Siguen las leyes generales sobre la distribución de la fauna y la confusión en el párrafo sexcentésimo vigésimo noveno del Origen de las Especies

El autor sigue confundiendo. Ahora hechos con leyes: El tercer hecho importante, que, en parte, está comprendido en lo que se acaba de exponer, es la afinidad de las producciones del mismo continente o del mismo mar, aun cuando las especies sean distintas en diferentes puntos o estaciones. Es ésta una ley muy general;                 629   A third great fact, partly included in the foregoing statement, is the affinity of the productions…

Más razones para sospechar en el párrafo quingentésimo quincuagésimo de El Origen de las Especies

El autor no sale de un razonamiento erróneo:   En animales y plantas que se propagan rápidamente y que no cambian mucho de lugar, hay razones para sospechar, como antes hemos visto, que sus variedades generalmente son primero locales, y que estas variedades no se difunden mucho ni suplantan a sus formas madres hasta que se han modificado y perfeccionado mucho.   Porque toda variedad ha de ser en un principio, local; de lo contrario no sería una variedad. Empero, …

Todo queda en manos de lo desconocido en el párrafo quingentésimo decimoséptimo de El Origen de las Especies

La confusión reina en este párrafo y en particular en el siguiente fragmento:   No hay más razón para pensar que las especies han sido dotadas especialmente de diferentes grados de esterilidad para impedir su cruzamiento y confusión en la naturaleza, que para pensar que los árboles han sido dotados de grados diferentes y algo análogos de dificultad al ser injertados, con objeto de impedir en los montes su injerto por aproximación.   Las especies no han podido ser dotadas…

Sinécdoque y Confusión provocada en el párrafo cuadrigentésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies

El autor se complace en repetir un viejo asunto, la incapacidad (suya) para distinguir entre especies y variedades, a la que aquí viene a comparar con las pruebas de fecundidad:    Es también sumamente instructivo comparar -pero no tengo lugar aquí para entrar en detalles- las pruebas dadas por nuestros mejores botánicos en el problema de si ciertas formas dudosas tendrían que ser clasificadas como especies o como variedades, con las pruebas procedentes de la fecundidad aducidas por diferentes hibridadores…

El autor dice de sí mismo que no habla sin tener buenas pruebas en el párrafo cuadrigentésimo octavo de El Origen de las Especies

En el párrafo anterior hemos visto cómo el pensamiento del autor está orientado en función de manterner su dogma:  su creencia en la Selección Natural. Pero es en este cuando el paciente y heroico lector,  cansado de ver la obra de autores expuesta sin la debida cita  (Lamarck, Blyth,…),  la libérrima exposición de ideas carentes de toda prueba o evidencia experimental, los juegos de palabras más obscuros repetidos hasta la saciedad; entonces, …. Cuando ya nada nos va a sorprender…..Es…

Necesidades y requerimientos de la fe en en el párrafo cuadrigentésimo séptimo de El Origen de las Especies

Al igual que en sucesivas ediciones se fue modificando la obra, quitando y añadiendole fragmentos,  alguien debería hoy hacer una buena acción y eliminar algunas sentencias de este libro.  Muchas. De lo contrario,  la posteridad opinará que estuvimos locos por  admitir esto como un tratado serio acerca de la naturaleza. Veamos si no lo que dice este párrafo:   I can only assert that instincts certainly do vary—for instance, the migratory instinct, both in extent and direction, and in its…

Una falacia y algunas contradicciones en el párrafo cuadrigentésimo sexto de El Origen de las Especies

Si este párrafo aislado se da a leer a unos niños de diez o doce años es posible que provoque su sonrisa. Vean lo que dice al principio:   Además, lo mismo que en el caso de conformación física, y de acuerdo con mi teoría, el instinto de cada especie es bueno para ella misma; y, hasta donde podemos juzgar, jamás ha sido producido para el exclusivo bien de otras especies   No obstante y según su costumbre pronto da…

Solución salomónica: La ambigüedad es la mejor manera de resolver una contradicción en el párrafo cuadrigentésimo quinto de El Origen de las Especies

¿En qué quedamos: pueden los instintos más maravillosos ser adquiridos por costumbre como indicaba el autor en el párrafo anterior, o no pueden como se indicaba dos párrafos más adelante?   La solución,  salomónica, está justo en el punto medio entre dos contrarios: El negroblanco, la cuadratura del círculo. Indica el autor:   “…….me ha sorprendido ver cuán comúnmente pueden encontrarse gradaciones que llevan a los instintos más complejos.”   ¿Será cierto esto? Un momento, porque aún hay más:  …

El autor no tiene dificultades para ver cosas que no existen y contradecirse continuamente en el párrafo cuadrigentésimo cuarto de El Origen de las Especies

Las cosas más imposibles son,  no ya posibles,  sino mucho más. Algunas de ellas son vistas con toda naturalidad:   y si puede demostrarse que los instintos varían realmente, por poco que sea, entonces no se ve dificultad alguna en que la selección natural conservase y acumulase continuamente variaciones del instinto hasta cualquier grado que fuese provechoso.     Pero nada nos sorprende porque en la misma frase el autor viene a decir exactamente lo contrario que afirmaba en el…

El lenguaje de la evolución a veces parece ofuscar más que iluminar

  Acabo de abrir el Boletín de noticias del  Sistema NotiWeb madri+d  correspondiente a hoy (23/10/2013 ) en cuyo encabezamiento, sección Cita del día,  leo con alegría la siguiente frase de Lynn Margulis (1938 – 2011): “El lenguaje de la evolución a veces parece ofuscar más que iluminar”   Surgen dos preguntas:   ¿En dónde publicó esto Lynn Margulis? La respuesta, inmediata con ayuda de Google:  En su libro titulado Una Revolución en la Evolución (Colección Honoris Causa; Universidad de…