Archivo de noviembre 7th, 2014

Algo que parece casi seguro en el párrafo sexcentésimo sexagésimo cuarto del Origen de las Especies

Leemos:

 parece casi seguro que en algún período anterior, indudablemente durante la parte más rigurosa del período glaciar, las tierras bajas de estos grandes continentes estuvieron habitadas en el Ecuador por un considerable número de formas de clima templado.

Parece…casi…seguro..?

 

Resulta difícil interpretar el texto así escrito. Si dijésemos:

 

durante la parte más rigurosa del período glaciar, las tierras bajas de estos grandes continentes estuvieron habitadas en el Ecuador por un considerable número de formas de clima templado

 

Entonces entenderíamos algo. Tampoco mucho puesto que no sabemos qué son las tierras bajas de estos grandes continentes, ni tampoco a qué se refiere exactamente con el Ecuador, ni tampoco qué pueda ser la parte más rigurosa del período glaciar. Empero,  seamos positivos y admitamos que entenderíamos algo, un poco pero algo. Pero todo se viene abajo cuando delante de lo poco que entendemos leemos:

 

parece casi seguro que en algún período anterior, indudablemente…….

 

Parece?

Casi seguro?

Indudablemente?

 

Es todo esto una tomadura de pelo?

 

¿Tendría razón quien dijo que algún día el mito darwinista será considerado como el más grande engaño en la historia de la ciencia?

 

 

 

664

From the foregoing facts, namely, the presence of temperate forms on the highlands across the whole of equatorial Africa, and along the Peninsula of India, to Ceylon and the Malay Archipelago, and in a less well-marked manner across the wide expanse of tropical South America, it appears almost certain that at some former period, no doubt during the most severe part of a Glacial period, the lowlands of these great continents were everywhere tenanted under the equator by a considerable number of temperate forms. At this period the equatorial climate at the level of the sea was probably about the same with that now experienced at the height of from five to six thousand feet under the same latitude, or perhaps even rather cooler. During this, the coldest period, the lowlands under the equator must have been clothed with a mingled tropical and temperate vegetation, like that described by Hooker as growing luxuriantly at the height of from four to five thousand feet on the lower slopes of the Himalaya, but with perhaps a still greater preponderance of temperate forms. So again in the mountainous island of Fernando Po, in the Gulf of Guinea, Mr. Mann found temperate European forms beginning to appear at the height of about five thousand feet. On the mountains of Panama, at the height of only two thousand feet, Dr. Seemann found the vegetation like that of Mexico, “with forms of the torrid zone harmoniously blended with those of the temperate.”

 

Por los hechos precedentes -presencia de formas de clima templado en las regiones elevadas por toda el África ecuatorial y a lo largo de la península de la India, hasta Ceilán y el archipiélago Malayo, y, de modo menos marcado, por toda la gran extensión tropical de América del Sur-parece casi seguro que en algún período anterior, indudablemente durante la parte más rigurosa del período glaciar, las tierras bajas de estos grandes continentes estuvieron habitadas en el Ecuador por un considerable número de formas de clima templado. En este período el clima ecuatorial al nivel del mar era probablemente casi igual que el que ahora se experimenta en las mismas latitudes a las alturas de 5.000 a 6.000 pies, o hasta un poco más frío. Durante el período más frío las tierras bajas del Ecuador tuvieron que cubrirse de vegetación mezclada de tropical y de clima templado, como la que Hooker describe creciendo exuberante a la altura de 4.000 a 5.000 pies en las vertientes inferiores del Himalaya, aunque quizá con una preponderancia aún mayor de-formas de clima templado. Así también en la montañosa isla de Fernando Poo, en el golfo de Guinea, míster Mann encontró formas europeas de clima templado que empiezan a aparecer a unos 5.000 pies de altura. En las montañas del Panamá, a la altura de sólo 2.000 pies, el doctor Seemann encontró que la vegetación era semejante a la de Méjico, con formas de la zona tórrida mezcladas armoniosamente con las de la templada».

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,