seúl. Las medallas, acuñadas en oro, llevan el nombre del matemático canadiense John Charles Fields (1863-1932), su promotor, y se otorgan desde el Congreso Internacional de Matemáticos celebrado en Oslo en 1936.

Las Fields están rodeadas de estrictas reglas. Sólo pueden otorgarse como máximo cuatro por ICM –por tanto, cada cuatro años-, y sólo a matemáticos que no hayan cumplido aún los 40 años (a 1 de enero del año del congreso). La razón es que las medallas reconocen un trabajo ya realizado -de hecho una trayectoria investigadora, no un único logro-, pero también pretenden ser un estímulo para futuros desarrollos. Martin Grötschel, secretario de IMU, ha reconocido que el límite de edad es un tema a debate dentro del Comité Ejecutivo de la Unión, aunque por el momento no prevén ningún cambio en este sentido.

Además, es esencial que la identidad de los ganadores se mantenga en secreto hasta el día mismo de la entrega. Cada premiado sí sabe que lo es con varios meses de antelación, pero no conoce a los demás. Sin embargo, este año se ha filtrado anticipadamente la lista de nombres: ayer (a las 18:00, hora de Reino Unido), aparecían en la propia página de la IMU, parece que ser que por un error de la organización.

Sí se han mantenido en secreto  los miembros del comité que otroga las medallas (a excepción del presidente), hasta la propia ceremonia.

Premios Nevanlinna, Gauss y Medalla Chern

Los premios Nevanlinna, Gauss y la Medalla Chern se conceden cada cuatro años con motivo del ICM. El premio Nevanlinna ensalza los avances más destacados en los aspectos matemáticos de la Sociedad de la Información (como ciencias de la computación, lenguajes de programación, criptología, análisis de algoritmos…) En este caso, el galardonado, Subhash Khot (Instituto Courant de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Nueva York, EE. UU.), de origen indio, recibe el premio no por un gran resultado, si  no por una influyente conjetura: la Conjetura de Juegos Únicos de Khot que está relacionada con el problema N versus NP.  Pese a que los expertos no han terminado de comprobar su veracidad, no hay duda de su valor en el campo de la complejidad computacional. El comité también subraya que “su trabajo ha conducido a grandes resultados en la teoría de la dificultad de la aproximación así como a nuevas y emocionantes interacciones entre la complejidad computacional, el análisis y la geometría”.

El premio Gauss destaca aquellos progresos matemáticos que más repercusión hayan tenido en el desarrollo de la tecnología y la vida cotidiana. Stanley Osher (Universidad de Los Ángeles en California, EE.UU.), su último ganador, trabaja en desarrollo de nuevas técnicas numéricas para resolver ecuaciones en derivadas parciales, y sus aplicaciones a diferentes áreas de la ingeniería, la física y el procesado de imagen. Sus ideas se han utilizado en criminología, en el diseño de chips de ordenadores, en la animación de películas y en las mejoras de los escáneres MRI, entre otras cosas.

La medalla Chern se concedió por primera vez en 2010, y reconoce los logros destacados de toda una vida dedicada al estudio de las matemáticas a su más alto nivel. En esta segunda edición se ha concedido a Phillip Griffiths (Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton), por su “desarrollo de métodos revolucionarios y transformadores en geometría compleja, en particular su trabajo seminal en la teoría de Hodge y los periodos de variedades algebraicas”. Además de su trabajo como investigador, Griffiths ha sido director del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton durante más de una década, ha dirigido numerosas tesis doctorales y ha escrito libros de gran influencia en el campo de la geometría algebraica y diferencial. Griffiths ha servido en IMU como Secretario desde 1999 a 2006.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Por primera vez, una mujer, Maryam Mirzakhani, recibe la Medalla Fields (14/08/2014) [...]

(requerido)

(requerido)


*