Relaciones complejas y visita a un brezal grande y estéril en la hacienda de un pariente en el párrafo centésimo primero de El Origen de las Especies

 

Comienza una nueva sección titulada “Relaciones Complejas de todos los animales y plantas entre sí en la lucha por la supervivencia”. De manera irónica va a tratar el autor de tema tan importante para el Origen de las Especies en tan sólo cuatro párrafos. De manera irónica porque todo el primer capítulo, dedicado a la variación en cautividad está escrito sin tener en consideración que precisamente en cautividad, se altera toda esta complejidad que ahora pretende resumir  en cuatro párrafos.  Metidos en lucha, ya el título indica que en dichas relaciones lo principal es la lucha. Es decir que contrariamente a lo que podríamos esperar, no es la lucha parte de tales relaciones, sino al contrario, toda relación entre plantas y animales, sea de la naturaleza que sea está encaminada a la lucha.

 

 

 

101.

Many cases are on record showing how complex and unexpected are the checks and relations between organic beings, which have to struggle together in the same country. I will give only a single instance, which, though a simple one, interested me. In Staffordshire, on the estate of a relation, where I had ample means of investigation, there was a large and extremely barren heath, which had never been touched by the hand of man; but several hundred acres of exactly the same nature had been enclosed twenty-five years previously and planted with Scotch fir. The change in the native vegetation of the planted part of the heath was most remarkable, more than is generally seen in passing from one quite different soil to another: not only the proportional numbers of the heath-plants were wholly changed, but twelve species of plants (not counting grasses and carices) flourished in the plantations, which could not be found on the heath. The effect on the insects must have been still greater, for six insectivorous birds were very common in the plantations, which were not to be seen on the heath; and the heath was frequented by two or three distinct insectivorous birds. Here we see how potent has been the effect of the introduction of a single tree, nothing whatever else having been done, with the exception of the land having been enclosed, so that cattle could not enter. But how important an element enclosure is, I plainly saw near Farnham, in Surrey. Here there are extensive heaths, with a few clumps of old Scotch firs on the distant hill-tops: within the last ten years large spaces have been enclosed, and self-sown firs are now springing up in multitudes, so close together that all cannot live. When I ascertained that these young trees had not been sown or planted I was so much surprised at their numbers that I went to several points of view, whence I could examine hundreds of acres of the unenclosed heath, and literally I could not see a single Scotch fir, except the old planted clumps. But on looking closely between the stems of the heath, I found a multitude of seedlings and little trees, which had been perpetually browsed down by the cattle. In one square yard, at a point some hundred yards distant from one of the old clumps, I counted thirty-two little trees; and one of them, with twenty-six rings of growth, had, during many years tried to raise its head above the stems of the heath, and had failed. No wonder that, as soon as the land was enclosed, it became thickly clothed with vigorously growing young firs. Yet the heath was so extremely barren and so extensive that no one would ever have imagined that cattle would have so closely and effectually searched it for food.

 

Muchos casos se han registrado que muestran lo complejo e inesperado de los obstáculos y relaciones entre los seres orgánicos que tienen que luchar entre sí en el mismo país. Daré únicamente un solo ejemplo, que, aunque sencillo, me interesó en Staffordshire, en la hacienda de un pariente, donde tenía abundantes medios de investigación. Había un brezal grande y sumamente estéril, que no había sido tocado por la mano del hombre; pero varios acres, exactamente de la misma naturaleza, habían sido cercados veinticinco años antes y plantados de pino silvestre. El cambio en la vegetación espontánea de la parte plantada del brezal era muy notable, más de lo que se ve generalmente, al pasar de un terreno a otro completamente diferente: no sólo el número relativo de las plantas de brezo variaba por completo, sino que doce especies de plantas -sin contar las gramíneas y los carex- que no podían encontrarse en el brezal florecían en las plantaciones. El efecto en los insectos debió haber sido mayor, pues seis aves insectívoras que no se podían encontrar en el brezal eran muy comunes en las plantaciones, y el brezal era frecuentado por dos o tres aves insectívoras distintas. Vemos aquí qué poderoso ha sido el efecto de la introducción de un solo árbol, no habiéndose hecho otra cosa más, excepto el haber cercado la tierra de modo que no pudiese entrar el ganado. Pero cuán importante elemento es el cercado lo vi claramente cerca de Farnham, en Surrey. Hay allí grandes brezales con algunos grupos de viejos pinos silvestres en las apartadas cimas de los cerros; en los últimos diez años han sido cercados grandes espacios, y multitud de pinos sembrados naturalmente están creciendo tan densos, que no pueden vivir todos. Cuando me cercioré de que estos arbolitos no habían sido sembrados ni plantados quedé tan sorprendido, por su número, que fui a situarme en diferentes puntos de vista, desde donde pude observar centenares de acres del brezal no cercado, y no pude, literalmente, ver un solo pino silvestre, excepto los grupos viejos plantados; pero examinando atentamente entre los tallos de los brezos, encontré una multitud de plantitas y arbolitos que habían sido continuamente rozados por el ganado vacuno. En una yarda cuadrada, en un sitio distante unas cien yardas de uno de los grupos viejos de pinos, conté veintidós arbolillos, y uno de ellos, con veintiséis anillos de crecimiento, había durante varios años intentado levantar su copa por encima de los tallos del brezo y no lo había conseguido. No es de extrañar que, tan pronto como la tierra estaba cerrada, se encontrase densamente revestida de jóvenes abetos en crecimiento vigoroso. Sin embargo, el brezal era tan extremadamente árido y extenso por lo que nadie hubiera imaginado que el ganado lo hubiera tan estrechamente y eficazmente buscado para el alimento.

Imagen: Brezal, tomada de Almanaque natural.

Related posts:

  1. Por grande que sea la habilidad del mejorador, nada puede frente a la tendencia conservadora en el ganso común en el párrafo quincuagésimo primero de El Origen de las Especies
  2. Introducción a La Mixtificación Científica, por Ramón Grande del Brío
  3. En condiciones favorables los seres vivos se reproducen con alegría en el párrafo nonagésimo primero de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] Compromiso social por la ciencia Master Site Feed Posts Noticias Relacionadas Trece párrafos dedicados a las especies dudosas comienzan con una advertencia en el sexagésimo segundo párrafo de El Origen de las Especies  Sin mención ni definición alguna de las categorías taxonómicas, otra que la pobres definiciones dadas de Especie y Variedad; olvidándose por completo de las categorías tan importantes de Género, Familia, … SIGA LEYENDO El autor anuncia la pérdida de su simiente en el párrafo centésimo de El Origen de las Especies  El autor ve enemigos por todas partes en una muestra de personificación o antropomorfismo que se asemeja un poco a la paranoia:On the other hand, in many cases, a large … SIGA LEYENDO Conclusión errónea y fin del primer capítulo en el quincuagésimo sexto párrafo de El Origen de las Especies  To sum up on the origin of our domestic races of animals and plants,comienza intempestivamente éste párrafo. Pero,….¿Qué puede decir el autor para resumir éste primer capítulo acerca del origen … SIGA LEYENDO Esperando la explicación prometida se encuentran algunas falacias en el párrafo sexagésimo primero de El Origen de las Especies  Había terminado el párrafo anterior con la promesa de una explicación de esta manera: Me inclino a sospechar que, por lo menos en algunos de estos géneros polimorfos, vemos variaciones … SIGA LEYENDO Pregunta mal planteada en el párrafo octogésimo primero de El Origen de las Especies   Pregunta el autor: And what are varieties but groups of forms, unequally related to each other, and clustered round certain forms—that is, round their parent-species? Es decir: ¿qué son las variedades sino grupos … SIGA LEYENDO Trece párrafos dedicados a las especies dudosas comienzan El autor anuncia la pérdida de su simiente Conclusión errónea y fin del primer capítulo en Esperando la explicación prometida se encuentran algunas falacias Pregunta mal planteada en el párrafo octogésimo primero est: brezal, centésimo, complejas, especies, estéril, grande, Hacienda, origen, pariente, párrafo, primero, relaciones, visita ← Médicos garantizan atención plena en centros de salud – Los Tiempos Busqueda Search for: [...]

Me has sacado una sonrisa al leer esto Emilio:

“Es decir que contrariamente a lo que podríamos esperar, no es la lucha parte de tales relaciones, sino al contrario, toda relación entre plantas y animales, sea de la naturaleza que sea está encaminada a la lucha.”

- La verdad es que yo pensé, EXACTAMENTE lo mismo… En un debate en un foro de filosofía, en el que hablábamos de darwinismo y (yo discutía con tres darwinistas) – saltó el tema de la lucha y yo dije algo similar. Aquí lo copio:

“La lucha en la vida, se da, en efecto, se da. Pero es algo ocasional, no es regla general, ni mucho menos es el motor para el cambio en las especies. ¿Qué hay conflictos en la vida? Los hay. Pero estos no son el predicado universal de la vida, ni por asomo. El problema con Darwin es que dado que sigue a Malthus, todas las relaciones entre los seres vivos son producto de una lucha, mientras que en la vida real, las luchas son producto de las relaciones. Y perfectamente pueden no estar allí.”

Saludos desde Quilmes, Argentina.

Gracias por el comentario, Gustavo. No sé si conocerá esta cita:

“Anti-Darwin. En lo que respecta a la famosa “lucha por la vida”, me parece que de momento está más afirmada que demostrada. Se da, pero como excepción; el aspecto global de la vida no es el del estado de necesidad, el de la hambruna, sino más bien el de la riqueza, el de la exuberancia, incluso el del absurdo derroche: donde se lucha, se lucha por poder… no se debe confundir a Malthus con la naturaleza. Ahora bien, suponiendo que exista- y en verdad, se da- esa lucha transcurre, por desgracia, de modo inverso al deseado por la escuela de Darwin, al que quizá sería lícito desear con dicha escuela: a saber, en contra de los fuertes, de los privilegiados, de las excepciones felices. Las especies no crecen en perfección: Los débiles se enseñorean siempre de los fuertes, y esto es porque son el mayor número y también porque son más listos….Darwin se ha olvidado del espíritu (qué inglés es esto!), los débiles tienen más espíritu….. Hay que necesitar espíritu para obtener espíritu, y se pierde cuando ya no se necesita. Quien tiene la fuerza se desprende del espíritu……..”

Supongo que ya la habrá leido en alguna ocasión…………..

Ya me dirá usted.

Muchas gracias

(requerido)

(requerido)


*