Posts etiquetados con ‘Máquina incapaz de distinguir’

Comer azúcar o ¿por qué la gente se queda satisfecha con la explicación de la Selección Natural?

Recibo una información interesante acerca de la peligrosa costumbre de comer azúcar. Por lo visto es habitual en nuestro entorno que una persona consuma como promedio 1.3 kilos de azúcar al día:  una peligrosa costumbre que conlleva elevados riesgos de obesidad, diabetes, enfermedades coronarias y otras y, no obstante, la sensación puede ser la de estar bien alimentado; o, al menos, de estar alimentado.

Algo semejante ocurre con las pseudo-explicaciones científicas, por ejemplo la Selección Natural.  Desde su blog Los Fallos de Darwin, Platypus está de acuerdo en que el principal problema de Darwin es el concepto de Selección Natural.  Por esto me pregunta:

¿por qué la gente se queda satisfecha con la explicación de la SN?

Con determinadas explicaciones ocurre algo semejante a lo que pasa con el azúcar en la dieta.  Crean una sensación (de alimentación, de satisfacción), cuando en realidad pueden estar provocando algo distinto (enfermedad, manipulación mental).

En lo que atañe al lenguaje en general, ya sabemos que su control es muy importante y por eso, tanto en la ficción como en la realidad, desde el poder se promueven diccionarios y enciclopedias.  El fenómeno lo describió Orwell en su novela 1984, cuyo protagonista Winston Smith, trabaja en el Departamento de Registro del Ministerio de la Verdad, responsable entre otras tareas de la elaboración del diccionario de Neolengua; porque, no olvidemos que:

Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado

La misma cuestión en el campo de la realidad, en el cual estaba inspirada la obra de Orwell,  la ha tratado Herbert Marcuse en su obra  “One dimensional man”.  Algunos de sus párrafos son muy ilustradores  al respecto.  Por ejemplo:

Las tendencias dominantes del habla, que niegan estas distinciones, son expresión de los cambios en los modos de pensamiento discutidos en los capítulos anteriores: el lenguaje funcionalizado, contraído y unificado es el lenguaje del pensamiento unidimensional. Para ilustrar esta novedad, lo compararé brevemente con una clásica filosofía de la gramática que trasciende el universo del comportamiento y relaciona las categorías lingüísticas con las ontológicas.

Y también:

He aludido a la filosofía de la gramática para mostrar el grado en el que las contracciones lingüísticas indican una contracción del pensamiento que, a su vez, ellas fortalecen y promueven. La insistencia en los elementos filosóficos en la gramática, o en la relación entre el “sujeto” gramatical, lógico y ontológico señala los contenidos que son suprimidos en el lenguaje funcional, eliminados de la expresión y la comunicación. La contracción del concepto en imágenes fijas; el desarrollo detenido en fórmulas hipnóticas que se auto-validan; la inmunidad contra la contradicción; la identificación de las cosas (y de las personas) con su función: estas tendencias revelan a la mente unidimensional en el idioma que habla.

O así mismo:

Si la conducta lingüística impide el desarrollo conceptual, si se opone a la abstracción y la mediación, si se rinde a los hechos inmediatos, rechaza el reconocimiento de los factores detrás de los hechos, y por lo tanto rechaza el reconocimiento de los hechos, y de su contenido histórico. En y para la sociedad, esta organización del discurso funcional es de importancia vital, sirve como vehículo de coordinación y subordinación. El lenguaje unificado y funcional es un lenguaje irreconciliablemente anti-crítico y anti-dialéctico. En él, la racionalidad operacional y behaviorista absorbe los elementos trascendentes, los negativos, y de oposición a la razón.

……………………………………………

El lenguaje cerrado no demuestra ni  explica: comunica decisiones, fallos, órdenes. Cuando define, la definición se convierte en ” separación de lo bueno y lo malo”, establece lo que es correcto y lo equivocado sin permitir dudas, y un valor como justificación de otro. Se mueve por medio de tautologías, pero las tautologías son frases terriblemente eficaces. Expresan el juicio de una “forma prejuzgada”, pronuncian condenas. Por ejemplo, el “contenido objetivo”, es decir, la definición de términos como” desviacionista “,” revisionista “, es la de un código penal, y este tipo de validación hace nacer una conciencia para la que el lenguaje de los poderes fácticos es el lenguaje de la verdad [24].

…………………………………………………..

Este lenguaje controla mediante la reducción de las formas lingüísticas y los símbolos de reflexión, abstracción, desarrollo, contradicción, sustituyendo los conceptos por imágenes

Por todo esto, el lenguaje de Darwin es ejemplo de lenguaje cerrado, contraído, funcionalizado. Inmune a toda contradicción. Como consecuencia de todo ello la Selección Natural es una poderosa imagen, sí. Pero una imagen anticientífica. Un fantasma semántico.

Bibliografía

One dimensional man. Herbert Marcuse. 1964. El enlace lleva directamente al capítulo 4, de interesante lectura.

Versión española de Antonio Elorza para RBA Proyectos Editoriales. Planeta D’Agostini. Barcelona.

Imagen tomada del blog Cambia el mundo despierta. Entrada  Azúcar, epidemia mundial

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , , , , , , ,

La pesadilla de Darwin (Darwin’s nightmare)

And as natural selection works solely by and for the good of each being, all corporeal and mental endowments will tend to progress towards perfection.


Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube
Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Economía semántica para la manipulación del conocimiento: la palabra Evolución y su uso como trampa en “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”

Darwin1bDarwin2c

He pensado en la mejor definición de la Selección Natural, con un ejemplo práctico para facilitarlo, que consiste en tomar dos espejos, en uno de los espejos colocan la palabra Evolución y en el otro espejo colocan la palabra Selección Natural, después colocan los espejos de frente el uno contra el otro, allí te resultará la definición perfecta de Selección Natural.

Víctor Pacheco. Comentario en el blog Biología y Pensamiento del 13 de diciembre de 2010.

El estudio de la evolución desde Darwin es comparable a una máquina incapaz de distinguir teorías, hechos, verdades, procesos, mecanismos, causas, etc, etc…..Ciento cincuenta y dos años después todavía no sabemos qué es la Selección Natural. El problema tiene sus raíces en la obra de Darwin quien tomó un término amplio y con valioso significado para adaptarlo al gusto de sus especulaciones. La degradación semántica del término Evolución ocurre en la obra de Darwin a la vez que la exaltación del término Selección Natural que, al contrario que aquel carece de cualquier significado o valor científico. El efecto conseguido consiste en que desde Darwin, la principal actividad de los estudiosos de la evolución ha consistido en hacer juegos de palabras intentando salvar el término inútil (Selección Natural) a expensas del valioso (Evolución). En este artículo se investiga la mecánica del origen de este curioso proceso en la obra principal de Darwin: “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”.

Contenido
1. Introducción: Érase una vez una palabra con un amplio y valioso significado
2. Eliminando significado para construir una trampa semántica
3. Primer párrafo: Construida la trampa, aparece el fantasma semántico
4. Segundo párrafo: Más confusión
5. Tercer párrafo: La trampa ha funcionado
6. Cuarto párrafo: Mr. Hudson is a strong disbeliever
7. Quinto párrafo: Negative evidence is worthless
8. Sexto párrafo: Forever Amen
9. Conclusión: Consecuencias de un Golpe Semántico. Previsión de futuro

(más…)

Etiquetas: , , ,

Secuestro en la torre de cristal, la reina amenazada

Eugeni d’Ors, quien como veíamos había descubierto allá por los cuarenta del siglo XX el idioma darwiniano o darvinés y su perniciosa influencia en la Historia, indicaba con cierta frecuencia en sus escritos que Darwin, lejos de ser un científico experimental al uso, tendía más bien a ser ejemplo de un sportsman o un cazador.

En cualquier caso y después de haber dado sin lugar a dudas prioridad a su propia herencia antes que a ningún  tipo de transmisión de caracteres al uso en la Ciencia, el caso es que los escritos de Darwin se multiplicaron y, ni su exagerada difusión ni la excesiva celebración de sus aniversarios,  se acompañan del  análisis cuidadoso de sus contenidos.

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

¿Es la selección natural teoría científica?

En el lenguaje científico la claridad es la única estética permitida

GREGORIO MARAÑÓN (1887-1960). En el Boletín de Noticias de Madrimasd del 8 de noviembre de 2010.

La confusión reina en el mundo de la evolución. Ya en 1974, Richard Lewontin en su libro “The Genetic Basis of Evolutionary Change”, indicó “Toda la relación entre teoría y hechos necesita una reconsideración” y sin embargo, nada parecido a tal reconsideración ha ocurrido desde entonces.

Del razonamiento de Lewontin surge como por generación espontánea la expresión “curiosa máquina incapaz de distinguir” para referirse al estudio de la evolución haciendo énfasis en su tradicional incapacidad para distinguir “teoría” de “hechos”. El estudio de la evolución desde Darwin se ha convertido en una máquina incapaz de distinguir teorías, hechos, verdades, procesos, mecanismos, causas, etc, etc…..

(más…)

Etiquetas: , ,

Charles Darwin y la reapertura del expediente Galileo

DarwinGalileo1

Resumen

 

El terreno en donde se expresan todos y cada uno de los asuntos humanos es único e irrepetible: El lenguaje. Dentro de sus límites tiene lugar el diálogo entre religión y ciencia. La suposición de dos territorios aislados o de dos lenguajes diferentes, uno para la fe y otro para la Ciencia, pudo haber sido un artificio de la imaginación potenciado por el desarrollo de la Ciencia en sus orígenes pero no vale. ¿Acaso existe algo humano disociable del resto de las actividades, quehaceres y preocupaciones? ¿es la Ciencia algo aislado?, veremos que no, como tampoco lo es la religión. El lenguaje común expresa un fondo común de creencias: Tanto puede influir la religión en la ciencia como la ciencia en la religión y poco o nada le falta a alguna pretendida teoría científica para pasar ya por religión.

Contenido

Charles Darwin y la reapertura del expediente Galileo (Preliminares para un diálogo)

Origen histórico

El terreno del diálogo

Transformación, evolución, evolucionismo

Confusión en la contribución de Darwin

Una obra barroca

Bibliografía

 

Charles Darwin y la reapertura del expediente Galileo (Preliminares para un diálogo)

 

Comenzaré por plantear una cuestión sobre la naturaleza de las relaciones entre ciencia y religión y del fondo que ambas comparten. Sospecho que buena parte del problema puede partir de la falsa idea que se ha extendido hoy y que propone que, mientras la religión se basa en creencias, la ciencia es, por el contrario, conocimiento objetivo basado en la razón que se asienta sobre más conocimiento objetivo basado en la razón. Pero esto es falso.

Por ejemplo, en su Nota de Presentación de la edición que tengo delante de su obra “En Torno a Galileo” dice Ortega:

(más…)

Etiquetas: , , , , , , ,

In the Light of Tautology

Hay una frase muy, pero muy famosa, de Theodosius Dobzhansky, cuya omnipresencia demuestra la capacidad del darwinismo para difundir sus ideas, imponiendo al público en general sus modos de pensar.

Después de leerla y mirarla bien de frente y de perfil,  voltearla y de-construirla, es posible que por fin hayamos descubierto la causa de su éxito: quizás, quizás, quizás…. (quizás es una de las palabras favoritas del darwinismo).

Quizás  la frase contenga un significado oculto o encriptado. Veamos:

(más…)

Etiquetas: , , , ,

Teoría sintética: contradicción, redundancia y más ambigüedad

La palabra Teoría tiene dos acepciones distintas. En sentido amplio significa “Conjunto de conocimientos”, en general. En sentido restringido, es una explicación propuesta para un fenómeno natural, cuya verificación se ha de realizar experimentalmente.

Hablar de “Teoría Sintética” en el estudio de la Evolución significa, por lo menos y para empezar, uno de dos errores:

1) Redundancia, si nos referimos a una teoría en sentido general,  puesto que todas las teorías, en este sentido, son sintéticas.

2) Contradicción u oxímoron; puesto que, si nos referimos a teoría en sentido estricto, no puede ser sintética sino que ha de referirse a un aspecto puntual y preciso de la realidad del que supuestamente ha de suministrar una explicación que se verificará experimentalmente.

Teoría Sintética, Evolutionary Synthesis, Extended (o “expanded”) Evolutionary Synthesis, Modern Synthesis, etc, etc… son, por lo menos términos redundantes o contradictorios.

También puede ocurrir que se pretenda mezclar ambas acepciones.  Esto es inventarse un tercer tipo de teoría que sea a la vez, general y estricta. Es decir generar la confusión con la finalidad de hacer pasar por teoría científica (en sentido estricto) lo que no lo es: mantener la ambigüedad que, desde Darwin, es consustancial al estudio de la evolución y que consiste en que tenemos una explicación (la selección natural) que no explica nada, que no puede someterse a experimentación y que, además de explicación puede pasar por hechos, procesos, teoría o cualquier otra cosa según vaya siendo conveniente.

La ambigüedad procede de Darwin, quien no aporta a la ciencia una teoría en sentido restringido:  sus libros no contienen explicación alguna que pueda someterse a experimentación acerca del origen de las especies

Imagen tomada de la Exposición de John James Audubon (1785 – 1851) en la New York Historical Society

Una buena traducción de esta entrada al portugués

 

Lectura aconsejada:

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

.

“¿Es la selección natural un mecanismo?”

“La Selección Natural: Catorce significados distintos y un solo Teorema verdadero?”


”¿Es la selección natural proceso?”

Etiquetas: , , , ,

¿Es la selección natural proceso?

La diferencia entre proceso y fenómeno u operación no es clara.   Según indica la RAE,  proceso es el conjunto de fases sucesivas en un fenómeno natural o en una operación artificial.  Siendo así  ¿Qué diferencia habría entre el conjunto de fases sucesivas y el propio fenómeno u operación que constituyen?  Ninguna.

Si  proceso  es el conjunto de las fases de un fenómeno, admitir a la Selección Natural como proceso significa admitirla como fenómeno natural.  Esto tiene por lo menos dos consecuencias.

Es un disparate atribuir a cualquier fenómeno natural una intención y la idea de selección sólo expresa eso: intención.

En primer lugar se asocia peligrosamente  fenómeno natural con la idea de selección.  Es un disparate atribuir a cualquier fenómeno natural una intención y  la idea de selección sólo expresa eso:  intención.

En segundo lugar,  al admitir la selección natural como proceso o fenómeno seguimos una pista falsa puesto que reemplazamos el auténtico fenómeno natural, es decir el cambio de las especies con el tiempo (la propia evolución), con una torpe interpretación debida a nuestra arrogante pretensión de que tal cambio no es otra cosa que una supuesta “selección” .

Supongamos que este fenómeno natural que sería la transformación de las especies pueda ser dividido en fases.¿Qué sería entonces el conjunto de estas fases? Evidentemente el conjunto de estas fases sería la transformación de las especies, también llamado evolución, o si se prefiere el proceso de la evolución.

Admitiendo la Selección Natural como proceso, del mismo modo que admitiéndola como fenómeno, lo que hacemos es simple y llanamente confundirla con la Evolución. Un error muy frecuente.

Curiosamente la historia de la biología coincide con bastante precisión con la historia de éste error.  Alimentar cuidadosamente éste y parecidos errores es lo que vienen haciendo muchos autores y libros evolucionistas desde Darwin y por eso Richard Lewontin indicó en su libro The Genetic Basis of Evolutionary Change” en 1974, “Toda la relación entre teoría y hechos necesita una reconsideración”.

En este caso no cabe la excusa de que puede llegar a ser difícil distinguir un hecho de su explicación. Si algo fuese, el significado de la Selección Natural debería ser bien definido, distinguirse muy bien de la Transformación de las especies.

Nota del viernes 3 de septiembre:

Me he visto obligado a hacer una limpieza en los comentarios a esta entrada. Los señores Gould y Carlos han abusado de mi paciencia y al final han dado lugar a la multiplicación de comentarios con descalificaciones, insultos y sin aportar nada que contribuya a aclarar el contenido de la entrada. Ruego a los participantes en este blog que procuren presentarse con su identidad real, ceñirse al contenido de las entradas y, en ningún momento insultar.

Muchas gracias.

La imagen procede de la web Inventos patentados en España

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:

Entradas relacionadas:


“Confusión en la evolución: ¿Qué es la selección natural?”

“¿Es la selección natural un mecanismo?”

“La Selección Natural: Catorce significados distintos y un solo Teorema verdadero?”

Etiquetas: , , , ,

Conjeturas y refutaciones: El crecimiento del pensamiento científico. Karl Popper. 1963. (Conjectures and Refutations: The Growth of Scientific Knowledge).

El comentario que sigue está tomado del libro Veintisiete libros y un prólogo abierto para una nueva biología.

Paul Cézanne representó en múltiples ocasiones a la montaña Sainte-Victoire, en Provenza. Cada cuadro es una imagen diferente de la montaña. En ellas varían los colores, las formas y las combinaciones de las luces y sombras según las estaciones del año, las horas del día, el estado de la atmósfera y probablemente también el estado anímico o psicológico del autor. Ninguna de las obras es más veraz que otra. Ninguna aspira a contener el significado del paisaje representado. Son maneras de verlo.

La actividad científica difiere, en muchos aspectos, de la práctica del arte. Se trata aquí de establecer unas normas objetivas y consensuadas para el conocimiento de la realidad. Sin embargo, ambas actividades, artística y científica, no son totalmente diferentes. En ambas existen reglas. La búsqueda de una pretendida objetividad es primordial en la ciencia, pero las personas que practican cada una de estas actividades pueden mirar en la otra dirección y aprender de sus reglas. Lamentablemente, la cultura histórica o artística no es un aspecto muy cuidado en la formación de un científico, pero todavía más preocupante es que la historia de la ciencia y sus fundamentos tampoco lo son.

(más…)

Etiquetas: