Archivo de noviembre 12th, 2014

Hechos abstractos en el párrafo sexcentésimo sexagésimo séptimo del Origen de las Especies

He aquí el hecho:

 muchas especies idénticas, o ligeramente modificadas, han emigrado más de Norte a Sur que en sentido inverso.

 

¿Algún ejemplo? Ninguno

 

Entonces,…..¿Dónde está el hecho?

¿Por qué hemos de creer semejante afirmación? Muy sencillo: Porque la indican Hooker y de Candolle. Argumento Ad hominem.

 

Y no obstante carece de ejemplo alguno. He ahí la explicación en el más puro darwiniano o darvinés:

 

las formas del Norte han existido en su propia patria en mayor número y, en consecuencia, han sido llevadas, por selección y competencia, a un grado superior de perfección o facultad de dominio que las formas del Sur.

 

Selección, competencia, perfección y facultad de dominio. Hasta aquí llegamos sin ningún ejemplo. Ni se imaginen lo que puede ocurrir si los hubiese.

 

 

 

 

667

It is a remarkable fact, strongly insisted on by Hooker in regard to America, and by Alph. de Candolle in regard to Australia, that many more identical or slightly modified species have migrated from the north to the south, than in a reversed direction. We see, however, a few southern forms on the mountains of Borneo and Abyssinia. I suspect that this preponderant migration from the north to the south is due to the greater extent of land in the north, and to the northern forms having existed in their own homes in greater numbers, and having consequently been advanced through natural selection and competition to a higher stage of perfection, or dominating power, than the southern forms. And thus, when the two sets became commingled in the equatorial regions, during the alternations of the Glacial periods, the northern forms were the more powerful and were able to hold their places on the mountains, and afterwards migrate southward with the southern forms; but not so the southern in regard to the northern forms. In the same manner, at the present day, we see that very many European productions cover the ground in La Plata, New Zealand, and to a lesser degree in Australia, and have beaten the natives; whereas extremely few southern forms have become naturalised in any part of the northern hemisphere, though hides, wool, and other objects likely to carry seeds have been largely imported into Europe during the last two or three centuries from La Plata and during the last forty or fifty years from Australia. The Neilgherrie Mountains in India, however, offer a partial exception; for here, as I hear from Dr. Hooker, Australian forms are rapidly sowing themselves and becoming naturalised. Before the last great Glacial period, no doubt the intertropical mountains were stocked with endemic Alpine forms; but these have almost everywhere yielded to the more dominant forms generated in the larger areas and more efficient workshops of the north. In many islands the native productions are nearly equalled, or even outnumbered, by those which have become naturalised; and this is the first stage towards their extinction. Mountains are islands on the land; and their inhabitants have yielded to those produced within the larger areas of the north, just in the same way as the inhabitants of real islands have everywhere yielded and are still yielding to continental forms naturalised through man’s agency.

 

Es un hecho notable, sobre el que han insistido enérgicamente Hooker, por lo que se refiere a América, y Alph. de Candolle, por lo que se refiere a Australia, que muchas especies idénticas, o ligeramente modificadas, han emigrado más de Norte a Sur que en sentido inverso. Vemos, sin embargo, algunas formas del Sur en las montañas de Borneo y Abisinia. Presumo que esta emigración preponderante de Norte a Sur es debida a la mayor extensión de tierras en el Norte y a que las formas del Norte han existido en su propia patria en mayor número y, en consecuencia, han sido llevadas, por selección y competencia, a un grado superior de perfección o facultad de dominio que las formas del Sur. Y así, cuando los dos grupos se mezclaron en las regiones ecuatoriales, durante las alternativas de los períodos glaciares, las formas del Norte fueron las más potentes, y fueron capaces de conservar sus puestos en las montañas y de emigrar después hacia el Sur, junto con las formas meridionales; pero las formas del Sur no pudieron hacer lo propio, en relación con las formas septentrionales. Del mismo modo, actualmente vemos que muchísimas producciones europeas cubren el suelo en La Plata, Nueva Zelanda y, en menor grado, en Australia, y han derrotado a las indígenas, mientras que poquísimas formas del Sur se han naturalizado en alguna parte del hemisferio norte, a pesar de que han sido importados a Europa, durante los dos o tres siglos últimos, de La Plata, y en los cuarenta o cincuenta años últimos, de Australia, gran cantidad de cueros, lanas y otros objetos a propósito para transportar semillas. Los montes Neilgherrie, de la India, ofrecen, sin embargo, una excepción parcial, pues allí, según me dice el doctor Hooker, las formas australianas espontáneamente se están sembrando y naturalizando con rapidez. Antes del último gran período glaciar, indudablemente las montañas intertropicales estuvieron pobladas de formas alpinas propias; pero éstas, en casi todas partes, han cedido ante formas más poderosas, producidas en los territorios mayores y en los talleres más activos del Norte. En muchas islas, las producciones que se han naturalizado casi igualan, y hasta superan, en número a las producciones indígenas, y este es el primer paso para su extinción. Las montañas son islas sobre la Tierra, y sus habitantes han sucumbido ante los producidos en los territorios mayores del Norte, exactamente del mismo modo que los habitantes de las islas verdaderas han cedido en todas partes, y están todavía cediendo, ante las formas continentales naturalízadas por la mano del hombre.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,