¿Conformismo ante el ranking de Shanghai?

Un año más se ha publicado el ranking de Shanghai de universidades, y de nuevo las reacciones son muy diversas. Vaya esta breve reflexión en Matemáticas y sus fronteras para actualizar entradas previas que publicamos en años anteriores sobre este tema.

Lo primero que hay que conocer de un ranking es los criterios utilizados; he aquí un resumen (para más detalles, véase la página web del ranking):

Alumni. El número total de antiguos alumnos de una institución que han ganado premios Nobel y medallas Fields. Los antiguos alumnos se definen como aquellos que obtienen títulos de grado, máster o doctorado en la institución.

Premios. El número total del personal de una institución que ha obtenido los Premios Nobel de Física, Química, Medicina y Economía y la Medalla Fields de Matemáticas. El personal se define como aquellos que trabajan en una institución en el momento de ganar el premio.

HiCi. El número de investigadores altamente citados seleccionados por Clarivate.

 N&S. El número de artículos publicados en Nature y Science entre 2017 y 2021 (para este ranking de 2022). Sólo se consideran las publicaciones de tipo “Artículo”.

PUB. Número total de artículos indexados en Science Citation Index-Expanded y Social Science Citation Index en 2021. Sólo se consideran las publicaciones de tipo “Artículo”.

PCP. Las puntuaciones ponderadas de los cinco indicadores anteriores divididas por el número de personal académico equivalente a tiempo completo dan las puntuaciones de PCP.

Todos estos indcadores se ponderan adecuadamente. En general, lo que se está midiendo es la calidad y la potencia investigadora de estas universidades. ¿Y cuáles son las candidatas? Pues lo dicen así: todas las universidades que tienen algún premio Nobel, medallista Fields, investigador muy citado o artículos publicados en Nature o Science. Además, también se incluyen las universidades con una cantidad significativa de artículos indexados por el Science Citation Index-Expanded (SCIE) y el Social Science Citation Index (SSCI). En total, se clasifican más de 2.500 universidades y se publican los 1.000 mejores.

Los resultados confirman la solidez de las universidades norteamericanas, el estancamiento de las universidades europeas (con algunas excepciones en Reino Unido, Francia, Alemania o Suiza), y el empuje de las universidades asiáticas, especialmente en China, Japón, Australia y Singapur.

En el caso de España, la primra universidad es la Universidad de Barcelona, en los puestos 151-200; la Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad Complutense, Universidad de Granada y Universidad de Valencia, en los puestos 201-300; Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Pompeu Fabra y Universidad del País Vasco, 301-400; Universidad Politécnica de Valencia, Universidad de Santiago y Universidad de Sevilla, 401-500; y 19 universidades más en puestos posteriores. En total, 40 universidades.

No es un buen panorama, y aunque uno de los problemas claros es el contar con presupuestos insuficientes (no hay más que ver la inversión del Estado y las CC.AA. en la educación superior, y la de los de los sucesivos gobiernos en la investigación), no sólo es cuestión de dinero. Tampoco es cuestión de la calidad de la enseñanza. Pero hay muchos males que aquejan a las universidades españolas, que van desde la gobernanza a la falta de estrategias que vayan a favor de la atracción y conservación de talento y combatan la endogamia; el apoyo a los investigadores más relevantes para que puedan competir por proyectos europeos que suplan la escasa financiación nacional; la búsqueda de sinergias entre universidades y OPIs (en especial, el CSIC); las políticas autonómicas que no tienen en cuenta las potenciales alianzas entre ellas y los planes nacionales de investigación; y algunos más que una y otra vez se señalan públicamente.

Lo que llama la atención son las reacciones de bastantes rectores y rectorados. En vez de mostrarse preocupados y pensar en como mejorar la situación, se señala cn alegría estar por ejemplo entre el 401 y el 500. No es ya un mero conformismo, hemos visto, en algún caso, júbilo. Y si esto es así, poca esperanza nos queda para el futuro. Trabajemos todos para que la calidad de la investigación universitaria española se refleje en este ranking.

______________

Manuel de León (CSIC, Fundador del ICMAT, Real Academia de Ciencias, Real Academia Canaria de Ciencias, Real Academia Galega de Ciencias).

Compartir:

2 comentarios

Deja un comentario