Cuando Pierre Verlhust redactaba constituciones para el Vaticano

Comentábamos en una entrada anterior sobre Pierre Verhulst que era de saludo delicada, aquejado de una enfermedad crónica sobre la que no hay documentación. Así, Verhulst decide abandonar el trabajo que había conseguido en el Musée des Sciences et des Lettres de Bruselas y pasar un tiempo en Italia, con un clima más benigno que el belga.

Pierre Verlhulst

Así viajó a este país, y en su estancia en Roma, en el mes de septiembre de 1830, le sorprendió la revolución belga para independizarse de los holandeses. Era en cierta manera un coletazo de las guerras entre católicos y protestantes de siglos pasados (con una mezcla de reivindaciones lingüisticas y económicas). Finalmente, en muy poco tiempo, y bajo el influjo de la Revolución de Julio en Francia, Flandes y Valonia se independizaron y formaron Bélgica.

Estos hechos llevaron a Verhulst a una iniciativa sin parangón. Su su país se había independizado y elaborado una constitución, ¿qué pasaba con el Vaticano? Así que, ni corto ni perezoso, con el ímpetu que le proorcionaban sus 26 años, redactó un borrador que quería hacerle llegar al Papa, a la sazón Pío VIII.

 

Pío VIII

El borrador fue tomado en serio por varios cardenales de la Curia, y atrajo la atención de los romanos, enfadados con que un belga viniera a darles leccioes de democracia. La policía tomó cartas en el asunto y ordenó a Verhulst que abandonara inmediatamente el país, lo que hace después de consultarlo con sus amigos.

En esta historia tiene un papel Hortensia de Beauharnais, que fuera hija de Josefina de Beauharnais, la primera esposa de Napoleón Bonaparte. Hortensia se casó con el hermano de Napoleón, Luis Bonaparte, nombrado por su hermano rey de Holanda. Hortensia pasó a ser la reina consorte, aunque terminó separándose de su marido. A pesar de ello, apoyó a Napoleón cuando se escapó de la ils de Elba y volvió a revolucionar Francia y Europa en el periodo de los Cien Días. Este apoyo le cuesta más adelante el exilio, y es en 1826 cuando se instala en Roma. Verhuslt la visitaba frecuentemente por las tardes, y le da a conocer su proyecto de constitución, pidiéndole que la haga llegar al Papa. Hortensia comentará más adelante su asombro ante tal petición de su joven amigo belga.

 

Hortensia de Beauharnais y su hijo Napoléon Carlos

Verhulst vuelve a Bélgiva y allí escribe un informe deplorando la manera arbitraia de contratar profesores de la universidad, y la baja calidad de las lecciones. A pesar de sus críticas sobre el sistema, es nombrado profesor y su historia desde entonces ya la hemos contado en la citada entrada anterior.

____

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, ICSU).

Guardar

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*